Josephine Baker se enfrenta al racista

Josephine Baker se enfrenta al racista


Qué ver durante el Mes de la Historia Afroamericana en KCTS 9

Estamos transmitiendo programas especiales del Mes de la Historia Afroamericana durante todo el mes de febrero. Los nuevos episodios de los programas de KCTS 9 y los nuevos documentales mostrarán la historia negra, los pioneros y los problemas que enfrentan los afroamericanos. También retransmitiremos algunos de nuestros programas favoritos de los Meses de la Historia Afroamericana pasados. Entonces, esto es lo que debe ver durante el Mes de la Historia Afroamericana en KCTS 9.

Barreras ocultas

El sesgo implícito, el prejuicio y la discriminación tejen un conjunto invisible de obstáculos que invaden nuestras instituciones, desde el aula hasta el consultorio médico. Esto impacta la vida diaria de cientos de miles de residentes de Washington.

Mira el estreno de la serie Crosscut el 4 de febrero a las 8:50 p.m. O mira Hidden Barriers en línea.

La Canción Larga continúa

Esta miniserie basada en la galardonada novela de Andrea Levy sobre el fin de la esclavitud en Jamaica sigue a July (Tamara Lawrance, Rey Carlos III), una joven esclava indomable que trabaja en una plantación de caña de azúcar con su detestable amante, Caroline Mortimer (Hayley Atwell, Los vengadores).

Vea el espectáculo los domingos por la noche a las 10:00 p.m. o corriente La Canción Larga .

Encontrar tus raíces

Durante más de una década, el renombrado académico de Harvard Henry Louis Gates, Jr. ha ayudado a expandir el sentido de sí mismo de Estados Unidos, estimulando una conversación nacional sobre la identidad con humor, sabiduría y compasión. El profesor Gates ha explorado la ascendencia de docenas de personas influyentes de diversos orígenes, llevando a millones de espectadores al pasado para revelar las conexiones que nos unen a todos.

Josephine Baker: La historia de un despertar

Este documental explora la fascinante vida de la superestrella negra Josephine Baker. Dejando Estados Unidos en 1925, Baker siguió una carrera en el teatro en Francia, donde fue aclamada como "La Reina de París". Durante la Segunda Guerra Mundial, se unió a la Resistencia francesa y recibió la Croix de Guerre. Su fama internacional, sin embargo, no la aisló del racismo en Estados Unidos. Se unió a la batalla por los derechos civiles y, en 1963, habló en el escenario con Martin Luther King Jr. durante la famosa Marcha en Washington.

Mirar La historia de un despertar el lunes 8 de febrero a las 21:00 h.

Experiencia americana: Regreso a T-Town

Goin ’Back to T-Town cuenta la historia de Greenwood, una extraordinaria comunidad negra en Tulsa, Oklahoma, que prosperó durante las décadas de 1920 y 1930 a pesar de la segregación desenfrenada y hostil. Desgarrado en 1921 por una de las peores masacres por motivos raciales en la historia de la nación, el vecindario se levantó de las cenizas y en 1936 contaba con la mayor concentración de negocios de propiedad de negros en los Estados Unidos, conocida como "Black Wall Street". Irónicamente, no pudo sobrevivir a las políticas progresistas de integración y renovación urbana de la década de 1960.

Mirar Volviendo a T-Town el lunes 8 de febrero a las 22:00 h. O mira Volviendo a T-Town en línea.

Una velada con Nikki Giovanni

La poesía de Nikki Giovanni se convirtió en la voz de la "América negra" en las décadas de 1960 y 1970. Obtenga una mirada al interior de la vida del poeta, educador y activista.

Mirar Una velada con Nikki Giovanni el miércoles 10 de febrero a las 13:00 h.

Lugar de Charlie

Lugar de Charlie cuenta la historia de un club nocturno afroamericano en Myrtle Beach, Carolina del Sur, que fue una parada importante en el circuito de Chitlin 'en el sur segregado. El propietario, Charlie Fitzgerald, dio la bienvenida a negros y blancos a su club. Desde la década de 1930 hasta la de 1960, muchos de los mejores músicos negros tocaron allí, incluidos Billie Holiday, Ray Charles, Ruth Brown y Little Richard.

Mirar Lugar de Charlie el jueves 11 de febrero a las 14:00 h.

Experiencia estadounidense: Voz de la libertad

El domingo de Pascua de 1939, la contralto Marian Anderson se acercó a un micrófono frente al Lincoln Memorial en Washington, DC.Como afroamericana, las Hijas de la Revolución Americana y la primera dama Eleanor Roosevelt le prohibieron actuar en el Constitution Hall. renunció públicamente a su DAR membresía en protesta. Esta película cuenta la historia de Anderson, que conduce a su actuación histórica.

Mirar Voz de la libertad el lunes 15 de febrero a las 21:00 h. O transmitir Voz de la libertad en línea.

La Iglesia Negra: esta es nuestra historia, esta es nuestra canción

El profesor Henry Louis Gates, Jr., lleva a los espectadores a un viaje a través de la rica y compleja evolución de la iglesia negra para revelar cómo ha influido en casi todos los capítulos de la historia afroamericana.

Mira el estreno el martes 16 de febrero a las 9:00 p.m. O transmitir La iglesia negra en línea.

Una velada con Harry Belafonte

Una mirada poco común a la vida y la época del legendario artista y humanitario.

Vea el especial el miércoles 17 de febrero a la 1:00 p.m.

Espíritus afines: artistas Hilda Wilkinson Brown y Lilian Thomas Burwell

Lilian Thomas Burwell relata la historia de vida de su tía, la artista anónima y educadora Hilda Wilkinson Brown, y la influencia que tuvo en la propia carrera de Burwell como artista expresionista abstracta.

Mirar Espíritus afines Jueves 18 de febrero a las 14:00 h.

Conducir siendo negro: carrera, espacio y movilidad en Estados Unidos

Descubra cómo la llegada del automóvil trajo nueva movilidad y libertad para los afroamericanos, pero también los expuso a la discriminación y la violencia mortal, y cómo resuena esa historia en la actualidad.

Mirar Conducir mientras es negro Viernes 19 de febrero, a las 21:00 h. O Arroyo Conducir mientras es negro ahora.

Maestros americanos: Maya Angelou

Viaje a través de la prolífica vida del autor y activista de 'Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado' que inspiró a generaciones con el pensamiento lírico moderno afroamericano.

Sr. ALMA!

Antes de Oprah, antes de Arsenio, estaba Mr. SOUL! Durante el movimiento por los derechos civiles, Ellis Haizlip concibió un renacimiento de Harlem y llevó a los gigantes y las estrellas emergentes de la cultura afroamericana a la televisión nacional con su innovadora serie de PBS SOUL!

Vea el documental el lunes 22 de febrero a las 22:00 h. o corriente Sr. ALMA! en línea.

Marchando hacia adelante

La historia de dos directores de bandas de secundaria, uno negro y otro blanco, cuyo amor por la música y dedicación a sus estudiantes inspiró una colaboración atípica en el segregado sur.

Mirar Marchando hacia adelante Martes 23 de febrero, a las 13:00 h.

Dulce Dillard

Un año en la vida del Dillard Center for the Arts Jazz Ensemble, una inspiradora banda de jazz de secundaria en el condado de Broward, Florida. Ulysses, un teclista que perdió a su padre a una edad temprana Chris, quien una vez robó autos y vendió drogas antes de separarse de su madre adicta a las pastillas y el resto de la banda sigue a su director de orquesta, Christopher Dorsey, a la ciudad de Nueva York. para los campeonatos nacionales, decididos a enorgullecer a sus familias y al sur de Florida.

Mirar Dulce Dillard Martes 23 de febrero, a las 14:00 h.

Una velada con Diahann Carroll

Una mirada a la vida y carrera del legendario artista. Entrevistado por Gwen Ifill.

Mira el especial del miércoles 24 de febrero a la 1:00 p.m.

Baba Wain: una nota musical en clave de belleza

Conocido cariñosamente por los estudiantes como "Baba Wain", el documental relata su desgarrador viaje a través del movimiento de derechos civiles y su larga carrera como músico de jazz.

Vea el especial jueves 25 de febrero a las 2:00 p.m.

Toni Morrison: Las piezas que soy

Toni Morrison: Las piezas que soy es una meditación ingeniosa e íntima sobre la legendaria autora ganadora del Premio Nobel y Pulitzer que examina su vida, sus obras y los poderosos temas que ha enfrentado a lo largo de su carrera literaria.

Mirar Toni Morrison: Las piezas que soy Viernes 26 de febrero, a las 21:00 h.

Para obtener más programas sobre la historia y la raza afroamericana en los Estados Unidos, visite kcts9.org/race.


Sirena de la resistencia: el arte y el espionaje de Josephine Baker

Artista icónica de la era del jazz, famosa por sus actuaciones atrevidas, Josephine Baker respondió al comienzo de la Segunda Guerra Mundial convirtiéndose en una espía de la Resistencia francesa. Conocida como la "Diosa criolla" de Francia, Baker utilizó su fama para obtener acceso a funcionarios de alto rango del Eje.

Si bien se la recuerda predominantemente por sus bailes provocativos, sus rutinas de vodevil y sus apariciones en películas, los esfuerzos de Josephine Baker para luchar contra la tiranía del fascismo han recibido lamentablemente poca atención. A lo largo de su vida, la expatriada estadounidense convertida en ciudadana francesa denunció sin miedo el racismo que sufrió mientras estaba en los Estados Unidos. Su valentía volvió a manifestarse después de que su país adoptivo, Francia, cayera en manos de las fuerzas nazis. Josephine se dedicó al espionaje y utilizó su estatus de celebridad para capturar información para la Resistencia francesa.

Nacida como Freda Josephine McDonald en East St. Louis, Missouri, el 3 de junio de 1906, Josephine tuvo una vida temprana de entretener y ofrecer actuaciones a los niños del vecindario cuando aún era una niña pequeña. En su adolescencia, Josephine se dedicó a bailar con grupos de vodevil. A la edad de 15 años conoció a William Howard Baker, y después de unas semanas la pareja se fugó. William fue su segundo esposo, su primer matrimonio breve ocurrió cuando ella tenía 13 años, pero le dio a Josephine el apellido que ella mantuvo por el resto de su vida.

A los 19 años, Josephine aceptó una oferta para unirse a una revista completamente negra que se ejecutará en París. A diferencia de Estados Unidos, Francia no separó racialmente los lugares públicos a gran escala. Cuando Josephine y sus compañeros de reparto subieron a un tren en Francia, se sorprendieron, pero les alegraron saber que podían sentarse en cualquier lugar que quisieran. Josephine también se sorprendió al ver que los disfraces creados para que ella actuara en uno consistía solo en la parte inferior de un bikini cubierta con plumas de flamenco. Después de una actuación, Josephine rápidamente se dedicó a este tipo de baile erótico y se convirtió en una estrella en ascenso. Con el tiempo, Josephine se convirtió en la artista más exitosa de Francia, transformándose de una bailarina exótica en una estrella de cine y cantante de ópera. A lo largo de estos años, se cree que se convirtió en la mujer negra más rica del mundo.

En 1928, Josephine partió para una gira europea, con la primera parada en Viena. Josephine no estaba al tanto del descontento político que se estaba acumulando en la región. En ese punto, la autobiografía de Adolf Hitler, MI lucha, había popularizado ideologías racistas que se extendieron por toda la región. Incluso antes de que Josephine llegara a Viena, los carteles de la ciudad denigraban su actuación y la llamaban "diablo negro". Mientras viajaba en un carruaje hacia su hotel, los manifestantes se alinearon en las calles. Josephine dijo que la escena le recordó los disturbios raciales que sacudieron a su comunidad cuando era niña.

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial puso en suspenso las futuras actuaciones de Josephine. En ese momento, se había casado con su tercer marido, un corredor de azúcar judío francés llamado Jean Lion. La pareja se divorció más tarde en 1941, pero en ese momento, Josephine llegó a representar mucho de lo que Hitler y los nazis despreciaban. Era una mujer negra exitosa en un matrimonio interracial con un hombre judío, que también era abiertamente bisexual y tenía múltiples relaciones semipúblicas a largo plazo con otras mujeres. Cuando los alemanes comenzaron a avanzar sobre París en 1940, Josephine, como millones de otros parisinos, huyó de la ciudad.

Josephine se mudó a un castillo que alquiló en el sur de Francia, donde acogió a otros refugiados que huían de los nazis. Después de la caída de París, Josephine entró en contacto con Jacques Abtey, el jefe de la inteligencia contramilitar francesa. Abtey buscó reclutar personas que pudieran participar en el espionaje para ayudar a los esfuerzos de resistencia contra la ocupación nazi. Josephine era una candidata ideal para este trabajo, ya que su fama le permitió moverse fácilmente entre países y le ofreció una mayor protección. Cuando Abtey se acercó a Josephine para ver si se arriesgaba y se unía a la resistencia, dijo:

“Francia me hizo lo que soy. Estaré agradecido por siempre. La gente de París me lo ha dado todo ... Estoy dispuesto, capitán, a darles mi vida. Puedes usarme como desees ".

Josephine alojó a los combatientes de la resistencia en su castillo y les proporcionó visas. Asistió a fiestas y funciones diplomáticas, incluidas fiestas en la embajada italiana que la llevaron a la órbita de burócratas de alto rango del Eje. Recopiló información sobre los movimientos de tropas alemanas y qué puertos o aeródromos estaban en acción. Josephine confiaba en que su celebridad y sus conexiones la protegerían y que nadie sospecharía de ella por espionaje. Escribió inteligencia en sus manos y brazos, fijando notas dentro de su ropa interior. Lo hizo sabiendo que nunca se enfrentaría a un registro sin ropa, y tenía razón.

Los nazis se habían enterado de la actividad de la resistencia que estaba ocurriendo en el castillo de Josephine y visitaron la propiedad. Josephine había estado escondiendo a varios combatientes de la resistencia en el momento de la visita. Encantó con éxito a los nazis cuando la interrogaron, pero tomó el encuentro cercano como una señal de que era hora de irse de Francia. Abtey se puso en contacto con el general Charles de Gaulle, quien dio instrucciones a Abtey y Baker de viajar a Londres a través de Lisboa (que era neutral). Entre ellos, la pareja llevaba más de 50 documentos clasificados e inteligencia secreta. Josephine llevó la suya escribiendo la información con tinta invisible en su partitura.

Después del Día D y la liberación de París, Josephine regresó a su ciudad adoptiva vistiendo un uniforme militar. Rápidamente tomó nota de las terribles condiciones que sufrieron muchos franceses después de la ocupación nazi. Vendió joyas y otros objetos de valor para recaudar dinero para comprar alimentos y carbón para los ciudadanos pobres de París. Tras la rendición de Alemania en 1945, el general de Gaulle otorgó a Josephine el Croix de Guerre y el Rosette de la Résistance. Él también la nombró una Chevalier de Légion d'honneur, el orden de mérito más alto para la acción militar y civil.

Mucho más que una bailarina de vodevil y una cantante de jazz, Josephine Baker fue una fuerza de la naturaleza que superó las barreras raciales de la época y alcanzó los niveles más altos de celebridad. Su estatus se convirtió en un escudo detrás del cual podría luchar contra los horrores del régimen nazi. Sin miedo y franca, Josephine encontró nuevas formas de desafiar a quienes buscaban disminuir o silenciar a los que sufrían u oprimían. Al fortalecer su propia voz, encontró innumerables formas de encantar y resistir.


40. Su parentesco estaba envuelto en misterio

Nació como Freda Josephine McDonald en St. Louis, Missouri, supuestamente hija de un baterista llamado Eddie Carson. Sin embargo, su madre, Carrie McDonald, de ascendencia mixta afroamericana y nativa americana, había sido ingresada en un hospital exclusivamente para blancos en mayo de 1906. Permaneció allí durante semanas, hasta que nació Josephine. La admisión de una persona de color en un hospital para blancos era casi desconocida durante esa era de segregación. La explicación más probable es que la madre de Josephine & rsquos, que trabajaba para una acaudalada familia alemana, había sido embarazada por su empleador, quien luego movió los hilos para que Carrie ingresara en el mejor hospital de la ciudad.


Blog de historia de spaceinvaderjoe & # 039s

Los logros de Josephine Baker son casi demasiado numerosos para enumerarlos todos: la cantante, bailarina y actriz estadounidense-francesa fue la primera mujer afroamericana en protagonizar una gran película, integrar una sala de conciertos estadounidense y convertirse en la primera mujer del mundo -famoso animador. También fue miembro de la resistencia francesa contra los alemanes y un ícono político del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, llegando tan lejos que tras el asesinato de Martin Luther King Jr. su viuda, Coretta Scott King (quien obtendrá el suyo entrada) ofreció a Josephine Baker la dirección no oficial del movimiento.

Josephine Baker nació en St. Louis, Missouri, en una familia de descendientes franceses, afroamericanos, nativos americanos y judíos. A los 12 años, Baker tuvo que abandonar la escuela para trabajar a tiempo completo en condiciones tan espantosas que prefirió quedarse sin hogar. Durante tres años vivió en los suburbios de St. Louis ganando dinero bailando en las esquinas. Al parecer, su talento se notó y se unió a una tropa de vodevil, que finalmente la llevó a Nueva York durante el apogeo del llamado Harlem Renaissance. En Nueva York, su carrera comenzó a despegar y Baker comenzó a actuar en Broadway como bailarina y cantante. Su baile y su canto fueron notados por los agentes de talento de la época y la llevaron a ser invitada a Francia para abrir en el Théâtre des Champs-Élysées en 1925. Allí comenzó un espectáculo erótico de una sola mujer que pronto se hizo mundialmente famoso. Realizó una gira por Europa Occidental con su espectáculo y fue un éxito en todos los países.
Baker fue el artista estadounidense más exitoso fuera de los Estados Unidos en la década de 1920 y principios de la de 1930. Apareció en películas europeas y también en 1934 protagonizó una ópera de Offenbach representada en el teatro de ópera más prestigioso de París. Artistas contemporáneos y celebridades como F. ​​Scott Fitzgerald, Ernest Hemmingway, Pablo Picasso y Christian Dior se congregaron a su alrededor dando testimonio de su belleza y talento.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en 1939 y las fuerzas alemanas ocuparon Francia posteriormente en 1940, Josephine Baker se ofreció inmediatamente como voluntaria para espiar y trabajar para la resistencia francesa. Ayudó a la causa de la resistencia francesa asistiendo a fiestas junto con altos funcionarios del Eje y, a través de sutiles interrogatorios disfrazados de chismes, se enteró de detalles importantes de la política del Eje en Francia y en toda Europa, que transmitió de inmediato a sus contactos en el Reino Unido. resistencia.
También usó su condición de celebridad para obtener documentos falsos para miembros de la resistencia y judíos que necesitaban huir de Francia por temor a ser deportados a uno de los campos. También pasó de contrabando información y mensajes importantes de Francia a Marruecos o España escondiendo los mensajes en su ropa interior, confiando nuevamente en su condición de celebridad para evitar registros al desnudo.
Cuando se mudó definitivamente a Marruecos en 1942, comenzó a entretener a las tropas coloniales francesas instándolas a unirse a las fuerzas del gobierno de Francia Libre en Londres y no sirviendo al gobierno de Vichy que estaba en la cama con los alemanes con bastante éxito. Una de las primeras cosas que hizo después de que terminó la guerra en Europa fue visitar el campo de concentración de Buchenwald recién liberado, donde espontáneamente realizó una actuación para los ex presos recientemente liberados allí para su disfrute, según testigos presenciales británicos y estadounidenses.
Después de la guerra, Baker se convirtió en la primera mujer estadounidense en recibir tres de los más altos honores del estado francés, la Croix de Guerre, la Rosette de la Resistance, y en ser nombrada Chevalier de la Legion d'honneur, todo otorgado por Charles de Gaulle personalmente.

En la década de 1950, Josephine Baker se volvió muy activa en el movimiento estadounidense de derechos civiles. No solo protestó contra el racismo al adoptar a 12 huérfanos multiétnicos como sus hijos legales, sino que también obligó a los clubes, teatros, teatros de ópera y otros lugares culturales a abrirse a una audiencia integrada negándose a actuar allí o simplemente comprando el establecimiento. y cambiar las pautas de audiencia. También comenzó a trabajar en estrecha colaboración con la NAACP utilizando su riqueza y fama para llamar la atención y luchar por su causa. Esto la llevó a ser la única oradora oficial en la Marcha de 1963 en Washington. Habló al lado de Martin Luther King Jr. vistiendo su uniforme del ejército francés libre y sus medallas. Baker aprovechó esta oportunidad para presentar a las “Mujeres negras por los derechos civiles” y llevó a Rosa Parks y Daisy Bates al escenario para dar breves discursos.
En 1968, Baker se había convertido en un verdadero ícono del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos y, a pesar de que aún vivía en Francia en ese momento, Coretta Scott King se acercó a ella después del asesinato de Martin Luther King y le ofreció el liderazgo no oficial del movimiento. Después de una cuidadosa deliberación, Josephine Baker se negó, principalmente debido a sus hijos pequeños.

En cuanto a su vida personal, Baker estuvo casada varias veces, nunca tuvo hijos que no fueran adoptados por razones de salud, y según la biografía que uno de sus hijos escribió sobre ella era bisexual, habiendo tenido aventuras con varias mujeres entre ellas Frida Kahlo. .
Josephine Baker murió a los 68 años en París, donde fue la primera mujer estadounidense en recibir todos los honores militares franceses en su funeral. Tiene varios lugares en Francia y los Estados Unidos que llevan su nombre y puede ser recordada como una de las mujeres más destacadas de su tiempo en el mundo del espectáculo, allanando el camino para las mujeres afroamericanas, una importante activista por los derechos civiles y una luchadora. contra el racismo, la desigualdad, la injusticia y el terrible régimen nazi alemán.


Diez documentales para ver más allá del Mes de la Historia de la Mujer

A medida que continúa el Mes de la Historia de la Mujer, los esfuerzos de las mujeres están siendo defendidos en todos los ámbitos. Aunque el tercer mes del año se establece como el período oficial de reconocimiento, el empoderamiento de las mujeres debe ser un asunto de todo el año.

Conocer las historias de mujeres impactantes y celebrar sus vidas y logros no se limita a 31 días. A continuación se muestran 10 documentales para revisar a medida que marzo llega a su fin y más allá.

La autora Toni Morrison habla en el beneficio de honores Risk-Takers In The Arts organizado por el Instituto Sundance en Cipriani 42nd Street el 23 de abril de 2003 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Evan Agostini / Getty Images)

Toni Morrison: Las piezas que soy

Donde mirar: Hulu

Dirigido por Timothy Greenfield-Sanders, este documental estrenado en 2019 examina la vida y obra del autor Toni Morrison. Comienza con su crianza en Lorain, Ohio, a través de su tiempo como editora de literatura afroamericana icónica y más allá. Presenta entrevistas con Hilton Als, Angela Davis, Fran Lebowitz, Walter Mosley, Sonia Sánchez, y Oprah Winfrey.

Angela libre y todos los presos políticos

Dónde mirar: Amazonas

El documental de 2012 dirigido por Shola Lynch narra la vida de un joven profesor universitario Angela Davis y su dedicación al activismo. Examina cómo estuvo implicada en un intento fallido de secuestro que termina con un tiroteo, cuatro muertos y su nombre en la lista de los 10 más buscados del FBI.

Audre Lorde & # 8211 Los años de Berlín 1984 a 1992

Dónde mirar: Vimeo

Esta película de Ada Grifo Gris y Michelle Parkerson se proyectó en el 45º Festival de Cine de Berlín en 1995. Detalla Audre LordePasó su tiempo en Alemania, donde recibió tratamiento naturista tras un diagnóstico de cáncer terminal. Vivió en el país durante años e influyó en la escena política y cultural alemana durante una década de profundos cambios sociales.

El cuento de una bailarina

Donde mirar: Amazonas

El cuento de una bailarina documentos Misty CopelandSu ascenso en el mundo de la danza al convertirse en la primera bailarina principal negra con el prestigioso Teatro de Ballet Americano (ABT). No solo sigue su viaje, sino que se centra en la ausencia de mujeres de color en las principales compañías de ballet y los mensajes que se envían a las jóvenes bailarinas.

Misty Copeland habla en el escenario durante la 62a Entrega Anual de los Premios GRAMMY & # 8220 Let & # 8217s Go Crazy & # 8221 The GRAMMY Salute To Prince el 28 de enero de 2020 en los Ángeles, California. (Foto de Emma McIntyre / Getty Images para The Recording Academy)

Beah: una mujer negra habla

Dónde mirar: HBO

Beah: una mujer negra habla es una película de 2003 sobre la actriz Beah Richards, dirigido por LisaGay Hamilton. El documental ganador del premio Peabody explora la dedicación de Richards al arte y al activismo mientras trabajaba para empoderar a la comunidad negra.

Josephine Baker: La historia de un despertar

Dónde mirar: Actualmente no está disponible para transmisión a pedido. Visita Televisión pública estadounidense para obtener detalles sobre la transmisión.

Con fotos raras y secuencias de video, Josephine Baker: La historia de un despertar cuenta la historia de la primera superestrella negra, Josephine Baker, y su carrera tanto en Estados Unidos como en Francia. El documental sigue los 50 años del artista y su viaje hacia el activismo por los derechos civiles.

Maestros americanos: Cómo se siente ser libre

Dónde mirar: Amazonas

Este documental cuenta la historia de Lena Horne, Abbey Lincoln, Diahann Carroll, Nina Simone, Cicely Tyson y Pam Grier como seis pioneros en entretenimiento. La película se centró en desafiar a una industria profundamente cómplice de perpetuar los estereotipos racistas, y se transformó a sí mismos y a sus audiencias en el proceso. Producido de forma ejecutiva por Alicia Keys y dirigido por Yoruba Richen, incluye comentarios de Halle Berry, Lena Waithe, Meagan bueno, LaTanya Richardson Jackson, Samuel L. Jackson.

Cicely Tyson asiste a la 47a edición del AFI Life Achievement Award en honor a Denzel Washington en Dolby Theatre el 06 de junio de 2019 en Hollywood, California. (Foto de Rich Fury / Getty Images)

Siendo Serena

Dónde mirar: HBO Max

Siendo Serena es un documental íntimo que explora la vida del gran tenis contado por Serena Williams sí misma. Con varios capítulos, la película narra la adaptación de Williams a la vida como esposa, madre y campeona mundial.

Dónde mirar: HBO Max a partir del 27 de marzo de 2021

El nuevo documental presenta imágenes, cintas de audio, fotos personales y nuevas entrevistas nunca antes vistas, con Tina Turner sí misma. Dirigido por Dan Lindsay y T.J. Martín, la película traza la fama inicial del ícono de la música, las luchas personales y profesionales privadas y públicas, y su regreso al escenario mundial como un fenómeno global en la década de 1980.

Convirtiéndose

Dónde mirar: Netflix

Convirtiéndose echa un vistazo a la vida de la ex primera dama Michelle Obama cuando entró en el ojo público. El documental se acerca de manera cercana y personal a su vida mientras se embarca en un recorrido por 34 ciudades que destaca el poder de la comunidad y la conexión.

La ex primera dama Michelle Obama visita The Lower Eastside Girls Club para reunirse y saludar a los miembros y discutir su nuevo libro & # 8220Becoming & # 8221 el 1 de diciembre de 2018 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Roy Rochlin / Getty Images)

¿Te has suscrito ael podcast de theGrio ¿“Querida Cultura”? ¡Descarga nuestros episodios más nuevos ahora!


Josephine Baker se enfrenta al racista - HISTORIA

Con poco más que una tanga, con plátanos colocados estratégicamente, y una sonrisa, Josephine Baker se pavoneaba y se balanceaba en el escenario. Si estuviera actuando hoy, diríamos que estaba "sacudiendo sus cosas". Se necesita cierto tipo de descaro para usar lo que quieras, como quieras, y el icónico bailarín, cantante y animador afroamericano lo tenía en abundancia.

"Ella nunca pensó que algo fuera imposible", dice Bennetta Jules-Rosette, directora del Centro de Investigación de Estudios Africanos y Afroamericanos de la Universidad de California en San Diego y autora de Josephine Baker en Arte y vida: el icono y la imagen. . "Ella podía hacer cosas que consideraríamos antes de su tiempo, porque nunca pensó que fracasaría".

Nacida en St Louis, Missouri, el 3 de junio de 1906, los primeros años de vida de Freda Josephine MacDonald no tenían pistas sobre la megaestrella internacional en la que se convertiría. Sus años de formación estuvieron marcados por el abuso y la pobreza y cuando la joven Freda era una adolescente, vivía en las calles y sobrevivía con restos de comida de los contenedores.

Usando nada más que una falda de plátanos, Baker llegó a simbolizar la libertad sexual de la era del jazz (Wikipedia)

Sin embargo, fueron las calles las que dieron vida al talento de Baker, transportándola desde una caja de cartón en St. Louis al corazón del Renacimiento de Harlem en la ciudad de Nueva York. Pero la Gran Manzana no fue su destino final. A la edad de 19 años, Baker fue descubierto por un reclutador de talentos que buscaba artistas para actuar en una revolucionaria revista completamente negra en París. Con una promesa de $ 1,000 al mes, Baker se dirigió a Francia y nunca miró hacia atrás.

Nacimiento de venus

La presencia de Baker en la escena del entretenimiento parisino no se parecía a nada que se hubiera visto antes. El 2 de octubre de 1925 debutó en Revue Nègre en el Théâtre des Champs-Élysées. Vestida con poco más que perlas y plumas, Baker interpretó su Danse Sauvage ante una audiencia entusiasta. El acto vibrante, giratorio y con el pecho desnudo se agotó noche tras noche, marcando el comienzo de la historia de amor de Francia con la "Venus de bronce".

“Como mujer negra, si se hubiera quedado en los Estados Unidos, no podría haber logrado lo que hizo”, dice Jules-Rosette.

Baker pasó de ser una persona sin hogar en los EE. UU. A una celebridad mundial como bailarina en París en la década de 1920, donde era conocida por caminar por las calles con un guepardo atado (Corbis)

Baker se sumergió en su nueva vida, aprendiendo no solo francés, sino también italiano y ruso. Ella nunca rehuyó lo controvertido ... o extraño. ¿Cuántas personas conoces con un guepardo como mascota?

Baker protagonizó cuatro películas: Siren of the Tropics (1927), ZouZou (1934), Princesse Tam Tam (1935) y Fausse Alerte (1940), rompiendo aún más barreras como mujer de color.

"Ella nunca hizo una película de Hollywood", dice Jules-Rosette. “Pero en el momento en que ella estaba grabando en Francia, tenías a artistas como Hattie McDaniel interpretando a sirvientas en Lo que el viento se llevó”.

Baker se desempeñó como subteniente en la fuerza aérea francesa durante la Segunda Guerra Mundial y ayudó a alimentar información a la resistencia: Charles de Gaulle la condecoró altamente (Corbis)

Alejándose de su trabajo como actriz, Josephine Baker se dedicó a algo de lo que la mayoría de las It Girls evitarían: el servicio militar. Durante la Segunda Guerra Mundial se desempeñó como subteniente en el Auxiliar de Mujeres de la fuerza aérea francesa. Como si eso no fuera suficiente, Baker convirtió su talento en el espionaje como espía de la Resistencia francesa, contrabandeando inteligencia militar usando tinta invisible en sus partituras.

A pesar de que Francia era su hogar, Baker nunca le dio la espalda realmente a los Estados Unidos. “[Ella] fue una de las primeras pioneras en utilizar la celebridad del desempeño con fines políticos”, dice Jules-Rosette. Ella viajó de regreso a su tierra natal para actuar en varias ocasiones, incluso en 1951. Mientras que otros abordaron el tema de la segregación en los tribunales, Baker lo abordó de frente. Se negó a actuar en lugares que no permitieran una audiencia racialmente mixta, incluso en el sur profundamente dividido. Y en Las Vegas, Baker fue una de las primeras en romper las líneas de color, a pesar de que los libros de historia a menudo ignoran sus esfuerzos, para disgusto de Jules-Rosette: “Ella fue la primera persona en eliminar la segregación de los casinos de Las Vegas, no Frank Sinatra y Sammy Davis Jr. "

La celebridad de Baker no significaba que fuera inmune al racismo. Durante su gira por Estados Unidos en 1951, se le negó la entrada a varios hoteles y restaurantes. En un caso bien documentado en el Stork Club en la ciudad de Nueva York, Baker presentó cargos de racismo contra el propietario por no atenderla. Como resultado, terminó en la lista de vigilancia del FBI y perdió sus derechos de ciudadanía estadounidense durante más de una década.

Con la ayuda del fiscal general Robert F. Kennedy, Baker finalmente regresó a suelo estadounidense en 1963 para hablar en la Marcha sobre Washington. Atrás quedaron las plumas extravagantes, el maquillaje atrevido y los trajes de escenario atrevidos. En cambio, Baker subió al escenario con su uniforme de la fuerza aérea francesa, gafas gruesas y un peinado suelto y rizado.

"Sabes que siempre he tomado el camino pedregoso", dijo Baker a la multitud. “Nunca tomé el fácil, pero a medida que envejezco, y como sabía que tenía el poder y la fuerza, tomé ese camino rocoso y traté de suavizarlo un poco. Quería ponértelo más fácil. Quiero que tengas una oportunidad de lo que yo tuve. "

Baker tuvo la oportunidad de hacer tantas cosas. Mucho antes que Angelina Jolie, adoptó a 12 niños de todo el mundo para crear su "Tribu Arco Iris", su intento de lograr la armonía y la comprensión raciales.

Baker todavía actuaba en la década de 1960 y se volvió hacia el activismo social: fue invitada a ser líder en el movimiento de derechos civiles de Estados Unidos después de la muerte de Martin Luther King Jr (Corbis)

She was also a style icon whose influence stretched far beyond tiny stage costumes. “Her impact on fashion was felt in what we can call her performance fashions, influenced by artist Paul Colin, and also her photographic, high-end fashions,” says Jules-Rosette.

Almost 40 years after her death, the Baker brand is still alive, witnessed in the Eton crop hairstyle that suits the cloche hat she made famous performers like Barbadian singer Rihanna are often seen walking the red carpet in similar garments. And even the bananas have a place, with designers like Miuccia Prada drawing inspiration from the fruit-encrusted skirt in 2011.

So why is Josephine Baker an It Girl? How could she not be? “Josephine Baker had many lives,” says Jules-Rosette. “She had the perfect combination of charisma, determination, performance and humanity. She was a visionary, a trailblazer. From her early days to the day she died, she created a path for the rest of us to follow. And I, for one, am so glad she did. "

Si desea comentar sobre esta historia o cualquier otra cosa que haya visto en BBC Culture, diríjase a nuestro Facebook página o envíenos un mensaje en Gorjeo.


LGBTQ Black History: Josephine Baker’s History as an Unforgettable Activist and Actress

Actress and activist Josephine Baker found the stage when she was barely a teenager, struggling with homelessness and poverty in St. Louis, but her enchanting presence on stages across the world would make her a memorable queer and Black icon.

In 1922, Baker performed in Shuffle Along, one of the first popular American Broadway musicals written and composed and performed by Black artists and Black actors. After this debut, she quickly became a star on stages both in the theatrical and political worlds.

Baker was celebrated during the Harlem Renaissance in New York City, a time of artistic and personal growth that championed Black identity and creativity in America. She eventually moved to Paris and performed on iconic stages and became one of the first popular Black silver screen stars in 1930.

During World War II, she assisted French operations to resist Nazi’s occupation of France. She reported Nazi secrets she overheard when performing for French rebels.

Baker returned to the United States in 1951, as the Civil Rights Movement began taking hold of politics and society. In 1963, she was one of the only women who spoke during the March on Washington for Jobs and Freedom. She toured with the NAACP and raised funds for France’s International League Against Racism and Anti-Semitism.

Baker was forthright about her sensuality and beauty as a Black woman. She did many photoshoots dressed in revealing clothing as well as in men’s tuxedos. Baker had four marriages throughout her lifetime and intimate relationships with women like Maude Russell, Clara Smith and Colette.

Baker died in 1975 in Paris, a few days after her final, sold-out performance.

When she spoke at the March on Washington, she expressed her power and resilience as a Black woman: “When I get mad, you know that I open my big mouth. And then look out, ’cause when Josephine opens her mouth, they hear it all over the world.”


When this fancy restaurant refused to serve Josephine Baker, her badass takedown didn’t disappoint

People protesting outside of the the Stork Club in New York after Josephine Baker’s discriminatory service. (Getty Images)

J osephine Baker arrived with friends in tow at Manhattan’s Stork Club on October 16, 1951, craving shrimp cocktail and steak. It was one of the most prestigious supper clubs in the world, and there seemed no better place for the famous dancer to celebrate her last show at the Roxy. An hour after she placed her order, she noticed that others around her were being served while service to her table had all but stopped.

What Baker didn’t know was that club owner Sherman Billingsley had arranged it that way. “Who let her in?” Billingsley had said to a waiter upon seeing her seated in the Cub Room. Baker, who had become the first black entertainer to star in a motion picture and who’d achieved her fame and fortune in Europe, was no stranger to discrimination. She refused to perform in segregated clubs in the States. In addition, she was a major supporter of the civil rights movement and unapologetically vocal about racism. Once she realized what was happening, she called her lawyer, Walter White, who was also executive secretary of the NAACP. From the same phone booth, she also called Deputy Police Commissioner Billy Rowe about being denied service. After the phone calls were placed, a waiter rushed over to the table and finally brought out the steak the star had ordered. But Baker refused to eat it.

“I have no intention of suffering deliberate humiliation without striking back,” she said.

Judging from what happened next, Billingsley probably wished he’d just brought out the steak in a timely fashion. The NAACP began picketing the Stork Club shortly after, calling for its liquor and cabaret licenses to be revoked because of racial bias. The clubs licenses remained intact, but its reputation took a hit. Billingsley learned an important lesson the hard way: racism costs.

At Timeline, we reveal the forces that shaped America’s past and present. Our team and the Timeline community are scouring archives for the most visually arresting and socially important stories, and using them to explain how we got to now. To help us tell more stories, please consider becoming a Timeline member.


Black Americans left a lasting mark on Paris. Modern creatives are walking in their footsteps today.

Black Americans have been migrating to Paris for decades, and the Roaring Twenties, les années folles (the crazy years), were especially significant.

The French had just been introduced to jazz, and they fell in love with Black art and culture. Performers Josephine Baker and Sidney Bechet would leave their mark on music. More than two decades later, James Baldwin and Richard Wright would leave their mark on literature. All of them found a home in Paris, seeking to escape the daily trauma that Black people faced in the United States.

Fast forward to today, and African American creatives are still migrating to Paris, while others are finding ways to keep Black history alive in the city.

A wave of Black artists

The French had never seen anyone like Josephine Baker, who moved to Paris in 1925 at 19. When the dancer and singer descended from a palm tree on stage to perform the “danse sauvage,” her fame was established overnight. She was such a hit that European women attempted to darken their skin to look like her and dolls in banana skirts were sold all over Europe. She was the star of “La Revue Nègre” and received top billing at Folies Bergère. She became one of the highest-paid performers in Europe.

Baker’s most important contribution, however, was to civil and human rights. During WWII, she became a spy for the French Resistance, obtaining military secrets from German officers. When she died in 1975, Baker became the first American woman to be buried with full French military honors. Today, part of her home, Château des Milandes, includes a permanent museum, and a square in Montparnasse bears the name Place Josephine Baker.

American musician Sidney Bechet sailed to France with Baker as part of La Revue Nègre. Born in New Orleans in 1897, Bechet was a jazz saxophonist, clarinetist and composer who performed all over Europe. In Paris, he helped raise jazz to cultural prominence in Montmartre. Bechet and his small band would play at other clubs before going to the most popular of them all: Chez Bricktop.

Ada Smith, better known as Bricktop, arrived in 1924 as a singer and dancer, then opened a jazz club in the Montmartre area. Chez Bricktop became los Lugar para estar. During WWII, Smith closed the club and opened new ones in Mexico City and Rome before moving back to the United States in 1961. She died in Manhattan in 1984.

Keeping history alive

According to Julia Browne of Walking the Spirit Tours, “Bricktop created a place where everyone could come. You’d have the Prince of Wales, Ernest Hemingway and Gloria Swanson and there was no hierarchy — everyone was equal, and musicians like Bechet were completely accessible.”

Browne, who began her tours in 1994, is one of several guides who run Black history tours in Paris. She said she believes that the tours give travelers and locals the opportunity to physically acknowledge the influence of Black history and culture in Paris but on a wider plane.

“When someone provides feedback that the tours were a ‘spiritual experience’, I understand the depth with which they can touch someone — they may not initially identify what they’re looking for, hoping to feel, but evidently what I’ve shared and the passion I show fills a need,” Browne said.

“Places hold memory,” Browne said. “Tours provide a moment of communing with the history of a place and who made that history.”

At 14 Rue Monsieur le Prince in Paris’s sixth arrondissement, there is a plaque dedicated to Richard Wright, the writer who lived there from 1948 until 1959. Wright, who was born in Mississippi, fled the United States with his Jewish American wife in 1946. Wright, with his books “Uncle Tom’s Children,” “Native Son” and “Black Boy,” was already a best-selling author by the time he got to France.

Wright instantly fell in love with the freedom he experienced as a Black man. In Paris, he was a writer first. Les Deux Magots, Café de Flore and Brasserie Lipp served as offices. It was at Les Deux Magots where Wright met James Baldwin.

Baldwin, only 24 at the time, had arrived in 1948. Unlike Wright, he was unknown, but he too was tired of America’s racism, as well as the discrimination he faced for being gay. Moving to Paris meant that he would be able to finish his first novel, “Go Tell It on the Mountain,” and draft his collection of essays, “Notes of a Native Son,” which was highly critical of Wright’s “Native Son.”

Baldwin’s novels, essays, short stories and plays, in addition to his speeches and interviews, helped establish him as an important voice in the United States and Europe.

Baldwin was made a Commandeur de la Légion d'Honneur by the French government in 1986, a year before he died. La Ville de Paris has announced that it will name a media library after him in 2023.

One of Baldwin’s closest friends was Tennessee-born painter Beauford Delaney. Like Baldwin, Delaney was Black and gay, and he longed to follow in the footsteps of other Black expats. He moved to Paris in 1953 at age 52. It was there that he created one of his most famous pieces, “Composition 16,” which now hangs at the Museum of Modern Art in New York.

Monique Wells, founder of Les Amis de Beauford Delaney and co-founder of Entrée to Black Paris, said his legacy is that “he began the abstract expressionist movement in Paris. He was one of only a few Americans doing that here.”

Wells started her tours with a mission to create self-guided itineraries based solely on clients’ interests. Eventually, they became guided tours.

The “Luxembourg Garden” and “Black Paris after World War II” tours are the most popular.

“These tours are important because they increase awareness, understanding, and appreciation of Black cultures, which, in turn, positively influences African American self-esteem and opens the path to social justice,” Wells said.

A haven for modern Black expats

Paris continues to inspire and provide creative havens for Black Americans. Maybe most notably, singer Lenny Kravitz has lived in the city on and off for decades.

Nita Wiggins, a former television broadcaster from Macon, Ga., made Paris her home in 2009. During her 21-year career on U.S. television, she broke reporting barriers and landed exclusive interviews with boxer Muhammad Ali, basketball player Michael Jordan and NASCAR driver Dale Earnhardt. But then things began to change.

“I had gone as far as I could as an over-40 Black female broadcaster,” she said. “I was experiencing economic lynching and decided to go to France to see how I could insert myself, taking my talents and experience with me.”

Wiggins is now the director of the master’s in journalism in English program at the École supérieure de journalisme de Paris, where the university president urged her to write a book, “Civil Rights Baby,” which was published in 2019.

Zachary James Miller, an American director, writer, and award-winning film producer, moved to Paris with his French girlfriend in 1990. He had been running a psychological residential treatment facility in his hometown of Akron, Ohio, and he decided to take a one-year sabbatical to accompany his girlfriend back to Paris. One year turned into 30.

“Paris is a special place that in some mysterious way inspires creativity,” he said. “The fact so many great Black expats lived and worked here was a great motivator. What’s unknown to many are the generations that have come after the more-famous ones, and those people are mostly unknown, except to us who live here and knew them.”

Singer Linda Lee Hopkins, who is from North Carolina, has been living in Paris since 1991. Hopkins got her first job only one day after arriving. She had sung with Gloria Gaynor, Percy Sledge, Al Jarreau and Michael Bolton in the United States and had just arrived from the island of St. Martin, where she had performed for five years. “Once they found out that there was a new girl in town, everyone started calling me,” she said.


Ver el vídeo: Soy más que tú - Ataque racista en una tienda en España