Derecho internacional - Historia

Derecho internacional - Historia

Ley internacional - leyes que rigen las interacciones y relaciones entre naciones, resultantes de normas oficiales, tratados, acuerdos y costumbres.

. .



Derecho ambiental internacional: historia e hitos

El Derecho Ambiental Internacional (IEL) es una disciplina que involucra al mundo entero en la protección de un bien común: nuestro medio ambiente. En AIDA lo aplicamos todos los días para ayudar a las personas y las comunidades a defender el medio ambiente y los derechos humanos fundamentales que de él dependen.

Pero, ¿de dónde viene esta disciplina global y cómo ha evolucionado? Sus reglas no han sido dictadas por una institución nacional o una autoridad internacional. Más bien, es un compendio de declaraciones, tratados y reglas —algunas vinculantes, otras voluntarias— que se han desarrollado junto con el conocimiento científico y la conciencia del estado actual de nuestro mundo natural.

La historia de IEL se puede dividir en tres etapas, separadas por dos de las conferencias internacionales más relevantes celebradas hasta el momento: la Conferencia de Estocolmo (1972) y la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (1992). Y en 2016, con la firma del Acuerdo de París, se inició una nueva etapa para afrontar el desafío natural más importante de la humanidad: la actual emergencia climática.


Derecho internacional: evolución del derecho internacional

Había poco margen para un derecho internacional en el período de los imperios antiguos y medievales, y sus inicios modernos coinciden, por tanto, con el surgimiento de los estados nacionales después de la Edad Media. Pronto empezaron a existir las reglas de las relaciones marítimas y las reglas relativas a los agentes diplomáticos (ver servicio diplomático). A principios del siglo XVII, la gran multitud de pequeños Estados independientes, que encontraban intolerable la anarquía internacional, prepararon el camino para la acogida favorable que se dio a la De jure belli ac pacis [sobre el derecho de la guerra y la paz] (1625) de Hugo Grocio, la primera formulación integral del derecho internacional. Aunque no fue aceptado formalmente por ninguna nación, sus opiniones y observaciones fueron posteriormente consultadas regularmente y, a menudo, sirvieron de base para llegar a un acuerdo en disputas internacionales. El principio más significativo que enunció fue la noción de soberanía e igualdad jurídica de todos los estados. Otros escritores importantes sobre derecho internacional fueron Cornelius van Bynkershoek, Georg F. von Martens, Christian von Wolff y Emerich Vattel.

El crecimiento del derecho internacional se produjo en gran medida a través de tratados celebrados entre estados aceptados como miembros de la familia de naciones, que incluyó primero a los estados de Europa Occidental, luego a los del Nuevo Mundo y, finalmente, a los estados de Asia y otras partes de Europa. el mundo. Estados Unidos contribuyó mucho a las leyes de neutralidad y ayudó a asegurar el reconocimiento de la doctrina de la libertad de los mares (ver mares, libertad de los mares). Las disposiciones del derecho internacional fueron ignoradas en el período napoleónico, pero el Congreso de Viena (ver Viena, Congreso de) restableció y agregó mucho, particularmente con respecto a los ríos internacionales y la clasificación y tratamiento de los agentes diplomáticos. La Declaración de París (véase París, Declaración de) abolió el corso, elaboró ​​reglas de contrabando y estipuló reglas de bloqueo. La Convención de Ginebra (1864) preveía un trato más humano para los heridos. El último cuarto del siglo XIX. vio muchas convenciones internacionales sobre prisioneros de guerra, comunicaciones, colisión y salvamento en el mar, protección de aves migratorias y vida marina, y supresión de la prostitución. El recurso al arbitraje de controversias se hizo más frecuente. Las convenciones legislativas de las Conferencias de La Haya representan el desarrollo principal del derecho internacional antes de la Primera Guerra Mundial. La Declaración de Londres (ver Londres, Declaración de) contenía una convención de derecho de premios, que, aunque no se ratifica, generalmente se sigue. En los Congresos Panamericanos se han firmado muchos acuerdos legislativos que afectan al Hemisferio Occidental.

En la Primera Guerra Mundial, ninguna nación fuerte se mantuvo al margen para dar un respaldo efectivo al derecho internacional, y el concepto de arbitraje de terceros volvió a estar en peligro, muchas de las disposiciones vigentes del derecho internacional fueron violadas. Los nuevos modos de guerra presentaron nuevos problemas en las leyes de la guerra, pero los intentos posteriores a la guerra de efectuar el desarme y prohibir ciertos tipos de armas (ver guerra, leyes de) fracasaron, como lo demostró el estallido y el curso de la Segunda Guerra Mundial. El fin de las hostilidades en 1945 hizo que el mundo volviera a enfrentarse a graves problemas internacionales, incluida la rectificación de las fronteras, el cuidado de los refugiados y la administración del territorio del enemigo derrotado (ver fideicomiso, territorial). La insuficiencia de la Sociedad de Naciones y de renuncias idealistas a la guerra como el Pacto Kellogg-Briand llevaron a la formación de las Naciones Unidas como un organismo capaz de imponer la obediencia al derecho internacional y mantener la paz. Después de la Segunda Guerra Mundial, un avance notable en el derecho internacional fue la definición y el castigo de los crímenes de guerra. Los intentos de una codificación general del derecho internacional, sin embargo, procedieron lentamente bajo la Comisión de Derecho Internacional establecida en 1947 por las Naciones Unidas.

La era nuclear y la era espacial han dado lugar a nuevos desarrollos en el derecho internacional. La base del derecho espacial se desarrolló en el decenio de 1960 bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Se han firmado tratados que exigen la internacionalización del espacio ultraterrestre (1967) y otros cuerpos celestes (1979). El tratado de prohibición limitada de ensayos de 1963 (ver desarme, nuclear) prohibió los ensayos nucleares en la atmósfera, el espacio ultraterrestre y bajo el agua. El tratado de no proliferación nuclear (1968) intentó limitar la propagación de las armas nucleares. Los acuerdos de las Conversaciones de Limitación de Armas Estratégicas, firmadas por Estados Unidos y la URSS en 1972, limitaron los sistemas de armas defensivas y ofensivas. Este fue el primero de muchos tratados internacionales de armas firmados entre las dos naciones hasta la disolución de la Unión Soviética. Otros tratados han cubierto la internacionalización de la Antártida (1959), la interdicción de estupefacientes (1961), las comunicaciones por satélite (1963) y el terrorismo (1973). El tratado sobre el Derecho del Mar (1982, en vigor desde 1994) aclaró el estado de las aguas territoriales y la explotación de los fondos marinos. Las cuestiones ambientales han dado lugar a una serie de tratados internacionales, incluidos acuerdos que abarcan la pesca (1958), las especies en peligro de extinción (1973), la capa de ozono (1987 y 1992), la biodiversidad (1992) y el calentamiento global (1992 y varios años posteriores). Desde la firma del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1947, ha habido numerosos acuerdos comerciales internacionales. La Unión Europea (antes de 1993, la Comunidad Europea) ha dado pasos hacia el establecimiento de un sistema legal regional en 1988 se estableció un Tribunal de Primera Instancia para servir como tribunal de jurisdicción original en ciertos asuntos económicos. El establecimiento de la Corte Penal Internacional (2002), con jurisdicción sobre crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y asuntos relacionados, marcó un gran paso adelante en el derecho internacional a pesar del repudio de Estados Unidos al tratado bajo el presidente George W. Bush.

La enciclopedia electrónica de Columbia, 6ª ed. Copyright © 2012, Columbia University Press. Reservados todos los derechos.


Contenido

Los intentos de definir y regular la conducta de los individuos, las naciones y otros agentes en la guerra y de mitigar los peores efectos de la guerra tienen una larga historia. Los primeros casos conocidos se encuentran en el Mahabharata y el Antiguo Testamento (Torá).

En el subcontinente indio, el Mahabharata describe una discusión entre hermanos gobernantes sobre lo que constituye un comportamiento aceptable en un campo de batalla, un ejemplo temprano de la regla de proporcionalidad:

Uno no debe atacar carros con carros de caballería, los guerreros deben atacar carros. No se debe agredir a alguien en peligro, ni para asustarlo ni para derrotarlo. La guerra debe librarse en aras de la conquista. No se debe enfurecer a un enemigo que no está tratando de matarlo.

Un ejemplo del Libro de Deuteronomio 20: 19-20 limita la cantidad de daño ambiental, permitiendo solo la tala de árboles no fructíferos para su uso en la operación de asedio, mientras que los árboles frutales deben conservarse para su uso como fuente de alimento:

19 Cuando sities una ciudad durante mucho tiempo, peleando contra ella para tomarla, no destruirás sus árboles blandiendo un hacha contra ellos. Podrás comer de ellos, pero no los cortarás. ¿Son humanos los árboles del campo para que los asedies? 20 Solo los árboles que sabes que no son árboles para comer los puedes destruir y talar, para que puedas construir obras de asedio contra la ciudad que te hace la guerra, hasta que caiga. [3]

Además, Deuteronomio 20: 10–12 requiere que los israelitas hagan una oferta de paz condicionada a la parte contraria antes de sitiar su ciudad, tomando a la población como sirvientes y trabajadores forzados, si aceptarán la oferta.

10 Cuando te acerques a una ciudad para combatirla, ofrécele condiciones de paz. 11 Y si te responde pacíficamente y te abre, entonces todas las personas que se encuentren en él te harán trabajos forzados y te servirán. 12 Pero si no hace las paces contigo, sino que te hace guerra, la sitiarás. [4]

De manera similar, Deuteronomio 21: 10-14 requiere que las mujeres cautivas que fueron obligadas a casarse con los vencedores de una guerra, y luego ya no las deseen, sean dejadas ir a donde quieran, y requiere que no las traten como esclavas ni las vendan por dinero:

10 Cuando sales a la guerra contra tus enemigos, y el Señor tu Dios los entrega en tu mano y los llevas cautivos, 11 y ves entre los cautivos a una mujer hermosa, y deseas tomarla para que sea tu esposa, 12 y tú la llevas a tu casa, ella se afeitará la cabeza y se cortará las uñas. Después de eso, podrás entrar a ella y ser su marido, y ella será tu esposa. 14 Pero si ya no te deleitas en ella, la dejarás ir a donde quiera. Pero no la venderás por dinero, ni la tratarás como esclava, ya que la has humillado "[5].

A principios del siglo VII, el primer califa musulmán, Abu Bakr, mientras instruía a su ejército musulmán, estableció reglas contra la mutilación de cadáveres, matando a niños, mujeres y ancianos. También estableció reglas contra el daño ambiental a los árboles y la matanza de los animales del enemigo:

Detente, oh pueblo, para que pueda darte diez reglas para tu guía en el campo de batalla. No cometas traición ni te desvíes del camino correcto. No debes mutilar los cadáveres. No mates a un niño, ni a una mujer, ni a un anciano. No hagas daño a los árboles ni los quemes con fuego, especialmente los que dan fruto. No mates a ningún rebaño del enemigo, salvo tu comida. Es probable que te cruces con personas que han dedicado su vida a los servicios monásticos, déjalos en paz. [6] [7]

Además, la Sura Al-Baqara 2: 190-193 del Corán requiere que en combate a los musulmanes solo se les permita contraatacar en defensa propia contra aquellos que los atacan, pero, por otro lado, una vez que los enemigos dejan de atacar, Luego se ordena a los musulmanes que dejen de atacar: [8]

Y lucha con ellos hasta que no haya persecución, y la religión debe ser solo para Alá, pero si desisten, entonces no debe haber hostilidad excepto contra los opresores.

En la historia de la iglesia cristiana primitiva, muchos escritores cristianos consideraron que los cristianos no podían ser soldados ni pelear guerras. Agustín de Hipona contradijo esto y escribió sobre la doctrina de la "guerra justa", en la que explicaba las circunstancias en las que la guerra podía o no podía justificarse moralmente.

En 697, Adomnan de Iona reunió a reyes y líderes de iglesias de toda Irlanda y Escocia en Birr, donde les dio la 'Ley de los inocentes', que prohibía matar mujeres y niños en la guerra, y la destrucción de iglesias. [9]

En la Europa medieval, la Iglesia Católica Romana también comenzó a promulgar enseñanzas sobre la guerra justa, reflejada en cierta medida en movimientos como la Paz y la Tregua de Dios. El impulso de restringir el alcance de la guerra, y especialmente de proteger las vidas y propiedades de los no combatientes, continuó con Hugo Grocio y sus intentos de redactar leyes de guerra.

Una de las quejas enumeradas en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos fue que el rey Jorge III "se ha esforzado por atraer a los habitantes de nuestras fronteras a los despiadados indios salvajes cuya regla de guerra conocida es una destrucción indistinguible de todas las edades, sexos y condiciones".

El derecho de la guerra moderno se compone de tres fuentes principales: [1]

  • Tratados legislativos (o convenciones) —Ver § Tratados internacionales sobre las leyes de la guerra más abajo.
  • Personalizado. No todo el derecho de la guerra se deriva de dichos tratados o se ha incorporado a ellos, lo que puede hacer referencia a la importancia continua del derecho consuetudinario tal como se articula en la Cláusula de Martens. Ese derecho internacional consuetudinario está establecido por la práctica general de las naciones junto con su aceptación de que esa práctica es requerida por la ley.
  • Principios generales. "Ciertos principios fundamentales proporcionan una orientación básica. Por ejemplo, los principios de distinción, proporcionalidad y necesidad, todos los cuales forman parte del derecho internacional consuetudinario, se aplican siempre al uso de la fuerza armada". [1]

El derecho internacional humanitario positivo consiste en tratados (acuerdos internacionales) que afectan directamente las leyes de la guerra vinculando a las naciones que consienten y logrando un consentimiento generalizado.

Lo opuesto a las leyes de guerra positivas son las leyes de guerra consuetudinarias, [1] muchas de las cuales fueron exploradas en los Juicios de Guerra de Nuremberg. Estas leyes definen tanto la permisivo derechos de los estados, así como prohibiciones sobre su conducta al tratar con fuerzas irregulares y no signatarios.

El Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra firmado el 25 y 26 de noviembre de 1820 entre el presidente de la República de Colombia, Simón Bolívar y el Jefe de las Fuerzas Militares del Reino de España, Pablo Morillo, es el precursor del Derecho Internacional Humanitario. . [10] El Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado y ratificado por Estados Unidos y México en 1848, articula reglas para cualquier guerra futura, incluida la protección de civiles y el tratamiento de prisioneros de guerra. [11] El Código Lieber, promulgado por la Unión durante la Guerra Civil estadounidense, fue fundamental en el desarrollo de las leyes de la guerra terrestre. [12] El historiador Geoffrey Best llamó al período de 1856 a 1909 la "época de mayor reputación" de la ley de la guerra. [13] El aspecto definitorio de este período fue el establecimiento, por parte de los estados, de una base legal o legislativa positiva (es decir, escrita) que reemplaza a un régimen basado principalmente en la religión, la caballería y las costumbres. [14] Es durante esta era "moderna" que la conferencia internacional se convirtió en el foro de debate y acuerdo entre los estados y el "tratado multilateral" sirvió como mecanismo positivo para la codificación.

Además, la sentencia del juicio de guerra de Nuremberg sobre "La ley relativa a los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad" [15] sostuvo, de conformidad con las directrices de los Principios de Nuremberg, que tratados como la Convención de La Haya de 1907, habiendo sido ampliamente aceptados por "todas las naciones civilizadas "durante aproximadamente medio siglo, para entonces formaban parte del derecho consuetudinario de la guerra y eran vinculantes para todas las partes, tanto si la parte era signataria del tratado específico como si no.

Las interpretaciones del derecho internacional humanitario cambian con el tiempo y esto también afecta las leyes de la guerra. Por ejemplo, Carla Del Ponte, fiscal en jefe del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia señaló en 2001 que, aunque no existe un tratado específico que prohíba el uso de proyectiles de uranio empobrecido, existe un debate científico en desarrollo y se expresa preocupación con respecto a la efecto del uso de tales proyectiles y es posible que, en el futuro, exista una opinión consensuada en los círculos legales internacionales de que el uso de tales proyectiles viola los principios generales de la ley aplicable al uso de armas en los conflictos armados. [16] Esto se debe a que en el futuro puede ser la opinión de consenso que los proyectiles de uranio empobrecido violan uno o más de los siguientes tratados: La Declaración Universal de Derechos Humanos la Carta de las Naciones Unidas la Convención sobre el Genocidio la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura el Convenciones de Ginebra, incluido el Protocolo I, la Convención sobre Armas Convencionales de 1980, la Convención sobre Armas Químicas y la Convención sobre la Protección Física de los Materiales Nucleares. [17]

A menudo se ha comentado que la creación de leyes para algo tan inherentemente ilegal como la guerra parece una lección de absurdo. Pero sobre la base de la adhesión a lo que equivalía al derecho internacional consuetudinario por las partes en conflicto a lo largo de los siglos, se creía [ ¿por quién? ] que codificar las leyes de la guerra sería beneficioso. [ cita necesaria ]

Algunos de los principios centrales que subyacen a las leyes de la guerra son: [ cita necesaria ]

  • Las guerras deben limitarse a lograr los objetivos políticos que iniciaron la guerra (por ejemplo, el control territorial) y no deben incluir una destrucción innecesaria.
  • Las guerras deben terminar lo antes posible.
  • Las personas y los bienes que no contribuyan al esfuerzo bélico deben protegerse contra la destrucción y las penurias innecesarias.

Con este fin, las leyes de la guerra están destinadas a mitigar las dificultades de la guerra al:

  • Proteger tanto a los combatientes como a los no combatientes del sufrimiento innecesario.
  • Salvaguardar ciertos derechos humanos fundamentales de las personas que caen en manos del enemigo, en particular los prisioneros de guerra, los heridos y enfermos, los niños y la población civil.
  • Facilitando la restauración de la paz.

Necesidad militar, junto con distinción, proporcionalidad, humanidad (a veces llamado sufrimiento innecesario), y honor (a veces llamado caballerosidad) son los cinco principios más comúnmente citados del derecho internacional humanitario que rigen el uso legal de la fuerza en un conflicto armado.

Necesidad militar se rige por varias limitaciones: un ataque o acción debe tener como objetivo ayudar en la derrota del enemigo debe ser un ataque a un objetivo militar legítimo, [18] y el daño causado a los civiles o la propiedad civil debe ser proporcional y no excesivo en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista. [19]

Distinción es un principio del derecho internacional humanitario que rige el uso legal de la fuerza en un conflicto armado, según el cual los beligerantes deben distinguir entre combatientes y civiles. [a] [20]

Proporcionalidad es un principio del derecho internacional humanitario que rige el uso legal de la fuerza en un conflicto armado, según el cual los beligerantes deben asegurarse de que el daño causado a civiles o bienes civiles no sea excesivo en relación con la ventaja militar concreta y directa que se espera de un ataque a un objetivo militar legítimo. [19]

Humanidad. Este principio se basa en las restricciones de las Convenciones de La Haya contra el uso de armas, proyectiles o materiales calculados para causar sufrimientos o lesiones manifiestamente desproporcionados a la ventaja militar obtenida por el uso del arma con fines militares legítimos. En algunos países, como los Estados Unidos, las armas se revisan antes de su uso en combate para determinar si cumplen con el derecho de la guerra y no están diseñadas para causar sufrimiento innecesario cuando se usan de la manera prevista. Este principio también prohíbe el uso de un arma que de otro modo sería lícita de manera que cause un sufrimiento innecesario. [21]

Honor es un principio que exige cierta equidad y respeto mutuo entre adversarios. Las partes en un conflicto deben aceptar que su derecho a adoptar medios para lastimarse mutuamente no es ilimitado, deben abstenerse de aprovecharse de la adherencia del adversario a la ley al reclamar falsamente las protecciones de la ley, y deben reconocer que son miembros de un profesión común que lucha no por hostilidad personal sino en nombre de sus respectivos Estados. [21]

Para cumplir con los propósitos señalados anteriormente, las leyes de la guerra imponen límites sustanciales al ejercicio legal del poder de un beligerante. En términos generales, las leyes exigen que los beligerantes se abstengan de emplear la violencia que no sea razonablemente necesaria para fines militares y que los beligerantes conduzcan las hostilidades respetando los principios de humanidad y caballerosidad.

Sin embargo, debido a que las leyes de la guerra se basan en el consenso [ aclaración necesaria ], el contenido y la interpretación de tales leyes son extensos, controvertidos y en constante cambio.

[22] Los siguientes son ejemplos particulares de algunos de los aspectos sustanciales de las leyes de la guerra, tal como se interpretan esas leyes en la actualidad.

Declaración de guerra Editar

La sección III de la Convención de La Haya de 1907 requería que las hostilidades fueran precedidas por una declaración de guerra motivada o por un ultimátum con una declaración de guerra condicional.

Algunos tratados, en particular el Artículo 2, [23] de la Carta de las Naciones Unidas (1945) y otros artículos de la Carta, buscan restringir el derecho de los estados miembros a declarar la guerra, como lo hace el antiguo Pacto Kellogg-Briand de 1928 para aquellas naciones que ratificaron eso. [24] Las declaraciones formales de guerra han sido poco comunes desde 1945 fuera de Oriente Medio y África Oriental.

Conducta lícita de actores beligerantes Editar

Leyes modernas de la guerra con respecto a la conducta durante la guerra (jus in bello), como los Convenios de Ginebra de 1949, establecen que es ilegal que los beligerantes se involucren en combate sin cumplir con ciertos requisitos, como llevar uniforme distintivo u otros signos distintivos visibles a distancia, portar armas abiertamente y realizar operaciones de acuerdo con el leyes y costumbres de la guerra. Se permite hacerse pasar por combatientes enemigos vistiendo el uniforme del enemigo, aunque luchar con ese uniforme es una perfidia ilegal, al igual que la toma de rehenes.

Los combatientes también deben estar comandados por un oficial responsable. Es decir, un comandante puede ser considerado responsable ante un tribunal de justicia por las acciones indebidas de sus subordinados. Hay una excepción a esto si la guerra se inició tan repentinamente que no hubo tiempo para organizar una resistencia, p. Ej. como resultado de una ocupación extranjera. [ cita necesaria ]

Personas lanzándose en paracaídas desde un avión en peligro Editar

Las leyes de la guerra modernas, específicamente dentro del Protocolo I adicional a las Convenciones de Ginebra de 1949, prohíben atacar a las personas que se lanzan en paracaídas desde un avión en peligro, independientemente del territorio en el que se encuentren. Una vez que aterrizan en territorio controlado por el enemigo, se les debe dar la oportunidad de rendirse antes de ser atacados, a menos que sea evidente que están participando en un acto hostil o intentando escapar. Esta prohibición no se aplica al lanzamiento de tropas aerotransportadas, fuerzas especiales, comandos, espías, saboteadores, oficiales de enlace y agentes de inteligencia. Por lo tanto, dicho personal que desciende en paracaídas es un objetivo legítimo y, por lo tanto, puede ser atacado, incluso si su avión está en peligro.

Cruz Roja, Media Luna Roja, Magen David Adom y la bandera blanca Editar

Las leyes modernas de la guerra, como los Convenios de Ginebra de 1949, también incluyen prohibiciones de atacar a médicos, ambulancias o barcos hospitales que exhiban una Cruz Roja, una Media Luna Roja, Magen David Adom, El Cristal Rojo u otro emblema relacionado con la Cruz Roja Internacional y Movimiento de la Media Luna Roja. También está prohibido disparar a una persona o vehículo con bandera blanca, ya que eso indica una intención de rendirse o un deseo de comunicarse. [ cita necesaria ]

En cualquier caso, se espera que las personas protegidas por la Cruz Roja / Media Luna / Estrella o la bandera blanca mantengan la neutralidad y no participen en actos bélicos. De hecho, participar en actividades de guerra bajo un símbolo protegido es en sí mismo una violación de las leyes de la guerra conocida como perfidia. El incumplimiento de estos requisitos puede resultar en la pérdida del estado de protección y convertir a la persona que infringe los requisitos en un objetivo legal. [ cita necesaria ]

El derecho de la guerra es vinculante no solo para los Estados como tales, sino también para las personas y, en particular, los miembros de sus fuerzas armadas. Las partes están obligadas por las leyes de la guerra en la medida en que dicho cumplimiento no interfiera con el logro de objetivos militares legítimos. Por ejemplo, están obligados a hacer todo lo posible para evitar dañar a personas y bienes que no estén involucrados en el combate o el esfuerzo de guerra, pero no son culpables de un crimen de guerra si una bomba golpea por error o incidentalmente una zona residencial.

Del mismo modo, los combatientes que intencionalmente El uso de personas o bienes protegidos como escudos humanos o camuflaje son culpables de violaciones a las leyes de la guerra y son responsables de los daños a aquellos que deben ser protegidos.

El uso de combatientes contratados en la guerra ha sido una situación especialmente delicada para las leyes de la guerra. Algunos académicos afirman que los contratistas de seguridad privada parecen tan similares a las fuerzas estatales que no está claro si agentes privados o públicos están llevando a cabo actos de guerra. [25] El derecho internacional aún no ha llegado a un consenso sobre esta cuestión.

Durante un conflicto, el castigo por violar las leyes de la guerra puede consistir en una violación específica, deliberada y limitada de las leyes de la guerra como represalia.

Una vez que finaliza un conflicto, las personas que han cometido u ordenado cualquier infracción de las leyes de la guerra, especialmente las atrocidades, pueden ser consideradas individualmente responsables por crímenes de guerra mediante un proceso judicial. Además, las naciones que firmaron los Convenios de Ginebra están obligadas a buscar y luego juzgar y castigar a cualquiera que haya cometido u ordenado determinadas "infracciones graves" de las leyes de la guerra. (Tercer Convenio de Ginebra, artículo 129 y artículo 130.)

Los combatientes que infringen disposiciones específicas de las leyes de la guerra se denominan combatientes ilegales. Los combatientes ilegales que han sido capturados pueden perder el estatus y las protecciones que de otro modo se les otorgarían como prisioneros de guerra, pero solo después de que un "tribunal competente" haya determinado que no son elegibles para el estatus de prisionero de guerra (p. Ej., Tercer Convenio de Ginebra, artículo 5.) En ese momento, un combatiente ilegal puede ser interrogado, juzgado, encarcelado e incluso ejecutado por violar las leyes de la guerra de conformidad con el derecho interno de su captor, pero aún tiene derecho a ciertas protecciones adicionales, incluida la serán "tratados con humanidad y, en caso de juicio, no se les privará del derecho a un juicio justo y regular". (Cuarto Convenio de Ginebra, artículo 5.)

Lista de declaraciones, convenciones, tratados y sentencias sobre el derecho de la guerra: [26] [27] [28]


Derecho internacional de los derechos humanos: una breve historia

La frase "derechos humanos" puede usarse en un sentido abstracto y filosófico, ya sea como una categoría especial de afirmación moral que todos los seres humanos pueden invocar o, más pragmáticamente, como la manifestación de estas afirmaciones en el derecho positivo, por ejemplo, como constitucional. garantías para que los gobiernos rindan cuentas en virtud de los procesos legales nacionales. Si bien la primera interpretación de la frase puede denominarse "derechos humanos", la segunda se describe en el presente documento como "ley de derechos humanos".

Si bien el origen de los "derechos humanos" se encuentra en la naturaleza del ser humano en sí, tal como se articula en todas las principales religiones y filosofías morales del mundo, el "derecho de los derechos humanos" es un fenómeno más reciente que está estrechamente asociado con el surgimiento de la política liberal. Estado democrático. En esos Estados, el mayoritarismo legitima la legislación y el funcionamiento cada vez más burocratizado del ejecutivo. Sin embargo, las mayorías a veces pueden tener poca consideración por las minorías "numéricas", como los delincuentes condenados, los grupos lingüísticos o religiosos, los no nacionales, los pueblos indígenas y los estigmatizados socialmente. Por tanto, se hace necesario garantizar la existencia y los derechos de minorías numéricas, vulnerables e impotentes. Esto se hace acordando las reglas que gobiernan la sociedad en la forma de una declaración de derechos constitucionalmente atrincherada y justiciable que contiene los derechos humanos básicos para todos. A través de esta declaración de derechos, se crea la "ley de derechos humanos", que se convierte en parte integral del sistema legal y superior al derecho común y la acción ejecutiva.

En este artículo, se trazan algunos aspectos de la historia del derecho de los derechos humanos a nivel mundial, regional y subregional. La atención se centra en el pasado reciente, más que en el más remoto. Para empezar, se hacen algunas observaciones sobre las "tres generaciones" del derecho de los derechos humanos.

Tres generaciones de derecho internacional de los derechos humanos
El activismo por los derechos humanos puede describirse como una lucha para garantizar que se reduzca la brecha entre los derechos humanos y las leyes de derechos humanos a fin de garantizar el pleno reconocimiento legal y la realización real de los derechos humanos. La historia muestra que los gobiernos generalmente no otorgan derechos voluntariamente, pero que las ganancias de derechos solo se aseguran mediante un desafío exitoso a la autoridad absolutista. Siguiendo la Carta Magna, que estableció límites a los poderes del gobierno real en la Inglaterra del siglo XIII, la Declaración de Independencia Americana de 1776 y la Declaración de Francia de 1789 des droits de l'Homme et de du citoyen (Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano ) fueron hitos de cómo las visiones revolucionarias podrían transformarse en leyes nacionales y convertirse en garantías justiciables contra futuros abusos.

La categorización tradicional de tres generaciones de derechos humanos, utilizada en el discurso nacional e internacional de derechos humanos, rastrea la evolución cronológica de los derechos humanos como un eco del grito de la revolución francesa: Liberté (libertades, "civil y política" o "primera derechos de "generación"), Egalité (igualdad, derechos "socioeconómicos" o de "segunda generación") y Fraternité (derechos de solidaridad, "colectivos" o "tercera generación"). En los siglos XVIII y XIX, la lucha por los derechos se centró en la liberación de la opresión autoritaria y los correspondientes derechos de libertad de expresión, asociación y religión y el derecho al voto. Con el cambio de visión del papel del Estado en un mundo en proceso de industrialización y en un contexto de crecientes desigualdades, la importancia de los derechos socioeconómicos se articuló con mayor claridad. Con la creciente globalización y una mayor conciencia de las preocupaciones mundiales superpuestas, especialmente debido a la pobreza extrema en algunas partes del mundo, se han adoptado derechos de "tercera generación", como los derechos a un medio ambiente sano, a la libre determinación y al desarrollo .

Durante el período de la guerra fría, los derechos de la "primera generación" fueron priorizados en las democracias occidentales, mientras que los derechos de la segunda generación fueron rechazados como nociones socialistas. En el mundo en desarrollo, el crecimiento económico y el desarrollo a menudo se consideraban objetivos capaces de superar los derechos "civiles y políticos". También se destacó la discrepancia entre los dos conjuntos de derechos: se dijo que los derechos "civiles y políticos" eran de aplicación inmediata, mientras que se entendía que los derechos de "segunda generación" se aplicaban sólo a largo plazo o progresivamente. Otro eje de división fue la supuesta noción de que los derechos de "primera generación" imponen obligaciones negativas a los Estados, mientras que los derechos de "segunda generación" imponen obligaciones positivas a los Estados. Después de la caída del Muro de Berlín, se aceptó generalmente que tal dicotomía no hace justicia en la medida en que estos derechos están interrelacionados y son interdependientes. La dicotomía de obligaciones positivas / negativas ya no se sostiene. Parece mucho más útil considerar todos los derechos como interdependientes e indivisibles, y potencialmente implicando una variedad de obligaciones para el Estado. Estas obligaciones pueden categorizarse como el deber de respetar, proteger, promover y cumplir.

Nivel global
Durante muchos siglos, no existió un régimen de derecho internacional de los derechos humanos. De hecho, el derecho internacional apoyó y coludió en muchas de las peores atrocidades contra los derechos humanos, incluida la trata atlántica de esclavos y el colonialismo. No fue hasta el siglo XIX que la comunidad internacional adoptó un tratado de abolición de la esclavitud. Las primeras normas legales internacionales se adoptaron bajo los auspicios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que fue fundada en 1919 como parte del Tratado de Paz de Versalles. La OIT está destinada a proteger los derechos de los trabajadores en un mundo en constante industrialización.

Después de la Primera Guerra Mundial, se hicieron intentos tentativos para establecer un sistema de derechos humanos bajo la Sociedad de Naciones. Por ejemplo, se estableció un Comité de Minorías para escuchar las quejas de las minorías y se estableció una Comisión de Mandatos para tratar las peticiones individuales de las personas que viven en los territorios del mandato. Sin embargo, estos intentos no habían tenido mucho éxito y terminaron abruptamente cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. Fue necesario el trauma de esa guerra, y en particular las crudas atrocidades de Hitler por motivos raciales en nombre del nacionalsocialismo, para cimentar el consenso internacional en la forma de las Naciones Unidas como baluarte contra la guerra y para la preservación de la paz.

El sistema central de promoción y protección de los derechos humanos bajo las Naciones Unidas tiene una base doble: la Carta de la ONU, adoptada en 1945, y una red de tratados adoptados posteriormente por los miembros de la ONU. El sistema basado en la Carta se aplica a los 192 Estados Miembros de la ONU, mientras que solo aquellos Estados que han ratificado o se han adherido a tratados particulares están obligados a observar esa parte del sistema basado en tratados (o convencional) que han acordado explícitamente.

Sistema basado en chárter
Este sistema se desarrolló bajo el Consejo Económico y Social de la ONU, que creó la Comisión de Derechos Humanos, según lo dispuesto en el artículo 68 de la Carta de la ONU. La Comisión no estaba integrada por expertos independientes, sino por 54 representantes gubernamentales elegidos por el Consejo, independientemente del historial de derechos humanos de los Estados interesados. Como consecuencia, los Estados señalados como algunos de los peores violadores de los derechos humanos actuaron como miembros de la Comisión. El principal logro de la Comisión fue la elaboración y aceptación casi universal de los tres principales instrumentos internacionales de derechos humanos: la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada en 1948, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y el Pacto Internacional de Derechos Humanos. Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), los dos últimos adoptados en 1966. Como indica la adopción de esos dos documentos separados, la idea inicial de transformar la Declaración Universal en un único instrumento vinculante no se cumplió, principalmente debido a la falta de acuerdo sobre la justiciabilidad de los derechos socioeconómicos. Como resultado, podrían presentarse denuncias individuales, alegando violaciones por parte de ciertos Estados del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, pero no así ante el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

La base normativa del sistema de la Carta de las Naciones Unidas es la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada el 10 de diciembre de 1948, que ha dado contenido autorizado a la vaga referencia a los derechos humanos en la Carta de las Naciones Unidas. Aunque fue adoptado como una mera declaración, sin fuerza vinculante, posteriormente ha llegado a ser reconocido como un criterio universal de la conducta del Estado. Muchas de sus disposiciones han adquirido la categoría de derecho internacional consuetudinario.

Ante las denuncias de violaciones de los derechos humanos, especialmente en la Sudáfrica del apartheid, la Comisión tuvo que diseñar un sistema para el examen de las denuncias. Surgieron dos mecanismos, los procedimientos "1235" y "1503", adoptados en 1959 y 1970, respectivamente, cada uno con el nombre de la resolución del Consejo Económico y Social que los estableció. Ambos mecanismos se ocuparon únicamente de situaciones de graves violaciones de derechos humanos. La diferencia fue que el procedimiento "1235" implicó una discusión pública mientras que "1503" permaneció confidencial. Para colmar el vacío en la aplicación efectiva de los derechos humanos, la Comisión estableció varios procedimientos especiales. Los procedimientos únicos adoptan la forma de relatores especiales, expertos independientes o grupos de trabajo que examinan un país en particular (mandato específico de un país) o se centran en una cuestión temática (mandato temático).

Saltando unas décadas hasta 2005, en su informe In Larger Freedom: Towards Development, Security and Human Rights for All, el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan, pidió la sustitución de la Comisión por una más pequeña, permanente y de derechos humanos. Consejo obediente, capaz de llenar el vacío de credibilidad dejado por los Estados que utilizaron su membresía en la Comisión "para protegerse contra las críticas y criticar a otros". 1 La principal razón para reemplazar a la Comisión fue la forma muy selectiva en que ejerció su mandato específico para cada país, debido principalmente al sesgo político de los representantes y a la capacidad de los países más poderosos para desviar la atención de ellos mismos y de aquellos que gozan de su apoyo. . En 2006, la Asamblea General decidió seguir la recomendación del Secretario General, creando el Consejo de Derechos Humanos en reemplazo de la Comisión de Derechos Humanos. 2

Existen algunas diferencias importantes entre la antigua Comisión de Derechos Humanos y el actual Consejo de Derechos Humanos. Como órgano subsidiario de la Asamblea General, el Consejo goza de un estatus elevado en comparación con la Comisión, que era un órgano funcional del Consejo Económico y Social. Tiene un número de miembros ligeramente menor (47 Estados) y sus miembros son elegidos por mayoría absoluta de la Asamblea (97 Estados). Para evitar el dominio prolongado de unos pocos Estados, los miembros sólo pueden ser elegidos por dos mandatos consecutivos de tres años.El Consejo actúa como un órgano permanente o permanente, que se reúne periódicamente, no solo para las "sesiones anuales de seis semanas con carga política" como lo hizo la Comisión. Siguiendo los criterios de selección más sensibles a los derechos humanos, la lista de Estados elegidos por la Asamblea contrasta con los países que, en 2006, formaron parte de la Comisión. La Asamblea podrá, por mayoría de dos tercios, suspender a un miembro que cometa violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos.

El Consejo de Derechos Humanos mantuvo la mayoría de los procedimientos especiales, incluido el confidencial "1503" (ahora llamado "procedimiento conforme"), e introdujo la Revisión Universal por Pares (EPU). A partir de abril de 2008, un tercio de los Estados miembros de la ONU ha pasado por este proceso. El EPU sUPR tiene similitudes con el Mecanismo de revisión por pares africanos que se ha establecido en el marco de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD). Además de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Asamblea General adoptó muchas otras declaraciones. Cuando surge un consenso suficiente entre los Estados, las declaraciones pueden transformarse en acuerdos vinculantes. Es revelador que se carece del nivel de acuerdo requerido en temas cruciales, como la protección de la ciudadanía no hegemónica. Las dos declaraciones pertinentes, la Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías étnicas, religiosas y lingüísticas, adoptada en 1992, y la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas, adoptada en 2007, no se han traducido en instrumentos vinculantes. Lo mismo ocurre con la Declaración sobre el derecho al desarrollo, que fue adoptada en 1986.

Sistema basado en tratados
El sistema basado en tratados se desarrolló incluso más rápidamente que el sistema basado en la Carta. El primer tratado, adoptado en 1948, fue la Convención para la Prevención y el Castigo del Delito de Genocidio, que abordó la experiencia pasada más inmediata del Holocausto nazi. Desde entonces, se ha adoptado una gran cantidad de tratados, que cubren una amplia gama de temas, ocho de ellos sobre derechos humanos, cada uno con un órgano de supervisión de tratados, bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

La primera, adoptada en 1965, es la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD), seguida por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en 1966. El régimen internacional de derechos humanos comenzó entonces a alejarse de un enfoque genérico, desviando su atención en lugar de grupos o temas particularmente marginados y oprimidos: la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) adoptó en 1979 la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (1984) la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares (1990) y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad (2006). El último tratado es la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas (ICED), también adoptada en 2006 pero que aún no ha entrado en vigor. Con la adopción de un Protocolo Facultativo del PIDESC en 2008, que permite denuncias individuales sobre presuntas violaciones de los derechos socioeconómicos, el sistema de tratados de la ONU ahora también incorpora el principio de que todos los derechos son justiciables. Oficina del Alto Comisionado de la ONU
Veinte años después de la adopción de la Declaración Universal, en 1968 se celebró en Teherán la primera Conferencia Internacional de Derechos Humanos. Como el mundo estaba en esa etapa atrapado en las garras de la guerra fría, surgió poco consenso y no se logró mucho. El escenario era muy diferente cuando se celebró la Segunda Conferencia Mundial en Viena en 1993. La guerra fría había llegado a su fin, pero el genocidio en Bosnia y Herzegovina se estaba desarrollando. En este contexto, 171 Jefes de Estado y de Gobierno se reunieron y aprobaron la Declaración y el Programa de Acción de Viena. Reafirmó que todos los derechos son universales, indivisibles e interdependientes. Posteriormente se aplicaron varias resoluciones aprobadas allí, incluida la adopción de un Protocolo Facultativo de la CEDAW y el establecimiento de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y el primer Alto Comisionado (José Ayala Lasso) fue elegido en 1994. El Alto Comisionado tiene la mayor responsabilidad en materia de derechos humanos en las Naciones Unidas. La cada vez más importante presencia sobre el terreno de los derechos humanos en los países con trinquete también pertenece a esta Oficina.

Otras conferencias también han destacado cuestiones importantes, como el racismo y la xenofobia, que se debatieron en la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001, celebrada en Durban, Sudáfrica. Esto culminó con la adopción de la Declaración y el Programa de Acción de Durban. En abril de 2009 se celebró una conferencia de revisión para evaluar el progreso en la implementación de la Declaración.

Nivel regional
Desde la Segunda Guerra Mundial, se han establecido tres regímenes regionales de derechos humanos: normas e instituciones que los Estados aceptan como vinculantes. Cada uno de estos sistemas opera bajo los auspicios de una organización intergubernamental o un organismo político internacional. En el caso del sistema europeo, el mejor de los tres, es el Consejo de Europa, que fue fundado en 1949 por diez Estados de Europa Occidental para promover los derechos humanos y el estado de derecho en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial. evitó una regresión al totalitarismo y sirvió como baluarte contra el comunismo. La Organización de los Estados Americanos (OEA) fue fundada en 1948 para promover la paz, la seguridad y el desarrollo regionales. En África, se adoptó un sistema de derechos humanos bajo los auspicios de la Organización para la Unidad Africana (OUA), que se formó en 1963 y se transformó en 2002 en la Unión Africana (UA).

En cada uno de los tres sistemas, las normas sustantivas se establecen en un tratado principal. El Consejo de Europa adoptó su principal tratado de derechos humanos en 1950: el Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales. Incorporando los protocolos adoptados al mismo, incluye principalmente derechos "civiles y políticos", pero también prevé el derecho a la propiedad. Los 47 miembros del Consejo de Europa se han adherido a la Convención Europea. La OEA adoptó la Convención Americana sobre Derechos Humanos en 1969, la cual ha sido ratificada por 24 Estados. La Convención Americana contiene derechos similares a los de la Convención Europea, pero va más allá al proporcionar un mínimo de derechos "socioeconómicos". En contraste con estos dos tratados, la Carta Africana, adoptada por la OUA en 1981, contiene derechos "socioeconómicos" justiciables y detalla los deberes de las personas y los derechos de los pueblos. Todos los miembros de la UA son partes de la Carta Africana.

La forma en que se implementa o hace cumplir el tratado principal difiere en cada región. En una evolución que abarcó muchas décadas, el sistema europeo de implementación, que opera desde Estrasburgo, Francia, se desarrolló a partir de un sistema en el que una Comisión y un Tribunal coexistían para formar una sola institución judicial. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos se ocupa de casos individuales. Existe un modelo dual en las Américas, integrado por la Comisión Interamericana, con sede en Washington, D.C., y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, Costa Rica. Los denunciantes individuales tienen que presentar sus quejas a la Comisión Interamericana primero, a partir de entonces, el caso puede proceder a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La Comisión también tiene la función de realizar visitas in loco. Después de algunas reformas institucionales recientes, el sistema africano ahora se parece al sistema interamericano.

Los sistemas regionales árabes y musulmanes incipientes también han surgido bajo la Liga de los Estados Árabes y la Organización de la Conferencia Islámica (OCI). Según la cosmovisión islámica, el Corán y otras fuentes religiosas desempeñan un papel dominante en la regulación de la vida social.

La Liga de los Estados Árabes se fundó de conformidad con el Pacto de la Liga de los Estados Árabes de 1945. Su objetivo primordial es fortalecer la unidad entre los Estados árabes mediante el desarrollo de vínculos más estrechos entre sus miembros. El Pacto enfatiza la independencia y soberanía de sus miembros, pero en su documento fundacional no se menciona ni el contenido ni los principios de los derechos humanos.

En la Conferencia Mundial de Teherán de 1968, algunos Estados árabes lograron incluir en la agenda la posición de los árabes en los territorios ocupados por Israel y la articularon con éxito como una cuestión de derechos humanos. Esto creó conciencia sobre los derechos humanos entre los Estados árabes después de una serie de derrotas a manos de Israel en 1967. Sin embargo, en la Conferencia de Teherán y posteriormente, el compromiso de la Liga Árabe con los derechos humanos consistió principalmente en dirigir las críticas contra Israel por su trato a los habitantes de Palestina y otras áreas ocupadas. En 1968, se celebró una conferencia regional sobre derechos humanos en Beirut, donde se estableció la Comisión Árabe Permanente de Derechos Humanos (CADH). Desde sus inicios, la CADH ha sido un organismo altamente politizado, con su naturaleza política acentuada por el método de designación. La Comisión no está formada por expertos independientes, como en muchos otros órganos internacionales de derechos humanos, sino por representantes gubernamentales. El 15 de septiembre de 1994, el Consejo de la Liga de los Estados Árabes aprobó la Carta Árabe de Derechos Humanos, cuya entrada en vigor, que requirió siete ratificaciones, se alcanzó en 2008.

La OCI, establecida en 1969, tiene como objetivo la promoción de la solidaridad islámica entre los 56 Estados miembros y trabaja por la cooperación en las esferas económica, cultural y política. El principal documento de derechos humanos, adoptado en El Cairo en 1990 bajo este marco, es la Declaración de El Cairo sobre los Derechos Humanos en el Islam, que tiene únicamente un carácter declamatorio. Como lo indica su título, y dados los objetivos de la OCI, la declaración se basa estrechamente en los principios de la Sharia. En 2004, la OCI adoptó un instrumento vinculante con un enfoque específico: el Pacto sobre los Derechos del Niño en el Islam. Esta Convención está abierta a la ratificación y entrará en vigor una vez que 20 Estados miembros de la OCI la hayan ratificado. Si bien la Convención prevé un mecanismo de seguimiento, el Comité Islámico de los Derechos del Niño, su mandato está redactado de manera muy vaga.

Superponiéndose en cierta medida con el mundo musulmán, la heterogénea región asiática se extiende desde Indonesia hasta Japón, y comprende un grupo diverso de naciones. A pesar de algunos esfuerzos de las Naciones Unidas, no se ha establecido ninguna convención u organismo supranacional de derechos humanos en la región de Asia y el Pacífico. En ausencia de una organización intergubernamental que sirva como un paraguas regional que una a todos los diversos Estados de esta región, un sistema regional de derechos humanos sigue siendo poco probable.

Nivel subregional
En tiempos más recientes, el nivel subregional se ha convertido en otro lugar para la lucha por los derechos humanos, particularmente en África. Como resultado de un sistema regional débil bajo la Unión Africana, varias comunidades económicas subregionales africanas (CER) surgieron en la década de 1970: más prominentemente, la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, el Mercado Común para África Oriental y Meridional, la Comunidad de África Meridional para el Desarrollo (SADC) y la Comunidad de África Oriental (EAC). Si bien estas CER están destinadas principalmente a la integración económica subregional y no a la realización de los derechos humanos, existe una superposición inevitable en el sentido de que sus objetivos de integración económica y erradicación de la pobreza están vinculados a la realización de los derechos socioeconómicos. En varios de los tratados fundacionales de las comunidades económicas regionales, los derechos humanos reciben un reconocimiento explícito como parte integral de los objetivos de las organizaciones. Al crear tribunales subregionales con un mandato implícito, o en ocasiones explícito, para ocuparse de casos de derechos humanos, es evidente que estas comunidades económicas se han convertido en actores clave en el sistema regional africano de derechos humanos.

Dos decisiones de tribunales subregionales ilustran la creciente importancia de las CER para la protección de los derechos humanos. En un caso entablado contra Uganda, se alegó que Uganda violó el Tratado de la CAO cuando volvió a arrestar a 14 acusados ​​después de que se les concedió la libertad bajo fianza. 3 La Corte, en 2007, sostuvo que Uganda había violado la doctrina del estado de derecho, consagrada entre los principios fundamentales que rigen la EAC.

En su primera decisión sobre el fondo de un caso, dictada en noviembre de 2008, 4 el Tribunal de la SADC sostuvo que tenía jurisdicción, sobre la base del Tratado de la SADC, para ocuparse de la adquisición de tierras agrícolas por parte del Gobierno de Zimbabwe, realizada en virtud del una enmienda a la Constitución (enmienda 17). El Tribunal determinó además que, al dirigirse a los agricultores blancos, el programa de reforma agraria de Zimbabwe violó el artículo 6 (2) del Tratado de la SADC, que prohíbe la discriminación por motivos de raza, entre otros factores. En cuanto a la orden de reparación, el Tribunal ordenó a Zimbabwe que protegiera la posesión, ocupación y propiedad de las tierras pertenecientes a los solicitantes y pagara una compensación justa a aquellos cuyas tierras ya habían sido expropiadas.

Recientemente también se han producido avances prometedores hacia la protección subregional de los derechos humanos en la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), que reúne a los Estados fundadores de Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia y Filipinas. Aunque la ASEAN se estableció en 1967, sólo en 2007 se adoptó un tratado de fundación formal (la Carta de la ASEAN). La Carta prevé el establecimiento de un órgano de derechos humanos de la ASEAN, un proceso que aún está en marcha.

No solo por estados
Los avances en derechos humanos no dependen solo de los Estados. Las organizaciones no gubernamentales han tenido una gran influencia en la sensibilización sobre cuestiones importantes y han preparado el terreno para las declaraciones y los tratados que posteriormente aprobaron las Naciones Unidas.

El papel de la sociedad civil es de particular importancia cuando la conflictividad de un tema inhibe la acción del Estado. Los Principios de Yogyakarta sobre la aplicación del derecho internacional de los derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género son un ejemplo de ello. Aunque fue adoptado en noviembre de 2006 por 29 expertos de solo 25 países, los 29 principios contenidos en el documento, relacionados con las obligaciones de los Estados con respecto a la orientación sexual y la identidad de género, se están convirtiendo en un punto de referencia internacionalmente aceptado y es probable que dirigir las discusiones futuras.

El panorama actual del derecho internacional de los derechos humanos se ve radicalmente diferente al de hace 60 años, cuando se adoptó la Declaración Universal. Se han logrado avances significativos desde la Segunda Guerra Mundial en la expansión del alcance normativo del derecho internacional de los derechos humanos, lo que ha llevado a la proliferación del derecho de los derechos humanos a nivel internacional. Sin embargo, durante las últimas décadas, la atención se ha centrado en la implementación y el cumplimiento de las normas de derechos humanos, en el desarrollo de redes de seguridad más seguras y en una evaluación crítica del impacto de las normas. La mayor preocupación por los derechos humanos también ha ido acompañada de un mayor énfasis en la responsabilidad individual de los responsables de graves violaciones de los derechos humanos en forma de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. La creación de tribunales penales internacionales, incluida la Corte Penal Internacional en 1998, constituye una tendencia hacia la humanización del derecho internacional. La mayor juridificación del derecho internacional de los derechos humanos se ejemplifica con el establecimiento de más tribunales, la extensión de los mandatos judiciales para incluir los derechos humanos y la aceptación inequívoca de que todos los derechos son justiciables. Con la adopción del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, existe una aceptación mucho más clara del principio de indivisibilidad en el derecho internacional de los derechos humanos. Sin embargo, la evolución constante del régimen internacional de derechos humanos depende en gran medida de los agentes no estatales, como lo demuestra su papel en la promoción y preparación de la base normativa para el reconocimiento de los derechos de las "minorías sexuales". No hay duda de que el paisaje sufrirá cambios dramáticos en los próximos 60 años.

1. Un concepto más amplio de la libertad: hacia el desarrollo, la seguridad y los derechos humanos para todos, Informe del Secretario General, UN Doc A / 49/2005, 21 de marzo de 2005.

2. Doc. ONU A / RES / 60/251 (párr. 13), 3 de abril de 2006, en el que se recomienda al Consejo Económico y Social "abolir" la Comisión de Derechos Humanos el 16 de junio de 2006.

3. James Katabazi y otros contra el Secretario General de la CAO y el Fiscal General de Uganda, Referencia 1 de 2007, Corte de Justicia de África Oriental, 1 de noviembre de 2007.

4. Mike Campbell (Pvt) Limited y otros contra la República de Zimbabwe, caso SADCT 2/07, Tribunal de la SADC, 28 de noviembre de 2008.


Historia del derecho internacional

Hacia fines del siglo XIII, había más de cien estados soberanos eclesiásticos dentro de los límites del Imperio Alemán. Ahora podemos inferir fácilmente qué significa todo esto en la contienda entre el feudalismo y la jurisprudencia romana. Los obispos se nutrieron de este último sistema, eran hostiles a los usos del feudalismo, no tenían ningún deseo de perpetuar el dominio de sus propias familias. En consecuencia, en todos los estados eclesiásticos se introdujeron o restauraron en mayor o menor medida los principios de la Jurisprudencia Romana. Y precisamente lo mismo sucedió con las grandes Ciudades Libres del Norte, conocidas como Liga Hanseática, a las que ya nos hemos referido.

Todas estas cosas contribuyeron a establecer el sistema romano junto con el feudalismo en Alemania y a perpetuarlo. Incluso la transferencia del título imperial a los monarcas alemanes, y las frecuentes visitas de los emperadores alemanes para ser coronados en Roma, junto con el deseo sentimental de su parte de revivir no solo el Imperio Romano, sino todos los incidentes de ese Imperio, incluyendo en él, por supuesto, la Jurisprudencia Romana, fueron factores poderosos en el resurgimiento de los principios del Derecho Romano en Alemania. La Reforma luterana frenó este movimiento mediante la ampliación de los poderes de los pequeños príncipes feudales, quienes, como consecuencia de ello, se convirtieron en monarcas absolutos dentro de sus propios dominios, y encontraron los usos del feudalismo más de acuerdo con su propósito egoísta que con los principios de la fe. la Jurisprudencia Romana. Pero el espíritu libre que encontró por primera vez desahogo en la Revolución Americana, y que rápidamente reaccionó sobre Europa, conduciendo finalmente a la Revolución Francesa de 1789, también comenzó a avanzar en Alemania aproximadamente al mismo tiempo, y condujo a la promulgación de nuevos códigos de conducta. derecho tanto en Prusia como en Austria, principalmente en la línea del Derecho Romano, y en última instancia hasta la adopción del Código Napoleón, por todos los Estados de Alemania.

Hay otra fase más del gran concurso.En el transcurso de ella, la Iglesia cristiana sentó las bases del derecho internacional moderno. El Derecho Internacional Privado, como se le ha llamado, o el Conflicto de Leyes, como se le ha conocido a veces, había sido desarrollado muy plenamente por el Praetor Peregrinus en Roma en la administración de justicia entre ciudadanos romanos y extranjeros domiciliados en Roma, y ​​en Las controversias entre los propios extranjeros de diferentes nacionalidades y la civilización moderna han añadido poco o nada a las reglas del Derecho Romano sobre este tema. Pero estaba reservado para la Iglesia Cristiana de la Edad Media tratar con las naciones como naciones, y procurar que se trataran entre sí como miembros de la familia común de Estados, sobre principios de equidad y justicia, y de acuerdo con el principios del cristianismo. El feudalismo no era más que un bandolerismo organizado y tendía a convertir a cada nación, a cada pequeño principado ya cada hombre, en enemigo de todas las demás naciones, principados y seres humanos.

El feudalismo era un estado de la sociedad en el que se podía decir que todo hombre capaz de portar armas dormía sobre sus brazos, siempre dispuesto a ser despertado por el sonido de la batalla, y en el que todo extranjero era considerado prima facie como un enemigo. La Iglesia cristiana siempre trató de superinducir un sentimiento más amable, de inducir a las naciones a abstenerse de la guerra fronteriza y a someter sus controversias a arbitraje, y muchas controversias entre naciones en la Edad Media fueron sometidas al Romano Pontífice como árbitro. Podemos recordar una famosa controversia hacia el final del período, que nos resulta sumamente interesante porque se refiere a nuestra propia América.

A finales del siglo XV, cuando Colón acababa de descubrir América, España y Portugal lideraban a todas las naciones de Europa y del mundo en empresa marítima. Mientras los grandes genoveses, Alonzo de Ojeda, Amerigo Vespucci y otros famosos aventureros se dedicaban al descubrimiento y exploración de un nuevo mundo para Castilla y León, Bartholemew Díaz, al servicio de Portugal, avanzó hacia el sur a lo largo de la costa de África y dobló el Cabo de Buena Esperanza, siendo el primero en hacerlo desde la época del faraón Necao, rey de Egipto. Siguiendo su estela, el gran navegante portugués Vasco de Gama navegó por el estrecho de Mozambique, se sumergió audazmente en los desconocidos páramos del Océano Índico y llegó a la costa del Indostán.


Instituto de derecho internacional

Establecimiento. Gustave Rolin-Jaequemyns, jurista belga y editor de la Revue de droit international et de législation comparée, brindó la iniciativa para la fundación del Instituto de Derecho Internacional (L & # 8217Institut de droit international). A raíz de la guerra franco-prusiana (1870-1871), entabló correspondencia con algunos otros juristas destacados que también estaban comenzando a considerar formas de establecer acciones científicas colectivas para la promoción del derecho internacional & # 8211 inseparables, en su opinión. , desde la promoción de la paz. En septiembre de 1873, reunió a diez eminentes juristas para reuniones en el ayuntamiento de Gante: Tobias Asser (Países Bajos), Wladimir Besobrasoff (Rusia), JK Bluntschli (Alemania), Carlos Calvo (Argentina), David Dudley Field (Estados Unidos). , Émile de Laveleye (Bélgica), James Lorimer (Gran Bretaña), PS Mancini (Italia), Gustave Moynier (Suiza) y Augusto Pierantoni (Italia). Este grupo estableció el Instituto, eligiendo presidente a Mancini y secretario general de Rolin-Jacquemyns. El Instituto celebró su primera sesión en Ginebra en 1874 y su quincuagésima quinta está programada para Zagreb en agosto-septiembre de 1971.

El Instituto de Derecho Internacional es una asociación puramente científica y privada, sin carácter oficial, cuyo objetivo es promover el progreso del derecho internacional mediante: la formulación de principios generales cooperando en la codificación buscando la aceptación oficial de principios en armonía con las necesidades de la sociedad moderna contribuyendo a el mantenimiento de la paz o la observancia de las leyes de la guerra, brindar el asesoramiento judicial necesario en casos controvertidos o dudosos y contribuir, a través de publicaciones, la educación del público y cualquier otro medio, al éxito de los principios de justicia y humanidad que deberían gobiernan las relaciones internacionales.

Participantes. El Instituto mantiene una representación razonablemente equilibrada de las naciones del mundo y extiende la membresía solo a aquellos que han demostrado logros académicos y que probablemente estén libres de presiones políticas. Los estatutos y reglamentos del Instituto establecen tres categorías de participantes: miembros, asociados y miembros honorarios. Los asociados & # 8211 limitados a setenta y dos & # 8211 proceden de candidatos «que han prestado servicios al derecho internacional, ya sea en el ámbito de la teoría o de la práctica» 1 y que han sido presentados por sus asociaciones nacionales o por el Mesa del Instituto. Los miembros & # 8211 limitados a sesenta & # 8211 se eligen entre los asociados. Los miembros honorarios & # 8211 no están limitados en número por los estatutos, pero son elegidos con moderación en la práctica & # 8211 se seleccionan entre las filas de miembros o asociados o de cualquier otra persona que se distinga en el campo del derecho internacional.

Todos los participantes comparten las actividades académicas y temáticas del Instituto. Sólo los miembros se ocupan de asuntos administrativos tales como finanzas, decisiones relativas a los estatutos y reglamentos, elección de miembros y miembros honorarios, o elección de miembros de la Mesa o del Consejo de la Fundación Auxiliar.

Para asegurar la representación de los diversos sistemas judiciales del mundo, el Instituto no permite que ningún estado tenga más de una quinta parte de los miembros o asociados permitidos en cada categoría, y la Oficina del Instituto puede asignar a candidatos de partes del mundo que están infrarrepresentados, hasta un tercio del número de membresías asociadas abiertas en una sesión determinada. En mayo de 1971, el Instituto tenía un total de 115 miembros, asociados y miembros honorarios provenientes de cuarenta estados, siendo el número preponderante de países occidentales 2.

Organización. La asamblea de miembros y miembros honorarios convocados en cada sesión es el órgano legislativo soberano del Instituto. El poder ejecutivo recae en la Oficina del Instituto, cargo integrado por el presidente del Instituto, los tres vicepresidentes, el secretario general y el tesorero.

El presidente, generalmente elegido entre los miembros que representan al país o institución que será sede de la próxima sesión del Instituto, y el primer vicepresidente son elegidos al final de una sesión determinada y permanecen en el cargo hasta el cierre de la siguiente. sesión. Los vicepresidentes segundo y tercero se eligen al inicio de cada período de sesiones y permanecen en el cargo hasta el inicio de la próxima sesión. El secretario general y el tesorero, elegidos para servir durante tres sesiones, pueden suceder ellos mismos. Como principal funcionario ejecutivo del Instituto, el secretario general dirige el funcionamiento diario del Instituto, asume la custodia de sus archivos y supervisa la publicación de sus documentos. Anuario. Su residencia es la sede oficial del Instituto. 3

Finanzas. Durante muchos años, el Instituto se financió con las contribuciones de sus participantes. Desde el cambio de siglo, ha acumulado gradualmente una dotación de donaciones, premios y legados, sobre todo los fondos del Premio Nobel de la Paz de 1904 y las subvenciones de Carnegie Endowment for International Peace.

Para gestionar los fondos patrimoniales, el Instituto creó en 1947, de conformidad con la legislación suiza, su Fundación Auxiliar, con sede en Lausana. Los fondos, derivados de la Fundación y administrados por el tesorero, se utilizan para reembolsar a los miembros y asociados los gastos de viaje incurridos por la asistencia a las sesiones, para sufragar los gastos de organización de las sesiones y para pagar la publicación de la Anuario.

Ocupaciones. La preocupación del Instituto es el estudio objetivo del derecho internacional existente y su preocupación permanente es que la evolución del derecho internacional proceda de una manera que se ajuste a los principios de justicia y humanidad. Dado que es una asociación privada, no tiene el mandato de intervenir directamente en disputas internacionales reales. El Instituto, por tanto, no participa en la resolución de controversias internacionales, ni censura a los gobiernos por las posiciones que adoptan en casos particulares. La única excepción a esta regla fue la adopción de una resolución en 1877 relativa a la aplicación del derecho internacional en la guerra entre Rusia y Turquía.

El Instituto, sin embargo, no limita su preocupación a abstracciones legales ni su pensamiento a la mera especulación. El Instituto ha formulado y respaldado propuestas específicas para la creación paulatina de una comunidad internacional respetuosa del derecho y la justicia. Entre 1873 y 1969, la solución pacífica de controversias internacionales, por ejemplo, ha sido objeto de quince resoluciones de aplicación directa y de muchas otras de aplicación indirecta. Entre estas resoluciones se encuentran las relativas a los tratados de arbitraje sobre procedimientos en conciliación sobre el establecimiento, composición y procedimiento de una Corte Internacional de Justicia. En materia de derechos humanos, el Instituto ha adoptado al menos once resoluciones directamente aplicables, incluida su declaración de 1929 y la declaración de 1947. Entre 1873 y la Primera Guerra Mundial, la cuestión de la neutralidad fue la preocupación de veintiuna resoluciones, pero no fue revivido hasta medio siglo después en las resoluciones de 1963 y 1969. En el ámbito del derecho internacional privado, de 1873 a 1969, el Instituto adoptó sesenta y cuatro resoluciones en materia civil, penal y mercantil.

Si bien las resoluciones del Instituto no tienen autoridad oficial en las cancillerías o los parlamentos del mundo, no obstante han ejercido una influencia significativa en sus acciones, así como en las conferencias internacionales y en la opinión pública en general. Por ejemplo, ciertos tratados internacionales de la década de 1880 y # 8217 incorporaron recomendaciones hechas por el Instituto sobre el Canal de Suez y sobre los procedimientos de arbitraje internacional del cable submarino incorporaron algunas de sus sugerencias, las Conferencias de Paz de La Haya de 1899 y 1907 utilizaron sus estudios sobre las leyes de la guerra. , especialmente aquellos sobre la codificación de la guerra terrestre preparados en su sesión de 1880 en Oxford y posteriormente llamado el «Manual de Oxford», la Liga de Naciones y las Naciones Unidas han considerado sus recomendaciones sobre diversas cuestiones. En el ámbito del derecho internacional privado, la influencia del Instituto se puede ver en la legislación de extradición # 8211 para citar sólo un ejemplo y la discusión de 1969 sobre la contaminación de las aguas internacionales proporciona orientación para la investigación sobre un problema contemporáneo urgente 4.

Bibliografía seleccionada
Abrams, Irwin, «El surgimiento de las sociedades de derecho internacional», Revisión de la política, 19 (1957) 361-380.
Annuaire de l & # 8217Institut de droit international: Session d & # 8217Édimbourg, septiembre de 1969. Volumen 53, 2 tomos. Bâle, Éditions juridiques et sociologiques S.A., 1970. El primer volumen de la Annuaire fue publicado en Gante en 1877, los 53 volúmenes proporcionan un registro completo de las Actas del Instituto.
Rolin, Albéric, Les Origines de l & # 8217Institut de droit international (1873-1923): Souvenirs d & # 8217un témoin. Gand, 1923.
Schou, agosto Histoire de l & # 8217internationalisme III: Du Congrès de Vienne jusqu & # 8217à la première guerre mondiale (1914), págs. 311-321. Publicaciones de l & # 8217 Instituto Nobel Norvégien, tomo VIII. Oslo, Aschehoug, 1963.
«Statuts de l & # 8217Institut de droit international». Una separata de las págs. Xxxiii-ixxv del Tomo II de la Annuaire, q.v.supra.
«Table des matiéres: L & # 8217Indiquant le titre des Résolutions adoptées par l & # 8217Institut au cours de ses cinquante-quatre sesiones tenues depuis sa fondation en 1873 jusqu & # 8217à 1969.» Una separata de las págs. Ixxix-xci del Tomo II de la Annuaire, q.v. supra.
Wehberg, Hans, Institut de droit international: Tableau général des résolutions, 1873-1956. Bâle, Éditions juridiques et sociologiques S.A., 1957.

* El editor agradece el permiso para utilizar gratuitamente material amable proveedor para esta historia por parte del Instituto de Derecho Internacional.

1. Statuts de l & # 8217Institut de droit international, artículo 5.

2. Los países que tienen cuatro o más representantes son: Austria 4, Bélgica 8, Inglaterra 11, Francia 9, Alemania 5, Grecia 5, Italia 9, Países Bajos 4, España 5, Suiza 5, Estados Unidos 6.

3. En la historia del Instituto de casi cien años ha habido doce secretarios generales: G. Rolin-Jacquemyns (1873-1878, Gante 1887-1892, Bruselas) M. Rivier (1878-1887, Bruselas) E. Lehr (1892-1900, Lausana) Baron Descamps (1900-1906, Lovaina) A. Rolin (1906-1913, Gante 1913-1919, La Haya 1919-1923, Bruselas) M. Nerincx (1923-1927, Lovaina) C. De Visscher (1927-1931, Gante 1931-1937, Bruselas) F. De Visscher (1937-1950, Bruselas) H. Wehberg (1950-1962, Ginebra) P. Guggenheim (par interim 1962-1963, Ginebra) Mme. S. Bastid (1963-1969, París) P. De Visscher (1969-, Bruselas).

4. «Etude des mesures internationales les plus aptes à prévenir la contaminación des milieux maritimes» en Annuaire (1969), págs. 547-711.

De Conferencias Nobel, Paz 1901-1925, Editor Frederick W. Haberman, Elsevier Publishing Company, Amsterdam, 1972

Este texto se publicó por primera vez en la serie de libros. Les Prix Nobel. Posteriormente fue editado y republicado en Conferencias Nobel. Para citar este documento, indique siempre la fuente como se muestra arriba.

Copyright y copia La Fundación Nobel 1904

Para citar esta sección
Estilo MLA: Instituto de Derecho Internacional & # 8211 Historia. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2021. Vie. 18 de junio de 2021. & lth https://www.nobelprize.org/prizes/peace/1904/international-law/history/>

Aprende más

Premios Nobel 2020

Doce galardonados fueron galardonados con el Premio Nobel en 2020, por los logros que han conferido el mayor beneficio a la humanidad.

Su trabajo y descubrimientos van desde la formación de agujeros negros y tijeras genéticas hasta los esfuerzos para combatir el hambre y desarrollar nuevos formatos de subastas.


Introducción: Hacia una historia global del derecho internacional, Bardo Fassbender y Anne Peters
Primera parte: actores
1: Pueblos y naciones, Jörg Fisch
2: Estados, Antonio Cassese
3: Tratados de paz y formación del derecho internacional, Randall Lesaffer
4: Minorías y Mayorías, Janne Elisabeth Nijman
5: Hostes humani generis: piratas, esclavistas y otros criminales, Joaquín Alcáide Fernandez
6: Arbitraje y tribunales internacionales, Cornelis G. Roelofsen
7: Organismos internacionales: entre tecnocracia y democracia, Anne Peters y Simone Peter
8: Movimientos por la paz, sociedad civil y desarrollo del derecho internacional, Cecelia M. Lynch
Segunda parte: Temas
9: Territorio y Límites, Daniel-Erasmus Khan
10: Cosmópolis y Utopía, Dominique Gaurier
11: Paz y Guerra, Mary Ellen O'Connell
12: Religión e intervención religiosa, Antje von Ungern-Sternberg
13: La protección del individuo en tiempos de guerra y paz, Robert Kolb
14: Comercio, Sociedades Autorizadas y Asociaciones Mercantiles, Koen Stapelbroek
15: El mar, David J. Bederman
Tercera parte: Regiones
I. África y Arabia
16: África al norte del Sahara y países árabes, Fatiha Sahli y Abdelmalek El Ouazzani
17: África, James Thuo Gathii
18: El Imperio Otomano y la Morada del Islam, Umut Özsu
II. Asia
19: China, Shin Kawashima
20: Japón, Masaharu Yanagihara
21: India, Bimal N. Patel
III. Las américas y el caribe
22: América del Norte: Excepcionalismo estadounidense en el derecho internacional, Mark W. Janis
23: América Latina, Jorge L. Esquirol
24: El Caribe, David Berry
IV. Europa
25: Desde finales de la Edad Media hasta la paz de Westfalia, Martin Kintzinger
26: De la Paz de Westfalia al Congreso de Viena, Heinz Duchhardt
27: Del Congreso de Viena a los Tratados de Paz de París de 1919, Milos Vec
28: Desde los Tratados de Paz de París hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, Peter Krüger
V. Encuentros
29: China - Europa, Chi-Hua Tang
30: Japón - Europa, Kinji Akashi
31: India - Europa, Upendra Baxi
32: Rusia - Europa, Lauri Mälksoo
33: Encuentros de pueblos indígenas de América del Norte, Kenneth Coates
Cuarta parte: interacción o imposición
34: Diplomacia, Arthur Eyffinger
35: Descubrimiento, conquista y ocupación de territorio, Andrew Fitzmaurice
36: Colonialismo y Dominación, Matthew Craven
37: Esclavitud, Seymour Drescher
38: El civilizado y el incivilizado, Liliana Obregón Tarazona
Quinta parte: Metodología y teoría
39: Historia de las historias del derecho internacional, Martti Koskenniemi
40: Doctrina versus práctica estatal, Anthony Carty
41: La periodización de la historia del derecho internacional, Oliver Diggelmann
42: La recepción del pensamiento jurídico antiguo en el derecho internacional moderno temprano, Kaius Tuori
43: Eurocentrismo en la historia del derecho internacional, Arnulf Becker Lorca
44: Identificación de regiones y subregiones en la historia del derecho internacional, Antony Anghie
Sexta parte: Personas en retrato
45: Muhammad al-Shaybani (749 / 50-805), Mashood A. Baderin
46: Francisco de Vitoria (1480-1546) y Francisco Suárez (1548-1617), Annabel Brett
47: Alberico Gentili (1552-1608), Merio Scattola
48: Hugo Grocio (1583-1645), Peter Haggenmacher
49: Samuel Pufendorf (1632-1694), Knud Haakonssen
50: Christian Wolff (1679-1754), Knud Haakonssen
51: Cornelius van Bynkershoek (1673-1743), Kinji Akashi
52: Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), Georg Cavallar
53: Emer de Vattel (1714-1767), Emmanuelle Jouannet
54: Immanuel Kant (1724-1804), Pauline Kleingeld
55: Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), Armin von Bogdandy y Sergio Dellavalle
56: Henry Wheaton (1785-1848), Lydia H. Liu
57: Francis Lieber (1798-1872), Silja Vöneky
58: Bertha von Suttner (1843-1914), Simone Peter
59: Friedrich Fromhold von Martens (Fyodor Fyodorovich Martens) (1845-1909), Lauri Mälksoo
60: Lassa Oppenheim (1858-1919), Mathias Schmoeckel
61: Max Huber (1874-1960), Oliver Diggelmann
62: Georges Scelle (1878-1961), Oliver Diggelmann
63: Hans Kelsen (1881-1973), Bardo Fassbender
64: Carl Schmitt (1888-1985), Bardo Fassbender
65: Sir Hersch Lauterpacht (1897-1960), Iain G.M. Scobbie

Editado por Bardo Fassbender y Anne Peters Simone Peter y Daniel Högger

Manuales de Oxford


El manual de Oxford de la historia del derecho internacional

Este manual representa un gran paso hacia una historia global del derecho internacional. En primer lugar, señala que la historia eurocéntrica del derecho internacional está incompleta, ya que ignora la violencia, la crueldad y la arrogancia que acompañaron la difusión de las normas occidentales y la destrucción de otras culturas jurídicas que provocó esa difusión. En segundo lugar, los autores del libro provienen de diferentes antecedentes académicos: son abogados, historiadores y politólogos. Vienen y trabajan en diferentes regiones del mundo. Aunque los relatos de la historia del derecho internacional escritos desde una perspectiva no europea son todavía escasos, los procesos de apropiación creativa e hibridación han sido recientemente destacados tanto por historiadores globales como por abogados internacionales y comparados. Estudiar la historia del derecho internacional puede ayudar a mejorar nuestra comprensión del carácter de un orden jurídico particular, su promesa y sus límites. El mundo está experimentando un período de cambio fundamental en las relaciones internacionales, un proceso instigado por el colapso de la Unión Soviética y el bloque de estados comunista, y el fin de la Guerra Fría. Este manual no representa los historia, pero muchas historias del derecho internacional.

Informacion Bibliografica

Editores

Bardo Fassbender, editor
Bardo Fassbender es profesor de derecho internacional en la Universidad Bundeswehr de Munich. Tiene un LLM de la Facultad de Derecho de Yale y un Doctor iuris de la Universidad Humboldt de Berlín. Sus principales campos de investigación son el derecho internacional, el derecho de las Naciones Unidas, el derecho y la teoría constitucional comparada y la historia del derecho internacional y constitucional. Es coeditor de la serie Studien zur Geschichte des Völkerrechts (Estudios de Historia del Derecho Internacional).

Anne Peters, editor
Anne Peters es Profesora de Derecho Internacional Público en la Universidad de Basilea y Decana de Investigación de la Facultad de Derecho. Su investigación actual cubre el derecho internacional público, especialmente su constitucionalización, gobernanza y derechos humanos.


los Enciclopedia Max Planck de Derecho Internacional Público es un recurso en línea completo que contiene artículos revisados ​​por pares sobre todos los aspectos del derecho internacional público. Escrito y editado por un equipo incomparable de más de 800 académicos y profesionales, publicado en asociación con el Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional, y actualizado durante todo el año, este importante trabajo de referencia es esencial para cualquier persona que investigue o enseñe a nivel internacional. ley.

¿Dónde y cuándo comenzó la historia del derecho internacional? Muchos académicos han argumentado sobre la fecha definitiva y la periodización de ciertos desarrollos dinámicos, y mucho menos qué tratados, instituciones y figuras han dado forma a las doctrinas centrales del campo. De hecho, muchas de nuestras nociones & # 8220 modernas & # 8221 de derechos humanos, reglas de guerra y soberanía tienen orígenes que se remontan mucho más atrás de lo que generalmente se cree. Hugo Grotius & # 8217s publicación de De iure belli ac pacis liberó al derecho internacional de parte de su bagaje teológico. los Déclaration du Droit des Gens derechos y deberes fundamentales catalogados. La Primera Conferencia de Paz de La Haya de 1899 estableció la Corte Permanente de Arbitraje. En un esfuerzo por clasificar los principales desarrollos, hemos creado la breve línea de tiempo de la historia del derecho internacional público a continuación, comenzando con el Tratado de Tordesillas en 1494 y hasta el Tratado sobre el Comercio de Armas en 2014.

La información sobre eventos en la historia del derecho internacional en la línea de tiempo anterior proviene de Tratados históricos de Oxford, los Enciclopedia Max Planck de Derecho Internacional Público, capítulos de libros relevantes, artículos de blogs y artículos de revistas. Siga los enlaces en cada entrada de la línea de tiempo para obtener más información sobre el tema.

¿Falta algún hito? Comparta sus pensamientos en los comentarios a continuación.

Imagen de portada: Réception d & # 8217un ambassadeur français à Constantinople, Vanmour Jean-Baptiste (1671-1737). (c) RMN-Grand Palais / A. Danvers. Licenciado y usado con permiso.

Oxford University Press es una editorial líder en derecho internacional público, incluida la Enciclopedia de derecho internacional público Max Planck, los últimos títulos de líderes de opinión en el campo y una amplia gama de revistas de derecho y productos en línea. Publicamos trabajos originales en áreas clave de estudio, desde el derecho humanitario hasta el económico internacional y el derecho ambiental, desarrollando recursos excepcionales para apoyar a estudiantes, académicos y profesionales en todo el mundo. Asegúrese de seguirnos en Twitter o Facebook para conocer los desarrollos en Derecho Internacional Público.

Nuestra Política de privacidad establece cómo Oxford University Press maneja su información personal y sus derechos a oponerse a que su información personal sea utilizada para marketing o procesada como parte de nuestras actividades comerciales.

Solo usaremos su información personal para registrarlo en los artículos de OUPblog.


Ver el vídeo: historia del derecho internacional