1947 Truman anuncia el plan Truman - Historia

1947 Truman anuncia el plan Truman - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Presidente truman

En 1946, las guerrillas comunistas iniciaron una guerra civil contra el gobierno de Grecia. El gobierno comunista de Yugoslavia dio un apoyo sustancial a las guerrillas, mientras que los británicos proporcionaron al régimen griego un apoyo sustancial. Los británicos, acosados ​​por dificultades financieras, informaron a Estados Unidos que Gran Bretaña ya no podía ayudar a apoyar al régimen en Grecia.

Los griegos solicitaron oficialmente ayuda estadounidense, ya la 1:00 pm del 12 de marzo, Truman se presentó al Congreso y solicitó apoyo para Grecia y Turquía. El presidente pidió un total de 400 millones de dólares tanto para Grecia como para Turquía. El Senado aprobó su solicitud, 67 a 23 y la Cámara la aprobó 287 a 107.


La cooperación que existió entre los soviéticos y los EE. UU. Y Gran Bretaña durante la guerra se rompió poco después de la victoria. La libertad en Europa del Este se convirtió rápidamente en un problema, al igual que los desacuerdos sobre Alemania. Los soviéticos también apoyaron a los partidos comunistas en Europa occidental, y con Europa luchando por recuperarse después de la guerra, existía el temor de que los soviéticos se aprovecharan de la situación. En febrero de 1946, George Kennan, que trabajaba en la embajada de Estados Unidos en Moscú, envió lo que se conoció como el Telegrama Largo en el que advirtió sobre los planes expansionistas soviéticos y describió un plan de contención a largo plazo de las actividades soviéticas. El telegrama debía proporcionar una hoja de ruta para la política estadounidense en el futuro.

En este contexto, se había desarrollado una guerra civil en Grecia. El gobierno griego se había instalado con la ayuda de los británicos que ocuparon brevemente la isla. La oposición comunista boicoteó las elecciones que se llevaron a cabo. Después de las elecciones, el comunista apoyó una guerra civil. Mientras esto ocurría, los soviéticos estaban presionando a los turcos para garantizarles el control del estrecho del Bósforo; los turcos retrocedieron. Tanto los turcos como los griegos estaban recibiendo apoyo de Gran Bretaña, pero Gran Bretaña estaba luchando económicamente e informó al gobierno de Estados Unidos de que ya no estarían en condiciones de apoyar ni a Turquía ni a Grecia.

Los legisladores estadounidenses se dieron cuenta de que no había más remedio que la intervención de Estados Unidos. El 12 de marzo de 1947, el presidente Truman se dirigió a una sesión conjunta del Congreso. En su discurso, afirmó: “Creo que debe ser la política de Estados Unidos apoyar a los pueblos libres que se resisten a los intentos de subyugación por parte de minorías armadas o presiones externas.
Creo que debemos ayudar a los pueblos libres a elaborar sus propios destinos a su manera ”.

El senador republicano Arthur Vandenburg se convirtió en un importante partidario de la solicitud de Truman de fondos para ayudar a los griegos y turcos y pudo superar las tradicionales tendencias aislacionistas republicanas. El Congreso asignó $ 400 millones para los dos países, ayuda que fue efectiva para hacer retroceder la amenaza comunista en ese momento.


En marzo de 1947, Truman anuncia la Doctrina Truman. Quien es el agresor

oye, hice algo así antes, ¿cuál es la pregunta?

probablemente que america es racista

C. El arzobispo desmond tutu promovió el reconocimiento de los derechos de los africanos negros y denunció abusos contra los derechos humanos.

D. el líder haile selassie modernizó la sociedad africana mediante la institución de reformas sociales, económicas y educativas progresistas.

Después de que el Senado y la Cámara aprobaran diferentes proyectos de ley y amenazara un punto muerto, se elaboró ​​un proyecto de ley de compromiso con las siguientes disposiciones: (1) Missouri fue admitido como estado esclavista y Maine (anteriormente parte de Massachusetts).


Contrarrestar el comunismo en Grecia

Truman formuló la doctrina en respuesta a la Guerra Civil griega, que en sí misma fue una extensión de la Segunda Guerra Mundial.

Las tropas alemanas habían ocupado Grecia desde abril de 1941, pero a medida que avanzaba la guerra, los insurgentes comunistas conocidos como el Frente de Liberación Nacional (o EAM / ELAS) desafiaron el control nazi.

En octubre de 1944, cuando Alemania perdió la guerra tanto en el frente occidental como en el oriental, las tropas nazis abandonaron Grecia. El secretario general soviético, Josef Stalin, apoyó al EAM / LEAM, pero les ordenó que se retiraran y dejaran que las tropas británicas se hicieran cargo de la ocupación griega para evitar irritar a sus aliados británicos y estadounidenses en tiempos de guerra.

La Segunda Guerra Mundial había destruido la economía y la infraestructura de Grecia y había creado un vacío político que los comunistas buscaban llenar. A finales de 1946, los combatientes del EAM / ELAM, ahora respaldados por el líder comunista yugoslavo Josip Broz Tito (que no era un títere estalinista), obligaron a Inglaterra, cansada de la guerra, a enviar hasta 40.000 soldados a Grecia para asegurarse de que no cayera en manos del comunismo.

Sin embargo, Gran Bretaña también se vio afectada financieramente por la Segunda Guerra Mundial, y el 21 de febrero de 1947 informó a los Estados Unidos que ya no podía mantener financieramente sus operaciones en Grecia. Si Estados Unidos quisiera detener la expansión del comunismo en Grecia, tendría que hacerlo él mismo.


Esta semana en la historia: Harry Truman anuncia la Doctrina Truman

El 12 de marzo de 1947, el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, compareció ante una sesión conjunta del Congreso para pedirle al poder legislativo que autorizara 400 millones de dólares en ayuda para Grecia y Turquía, dos naciones que luchan contra los insurgentes comunistas. La “Doctrina Truman” también anunció que Estados Unidos se opondría al comunismo dondequiera que amenazara la democracia.

Gran Bretaña había estado interesada durante mucho tiempo en los acontecimientos de Grecia. Grecia se encontraba al otro lado del mar Mediterráneo desde la línea de vida de Gran Bretaña hasta la India, el Canal de Suez en Egipto, y Gran Bretaña buscaba promover la estabilidad en su aliado del sureste de Europa. No mucho después de que Italia invadiera Grecia desde Albania en la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña envió una fuerza expedicionaria y logró ayudar a los griegos a luchar contra el ataque. Cuando los alemanes intervinieron en los Balcanes en abril de 1941, Grecia pronto fue invadida y la fuerza británica se vio obligada a evacuar el país. Adolf Hitler elogió más tarde el coraje de los soldados griegos.

Durante la guerra, el primer ministro británico Winston Churchill se reunió varias veces con el líder soviético Josef Stalin, y prestaron especial atención a Grecia en sus discusiones. En una reunión de octubre de 1944, Churchill y Stalin acordaron que Gran Bretaña debería tener un 90 por ciento de influencia en Grecia, mientras que la URSS tendría un 90 por ciento de influencia en Rumanía. A otras naciones de Europa del Este se les asignó un porcentaje similar. Churchill sabía que tal arreglo sería visto como insensible por otros y se refirió al acuerdo como su "documento travieso".

Menos de un año después del final de la Segunda Guerra Mundial, Grecia estalló en la Guerra Civil. Los insurgentes comunistas intentaron derrocar al gobierno legítimo del país, aunque Stalin se mantuvo más o menos fiel a su palabra y no apoyó a los comunistas griegos, al menos no activamente. En cambio, los comunistas griegos estaban respaldados en gran medida por el mariscal Tito de Yugoslavia, que tenía sus propios problemas con Stalin y con otros regímenes comunistas de Europa del Este.

Aunque los británicos se habían comprometido a ayudar a los griegos, la Segunda Guerra Mundial había llevado a la bancarrota al Reino Unido. Los años posteriores a la guerra vieron a Gran Bretaña retirarse de Irak, Palestina y varias otras posesiones y mandatos imperiales. La nación que se había mantenido valientemente sola ante Hitler en 1940-41 ahora era incapaz de cumplir con todos sus compromisos en todo el mundo. El 21 de febrero de 1947, el gobierno de Gran Bretaña informó a Estados Unidos que ya no podía respaldar a Grecia ni financiera ni militarmente. Tampoco pudo proteger a la vecina de Grecia, Turquía, que estaba experimentando un levantamiento comunista similar. Para que los países sigan siendo democráticos, Estados Unidos debe asumir la responsabilidad.

A diferencia de Gran Bretaña, la economía estadounidense de posguerra estaba en auge. La mayoría de las reservas de oro del mundo estaban controladas por Estados Unidos, y aproximadamente la mitad de los barcos que transportaban carga en alta mar volaban con estrellas y rayas. Los formuladores de políticas en el Departamento de Estado consideraron las implicaciones de que Estados Unidos asumiera el papel de apoyar a gobiernos extranjeros contra los insurgentes comunistas indígenas.

En el libro “Truman”, el biógrafo David McCullough escribió: “En una reunión de gabinete el 7 de marzo… (Subsecretario del Decano de Estado) Acheson dijo que la desintegración completa de Grecia estaba a solo unas semanas de distancia. “Si entramos, no podemos estar seguros de éxito en Oriente Medio y el Mediterráneo. Si no entramos, habrá un colapso en estas áreas ". También existía, por supuesto, la posibilidad de" riesgo militar ". Truman sintió que enfrentaba una decisión tan difícil como cualquier otra para enfrentarse a un presidente. El dinero para Grecia fue solo el comienzo. “Significa que Estados Unidos se está metiendo en la política europea. ... ’”

Truman estaba decidido a enviar ayuda a Grecia y Turquía, y ordenó que se preparara un discurso. Se presentaron varios borradores, algunos demasiado técnicos, otros sin el peso moral que Truman pensaba que exigían las circunstancias. La política fue elaborada por Truman y asesores cercanos, incluidos Acheson, Clark Clifford, el asesor militar George Elsey y otros.

George F. Kennan, uno de los principales analistas del Departamento de Estado y experto en comunismo ruso, temía que las declaraciones del discurso fueran demasiado lejos. En el libro "El halcón y la paloma: Paul Nitze, George Kennan y la historia de la Guerra Fría", el historiador Nicholas Thompson escribió lo siguiente:

“¿Debería Estados Unidos convertir en principio la intervención en apoyo de la democracia? Aquí, Kennan se mostró profundamente escéptico. Declare que respaldará a todos los gobiernos que enfrentan un ataque comunista, y pronto tendrá una línea de embajadores con las manos extendidas proclamando que han encontrado a algunos marxistas desagradables escondidos entre los arbustos. … Estados Unidos debería luchar contra los comunistas en lugares cruciales para sus intereses y donde tuviera una probabilidad razonable de éxito (como Grecia). Debería ignorarlos donde la intervención parecía desesperada (como China) o en naciones de importancia geopolítica periférica (como Guatemala) ”.

Truman, sin embargo, se mantuvo firme. Este era el momento de que Estados Unidos anunciara al mundo que no se sentaría y permitiría la agresión comunista. Justo después de la 1 p.m. el 12 de marzo de 1947, Truman se presentó ante una sesión conjunta del Congreso y pronunció el discurso de 18 minutos.

“La gravedad de la situación a la que se enfrenta el mundo de hoy requiere mi comparecencia ante una sesión conjunta del Congreso”, comenzó Truman. “La política exterior y la seguridad nacional de este país están involucradas. Un aspecto de la situación actual, que deseo presentarles en este momento para su consideración y decisión, se refiere a Grecia y Turquía. Estados Unidos ha recibido del gobierno griego un llamamiento urgente de asistencia financiera y económica. Los informes preliminares de la Misión Económica Estadounidense ahora en Grecia y los informes del Embajador de Estados Unidos en Grecia corroboran la declaración del gobierno griego de que la asistencia es imperativa si Grecia quiere sobrevivir como una nación libre ".

Truman pasó a describir el sufrimiento del pueblo griego y la naturaleza de su emergencia. Señaló que los griegos carecían de fondos para las necesidades básicas de supervivencia, como ropa y comida. También señaló que debido a la pobreza relativa del país, Grecia no podía brindar la seguridad y el orden adecuados para su gente. Sin embargo, su ejército se enfrentó críticamente a desafíos importantes.

"El ejército griego es pequeño y está mal equipado", dijo Truman. “Necesita suministros y equipos para restaurar la autoridad del gobierno en todo el territorio griego. Grecia debe recibir ayuda si quiere convertirse en una democracia autosuficiente y que se respete a sí misma ”.

Truman señaló el papel de Gran Bretaña en el mantenimiento de la estabilidad de Grecia y cómo Gran Bretaña ya no podía brindar asistencia. También señaló que la asistencia particular requerida no estaba dentro del alcance del mandato de las Naciones Unidas, aunque los Estados Unidos actuarían para preservar los ideales de las Naciones Unidas. Truman también habló extensamente sobre los problemas de Turquía y cómo, a pesar de que Turquía se había salvado en gran medida del tipo de desastre militar y depredación ocupacional que Grecia había experimentado, todavía necesitaba la ayuda estadounidense.

Truman luego le pidió al Congreso que proporcionara $ 400 millones en ayuda para los dos países, así como una presencia militar y civil estadounidense en los países para ayudar a supervisar los fondos, aunque ninguna fuerza militar activa debería estar en un papel de combate. También señaló la necesidad de que el presidente y el Congreso trabajen juntos, y prometió presentarse nuevamente ante el Congreso si se necesitan fondos adicionales.

“Este es un curso serio en el que nos embarcamos”, dijo. “No lo recomendaría salvo que la alternativa es mucho más seria. Estados Unidos contribuyó con $ 341 mil millones para ganar la Segunda Guerra Mundial. Esta es una inversión en la libertad mundial y la paz mundial. La ayuda que recomiendo para Grecia y Turquía asciende a poco más de una décima parte del 1 por ciento de esta inversión. Es de sentido común que debemos salvaguardar esta inversión y asegurarnos de que no haya sido en vano ”.

Aunque su discurso encontró oposición tanto de algunos republicanos como de algunos de sus propios demócratas, Truman logró convencer al Congreso de la necesidad de actuar. El Senado votó 67 a 23 para apoyar al presidente el 22 de abril, y la Cámara lo siguió el 9 de mayo, con una votación de 287 a 107.

La Doctrina Truman estableció una piedra angular importante de la política exterior estadounidense durante las próximas cuatro décadas. Estados Unidos ayudaría a los gobiernos a luchar contra el comunismo. A veces, esta política llevó a Estados Unidos a apoyar regímenes dictatoriales y otros malos actores en todo el mundo, pero finalmente logró poner un obstáculo a las ambiciones globales soviéticas.


El presidente Truman y la ONU votan 1947 & # 8211 ¿Bendición o maldición?

Hace setenta y dos años, el fin de semana de Acción de Gracias en 1947, los judíos del mundo se reunieron alrededor de sus radios conteniendo la respiración. Estaba a punto de comenzar una transmisión en vivo desde la sede de las Naciones Unidas en Flushing Meadows, Nueva York. Las potencias mundiales, pequeñas y grandes, estaban dispuestas a votar a favor o en contra de la partición de Palestina en un estado judío y otro árabe. Lo que estaba en juego era nada menos que el futuro del pueblo judío.

Cuento la historia de este fascinante proceso en mi libro El milagro de Israel y el presidente Truman, y dejo que la historia comience en septiembre de 1947:

Al mismo tiempo, en Washington se estaba librando un duro tira y afloja por el futuro de Palestina. El presidente Harry Truman, desde el comienzo de su mandato en abril de 1945, había insistido en que Gran Bretaña abriera las puertas de Palestina a los supervivientes de los campos de concentración judíos, pero no hubo aceptación de sus demandas del primer ministro Attlee.

Cuando la cuestión de Palestina fue transferida a la ONU, Truman se opuso a su propia administración y especialmente a los altos funcionarios del Departamento de Estado, entonces dirigidos por el Secretario de Estado Marshall, todos los cuales temían que las naciones árabes fueran llevadas al país. Bloque soviético y, posteriormente, cerrar sus pozos de petróleo, lo que, a su vez, paralizaría la industria y el crecimiento económico de la superpotencia.

Sin embargo, el Presidente no sucumbió a esa amenaza sino que, en cambio, dijo que no tomaba decisiones basadas en el petróleo sino en lo correcto.

Truman acababa de nombrar a Marshall como Secretario de Estado en enero de 1947, sin saber qué tipo de oponente en la cuestión de Palestina sería este exitoso general de cinco estrellas en tiempos de guerra. A principios de enero, el presidente había escrito en su diario descripciones halagadoras del general: es el hombre más capaz de toda la galería (1 de enero), y Marshall es, como creo, el hombre más grande de la Segunda Guerra Mundial (8 de enero).

El secretario de Estado Marshall se abstuvo de expresar su opinión sobre la cuestión de Palestina más allá del verano de 1947 pero, en su discurso ante la Asamblea General el 17 de septiembre, anunció que su país daría gran importancia al Comité Especial & # 8217s [UNSCOP, Comité Especial de Palestina de la ONU] plan de partición. Los sionistas interpretaron esto como un apoyo al Estado judío y también lo hicieron los árabes.

Al día siguiente, después del discurso de Marshall, el director del Departamento de Estado de Medio Oriente y África, Loy Henderson, escribió al subsecretario Robert Lovett indicando que los delegados de Irak, Siria, Líbano, Egipto, Transjordania y Arabia Saudita habían advertido que la opinión presentada por el Secretario de Estado puso en peligro las relaciones de los Estados Unidos con estas naciones.

  1. Una defensa de nuestra parte de cualquier plan que prevea la partición de Palestina o el establecimiento en Palestina de un estado judío sin duda socavaría nuestras relaciones con el mundo árabe, y en menor medida con el musulmán, en un momento en que Occidente El mundo necesita la amistad y la cooperación de los árabes y musulmanes más ricos.
  2. Si abogamos por un plan que prevea la partición y el establecimiento de un Estado judío, ciertamente se esperará que hagamos importantes contribuciones en vigor, materiales y dinero para la implementación de dicho plan si se adopta.
  3. Cualquier plan para dividir Palestina sería inviable.

Como resultado de esto, Marshall invitó a los representantes de las naciones árabes a almorzar al día siguiente y les aseguró que Estados Unidos todavía tenía la mente abierta sobre una solución para Palestina.

En una reunión en Washington con sus oficiales más cercanos a principios de octubre, Marshall enfatizó que “Estados Unidos está históricamente comprometido con el fomento de la inmigración judía a Palestina. Estados Unidos, sin embargo, no está comprometido a apoyar la creación de un Estado judío soberano ”.

Esta declaración puso de manifiesto la discrepancia entre la opinión del Presidente y la del Secretario de Estado. Tan pronto como asumió la presidencia, Truman informó al Departamento de Estado, en la primavera de 1945, que respaldaba el establecimiento del Estado judío y, para el otoño de 1946, ya había apoyado públicamente el caso.

Truman estaba, de hecho, entre la espada y la pared con su opinión inequívoca, y estaba irritado por la oposición del Departamento de Estado y la presión de los sionistas. Este último fue tan lejos que en el otoño de 1947, Truman decidió no ver a un solo representante de ninguna organización judía en relación con la cuestión de Palestina.

Esto fue ampliamente interpretado como que Truman le dio la espalda a toda la noción del Estado judío, que desconcertó a las comunidades judías en todo Estados Unidos y Europa.

De hecho, Truman había estado cansado durante mucho tiempo de la presión de las organizaciones judías, especialmente cuando no estaban de acuerdo entre sí y ningún plan o pensamiento del presidente parecía convenir a nadie. Frustrado por las duras críticas de cierta organización judía, Truman señaló en una reunión del gabinete en julio de 1946:

Jesucristo no pudo complacerlos cuando estuvo aquí en la tierra, entonces, ¿cómo podía alguien esperar que yo tuviera suerte?

El Comité Ad hoc, designado por la Asamblea General de la ONU, discutió la cuestión de Palestina durante la mayor parte de octubre y escuchó los discursos finales de los representantes árabes y judíos el 18 de octubre. Jamal Husseini, que representó al Alto Comité Árabe, anunció que no aceptaban ni el informe de la mayoría o minoría de la UNSCOP, sino que, en cambio, quería establecer un estado árabe democrático e independiente que cubriera todo el territorio palestino. Husseini justificó el derecho de los árabes a Palestina afirmando que muchas fuentes mencionaron que los judíos de Europa del Este eran originalmente jázaros de áreas en el sur de Rusia y Turquía y que, por lo tanto, no deberían tener nada que ver con Palestina.

En su discurso de clausura, Chaim Weizmann, en representación de la Agencia Judía, subrayó la resolución de 1922 de la Liga de Naciones como base para la creación de un Estado judío después del mandato británico. Como detalle interesante, escrito al final del discurso de Weizmann # 8217, había un versículo de la Biblia relacionado con el regreso de los judíos (Isaías 11: 11-12):

En ese día, el Señor extenderá su mano por segunda vez para reclamar el remanente sobreviviente de su pueblo de Asiria, del Bajo Egipto, del Alto Egipto, de Cus, de Elam, de Babilonia, de Hamat y de las islas del Mediterráneo. .

Él levantará un estandarte para las naciones y reunirá a los desterrados de Israel; reunirá al pueblo disperso de Judá de los cuatro puntos cardinales de la tierra.

Las opiniones del Departamento de Estado y la Casa Blanca sobre las propuestas del informe mayoritario de la UNSCOP eran constantemente diferentes. Marshall habría estado dispuesto a dar el desierto de Negev a los árabes, pero Truman llamó personalmente a los miembros estadounidenses de la delegación de la ONU y declaró que, a pesar de la opinión del Departamento de Estado, el Negev tenía que ser parte del Estado judío.

El 7 de noviembre, Marshall le escribió este memorando a Truman:

El Medio Oriente, sin duda, está atravesando una época difícil. En Palestina, nos enfrentamos a una situación que se ve gravemente ensuciada por los errores pasados ​​de muchas personas, incluidos nosotros mismos. Probablemente no se puedan resolver sin grandes disgustos, incluida la violencia.

El mayor desarrollo de esta situación inevitablemente presentará oportunidades favorables para que los rusos pesquen en aguas fangosas. Estos los explotarán al límite.

Pero si nosotros y los británicos permanecemos unidos en la determinación de mantener esta zona libre del control soviético y acordamos los métodos para hacerlo, deberíamos poder capear la tormenta.

El punto de las justificaciones de Marshall y el Departamento de Estado se había ido desplazando poco a poco de la amenaza con respecto al suministro de petróleo a los esfuerzos de expansión soviéticos, por los que sabían que Truman estaba sumamente preocupado.

Muchos otros países esperaron para formarse sus propias opiniones, a fin de escuchar los puntos de vista soviéticos y estadounidenses presentados en la Asamblea General y el comité ad hoc que determinaría cómo votarían en la decisión final.

Truman había ordenado a sus hombres de confianza que se pusieran en contacto directo con los líderes de los estados miembros de la ONU y los presionasen para que votaran por la partición de Palestina. El secretario de prensa de Truman & # 8217 le había escrito la siguiente nota:

  1. Nos hemos puesto en contacto con el ministro de Liberia para tratar de obtener las instrucciones del Gobierno para que nos apoyen.
  2. Creo que tenemos a Haití.
  3. Puede que saquemos a Filipinas del No y la abstención, o con suerte, sí.
  4. Cuba todavía no juega.
  5. Grecia es incierta pero tiene la excusa de los Balkan Commisión de comercio de votos con los musulmanes.

Quizás la discusión más interesante, entre bastidores, tuvo lugar entre Harvey Firestone, propietario de una gran empresa de neumáticos para automóviles, junto con William Tubman, presidente de Liberia. Truman usó toda su influencia, directa e indirecta, para lograr que tantas naciones como fuera posible respaldaran el plan de partición. Las plantaciones de árboles de caucho de la empresa Firestone representaron la mayor parte de los ingresos de exportación de Liberia, y Firestone le informó personalmente al presidente del país que si Liberia votaba en contra del plan de partición, Firestone no implementaría las expansiones de fábrica planificadas en el país. La llamada tuvo el efecto deseado.

Cuando Loy Henderson, del Departamento de Estado, escuchó los rumores de que la Casa Blanca había anulado al Departamento y dado una instrucción directa a los miembros estadounidenses de la delegación de la ONU, llamó a Herschel Johnson, el embajador interino de la ONU, quien confirmó que esta era la instrucción de la ONU. Presidente y asesor David Niles.

Fue difícil para Henderson creer que el presidente había autorizado a Niles a dar tal directiva, pero Truman confirmó su participación en el asunto a Eddie Jacobson y Abe Granoff, sus viejos amigos judíos de Kansas City, cuando, el 8 de diciembre , vinieron a agradecer a Truman por la decisión de partición de la ONU:

Señor presidente, vinimos aquí una vez en nuestras vidas sin pedirle nada. Solo para dar las gracias y que Dios los bendiga.

Truman les dijo a los hombres que había sido responsable de persuadir a las delegaciones de diferentes países para que apoyaran la decisión de partición, y Jacobson incluso escribió un artículo sobre esto con la bendición de Truman para el National Jewish Monthly.

En la discusión final de la Asamblea General, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética expresaron su apoyo al modelo de dos estados, según el cual un Estado judío y un Estado árabe se establecerían simultáneamente en Palestina. El representante soviético Andrei Gromyko dijo en su discurso que cualquier otro modelo estaba fuera de discusión, porque los árabes habían anunciado que no participarían en ningún tipo de cooperación con los judíos.

La Asamblea General de la ONU recibió los resultados de la votación, así como los argumentos que respaldan el plan de partición por parte de los subcomités del Comité Ad hoc. Luego, finalmente, el sábado 29 de noviembre de 1947, el mismo fin de semana que Estados Unidos celebró el Día de Acción de Gracias, la organización mundial se dispuso a votar por el plan de partición de Palestina, según el cual se establecieron dos naciones independientes en el territorio y la Ciudad de Jerusalén. siguió siendo un fideicomiso internacional administrado por la ONU.

33 naciones votaron por el modelo de dos estados: Australia, Bielorrusia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Costa Rica, Checoslovaquia, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Francia, Guatemala, Haití, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Sudáfrica, Unión Soviética, Suecia, Ucrania, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela.

13 naciones votaron en contra del plan de partición: Afganistán, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Arabia Saudita, Siria, Turquía y Yemen,

10 naciones se abstuvieron de votar: Argentina, Chile, China, Colombia, El Salvador, Etiopía, Gran Bretaña, Honduras, México y Yugoslavia,

Siam (actual Tailandia) estuvo ausente de la votación.

El pueblo judío de todo el mundo siguió la votación en sus radios, conteniendo la respiración y, después de escuchar el resultado, estalló en una euforia sin precedentes. En Flushing Meadows, una delegación judía sionista que había seguido la votación de la Asamblea General en el lugar rompió a llorar y su rabino gritó en voz alta: ¡Este es el día que hizo el Señor!

Finalmente, se abrió el camino para establecer una nación propia en Palestina, hacia un territorio del que el pueblo judío fue expulsado con fuerza 1.900 años antes. Ahora, si es que alguna vez, era apropiado terminar la oración con las palabras "¡El año que viene en Jerusalén! "

Desde el punto de vista de la política internacional, el plan de partición de Palestina fue el primer asunto internacional polémico importante en el que estuvieron de acuerdo la Unión Soviética y los Estados Unidos. Desde esa votación no se ha producido con frecuencia una mentalidad similar.

Como cristiano, no puedo evitar pensar en la posición actual de las 13 naciones que se opusieron al establecimiento del Estado judío. La mayoría de estas naciones han experimentado años o décadas de guerra u otros actos de violencia, pobreza y corrupción. Para 2017, cada una de esas naciones ya, en algún momento, había estado al borde del colapso, ya sea en términos de su sistema económico, político o de derechos humanos.

Lo que el Todopoderoso le dijo a Abraham sobre el pueblo judío en Génesis capítulo 12 parece ser cierto a la luz de la historia:

Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré.


Contenido


Truman nació en Lamar, Missouri, el 8 de mayo de 1884, el hijo mayor de John Anderson Truman y Martha Ellen Young Truman. Fue nombrado por su tío materno, Harrison "Harry" Young. Su inicial del segundo nombre, "S", honra a sus abuelos, Anderson Shipp Truman y Solomon Young. [7] [b] Un hermano, John Vivian, nació poco después de Harry, seguido por su hermana Mary Jane. [8] La ascendencia de Truman es principalmente inglesa con algunos escoceses-irlandeses, alemanes y franceses. [9] [10]

John Truman era agricultor y comerciante de ganado. La familia vivió en Lamar hasta que Harry tenía diez meses, cuando se mudaron a una granja cerca de Harrisonville, Missouri. Luego, la familia se mudó a Belton y en 1887 a la granja de 600 acres (240 ha) de sus abuelos en Grandview. [11] Cuando Truman tenía seis años, sus padres se mudaron a Independence, Missouri, para que pudiera asistir a la Escuela Dominical de la Iglesia Presbiteriana. No asistió a una escuela convencional hasta los ocho años. [12] Mientras vivía en Independence, sirvió como un goy de Shabat para los vecinos judíos, haciendo tareas para ellos en Shabat que su religión les impedía hacer ese día. [13] [14] [15]

A Truman le interesaba la música, la lectura y la historia, todo ello animado por su madre, con quien era muy cercano. Como presidente, le pidió consejo tanto político como personal. [16] Se levantaba a las cinco todas las mañanas para practicar el piano, que estudió más de dos veces por semana hasta los quince años, convirtiéndose en un intérprete bastante habilidoso. [17] Truman trabajó como paje en la Convención Nacional Demócrata de 1900 en Kansas City. [18] Su padre tenía muchos amigos activos en el Partido Demócrata que ayudaron al joven Harry a obtener su primer puesto político. [19]

Después de graduarse de Independence High School en 1901, Truman se inscribió en Spalding's Commercial College, una escuela de negocios de Kansas City. Estudió contabilidad, taquigrafía y mecanografía, pero se fue después de un año. [20]

Truman hizo uso de su experiencia en la universidad de negocios para obtener un trabajo como cronometrador en el ferrocarril de Atchison, Topeka y Santa Fe, durmiendo en campamentos de vagabundos cerca de las vías del tren. [21] Luego asumió una serie de trabajos de oficina y fue empleado brevemente en la sala de correo de La estrella de Kansas City. Truman y su hermano Vivian trabajaron más tarde como empleados en el National Bank of Commerce en Kansas City.

Regresó en 1906 a la granja de Grandview, donde vivió hasta que ingresó al ejército en 1917. [22] Durante este período, cortejó a Bess Wallace. Le propuso matrimonio en 1911, pero ella lo rechazó. Truman dijo más tarde que tenía la intención de proponerle matrimonio nuevamente, pero que quería tener mejores ingresos que los que gana un granjero. [23] Con ese fin, durante sus años en la granja e inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, participó activamente en varias empresas comerciales, incluida una mina de plomo y zinc cerca de Commerce, Oklahoma, [24] una empresa que compró tierras y arrendó el derechos de extracción de petróleo a buscadores, [25] y especulación en bienes raíces de Kansas City. [26] Truman ocasionalmente obtuvo algunos ingresos de estas empresas, pero ninguna resultó exitosa a largo plazo. [27]

Truman es el único presidente desde William McKinley (elegido en 1896) que no obtuvo un título universitario. [28] Además de haber asistido brevemente a la escuela de negocios, de 1923 a 1925 tomó cursos nocturnos para obtener un LL.B. en la Facultad de Derecho de Kansas City (ahora la Facultad de Derecho de la Universidad de Missouri-Kansas City), pero se retiró después de perder la reelección como juez del condado. [29] Los abogados en el área de Kansas City le informaron que su educación y experiencia probablemente fueron suficientes para recibir una licencia para ejercer la abogacía. Sin embargo, no lo siguió porque ganó la elección como juez presidente. [30]

Mientras se desempeñaba como presidente en 1947, Truman solicitó una licencia para ejercer la abogacía. [31] A friend who was an attorney began working out the arrangements, and he informed Truman that his application had to be notarized. By the time Truman received this information he had changed his mind, so he never sought notarization. After the rediscovery of Truman's application, in 1996 the Missouri Supreme Court issued Truman a posthumous honorary law license. [32]

National Guard

Because he lacked the funds for college, Truman considered attending the United States Military Academy at West Point, New York, which had no tuition, but he was refused an appointment because of poor eyesight. [29] He enlisted in the Missouri National Guard in 1905 and served until 1911 in the Kansas City-based Battery B, 2nd Missouri Field Artillery Regiment, in which he attained the rank of corporal. [33] At his induction, his eyesight without glasses was unacceptable 20/50 in the right eye and 20/400 in the left (past the standard for legal blindness). [34] The second time he took the test, he passed by secretly memorizing the eye chart. [35] He was described as 5 feet 10 inches tall, gray eyed, dark haired and of light complexion. [36]

Primera Guerra Mundial

When the United States entered World War I in 1917, Truman rejoined Battery B, successfully recruiting new soldiers for the expanding unit, for which he was elected as their first lieutenant. [37] Before deployment to France, Truman was sent for training to Camp Doniphan, Fort Sill, near Lawton, Oklahoma when his regiment was federalized as the 129th Field Artillery. [38] The regimental commander during its training was Robert M. Danford, who later served as the Army's Chief of Field Artillery. [39] Truman later said he learned more practical, useful information from Danford in six weeks than from six months of formal Army instruction, and when Truman later served as an artillery instructor, he consciously patterned his approach on Danford's. [39]

Truman also ran the camp canteen with Edward Jacobson, a clothing store clerk he knew from Kansas City. Unlike most canteens funded by unit members, which usually lost money, the canteen operated by Truman and Jacobson turned a profit, returning each soldier's initial $2 investment and $10,000 in dividends in six months. [33] At Fort Sill, Truman met Lieutenant James M. Pendergast, nephew of Tom Pendergast, a Kansas City political boss, a connection that had a profound influence on Truman's later life. [40] [41]

In mid-1918, about one million soldiers of the American Expeditionary Forces were in France. [42] Truman was promoted to captain effective April 23, [43] and in July became commander of the newly arrived Battery D, 129th Field Artillery, 35th Division. [44] [45] Battery D was known for its discipline problems, and Truman was initially unpopular because of his efforts to restore order. [33] Despite attempts by the men to intimidate him into quitting, Truman succeeded by making his corporals and sergeants accountable for discipline. He promised to back them up if they performed capably, and reduce them to private if they did not. [46] In an event memorialized in battery lore as "The Battle of Who Run", his soldiers began to flee during a sudden night attack by the Germans in the Vosges Mountains Truman succeeded at ordering his men to stay and fight, using profanity from his railroad days. The men were so surprised to hear Truman use such language that they immediately obeyed. [33]

Truman's unit joined in a massive prearranged assault barrage on September 26, 1918, at the opening of the Meuse-Argonne Offensive. [47] They advanced with difficulty over pitted terrain to follow the infantry, and set up an observation post west of Cheppy. [47] On September 27, Truman saw through his binoculars an enemy artillery battery setting up across a river in a position allowing them to fire upon the neighboring 28th Division. [47] Truman's orders limited him to targets facing the 35th Division, but he ignored this and patiently waited until the Germans had walked their horses well away from their guns, ensuring they could not relocate out of range of Truman's battery. [47] He then ordered his men to open fire, and their attack destroyed the enemy battery. [47] His actions were credited with saving the lives of 28th Division soldiers who otherwise would have come under fire from the Germans. [48] [49] Truman was given a dressing down by his regimental commander, Colonel Karl D. Klemm, who threatened to convene a court-martial, but Klemm never followed through, and Truman was not punished. [47]

In other action during the Meuse-Argonne Offensive, Truman's battery provided support for George S. Patton's tank brigade, [50] and fired some of the last shots of the war on November 11, 1918. Battery D did not lose any men while under Truman's command in France. To show their appreciation of his leadership, his men presented him with a large loving cup upon their return to the United States after the war. [33]

The war was a transformative experience in which Truman manifested his leadership qualities. He had entered the service in 1917 as a family farmer who had worked in clerical jobs that did not require the ability to motivate and direct others, but during the war, he gained leadership experience and a record of success that greatly enhanced and supported his post-war political career in Missouri. [33]

Truman was brought up in the Presbyterian and Baptist churches, [51] but avoided revivals and sometimes ridiculed revivalist preachers. [52] He rarely spoke about religion, which to him, primarily meant ethical behavior along traditional Protestant lines. [53] Most of the soldiers he commanded in the war were Catholics, and one of his close friends was the 129th Field Artillery's chaplain, Monsignor L. Curtis Tiernan. [54] The two remained friends until Tiernan's death in 1960. [55] Developing leadership and interpersonal skills that later made him a successful politician helped Truman get along with his Catholic soldiers, as he did with soldiers of other Christian denominations and the unit's Jewish members. [56] [57]

Officers' Reserve Corps

Truman was honorably discharged from the Army as a captain on May 6, 1919. [58] In 1920 he was appointed a major in the Officers Reserve Corps. He became a lieutenant colonel in 1925 and a colonel in 1932. [59] In the 1920s and 1930s he commanded 1st Battalion, 379th Field Artillery, 102d Infantry Division. [60] After promotion to colonel, Truman advanced to command of the same regiment. [61]

After his election to the U.S. Senate, Truman was transferred to the General Assignments Group, a holding unit for less active officers, although he had not been consulted in advance. [62] Truman protested his reassignment, which led to his resumption of regimental command. [62] He remained an active reservist until the early 1940s. [63] Truman volunteered for active military service during World War II, but was not accepted, partly because of age, and partly because President Franklin D. Roosevelt desired Senators and Congressman who belonged to the military reserves to support the war effort by remaining in Congress, or by ending their active duty service and resuming their Congressional seats. [64] He was an inactive reservist from the early 1940s until retiring as a colonel in the then redesignated U.S. Army Reserve on January 20, 1953. [65]

Military awards and decorations

Truman was awarded a World War I Victory Medal with two battle clasps (for St. Mihiel and Meuse-Argonne) and a Defensive Sector Clasp. He was also the recipient of two Armed Forces Reserve Medals. [66]


La Doctrina Truman, 1947

Con la Doctrina Truman, el presidente Harry S. Truman estableció que Estados Unidos proporcionaría asistencia política, militar y económica a todas las naciones democráticas amenazadas por fuerzas autoritarias externas o internas. La Doctrina Truman reorientó efectivamente la política exterior de los Estados Unidos, alejándola de su postura habitual de retirada de los conflictos regionales que no involucran directamente a los Estados Unidos, hacia una de posible intervención en conflictos lejanos.

La Doctrina Truman surgió de un discurso pronunciado por el presidente Truman ante una sesión conjunta del Congreso el 12 de marzo de 1947. La causa inmediata del discurso fue un reciente anuncio del Gobierno británico de que, a partir del 31 de marzo, dejaría de proporcionar asistencia militar y económica al Gobierno griego en su guerra civil contra el Partido Comunista Griego. Truman pidió al Congreso que apoyara al gobierno griego contra los comunistas. También pidió al Congreso que brinde asistencia a Turquía, ya que esa nación también había dependido anteriormente de la ayuda británica.

En ese momento, el gobierno de los Estados Unidos creía que la Unión Soviética apoyaba el esfuerzo de guerra de los comunistas griegos y le preocupaba que si los comunistas prevalecían en la guerra civil griega, los soviéticos finalmente influirían en la política griega. De hecho, el líder soviético Joseph Stalin se había abstenido deliberadamente de brindar apoyo a los comunistas griegos y había obligado al primer ministro yugoslavo Josip Tito a seguir su ejemplo, en detrimento de las relaciones soviético-yugoslavas. Sin embargo, varios otros problemas de política exterior también influyeron en la decisión del presidente Truman de ayudar activamente a Grecia y Turquía. En 1946, cuatro reveses, en particular, habían servido para torpedear efectivamente cualquier posibilidad de lograr un acercamiento duradero de posguerra con la Unión Soviética: el fracaso de los soviéticos en retirar sus tropas del norte de Irán a principios de 1946 (según los términos del Declaración de Teherán de 1943) Intentos soviéticos de presionar al gobierno iraní para que les otorgue concesiones petroleras mientras supuestamente fomentan el irredentismo de los separatistas azerbaiyanos en el norte de Irán Esfuerzos soviéticos para obligar al gobierno turco a otorgarles bases y derechos de tránsito a través del Estrecho de Turquía y del gobierno soviético. rechazo del plan de Baruch para el control internacional de la energía nuclear y las armas en junio de 1946.

A la luz del deterioro de la relación con la Unión Soviética y la aparición de la intromisión soviética en los asuntos griegos y turcos, la retirada de la ayuda británica a Grecia proporcionó el catalizador necesario para que la Administración Truman reorientara la política exterior estadounidense. En consecuencia, en su discurso, el presidente Truman solicitó que el Congreso proporcionara ayuda por valor de 400 millones de dólares a los gobiernos de Grecia y Turquía y apoyara el envío de personal y equipo civil y militar estadounidense a la región.

Truman justificó su solicitud por dos motivos. Argumentó que una victoria comunista en la Guerra Civil griega pondría en peligro la estabilidad política de Turquía, lo que socavaría la estabilidad política de Oriente Medio. Esto no podía permitirse a la luz de la inmensa importancia estratégica de la región para la seguridad nacional de Estados Unidos. Truman también argumentó que Estados Unidos se vio obligado a ayudar a los "pueblos libres" en sus luchas contra los "regímenes totalitarios", porque la propagación del autoritarismo "socavaría los cimientos de la paz internacional y, por lo tanto, la seguridad de Estados Unidos". En palabras de la Doctrina Truman, se convirtió en "la política de los Estados Unidos de apoyar a los pueblos libres que se resisten a los intentos de subyugación por parte de minorías armadas o presiones externas".

Truman argumentó que Estados Unidos ya no podía permanecer al margen y permitir la expansión forzosa del totalitarismo soviético en naciones libres e independientes, porque la seguridad nacional estadounidense ahora dependía de algo más que la seguridad física del territorio estadounidense. Más bien, en una brusca ruptura con su tradicional evasión de extensos compromisos extranjeros más allá del hemisferio occidental durante tiempos de paz, la Doctrina Truman comprometió a los Estados Unidos a ofrecer activamente asistencia para preservar la integridad política de las naciones democráticas cuando se consideraba que tal oferta estaba en el punto de mira. el mejor interés de los Estados Unidos.


The global context

The financial crisis affected Britain’s overseas policy and commitments as well. The government did not see its request to the US to pay for Greece and Turkey as an abdication of responsibility, but a reluctant acceptance that ‘financial weakness has necessarily increased the need to coordinate our foreign policy with that of the only country which is able effectively to wield extensive economic influence−namely the United States.’[2] A snapshot of some of the foreign policy challenges the Attlee government faced during the first two weeks of March 1947 shows what they were up against.

  • On 10 March the Conference of Foreign Ministers meeting opened in Moscow, where Bevin and US Secretary of State George C. Marshall continued long-running and frustrating discussions with the Russians over the future of divided Germany, reparations, peace treaties, German level of industry and the Soviet threat to the freedom of Eastern Europe. Talks continued until 24 April but little agreement was reached.
  • En route to Moscow, Bevin travelled to Dunkirk to sign an Anglo-French Treaty of Alliance then stopped off briefly in Polonia where a new communist-dominated government had been elected in what Western powers felt were rigged elections.
  • On 2 March, Martial Law was declared inPalestina after a terrorist attack in Jerusalem the British mandate was in crisis and had been referred to the UN.
  • On 5-6 March there was a House of Commons debate on India, against a backdrop of inter-communal rioting, following the announcement in February that Britain would transfer power to an Indian government no later than June 1948.
  • Problems remained in implementing the agreement on the fusion of the British and American zones of Germany, where Britain struggled to obtain enough food and raw materials to supply the population in its sector.
  • On 5 March the UK Representative at the UN warned that the Soviet delegate was about to veto a settlement of the Corfu Channel incident when British ships had been damaged by mines off the Albanian coast (it was not settled until 1996).
  • Also on 5 March, the head of the Joint Staff Mission in Washington told the Prime Minister that the US Chiefs of Staff opposed the development of an atomic plant in the UK to develop a British bomb.

March 12, 1947 | Truman Doctrine Announced

Edmonston Studio/Library of Congress President Harry S. Truman believed that the United States should intervene in foreign affairs in order to contain the spread of Communism around the world.
Historic Headlines

Learn about key events in history and their connections to today.

On March 12, 1947, in a speech before a joint session of Congress, President Harry S. Truman asked Congress to grant economic and military aid to Greece and Turkey to help those countries resist Communism. The speech established what became known as the Truman Doctrine, a policy “to support free peoples who are resisting attempted subjugation by armed minorities or by outside pressures.”

As The New York Times reported, 𠇊lthough the president refrained from mentioning the Soviet Union by name, there could be no mistaking his identification of the Communist state as the source of much of the unrest throughout the world.”

The United States and the Soviet Union had been allies during World War II, but this relationship had quickly deteriorated in the post-war years. The Soviets delayed pulling out of Iran and had, in Truman’s words, “made frequent protests against coercion and intimidation, in violation of the Yalta agreement, in Poland, Rumania, and Bulgaria.”

Greece and Turkey were “threatened” by Communism in different ways. Greece was in the midst of a civil war between the government and Communists supported by Yugoslavia (though only indirectly by the Soviet Union). Turkey, at that time, was under pressure from the Soviet Union to relinquish partial control of the Dardanelles. Both countries had been receiving aid from Britain, but Britain announced in February 1947 that it would soon cut financing, prompting Truman to act.

Truman’s announcement marked a distinct shift in U.S. foreign policy. While the country had traditionally been reluctant to enter conflicts outside the Americas, Truman was now pledging to intercede in conflicts all over the globe to contain the growth of Communism.

The Truman Doctrine would form the basis of U.S. policy during the cold war with the Soviet Union — in fact, many historians argue that the cold war began with the Truman Doctrine. Over the next several years, the United States would strengthen its policy of containment through the Marshall Plan to provide economic aid to Europe, the formation of the North Atlantic Treaty Organization (NATO) to protect against the Soviet Union, and the National Security Council’s top-secret
NSC-68 paper, which supported a military build-up to combat the Soviets. The containment policy presented in the Truman Doctrine would lead the U.S. into conflicts like the Korean and Vietnam wars. Connect to Today:

An August 2011 post on The Times’s Opinionator blog referred to President Obama’s “non-doctrine” policy on Libya, and questioned whether it was effective and what it meant for the future of U.S. foreign policy.

Michael Tomasky, of The Daily Beast, wrote similarly of Mr. Obama’s approach, �ll it the doctrine of no doctrine: using our power and influence but doing so prudently and multilaterally, with the crucial recognition that Egypt is different from Libya is different from Syria is different from someplace else. According to the foreign-policy establishment, if you want to have a self-respecting big-D doctrine, you’re not supposed to recognize differences. The doctrine must guide all cases. But that is exactly the kind of thinking that has led — always — to tragedy. The Truman Doctrine was never meant to be applied to Vietnam. The Bush Doctrine was applied to Iraq based on a series of lies told to the American people.”

Do you think 𠇍octrines” are a sensible way to guide foreign policy? Is it important to have a firm establishment of principles with which to approach international issues? Or is it better to take a unique approach to different issues? Do you think future history books will refer to an “Obama Doctrine”? If so, how will they define it?


Who Saved Israel in 1947?

Martin Kramer teaches Middle Eastern history at Shalem College in Jerusalem and is the Koret visiting fellow at the Washington Institute for Near East Policy. Su libro más reciente es The War on Error (2016).

November 29 marks the 70th anniversary of UN General Assembly resolution 181, recommending the partition of Mandate Palestine into two separate Jewish and Arab states. On that day in 1947, millions of listeners sat glued to their radio sets to follow the voting. The outcome set off spontaneous celebrations among Zionists everywhere, for it constituted the first formal international endorsement of a Jewish state.

To celebrate the anniversary, Israel’s embassy to the United Nations is restoring the hall in Flushing Meadows, New York—today the main gallery of the Queens Museum, then the meeting place of the General Assembly—to its appearance in 1947. The announced plan is to reenact the vote, with the current ambassadors of member states that voted “yes” recasting their ballots.

The most conspicuous of the ballots cast will be that of the United States. Indeed, the vote and its sequel are set to be told as a largely American story. Israel’s UN ambassador, Danny Danon, has placed the celebration in this historical context:

From the moment President Truman became the first world leader to recognize the new Jewish state, Israel has had no better friend than the United States of America, and the U.S. has had no more steadfast ally than the state of Israel.

In keeping with this, the keynote speaker in New York will be U.S. Vice-President Mike Pence. Again and again, we are likely to hear how Harry Truman stood up to his State Department (and, perhaps less heroically, catered to Jewish voters) by saying “yes” in November 1947 and then by immediately recognizing Israel when David Ben-Gurion declared the state on May 14, 1948. And once again, we will be reminded of Eddie Jacobson, Truman’s Jewish business partner in a Kansas City haberdashery before the Depression, who famously traded on his old friendship to secure a critical meeting between Truman and the Zionist leader Chaim Weizmann in March 1948.

The rest of the story has been carefully burnished over the years, including by Truman himself. In 1953, when Jacobson introduced the former president to a Jewish audience as “the man who helped create the state of Israel,” Truman upped the ante by comparing himself with the ancient Persian ruler who restored the Jews to Jerusalem from Babylonian exile: “What do you mean ‘helped to create’? I am Cyrus.”

Historians, it is true, still debate Truman’s motives. But they also agree on one thing: Israel’s creation owed more to Truman than to any other world leader. “Without Truman,” write Allis and Ronald Radosh in their book on Truman and Israel, “the new state of Israel might not have survived its first difficult years, and succeeded thereafter.” Michael J. Cohen, in his earlier book on Truman and Israel, states that in 1947 and 1948, “Truman arguably played the decisive diplomatic role in the birth of the new state of Israel.” Michael Oren, in Power, Faith, and Fantasy, his bestseller on America in the Middle East, asserts that Truman’s comparison of himself with the Persian ruler Cyrus “was not entirely bluster.”

The problem here is simple: everything said about the contribution of Truman could be said about that of Joseph Stalin.


Truman Doctrine vs Marshall Plan

There is a lot of confusion around these two doctrines on account of them both being American foreign policies launched after World War II, both being connected to the start of the Cold War. However, they are very different doctrines, with different outcomes. Here is the difference between the Truman Doctrine and the Marshall Plan.

Beneficiarios

The Truman Doctrine only identified the two Eastern European countries that remained outside the Russian sphere of influence as the ones that needed help. Namely, Greece and Turkey. The Marshall Plan was directed toward Western Europe, an area devastated by the war. The beneficiaries were all the Western countries starting from the border of West Germany.

Purpose

Containment was the purpose stated in the Truman Doctrine. Greece and Turkey were too close to the Soviet Union not to risk falling prey to the Communist doctrine. On the other hand, rebuilding and support were the main reasons for intervention in the West through the Marshall Plan. In reality, they both were formed to make sure that the Soviet Union stopped spreading its influence.

Autores

President Truman was the first to identify the Soviet threat in the region and to suggest the need for American intervention in the area. The idea of the Truman Doctrine was merely developed by the Marshall Plan. George C. Marshall was a US Secretary of State at the time. He was the one who planned the Marshall Plan, fought for it, and made sure it was carried out.

The Truman Doctrine allocated $400 million for the military and economic aid of Greece and Turkey. The Marshall Plan granted $13 billion to the countries in Western Europe.

Cronología

The Truman Doctrine was first mentioned to Congress in the president’s address in March 1947. The Marshall Plan was announced in April 1948 and was in operation for four years.

Resultados

The Truman Doctrine was the first containment policy and it opened the way to many other similar American initiatives, including the Marshall Plan. It also marked the beginning of the American commitment to come to the aid of all “free people” in risk of being subjugated.

The Marshall Plan helped Europe experience its fastest period of growth and to cancel the risk of poverty and starvation in the region. As a result of the economic ties formed during this period, the North Atlantic Alliance was born.


Ver el vídeo: Hace 70 años inició en. la Doctrina Truman