Henry Morgenthau Jr.

Henry Morgenthau Jr.

Henry Morgenthau Jr. floreció durante el New Deal y la Segunda Guerra Mundial, y fue una de las figuras indispensables para revivir la economía estadounidense después de la Gran Depresión. Morgenthau, el único miembro judío de la administración de Franklin D. Roosevelt, sirvió fielmente al presidente. Morgenthau nació el 11 de mayo de 1891 en la ciudad de Nueva York, Nueva York, hijo de Henry y Josephine (Sykes) Morgenthau. Henry estaba orgulloso de asistir a la escuela privada, Exeter Academy, y luego estudió arquitectura y agricultura en la Universidad de Cornell. Con sus estudios en agricultura, pasó a comprar un huerto de manzanas y una lechería en East Fishkill, Nueva York, en la primavera de 1913. . Marcelle Puthon Hirsh de Nueva York. Activo en su comunidad local, Morgenthau fue nombrado presidente de la Comisión Asesora Agrícola de Nueva York en 1928. Roosevelt, lo ayudó a conseguir ese puesto, que Morgenthau ocupó hasta 1932. conocimiento sobre la economía agrícola, Morgenthau se convirtió en el Comisionado de Conservación en 1930. Cuando Roosevelt fue elegido presidente, quería que Morgenthau estuviera a su lado como presidente de la Junta Federal Agrícola y lo nombró gobernador de la Asociación de Crédito Agrícola en 1933.En 1934, Morgenthau fue nombrado secretario del Tesoro, donde administró los programas de impuestos federales, generando ingresos asombrosos que nunca antes se habían visto. dólar contra la devaluación de otras naciones competitivas. Morgenthau permaneció en su posición hasta poco después de la muerte del presidente Roosevelt, esperando el regreso del presidente entrante Harry S. Truman de la conferencia de los “Tres Grandes” en Berlín. Abandonó el gabinete el 22 de julio de 1945. Con su carrera en la política al final, Morgenthau todavía quería influir en personas de todo el mundo, por lo que se dedicó a la filantropía. Morgenthau fue un destacado sionista y se desempeñó como presidente de la Corporación Financiera y de Desarrollo Estadounidense para Israel. En 1950 Morgenthau se convirtió en el presidente de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Henry Morgenthau Jr. murió el 6 de febrero de 1967 en Poughkeepsie, Nueva York.


Henry Morgenthau, Jr.

Henry Morgenthau, Jr. fue el segundo y último Secretario del Tesoro en servir bajo Franklin D. Roosevelt. Hijo de un prominente magnate inmobiliario y diplomático judío, Morgenthau nació en 1891 en la ciudad de Nueva York. Estudió en la Universidad de Cornell, se hizo amigo de Roosevelt en 1913 y luego operó una granja de árboles de Navidad cerca de Hyde Park. Durante la Gran Guerra, trabajó para la Farm Security Administration y después de que se ejecutara Agricultor estadounidense revista. Presidió el Comité Asesor Agrícola del Estado de Nueva York durante el mandato de Roosevelt como gobernador de ese estado.

Después de su elección a la presidencia, Roosevelt naturalmente se dirigió a Morgenthau para encabezar la Junta Federal de Agricultura y lo nombró para que asumiera el cargo del Tesoro tras la renuncia del secretario William Woodin. Como conservador fiscal, Morgenthau favoreció los presupuestos equilibrados sobre el programa de estímulo fiscal defendido por el economista británico John Maynard Keynes y sus seguidores. Sin embargo, la continua debilidad económica y los ingresos anémicos del gobierno se combinaron con fuertes gastos del New Deal para crear déficits crónicos que promediaron casi el 4% entre 1933 y 1940.

En 1941, la economía estaba en pleno apogeo, pero los ingresos del gobierno no podían seguir el ritmo de los gastos de guerra. Los ingresos aumentaron de $ 8,7 a más de $ 45 mil millones entre 1941 y 1945, pero los gastos se dispararon de casi $ 13,7 a $ 92,7 mil millones durante ese mismo período, lo que llevó a déficits superiores al 20% del PIB en 1943, 1944 y 1945 que Morgenthau financió mediante la venta de bonos. a particulares e inversores institucionales como bancos y aseguradoras.

En 1944, Morgenthau presidió la Conferencia de Bretton Woods que creó un sistema monetario internacional que estableció el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y que consagró el dólar estadounidense como la moneda internacional de posguerra del mundo libre.

Morgenthau renunció a la administración de Truman pocos meses después de la muerte de Roosevelt, y poco después publicó un libro en el que pedía un trato severo a los nazis en la posguerra y la desindustrialización de Alemania. También participó activamente en la filantropía judía y fue asesor financiero del nuevo estado de Israel. Morgenthau murió en 1967 en Poughkeepsie, Nueva York.


Experiencia americana

Henry Morgenthau, Jr., pintura de David Silvett, cortesía del Tesoro de EE. UU.

Poco después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, Henry Morgenthau, Jr. recordaría lo que llamó "esos terribles dieciocho meses" en Washington, cuando "los nazis planeaban exterminar a todos los judíos de Europa". Continuó escribiendo, "los funcionarios eludieron su sombría responsabilidad, postergaron cuando se les presentaron planes de rescate concretos e incluso suprimieron información sobre atrocidades". Los terribles 18 meses a los que se refería Morgenthau fueron el período comprendido entre el verano de 1942, cuando el Departamento de Estado se enteró por primera vez del plan de Hitler para asesinar a los judíos de Europa, y enero de 1944, cuando el presidente Roosevelt estableció la Junta de Refugiados de Guerra, una institución que finalmente salvó hasta 200.000 vidas judías. Aunque, como secretario del Tesoro, Morgenthau tuvo pocas oportunidades oficiales para lidiar con los esfuerzos de rescate, una serie de eventos que comenzaron a mediados de 1943 significó que Morgenthau y su personal en el Tesoro desempeñaron un papel clave en la decisión de Roosevelt de establecer una agencia. independiente del Departamento de Estado que se encargaría de rescatar a los judíos de Europa.

Morgenthau era nieto de un inmigrante judío alemán. Su abuelo, Lázaro, llegó a Nueva York en 1866 al borde de la bancarrota. Como promotor de sus propios inventos sistemáticamente infructuosos, que incluían, entre otras cosas, una máquina de etiquetas y un raspador de lengua, Lazarus Morgenthau fue, en última instancia, un fracaso en Estados Unidos. Que su nieto Henry Morgenthau, Jr. ascendiera a una posición de tanta prominencia en la política estadounidense tuvo mucho que ver con la determinación del padre de Henry, que se había graduado de la Facultad de Derecho de Columbia, había ganado una fortuna en el sector inmobiliario, y aunque nunca se le otorgó el lugar en el gabinete del presidente Woodrow Wilson por el que había luchado tanto; sin embargo, había sido nombrado embajador en Turquía.

El camino de su hijo hacia un alto cargo fue más fácil. Henry Morgenthau Jr. dejó la Universidad de Cornell sin graduarse y, al decidir convertirse en agricultor, compró 1,000 acres de tierra en el condado de Dutchess, Nueva York. Al final resultó que, Morgenthaus ahora eran vecinos de los Roosevelt, y las dos familias se hicieron amigas cercanas. Cuando Roosevelt se convirtió en gobernador de Nueva York en 1928, nombró a Morgenthau presidente de su comisión asesora agrícola. Cuando Roosevelt fue elegido presidente en 1932, Morgenthau se convirtió en su secretario del Tesoro.

Morgenthau era uno de los pocos judíos que rodeaban al presidente y era quizás el más preocupado por la difícil situación de los judíos de Alemania. A fines de 1938, al darse cuenta de que el Congreso se estaba volviendo cada vez más inflexible en cuanto al número de inmigrantes que podían ingresar al país, se dirigió al presidente con una sugerencia diferente. Propuso que Estados Unidos adquiriera la Guayana Francesa y Británica y, a cambio, cancelara lo que Gran Bretaña y Francia aún le debían a Estados Unidos sobre préstamos de la Primera Guerra Mundial. Según el diario de Morgenthau, Roosevelt no estaba impresionado. "No es bueno", habría dicho el presidente. "A los judíos les llevaría de cinco a 50 años superar la fiebre".

No obstante, Morgenthau continuó trayendo noticias sobre planes de rescate a la atención del presidente. El 13 de febrero de 1943, un artículo del "New York Times" ofreció a los judíos de Rumania alguna esperanza. Informó que el gobierno rumano estaba preparado para enviar a los 70.000 judíos rumanos en Transnistria a un refugio seguro elegido por los aliados. A cambio, los rumanos querían aproximadamente 130 dólares por refugiado para cubrir los gastos. Morgenthau inmediatamente señaló la historia al presidente, quien sugirió que Morgenthau pidiera al Departamento de Estado que investigara el asunto. Nunca salió nada del plan.

Más adelante en el año, Morgenthau se involucró mucho más en el tema del rescate. La secuencia de eventos comenzó en abril de 1943, cuando Gerhart Riegner, el representante del Congreso Judío Mundial en Ginebra, envió un mensaje a los Estados Unidos con otra propuesta de rescate. Según Riegner, si las organizaciones judías estadounidenses pusieran fondos a disposición, se podrían enviar suministros a los judíos de Transnistria. Además, los niños judíos de la región podrían trasladarse a Palestina. Y en Francia se necesitaban fondos para apoyar a los niños judíos ocultos y para financiar las fugas de judíos a España.

Era responsabilidad del Departamento del Tesoro emitir las licencias necesarias para enviar fondos al extranjero. Sin embargo, el Departamento de Estado no informó al personal de Morgenthau sobre el plan de Riegner hasta finales de junio. Una vez enterado de lo que estaba involucrado, el Departamento del Tesoro rápidamente aprobó la licencia. Pero debido a los retrasos adicionales del Departamento de Estado y la procrastinación de la legación estadounidense en Berna, la licencia no se transmitió a Riegner hasta finales de diciembre. Esto fue ocho meses después de que Riegner propusiera por primera vez su plan. En su lucha contra el obstruccionismo del Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro descubrió que, en un momento dado, el Departamento de Estado había dado instrucciones a la legación estadounidense en Berna para que impidiera que más información sobre el Holocausto llegara a los empleados del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que estaban tan indignados por esta cruel indiferencia, presentaron Morgenthau con una ardiente crítica de 18 páginas sobre el fracaso de la Administración para ayudar a los judíos de Europa. Lo titulaban "Informe al secretario sobre la aquiescencia de este gobierno en el asesinato de los judíos". Morgenthau también estaba al tanto de la creciente presión política en Capitol Hill para una agencia de rescate independiente. Consciente del posible escándalo político si Roosevelt no tomaba la iniciativa, instó a FDR a crear una organización para hacer frente a la crisis de refugiados. El presidente respondió de inmediato, emitiendo una orden ejecutiva el 22 de enero de 1944 que estableció la Junta de Refugiados de Guerra (WRB).

Antes del final de la guerra, Morgenthau iba a enfrentarse nuevamente con el Departamento de Estado. Esta vez el tema era el futuro de Alemania. El Secretario del Tesoro presentó una propuesta que llegó a conocerse como el Plan Morgenthau. Para evitar que Alemania se rearme, abogó por el desmantelamiento de la industria pesada y el cierre de las minas del país. También hizo una sugerencia drástica con respecto a los jóvenes de Alemania. "Bueno, si dejas que los niños pequeños de hoy sean criados por soldados de las SS adoctrinados con el hitlerismo, ¿no vas a criar simplemente a otra generación de alemanes que querrán hacer la guerra?" anotó en su diario. "¿No crees que lo que hay que hacer es tomar una hoja del libro de Hitler y quitar por completo a estos niños de sus padres y convertirlos en pupilos del estado, y hacer que ex oficiales del ejército de los EE. UU., Oficiales del ejército inglés y oficiales del ejército ruso se ejecuten? estas escuelas y estos niños han aprendido el verdadero espíritu de la democracia? " Los funcionarios del Departamento de Estado se opusieron firmemente al plan. Harry S. Truman lo rechazó cuando asumió la presidencia.

Morgenthau no permaneció mucho tiempo en un cargo público después de la muerte de Roosevelt. Después de dejar el Departamento del Tesoro en julio de 1945, pasó gran parte del resto de su vida trabajando con organizaciones filantrópicas judías.


Esta página es referenciada por:

Cuando Franklin Roosevelt prestó juramento en marzo de 1933, Estados Unidos se encontraba en medio de la peor depresión de su historia. Un estricto sistema de cuotas limitaba la entrada de inmigrantes a Estados Unidos según su país de origen. La ley estadounidense en ese momento no incluía ninguna disposición especial para admitir refugiados que huían de la persecución, por lo que después del estallido de la guerra en Europa en 1939, a los judíos alemanes se les negó la entrada a menos que cumplieran con la cuota estricta.

El antisemitismo en los EE. UU. Alcanzó su punto máximo entre 1938 y 1945. El sesenta por ciento de los estadounidenses encuestados en la década de 1930 pensaba que los judíos tenían cualidades `` casi objetables '', `` casi la mitad creía que los judíos tenían `` demasiado poder '' en los Estados Unidos y hasta un 10 por ciento dijo que simpatizarían con una campaña antisemita. El país favoreció una posición de neutralidad y aislacionismo.

Fue esta atmósfera la que afectó tan profundamente la acción (o inacción) del gobierno estadounidense en ese momento. Si bien a muchos les parece claro que Estados Unidos debería haber hecho más para salvar a la población judía de Europa, se desconoce cómo habría respondido la mayoría de los estadounidenses a tal esfuerzo.

Estados Unidos no estaba solo en su renuencia a permitir que los judíos emigraran. El presidente Franklin D. Roosevelt organizó la Conferencia internacional de Evian en la orilla del lago Ginebra en Francia para discutir la crisis de los refugiados, y aunque asistieron 32 naciones, poco se logró. Solo Costa Rica y la República Dominicana estaban dispuestos a aceptar refugiados judíos, y solo porque se les pagó una reparación por hacerlo.


Escuche a Arthur Meier describir la lucha de su familia y sus rsquos para emigrar a los Estados Unidos en 1939 en el clip de arriba.


Alemania es nuestro problema, por Henry Morgenthau, Jr.

Poco después de la llegada al poder de Hitler & rsquos, destacados políticos nazis trazaron un plan para la "solución del problema judío". Según sus términos, los judíos de Europa, y quizás también los de otros continentes, serían deportados a Kenia en África. Los propagandistas nazis enfatizaron que su plan era extremadamente humano: varios millones de judíos, a fuerza de trabajo manual duro, vivirían y prosperarían como agricultores que cultivan la tierra virgen africana. Pero todo el plan era pura propaganda. Las verdaderas intenciones de los nazis eran exterminar a los judíos, de acuerdo con su tesis de que su eliminación resolvería la crisis social europea.

El Sr. Morgenthau culpa a los alemanes por la mayoría de las guerras de los últimos cien o doscientos años y les atribuye la responsabilidad exclusiva de los hechos de sus amos nazis, así como del militarismo y de la política del poder imperialista en general. Alemania es nuestro problema propone, por tanto, excluir al pueblo alemán de las necesidades y ventajas de la tecnología y la ciencia modernas. Alemania se convertirá en inofensiva y el mundo en paz para siempre mediante la transformación de la economía industrial más desarrollada de Europa en una de agricultores y artesanos. A ningún alemán se le permitiría trabajar en un laboratorio químico o participar en física u otras investigaciones científicas. Sin embargo, a los eruditos alemanes se les podría permitir estudiar viejas canciones populares o cómo ordeñar una vaca.

El exsecretario de Hacienda confía en saber cómo establecer la paz y la prosperidad a escala mundial. La base la proporcionará la destrucción de las industrias pesadas de Alemania y rsquos. Entonces desaparecerá la amenaza del imperialismo alemán. Las industrias alemanas nunca volverán a suministrar armas a los ejércitos alemanes para la guerra totalitaria. Los industriales estadounidenses se beneficiarán de la desaparición de los mercados mundiales de su competidor más fuerte. Los industriales británicos podrán hacerse cargo de los antiguos mercados de exportación alemanes. Otros países europeos desarrollarán nuevas industrias. Rusia, sintiéndose segura, cooperará. En resumen, el fin del industrialismo alemán coincidirá con el comienzo de una nueva era de prosperidad y paz universal.

La tesis de este libro, de que un país altamente industrializado sea reducido a la condición de país atrasado, principalmente agrícola, no tiene precedentes en la historia moderna. La evolución de una economía agraria a una industrial y un aumento coordinado del nivel general de productividad del trabajo coincidieron con una población en crecimiento. Así, la población de Alemania se duplicó entre mediados del siglo XIX y 1938. El Sr. Morgenthau niega que su solución destruya la base de la mera supervivencia física de aproximadamente la mitad de la población de Europa Central y empobrezca en general a todo el continente. Incluso hace un esfuerzo por demostrar que su plan es práctico y humano, pero los hechos y cifras que cita son a menudo falsos o engañosos. Son típicos algunos ejemplos elegidos al azar.

Las pérdidas territoriales de Alemania y rsquos son en realidad más del doble de las del libro. El Sr. Morgenthau tiene en cuenta la pérdida de Prusia Oriental y Sile? Ia, pero no se refiere a otras pérdidas aún mayores de territorio alemán, millones de cuyos habitantes han sido deportados a la Alemania de la grupa. (Este descuido es particularmente extraño en vista del hecho de que el autor se refiere a la Conferencia de Potsdam, en la que se discutieron estos cambios territoriales.) Por lo tanto, sus cifras sobre el futuro déficit alemán de alimentos que resultará de la pérdida de territorios agrícolas son bastante engañosas. y subestimar los déficits en diversos alimentos entre un 15 y un 35 por ciento en promedio. El Sr. Morgenthau da habitualmente la población de la posguerra de Alemania como 60 millones de personas que viven dentro de un área agrícola de aproximadamente 107 millones de acres. En realidad, la población de la rabadilla de Alemania ascenderá a entre 5 y 10 millones de personas más, y la tierra cultivable a 5 millones de acres menos.

El Sr. Morgenthau escribe que 34.000 grandes propiedades ocuparon más de un tercio de las tierras agrícolas en la Alemania de antes de la guerra. De hecho, las 34.000 fincas más grandes, las de 100 o más hectáreas (247 acres o más), ocupaban sólo el 11,7 por ciento de la tierra cultivable.

Morgenthau afirma que la agricultura alemana estaba atrasada. Exactamente lo contrario es cierto. En toda Europa, sólo Suecia, Holanda y Bélgica tuvieron una mayor producción de grano por acre, y esto se debió en gran parte a mejores condiciones del suelo o mayor especialización. Todos los demás países europeos produjeron menos granos por acre que Alemania.

El Sr. Morgenthau afirma que hay suficiente tierra cultivable sin utilizar en Alemania. Es cierto que todavía se pueden encontrar bosques y pastizales en Alemania, aunque en proporciones mucho menores que en Francia, Gran Bretaña o la mayoría de los demás países europeos. Por supuesto, se podría instituir un programa de deforestación extensiva en Alemania para proporcionar más tierras agrícolas. Pero no es necesario ser un experto en agricultura para predecir los efectos nefastos que esto tendría sobre el suelo y las condiciones climáticas en toda Europa Central.

La sugerencia del autor, de que 5 millones de trabajadores industriales se establezcan en 2,5 millones de nuevas granjas para aumentar el rendimiento agrícola total de Alemania, presupone, en primer lugar, que un metalúrgico o contable calificado puede convertirse en un agricultor independiente eficiente de la noche a la mañana. Por otro lado, no tiene dificultades para encontrar tierras para estos dos millones y medio de granjas adicionales. De alguna manera ha descubierto una gran cantidad de tierras baldías cultivables que los expertos agrarios alemanes altamente calificados simplemente pasaron por alto. Además, rompería todas las grandes propiedades. Pero si todas las veinte mil grandes propiedades de 247 acres o más en la grupa de Alemania se dividieran en 2.5 millones de pequeñas granjas, cada granja totalizaría 2.i acres. La finca de tamaño mínimo que antes de la guerra podía soportar un trabajo duro, eficiente y experimentado El agricultor tenía entre 9,9 y 11,3 acres en el oeste de Alemania y entre 47,4 y 68,1 acres en el este de Alemania. (Esta fue la estimación del destacado experto agrícola de Alemania, el profesor Max Sering, en su trabajo estándar publicado en 1932.)

Además, los ingresos de los pequeños campesinos alemanes se derivaban en gran parte de la venta de productos lácteos, aves de corral y huevos a la población industrial urbana. La eliminación de este mercado haría imposible que los pequeños agricultores se especializaran en la producción para la que son más adecuados. Tendrían que producir más cereales y patatas, y de ese modo podrían ganarse la vida sólo si tuvieran más, no menos, tierra para cultivar. Cuanto mayor es el interior industrial, menos tierra necesita el pequeño campesino para ganarse la vida y cuanto menor es la población industrial, más tierra necesita.

El Sr. Morgenthau prefiere a los alemanes como campesinos porque, como clase, el campesino alemán "contrajo el virus nazi más tarde y de una forma algo más suave" que el resto de la población. En realidad, fue al revés: la abrumadora mayoría de la clase trabajadora industrial proporcionó la oposición más obstinada y consistente a los nazis, mientras que la mayoría de los campesinos de hecho votó por Hitler. Esto queda demostrado por los resultados de las elecciones de 1932-1933.

Se podría continuar en las páginas para enumerar los errores y errores de cálculo del Sr. Morgenthau & rsquos. Pero, en última instancia, los & ldquos datos de apoyo & rdquo tienen poco que ver con su tesis. Su concepción y aplicación están determinadas por factores políticos. De hecho, el Sr. Morgenthau ha modificado su plan original tan rápido que, aparentemente, no ha tenido tiempo de revisar sus datos estadísticos. Ha abandonado su idea original de inundar las minas del Ruhr y el paso de mdasha que habría sido uno de los mayores desastres para Europa. En cambio, ahora sugiere que toda la población alemana del área del Ruhr sea arrojada al interior de la Alemania de la grupa. Hace esta propuesta sin detenerse a considerar los efectos económicos y sociales de la deportación de otros varios millones de alemanes de sus patrias tradicionales.

Físicamente, es posible destruir la economía industrial alemana, prevenir o frenar la reconstrucción industrial con fines de paz y así transformar el corazón de Europa en una zona industrialmente árida. De manera similar, habría sido posible enviar varios millones de judíos a Kenia para morir allí, ya que a pesar del testimonio de los "expertos" nazis, la mayoría de los deportados habrían muerto de hambre o de otra manera. El plan de desindustrialización del Sr. Morgenthau & rsquos, si se lleva a cabo, acabaría con la base económica de la existencia de unos 25 a 30 millones de alemanes.

Henry Morgenthau puede no reconocer seriamente la similitud que tiene su "solución" con la técnica nazi. Una "solución" de este tipo se convertiría en un bumerang en forma de odios raciales y nacionales intensificados y en una crisis social que se extendería desde Alemania a todo el continente. Si Europa Central e Italia fueron antes de la guerra el caldo de cultivo del fascismo, toda Europa se convertirá en su caldo de cultivo después de que las propuestas de Morgenthau entren en vigor. Que el antisemitismo se multiplicaría por cuatro no hace falta decirlo.

Dejemos que los judíos, sobre todo, nos detengamos por esta delenda est. Quizás mejor que cualquier otro, sabemos que el ojo por ojo nunca ha resuelto nada. Y de la historia también hemos aprendido que la pobreza, la frustración y la negación de la dignidad humana, no el mal innato, constituyen el suelo que alimenta el odio del hombre contra el hombre.


Henry Morgenthau Jr

Henry Morgenthau, Jr. nació el 11 de mayo de 1891 en la ciudad de Nueva York, nieto de inmigrantes judíos alemanes e hijo de Henry Morgenthau, un agente de bienes raíces y diplomático, y Josephine Sykes Morgenthau. Educado en escuelas privadas, el joven Morgenthau estudió arquitectura y agricultura durante dos años en la Universidad de Cornell. En 1913, compró una granja de manzanas y productos lácteos en East Fishkill, Nueva York, una ciudad en el condado de Dutchess. Fue allí donde Morgenthau conoció y se hizo amigo de Franklin y Eleanor Roosevelt, que vivían en las cercanías de Hyde Park. Como colega de Herbert Hoover en la Primera Guerra Mundial, Morgenthau ayudó a la Administración Agrícola de los Estados Unidos a desarrollar un plan para enviar tractores a la Francia devastada por la guerra. En 1922, Morgenthau compró el Agricultor americano, que continuó publicando hasta 1933. Se desempeñó como presidente del Comité Asesor Agrícola del Estado de Nueva York desde 1928-1930, después de lo cual se desempeñó en la Comisión de Conservación del estado hasta 1932.

En 1933, el presidente Roosevelt nombró a Morgenthau gobernador de la Junta Federal de Agricultura, y en noviembre del mismo año, cuando la mala salud del secretario del Tesoro en funciones, William Woodin, obligó a dimitir, Roosevelt nombró a Morgenthau subsecretario del Tesoro y lo ascendió a secretario del Tesoro de la año siguiente. Morgenthau ocupó ese cargo hasta 1945. Durante su mandato en esta oficina, se hizo famoso por resistirse a la economía keynesiana y recaudar más de $ 200 mil millones mediante la venta de bonos.

El legado de Morgenthau es más que una política fiscal en tiempos de guerra. Aunque el Tesoro no participó inicialmente en el establecimiento de una política militar o de refugiados, Morgenthau y su departamento finalmente desempeñaron un papel clave en la política estadounidense de refugiados cuando ayudaron a convencer a FDR de que estableciera una agencia de refugiados independiente fuera del departamento de estado. La Junta de Refugiados de Guerra, no el recalcitrante Departamento de Estado, asumiría la responsabilidad de rescatar a los judíos europeos y tomaría la iniciativa para salvar hasta 200.000 judíos europeos. En 1944, propuso un plan para la Alemania de posguerra que pedía que Alemania fuera despojada de su industria y obligada a volver a una economía agraria, aunque el plan fue considerado, finalmente fue rechazado. Más tarde ese año, Morgenthau fue un actor importante en la Conferencia de Bretton Woods, el lugar de nacimiento del Fondo Monetario Internacional y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (precursor del Banco Mundial). La semana después de la muerte de FDR, Morgenthau instó a ER a continuar su carrera política y hablar con fuerza sobre los temas, argumentando que su voz era más necesaria que nunca en el mundo de la posguerra.

Después de dejar el gabinete el 22 de julio de 1945, Morgenthau se convirtió en filántropo y asesor financiero líder de la nueva nación de Israel. Murió en Poughkeepsie, Nueva York, el 6 de febrero de 1967.

Fuente: Proyecto de papeles de Eleanor Roosevelt para el Servicio de Parques Nacionales.


Experiencia americana

Henry Morgenthau, Jr., pintura de David Silvett, cortesía del Tesoro de EE. UU.

Poco después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, Henry Morgenthau, Jr. recordaría lo que llamó "esos terribles dieciocho meses" en Washington, cuando "los nazis planeaban exterminar a todos los judíos de Europa". Continuó escribiendo, "los funcionarios eludieron su sombría responsabilidad, postergaron cuando se les presentaron planes de rescate concretos e incluso suprimieron información sobre atrocidades". Los terribles 18 meses a los que se refería Morgenthau fueron el período comprendido entre el verano de 1942, cuando el Departamento de Estado se enteró por primera vez del plan de Hitler para asesinar a los judíos de Europa, y enero de 1944, cuando el presidente Roosevelt estableció la Junta de Refugiados de Guerra, una institución que finalmente salvó hasta 200.000 vidas judías. Aunque, como secretario del Tesoro, Morgenthau tuvo pocas oportunidades oficiales para lidiar con los esfuerzos de rescate, una serie de eventos que comenzaron a mediados de 1943 significó que Morgenthau y su personal en el Tesoro desempeñaron un papel clave en la decisión de Roosevelt de establecer una agencia. independiente del Departamento de Estado que se encargaría de rescatar a los judíos de Europa.

Morgenthau era nieto de un inmigrante judío alemán. Su abuelo, Lázaro, llegó a Nueva York en 1866 al borde de la bancarrota. Como promotor de sus propios inventos sistemáticamente infructuosos, que incluían, entre otras cosas, una máquina de etiquetas y un raspador de lengua, Lazarus Morgenthau fue, en última instancia, un fracaso en Estados Unidos. Que su nieto Henry Morgenthau, Jr. ascendiera a una posición de tanta prominencia en la política estadounidense tuvo mucho que ver con la determinación del padre de Henry, que se había graduado de la Facultad de Derecho de Columbia, había ganado una fortuna en el sector inmobiliario, y aunque nunca se le otorgó el lugar en el gabinete del presidente Woodrow Wilson por el que había luchado tan arduamente; sin embargo, había sido nombrado embajador en Turquía.

El camino de su hijo hacia un alto cargo fue más fácil. Henry Morgenthau Jr. dejó la Universidad de Cornell sin graduarse y, al decidir convertirse en agricultor, compró 1,000 acres de tierra en el condado de Dutchess, Nueva York. Al final resultó que, Morgenthaus ahora eran vecinos de los Roosevelt, y las dos familias se hicieron amigas cercanas. Cuando Roosevelt se convirtió en gobernador de Nueva York en 1928, nombró a Morgenthau presidente de su comisión asesora agrícola. Cuando Roosevelt fue elegido presidente en 1932, Morgenthau se convirtió en su secretario del Tesoro.

Morgenthau era uno de los pocos judíos que rodeaban al presidente y era quizás el más preocupado por la difícil situación de los judíos de Alemania. A fines de 1938, al darse cuenta de que el Congreso se estaba volviendo cada vez más inflexible en cuanto al número de inmigrantes que podían ingresar al país, se dirigió al presidente con una sugerencia diferente. Propuso que Estados Unidos adquiriera la Guayana Francesa y Británica y, a cambio, cancelara lo que Gran Bretaña y Francia aún le debían a Estados Unidos en préstamos de la Primera Guerra Mundial. Según el diario de Morgenthau, Roosevelt no quedó impresionado. "No es bueno", habría dicho el presidente. "Los judíos tardarían entre cinco y 50 años en superar la fiebre".

Nonetheless Morgenthau continued to bring news of rescue plans to the President's attention. On February 13, 1943, a "New York Times" article offered the Jews of Rumania some hope. It reported that the Rumanian government was prepared to ship the 70,000 Rumanian Jews in Transnistria to a safe haven chosen by the allies. In return, the Rumanians wanted approximately $130 per refugee to cover expenses. Morgenthau immediately pointed the story out to the President, who suggested that Morgenthau ask the State Department to look into the matter. Nothing ever came of the plan.

Later in the year, Morgenthau became much more involved in the rescue issue. The sequence of events began in April of 1943, when Gerhart Riegner, the representative of the World Jewish Congress in Geneva, sent a message to the U.S. with yet another rescue proposal. According to Riegner, if American Jewish organizations made funds available, supplies could be sent to the Jews of Transnistria. Additionally, Jewish children in the region could be moved to Palestine. And in France funds were needed to support hidden Jewish children and to finance escapes of Jews to Spain.

It was the Treasury Department's responsibility to issue the licenses required to send funds overseas. The State Department, however, didn't inform Morgenthau's staffers about Riegner's plan until late June. Once aware of what was involved, the Treasury Department rapidly approved the license. But because of further State Department delays and the procrastination of the U.S. legation in Bern, the license was not transmitted to Riegner until late December. This was eight months after Riegner had first proposed his plan. In struggling against State Department obstructionism, the Treasury Department discovered that the State Department had at one point actually instructed the U.S. legation in Bern to block more information about the Holocaust from reaching the U.S. Treasury Department staffers were so incensed by this callous indifference, they presented Morgenthau with a searing, 18-page critique of the Administration's failure to help the Jews of Europe. They entitled it "Report to the Secretary on the Acquiescence of This Government in the Murder of the Jews." Morgenthau was also aware of political pressure mounting on Capitol Hill for an independent rescue agency. Cognizant of the possible political scandal if Roosevelt didn't seize the initiative, he urged FDR to set up an organization to deal with the refugee crisis. The President responded immediately, issuing an executive order on January 22, 1944 that established the War Refugee Board (WRB).

Before the end of the war, Morgenthau was to clash with the State Department again. This time the issue was the future of Germany. The Treasury Secretary put forward a proposal that came to be known as the Morgenthau Plan. In order to prevent Germany from rearming, he advocated dismantling heavy industry and closing the country's mines. He also had a drastic suggestion regarding Germany's young people. "Well, if you let the young children of today be brought up by SS Troopers who are indoctrinated with Hitlerism, aren't you simply going to raise another generation of Germans who will want to wage war?" he noted in his diary. "Don't you think the thing to do is to take a leaf from Hitler's book and completely remove these children from their parents and make them wards of the state, and have ex-US Army officers, English Army officers and Russian Army officers run these schools and have these children learn the true spirit of democracy?" State Department Officials strongly opposed the plan. Harry S. Truman rejected it when he became president.

Morgenthau didn't remain long in public office after Roosevelt's death. After leaving the Treasury Department in July of 1945, he spent much of the rest of his life working with Jewish philanthropies.


Colección Nota histórica

Henry Morgenthau, Jr. (1891-1967), President Franklin D. Roosevelt’s longest-serving cabinet member, Hudson Valley neighbor, friend and advisor played key roles in support of FDR’s New Deal and World War II policies. During his tenure as Secretary of the Treasury (1933-1945) Morgenthau ensured financing for the New Deal’s economic stimulus policies. He helped design and implement Lend-Lease (1941), the War Bond Program (1942), the War Refugee Board (1944-1945), and the Bretton Woods Conference (1944) programs that assisted in the global economic recovery and supported the American and Allied efforts during World War II.

Born in New York City on May 11, 1891, Henry was the only son of Henry Morgenthau, Sr. and Josephine Sykes, both from prominent New York German-Jewish immigrant families. Henry Morgenthau Sr., a lawyer and real estate investor, graduated from Columbia University and later served as Ambassador to Turkey under President Woodrow Wilson during World War I.

Morgenthau Jr. attended Cornell University from 1909-1910 and 1912-1913 but left before graduation purchasing a farm in East Fishkill, New York. The location of his farm and family connections to the Democratic Party brought Morgenthau in to the Roosevelt family circle. His 1916 marriage to Elinor Fatman of the New York banking Lehman family cemented Morgenthau’s place in New York financial and Democratic communities. Morgenthau campaigned actively for FDR in the 1920s supporting FDR’s candidacy for governor. After FDR’s election, as governor of New York, he appointed Morgenthau to the New York State Agricultural Advisory Commission (1928) and then to the New York State Conservation Commission (1930). Both Morgenthaus remained close friends and confidants of the Roosevelts during the Presidency. Elinor Morgenthau and Eleanor Roosevelt often went for horseback rides in Rock Creek Park. Henry had weekly lunches the President at the White House or in Hyde Park while Elinor joined Eleanor Roosevelt as her assistant in the wartime Office of Civilian Defense.

After his inauguration on March 4, 1933 FDR appointed Morgenthau to his first federal administrative position, Chairman of the Federal Farm Board. Morgenthau, a successful farmer, helped write the Executive Order that merged the functions of existing farm and agricultural agencies and created the Farm Credit Administration (FCA). Morgenthau served as the first FCA Governor until November 1933 when FDR nominated him to succeed William H. Woodin as Secretary of the Treasury. Morgenthau would serve as Secretary of the Treasury for the duration of FDR’s presidency and through the first few months of Harry S. Truman’s administration.

During the war, Morgenthau precipitated implementation of two critical programs: Lend-Lease and establishment of the War Refugee Board. In January 1944, Morgenthau approached FDR with his concerns about the State Department’s handling of the European refugees, particularly Jewish refugees. As a result of his work, FDR issued Executive Order 9417 establishing the War Refugee Board on January 22, 1944. The War Refugee Board is credited with saving over 200,000 lives.

The establishment of the War Refugee Board was the culmination of years of effort to act on behalf of Europe’s Jews. Morgenthau’s marriage was performed by Rabbi Stephen Wise, who helped Gerhard Riegner get his message about Hitler’s plan to exterminate Europe’s Jews to the U.S. Government. Morgenthau himself received a telegram about the SS San Luis, prevented from landing in Cuba in 1939 and had been approached by Rabbi Wise and others to help French Jews. Morgenthau stated, at the time, that his role as Secretary of the Treasury prevented him from taking action on issues of foreign affairs. In 1940, Morgenthau supported a plan to purchase British Guiana for Jewish refugees, which the administration rejected. Two years later, in 1942, he acted in support of a rumored offer to pay for safe passage of Romanian Jews to from Nazi-occupied territories, but the program did not succeed. In late 1943, after being presented with evidence that the State Department actively refused to assist Jewish refugees, Morgenthau and his Assistants at the Secretary of the Treasury, John Pehle, Randolph Paul, and Josiah DuBois, Jr., and Foreign Economic Administration head Oscar Cox, he suggested that FDR act before Congress to take action to rescue Europe’s Jews. Morgenthau helped draft the press release and staffed the War Refugee Board with members of the Treasury Department. The War Refugee Board took on the task of the “immediate rescue and relief of the Jews of Europe and other victims of enemy persecution” coordinating with established rescue organizations, including the World Jewish Congress and Joint Distribution Committee, and utilizing the expertise of the American and European diplomatic corps, the Board received funding through donations from aid and refugee organizations.

Late in 1944, Morgenthau helped set up the United States first refugee center for victims of the Nazis in Oswego, New York. His proposed post-war plan for Germany, known as the “Morgethau Plan,” would have stripped Germany of its industrial capability to ensure demilitarization. While most of his plan was not adopted, some elements were incorporated in to the Joint Chiefs of Staff Directive 1067 in occupied Germany.

After leaving office in 1945, Morgenthau remained deeply involved in refugee affairs and spoke on behalf of “displaced persons” throughout Europe. He supported numerous Jewish philanthropies and served as financial advisor to the state of Israel from 1951 to 1954. He became General Chairman of the United Jewish Appeal from 1947 to 1950 and remained involved until his death in 1967.

Henry Morgenthau, Jr. and Elinor Morgenthau had three children, Joan, Robert, and Henry Morgenthau III. Elinor died in 1949 and Henry Morgenthau Jr. married Mrs. Marcelle Puthon Hirsch (1899-1972) in 1951. Fishkill Farms, established by Henry Morgenthau, Jr. in 1914, is still in operation and is run by the third generation of Morgenthaus.


The collection consists of artifacts, extensive personal and official correspondence, documents, photographs, research notes, audiotapes, books, and a DVD copy of home movies related to the experiences of the Morgenthau family. The collection includes material related to the Ottoman Empire and Armenian genocide, the family's long relationship with the Roosevelts, the Treasury Department, and the pre-war, wartime, and post-war lives of members of the family as well as family history research, collected documents, and transcripts of oral histories created and compiled by Henry Morgenthau III.

Bronze Star medal with box and certificate awarded to a Jewish American soldier

Bronze Star medal and ribbon with presentation box and certificate awarded to Henry Morgenthau III, an officer in the United States Army, Second Cavalry, for meritorious service during combat from January 1, 1945 to February 28, 1945, in Luxemburg.

Two dog tags and a chain worn by a Jewish American soldier

Two identical dog tags on a chain issued to Henry Morgenthau III, an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.

US Army 2nd Cavalry Regiment Toujours Pret pin worn by a Jewish American soldier

Clutchback pin with the motto Toujours Pret (Always Ready) worn by Henry Morgenthau III, an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.

US Army 2nd Cavalry regimental pin worn by a Jewish American soldier

Second Cavalry regimental crossed sabers pin worn by Henry Morgenthau III, who was an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.

US Army 2nd Cavalry captain's insignia worn by a Jewish American soldier

US Army captain's insignia pin worn by Henry Morgenthau III, who was an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.

Waffen-SS Mountain Troop patch acquired by a US soldier

Waffen-SS Mountain Troop edelweiss badge acquired by Henry Morgenthau III, an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.

Morgenthau Family Collection

Morgenthau family papers

The Morgenthau family collection documents the interpersonal relationships between members of the family of Henry Jr. and Elinor Morgenthau and their children, Henry III, Robert, and Joan. Series 1, a chronological series, includes family documents, miscellaneous correspondence, clippings, school papers, publications, invitations, calling cards, business materials, photographs, and other ephemera collected by members of the family throughout the 20th century. Henry Morgenthau III is the nexus of the collection therefore many of the documents from the 1930s relate to his schooling, the 1940s relate to his wartime military service, and post-war folders to his business ventures and work with public radio and television. The 1930s include his diary written on a trip to Europe, including references to meetings with Ambassadors Steinhardt and Bullit, and conversations with Martha Dodd. The folders related to Princeton University include an anonymous anti-Semitic note sent to Henry III, and the folders related to the late 1930s include correspondence from Herbert Lehman, governor of New York, to his niece, Elinor Morgenthau, about sponsoring German relatives seeking to immigrate from Nazi Germany. Series 2 contains personal correspondence between members of the family. This series includes love letters between Henry Morgenthau Jr. and Elinor Fatman prior to their marriage, including letters sent from Henry while visiting his father while Henry Sr. was stationed in Constantinople (now Istanbul). The correspondence clearly shows how close the family remained, even after the children in college and serving in the military. Letters between Henry Morgenthau Sr. and Henry Morgenthau, Jr. in 1933-1936 include personal business discussions, as well as materials sent to father and son, including correspondence from people in Germany seeking assistance with immigration. In 1944-1945, Henry Morgenthau Jr. dictated letters to his sons about projects at the Treasury Department, including War Bonds, Bretton Woods, and the Morgenthau Plan for post-war Germany. As Elinor Morgenthau was hospitalized in Florida from March-May 1945, Henry’s correspondence to her and to his children document his personal feelings about the end of the war, the death of Franklin Roosevelt, Harry Truman, and his resignation from the Treasury Department in July 1945. Series 3 includes invitations and parking instructions sent to Henry Morgenthau III for White House functions and dinners, most of them informal. This series also includes tickets to inaugural events for Franklin Roosevelt and for Herbert Lehman, as well as original and copies of correspondence between the Roosevelts and Morgenthaus, dating from 1914-1963. Series 4 contains materials collected or created by Henry Morgenthau, III, while researching his manuscript, “Mostly Morgenthaus.” The collection includes transcripts of oral histories conducted by Morgenthau with members of his extended family, with Treasury Department staff members, and with family friends. This series also includes original correspondence and documents related to these individuals. Series 5 relates to the actual research, writing, and publication of “Mostly Morgenthaus,” written by Henry Morgenthau III, which was published by Ticknor and Fields in 1991. Subseries 1, the research series, includes extensive family research, correspondence, clippings, articles, photocopies of archival documents, handwritten and typed notes, and other material gathered prior to writing the text of the book. Subseries 2 includes drafts of various chapters and of the manuscript as a whole. Subseries 3 relates to the actual editing, publication, and publicity surrounding the book. Series 6 includes a series Colliers magazine articles written by Henry Morgenthau, Jr. in 1947, a New York Times magazine article written by Henry Morgenthau, Jr. in 1949, and a “Mostly Morgenthaus” galley. Series 7, consisting of digital copies of typed memoirs written by Henry Morgenthau III, is restricted. Series 8 through 11 consist of photographic materials, albums, and scrapbooks documenting the Morgenthau family and their personal and professional lives. There is a great deal of overlap among these series in terms of subjects, individuals, and events. Series 8 contains personal and official photographs of members of the Morgenthau family, friends, and colleagues and significant locations in Morgenthau family history. Individuals include Henry Morgenthau, Sr. Henry Morgenthau, Jr. Henry Morgenthau III Lazarus, Josephine, Alma, Elinor, Robert, Joan, and Ruth Morgenthau Franklin and Eleanor Roosevelt John F. Kennedy Treasury Department officials and Marlene Dietrich. Locations include Krumbach, Germany, Goodhart family home, Fishkill Farms, and Hupfel House. Series 9 includes miscellaneous photographs, negatives, and corresponding materials. They depict some of the people in Series 8 and document Princeton summer camp, Deerfield Academy, and travel to Luxembourg, Greece, Germany, the United Kingdom, Athens, Munich, United Kingdom, Martha’s Vineyard, Jamaica, France, and Sri Lanka. Series 10 contains oversize photographs, photograph albums, and scrapbooks including photographs and newspaper clippings documenting many of the people in Series 8 and Series 9 as well as Morris and Lisette Fatman, Msgr John Patrick Carroll-Abbing, the Mayer Lehman family, Harriet Haas, and Roosevelt’s cabinet members. Photographs also depict a November 1945 dinner honoring Henry Morgenthau, Jr. and travel to Israel, Arizona, Greece, Cleveland, Canada, and Alaska.

Vote for Morgenthau sash

Vote for Morgenthau sash owned by Henry Morgenthau III, who was an officer in the United States Army, Second Cavalry, ca. 1941-1945. He served in combat in the European theater and was awarded a Bronze Star for meritorious service.


Secretary Morgenthau's Report on the Acquiescence of the US Government in the Murder of the Jews

The notorious Breckinridge Long memo was only the tip of the iceberg of the State Department obstructionist attitude and practices, much of it went undetected for most of the war. But things finally began to change in 1944.

On the one hand, Jewish organizations, activists, and witnesses who escaped Europe, provided mounting evidence about the systematic killing of Jew and other minorities in Europe. On the other, officers from the Treasury Department headed by Secretary Henry Morgenthau, Jr., 1 found ample evidence that the State Department was not only inactive in helping Jewish refugees, but also actively trying to stop them from escaping Nazi atrocities. After repeated efforts to persuade the president to act, Morgenthau’s aides put together the report below. Secretary Morgenthau then took it to the President. 2 As a result of this report FDR ordered, the establishment of a War Refugee Board which was involved in saving as many as 200,000 Jews. The War Refugee board also provided funds to Raul Wallenberg in his effort to protect the Jews of Hungary.