Avaros

Avaros

Los ávaros eran una confederación de personas heterogéneas (diversas o variadas) formadas por razas ruran, heftalitas y turco-oghúricas que emigraron a la región de la estepa de hierba póntica (un área que corresponde a la actual Ucrania, Rusia, Kazajstán) desde el centro. Asia después de la caída del Imperio Asiático Rouran en 552 EC. Muchos historiadores los consideran los sucesores de los hunos en su forma de vida y, especialmente, en la guerra montada. Se establecieron en el antiguo territorio de los hunos y casi instantáneamente emprendieron un curso de conquista. Después de que fueron contratados por el Imperio bizantino para someter a otras tribus, su rey Bayan I (reinó 562 / 565-602 EC) se alió con los lombardos bajo Alboin (reinó 560-572 EC) para derrotar a los gépidos de Panonia y luego se hizo cargo de la región, lo que obligó a los lombardos a emigrar a Italia.

Los ávaros finalmente lograron establecer el Avar Khaganate, que abarcaba un territorio que correspondía aproximadamente a la actual Austria, Hungría, Rumania, Serbia, Bulgaria hasta e incluyendo partes de Turquía. La salida de los lombardos hacia Italia en 568 EC eliminó a otro pueblo hostil de Panonia, lo que permitió a Bayan I expandir sus territorios con relativa facilidad y fundó el imperio que duró hasta 796 EC, cuando los ávaros fueron conquistados por los francos bajo el mando de Carlomagno.

Orígenes y migración

La primera mención de los ávaros en la historia romana proviene de Priscus of Panium en 463 EC.

Se debate el origen preciso de los ávaros (como el de los hunos), pero muchos historiadores, como Christoph Baumer, los vinculan con el Rouran Khaganate de Mongolia, al norte de China. El Rouran Khaganate fue derrocado por los Gokturks en 552 EC, y la gente, liderada por los mongoles Xianbei, huyó hacia el oeste para escapar de su dominio. Esta afirmación parece la más probable, pero no todos los estudiosos la aceptan. La tribu Ju-Juan de Mongolia se alió con los Hunos Blancos contra la gente conocida como Toba (que eran turcos) en numerosos enfrentamientos y se estableció como un imperio en la región de Mongolia c. 394 CE. Este imperio se conoció como el Rouran Khaganate, que cayó en manos de los Gokturks en 552 EC, poco antes de que los Avars aparecieran en la Estepa c. 557 EC, por lo que Baumer, y aquellos que están de acuerdo con él, parecen tener razón.

La primera mención de los ávaros en la historia romana proviene de Priscus of Panium en 463 EC, quien menciona a los ávaros en relación con una tribu conocida como los sabires que parecen ser un subconjunto de los hunos. Prisco es una de las fuentes principales sobre los hunos (conoció y cenó con Atila en 448/449 EC mientras estaba en una misión diplomática) y tomó nota de sus actividades luego de la muerte de Atila en 453 EC. El Imperio huno que estableció Atila estaba en proceso de desintegración en este momento (c. 463 EC), comenzando con la derrota de los gépidos por parte de Ardaric en 454 EC en la Batalla de Nedao.

Después de Nedao, otras naciones que habían sido subyugadas por los hunos se levantaron contra ellos, y el Imperio Hunnic fue desmantelado en el 469 EC. Se debate si los ávaros mencionados por Priscus son la misma coalición que los que huyeron de Mongolia en 552 d.C. Muchas de las tribus llamadas "bárbaras" mencionadas por los escritores romanos (los alamanes, por ejemplo) cambiaron de composición étnica desde el momento en que se mencionan por primera vez hasta sus referencias posteriores. Lo más probable es que, como afirman historiadores como Peter Heather y Denis Sinor, los últimos ávaros fueran un grupo diferente del mismo nombre. Los primeros ávaros parecen ser una confederación establecida de la región, mientras que los últimos ávaros eran refugiados de Asia Central que huían de los gokturks que, al parecer, los perseguían.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Contacto con Roma

Con respecto a su origen y vuelo hacia el oeste, Heather escribe:

[Los ávaros] fueron la siguiente gran ola de guerreros a caballo originalmente nómadas, después de los hunos, para barrer la Gran Estepa Euroasiática y construir un imperio en Europa central. Afortunadamente, sabemos bastante más sobre ellos que sobre los hunos. Los ávaros hablaban un idioma turco y anteriormente habían sido la fuerza dominante detrás de una importante confederación nómada en los márgenes de China. A principios del siglo VI habían perdido esta posición ante una fuerza rival, los llamados turcos occidentales [Gokturks], y llegaron a las afueras de Europa como refugiados políticos, anunciándose con una embajada que apareció en la corte de Justiniano en 558. ( 401)

Justiniano I (482-565 EC) recibió la embajada y acordó contratarlos para luchar contra otras tribus problemáticas. Los ávaros cumplían con sus deberes admirablemente y esperaban un pago continuo del imperio. Querían que su propia tierra natal se estableciera donde pudieran sentirse seguros de los perseguidores turcos. El rey de los ávaros, Bayan I, trató de llevar a su pueblo al sur del río Danubio, pero los romanos se lo impidieron. Luego dirigió a los ávaros hacia el norte, pero se encontró con la resistencia de los francos bajo su rey Sigeberto I. Continuaron como nómadas al servicio de Roma hasta la muerte de Justiniano en 565 EC. Su sucesor, Justino II (c. 520-578 EC), canceló su contrato y, cuando la embajada de Avar pidió permiso para cruzar el sur del Danubio, se lo negó. De nuevo trataron de abrirse paso hacia el norte, pero fueron repelidos por el ejército de Sigebert I. Bayan I luego dirigió su atención a Panonia o, según otras fuentes, Justin II lo invitó a ir allí para desplazar a los gépidos.

Los lombardos bajo Alboin ya estaban en Panonia en conflicto con los gépidos que controlaban la mayor parte de la región. Al igual que con los ávaros, las fuentes están en conflicto sobre si los lombardos emigraron a Panonia por su cuenta o fueron invitados por el imperio para expulsar a los gépidos. Bayan Quería tomar la ciudad capital de Sirmium, pero no conocía la región y necesitaba la ayuda de los que estaban más familiarizados con ella. Se alió con Alboin y los lombardos y, en 567 EC, los dos ejércitos se unieron para aplastar a los gépidos entre ellos. Bayan I negoció los términos de la alianza con Alboin antes de que entraran en batalla: si ganaban, los ávaros recibirían tierras, riquezas y personas de los gépidos como esclavos, y los lombardos podrían vivir en paz. Se desconoce por qué Alboin aceptó este acuerdo desigual, pero está claro que lo hizo. Al igual que con los hunos y sus políticas hacia otras naciones, es posible que Bayan I amenazara a Alboin con la conquista si no cumplía con los intereses de Avar.

Los ejércitos se encontraron en batalla a cierta distancia de Sirmium y los gépidos, bajo su rey Cunimund, fueron derrotados. Las fuentes difieren sobre lo que sucedió después: según algunos relatos, Bayan I mató a Cunimund y convirtió su cráneo en una copa de vino, que luego le presentó a Alboin como un compañero de armas, mientras que, según otros, Alboin mató a Cunimund e hizo su cráneo en una taza que luego se puso en su cinturón.

Los ejércitos marcharon sobre Sirmio, pero los gépidos ya habían pedido ayuda al Imperio de Oriente, accediendo a entregarles la ciudad; cuando Bayan I y Alboin llegaron a Sirmium, estaba fuertemente defendido y fueron rechazados. Como no se habían preparado para un asedio prolongado, los ejércitos se retiraron.

Ascenso del Imperio Avar

Aunque Sirmium permaneció sin tomar, los ávaros ahora controlaban la mayor parte de Panonia y los lombardos descubrieron que el trato que habían negociado anteriormente era desafortunado para ellos. Alboin trató de formar una alianza con los gépidos contra los ávaros al casarse con la hija de Cunimund, Rosamund, a quien había tomado después de la batalla. Sin embargo, ahora era demasiado tarde, ya que los ávaros eran simplemente demasiado poderosos para competir. En 568 EC, Alboin condujo a su gente fuera de Panonia a Italia, donde, en 572 EC, sería asesinado en un complot tramado por su esposa para vengar a su padre.

Los ávaros bajo el mando de Bayan I se dispusieron entonces a construir su imperio en las llanuras de Panonia. El hecho de que parece haber habido una etnia "Avar" central entre la confederación Avar más grande se ve en algunas de las decisiones y decretos militares de Bayan I. El historiador Denis Sinor escribe:

La composición étnica del estado de Avar no fue homogénea. Bayan fue seguido por 10,000 súbditos guerreros Kutrighur ya en el momento de la conquista de los gépidos. En 568 los envió a invadir Dalmacia, argumentando que las bajas que pudieran sufrir mientras luchaban contra los bizantinos no dañarían a los propios ávaros. (222)

Bajo el liderazgo de Bayan I, los ávaros se expandieron por Panonia en todas direcciones y, mediante la conquista, ampliaron su imperio. Varias personas eslavas habían seguido a los ávaros hasta Panonia, y ahora eran sujetos del gobierno de los ávaros y parecían ser tratados con la misma falta de consideración que se les otorgaba a los soldados kutrigur que Sinor menciona. Bayan I supervisó la selección de la base de operaciones de Avar en su nueva tierra natal y es posible que la haya elegido por su asociación con los hunos. El historiador Erik Hildinger comenta sobre esto, escribiendo:

Los ávaros establecieron su cuartel general cerca de la antigua capital de Atila de cien años antes y la fortificaron. Fue conocido como The Ring. Ahora bien establecido en Panonia, Bayan luchó contra los francos de Sigebert nuevamente y los derrotó en 570. Una docena de años más tarde, Bayan atacó el territorio bizantino y se apoderó de la ciudad de Sirmium en el río Sava. Siguió esto con más campañas contra los bizantinos, los ávaros tomaron Singidunum (Belgrado) y devastaron Moesia hasta que fueron derrotados cerca de Adrianópolis en 587. Para los bizantinos, debe haber parecido una repetición de la agresión húnica del siglo quinto. (76)

Conquista ávar

Con Sirmium ahora tomado y operando eficientemente desde El Anillo, Bayan I continuó sus conquistas. Christoph Baumer escribe cómo Bayan I condujo a sus ejércitos a los Balcanes y exigió tributo al Imperio Oriental por la paz y luego, "junto con los eslavos golpeados, a quienes abusaron como una especie de 'carne de cañón', invadieron Grecia en los años 580". (Volumen II, 208). Operaron en la guerra con tácticas similares a las utilizadas por los hunos un siglo antes. Como los hunos, los ávaros eran jinetes expertos. Baumer señala que, "El estribo de hierro llegó a Europa sólo con los invasores ávaros en la segunda mitad del siglo VI". El estribo "permitía montar en cuclillas o casi de pie, lo que mejoraba la movilidad del jinete, pero también aumentaba el impacto de una caballería atacante" (Volumen I, 86). El estribo realzó enormemente la ya formidable caballería ávar y la convirtió en la fuerza militar montada más temida e invencible desde los hunos. Baumer escribe:

En su famoso manual militar Strategikon, el emperador bizantino Mauricio (que reinó de 582 a 602) describió acertadamente el estilo de batalla de los ávaros, a quienes comparó con los hunos, de la siguiente manera: `` prefieren las batallas libradas a larga distancia, emboscadas, rodeando a sus adversarios , retrocesos simulados y retornos repentinos, y formaciones en forma de cuña ... Cuando hacen huir a sus enemigos, no se contentan, como los persas y los romanos, y otros pueblos, con perseguirlos a una distancia razonable y saquear sus bienes , pero no cejan en absoluto hasta que hayan logrado la completa destrucción de sus enemigos ... Si la batalla sale bien, no se apresure en perseguir al enemigo ni se comporte descuidadamente. Porque esta nación [los nómadas de la estepa] no renuncia, como otros, a la lucha cuando empeora en la primera batalla. Pero hasta que su fuerza se agota, intentan todo tipo de formas de atacar a sus enemigos. (Volumen I, 265-267)

Justino II había comenzado una guerra contra los sasánidas en 572 EC y, con las fuerzas imperiales atraídas hacia el este, Bayan I invadió aún más los territorios bizantinos. Exigió un tributo cada vez mayor y derrotó a los ejércitos imperiales enviados contra él. No fue hasta 592 EC, con la conclusión de la guerra del imperio con los sasánidas, que el emperador Mauricio pudo enviar un ejército de fuerza adecuada contra Bayan I.Los ávaros fueron expulsados ​​de los Balcanes y de regreso a Panonia por las tropas imperiales. bajo el general Prisco, casi hasta su capital. Lo más probable es que los ávaros hubieran sido destruidos en masa si no fuera por la insurrección en Constantinopla conocida como Rebelión de Focas en 602 EC.

Maurice se negó a permitir que el ejército se retirara y les ordenó pasar el invierno en los Balcanes en caso de que los ávaros montaran un ataque inesperado. Los soldados se rebelaron y, según el historiador Theophanes (c. 760-818 EC), eligieron al centurión Phocas (547-610 EC) como su líder:

Los soldados pusieron a Focas a la cabeza y marcharon sobre Constantinopla, donde rápidamente fue coronado y Maurice con sus cinco hijos ejecutados. Esto fue el 27 de noviembre de 602. La usurpación de Focas fue seguida por un ataque al imperio, tanto al este como al oeste, por los persas por un lado y los ávaros por el otro. Pero dos años más tarde, el Khagan [rey de los ávaros] fue inducido a hacer la paz mediante un estipendio anual aumentado (451).

Al mismo tiempo (602 d.C.), estalló una plaga en los Balcanes y se extendió por las regiones circundantes. Es probable que Bayan I fuera una de las muchas víctimas de la enfermedad. Bayan I fue sucedido por su hijo (cuyo nombre se desconoce) quien intentó continuar con el imperio de su padre. En 626 d.C., dirigió una campaña contra Constantinopla, aliada con el Imperio sasánida, en un ataque por tierra y mar. Las formidables defensas de las murallas de Teodosio (construidas bajo el reinado de Teodosio II, 408-450) repelieron el ataque terrestre, mientras que la flota bizantina derrotó el asalto naval, hundiendo muchos de los barcos ávaros. La campaña fue un completo fracaso y los ávaros supervivientes volvieron a casa en Panonia.

La decadencia del Imperio Avar

El emperador en este momento era Heraclio (reinó 610-641 EC), quien inmediatamente detuvo los pagos a los ávaros. Baumer señala que "esto privó al Avar Khaganate, cuyas tribus y clanes dependían de la distribución regular de bienes, de su base económica" (Volumen II, 208). Cuando el hijo de Bayan murió en 630 EC, los búlgaros de la región se rebelaron y estalló una guerra civil entre los ávaros y los búlgaros. Los búlgaros pidieron ayuda al Imperio Oriental, pero estaban demasiado ocupados luchando contra un ataque de los árabes para ayudar, por lo que los búlgaros siguieron adelante solos. Aunque los ávaros ganaron esta lucha, el conflicto fue costoso y el poder de los ávaros disminuyó. Baumer escribe:

La investigación arqueológica muestra que la cultura material de Avar cambió después de 630, porque en las tumbas masculinas el número de armas como objetos de entierro disminuyó considerablemente. La economía del Imperio Avar dejó de basarse en guerras y redadas, siendo reemplazada gradualmente por la agricultura; los antiguos guerreros a caballo cambiaron la lanza y la armadura por el arado y ahora vivían en casas con techos de silla de montar que estaban excavados en el suelo. (Volumen II, 209)

Peter Heather señala que, "al igual que los hunos, los ávaros carecían de la capacidad gubernamental para gobernar directamente su gran número de grupos de sujetos, operando en cambio a través de una serie de líderes intermedios extraídos en parte de esos grupos de sujetos" (608). Este sistema de gobierno funcionó bien mientras Bayan I gobernó pero, sin él, condujo a la desunión. Cuando Carlomagno de los francos subió al poder en 768 EC, los ávaros no estaban en posición de desafiarlo. Carlomagno conquistó a los vecinos lombardos en 774 EC y luego se trasladó a los ávaros, pero tuvo que detener su campaña para hacer frente a una revuelta de los sajones. En lugar de aprovechar este indulto para fortalecer sus defensas y movilizarse, los ávaros lucharon entre ellos y el conflicto finalmente estalló en una guerra civil abierta en 794 EC en la que murieron los líderes de ambas facciones. La autoridad subordinada que quedó a cargo ofreció los restos del Imperio Avar a Carlomagno, quien aceptó, pero luego atacó de todos modos en 795 EC, tomando El Anillo fácilmente y llevándose el tesoro del tesoro Avar. El imperio terminó oficialmente en 796 EC con la rendición oficial y, después de esa fecha, los ávaros fueron gobernados por los francos. Los ávaros se rebelaron en 799 EC, pero fueron aplastados por los francos en 802/803 EC y, posteriormente, se fusionaron con otras personas.

Su legado, sin embargo, fue cambiar para siempre la composición étnica de las regiones que habían conquistado. Peter Heather escribe:

Hay muchas razones para suponer que [el sistema de gobierno del Imperio Avar] tuvo el efecto político de cimentar el poder social de los subordinados elegidos, empujando aún más al menos a sus súbditos eslavos en la dirección de la consolidación política [y para] tanto impulsar como permitir una diáspora eslava más amplia, ya que algunos grupos eslavos se trasladaron más lejos para escapar del peso de la dominación ávar. El asentamiento eslavo a gran escala en los antiguos Balcanes romanos orientales, a diferencia de las meras incursiones, solo fue posible cuando el Imperio Avar (en combinación con las conquistas persas y luego árabes) destruyó la superioridad militar de Constantinopla en la región. (608)

Al igual que los hunos, con quienes a menudo se los compara, los ávaros cambiaron radicalmente el mundo que habitaban. No solo desplazaron a un gran número de personas (como los lombardos y los eslavos), sino que rompieron el poder político y militar de la segunda mitad del Imperio Romano. Se encontraban entre los guerreros montados más feroces de la historia pero, como dice Howorth, también eran "pastores y filibusteros, y sin duda dependían de sus vecinos y esclavos para sus artesanías, excepto quizás la de la fabricación de espadas" (810). Incluso sus espadas estaban vinculadas a los hunos en el sentido de que los cronistas francos se refieren a `` espadas húnicas '', por lo que tal vez se refieren a hojas damasquinadas, como las que se encuentran en grandes cantidades en un barco en Nydam en Dinamarca, que aparentemente datan de este período "(Howorth, 810). El legado de los ávaros todavía se reconoce en la actualidad en las poblaciones de las tierras que conquistaron. A menudo se los compara con los hunos por una buena razón: a través de sus campañas militares, alteraron significativamente la demografía de las regiones que asaltaron, desarraigando y desplazando a un gran número de personas que luego establecieron sus culturas en otros lugares.


Grupos étnicos similares o similares a los ávaros (Cáucaso)

Los ávaros (аварал / магIарулал, awaral / maⱨarulal & quotmountaineers & quot) son un grupo étnico nativo del noreste del Cáucaso que forma el más grande de varios grupos étnicos que viven en la república rusa de Daguestán. Wikipedia

El pueblo Dargwa o Dargin (, darganti даргинцы, dargintsy) es un grupo étnico nativo del noreste del Cáucaso originario del Cáucaso Norte y que constituye el segundo grupo étnico más grande en la república rusa de Daguestán. Hablan el idioma Dargwa. Wikipedia

Los chechenos (нохчий, noxçiy, antiguo checheno: нахчой, naxçoy), históricamente también conocidos como Kisti y Durdzuks, son un grupo étnico del noreste del Cáucaso de los pueblos nakh originarios de la región del Cáucaso Norte principalmente en Europa del Este, ubicado entre los mares Negro y Caspio. . Se refieren a sí mismos como Nokhchiy (pronunciado en singular Nokhchi, Nakhchuo o Nakhtche). Wikipedia

Los lezgins (, IPA: lezgijar) son un grupo étnico del noreste del Cáucaso nativo predominantemente del sur de Daguestán, Rusia y el noreste de Azerbaiyán y que hablan el idioma lezgiano. Los lezgins de hoy en día hablan lenguas del noreste del Cáucaso que se hablaban en la región antes de la introducción de las lenguas indoeuropeas. Wikipedia

Grupo étnico del noreste del Cáucaso nativo de una región del interior conocida como Lakia dentro de Daguestán en el Cáucaso Norte. Hablan el idioma Lak. Wikipedia

Los ingush (, Ghalghaj, pronunciado) son un grupo étnico nativo del noreste del Cáucaso del Norte del Cáucaso, que en su mayoría habita en su nativa Ingushetia, una república federal de la Federación de Rusia. Los ingush son predominantemente musulmanes sunitas y hablan el idioma ingush. Wikipedia

Grupo subétnico lezgin en Daguestán, una república en el sur de Rusia, y algunas partes de Azerbaiyán. Según el censo ruso de 2010, había 35.240 Rutuls en Rusia. Wikipedia

Los Tsez (también conocidos como Dido o Didoi) son un grupo étnico del norte del Cáucaso. Su idioma no escrito, también llamado Tsez o Dido, pertenece al grupo del noreste del Cáucaso con unos 15.354 hablantes. Wikipedia

Los Nogais (nog. Noğaylar) son un grupo étnico turco que vive en la región del Cáucaso del Norte de Rusia. La mayoría se encuentran en el norte de Daguestán y Stavropol Krai, así como en Karachay-Cherkessia y Astrakhan Oblast, algunos también viven en Chechenia. Wikipedia

Lista de grupos étnicos contemporáneos. Ha habido un debate constante sobre la clasificación de grupos étnicos. Wikipedia

Grupo étnico que vive en ocho aldeas en el sur de Daguestán, Rusia. El & # x27pueblo de padres & # x27 de estos, porque tres meses al año toda la comunidad solía reunirse en Archi para participar en el trabajo comunitario. Wikipedia

Los georgianos, o kartvelianos (ქართველები,), son una nación y un grupo étnico indígena originario de Georgia y el sur del Cáucaso. Las grandes comunidades georgianas también están presentes en Rusia, Turquía, Grecia, Irán, Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea. Wikipedia

Los abjasios, o abjasios (abjasio: Аԥсуаа, Aṕswaа), son un grupo étnico del noroeste del Cáucaso, que vive principalmente en Abjasia, una región en disputa en la costa noreste del Mar Negro. Una gran población de la diáspora abjasia reside en Turquía, cuyos orígenes se encuentran en los movimientos de población del Cáucaso a finales del siglo XIX. Wikipedia

Los uzbekos (Oʻzbek, Ўзбек, اوزبک, plural: Oʻzbeklar, Ўзбеклар, اوزبکلر) son un grupo étnico turco originario de Asia Central más amplia, siendo el grupo étnico turco más grande de la zona. Comprenden la población mayoritaria de Uzbekistán, pero también se encuentran como grupos minoritarios en Afganistán, Tayikistán, Kirguistán, Kazajstán, Turkmenistán, Rusia y China. Wikipedia

Lengua del noreste del Cáucaso que se habla en la república rusa de Daguestán. Los tindis llaman a su idioma Idarab mitstsi que significa & # x27el idioma de la aldea Idar & # x27. Wikipedia

Los pueblos turcos son una colección de grupos étnicos de Asia Central, Oriental, Norte y Occidental, así como partes de Europa y África del Norte, que hablan lenguas turcas. Los orígenes de los pueblos turcos ha sido un tema de mucha discusión. Wikipedia

Grupo étnico eslavo oriental originario de Ucrania, que es, por población total, la séptima nación más grande de Europa y la segunda más grande entre los eslavos orientales después de los rusos. La Constitución de Ucrania aplica el término & # x27Ucranianos & # x27 a todos sus ciudadanos. Wikipedia

El pueblo Tsakhur o Caxur (saxurlar, цахуры) es un grupo subétnico Lezgin del norte de Azerbaiyán y del sur de Daguestán (Rusia). El grupo cuenta con unas 30.000 personas y se llama yiqy (pl. Wikipedia

Lengua del noreste del Cáucaso perteneciente a la rama ávar-andica hablada por unos 5.800 andi étnicos en la región de Botlikh de Daguestán. Hablado en los pueblos Andi, Gunkha, Gagatl, Ashali, Rikvani, Chanko, Zilo y Kvanxidatl. Wikipedia

Los azerbaiyanos (Azərbaycanlılar, آذربایجانلیلار) o azeríes (Azərilər, آذریلر), también conocidos como turcos azerbaiyanos (Azərbaycan Türkləri, آذربایجان تۆرکلری), son un grupo étnico soberano de la República de Azerbaiyán que vive principalmente en Irán. Además de sus raíces turcas, también tienen un origen mixto con elementos caucásicos e iraníes. Wikipedia

Lengua del noreste del Cáucaso del subgrupo Avar-Andic que es hablada por Avars, principalmente en Daguestán. En 2010, había aproximadamente 1 millón de hablantes en Daguestán y en otras partes de Rusia. Wikipedia

Área que se extiende desde la región del Volga hasta Siberia. La mayoría de ellos vive en Chuvashia y las áreas circundantes, aunque se pueden encontrar comunidades de Chuvashia en toda la Federación de Rusia. Wikipedia

Los Hinukh (Hinukh: гьинухъес hinuqes, гьинухъесел) son un pueblo de Daguestán que vive en 2 aldeas: Genukh, distrito de Tsuntinsky - su aldea de padres & # x27 & # x27 y Novomonastyrskoe, distrito de Kizlyarsky - donde se establecieron más tarde y vivieron junto con Dargins y Avars. también en las ciudades de Daguestán. Están siendo asimilados por los ávaros caucásicos. Wikipedia

Los pueblos del Cáucaso, o caucásicos, son un grupo diverso que comprende más de 50 grupos étnicos en toda la región del Cáucaso. indefinido indefinido indefinido Wikipedia

Los turcos o los turcos (Türkler), también conocidos como turcos de Anatolia (Anadolu Türkleri), son un grupo étnico y una nación turca que viven principalmente en Turquía, que hablan turco, el idioma turco más hablado. Son el grupo étnico más grande de Turquía, así como, con mucho, el grupo étnico más grande entre los pueblos turcos. Wikipedia

Grupo étnico iraní indígena de una región compartida entre Azerbaiyán e Irán que se extiende por el sur del Cáucaso y la costa suroeste del mar Caspio. Hablan el idioma Talysh, uno de los idiomas del noroeste de Irán. Wikipedia

La gente Jek (también deletreada Jeks, Jeklilar (Ceklilər), Jack o Dzhek) es un grupo étnico del noreste del Cáucaso en el norte de Azerbaiyán. Los Jeks son uno de los pueblos Shahdag numéricamente pequeños. Wikipedia

Idioma hablado por los Rutuls, un grupo étnico que vive en Daguestán y algunas partes de Azerbaiyán. Hablado por 30.000 personas en Daguestán y 17.000 (sin fecha) en Azerbaiyán. Wikipedia

Los circasianos (Çerkesler Черке́сы), también conocidos por su endónimo Adyghe (lenguas circasianas: Адыгэхэр, Adıgəxər Ады́ги, Adygi Adige), son un grupo étnico del noroeste del Cáucaso nativo de Circassia, algunos de los cuales emigraron a las zonas de Levante en el exilio Guerra circasiana que duró 101 años en el siglo XIX. Los circasianos solían hablar principalmente los idiomas circasianos, un continuo de dialectos del noroeste del Cáucaso con dos dialectos principales y numerosos subdialectos, sin embargo, el idioma circasiano se ha olvidado a lo largo de los años y hoy la mayoría de los circasianos hablan turco, ruso, inglés, árabe y hebreo. habiendo sido exiliados por Rusia a tierras del Imperio Otomano, donde la mayoría de ellos viven hoy. Wikipedia

Los turcomanos (Türkmenler, Түркменлер, توركمنلر, históricamente los turcomanos), también conocidos como turcos turcomanos (Türkmen türkleri, توركمن تورکلری), son un grupo étnico turco originario de Asia Central, que vive principalmente en las regiones de Turkmenistán, el norte y el noreste de Irán. También se encuentran grupos considerables de turcomanos en Uzbekistán, Kazajstán y el norte del Cáucaso (Stavropol Krai). Wikipedia

República de Rusia situada en el Mar Caspio, en el Cáucaso Norte de Europa del Este. Ubicado al norte del Gran Cáucaso y es parte del Distrito Federal del Cáucaso Norte. Wikipedia


Avaros - 558-822

Desde el siglo III al V, los huracanes de guerra provocados por los godos y los hunos entre los Cárpatos, el Ponto y el Danubio asolaron a los eslavos y alrededor de ellos. No antes de la séptima década del siglo VI, el avance de los ávaros hacia el Elba reveló el gran cambio que se había producido silenciosamente. Los ávaros, como los hunos, debieron necesitar una enorme cantidad de eslavos dependientes. El territorio que el Ponto había dejado vacante por la retirada de los godos, los hérulos, etc., fue ocupado por los eslavos, naturalmente como siervos de los hunos.

Los ávaros, confundidos por los francos con los hunos, con quienes estaban relacionados como pertenecientes a la familia Ural-Altaica, habían estado durante algunos siglos en contacto con los bizantinos y francos. Hacia fines del siglo VI, como hemos visto, 1 poseían un gran dominio, pero a fines del siglo VIII había pasado el período de su mayor poder. Nunca habían superado el nivel de los nómadas bárbaros, y los eslavos del sureste se habían liberado del yugo desde hacía mucho tiempo, e incluso su propio sentido de unidad había desaparecido. Era notable cómo este pueblo incivilizado buscaba hacer uso del trabajo civilizado de otros pueblos. La agricultura, como todo otro trabajo productivo, les era desconocida.

La existencia del primer reino avar-eslavo queda probada por el relato que da el geógrafo árabe del segundo cuarto del siglo IX (antes de la conquista de Hungría por los magiares) del ordeño de yeguas y, por tanto, del Gran Rey Altaico, cuyo reino yacían en el territorio de los dulyebs eslavos o volynyans al sudoeste de Polesie la misma gente que según Pseudo-Nestor había sido antes mantenida en servidumbre por los ávaros. Bordeando las estepas como lo hacían, fueron desde los primeros tiempos presa de los habitantes de las estepas. Antes de los ávaros, varios pueblos nómadas y germánicos fueron sus amos y estos pueblos dejaron tras de sí elementos bélicos que se distinguieron claramente, incluso después de convertirse en eslavos, de la masa sometida eslava.

Desde los tiempos más remotos, los ávaros utilizaron a los Wend [aquí en particular los eslavos de la parte alta del Main y su afluente el Regnitz al norte y al este de Nuremberg]. Cuando los Avars salían al campo contra cualquier pueblo, los Wends tenían que luchar al frente. Si ganaban, los hunos avanzaban para hacerse con el botín, pero si eran derrotados, se reunían con el apoyo de los hunos. Sin estos befulci, los ávaros, que eran veloces en sus caballos maravillosamente entrenados pero indefensos e indefensos a pie, podrían haber hecho poco contra la infantería entrenada. Por lo tanto, tuvieron que llamar a innumerables masas de soldados de infantería eslavos, miserablemente armados, que, con una muerte segura a manos de sus goaders detrás de ellos, cargaron hacia adelante desesperados. Por otro lado, la caballería ávar formó una fuerza incomparable armada con cota de malla con espada, arco y pico, e incluso los caballos de los líderes estaban protegidos por armaduras. Sin embargo, los ávaros no eran en sí mismos lo suficientemente numerosos como para proporcionar las reservas necesarias para su enorme imperio, y con la expansión de su dominio creció la necesidad de nuevas masas de caballería. Esta necesidad fue suplida por constantes refuerzos de otras hordas altaicas de la estepa. Entre ellos, los más numerosos fueron los búlgaros. La bandera victoriosa del Khagan y la perspectiva del botín obraron irresistiblemente sobre los hijos saqueadores de la estepa.

Los límites del poder Avar están marcados por la morada de los Obodritzi en Mecklenburg, los Volynyans en la desembocadura del Oder, los Dregovichi en Polesie y en Macedonia, los Milengi en Morea, los Severyan al este del Dnieper y en Moesia, el Serbios y croatas en el Adriático y en el Saale. Así, el poder de Avar se extendió en un momento u otro desde el Báltico hasta el extremo sur de Grecia, desde el Tirol Oriental hasta el río Donetz en Rusia, sin duda con una intensidad muy desigual y una duración desigual. Sólo una voluntad, la del Khagan, podría llevar a cabo un cambio tan vasto: el trasplante de un mismo pueblo en parte al Báltico, en parte a los mares Adriático, Jónico y Egeo.

El khagan no podía dejar a sus eslavos sin supervisión y, por lo tanto, tenía que mantener entre ellos una guarnición ávar de pie con esposas e hijos. Pero los ávaros eran un pueblo nómada que solo acampaba entre el campesinado eslavo en invierno -más de la mitad del año- y durante el verano rozaban las posiciones más altas y los brezales, por supuesto dejando atrás una guardia sobre los eslavos, mientras su ejército iba a la batalla. y saqueo.

Con el trasplante de los pueblos eslavos a las fronteras occidentales de su Estado ladrón, el Khagan pretendía controlar a sus vecinos, los sajones en el bajo Elba, los francos en el Saale, los bávaros en el Nab y el alto Danubio, los lombardos en Italia, mientras que él mismo, con la retaguardia protegida, estaba libre para saquear incursiones en el Imperio Romano de Oriente, en las que empleó enormes masas de eslavos como befulci. No tenía ninguna intención de conquistar ni siquiera una parte del Imperio Romano y asentarlo con los eslavos, porque esto no era de su interés, tenía tierras en abundancia y necesitaba a los eslavos para sus propios propósitos colonizadores. Por lo tanto, les dejó a los romanos orientales para pagar tributo, y su saqueo le proporcionó más. Sin embargo, su procedimiento fue antieconómico. La mayor parte de los romanos orientales fueron en parte exterminados y en parte llevados a la esclavitud. El vacío así creado fue ocupado permanentemente por los eslavos que finalmente se extendieron por casi toda la península balcánica e incluso llegaron a Asia Menor.

Entre el Dniéster y el Dnieper, en la primera mitad del siglo VI, vivió el Antae, "el más valiente de los eslavos", que se unía constantemente a las incursiones de saqueo de los búlgaros en el Imperio Romano de Oriente. En 558 Justiniano tuvo éxito en instigar contra ellos a los dos ávaros que habían emergido repentinamente del origen asiático. Los ávaros exigieron territorio de Justiniano, pero rechazaron la oferta de la Baja Panonia, que habrían tenido que arrebatar a los feroces hérulos y lombardos, y permanecieron en Dobrudja, contentándose con un tributo anual por su derrota de los búlgaros y Antae.

La base de operaciones de Avar contra los francos en Turingia debe buscarse en Bohemia, donde encontraron excelentes pastos de verano en el anillo montañoso y buenos alojamientos de invierno en las llanuras para sus rebaños. Sería malinterpretar toda la naturaleza de los nómadas montados, y de los ávaros en particular, considerar estas guerras con Sigeberto, el rey de los francos, como meras expediciones de saqueo. En este último, los nómadas nunca se enfrentaron al enemigo, sino que rodearon sus posiciones con maravillosa velocidad y luego cargaron a sus espaldas. Lo confrontaron o lo buscaron solo cuando tenían que defender su propia tierra. En la primera campaña fueron derrotados, pero ganaron la segunda, y la consecuencia fue que los Suevos del Norte evacuaron la tierra alemana más antigua entre el Elba y el Oder.

La evacuación de la vieja Alemania por los suevos del norte, la destrucción del reino de los gépidos y la retirada de los lombardos a Italia, tres eventos relacionados, marcan una época en la historia del mundo, ya que todo el este fue abandonado. de los alemanes a los ávaros y sus seguidores los eslavos. Una vez más, el mapa de Europa cambió repentinamente y, desde las estepas de Hungría, los ávaros se convirtieron en el terror de todos sus vecinos. Pero no renunciaron a los territorios ganados a los alemanes entre el Oder y el Elba, Saale, Main, Regnitz, Nab, porque, como veremos, una horda de ávaros pasaba el invierno en el Main y Regnitz cada año hasta aproximadamente el año. 603, y los khagan reubicaron las tierras alemanas yermas hasta el Báltico con eslavos traídos allí desde el primer reino ávar de los Cárpatos del Norte.

Los ávaros aparecieron en los Alpes orientales ya en 595-596, y habían investido formalmente Tesalónica en 597. La irrupción de los ávaros en Turingia en 596 se debió a la presión externa, ya que desde 593 los ávaros eslavos en lo que ahora es Rumanía habían sido fuertemente presionados por los romanos, e incluso el propio territorio de los ávaros en la estepa húngara se vio amenazado. Por lo tanto, algo muy urgente en el noroeste del estado de Avar debe haber ocurrido para obligar a los khagan a abandonar el sureste y dejar a los eslavos allí solos.

En junio de 617, un desastre se apoderó del emperador Heraclio. El khagan de los ávaros hizo propuestas para la paz, y Atanasio el patricio y Kosmas el cuestor organizaron una reunión entre el emperador y el jefe bárbaro en Heraclea. Espléndidos ritos religiosos y una magnífica exhibición de circo marcarían la importancia de la ocasión, y grandes multitudes habían salido de las puertas de la ciudad para estar presentes en las festividades. Pero ya no se trataba de un aumento de los pagos monetarios lo que buscaba el Khagan: apuntaba nada menos que a la captura de Constantinopla. A una señal de su látigo, las tropas emboscadas salieron de sus escondites alrededor de los Muros Largos. Heraclio vio su peligro: arrojándose su púrpura, con su corona bajo el brazo, huyó al galope hacia la ciudad y advirtió a sus habitantes.

Sobre la llanura del Hebdomon y hasta el Golden Gate surgió la hueste de Avar: asaltaron los suburbios, saquearon la iglesia de los Santos Cosme y Damián en el Hebdomon, cruzaron el Cuerno de Oro y rompieron en pedazos la mesa sagrada en la iglesia. del Arcángel. Los fugitivos que escaparon informaron que 270.000 prisioneros, hombres y mujeres, habían sido arrastrados para ser asentados más allá del Danubio, y no había nadie que detuviera la marcha del Khagan. Constantinopla estaba desesperada, los habitantes se negaron a verse abandonados y el patriarca extrajo un juramento del Emperador de que no abandonaría su capital. La turbulencia de la propia Nueva Roma parece haber sido silenciada en esta hora oscura.

También por esta época (se desconoce el año exacto) los persas, habiendo reunido una flota, atacaron Constantinopla por agua: bien pudo haber sido que este asalto estaba programado para seguir de cerca la incursión de la horda ávar. Pero sobre el mar, al menos, el Imperio afirmó su supremacía. Los persas huyeron, cuatro mil hombres perecieron con sus barcos, y el enemigo no se atrevió a reanudar el intento.

Heraclio se dio cuenta de que para llevar la guerra a Asia debe haber paz en Europa a toda costa. Sacrificó su orgullo y firmó un tratado con Khagan (619). Levantó 200.000 nomismata y envió como rehenes a los ávaros a su propio hijo bastardo John o Atalarich, su primo Stephanus y John el hijo bastardo de Bonus el magister. Sergio había obligado a Heraclio a jurar que no abandonaría Constantinopla, y la Iglesia proporcionó ahora los fondos para la nueva campaña. Accedió a prestar a interés su vasta riqueza en chapa para que el oro y la plata pudieran convertirse en dinero, ya que esta no era una lucha ordinaria: era una cruzada para rescatar de los infieles la Ciudad Santa y la Santa Cruz.

El año 626 fue memorable por el gran asedio de la capital por las hordas unidas de ávaros, búlgaros, eslavos y gépidos, actuando en concierto con una fuerza persa, que se esforzó por cooperar con ellos desde el lado asiático del estrecho. El 29 de julio de 626, los ávaros y las innumerables fuerzas de sus tribus súbditos acamparon ante Nueva Roma. La historia completa de la defensa heroica no se puede relatar en este lugar, pero una consideración es demasiado importante para omitirla. Si los romanos no hubieran sido dueños del mar, la cuestión podría haber sido menos favorable, pero los pequeños barcos eslavos se hundieron o volcaron en las aguas del Cuerno de Oro.

Así, en el mismo momento en que el ataque bárbaro por mar se derrumbó en un fracaso desesperado, los ciudadanos habían rechazado con gran pérdida el asalto a las murallas terrestres que se dirigía principalmente contra esa sección donde la depresión del valle de Lycus hacía más vulnerables las defensas. Por fin, el undécimo día después de su aparición ante Constantinopla, el Khagan destruyó por el fuego sus máquinas de guerra y se retiró, prometiendo un regreso rápido con fuerzas aún más abrumadoras. Este fue de hecho el avance más lejano de los ávaros, parece que la ciudad solo se salvó a través de un brote de pestilencia entre los sitiadores.

Los nómadas ávaros oprimían al campesinado eslavo subyugado, porque aquí el ávar era dueño y el campesino carecía de derechos y protección. Las tribus ávaras, como pastores errantes entre los eslavos occidentales, no podían pastar a sus rebaños en cuarteles de invierno conectados como en las estepas, porque la nieve se extiende más y más profundamente en Europa central. Tampoco tenían allí, como en Dalmacia, costas suaves, ricas en sal y libres de nieve, los mejores pastos invernales imaginables, por lo que tuvieron que separarse y vivir dispersos en los pueblos eslavos donde el campesinado tenía que almacenar grano y heno. para ellos durante el verano y convertir incluso las aldeas en corrales adecuados para el ganado.

En comparación con los eslavos, los opresores ávaros eran muy pocos y, por lo tanto, no siempre podían dominarlos. De vez en cuando estos se ponían inquietos y se negaban a obedecer. Los khagan, ocupados en muchos lugares distantes, no siempre encontraban tiempo para castigarlos, y así muchas tribus eslavas obtuvieron su libertad.

Sin embargo, había diferencias entre los propios ávaros, que solo se mantenían unidos por la mano de hierro de los khagan. No eran más que una multitud mixta. Donde había una perspectiva de un rico botín, lo seguían con alegría, pero donde ningún tesoro los atraía, p. Ej. en 602 contra los pobres pero belicosos Antae - simplemente rechazaron la obediencia y desertaron a los romanos. Según "Mauricius", tal deserción era un evento común, y ayuda a explicar por qué Khagan no repitió sus marchas victoriosas contra el reino franco hasta el año 596.2 Las hordas de Avar se mantuvieron de hecho muy débilmente unidas, y algunas se alejaron y establecieron pequeñas Estados sobre la vieja base de la servidumbre eslava. La disolución comenzó ya en 603 como consecuencia de la exitosa revolución de una parte de los eslavos del noroeste y la formación de una unión eslava bajo Samo. Por esto, las hordas ávaras distribuidas entre los eslavos del Elba entre Bohemia y el Báltico quedaron aisladas permanentemente de la principal horda en Hungría.

En 788, los ávaros habían avanzado hacia el oeste en dos divisiones, pero habían sido completamente derrotados cerca del Danubio y en Friuli. En 791 Carlos había tomado la ofensiva, no solo para adquirir ricos tesoros o para castigar a los invasores del 788, sino para obtener una frontera natural cerrada hacia el Este. Los francos avanzaron hasta el Raab sin hacer una conquista permanente. Su importante tarea en Sajonia durante mucho tiempo obstaculizó una nueva y decisiva acción. Comenzaron a formarse alianzas políticas entre los que en ese momento estaban amenazados por la espada franca. Los sarracenos, los sajones y los ávaros se conocían, y los enemigos de Carlos en el norte y el sur contaban especialmente con un avance exitoso de los ávaros. Pero los ávaros carecían de resistencia. En el año 795 el margrave Erich de Friuli, apoyado por el príncipe eslavo Woinimir, avanzó sobre el Danubio y tomó el anillo principal. Grandes tesoros de oro llegaron hasta los francos, y aunque la opinión es apenas defendible de que el resultado fueron grandes cambios en los precios en el Imperio franco, su éxito fue grande. Al año siguiente, el hijo de Carlos, Pepino, completó la obra de conquista. Destruyó el Anillo, sometió a los ávaros y abrió grandes distritos a la predicación del cristianismo.

Después de la destrucción del reino de Avar por Carlos el Grande, el reino búlgaro se extendió desde los Balcanes hasta los Cárpatos de Moravia. Los serbios y croatas también fundaron Estados poderosos. En la Edad Media, los eslavos de Dalmacia eran temidos piratas, e incluso los pequeños pueblos eslavos de Macedonia y Grecia mantuvieron a los romanos ocupados con muchas guerras. Pero incluso a principios del siglo VII, la ciudad comercial de Salónica obtenía cereales de los eslavos de Tesalia. Liderados por los ávaros, los eslavos entraron en el Peloponeso, y durante mucho tiempo se creyó que los ávaros ocuparon el Peloponeso durante 218 años para que ningún romano se atreviera a entrar en él.

Después de la disolución del gran estado de Avar, los propios ávaros y búlgaros permanecieron como una clase noble, que finalmente se convirtió en esclavizada y nacionalmente absorbida por el campesinado sometido. En Dalmacia, hasta el siglo X, los ávaros todavía se distinguían claramente de los croatas. Es posible que el gran príncipe ordeñador de yeguas al norte de los Cárpatos en el siglo IX ya se haya convertido en eslavo, pero por origen debe haber sido Avar.


Carlomagno y los ávaros

Sorprendente es la historia que nos tienen que contar los primeros siglos de la Europa moderna. Después de la era de la ajetreada construcción del imperio en la que los robustos y antiguos romanos eran los agentes activos, llegó una era del derrocamiento del imperio, durante la cual los vastos resultados de siglos de civilización activa parecían a punto de hundirse y perderse en el hirviente torbellino de barbarie. Las hordas salvajes del norte de Europa desbordaron las ricas ciudades y las sonrientes llanuras del sur, y dejaron ruinas donde encontraron riqueza y esplendor. Más tarde, las nómadas medio salvajes de Europa oriental y el norte de Asia y los devastadores hunos se derramaron sobre los reinos en ciernes que habían sucedido al poderoso imperio de Roma, y ​​amenazaron con pisotear todo lo que quedaba del trabajo de las edades anteriores. . La civilización se había inclinado hacia la barbarie, ¿la barbarie se había convertido en barbarie y el hombre había regresado a su estado primitivo?

Contra un destino tan concebible de Europa, Carlomagno sirvió como un poderoso baluarte y, gracias a su genio, construyó un muro impermeable contra el torrente de la invasión salvaje, diciendo a sus olas que afluían: "Hasta aquí llegarás, y no más". Atila, el "Azote de Dios", en la pista de cuyos cascos de caballos "no podía crecer la hierba", encontró su única gran derrota en Chölons-sur-Marne, en el suelo de la Galia. Murió en Hungría sus hordas se dispersaron Europa nuevamente comenzó a respirar. Pero no hacía mucho que los hunos de Atila habían cesado sus devastaciones cuando apareció otra tribu de origen huno, y comenzó una carrera similar de devastación y ruina. Estos se llamaban a sí mismos Avars. Pequeños en número al principio, crecieron venciendo y fusionando otras tribus de hunos hasta que se convirtieron en el terror y amenazaron con convertirse en los amos de Europa. Hungría, el centro del gran círculo de poder de Atila, se convirtió en su lugar de residencia. Aquí estaba el palacio y la fortaleza de sus monarcas, los Chagan, y aquí continuaban siendo una amenaza para todas las naciones circundantes, mientras disfrutaban del vasto botín que habían arrancado de los pueblos arruinados.

El paso del tiempo en la civilización mostró débiles signos de recuperación Francia e Italia se convirtieron en sus lugares de residencia, pero la invasión bárbara aún amenazaba estas tierras, y no se podía sentir seguridad mientras las hordas del norte y el este permanecieran libres para moverse a voluntad. Esta fue la tarea para la que nació Carlomagno. Antes de su día, los hunos del este, los sajones del norte, los moros del sur mantenían en constante alarma la creciente civilización de Francia. Después de que su día la agresión por tierra terminó, solo por mar podía el norte invadir el sur.

El registro de los hechos de Carlomagno es largo. Los sajones fueron conquistados e incorporados al reino de los francos. Entonces tuvo lugar la colisión con los ávaros. La historia de cómo Carlomagno se enfrentó a estas hordas salvajes es uno de los episodios más interesantes de la extensa historia de sus guerras y, por lo tanto, lo seleccionamos para nuestro tema actual. Los ávaros habían estado callados durante mucho tiempo, pero ahora nuevamente comenzaron a moverse, haciendo dos invasiones, una a Lombardía y la otra a Baviera. Ambos fueron repelidos. Heridos por la derrota, reunieron un ejército más grande que antes, y en 788 cruzaron el Danubio, decididos en sus almas salvajes a dar una lección a estos orgullosos francos y escribir en su tierra con sangre la vieja historia de la destreza y la invencibilidad de los hunos. . Para su alarma y asombro, no solo se vieron detenidos, sino totalmente derrotados, miles de ellos quedaron muertos en el campo y otros miles fueron tragados por el Danubio, en su salvaje esfuerzo por nadar en esa corriente crecida.

Esto nos lleva al registro de los tratos de Carlomagno con los hunos, que así se habían atrevido a invadir su extenso reino. Vasto había sido el trabajo de este poderoso monarca al someter los inquietos reinos que lo rodeaban. Italia se había convertido en parte de sus dominios, España invadida y tranquila, y los sajones, el pueblo más feroz del norte, se vieron obligados a someterse al poder de los francos. Ahora había que acabar con los ávaros de Hungría, los más peligrosos de los vecinos restantes del gran imperio de Carlomagno.

Durante los dos años que siguieron a su derrota, los ávaros y Carlomagno intercambiaron propuestas de paz, propuestas que, quizás, tenían su propósito principal en el deseo de ganar tiempo para prepararse para la guerra.

Estas hordas nómadas fueron celebradas por igual por su astucia y su arrogancia, astucia cuando tenían un objetivo que ganar, arrogancia cuando lo habían ganado. En sus tratos con Carlomagno mostraron la misma mezcla de ingenio e insolencia que habían empleado en sus tratos con el imperio de Oriente. Pero ahora tenían que ver con un hombre diferente de los débiles emperadores de Constantinopla. Carlomagno prosiguió sus negociaciones, pero se preparó para las hostilidades, y en la primavera de 791 se puso al frente de un poderoso ejército, dispuesto a pagar a las hordas bárbaras con algunos de los estragos que habían causado a las otras naciones de Europa.

No era una tarea fácil lo que había emprendido, y el gran general se preparó para ello con sumo cuidado y deliberación. Estuvo a punto de invadir un país de grandes recursos, de notables defensas naturales y artificiales, y habitado por un pueblo célebre por su fiereza e impetuosidad, y que hasta entonces había conocido poco más que la victoria. E iba a dejar atrás en su marcha un reino lleno de elementos inquietos, que necesitaban la presencia de su brazo fuerte y mente rápida para mantenerlo en sujeción. No sabía sino que los sajones podrían levantarse en su marcha y sembrar la ruina en su camino. Había una forma de evitar esto, y la tomó. Años antes, había incorporado a los lombardos a su ejército y los encontró para luchar tan valientemente por él como contra él. Ahora hizo lo mismo con los sajones, reclutando a un gran número de ellos en sus filas, con el doble propósito de debilitar el poder de combate de la nación y emplear su feroz coraje en su propio servicio. Todo el invierno el mundo de los francos estuvo en conmoción, preparándose para la guerra. Los cronistas de la época hablan de "innumerables multitudes" que el gran conquistador puso en movimiento a principios de la primavera.

El ejército marchó en tres grandes divisiones. Se entraba en Baviera, se unía a los reclutas criados en ese país y se bajaba el Danubio en barcos, que llevaban también abundancia de provisiones y pertrechos militares. Una segunda división, al mando del propio Carlomagno, marchó a lo largo del lado sur del río y una tercera, al mando de sus generales Theoderic y Meginfried, a lo largo de sus orillas norte. Además, el emperador había enviado órdenes a su hijo Pepino, rey de Italia, pidiéndole que dirigiera un ejército de lombardos y otros italianos hasta la frontera de Hungría y cooperara con las demás tropas.

Antes de contar la historia de la expedición, conviene dar alguna cuenta del país que el rey de los francos estaba a punto de invadir y, en particular, describir las extraordinarias defensas y condiciones interiores que le atribuye el viejo y chismoso Monje de San Gall, el escritor más entretenido, aunque difícilmente el más creíble, de ese período. Todos los autores admiten que el país de los ávaros fue defendido por un ingenioso y singular sistema de fortificaciones. El relato que nos proponemos dar, el monje de San Gall declara que lo escribió a partir de las palabras de un testigo presencial, Adelbart de nombre, que participó en la expedición. Pero uno no puede evitar pensar que este testigo ocular mezcló una fuerte infusión de imaginación con su visión, o que el monje agregó ficción a sus hechos, con el loable propósito de hacer una historia atractiva. Tal como es, se lo damos, sin más comentarios.

Nueve círculos concéntricos de muros empalizados, dice el viejo monje locuaz, rodeaban el país de los ávaros, el exterior envolviendo todo el reino de Hungría, los interiores haciéndose cada vez más pequeños, siendo el más interior la fortificación central dentro de la cual habitaba el Chagan, con su palacio y sus tesoros. Estos muros estaban hechos de hileras dobles de empalizadas de troncos de roble, haya y pino, de seis metros de alto y seis metros de distancia, el intervalo entre ellos estaba lleno de piedra y cal. Así se formó una gran muralla, que a la distancia debió presentar un aspecto singular, ya que la cima estaba cubierta de tierra y plantada de arbustos y árboles.

La muralla más exterior rodeaba todo el país. Dentro de él, a una distancia de veinte millas teutónicas, o cuarenta italianas, había un segundo, de menor diámetro, pero construido de la misma manera. A la misma distancia hacia adentro había un tercero, y así continuaron hacia adentro, fortaleza tras fortaleza, hasta el número de nueve, el exterior rivalizando con la muralla china en extensión, el interior & # 8212 el anillo, como se llamaba & # 8212 siendo de pequeño tamaño. de diámetro, y encerrando un espacio central dentro del cual los ávaros guardaban la riqueza acumulada de siglos de conquista y saqueo.

Los únicos lugares de salida de estas grandes fortificaciones empalizadas eran puertas muy estrechas, o puertos de salida, que se abrían a intervalos adecuados y bien custodiados por centinelas armados. El espacio entre las sucesivas murallas era un país bien boscoso y densamente poblado, lleno de aldeas y granjas, tan juntas que se podía escuchar el sonido de una trompeta de una a otra, y así se transmitía una alarma desde el exterior. con notable rapidez en todo el territorio.

Esto y más nos dice el veraz Monje de San Gall. En cuanto a creerle, eso es otra cuestión. Otros escritores dicen lo suficiente para convencernos de que el país estaba custodiado por fuertes y singulares defensas, pero los nueve círculos concéntricos de parapetos, que sobrepasan la muralla china en longitud y tamaño, el lector tiene el privilegio de dudar.

Ciertamente, las defensas no lograron frenar el avance del ejército de Carlomagno. Aunque había comenzado su marcha en la primavera, sus preparativos eran tan extensos que fue en septiembre antes de llegar a las orillas del río Enns, la línea fronteriza entre Baviera y Hungría. Aquí el ejército acampó durante tres días, rezando por la victoria, y aquí llegaron noticias alentadoras a Carlomagno. Su hijo Pepino, con el duque de Friuli, ya había invadido Hungría, se encontró con un ejército de los ávaros y lo derrotó con una gran matanza. La noticia de este éxito debe haber fortalecido al ejército bajo Carlomagno. Rompiendo el campamento, invadieron el país de los ávaros, avanzando con la impetuosidad habitual de su gran líder. Una tras otra, las líneas de defensa húngaras fueron tomadas, hasta que cayeron tres, mientras que el país entre ellas fue devastado. Ningún ejército apareció en el camino de los invasores espada en mano, Carlomagno atacó y rompió los fuertes muros de sus enemigos pronto llegó al río Raab, que siguió hasta su confluencia con el Danubio.

Hasta ahora, todos habían prometido un éxito total. Aquellos espantosos hunos, que durante tanto tiempo habían mantenido a Europa en el terror, parecían a punto de ser sometidos y convertidos en súbditos del gran monarca de los francos. Pero, a través de esa fatalidad que tan a menudo arruina los planes mejor trazados de los hombres, Carlomagno se encontró de repente en una situación peligrosa y crítica. Su ejército estaba compuesto casi en su totalidad por caballería. Mientras yacía acampado junto al Danubio, una pestilencia mortal atacó a los caballos y los arrastró con tanta rapidez que se hizo necesaria una rápida retirada. Nueve décimas partes de los caballos habían muerto antes de que el ejército en retirada llegara a Baviera. Sin embargo, la buena suerte asistió al retiro. Si los ávaros se hubieran recuperado del pánico al que los habían sumido sus sucesivas derrotas, podrían haberse tomado una desastrosa venganza contra los invasores. Pero como estaba, Carlomagno logró retirarse sin ser atacado, y pudo llevarse consigo el valioso botín y la hueste de prisioneros que eran los trofeos de su victorioso progreso.

Tenía toda la intención de regresar y completar la conquista de Hungría en la primavera y, para facilitar su avance, hizo construir un puente de barcos, durante el invierno, a través del Danubio. Nunca regresó, como sucedió. Circunstancias obstaculizadas. Pero en 794 su súbdito, el margrave Eric, duque de Friuli, invadió nuevamente Hungría, que en el intervalo había sido agotada por las guerras civiles. Todas las defensas de los ávaros se derrumbaron ante él, y sus tropas victoriosas penetraron hasta esa fortaleza interior, llamada el Anillo, que durante tanto tiempo había sido la jactanciosa fortaleza de los Chagan, y dentro de cuyos confines estaban reunidos los vastos tesoros que las hordas conquistadoras había acumulado durante siglos de victorias y saqueos, junto con la gran riqueza en monedas de oro y plata que habían extraído como tributo a los débiles gobernantes del Imperio Oriental. Una concepción de la magnitud de este botín puede deducirse del hecho de que el emperador griego durante el siglo VII pagaba anualmente a los ávaros como tributo ochenta mil sólidos de oro, y que en una sola ocasión el emperador Heraclio se vio obligado a pagarles una suma igual. .

En una nación que hubiera hecho algún progreso hacia la civilización, esta riqueza se habría distribuido y tal vez se habría disipado. Pero el único uso que los ávaros medio salvajes parecen haberle encontrado fue almacenarlo como botín. Durante siglos se había estado acumulando dentro de la casa del tesoro del Anillo, en una forma conveniente para ser capturada y llevada por el ejército conquistador que ahora irrumpió en esta fortaleza desafiante durante mucho tiempo. La mayor parte de esta riqueza, consistente en monedas de oro y plata, vasijas de metales preciosos, prendas de gran valor, ricas armas y ornamentos, joyas de valor incalculable e innumerables otros artículos, fue llevada a Aix-la-Chapelle, y puesto a los pies de Carlomagno, para ser desechado como mejor le pareciera. Tan extenso era, que, como se nos dice, se necesitaron quince carros, cada uno tirado por cuatro bueyes, para transportarlo a la capital del poderoso emperador.

Carlomagno lo abordó de una manera muy diferente a la perseguida por los monarcas de los ávaros. Lo distribuyó con mano liberal, la iglesia recibió valiosas donaciones, incluidos algunos de los objetos más espléndidos, una gran parte se reservó para el Papa y la mayor parte del resto se entregó a los pobres y a los oficiales reales, nobles, y soldados.La cantidad así dividida fue tan grande que, como se nos dice, la nación de los francos "se hizo rica, mientras que antes eran pobres". Ese tesoro que los invasores bárbaros habían estado recolectando durante siglos de las naciones de Europa, en unos pocos meses estaba nuevamente esparcido por todas partes.

La invasión de Eric fue seguida por una de Pepin, rey de Italia, quien a su vez entró en el Anillo, tomó las riquezas que los asaltantes de Eric habían dejado, demolió el palacio de Chagan y destruyó por completo la fortaleza central de los Avars. Sin embargo, no estaban completamente sometidos. Posteriormente se produjeron levantamientos, los ejércitos invasores fueron destruidos, y no fue hasta el 803 que se realizó una conquista permanente. Los ávaros finalmente aceptaron el bautismo y se consideraron vasallos o súbditos del gran monarca franco, que les permitió conservar algunas de sus antiguas leyes y formas de gobierno. En una fecha posterior fueron casi exterminados por los moravos, y después del año 827 este pueblo que alguna vez fue poderoso desapareció de la historia. Parte de su reino se incorporó a Moravia, y permaneció así hasta la incursión de los magiares en 884.

En cuanto a la ubicación del Anillo, o bastión central de los ávaros, se cree que estuvo en la amplia llanura entre el Danubio y el Theiss, siendo el sitio probable el Pusste-Sarto-Sar, a la derecha del tártaro. Se dice que todavía existen en esta localidad rastros de la maravillosa muralla circular o de las fortificaciones en empalizadas y llenas de tierra de los ávaros. Se conocen como Anillos Avarianos, y en cierta medida sostienen las viejas historias que se cuentan de ellos, aunque difícilmente la del monje de San Gall, amante de las leyendas, y su informante de romance.


Avaros

Según el censo nacional de 2010, hay 912.090 ávaros en la Federación de Rusia. Los ávaros son un pueblo de montaña y numéricamente son la comunidad más grande de Daguestán. Pequeñas poblaciones de ávaros también residen en Georgia y Azerbaiyán.

Contexto histórico

El pueblo Avar se constituyó como una nacionalidad "oficial" singular de una gran variedad de grupos locales culturalmente relacionados en la década de 1930. Los ávaros en Daguestán habitan principalmente distritos monoétnicos. Tradicionalmente, los ávaros han desempeñado un papel preeminente en el delicado e informal sistema de reparto del poder entre los numerosos grupos étnicos de Daguestán. Este sistema ha logrado contener una serie de rivalidades tradicionales, por ejemplo, entre los montañeses caucásicos, como los ávaros, y los habitantes de las tierras bajas turcas. Un ejemplo es el repetido rechazo en tres referendos postsoviéticos en Daguestán que habrían establecido una presidencia, una institución que concentraría el poder en manos de un grupo étnico sobre otros. Los ávaros jugaron un papel central en el bloqueo de la introducción de una presidencia, lo que habría disminuido su ventaja numérica.

En cambio, la Constitución de Daguestán de 1993 establece una presidencia colectiva, conocida como Consejo de Estado, compuesta por 14 miembros, uno de cada una de las 14 nacionalidades titulares oficiales de Daguestán, incluidos los ávaros. Aunque la presidencia del Consejo de Estado estaba originalmente pensada para ser un cargo rotativo entre grupos étnicos, fue abolido en 1998 en reconocimiento del control de facto sobre la presidencia de una etnia Dargin. Para equilibrar la influencia de Dargin, se nombró a un primer ministro de etnia kumyk y a un avar de etnia como portavoz parlamentario. En 2003, la Constitución de Daguestán fue enmendada para permitir elecciones presidenciales directas, una enmienda que luego quedó obsoleta por la abolición del presidente Putin de los jefes de las federaciones elegidos directamente.

En 1990 se formó un Movimiento Nacional Avar para contrarrestar la influencia de una organización paralela de Kumyk, Tenglik. En mayo de 1993, estallaron enfrentamientos por territorios en disputa en las montañas entre ávaros, laks y chechenos. El Movimiento Nacional Avar se disolvió en 2000.

La competencia entre Avars y Dargins por la influencia política continuó en los años siguientes. En el verano de 2005, por ejemplo, el alcalde de Avar, Saidpasha Umukhanov, de Khasavyurt, la segunda ciudad más grande de Daguestán, organizó protestas contra el presidente Dargin del Consejo de Estado. Umukhanov también encabezó la Alianza del Norte, un grupo dominado por los ávaros que se opone a la élite política Dargin.

Asuntos actuales

Según informes fiables, los ávaros se encuentran entre las comunidades de Daguestán más influenciadas por el resurgimiento religioso islámico y la propagación del wahabismo en Daguestán. Daguestán ha sido extremadamente vulnerable a la propagación del conflicto en la vecina Chechenia: los bombardeos y las operaciones "antiterroristas" # 8217 han sido habituales.

Los ávaros, junto con otros grupos étnicos más grandes en Daguestán, están involucrados en la intersección de rivalidades étnicas y mafiosas por el poder político y económico en la república. Estas rivalidades también han alimentado aún más la inseguridad en Daguestán. En junio de 2017, por ejemplo, estalló un conflicto entre los ávaros y los chechenos en el suroeste de la región.

Los miembros de la comunidad Avar han lanzado una serie de iniciativas en los últimos años para promover su cultura y su idioma. En abril de 2011, por ejemplo, los representantes de Avar anunciaron la creación de la Autonomía Nacional y Cultural Avar, establecida para mantener la cultura, el idioma y las tradiciones de Avar. El año siguiente, los activistas de Avar lanzaron varios servicios de Internet y televisión en su idioma nativo. El proyecto, "Avar TV", fue financiado en parte por la Autonomía Nacional y Cultural de Avar y por las contribuciones recibidas de las autoridades locales, la sociedad civil y los empresarios locales. En enero de 2013, comenzó a transmitir desde su oficina local en Makhachkala.


Inicio de sesión institucional
Inicie sesión en la biblioteca en línea de Wiley

Si ya ha obtenido acceso con su cuenta personal, inicie sesión.

Comprar acceso instantáneo
  • Consulte el PDF del artículo y los suplementos y cifras asociados durante un período de 48 horas.
  • El artículo puede no ser impreso.
  • El artículo puede no ser descargado.
  • El artículo puede no ser redistribuido.
  • Visualización ilimitada del PDF del artículo y de los suplementos y figuras asociados.
  • El artículo puede no ser impreso.
  • El artículo puede no ser descargado.
  • El artículo puede no ser redistribuido.
  • Visualización ilimitada del PDF del artículo / capítulo y de los suplementos y figuras asociados.
  • El artículo / capítulo se puede imprimir.
  • El artículo / capítulo se puede descargar.
  • Artículo / capítulo puede no ser redistribuido.

Abstracto

Tras las incursiones eslavas a través del Danubio, en 577 los romanos pagaron a los ávaros para que atacaran las tierras natales eslavas. El éxito fue limitado, pero demostró la fragilidad del poder romano. En 579, los ávaros tendieron un puente sobre el Sava y bloquearon Sirmio durante dos años. Bajo el emperador Mauricio, los romanos mantuvieron una postura defensiva en los Balcanes hasta el fin de la guerra persa en 591. Sin embargo, utilizando tropas del este, Mauricio inició la reafirmación de la autoridad romana. En 599, los romanos entraron en territorio de Avar y firmaron la paz. Las campañas de los últimos años del reinado de Mauricio se dirigieron contra los eslavos, pero los ejércitos del Danubio se amotinaron. Maurice fue reemplazado por Phocas, quien volvió a adoptar una postura defensiva. En 210, Heraclio fue instalado como emperador, pero un colapso militar en el este significó que el oeste tuvo que valerse por sí mismo, confiando en las fortificaciones. En los años 610 y 620, los tesalónicos superaron varios ataques, supuestamente gracias a la intervención de San Demetrio. En 626, mientras Heraclio hacía campaña en el este, un ejército de eslavos bajo el liderazgo de Avar apareció ante Constantinopla, mientras un ejército persa amenazaba desde el Bósforo. Numerosos asaltos eslavos fueron rechazados y sus fuerzas se vieron obligadas a retirarse. La autoridad de los ávaros se desintegró.


Nuestros Avars

Hace mucho tiempo, mi entonces futura suegra me regaló un collar sin cuello que había comprado en su viaje de bodas a Daguestán. Entonces tuve que preguntarme por qué eligió Daguestán, de todos los lugares, como destino de luna de miel, pero aprecié mucho el escote sin cuello. Sigue siendo mi joya favorita.

Ese fue mi primer encuentro con “Lezgins” y, como resultó, el comienzo de una gran historia de amor.

Mi suegra es doctora. En la oscura década de 1990, ejerció la medicina en el municipio de Kvareli de la región de Kakheti. Este fue el momento en que algunos georgianos étnicos se enfrentaron a sus conciudadanos, que no eran georgianos étnicos ni cristianos ortodoxos. Dijeron que Georgia debe pertenecer a georgianos. Atrapados en el fuego cruzado estaban los ávaros, conocidos localmente como Lezgins y que viven en Kakheti, especialmente en los pueblos de Tivi, Chantliskure, Saruso y Tkhilitskaro.

Los ávaros todavía llevan recuerdos traumáticos de los días en que los georgianos de las aldeas vecinas impidieron que los suministros entraran en las aldeas “Lezgin” durante semanas y cuando los médicos georgianos se negaron a aceptar pacientes ávaros.

Una vez, un niño se enfermó en una de las aldeas y los médicos georgianos se negaron a brindarle tratamiento. Alguien sugirió a mi suegra a los padres del niño. Hizo todo lo posible para ayudar al niño y se ganó mucho respeto en la comunidad de Avar, especialmente en el pueblo de Tivi.

¿Quiénes son los ávaros?

Avar Women, Fotógrafo: Tsisana Goderdzishvili

Según el censo de 2014, alrededor de 3.000 ávaros residen en tres pueblos de la región de Kverli: Tivi, Chantliskure y Saruso.

Los ávaros son autóctonos de Daguestán. En Georgia, hablan georgiano y ruso, pero también sus lenguas ancestrales. Son musulmanes sunitas.

En la década de 1990, la presión de las fuerzas nacionalistas dentro de Georgia obligó a muchos ávaros a emigrar a su patria ancestral de Daguestán. La mayoría de los ancianos se quedaron atrás.

Estereotipos pasados ​​y presentes

Me interesan mucho las minorías étnicas y religiosas. Desde 2003 en adelante, he estado trabajando en temas de integración de minorías. Participo en muchos eventos y nunca deja de sorprenderme que nadie mencione a los ávaros, ni en investigaciones, ni en conferencias.

¿Quienes son? ¿A qué problemas se enfrentan? A nadie parece importarle. Si hay alguna mención en noticias o películas, se centran en la cultura Avar, p. Ej. bufandas de colores, chicas guapas y baile. Esto es bastante justo, pero todo hace poco para ayudar a resolver el problema de su alienación social.

Incluso en las comunidades locales, los jóvenes georgianos sabían poco sobre sus vecinos ávaros, excepto que son musulmanes y que venden buen queso y otros alimentos los domingos en el bazar. Los ancianos a menudo recuerdan "los años 90" cuando "todos tenían un hueso que elegir con todos". Dicen que muchos Lezgins se mudaron a Makhachkala en ese entonces y que hoy tienen relaciones decentes con los georgianos.

Junto con mis amigos, me ofrecí como voluntario para conectar a los jóvenes ávaros y georgianos para tratar de aclarar la mala sangre entre ellos. Celebramos seis eventos en los que discutimos algunos asuntos interesantes y divertidos con jóvenes de etnia georgiana de los pueblos vecinos de Tivi y Gavazi. Jugamos juegos e hicimos amigos, pero pronto nos dimos cuenta de que esto no era suficiente para construir un vínculo duradero.

Tengo que agradecer a la Open Society Georgia Foundation por mi proyecto sin fines de lucro favorito, que estaba orientado a construir amistades entre los jóvenes ávaros y georgianos. A través de ese proyecto llegamos gradualmente a un punto en el que los jóvenes georgianos desarrollaron interés y respeto por el Islam. Ambas partes adquirieron la confianza suficiente para salir de su zona de confort y discutir temas espinosos como matrimonios tempranos, tensiones religiosas y libertad de expresión.

Fue un proyecto complejo. A medida que exploramos los factores que obstaculizan la integración, hicimos varios hallazgos. Nos enteramos de la traumática experiencia que vivieron los ávaros hace 25 años y de su gran deseo de integrarse en la sociedad georgiana. Sin embargo, no tenían grandes esperanzas de convertirse en ciudadanos georgianos de pleno derecho porque temen el ridículo y la agresión hacia su religión y tradiciones. Por ejemplo, resultó que las niñas solo usan hiyab en casa, pero les da vergüenza usarlo en las calles. Suelen quitarse el hijab cuando salen para evitar miradas curiosas.

Algunos padres creen que la educación superior al noveno grado es superflua para las niñas y deben centrarse en crear una familia y tener hijos. Las niñas esperan lograr más en sus vidas que solo tener una familia. Sueñan con convertirse en periodistas, directores de cine y pilotos. Son fanáticos incondicionales del rugby georgiano y siempre dicen "nosotros", "en nuestro lugar" y "nuestro" cuando se refieren a Georgia. Los georgianos, por el contrario, enfatizan obstinadamente "usted", "en su lugar" y "su" cuando se dirigen a los ávaros.

Regalo de jóvenes ávaros

Joven Avar, Fotógrafo: Tsisana Goderdzishvili

Khalibeg Magamedov, de catorce años, considera a Georgia como su tierra natal y quiere convertirse en periodista aquí. Creció con niños georgianos, está integrado con georgianos y no cree que su origen étnico y religioso sea un obstáculo. Aún así, le preocupa no poder recibir educación en Georgia.

“A menudo me dicen que no podré hacerlo en Georgia. "Incluso si obtienes la educación, no conseguirás un trabajo", dicen ", dice Khalibeg, que vive en la aldea de Avar en Tivi. “Para ser franco, este tipo de actitud preocupa, pero creo en mi Georgia”, dijo.

Para describir su aldea, Khalibeg cuenta la historia de cómo los ávaros terminaron en Georgia.

“Todo comenzó en 1985, cuando un coronel ávar le pidió a un gobernador que le diera un terreno en la margen izquierda del río Alazani”, dijo Khalibeg. “El gobernador estuvo de acuerdo y el coronel, junto con otros compañeros ávaros, comenzaron a utilizar el territorio como pastos para el ganado. Esto llevó al desarrollo de la cría de animales y, finalmente, se creó una aldea. Así es como los Avars se establecieron en Tivi ".

Según los datos de 2014, Tivi tenía 327 residentes, pero hoy se puede ver claramente que la aldea se está despoblando. Muchos se mudan a Rusia y Daguestán porque no pueden conseguir trabajo aquí ”, dijo Khalibeg.

Los problemas a los que se enfrentan las aldeas de Avar no son muy diferentes de los de las aldeas vecinas de Georgia: la agricultura no genera suficientes ingresos, la pobreza y el desempleo son rampantes. Las personas capaces están tratando de ganarse la vida en el extranjero. Vivir en una comunidad cerrada y alejada hace que sea más difícil para Avar tener éxito en Georgia.

Khalibeg dice que incluso aquellos que no han abandonado sus hogares se quejan del desempleo. La cría de animales sigue siendo la principal fuente de sustento. Los residentes de Tivi creen que viven en su tierra natal. Musulmanes por religión, aún conservan sus costumbres culturales. Tienen buenas relaciones con los vecinos georgianos. Los niños ávaros y georgianos van juntos a la escuela.

La falta de agua potable y la eliminación desordenada de la basura son problemas graves para la aldea, dice Khalibeg. Sin un lugar designado para la eliminación de basura, los lugareños no tienen otra opción que tirar basura en el medio ambiente. Solo un puñado de residentes tiene acceso a agua potable. Otros llevan agua en jarras tradicionales del cercano río Avaniskhevi.

Las tradiciones de la aldea, mantenidas por los Lezgins, son particularmente queridas por el corazón de Khalibeg. Una de estas tradiciones es lo que ellos llaman Lakhatoba o Simindoba.

“Es una celebración divertida cuando hierves maíz y juegas un divertido pero un poco doloroso juego de Lakhtaoba. Es una forma tradicional de Avar de celebrar la llegada de la primavera ”, dijo Khalibeg. Está emocionado de contarnos sobre los tradicionales combates de lucha georgiana que se llevaron a cabo el 21 de agosto en Tivi sobre su religión, los hermosos y ornamentados vestidos femeninos, los alegres saludos que intercambian los locales.

Y por ultimo

Los ávaros tienen hermosos adornos, bufandas, calcetines de punto, tradiciones fascinantes y una cocina vibrante. Bailan y cantan bien. Les encanta leer a Astrid Lindgren y son buenos jugadores de voleibol. Tienen una cuenta de Instagram y donde comparten fotos de sus hermosos pueblos.

A las chicas les encanta el pop coreano y disfrutan dibujando ilustraciones para libros. Algunos niños prefieren leer a Tom Sawyer a luchar. Cuando las mujeres se sientan juntas, se involucran en bromas ingeniosas y coquetean con sus maridos, y los hombres también coquetean.

En una palabra, tenemos muchas cosas en común, pero no lo sabemos porque no vienen a Tbilisi, ni siquiera a Telavi o Kvareli para el caso, para estudiar o participar en la vida pública. No creen que sea posible y que no hay hostilidad hacia ellos aquí, y tienen derecho a todo lo que esté disponible para los ciudadanos georgianos.

OSGF ha apoyado a Elene Nodia en sus esfuerzos por explorar y desarrollar la comunidad Avar en el marco del proyecto & # 8220 Fortalecimiento de la integración civil de la juventud de las comunidades Avarian y Georgian & # 8221.


Carlomagno

Carlomagno fue un rey de los francos, y se convirtió en el primer emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Es conocido por expandir el territorio y el poder de su Reino de los francos y por subyugar a los sajones germánicos. Su largo reinado, que comenzó en 768 como co-gobernante con su hermano, y luego del 771 al 814 d.C. como único gobernante, convierte a Carlomagno en uno de los gobernantes históricamente más importantes de la Edad Media. Como reflejo de los diversos idiomas dentro de su imperio, fue conocido alternativamente como: Carolus Magnus (latín), Karl der Grosse (alemán) y Carlomagno (francés). La designación significa & # 8220Charles the Great & # 8221 en los tres idiomas.

Hoy en día, Carlomagno es considerado no solo como el padre fundador de las monarquías históricas francesa y alemana, sino también como el padre de Europa: su vasto imperio unió la mayor parte de Europa occidental por primera vez desde los romanos, y el renacimiento carolingio alentó la formación de una identidad europea común. Algunos remontan la idea de la actual Unión Europea (UE) al concepto de una Europa unida simbolizada (de forma algo romántica, se podría decir) por el Imperio de Carlos el Gran Carlomagno.

Fuente: http://www.uoregon.edu/

kimball / images / 0814.Charlemagne-CWA.152.jpg

Conquista de Lombardía (773-774) - Los francos bajo un rey anterior, Pipino el Breve, habían luchado contra los lombardos en defensa del Papa en los años 754 y 756, obligando a los lombardos a ceder tierras tanto al reino franco como al Papa. regla. Las tierras reclamadas por el Papa se convirtieron en la base de los Estados Pontificios. El rey lombardo, Desiderius, quería recuperar esas tierras, lo que enfureció al actual gobernante franco, Carlomagno, que estaba casado con la hija del rey Desiderius. Carlomagno envió a su esposa de regreso a casa con su padre, y luego invadió Lombardía, conquistó las tierras lombardas y se declaró a sí mismo el nuevo rey de Lombardía.

Guerras sajonas (771-804) - Una serie de campañas libradas durante casi 30 años y 18 batallas importantes. Estas guerras concluyeron con la incorporación de Sajonia al Imperio franco y los sajones paganos obligados a aceptar el cristianismo. Un porcentaje significativo de la población sajona murió en la conquista franca de Sajonia.

Rebelión de Lombardía (776) - Carlomagno sofocó una rebelión en Lombardía por el duque Hrodgaud de Friuli y el duque Hildeprand de Spolet. Carlomagno se apresuró a regresar de Sajonia y derrotó y mató al duque Hrodgaud de Friuli en la batalla. El duque de Spoleto firmó un tratado de paz con Carlomagno. Su co-conspirador, Arechis, no fue sometido. El norte de Italia estaba ahora bajo control franco.

Primera campaña española de Carlomagno (también conocida como Campaña de Roncesvalles) (777-778) --- Carlomagno acordó ayudar al gobernador musulmán de Barcelona en su conflicto contra el Emir de Córdoba, preocupado de que Córdoba representara una amenaza para la provincia franca de Aquitania, condujo a su ejército a través de los Pirineos hacia España. Los francos ganaron algunas batallas menores y conquistaron la ciudad vasca (cristiana) de Pamplona, ​​pero no pudieron tomar la ciudad de Zaragoza. Presionado por las fuerzas musulmanas, los francos se retiraron en 778. Esta guerra de Carlomagno es mejor conocida por la canción (poema) escrito sobre el sobrino de Carlomagno, Roland, quien luchó y murió en una batalla de retaguardia con las fuerzas musulmanas cuando los francos se retiraron del norte. España. La Canción de Roland, con su orgullo marcial por las fuerzas francas y la causa de Carlomagno, y, por supuesto, la valentía de Roland, se considera uno de los primeros verdaderos poemas nacionales del mundo moderno.

Guerras franco-moriscas (779-812) - Los francos y moros (árabes musulmanes que gobernaron el norte de África y España), lucharon en todo el mar Mediterráneo (los francos se apoderaron de las islas de Córcega y Cerdeña y en 799, las islas Baleares) y en el norte de España. En 795, las regiones españolas de Gerona, Cardona, Ausona y Urgel se unieron en la nueva marcha española, que permaneció bajo la autoridad franca hasta 1258.

Guerra lombarda (780) - Carlomagno instaló a su hijo como gobernante en Lombardía y también fortaleció el poder del papado.

Rebelión bretona (786) - En 786 Carlomagno sometió a los bretones, en una región en el extremo occidental de la Galia a lo largo de la costa occidental en una zona conocida como Bretaña. Los bretones se negaron a obedecerle, por lo que envió un ejército contra ellos, lo que obligó a los rebeldes a entregar rehenes a Carlomagno y prometerle obedecerle a partir de ese momento.

Guerra Beneventiana (787) - Carlomagno incorporó el sur de Italia a su imperio, asedió la ciudad de Salerno y obligó a su gobernante, Arechis, a jurar lealtad.

Guerra bávara (787-788) - El gobernante de Baviera, el duque Tassilo, estaba casado con una hija del antiguo enemigo de Carlomagno, el rey Desiderio de Lombardía. Esta mujer, llamada Liutberga, convenció a su marido de hacer una alianza con los ávaros (más conocidos en la historia como los hunos) para vengarse de Carlomagno. Cuando las fuerzas francas al mando de Carlomagno entraron en Baviera, el duque Tassilo se rindió rápidamente y juró lealtad a Carlomagno.

Guerra franco-ávar (791-796) - Los ávaros, o hunos, como solían llamarlos los francos, controlaban el Danubio central y acumulaban riquezas asaltando y saqueando a sus vecinos. Carlomagno y su hijo, Pipino, lucharon contra los ávaros en una guerra larga y sangrienta que resultó en la subyugación de los ávaros.

Segunda Guerra Beneventiana (792 -?) - Tras la muerte de Arechis de Beneventa, su hijo, Grimold III, declaró la independencia del dominio franco y la guerra continuó intermitentemente durante años. Grimold nunca se vio obligado a renunciar a su independencia.

Guerra eslava (798) - En 798, Carlomagno dirigió una campaña contra un grupo eslavo que habitaba lo que hoy es el noreste de Alemania. Este grupo eslavo se conocía en ese momento como Wilzi, o Welatabians (también conocido en la historia como Wends o Veleti). Independientemente de cómo los llamemos, habían acosado a los Abodriti, antiguos aliados de los francos, mediante continuas incursiones. Cuando rechazaron las órdenes de Carlomagno de detener estas incursiones, marchó a su territorio en 798 y los aplastó (esto según Einhard, el biógrafo de Carlomagno, quien señaló esto en "Vita Karoli Magni" (Vida de Carlos el Grande).

Guerra de la croación de Panonia (799-803) - Un comandante franco, Eric, el duque de Friuli, intentó conquistar la Croacia de Panonia para los francos. Fracasó miserablemente, siendo asesinado en el Asedio de Trsat en 799. La Guerra de Croacia continuó intermitentemente durante años.

Guerra franco-bizantina (801-810) - Carlomagno y el emperador bizantino Nicéforo I libraron la guerra en tierra y mar por el control de Venecia y la costa dálmata (lo que hoy es el norte de Italia, Eslovenia y Croacia). La guerra progresó bien para los francos, además, a partir de 809, Nicéforo se distrajo con una nueva guerra con los búlgaros. Por tanto, los bizantinos iniciaron negociaciones con los francos, y se acordó la paz en la que Carlomagno cedió la mayor parte de la costa dálmata (que había conquistado), a cambio de que el emperador bizantino lo reconociera como emperador de Occidente. La península de Istria siguió siendo parte del Imperio franco.

Guerra danesa (808-810) - Charlamagne ajustó cuentas con los daneses, que habían brindado ayuda y asilo al líder sajón Widukind en las Guerras Sajonas.

Guerra de Bohemia (805-806) - Las fuerzas francas sometieron la región eslava de Bohemia (actual República Checa)

Enlaces y recursos externos para Carlomagno y sus guerras:

Libro de consulta medieval: Einhard: Las guerras de Carlomagno, c. 770 - 814

Carlomagno el Rey: una biografía de la HISTORIA DE CIVILIZACIÓN 1950 de Will Durant

Las guerras y las hazañas militares de Carlomagno (884 d.C.) -Extracto literario, por Notker el tartamudo, monje de Saint Gall

Kohn, George C. Diccionario de guerras . Nueva York: Hechos en publicaciones archivadas. 1986.


Avaros

HISTORIA DE CROACIA MEDIEVAL
por Stanko Guldescu

PARTE I: PREHISTORIA CROACIANA

Hay muchas opiniones diferentes con respecto a la identidad de los croatas originales. Nuevos descubrimientos de naturaleza arqueológica o antropológica pueden alterar radicalmente los clichés históricos establecidos al respecto. La incertidumbre que prevalece en relación con lo que podría denominarse "prehistoria" croata hace deseable una declaración relativamente completa de la evidencia disponible. En los capítulos II y III, evitando los datos técnicos, intentaré presentar las principales posibilidades y remitir al lector a las fuentes de información más completa.

Debe reconocerse, sin embargo, que ni los materiales literarios, antropológicos ni arqueológicos son en absoluto concluyentes sobre el tema de los orígenes croatas. Por tanto, sólo es posible examinar a la luz de la evidencia existente las diversas teorías que se han propuesto para explicar la aparición en el escenario europeo de la nación croata. En cualquier período histórico, la relación entre grupos culturales, ya sea expresada en términos de similitudes étnicas y lingüísticas, herramientas, cerámica o armas, es hipotética en el mejor de los casos. Sólo en raras ocasiones puede haber en una región particular una cultura distintiva precedida y seguida por otras igualmente únicas de tal manera que sugiera el desarrollo étnico por sí solo. En cualquier caso, el nuevo elemento dominante rara vez puede rastrearse sin ambigüedad hasta su origen. También deben tenerse en cuenta los préstamos culturales, el comercio y la evolución convergente. Luego, existe la posibilidad de que un nuevo elemento racial o lingüístico pueda infiltrarse en un territorio dado sin cambiar en ningún grado marcado la cultura existente en la región. La arqueología prehistórica se basa en la abstracción y la comparación, por lo que carece de la concreción y precisión de la historia registrada. En este último sentido, parece aconsejable iniciar este estudio con una investigación sobre la afirmación estereotipada de la ascendencia eslava de los croatas modernos.

El difunto profesor Preveden en su Historia del pueblo croata llegó a la conclusión de que no existe una raza eslava. Solo hay pueblos eslavos cuyos orígenes raciales o nacionales son de carácter múltiple. Sobre la base de la evidencia antropológica, el Dr. Preveden decidió que los eslavos modernos pueden ser descendientes de extraterrestres eslavos en lugar de los propios eslavos originales. Estos extraterrestres adoptaron el idioma y la cultura de los linajes eslavos con los que entraron en contacto. Al hacerlo, se olvidaron de sus propios idiomas y costumbres. La interpretación de Preveden es importante porque tiende a respaldar la teoría recientemente avanzada de que los primeros croatas no eran eslavos, sino sólo alienígenas iraníes, ural-altaicos y góticos eslavizados.

Hoy en día se olvida con demasiada frecuencia que a la mayoría de los pueblos que emigraron hacia el sur desde el noreste de Europa se les aplicó el nombre de "esclavos" en algún momento u otro. Los cronistas de los siglos X, XI y XII, sin embargo, a menudo distinguían entre & quotCroats & quot y & quot; Esclavonianos & quot. Este último vivía al sur del Danubio y Save en el país entre los ríos Morava, Drina y Lim, así como en la Polonia moderna y Checo-Eslovaquia. Indudablemente, también hubo elementos eslavos en las tierras adquiridas por los primeros croatas, pero la distinción entre sus territorios y los de los eslavos balcánicos debe tenerse en cuenta al igual que las áreas búlgaras y valacas o rumanas deben distinguirse de las propiedades. de los serbios, eslovacos y eslovenos.

Hay topónimos en la campiña croata que indican la presencia de eslavos en ella ya en el siglo II d.C. 1 Se supone que estos eslavos procedían del norte de los Cárpatos, aunque el gran escritor checo eslavo Lubor Niederle ha señalado que no hay pruebas de que lo hicieran. Ciertamente, los eslavos parecen haber comenzado a poblar la llanura húngara en el siglo III de la era cristiana. Sin duda participaron en los asaltos realizados a las ramas occidental y oriental del imperio romano a partir del siglo IV. Todavía no hay mención de ellos como foederati de estos imperios como muchos de los bárbaros. Solo después de la muerte del renombrado devastador huno, Atila, a mediados del siglo V, los eslavos comienzan a recibir una clara mención por parte de los escritores contemporáneos.

Un bizantino llamado Prisco, que acompañó a la embajada enviada por la corte romana oriental en 448 para ocuparse de Atila, informó que encontró viviendo entre los sitios de la moderna Budapest y Belgrado un pueblo que no era ni gótico ni huno ”. Hay pocas razones para dudar de que estas personas fueran eslavas porque sabemos que había muchos eslavos al servicio de Atila. Indudablemente, los eslavos se trasladaron desde Hungría a través del Danubio en etapas lentas. El historiador bizantino, Procopio, afirmó que comenzaron a llegar a los Balcanes hacia la época de la ascensión del emperador Justiniano, en el 527 d.C. Un poco más tarde, en este mismo siglo, el historiador gótico Jornandes escribió que los eslavos tenían la todo el valle del Bajo Danubio desde su unión con el Save hasta el Mar Adriático.

Aparentemente, la concentración eslava más pesada en este momento fue a lo largo del Danubio medio y en la moderna provincia rumana de Valaquia. Los grupos que se trasladaron a Iliria, Dalmacia, Istria ya lo largo de la cuenca del Save deben haber sido bastante pequeños. La escasez de topónimos eslavos en estas áreas es una garantía virtual de este hecho. 3 Fuentes bizantinas informan de los ataques de los eslavos en 548, 550 y 553-4. Poco después, parecen haber caído bajo el dominio de uno de los pueblos misteriosos de la historia, los ávaros. De este último y las incursiones combinadas avar-eslavas en la última parte del sexto y la primera mitad del séptimo siglo tendremos más que decir a continuación.

En este punto surge la pregunta pertinente: ¿Los antepasados ​​de los croatas modernos estaban incluidos entre estas masas heterogéneas que llevaban el nombre de "esclavos"? Entre paréntesis, conviene tener en cuenta que se ha producido mucha confusión debido a los diferentes nombres utilizados por varios pueblos para designar a los & quotEslavos & quot. Los Frank los llamaron Wends. Los primeros escritores bizantinos solían emplear el término utilizado por los mismos eslavos: "eslovenos". Pero no hay duda de que tanto los francos como los bizantinos, así como los cronistas italianos posteriores, utilizaron estos nombres tan generalmente como para identificarse como wends o eslovenos (eslavos). ) pueblos de origen tribal completamente diferente.

Todavía hoy existen grandes dudas de que alguna vez haya existido una lengua eslava común. 5 Incluso el origen del nombre "esclavo" o "esloveno" permanece sin explicación. Niederle ha llamado la atención sobre las marcadas diferencias en las culturas de los eslavos orientales y occidentales que existieron en la antigüedad. Un tipo de civilización completamente diferente influyó en la cuenca del Vístula que la que prevaleció en el valle del Dniéster. Una consideración de las circunstancias territoriales y étnicas en el sur de Rusia en la era precristiana hace evidente que estas diferencias deben explicarse en gran medida por el impacto político y cultural de las culturas iraní, gótica y uralaltáica sobre las culturas primitivas. Estructura política y social eslava.

En la gran estepa que se extiende desde el Mar Negro hasta el Caspio, y desde el sur de Rusia hasta el Turquestán, vivió en tiempos muy tempranos una sucesión de tribus iraníes que excluyeron a los eslavos del Mar Negro. 6 Incluso en el período prehistórico, es probable que estos grupos iraníes dominaran a sus vecinos eslavos y ciertamente este fue el caso en períodos posteriores de la historia. Pero existe una gran confusión con respecto a los nombres de los diversos pueblos que aparecieron en el país de las estepas al norte del Mar Negro desde el día de los cimerios (1000-700 a. C.) hasta el establecimiento de los estados búlgaro y jázaro en el siglo VII d. C. El origen étnico de la mayoría de estos pueblos es muy controvertido, pero todos ejercieron una fuerte influencia sobre los eslavos orientales debido al hecho de que, en términos generales, pudieron dominarlos políticamente. No hay duda de que incluso las tribus genuinamente eslavas a veces aceptaron el señorío de las castas gobernantes extranjeras y esta puede ser la explicación de los nombres bastante enigmáticos que llevan muchos de los grupos eslavos. 7

Siglo tras siglo se vertieron en las tierras esteparias a través de la brecha Ural-Caspio grandes oleadas migratorias de pueblos. Los finlandeses, eslavos, escitas, sármatas, ávaros, hunos y búlgaros contenían elementos casi idénticos en sus filas, pero en proporciones variables. Cada una de estas migraciones se encontró y absorbió los remanentes de poblaciones indígenas. El idioma "antiguo eslavo" muestra vestigios de influencias iraníes, tracias y góticas. 8 En las tierras al norte del Mar Negro, después del siglo VII a. C., también hubo asentamientos griegos de orientación comercial. Actuaron como intermediarios entre las sucesivas oleadas de los nómadas asiáticos que se sucedieron unos a otros en el largo tramo del país de la estepa que constituye la última Ucrania del día. Los vecinos semipermanentes más cercanos de los griegos eran los escitas. Hoy se reconoce que los escitas eran un grupo predominantemente iraní, aunque debieron incluir también otros elementos. Vivieron en la estepa al sureste de los eslavos a quienes separaron del Mar Negro. Fueron los primeros pueblos con los que los eslavos entraron en contacto de forma duradera en el transcurso de las grandes migraciones eslavas del siglo VI a. C. Se presume que las tribus que los historiadores antiguos mencionaron que vivían al norte y al oeste de los escitas eran principalmente eslavas.

Hasta aproximadamente el 200 a.C. los escitas dominaron todo el sur de Rusia. Luego, otro grupo iraní, los sármatas, los derrotó y absorbió. Los recién llegados tomaron posesión del área entre los Carpatianos y el Mar Negro. 9 Fue la convicción del destacado historiador rumano, el Dr. Nicolae Iorga, que los eslavos hicieron su primera aparición en la historia como miembros de la confederación sármata. Existe una antigua tradición de que todos los eslavos descienden de los sármatas y alguna base para esta idea se puede encontrar en los escritores más antiguos, como Plinio y Jornandes, así como en los estudios de Josef Safarik, aunque este último en otros lugares distinguió entre los dos grupos. En cualquier caso, otro grupo sármata, los perezosos, ocuparon el distrito entre los ríos Danubio y Tisza en la Hungría moderna. Según sus propios relatos, eran de ascendencia mediana y se parecían mucho a los partos con respecto a las costumbres, las costumbres y la organización administrativa. Finalmente, se fusionaron con los alanos y los godos (ver más abajo) después de afiliarse a los germánicos Quadi y Marcomanni para atacar a los romanos. En esta época, los eslavos se movían lentamente desde el Bug superior y el Vístula hacia el Dniéster y el Dnieper. Dado que los sarmatas iraníes gobernaron Ucrania desde el Don hasta el Danubio, ejercieron una marcada influencia sobre los eslavos de esta región. Tanto el profesor Dvornik como el historiador croata N. Zupancic creen que las tribus primitivas que llegaron a llamarse croatas eran de origen sármata y no eslavo. 10 Es curioso que no exista una explicación adecuada para la desaparición de un pueblo tan grande como los sarmatianos ni sepamos hoy dónde desaparecieron.

Sabemos que en algún momento del siglo I d.C. apareció en el litoral del Mar Negro un grupo conocido como los alanos. Todavía en el siglo IV, estas personas aún se encontraban alrededor de la ciudad de Tanais, cerca de la desembocadura del río Don en el mar de Azov. Como se indica a continuación, la primera aparición del nombre "Garganta" se remonta a esta localidad. Los escritores antiguos dicen que varias poblaciones nómadas se incluyeron en la horda de Alan, pero eran principalmente iraníes, tal vez una nueva ola de sármatas. Se dice que estos últimos mismos eran de origen mediano y que hablaban un dialecto escita anticuado. En la Edad Media existía una creencia generalizada de que los sármatas eran los antepasados ​​de todos los eslavos. Indudablemente, tanto los escitas como los sármatas representaron una mezcla de elementos fronterizos iraníes y, finalmente, ambos grupos se fusionaron entre sí y con los eslavos. Se sabe positivamente que los alanos absorbieron al menos dos naciones sármatas, los Siraci y Aorsi. Hoy también está ganando credibilidad la creencia de que los alanos fueron los antepasados ​​de las tribus osetas del Cáucaso. Hablaban un dialecto iraní y el escritor romano Ammianus Marcellinus dice que sus costumbres eran medianas. Procopio los llamó pueblo gótico y no hay duda de que muchos alanos se hicieron góticos. Se los menciona como luchando en el ala derecha del ejército gótico en Adrianópolis en 378, y volvemos a oír hablar de ellos como asociados con los godos en 380 y 400 d.C. Safrac, su príncipe, tenía relaciones íntimas con los godos, y el nombre Andag, que también aparece en los anales góticos, es claramente Alan. Algunos filólogos creen que el término Hrvat (croata) se deriva de la palabra Alan para amigo: huarvatha. 11 Muy interesante, también, es el nombre "Kaseg", que sigue apareciendo donde se sabe que los croatas estuvieron en la época medieval temprana. Originalmente parece haber designado a los miembros de una clase dominante que dominaba los elementos agrícolas eslovenos (eslavos). Quien ahonda en los documentos y registros que se conservan no puede dejar de notar que hasta el siglo XIII d.C. la antigua nobleza croata evidentemente era consciente de su descendencia de una estirpe diferente a la del grueso de sus criados y siervos. ¿Es necesario considerar de cerca los hechos conocidos relacionados con la historia tanto de los alanos como de los godos, y luego tratar con la sociedad iraní per se?

Fue en los siglos II y III d.C. cuando los godos se trasladaron a la parte occidental de la estepa ucraniana. Durante sus doscientos años de ocupación de esta área, los godos ciertamente ejercieron una influencia considerable sobre sus vecinos eslavos.Además, como ya se indicó, los godos se mezclaron con los alanos que los acompañaron en sus migraciones hacia el sur a fines del siglo IV y en el V.

Los enemigos más formidables a los que tuvo que enfrentarse la combinación de godos y alanos antes de la llegada de los hunos fueron los antes o los antae, que los primeros escritores bizantinos mencionan que vivían al este de los eslavos. Plinio el Viejo de Roma, el geógrafo Ptolomeo y varias inscripciones griegas ubicaron el Antes entre el mar de Azov, el Caspio y la península de Crimea. Pero el profesor Francis Dvornik ha señalado que en el momento mencionado por estas diversas fuentes, los sármatas todavía tenían estas áreas en posesión sólida. Concluye que los Antes también eran sármatas en lugar de eslavos, como la mayoría de los eruditos han sostenido que son. Los historiadores rusos, como G. Vernadsky, se inclinan por la opinión de que los antes fueron gobernados por los alanos, incluso si la mayor parte de la tribu era eslava. El sometimiento de una masa de agricultores eslavos por una casta guerrera gobernante explicaría por qué los Antes en su conjunto han pasado a la historia como eslavos. Sin embargo, tanto Procopio como Jornandes parecen haber sido conscientes del origen no eslavo de los Antes.

Mapa 3. Zonas de asentamientos eslavos, góticos e iraníes (Alan). Siglo IV d.C.

Además, el autor ruso del siglo XIX, Schori-Bekmursin-Nogmov, identificó positivamente a los Antes como circasianos del Cáucaso que fueron llevados desde esas montañas al sur de Rusia junto con otras cepas de astillas recogidas por los hunos en su camino hacia el oeste. Aún hoy, a menos que los grandes igualadores en Moscú hayan encontrado inconveniente su existencia, vive en la provincia de Daguestán, en el Cáucaso oriental, una pequeña tribu montañesa que se hace llamar "Andi". una danza de la muerte la tradición de la derrota de su rey, Boz, por los godos, y el posterior derrocamiento de su imperio por los ávaros bajo Bajan.

Todos estos hechos son de gran importancia porque los croatas, antes de su emigración al Adriático, vivían en estrecho contacto con los Antes y, sin duda, se casaron extensamente con ellos. Parece probable que los antes iraníes fueran eslavicios en cuanto a habla y costumbres después de incluir una gran masa de súbditos eslavos en su imperio. Muchos nombres ante mencionados por Procopio, Menandro, Agatias y otros escritores griegos son claramente iraníes. Su organización estatal tampoco era eslava porque eran una casta guerrera con una dinastía hereditaria y una corte considerable. Se apoderaron de la herencia sármata y alana en el sur de Rusia y muy posiblemente absorbieron la primera. En cuanto a los alanos, aquellos que no se afiliaron a los godos se convirtieron en sujetos de los hunos.

Hubo muchos combates en el siglo IV d.C. entre los godos y los antes. La mayor parte, sin duda, tuvo lugar en el sur de Rusia, pero hay una referencia interesante en Jornandes que parece indicar que pueden haber luchado también en el Cáucaso. El clímax llegó cuando el más conocido de los primeros reyes góticos, Ermanaric, derrotó a los Antes y crucificó al rey Ante, Boz, con setenta de sus nobles. Entre paréntesis, cabe señalar que el nombre Boz se encuentra como apellido entre los croatas de hoy, mientras que muchos croatas llevan el nombre de pila de Ante.

Ermanaric y sus godos no tardaron en regocijarse por esta victoria, ya que en 376 d.C. cayeron bajo los cascos correteadores de los caballos hunos. Se acercaba el día de los hunos y de su mayor líder, Atila. Pero mientras que los godos dejaron Rusia hacia el sur como consecuencia de la invasión huna, los antes sobrevivieron justo donde estaban. Con los godos desaparecidos y el imperio huno de Atila desplazado hacia el oeste, la monarquía Ante hizo un fuerte regreso. A mediados del siglo VI se extendía hacia el norte desde los Carpat hians hasta la estepa póntica. En el ala oeste del estado de Ante vivían los croatas. Al menos una tribu gótica parece haberse afiliado a los croatas a lo largo del Dnieper medio en esta época. Es de este grupo gótico que el nombre "Kasegs", mencionado anteriormente, parece derivarse. Indudablemente, estas personas eran de origen Alanico o de otro origen iraní (caucásico) en lugar de alemanes. Procopio mencionó que los godos en un tiempo fueron conocidos como escitas, Sármatas y geten. Los propios romanos a menudo dudaban de si los pueblos que vivían al oeste del Vístula eran de origen sármata o germánico. y al oeste del Mar Negro, y aunque su imperio incluía a todos los pueblos que habitaban entre el Volga y el Rin, los escritores bizantinos y otros usaron la palabra "cazadores" de manera muy indiscriminada. A veces enumeraban bajo esta categoría todas las tribus nómadas del sur de Rusia. Muy a menudo atribuían el nombre a grupos que no pertenecían en absoluto a los hunos. Es con estos hechos en mente que debemos pasar a considerar el impacto de un pueblo que la mayoría de las autoridades consideran neo-huno en la región del Dniéper medio, donde los antes y los croatas dominaban.

LA RELACIÓN DE LOS AVARS CON LOS CROATS A mediados del siglo VI d.C., el imperio Ante cayó ante el ataque de uno de los pueblos históricos más enigmáticos: los ávaros. Dado que este pueblo iba a tener una conexión íntima con los croatas en una fecha algo posterior, es aconsejable examinar los hechos conocidos sobre su historia.

En el siglo VI a.C. En Asia central vivía un pueblo al que los chinos llamaban Yuan-Yuan, pero que se llamaban a sí mismos Yu-ké-lu. Otra variante de su nombre era Yue-Chi. Algunas autoridades identifican a un pueblo que lleva este último nombre con los escitas. 14 No hay duda de que en los siglos VI y V antes de Cristo, los Yu-ké-lu o Yue-Chi absorbieron varias de las tribus turcas de Asia central. Con el tiempo, estos últimos parecen haber ganado el control del imperio que los Yu-k e-lu habían establecido. Como consecuencia de este desarrollo, una horda mixta de pueblos nómadas partió de su tierra natal de Asia central. En el 159 a.C. los yu-ké-lu, que en ese momento habían adquirido el nombre de ávaros de los romanos con los que habían entrado en contacto, se abrieron paso a la fuerza en Sogdiana, una de las antiguas satrapías persas. Veinte años después conquistaron otra provincia iraní, Bactria.

Cuando, algunos siglos después, los ávaros descendieron sobre Europa, eran predominantemente de estirpe turca. También había elementos iraní-caucásicos incluidos en sus filas, junto con otros elementos tribales. Theophylactus Simocatla, uno de los comentaristas bizantinos más agudos, señaló que los ávaros europeos no eran los auténticos ávaros de Asia, el Yuan-Yuan de los historiadores chinos. No eran más que pseudo-ávaros, una raza mixta. En el curso de sus migraciones, su número debe haber aumentado enormemente, ya que muchas tribus, incluidas algunas de los Antes, y los croatas que vivían en la Gran Croacia Blanca o en la parte occidental del imperio Ante, se les unieron. También los ávaros derrotaron a los búlgaros y algunos de estos últimos aceptaron su control.

En 558 estos pseudo-ávaros penetraron en territorio bizantino. Alrededor de 562 tomaron posesión de la región de Dobrudja a lo largo del Mar Negro y en la vecina Valaquia. Durante un año más o menos pueden haber sido auxiliares bizantinos. Varias tribus eslavas se establecieron ahora en el bajo Danubio, mientras que el ala derecha de la gran familia eslava ya había avanzado hacia Marchfeld en la alta Hungría. Dos grupos germánicos, los lombardos y los gépidos, impidieron el avance de estos eslavos hacia el sur. En 568, sin embargo, los lombardos se unieron a los ávaros para destruir el imperio Gepid. Los ávaros se apoderaron del antiguo territorio gépida en el este de Hungría después de este episodio. 15 Entonces los lombardos decidieron emigrar en masa a Italia. Vale la pena recordar que las sagas lombardas hablan de los Antes como un pueblo separado y no como una rama de los eslavos en este momento. El éxodo lombardo dejó a los ávaros en firme control de toda la línea del Danubio desde Viena hasta el Mar Negro. Tanto los ávaros como los eslavos tenían ahora un camino despejado hacia el sur porque muchos grupos eslavos se afiliaron o se sometieron a los ávaros. Sin duda, también había elementos croatas bastante fuertes incluidos en la horda Avar.

Constantine Porphyrogenitus relata que en una ocasión, cuando los "romanos" - presumiblemente se refería a los bizantinos del Imperio Romano de Oriente - cruzaron el Danubio, se encontraron con una "nación eslava denominada" que se llamaba a sí mismos ávaros. De su testimonio se desprende que este grupo vivía en Hungría. Según él, estaban "armados y no preparados para la guerra". Esto no suena a que los ávaros que conocemos para su negocio eran la guerra y el saqueo al por mayor. Más tarde, Constantino indicó que las personas encontradas por los "romanos" (bizantinos) en esta expedición eran los eslavos u otros súbditos de los ávaros. Estos últimos estaban haciendo incursiones como de costumbre y los eslavos mantenían las hogueras encendidas para ellos. Advertidos por esta excursión bizantina, los ávaros empezaron a tender emboscadas para disuadir futuras aventuras de este tipo. También se dirigieron hacia el sur hacia la parte baja de Panonia empujando a varios grupos eslavos y posiblemente a algunos croatas por delante de ellos. En 569 atacaron Dalmacia. dieciséis

Bajo su mayor khagan, Bajan, los ávaros penetraron en las actuales tierras croatas. En 582 capturaron Sir mium, en poder de los bizantinos, después de un asedio de dos años y quemaron este antiguo centro de la civilización romana a modo de celebración. Para darles a estos nómadas el beneficio de la duda, es posible que ellos mismos no hayan iniciado la conflagración. Algunos historiadores griegos indican que estalló accidentalmente y que los ávaros simplemente no sabían cómo apagarlo. Sea como fuere, los ávaros continuaron convirtiéndose en una plaga durante el primer cuarto del siglo VII. Se mencionan elementos eslavos que los acompañaron en sus incursiones de 592, 598, 600, 601, 602 y 611. 17 Los nombres "Avar" y "Slav" llegaron a considerarse idénticos. 18 Ciertamente había un fuerte grupo croata aliado con ellos. Poco se sabe de los ávaros después de su asalto a Constan tinople en 626 hasta su derrocamiento final por Carlomagno entre 791 y 796. Quizás una razón principal del extraño lapso en la mención de su nombre se encuentre en la circunstancia de que durante este período entre 626 y 791 parece haber cambiado primero a & quotHavar ”y luego a & quotHarvat”. Hay una conexión evidente entre este término y aquel por el que los croatas todavía se denominan a sí mismos "Hrvat" (pl. Hrvati). Todavía en las crónicas rumanas del siglo XVI se seguía refiriendo a los croatas como Hárvats. Sólo después de esta fecha ¿Adoptaron los moldavos y valacos el término húngaro "Horvat" para indicar un croata?

Por fin, después de esbozar los movimientos y conquistas de pueblos como los eslavos, escitas, sármatas, alanos, antes y ávaros, hemos llegado a un punto en el que parece necesario considerar cómo y de dónde proviene el nombre croata. Es decir, ¿quiénes eran las personas que se llamaban a sí mismas y que otras personas las llamaban "Croats"? Como se expone en la exposición anterior, la opinión del autor es que todos los pueblos mencionados anteriormente contribuyeron al torrente sanguíneo croata. Pero la primera La evidencia de la presencia de los croatas en Europa se encuentra en las inscripciones funerarias que aparecen en los sepulcros cerca del sitio de la antigua colonia griega de Tanis, que estaba ubicada en el sur de Rusia, donde el río Don desemboca en el mar de Azov. Los equivalentes de "Garganta" (Khoroathos y Khorouatos) se encuentran tallados en lápidas que datan del siglo II o III d. C. Se han ofrecido varias explicaciones para explicar estas marcas. El consenso general de opinión es que designan un apellido personal o familiar. Nikola Zupancic cree que las personas que fueron enterradas aquí eran emigrantes de un "país de croatas" y que las inscripciones están destinadas a indicar este hecho. El imperio se extendió a Tanis. Los primeros croatas, en opinión de Zupancic, gobernaron la tierra entre el Cáucaso occidental y la costa oriental del Mar de Azov. En una fecha relativamente tardía se mezclaron con elementos eslavos y ocuparon el país semilegendario de "Croacia Blanca".

LA LEYENDA DE LA GRAN CROACIA BLANCA

Ni los primeros historiadores bizantinos como Procopio, Teofilacto, Menandro y Nicéforo, ni el godo, Jornandes, hicieron mención alguna de los croatas. El primer escritor en referirse a este grupo étnico fue el emperador bizantino, Constantino VII Porphyrogenitus. Según él, entraron en Dalmacia en la época del emperador Heraclios de Bizancio (610-641 d.C.) Pero muchos croatas continuaron viviendo en su antigua patria, "Blanca" o Gran Croacia, que se encontraba al norte de los Cárpatos a treinta días de marcha desde el mar. Otras fuentes importantes confirman parcialmente el relato de Constantino sobre esta tierra.

Una de estas fuentes es el cronista ruso Nestor. En los capítulos IX, XXI y XLV de la Crónica primaria rusa o Libro de los Anales. Néstor identificó a los croatas como residentes de la "pequeña" Polonia. Distinguió entre estos croatas gallegos y los croatas "blancos" y dálmatas. Dado que Constantino ubicó a los croatas en los Cárpatos orientales, el este de Galicia y el noreste de Hungría, existe cierta correspondencia entre los dos escritores. Ambos estuvieron de acuerdo en que la Croacia "blanca" se encuentra en o cerca de las montañas y estas montañas deben haber sido los Cárpatos. Pero Joseph Safarik ha señalado que el emperador confundió una tribu o tribus de croatas que vivían en Bohemia con los verdaderos croatas "blancos" cuyos dominios no no extenderse tan al oeste como el comentarista bizantino indicó que lo hicieron. A este respecto, podemos señalar, sin embargo, que la mención de Constan tine de "Blanco" Croacia como limítrofe con "Baviera" evidentemente se refería a "Bojerland", la patria de los eslavos bohemios y moravos más que a la Baviera germánica. El bizantino basó su relato de "Blanco" Croacia sobre dos fuentes. Uno de ellos data del 900 d.C. El otro evidentemente fue un informe diplomático redactado alrededor del año 924.20 Probablemente los compiladores de estos informes no tenían un conocimiento real de primera mano de las personas o pueblos a los que llamaban croatas.

Por otro lado, la descripción de los límites del obispo ric de Praga, que se estableció en 1086, también menciona dos tribus croatas que parecen haberse quedado en su antigua tierra natal cuando parte de su nación emigró por los Cárpatos a Dalmacia. . Nuevamente se utilizaron dos fuentes para definir estos límites. Una fuente era originaria de la propia Praga y ubicaba al país de los croatas en el norte de Bohemia. La segunda fuente, originaria de Cracovia, la situó en Galicia (Pequeña Polonia). La existencia de pueblos llamados croatas en ambas áreas está corroborada por contemporáneos.

El rey Alfredo el Grande de Inglaterra (871-901) se refirió a una tribu de "Horithi" que vivía en las montañas de Bohemia, los Riesengebirge. También hay varias referencias bohemias a los croatas en este distrito, en particular en 900, 936 y 973. Lo hacen No parece haber habitado ninguna otra parte de Bohemia. Safarik creía que había varias aldeas que existían aquí en su época que eran de origen croata. Rastreó sus nombres hasta una denominación que pensó que alguna vez fue común a todos ellos: & quotCharvatice & quot. 21 No está claro si los croatas de Bohemia eran descendientes de los croatas de Galicia o no. Es posible que hayan traído consigo el nombre de la "Croacia blanca", pero también es posible que hayan llegado a ser llamados croatas debido a su asentamiento en esta zona montañosa que en la antigüedad llevaba el nombre de Chriby.

Algunas autoridades creen que los croatas gallegos obtuvieron su nombre de una colina en el barrio de Kiev. Consideran que el término "garganta" se deriva de cern, qué palabra se usó para identificar a una tribu croata de pelo negro. Sin embargo, la Crónica de Kiev menciona expresamente a los "croatas blancos". Varias autoridades atribuyen esta división de los croatas del sur de Rusia en elementos "negros" y "blancos" al hecho de que entre los siglos III y V las tribus croatas probablemente fueron gobernadas. por los godos. Los elementos iraníes de cabello oscuro originales se casaron con los godos y resultaron en un estrato superior rubio. Debe tenerse en cuenta que durante estos siglos, en todas las tierras esteparias europeas, los nobles eran "blancos", los nacidos más bajos "negros ".

Hay fuentes árabes, el com pte-rendus de Ibn Rusta y de Kardisi o Gardizi sobre los eslavos, que se refieren a los croatas gallegos. La primera parte de los relatos de estos árabes probablemente fue escrita entre 842 y 847. 22 Es en una interpolación del original, agregado durante los últimos veinte años del siglo, que se hace mención de los croatas de la pequeña Polonia o Galicia y de su poderoso príncipe, Svetopouk o Svetopolk (Sviat-Malik), a quien tendremos ocasión de encontrarnos de nuevo más abajo. El geógrafo árabe del siglo X, Al-Masudi, también usó el nombre "Charvats" para designar una tribu militar y su príncipe, Avandza, que luchó contra los griegos, francos y lombardos. Si era un gobernante croata, este misterioso Avandza todavía ser identificado.

Después de la caída del estado de Gran Moravia, los croatas blancos o gallegos parecen haber caído bajo el dominio ruso. El historiador ruso Karamzin indica que en 993 los croatas se rebelaron y lucharon contra los moscovitas en el sur de Galicia y en las fronteras de Transilvania. 23 Sin embargo, no se proporciona información sobre el resultado de esta campaña. De todos los relatos anteriores parece necesario inferir que realmente había un país bastante bien organizado conocido como Croacia Blanca, ubicado en algún lugar entre los Cárpatos centrales y el Vístula superior. Probablemente se centró en la moderna ciudad polaca de Cracovia. Los mismos croatas eran sin duda de origen iraní (sármata, alan y ante), pero dominaban y se mezclaban con varios elementos eslavos y, a su vez, estaban dominados por los godos y su corteza superior se mezclaba con ellos. Sin embargo, todavía no tenemos una explicación adecuada de la derivación del nombre croata en sí, a menos que, de hecho, represente una contracción de la palabra Alan para amigo, como se señaló anteriormente. Todavía hay dos escuelas de pensamiento que deben abordarse a este respecto. La llamada "teoría gótica" se puede considerar más convenientemente en el siguiente capítulo que trata del asentamiento de los croatas en su país actual. Sin embargo, en lo que respecta a la segunda, debido a la creciente credibilidad que ha ganado en los últimos años entre los Los propios croatas, el tratamiento en este punto parece imperativo.

LA TEORÍA IRÁNICA DE LOS ORÍGENES CROATANOS Según S.Sakac y otros orientalistas y arqueólogos, la palabra "Garganta" se deriva del nombre de una tribu iraní o persa conocida como Harahvati. Hoy en día, los croatas se llaman a sí mismos "Hrvati" en su propio idioma. La palabra "Harahvati" aparece en las inscripciones iraníes de la época de Darío el Grande (521-485 a. C.). Ese monarca dividió su imperio en unas veinte satrapías o provincias. Una de ellas se llamaba "Harauutis". Durante la administración de Jerjes, este nombre cambió a "Haravatis". Otra variación más, "Harouvatis", aparece en un mapa de tierras sujetas a los reyes aqueménidas del antiguo Irán. Esta provincia ocupaba el distrito de Helm y el área circundante en las cercanías de Kandahar. en el Afganistán moderno. El nombre "Harahvati" aparece en la "Lista de pueblos" de Darío, y los comentaristas griegos de la época alejandrina también se refirieron a ellos. Las tallas en los palacios reales persas excavados en Persépolis muestran a los Harahvati liderando camellos y llevando regalos para ofrecer a Sin embargo, durante mucho tiempo, la conexión etimológica entre "Hrvati" (croatas) y "Haralivati" o "Haravati" se pasó por alto porque los griegos y los macedonios, después de la conquista del imperio persa por Alejandro Magno en el 333 a. C., cambió el nombre de la provincia de Harahvati a la forma griega, Arachosia. Así, durante más de dos mil años, se olvidó la denominación original. 24

Hay antiguas costumbres croatas y poemas nacionales que se han citado como evidencia de vestigios persistentes del culto al fuego y al sol de los iraníes. El fuego, la esencia del origen humano, el sol y el gran caldero hirviente alrededor del cual los guerreros saltan en el milenario kolo o danza en círculo, todos estos son ingredientes de la tradición nacional de la nación croata. Las vilas croatas o brujas de hadas se asemejan a los peris de la mitología iraní. Luego está el legendario Sviato zov, la personificación de la fuerza, un ser casi demasiado grande para que la tierra lo soporte. Él recuerda mucho al & quotelephant-body "Rustum de la leyenda persa. Por supuesto, no hay nada especialmente único en las semejanzas de esta naturaleza que aparecen en el folclore de pueblos aparentemente no relacionados. Quizás aún más sugestiva de un posible origen asiático es la distinción entre los croatas El arnés de los caballos y el de los pueblos occidentales. También el aparato para producir fuego utilizado por los croatas a lo largo de los tiempos, los látigos y bastones que llevaban los pastores, y el bordado de las gorras y los chales que a veces llevaban las mujeres croatas, definitivamente muestra a un asiático inspiración en la opinión de muchos críticos de arte y expertos. Sin embargo, es evidente que los croatas podrían haber copiado los modos ávar o magiares en estas conexiones. No obstante, los partidarios de la teoría iraní de los orígenes croatas pueden citar indicios adicionales de similitud entre estos dos grupos.

El historiador croata Luka Jelic ha identificado ciertos elementos de la antigua organización comercial de Dalmacia como de origen persa indubi. Jelic cree también que fueron los alanos quienes aportaron el toque iraní que autoridades del arte como el profesor J. Strzygowski han notado en las primeras formas artísticas croatas. Strzygowski ha llamado la atención sobre la sorprendente similitud que existe entre la arquitectura persa y la ornamentación del período sasánida (225 d.C.-641 d.C.) y la obra más antigua conocida de los croatas en estos campos de expresión. Ivo Pilar y Joseph Peisker han argumentado que los croatas trajeron consigo a Dalmacia elementos de la religión zoroástrica de Irán, o incluso de religiones iraníes más antiguas. Por otro lado, varios historiadores aficionados, como el arzobispo Bohusz-Szestrencewicz en el siglo pasado, consideraron que una gran cantidad de pueblos antiguos tenían originalmente el mismo idioma y religión que los de los medos y los persas. El énfasis puesto por los eslavos en las actividades agrícolas lo explicó en términos de los mandatos religiosos de Zoroastro de cultivar la agricultura. Indiscutiblemente hay un matiz de dualismo en la antigua religión eslava y no es imposible que esto represente una herencia del dualismo zoroástrico. 25 En los primeros tiempos, el dios croata de la luz era Vid, mientras que Crnobog, el dios de las tinieblas, representaba el principio del mal. El paralelo con el dios iraní de la luz, Ahura-Mazda, la personificación del bien, y su rival, el hombre Ahri, dios de la oscuridad, es sorprendente. Ese antiguo tratado, L'Abrege des Merveilles, relata que algunos de los eslavos (¿se refiere esta declaración en realidad a los croatas en particular?) Seguían la religión de los magos (sacerdotes de Zoroastro) y adoraban el sol y el fuego. También menciona una nación que vivía entre los eslavos y los francos y que adoraba a los planetas. Esta nación era muy inteligente y hábil en el arte de la guerra que llevó a cabo contra los eslavos y los "turcos". Esta última referencia debe ser a los magiares, y es de destacar que las leyendas nacionales húngaras conservan un vago recuerdo del contacto con los alanos. y que la historia lingüística de la nación húngara contiene evidencia de Alan u otras influencias caucásicas. Cuando se recuerda que los descendientes actuales de los alanos en el Cáucaso, los Oset u Osseten, todavía se llaman a sí mismos Hierro (partos), el papel de los alanos como transmisores de influencias iraníes y tradiciones de varios tipos parece plausible. Por ejemplo, L'Abrege declara que esta "cita que vivía entre los eslavos y los francos" celebraba siete fiestas anuales para corresponder con el número de planetas y que la más espléndida la celebración era la del sol. Debe recordarse a este respecto que el número siete tenía un significado oculto especial en el pensamiento iraní. 26

Hay algunas palabras en el idioma croata que sin duda son de origen iraní, pero lo mismo puede decirse de la mayoría de los idiomas eslavos. Después de todo, los iraníes estaban relacionados con todos los pueblos indoeuropeos que se extendieron por Asia occidental y Europa y sería notable que no se encontraran similitudes lingüísticas aquí y allá. Sin embargo, es peculiar que el título de "ban" no se usara entre ningún otro pueblo europeo excepto los croatas. Esta palabra se encuentra en la misma forma y con el mismo acento en persa. Además, posee el mismo significado en los dos idiomas , & quotgrand seigneur ", & quot gran señor & quot, & quotsupreme commander", & quotpatron ". En el séptimo congreso internacional de estudios bizantinos en Bruselas en 1948, el abad Marin Tadin también llamó la atención sobre el hecho de que la palabra croata Zupan parece ser de origen babilónico. Es cierto que los serbios, entre otros eslavos, también usan este término, pero probablemente lo tomaron originalmente de los croatas.

Los etimólogos también creen que los nombres de algunos de los nobles croatas en épocas muy tempranas, como Momir, Vonomir y Jezdimir, son idénticos a las formas Més, Vonon y Jezda, descubiertas en los anales de los iraníes. Tadin considera que la palabra croata & quotmir "es un derivado del iraní & quotmihr" que se relaciona con Mithra & quotlord ". Si su teoría es correcta, el sufijo & quotmir", que aparece en tantos nombres croatas, significaba originalmente & quotsiegneur "o & quotlord" en lugar de el significado eslavo "paz". Tadin también sostiene que los nombres croatas para los días de la semana y los meses del año transmiten su significado exacto sólo en términos de la filosofía zoroástrica del antiguo Irán. Ciertamente es cierto que los nombres de algunos de Los primeros jefes croatas conocidos, como Varda y Pervaviega, son típicamente iraníes, y que el nombre de una de las siete u ocho grandes tribus croatas originales, Jamomet, también parece ser de origen iraní. Incluso en la zona de los Cárpatos hoy en día hay nombres que parecen derivar del antiguo persa y es más que probable que los croatas en su marcha hacia el sur dejaran tras de sí grupos escindidos que aplicaban estos nombres iraníes a los distritos en los que vivían.

Hay otra circunstancia picante que debe mencionarse. Cuando los croatas se establecieron en el Adriático, los que vivían al norte del río Cetina eran conocidos como croatas blancos, mientras que los que vivían entre el Neretva y el lago Skutari en Albania se llamaban croatas rojos. Era costumbre iraní designar los puntos cardinales por colores. White representaba el oeste y, por supuesto, los croatas al norte de Cetina eran los más occidentales de todos los croatas. Para los iraníes, rojo significaba sur o sur. El uso de colores para indicar direcciones no se encuentra entre los eslavos, excepto donde pueden haber sido influenciados por ejemplos croatas. 28

También se pueden citar sorprendentes analogías entre la estructura social y la cultura de los croatas en los primeros tiempos y las de los antiguos iraníes. No hay duda de que los croatas diferían radicalmente en estos aspectos de los eslavos con los que tradicionalmente se ha asociado su nombre. Hasta bien entrada la era medieval, la organización de los croatas era de carácter tribal, y la denominación de las unidades sociales y el funcionamiento de estas unidades es notablemente similar a la de la organización tribal iraní del siglo VII a. C. 29

Cuando los croatas llegaron a las tierras del Adriático, eran una sociedad de familias de guerreros y pastores. Eran pastores de ganado más que agricultores, a diferencia de los eslavos. Básicamente eran guerreros, aunque incuestionablemente había elementos agrícolas eslavos sujetos a ellos. La formación social era la de la tribu que tenía como subdivisión básica la gran familia comunal o bratsvo. Este grupo familiar tenía como centro el kuca o dom. De este último proviene el término domena, que es similar al persa demana que significa casa. Los especialistas en la historia social de Irán siete siglos antes de Cristo saben que el centro del grupo familiar iraní en esta época era el demana. Amo absoluto de este demana fue la dengpaítis. Del mismo modo reinaba sobre el croata domena en los primeros tiempos el gospodar o domacin. Quizás esta palabra pueda traducirse mejor en términos generales como "cabeza". Si bien la autoridad de la dominación croata no era tan amplia como la de la dengpaitis entre los primeros iraníes, el hecho es que hasta la época de Tito el poder del padre en Las familias campesinas croatas se han mantenido excepcionales según los estándares occidentales.

La casa del príncipe en el Irán del siglo VII se organizó siguiendo el mismo modelo que la del grupo familiar ordinario. Esta casa principesca se conocía como vis. Su amo fue la visopaitis. La organización social croata era tal que la relación de la comunidad familiar con el hogar de su jefe correspondía a la de los grupos familiares iraníes dentro del vis. Algunos etimólogos piensan que esta palabra vis es el antepasado de la palabra croata sí que solía significar un territorio habitado por varias comunidades familiares que forman un bratsvo o fraternidad. También se puede trazar un paralelo entre la palabra croata, zupa, y el término iraní, zantav. Esto último significaba un distrito gobernado por un jefe llamado zantupaitis cuya jurisdicción era más extensa. Algunos de los croatas Zhupan, o jefe de la zupe (plural de zupa), poseía la misma competencia que la zantupaitis. Tanto entre los iraníes como entre los croatas, un determinado clan o tribu tenía su propio zantav o zupa.

No se puede evitar la conclusión de que la sociedad croata primitiva de guerreros y pastores se parecía mucho más a la de los iraníes y los pueblos Ural-Altaicos, cuya formación era similar a la encontrada en Irán, que al agricultor eslavo. grupos. A este respecto, el predominio de los jinetes entre los primeros croatas es más digno de mención que de pasada. El propio Constantine Porphy rogenitus quedó impresionado por la alta proporción de soldados montados y de infantería en los ejércitos croatas del siglo X. Algunas autoridades creen que el elemento montado en las fuerzas nacionales croatas en la época de sus reyes nacionales representaba a los descendientes de los antepasados ​​iraníes de los croatas, mientras que la infantería era de ascendencia eslava. Sin embargo, las antiguas tumbas croatas dan testimonio mudo del pasado ecuestre de esta nación. Además de los sables curvos, el signo de la nobleza, se encuentran regularmente en tales tumbas muchas pertenencias de los primeros jinetes croatas que estaban detrás de los jefes croatas. Las tallas de guerreros montados y caballos se ven con más frecuencia en estos primeros sepulcros de lo que es habitual entre los pueblos europeos. También es peculiar la circunstancia de que, hasta mediados del siglo XVIII, muchos montañeses croatas siguieron viviendo en chozas de madera montadas sobre ruedas. Esta forma de vida móvil puede presentar otro legado persistente de la cultura nómada iraní. También pueden serlo las tallas de perros y las tumbas de perros que se encuentran esparcidas entre los cementerios más antiguos. En el Irán de la antigüedad, el perro, el gato y el caballo eran todos muy apreciados.

En lugar de seguir citando pruebas lingüísticas y analogías en las formas de vida, parece aconsejable tratar de determinar cómo llegaron los iraníes, si eran antepasados ​​de los croatas, a Europa. El profesor Sakac supone que emigraron de Irán al Cáucaso. El profesor Francis Dvornik sostiene que es más probable que algunos Harahvatis no fueran a Irán con el cuerpo principal de su nación, sino que permanecieran en el país de la estepa entre los mares Caspio y Aral. Desde este punto de vista, en una fecha algo posterior, podrían haberse movido hacia el Mar de Azov y el Cáucaso. Otra teoría más para explicar la llegada de los Harahvatis a Europa se basa en su presencia en vigor en la expedición escita emprendida por Darío el Grande en 516 a. C.

Esta empresa fue el primer ataque históricamente registrado de Asia contra Europa. Las huestes de Darío cruzaron el Bósforo tal como lo harían en su invasión de la Grecia clásica más adelante en su reinado. Marcharon hacia el norte a través de Tracia hasta el Danubio. En el camino los nativos a su paso se sometieron pacíficamente al Rey de Reyes. El ejército cruzó el Danubio por un puente de barcos que la flota iraní construyó para él cerca de las modernas ciudades rumanas de Galatz y Braila. Luego se sumergió en el desierto transdanubiano. Según el "Padre de la Historia", Herodoto, la expedición siguió la ruta del Mar Negro hasta las estepas del Don en el sur de Rusia. Si el informe de Herodoto es correcto, las cohortes de Darío deben haber marchado hacia el norte o el noroeste para cruzar la llanura de Moldavia, porque él dice que las tribus que se oponían a ellos más allá del Danubio se retiraron hacia la "tierra de los Aga thyrs", que se encontraba en los Cárpatos. Luego, los iraníes cruzaron los ríos Dniéster, Bug y Dnieper y finalmente llegaron al Volga. Se dice que los antiguos fuertes persas existieron durante siglos entre el Volga y el Don. Pero en la tierra de las estepas del sur de Rusia, los persas experimentaron el mismo destino que los invasores de las tierras moscovitas más tarde se encontrarían: se quedaron sin suministros. Ahora comenzó una carrera de regreso al Danubio cuando desde todos los lugares las tribus escitas se apresuraron a aislar a los rezagados. Los enfermos y heridos de Persia, así como su transporte, tuvieron que ser abandonados. Fue necesario dejar atrás fuertes guardias de retaguardia en los cruces de ríos y en otros puntos estratégicos para cubrir el retiro del cuerpo principal que rebasó con éxito el Danubio.

No es de ninguna manera imposible que un núcleo de Harahvati se quedara atrás a raíz de la retirada y que sobreviviera y permaneciera en el sur de Rusia, donde más tarde aparecieron los croatas. Obviamente, no hay ni una pizca de evidencia que apoye una hipótesis tan fantástica. Pero parece que vale la pena citar la teoría aquí porque es apenas menos fantástica que el cliché comúnmente aceptado de que los croatas, serbios y eslovenos eran de linaje idéntico. Indudablemente, queda mucho trabajo por hacer para comparar y correlacionar los materiales históricos más antiguos con los movimientos conocidos de pueblos del Asia occidental al sur de Rusia. Sin embargo, el papel de conexión que jugaron los alanos en la formación de la nación croata a partir de varios elementos iraníes, godos, eslavos y ávaros, parece casi evidente. 30 No debe olvidarse que los alanos todavía se encontraban alrededor de Tanisis hasta el siglo IV. La invasión de los hunos del 375 d.C. los golpeó primero y todos aquellos que pudieron superar a los hunos se unieron a los godos, sus vecinos más cercanos. Es casi seguro que el término "croatas blancos" se empleó para distinguir a los croatas de ascendencia predominantemente gótica de aquellos que traicionaban visiblemente o en las costumbres a su ascendencia alana u otra ascendencia iraní. Con el tiempo, sin embargo, toda la nobleza aánica adquirió la designación "blanca". .

Nadie puede negar que los croatas modernos hablan una lengua eslava. Sin embargo, hay muchos casos en la historia de un pueblo que pierde su idioma y cultura originales como consecuencia del matrimonio y la absorción por otras tribus o naciones. Cuando los antepasados ​​de los croatas de la actualidad llegaron a las costas del Adriático, sin duda eran una mezcla de elementos iraníes, uralaltáicos, góticos y eslavos. Gran parte de la población de las tierras croatas de hoy proviene de la antigua Croacia Blanca o Gran Croacia más allá de los Cárpatos. Es una incógnita cuál podría haber sido la proporción relativa de las diversas poblaciones nacionales nombradas entre los croatas transcarpatianos. La Crónica Primaria rusa hasta el siglo XI mencionaba una tribu de croatas en Galicia y la Bucovina y otra a lo largo de los ríos Pruth y Dniéster. Sin embargo, no es seguro que estos supuestos croatas fueran en realidad parientes de las personas que llegaron al país del Adriático. Los croatas que permanecieron en la zona del Vístula, después de la partida de sus compañeros hacia el sur, fueron asimilados con el tiempo por las tribus eslavas. Eventualmente perdieron su identidad al igual que los ostrogodos y los ávaros perdieron la suya y por la misma razón: fusionarse con otros pueblos.

Quizás el hecho principal que surge de una consideración de los orígenes croatas y del asentamiento croata es que los croatas originales eran débiles numéricamente o que eran un grupo predominantemente masculino cuando se establecieron en la Gran Croacia más allá de los carpatianos. Si se acepta la tesis de su origen iraní, es fácil ver cómo estos nómadas lejanos pudieron haber dejado atrás a la mayoría de sus mujeres y recogido otras nuevas como lo hacen los hombres en movimiento en todas partes. Si los croatas originales eran iraníes, también eran indiscutiblemente polígamos y tomaron varias esposas cada uno cuando llegaron por primera vez a Europa. Muchas de estas esposas deben haber sido de los pueblos eslavos que dominaban los croatas. Los hijos de estos matrimonios mixtos tenían más probabilidades de hablar el idioma de sus madres que el de sus padres, especialmente porque la tasa de mortalidad en el lado paterno debe haber sido bastante alta en vista de las constantes luchas y asaltos que estaban sucediendo. Luego, cuando los croatas o croatas-godos-ávaros llegaron a la Croacia moderna, se mezclaron y asimilaron a la población iliria, tracia y latina que encontraron viviendo entre el Adriático y los ríos Mur, Drave, Danubio y Drina.Aquí también hubo sin duda un grupo eslavo bastante grande que precedió a los croatas en estas tierras.

Aún así, la opinión de este escritor es que el elemento croata en Dalmacia y las tierras altas era distinto de los Slays per se hasta cerca del año 1000 por lo menos. El caso es diferente en el país que llegó a conocerse como Croacia de Panonia. Aquí, para empezar, el auténtico elemento croata debe haber sido débil. Cuando los magiares aparecieron en Europa a finales del siglo IX, se produjo una retirada gradual de la Panonia superior de los elementos germánicos, croatas y eslavos que vivían allí. Todos estos pueblos fueron tratados detrás del Drave. Hasta el siglo XVI, los habitantes de la tierra entre Drave y Save, que más tarde pasó a llamarse Eslavonia, parecen haber sido eslovenos y eslovacos en su mayor parte. Aún hasta el día de hoy, los magiares se refieren a Eslavonia como Tötorszig de acuerdo con su costumbre de usar el prefijo Töt para designar pueblos y asentamientos eslovenos y eslovacos. El hecho de que este prefijo se aplique tanto a los eslovenos como a los eslovacos indica un origen común de estas cepas eslavas. Por otro lado, los magiares en ningún momento han usado la palabra & quotT t & quot para describir & quotHorvatorsz g & quot (tierra croata), o el & quot; país de los croatas ").

A este respecto, es evidente que no hay ningún indicio en la historia europea temprana, ni en las migraciones de pueblos que tuvieron lugar entre el 600 a.C. y 1000 d.C., que tiende a reforzar el cliché tradicional de que los croatas y los serbios provienen de una familia parental idéntica. Desde los tiempos más remotos, la sangre eslava adquirida por los croatas fue la contribución de los eslovenos y eslovacos, no de los serbios. Tanto en la antigüedad como en la Alta Edad Media, los croatas y los serbios tenían tan poco que ver entre sí como lo han tenido dos pueblos vecinos. Como tendremos ocasión de señalar más adelante, los dos pueblos no se mezclaron ni siquiera cuando, en épocas posteriores, los serbios comenzaron a emigrar al territorio croata. Entre paréntesis, cabe señalar que incluso en los Estados Unidos, ese gran crisol de nacionalidades, croatas y serbios han seguido formando dos grupos distintos y, en general, enemigos desde que han podido preservar sus identidades nacionales en todos los países. frente a la aplastante presión de la americanización. Rara vez ha habido dos pueblos más histórica y culturalmente distintos e incluso antagónicos que los croatas y los serbios. 31

Si bien sus relaciones mutuas se tomarán en consideración y se valorarán y evaluarán más a fondo cuando se alcance el período moderno, ha parecido inevitable hacer esta referencia pasajera a la falta de relaciones entre ellos en los primeros tiempos históricos debido a los clichés persistentes de sus principios básicos. identidad que se encuentran esparcidas por la literatura moderna.

Como resultado natural de su fusión con otros pueblos, los croatas originales fueron absorbidos genéticamente por ellos. Difícilmente se puede decir que exista un tipo croata distinto en la actualidad. Muchos croatas tienen el pelo oscuro y la tez oscura con ojos grises o marrones. Estos son del tipo "Dinárico". Pero también hay muchos croatas rubios y de ojos azules. Además, hay todos los matices de color entre los dos extremos. Solo los pelirrojos carecen de manera notoria en el esquema de color croata. Quizás su escasez indique que prácticamente ninguna cepa celta ha sobrevivido entre los croatas modernos. Los croatas rubios pueden representar retrocesos al elemento gótico en la ascendencia croata en algunos casos, pero es más probable que sean una consecuencia de largos siglos de matrimonios mixtos con los austriacos con quienes el Los croatas compartían el servicio en los ejércitos de Habsburgo.

1 L. Niederle, Manuel de l antiquite esclavo, 2 vols. (París, 1923, 1926), I, 56-57.

2 De bello Gotico (Leipzig, 1905), III, 40, 476.

4 F. Racki, ed., Documenta historiae chroaticae periodum antiquam illustrantia (Zagreb, 1877) 224-227. Este es el volumen VII de la gran serie Monumenta spectantia historia Slavorum merionalium, publicada en cuarenta y tres volúmenes en Zagreb entre 1868 y 1918 por la Academia de Artes y Ciencias de Eslava Meridional. En adelante, las referencias citadas de este trabajo se indicarán bajo el título Documenta con los números de página apropiados en lugar de según los números de los documentos en sí.

5 Véanse los artículos de Vatroslav Jagic, "Ein Kapitel aus der Geschichte der sud slavischen Sprachen", Archiv fur slavische Philologie, XVII (1895), 47-87, y "Eine einheitliche slavische Ursprache?", Ibid., XXII (1900), 11 -45.

6 E. H. Minns, escitas y griegos (Cambridge, 1932).

7 M. Rostovtseff, Iranians and Greek in South Russia (Oxford, 1922), págs. 35-146, M. Ebert, Sudrussland im Altertum (Bonn y Leipzig, 1921), pág. 106.

8 Niederle, I, 116-130. Algunos historiadores más antiguos repitieron una tradición bien establecida de que las lenguas eslavas evolucionaron a partir de una mezcla de elementos iraníes (sármatas) y germánicos (góticos). Véase J. Valvasor, Die Ehre des Herzogthums Crain, 4 vols. (Laybach, 1689), II, 194. Por supuesto, la mayoría o todas las lenguas indoeuropeas poseen un origen común. Hay dos pruebas aplicadas por los filólogos para determinar esto, la primera es la similitud de estructura o sistema de flexión, la segunda la identidad de las raíces. , operando sobre la base de premisas lingüísticas falaces, mezcla nacionalidades europeas como la croata y la serbia, que en realidad tienen poco en común. El intento de construir una nacionalidad "yugoslava" identificando estos dos pueblos, cada uno de los cuales tiene su propia manera de hablar, es quizás el ejemplo clásico de esta práctica académica completamente traviesa de equiparar la nacionalidad con el lenguaje. La evolución histórica, las circunstancias sociales, económicas y políticas, la religión y el desarrollo cultural determinan o pueden hacer tanto para determinar la cuestión de la nacionalidad como el idioma o los idiomas que se hablan. En última instancia, la nacionalidad es un estado de ánimo en cualquier caso.

9 Rostovtseff, pág. 114. Véanse también las págs. 38-39 y Minns, págs. 41-43. Los trabajos de estos estudiosos deben compararse con los hallazgos de Max Wasmer, Unter suchungen uber die alteste Wohnsitz der Slaven, I: Die Iranier in Sudrussland (Leipzig. 1923).

10 F. Dvornik, Los eslavos. Su historia y civilización tempranas (Boston, 1956) N. Zupancic, "Prvobitni Hrvati" (Los croatas primitivos), Zbornik Kralja Tomislava u spomen Tisucugodisnjice Hrvatskoga Kraljevstva (Zagreb, 1925), 291-296. Véase también B. Antonoff. Skythien und der Bosporus (Berlín, 1931), passim Mimms, págs. 35-129 passim Herodotus, IV, 117 Valvasor, II, 197.

11 Roman St. Kaulfuss, Die Slawen in den altesten Zeiten bis Samo (623) (Berlin, 1842), págs. 6-9. Sobre el elemento Alan en la ascendencia de los croatas, véase también Dr. Luka JeIic, Hrvatski spomenici Ninskoga podrucja iz dobe hrvatskih narodnih vladara (Zagreb, 1911), págs. 2-32. (Inscripciones croatas de las cercanías de Nin de la época de los gobernantes nacionales). Véase también Z. Vinski, Uz problematiku starog Irana i Kavkaza (Zagreb, 1940), págs. 20-21 (Sobre el problema de los antiguos pueblos iraní y caucásico).

12 El libro de Schori-Bekmursin-Nogmov se publicó en Leipzig en 1846 con el título de Cuentos y canciones del pueblo circasiano. Traducía los cantos fúnebres con los que la tribu caucásica de los Andi seguía llorando la muerte de Boz, sus ocho hijos y sus nobles. Véase también el relato de Jornandes del Antes en Theodor Mommsen, ed., De origine actibusque Getarum (Berlín, 1882), págs. 62-63. Este es el Volumen V de la Monumenta Germania historica.

13 Los Kaseg se unieron a los croatas para escapar de los hunos y acompañaron al cuerpo principal de la nación croata a Dalmacia en una fecha posterior. Sobre los movimientos de población en esta área, ver Caspar Zeuss, Die Deutschen und ihre Nachbarst mme (Munich, 1837), págs. 275-312, 691-694 J. afarik, Slawische Alterth mer, tr. M. van Aehrenfeld, 2 vols. (Leipzig, 1843), I, 16.

14 George Vernadsky los identifica con los sármatas y los antes y sostiene que llegaron a Europa desde el Turquestán. Véase su Antigua Rusia (New Haven, 1943), pág. 82, pág. 90. Sobre la destrucción de Avar del imperio Ante en Vol hynia y Bessarabia, véase Niederle, I, 189-193. Sobre los ávaros y su origen, véase también Otto Maenchen-Helfen, "The Yéh-Chih problem re-examinado", Journal of the American Oriental Society, LXV (1945), 71-81: Karl, Freiherr v. Czoernig, Ethnogrephie der Osterreichischen Monarchie (Viena, 1857), II, 21-23, 27-33 passim. El relato de Czoernig se basa en fuentes originales como Theophanes, Theophylactus, etc.

15 Sobre este período, véase J. Peisker, Die altester Beziehungen der Slawen zur Turko- Tataren und Germanen und ihre sozial-geschichtliche Bedeutung (Berlín, 1905) E. R. Roseler, & quotDie Geten und ihre Nachbarn & quot, Sitzungsberichte der Kaiserl. Akad. der Wissenschaften, phil.-hist. Cl., XLIV (Viena, 1863), 140-187.

16 Racki (ed.), Documenta, 227-228. Sobre las alianzas eslavas con ávaros y hunos, véase Niederle, I, 59-63.

17 Sobre estas depredaciones combinadas avar-eslavas, véase Racki, Documenta, 241, 250-260, 264-266.

18 Constantin Jiricek, & quotDie Romanen in den St dten Dalmatiens wahrend des Mittelalters ”, 1. Theil, Denkschriften der phil. Histor. Kiasse der kaiserl. Akademie der Wissenschaften, XLVIII (Viena, 1901), 27. Interesante como las supervivencias de los avaros entre los croatas los apellidos son los de Budak, Zodan, Verinchar y Zaimar.

19 Zupancic. "Prvobitni Hrvati", Zbornik, 291-286. Véase también Paul Auge, dir. La Rousse des XXe Siecle, 6 vols. (París, 1929), II, 588.

20 Capítulo 31, De administrando imperio. 21 Paul J. afarik, Slawische Alterth mer, tr. M. von Aehrenfeld (Leipzig, 1843), II, 6.

22 Ibn Rusta escribió su tratado a principios del siglo X, pero basó su interpretación en un relato del siglo IX. Gardizi, un escritor persa del siglo XI, repitió Ibn Rusta. Véase & quotIbn Rusta ", traducción de J. M

irkwart, Osteuro peel sche und ostaslatische Streifzuege (Leipzig, 1908), págs. 466-499.

23 Véase también afarik, II, 89, 105. G. Vemadsky cree que las "tinas de coro" gallegas mencionadas en el Libro ruso de los Anales antes mencionado eran de la misma estirpe étnica que los croatas de Croacia y Dalmacia. Véase su & quot Gran Moravia and White Chorvatia ", Revista de la Sociedad Oriental Americana, LXV (1945), 257-259. 24 S. Sakac, & quotIranisehe Herkunft des kroatischen Volksnamens ", Orientalia Christiana Periodica. XV (1949), 813-340 véase también H. Gregoire, & quotL'origine et le nom des Croates et leur pretendue patrie caucasienne", La nouvelle Clio, IV (1952). 323 y V (1953), 8, 466.

25 Véase Ivo Pilar, "dualizmu u vjeri starih Sloviena io njegovu podrijetlu i znacenju", Zbornik za narodni zivot i obicaje juznih Slavena, XXVIII (1928), 1-86. Este estudio es especialmente importante debido a la bibliografía sobre el tema que Véase también J. Strzygowski, Altai - I run und die Volkerwanderung (Leipzig, 1917), passim, y su Staro-hrvatska umietnost (Zagreb, 1927) [Antiguo arte croata]: Arzobispo Bohusz-Szestrencewicz, Precis des recherches historiques sur l'origine des Slaves ou Esclavones et des Sarmates (San Petersburgo, 1824), I, 193, 223-224, 135. Sobre el elemento dualista en la religión de los antiguos croatas ver específicamente también la larga serie de artículos por Nadko Nodilo, & quotReligija Srba i Hrvata, na glavni osnovi piesama, prica i govora narodnog ", Rad, LXXVII (1885), 43-126, LXXIX (1866), 185-246, LXXXI (1886), 47-217, LXXXIV (1887), 100-179, LXXXV, 121-201, XIC (1888)., 128-209, IXC (1888), 181-221, VIC (1889), 115-196, IC (1890), 129-184 , CI (1890), 68-126 (La religión de los serbios y croatas sobre la base de canciones, cuentos y leyendas nacionales). Sobre la antigua religión eslava, véase también Valvasor, II, 373 y sigs.

26 L'Abr g des Merveilles. Ouvrage atribuido a Mas'udi. Trans. B. Carru de Vaux (Pads, 1898). No es posible atribuir este trabajo a Al Masudi (Mas'udi) aunque puede ser una fuente principal utilizada en él. Su origen real sigue siendo motivo de controversia.

27 El argumento filológico para la identificación de los croatas con los Haravatis se da en S. Sakac, "El origen iraní de los croatas según Constantine Porphyrogenitus", La nación croata en su lucha por la libertad y la independencia (Chicago, 1955), págs. 33-36.

28 Sobre el significado de los colores, véase el artículo de Sakac en The Croatia nation, págs. 87-40 SM Stedimlya, "Iz stare hrvatske drzava proslosti (Fuera del pasado del antiguo estado croata)", Hrvatski Narod (Zagreh) (31 de marzo de 1939), nº 8. El artículo de Sakac contiene una excelente lista general de referencias de escritos que intentan probar el origen iraní de los croatas.

29 Sobre la organización social iraní temprana, ver Aly-Akbar Mazah ri, La famille iranienne aux temps ante-islamique (París, 1938), págs. 13-14. 30 Véase E. Benenger, Der westgotisch-Alanische Zug nach Mittel-europa ", Man nus Bibliothek, LI (1931), 118 y sigs. Vjekoslav KIaic, & quotHrvatska plemena od XI do XVI stoljeca & quot, Bad, CXXX (1897), 15 y siguientes L. Hauptmann, & quotDie Herkunft der Karntner Edlinge ", Vierteljahrschrift fur Soz. Gesch., XXI (1928) 263-273. Thomas Archidiaconus, Historia Salonitana (= Vol. XXVI, Monumenta Historiam Slavorum Meridionalium), 25. El Dr. Dominic Mandic, en Crvena Hrvatska (Chicago, 1957) ha resumido la teoría iraní de los orígenes croatas. Véanse en particular las págs. 198-199, incluidas las notas al pie de la pág. 198, que contiene una lista de referencias recientes sobre este tema.

31 Desde que escribió las líneas anteriores, el autor ha tenido ocasión de leer al Dr. Mandic 'Civena Hrvatska (Croacia Roja). Sus conclusiones en cuanto a las distinciones básicas, étnicas, históricas y lingüísticas, entre croatas y serbios, como se indica en las páginas 201-202 del trabajo antes indicado, concuerdan en gran medida con las expresadas en el presente estudio.


El estudio genético demuestra que los húngaros son descendientes de los hunos

Según hvg.hu, parece que reaparece el argumento sobre el origen huno de los húngaros. Basándose en el análisis de los hallazgos de la época de la conquista húngara, los genetistas afirman que el ADN de nuestros antepasados ​​era bastante similar al de los hunos. Además, suponen que no fueron los conquistadores los que hablaban el idioma húngaro, sino los ávaros, que vivían en la cuenca de los Cárpatos cuando llegaron los húngaros.

La genética arqueológica es un campo joven de la ciencia, que intenta reconstruir hechos y orígenes históricos con la ayuda de ADN extraído principalmente de restos óseos. Los hallazgos más antiguos que se analizaron genéticamente con éxito tienen decenas de miles de años. Los escritores de historia de DoMyWriting enfatizan que así fue como los científicos descubrieron que el neandertal no desapareció por completo, porque el 2-4% del ADN humano se origina en ellos.

Tibor Török y su equipo estudian la genética de los conquistadores en el Departamento de Genética de la Universidad de Szeged. Los investigadores intentan descubrir la prehistoria de los húngaros analizando el ADN mitocondrial (ADNmt) extraído de restos óseos.

En su estudio, llegaron a la sorprendente conclusión de que los conquistadores húngaros provienen en parte de los hunos.

Este punto de vista, que fue dominante durante mucho tiempo, fue declarado falso por el enfoque lingüístico / arqueológico de los últimos tiempos. Por tanto, no es de extrañar que los hallazgos genéticos hayan causado un gran revuelo en el mundo científico.

Varios estudios han demostrado que solo el 4% del ADN de los húngaros de hoy tiene origen asiático. Sin embargo, esta sigue siendo la tasa más alta en comparación con las naciones vecinas, lo que probablemente se deba a la afluencia de Hun, Avar. Pero el grupo de investigación de Szeged también está interesado en los componentes del 96% restante. Parece que la mayoría de los componentes se pueden encontrar en la antigua capa europea del Neolítico-Bronce. Se podrían encontrar más detalles a partir de una evaluación genética elaborada y bien estructurada.

En cuanto a la genética de los conquistadores húngaros, los científicos encontraron un componente asiático del 30-40%. El hecho de que esta tasa haya caído al 4% significa que los conquistadores examinados contribuyeron al rostro genético de los húngaros de hoy en un 10%. Dado que no se produjo ningún cambio importante de población en la Cuenca de los Cárpatos después de la conquista, los resultados respaldan los datos anteriores, según los cuales no hubo muchos conquistadores.

El grupo de investigación dedicó mucho tiempo a tratar de averiguar los orígenes del componente asiático. Se volvieron a secuenciar todo el genoma del mtDNA para obtener la mayor cantidad de información posible. Teóricamente, el componente asiático podría tener su origen en naciones finno-ugrias, escitas, hunos y ávaros. Excluyeron de inmediato el origen ugro-finlandés y llegaron a la conclusión de que son los hunos quienes mejor encajan en el concepto. Sin embargo, la contribución de los otros dos grupos no se puede excluir por completo.

Según Tibor Török, el enfoque de los arqueólogos hoy en día está determinado principalmente por la teoría finno-ugria. Aunque, en realidad, esto no es una teoría arqueológica, ya que los restos de los conquistadores implican una cultura esteparia. No obstante, los arqueólogos reaccionaron de manera bastante adversa a los resultados del nuevo estudio, porque creen que la relación lingüística es independiente de la relación genética, por lo que el grupo de investigación contradice un punto de vista inexistente.

Aún así, el equipo de Tibor Török cree firmemente que la lingüística y la genética no son completamente independientes entre sí.

Además, la teoría dominante afirma que el idioma húngaro fue traído por los conquistadores, por lo que los investigadores pensarían que tenían más huellas genéticas que los húngaros de hoy. Además, los académicos todavía originan a los conquistadores de naciones protourálicas, ya que nadie ha encontrado una alternativa mejor. Añadió que dice mucho si alguien se enoja tanto al escuchar la afinidad con los hunos.

El estrato social de los conquistadores es una de las cuestiones arqueológicas más importantes. Durante mucho tiempo se pensó en ellos como una élite armada de unos pocos. La verdadera pregunta se refiere a los números, porque unos pocos de élite no pudieron traer el idioma, o, al menos, no pudieron hacer que su idioma fuera dominante contra la multitud. A pesar de que los datos genéticos de alrededor de doscientos conquistadores apoyan esta idea, el examen de los cementerios más "desnudos" de la gente común comenzó recientemente.

La otra afirmación principal del estudio es que el húngaro podría haber sido el idioma de las personas que ya vivían en la cuenca de los Cárpatos cuando llegaron los conquistadores.

Esto significaría la población de Avar, pero el grupo de investigación no llegó tan lejos como para afirmar que hablaban húngaro, porque no pueden sacar conclusiones lingüísticas de los genes. Esta hipótesis en realidad no es nueva entre los debates de arqueólogos e historiadores.

Los datos genéticos también parecen apoyar esta teoría, ya que los búlgaros Onoğur hablaban turco, y si realmente fue un equipo Onoğur, pocos en número, el que emprendió la conquista, entonces deben haber encontrado el idioma en su lugar. Si esta hipótesis es cierta, entonces solo la población de la era Avar podría tenerse en cuenta al buscar a las personas que hablaban el idioma, y, por supuesto, no a los jefes, porque probablemente eran una élite igualmente pequeña como lo fueron los conquistadores húngaros. .

Con todo, sus hallazgos parecen respaldar la conocida hipótesis, según la cual los conquistadores podrían haber sido un grupo entre los búlgaros Onoğur, que se originaron en Asia Central y anteriormente tenían una estrecha alianza de parentesco con los hunos.

El tema sigue siendo un tema de debate.

Imagen destacada: Invasión de los bárbaros o los hunos acercándose a Roma (pintura a color) & # 8211 Wiki Commons Por Ulpiano Checa


Ver el vídeo: Callums Sky Magic For 9 Minutes Straight