Richard Watmough

Richard Watmough

Richard Watmough nació en Idle en 1912. Como fuera de la derecha, jugó fútbol fuera de la liga antes de unirse al Bradford City en 1931. Durante los siguientes tres años marcó 25 goles en 94 partidos de liga para el equipo de Segunda División.

En octubre de 1934 Watmough fue trasladado a Blackpool. Era un anotador habitual de goles, pero su mayor habilidad era crear ocasiones para los demás. En la temporada 1936-37, Watmough ayudó a Blackpool a ascender a Primera División.

La siguiente temporada se mudó a Preston North End. Fue un trato complejo que implicó el intercambio de Watmough y Jimmy McIntosh por Frank O''Donnell.

En la temporada 1937-38, Preston North End desafió al Arsenal por el título de Primera División. En el último partido de la temporada los dos equipos se enfrentaron. Durante el juego, Jimmy Milne se rompió la clavícula en un choque con Alf Kirchen. Diez hombres Preston perdió 3-1 y el Arsenal ganó el campeonato.

Preston North End también llegó a la final de la Copa FA de 1938 contra Huddersfield Town. Esta fue la primera vez que se transmitió un partido completo en vivo por televisión. Aun así, mucha más gente vio el juego en el estadio, ya que solo alrededor de 10,000 personas en ese momento tenían televisores. No se marcaron goles durante los primeros 90 minutos, por lo que se jugó la prórroga. En el último minuto de la prórroga, Bill Shankly anotó el gol de George Mutch. Alf Young, el medio centro de Huddersfield, lo derribó por detrás y el árbitro no dudó en señalar el punto de penalti. Mutch se lesionó en la entrada pero tras recibir tratamiento se levantó y anotó por el larguero. Fue el único gol del juego y Watmough ganó una medalla de campeón de copa.

Como resultado de las lesiones, Watmough no entró en el primer equipo durante la temporada 1938-39. Se retiró del fútbol al estallar la Segunda Guerra Mundial.

Richard Watmough murió en 1962.


Motivo del bloqueo: El acceso desde su área se ha limitado temporalmente por razones de seguridad.
Tiempo: Mar, 29 de junio de 2021 17:03:01 GMT

Sobre Wordfence

Wordfence es un complemento de seguridad instalado en más de 3 millones de sitios de WordPress. El propietario de este sitio utiliza Wordfence para administrar el acceso a su sitio.

También puede leer la documentación para obtener más información sobre las herramientas de bloqueo de Wordfence & # 039s, o visitar wordfence.com para obtener más información sobre Wordfence.

Generado por Wordfence el martes 29 de junio de 2021 a las 17:03:01 GMT.
El tiempo de su computadora:.


Apellido: Watmough

Registrado en muchas ortografías, incluyendo Whatmough, Watmough, Whatmore, Watmore e incluso Whartmouth, este es un apellido inglés. Grabado originalmente principalmente en Yorkshire, es de origen inglés medieval temprano. Parece local, pero todos los investigadores parecen estar de acuerdo en que es patronímico. Deriva del nombre bautismal & # 34Watt & # 34, una forma corta del popular Walter, introducido en Inglaterra por los normandos en la Conquista de 1066 en las formas Waltier y Wautier. Ambos son desarrollos del antiguo nombre germánico anterior al siglo VII & # 34Waldhari & # 34 compuesto por los elementos & # 34wald & # 34, que significa gobierno, y hari, un ejército. -> El segundo elemento se deriva del término inglés & # 34maugh o mough & # 34, usado para referirse a parientes, aquellos conectados por matrimonio en lugar de por sangre, y también puede referirse a otro pariente de cualquier sexo. Otros ejemplos de este tipo de nombre son Hickmott, Hudmaugh e incluso Robertmogh, con William Robertmogh registrado en Lancashire en 1332. Myles Watmough fue registrado como vicario de Medomsley, Durham, en 1582, mientras que Thomas Watmore, el hijo de John Watmore, fue bautizado en St. Mary Whitechapel, Stepney, en la diócesis de Londres, el 12 de mayo de 1689. Se muestra que la primera ortografía registrada del apellido es la de Robert Watmaghe. Esto fue fechado en 1379, en las & # 34Poll Tax Returns of Yorkshire & # 34, durante el reinado del rey Ricardo 11, 1377 - 1399. A lo largo de los siglos, los apellidos en todos los países han seguido desarrollándose a menudo dando lugar a sorprendentes variantes. de la ortografía original.

© Copyright: Name Origin Research 1980 - 2017


Una historia

Two-O-One fue concebido como parte integral de una grandiosa idea conocida como Esquinas del Chelsea. Este grandioso plan maestro fue una creación de Henry Mandel, el antepasado espiritual de los constructores y desarrolladores de capa y espada de hoy. (Piense en Donald Trump, con mejor cabello). Mandel comenzó a comprar todos los lotes grandes en las esquinas de la 7th Avenue desde aproximadamente la 23rd Street hasta la 14th Street. En su visión, los edificios de apartamentos construidos a su gusto y especificaciones adornarían las cuatro esquinas de cada intersección desde la 23 hasta la 14. Suena bastante grandioso y audaz, pero también fue lo suficientemente audaz e influyente como para convencer a la ciudad de Nueva York de que extendiera Park Avenue dos cuadras importantes hacia el sur para que su edificio en esa área pudiera convertirse en 1 Park Avenue (que comercializa mucho mejor que 481 4th Avenue).

Mandel, quien, con su padre, Samuel, había emigrado de Ucrania a fines de la década de 1880, tenía solo 43 años cuando se concibió y se realizó parcialmente este estallido de desarrollo. Al mismo tiempo, la empresa familiar Mandel, conocida como las Empresas Mandel, comenzó a adquirir el terreno para la enorme Terraza de Londres proyecto de Clement Clarke Moore (de "Era la noche antes de Navidad”Fama). Su concepto, tan común como lo es hoy, era nuevo en Manhattan: viviendas eficientes más pequeñas en grandes complejos para empleados de cuello blanco que querían vivir cerca de sus lugares de trabajo. Se pensaba que estos residentes potenciales estaban dispuestos a cambiar la conveniencia de los servicios de tránsito cercanos (la línea de la 7ma Avenida se terminó aproximadamente en 1910) por estar en un vecindario prestigioso, pero menos asequible y conveniente. La compañía incluso había construido una "tienda de apartamentos" en la Quinta Avenida y la Calle 36 donde se instalaron completamente apartamentos de tamaño completo, incluidos muebles y electrodomésticos. Mandel incluso hizo que se erigieran secciones de la fachada exterior para que, según Mandel, “la Sra. El cliente potencial puede seleccionar su apartamento del mismo modo que seleccionaría su coche ”.

Los materiales de venta del día para 201 reclamaron características únicas: "Se proporciona una lavandería en el sótano para uso de los residentes que deseen que sus propias lavanderas entren y hagan su trabajo". Y este extracto del folleto que promociona las cocinas: “El equipo representa la última palabra en comodidad e instalaciones modernas. La cocina está diseñada para ahorrar pasos preciosos y acelerar la preparación de las comidas. Contiene un refrigerador Electrolux grande, controlado termostáticamente & # 8212 & # 8212GAS para el refrigerador se entrega gratis ”. Leíste correctamente, un frigorífico a gas. Toda esta comodidad moderna estaba disponible en un apartamento tipo estudio por $ 40 al mes de alquiler en 1930, incluidos operadores de ascensores, porteros, electricidad y gas.

Ciudad de Nueva York, fotografía fiscal de 1940

Las Compañías Mandel perseveraron valientemente en su intento de alquilar espacio en sus edificios de apartamentos, a pesar de que la nación estaba atravesando la profunda y muy larga Gran Depresión. (H. Hoover: “La prosperidad está a la vuelta de la esquina") El efectivo de Mandel disminuyó a diario, a medida que se formaba una tormenta perfecta, que combinaba pagos de alquiler en declive o faltantes, y el empeoramiento de las condiciones económicas generales con los muy importantes desembolsos en efectivo para completar sus grandiosos planes, incluido el Parque Vendome en la calle 57, Terraza de Londres, Lombardía en East 56th Street y el Plaza Pershing edificio de oficinas frente a la estación Grand Central & # 8211, ¡todo durante la mayor Depresión que el mundo haya conocido! Como era de esperar (con la perspectiva distante de la historia), las empresas Mandel nunca pudieron cumplir su sueño de Chelsea Corners o London Terrace & # 8212 en 1932 las empresas Mandel y el propio Henry Mandel se declararon en quiebra, cotizando activos por 382.000 dólares (1932 dólares *). y pasivos por $ 14.0 millones (dólares de 1932 *). Como nota al margen indicativa, Mandel terminó en la cárcel durante varios meses en 1933 por no pagar la pensión alimenticia a su ex esposa.

Se completaron cuatro edificios como parte del Esquinas del Chelsea Visión: 161 West 16th, 200 West 16th, 201 West 16th y 200 West 15th Street, todos los cuales pasaron a propietarios separados como resultado de la quiebra.

Los arquitectos exclusivos de Mandel Companies fueron Farrar & amp Watmough, cuyos elementos de diseño característicos fueron las ventanas abatibles de acero. Estas ventanas únicas de la época se consideraron un corte por encima del estándar de madera de doble guillotina del día, y también se pensó que "animaban" la fachada de los edificios, junto con el ladrillo jaspeado de color naranja en las fachadas. Cada uno de los edificios de Mandel / Farrar & amp Watmough exhibe alguna variación de ese tipo de ladrillos. Victor Farrar y Richard Watmough también eran grandes admiradores de una especie de ventanas y capiteles de arco semicircular de estilo toscano. Un recorrido por sus edificios encuentra esta característica de diseño muy evidente, incluso en 201.

Christopher Gray de la "New York Times"En 2004 describió 161 y 201 como los" guardianes "de Esquinas del Chelsea. Continuó señalando que tres de los cuatro Esquinas del Chelsea los edificios han optado por sustituir las originales ventanas abatibles de acero que tanto animaban las fachadas por “ventanas uno sobre uno de aluminio, que sirven para amortiguar la vivacidad que Farrar & amp Watmough buscaban impartir”. & # 8220201 West 16th Street se ha opuesto a la tendencia del mínimo común denominador y acaba de terminar de instalar casi réplicas de las ventanas abatibles de acero originales ”. Continuó: “El deseo de hacer algo más apropiado, así como el diseño en sí, le da vida al edificio, mientras que las ventanas de reemplazo estándar en los otros edificios son solo ojos negros”. (Gracias Christopher Gray)

Fotografía de impuestos de la ciudad de Nueva York, 1980

En febrero de 1983, Francis Greenburger y su empresa, Time Equities, obtuvieron el control del edificio mediante un arrendamiento neto con la intención de convertir el edificio en propiedad cooperativa. En marzo de 1985, después de mucha preparación y negociaciones con los inquilinos del lugar, el plan de Propiedad Cooperativa se declaró efectivo y la propiedad del edificio se transfirió a la Cooperativa.

Uno de los asuntos más difíciles en la conversión de 201 a propiedad cooperativa fue un contrato de arrendamiento de espacio comercial a largo plazo, firmado en 1980 por el siguiente "propietario" anterior del edificio. A cambio de un gran pago por adelantado, el entonces propietario del edificio le dio al inquilino comercial el control total del espacio comercial durante más de dos generaciones. El plazo del arrendamiento ascendía a 40 años a un alquiler mínimo de Time Equities y la cooperativa estaba obligada por ley a cumplir con este compromiso anterior. Esta fue una táctica popular adoptada en los meritorios años de las conversiones cooperativas en la década de 1980. Muchos de estos contratos de arrendamiento fueron impugnados en los tribunales, pero la mayoría fracasaron. En el caso de 201, el contrato de arrendamiento a largo plazo fue con una rama inmobiliaria de Barneys, el pañero internacional ubicado al otro lado de la Avenida en ese momento, aunque la tienda en sí nunca aprovechó el espacio comercial. Finaliza el arrendamiento intergeneracional y el espacio comercial revertirá a la corporación cooperativa en 2020.

A través del tumulto y el paso del tiempo, 201 retuvo un poco de historia de la propiedad de Henry Mandel y las empresas Mandel. Paul Mandel, que era sobrino nieto de Henry y novelista publicado, junto con su esposa Sheila, editora de "Life", vivieron en el Penthouse en el edificio hasta la prematura muerte de Paul en 1965 Sheila permaneció hasta su muerte a mediados de la década de 1980. Su hijo, Geoffrey, continuó ocupando el Penthouse como inquilino de alquiler controlado hasta que Time Equities lo vendió a mediados de la década de 1990 a un comprador externo.

En el siglo XXI, el 201 sigue siendo conocido en los grupos de interés inmobiliario y arquitectónico como un edificio que respeta la visión de Henry Mandel, Victor Farrar y Richard Watmough mediante un meticuloso mantenimiento y restauración de las fachadas, ventanas y sistemas del original. edificio y, al mismo tiempo, mantiene una calificación financiera triple A. El sueño de Henry Mandel sigue vivo.

Pasados ​​201 presidentes de la junta

Chris Budinger
William Higgins
Clemente Segal
Edward Lewis
Edward Gallion
Charles Sullivan

* $ 382,000 en 1932 equivale a $ 5.6 millones en dólares de 2010. $ 14.0 millones en 1932 equivale a $ 207 millones en dólares de 2010.

Referencias

Casas de apartamentos de lujo de Manhattan: una historia ilustrada
por Andrew Alpern
Enero de 1993

Esquinas del Chelsea
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Julio de 2010

Auge, caída y recuperación
(Publicado originalmente en 1930)
Extraído de porciones que aparecen en www.oldandsold.com
Historia de Manhattan y Nueva York.

Paisajes urbanos: Séptima Avenida entre las calles 15 y 16 Cuatro edificios de apartamentos de los años 30 en 4 esquinas de Chelsea
Los New York Times
por Christopher Gray
23 de mayo de 2004

Alquiler de Chelsea Corners
Los New York Times
16 de mayo de 1931

Historia oral
201 West 16th Street
Barbara Brazong 3C
Julio de 2010

Historia oral
201 West 16th Street
Everett Leiter 3F
Octubre de 2010

Plan de oferta cooperativa
201 West 16th Street
Nueva York, NY
4 de mayo de 1984

A continuación, presentamos varias fotos de la fachada sur del edificio, que se han fusionado mágicamente en esta ingeniosa fotografía, utilizando la aplicación AutoStitch.


Sobre nosotros

London Terrace Towers se compone de cuatro edificios en las esquinas que ocupan las Avenidas Novena y Décima entre las calles West 23 rd y West 24 th en el corazón de West Chelsea. Una impresionante variedad de comodidades del edificio incluyen asistentes de tiempo completo en el vestíbulo, una piscina cubierta climatizada de tamaño medio olímpico, club de salud privado, baños de vapor, saunas, terraza en la azotea, salas de bicicletas, instalaciones de lavandería y almacenamiento en el sótano. Una ubicación privilegiada en Chelsea coloca a los residentes cerca del Hudson River Park, High Line Park y el centro recreativo de Chelsea Piers. Es conveniente para el vecindario y la colección aparentemente interminable de restaurantes, clubes y galerías de arte, y ha hecho de London Terrace Towers una excelente opción para la vida de alto estilo en el centro de la ciudad.

Originalmente terminado en 1930, Towers se convirtió en una corporación cooperativa en 1988 (los edificios en el medio del bloque permanecieron como apartamentos de alquiler y se conocieron como London Terrace Gardens, que es un edificio separado e independiente).

Lo siguiente es un extracto de Andrew Alpern & # 8217s & # 8220Luxury Apartment Houses of Manhattan & # 8221

Los letreros dicen & # 8220London Terrace & # 8221 y los comunicados publicitarios proclaman & # 8220 The Great Briton in Manhattan & # 8221, pero los edificios recuerdan la arquitectura toscana temprana y las tradiciones de Lombardía. ¿Podría la incongruencia ser nada más que una estratagema de marketing para explotar las percepciones del encanto inglés?

La realidad, de hecho, radica en el capricho de un viejo militar hace más de dos siglos. Buscando una casa de retiro, el capitán Thomas Clarke compró una gran parte de la antigua granja de Somerindyke en 1750 y la llamó Chelsea, en honor a su Londres natal y el Royal Hospital # 8217 en Chelsea, donde los viejos soldados pasan sus últimos años.

A mitad de camino entre las Avenidas Novena y Décima, justo al sur de lo que ahora es West 23rd Street, el capitán construyó un & # 8220snug harbour & # 8221 que llamó Chelsea House. En 1776, sin embargo, estaba postrado en cama y al borde de la muerte. Un incendio destruyó su casa ese año y pronto él también se fue.

Pero la propiedad se quedó en la familia. Su viuda reconstruyó la casa y la defendió contra las tropas británicas durante la Guerra de Independencia, y permaneció allí hasta su muerte en 1802. Su hija, Charity, heredó la propiedad.

Lo agregó a las posesiones de su esposo, Benjamin Moore, obispo episcopal de Nueva York y presidente de Columbia College. En 1813, la pareja cedió el terreno y sus edificios a su hijo, Clement Clarke Moore. Aunque la vida del joven Moore se extendió desde la mitad de la Guerra Revolucionaria hasta la mitad de la Guerra Civil e incluyó una impresionante serie de logros, es mejor conocido por haber escrito en 1822, el poema mágico que comienza, & # 8220T & # 8217 fue la noche antes de Navidad, cuando toda la casa & # 8230. & # 8221

Clement Moore también era un hombre de negocios con visión de futuro que entendía la buena planificación urbana y el astuto desarrollo inmobiliario. Con sus amigos James N. Wells, un corredor de bienes raíces local, Moore dividió cuidadosamente sus tierras en lotes que se ajustaban al nuevo patrón de calles y los vendió por excelentes residencias. Para establecer vecinos adecuados, donó una cuadra entera al Seminario Teológico General (cuyos edificios y terrenos recuerdan a las universidades de Oxford y Cambridge) y cedió un terreno en West 20th Street a St. Peter & # 8217s Episcopal Church para una rectoría y un santuario.

Luego comenzó un importante proyecto de desarrollo que abarcaba la cuadra de las calles 23 a 24 oeste y las avenidas Novena a Décima. En la sombreada fachada de West 24th Street, construyó Chelsea Cottages: dos pisos con estructura de madera para los trabajadores. Toda la fachada de West 23rd Street se mejoró con 36 grandes casas adosadas de piedra rojiza, todas apartadas del pavimento detrás de setos y árboles. Cada vivienda fue diseñada en el estilo popular del Renacimiento griego, creando una vista uniforme de pilastras de tres pisos y enjutas empotradas con talla de llave griega. Completado en 1845, el desarrollo se llamó London Terrace, ampliando la alusión inglesa expuesta por primera vez por el Capitán Clark casi un siglo antes.

Moore insistió en construcciones de alta calidad, aumentando el valor de su propiedad restante. Reconociendo esto, arrasó el asiento familiar frente a London Terrace en 1853 y vendió el terreno. En el sitio, se construyeron elaboradas casas adosadas en el extravagante estilo anglo-italiano. Frente a la entonces todavía nueva London Terrace, estas casas posteriores rápidamente se ganaron el sobrenombre de & # 8220Millionaires & # 8217 Row. & # 8221

Moore murió en 1863, pero debido a la complejidad de sus propiedades inmobiliarias, su patrimonio no se resolvió hasta 1907. Ese fue un año de pánico financiero (lo que hoy podríamos llamar una recesión grave), que marcó el comienzo del original London Terrace & # 8217s declive.

En los años siguientes, lo que habían sido costosas viviendas unifamiliares se subdividieron en pensiones y apartamentos. Se agregaron pisos adicionales a varios de los edificios, y algunos se juntaron como instituciones. Tres casas a mitad de cuadra formaron Agnes Cloud Residence, mientras que tres más cerca de la Décima Avenida se combinaron con un trío de cabañas de West 24th Street para formar la Escuela de Investigación Social & # 8220campus & # 8221.

Sin embargo, a medida que los edificios declinaron, el valor de la tierra aumentó. El desarrollador Henry Mandel reconoció esto y gradualmente adquirió el control del bloque. En 1929 lo tenía todo, al menos en papel. Sin embargo, obtener la posesión real resultó más difícil. No había contado con Tillie Hart.

Hart vivía en 429 West 23rd Street en un subarrendamiento que, afirmó, era válido hasta mayo de 1930. Sin embargo, el contrato principal subyacente ya había expirado, lo que le otorgaba a Mandel el derecho legal de posesión. Pero Hart se negó rotundamente a moverse, a pesar de la demolición que se estaba produciendo a su alrededor.

En octubre de 1929, Mandel había demolido todas las estructuras existentes excepto Hart & # 8217s. Sus tácticas cada vez más histriónicas fueron debidamente informadas en los periódicos, y sus abogados retrasaron el asunto en la corte mientras ella se atrincheraba y arrojaba ladrillos y piedras a los posibles intrusos. Sin embargo, los alguaciles lograron ingresar el 25 de octubre y colocaron todas las pertenencias de Hart en el pavimento delantero. Obstinada hasta el final, pasó esa noche en la casa durmiendo sobre periódicos esparcidos por el suelo. Al día siguiente, finalmente abandonó la pelea y los demoledores demolieron la casa en poco tiempo.

Mandel, el antepasado espiritual de los extravagantes constructores de hoy, había terminado recientemente dos hoteles y su lujoso edificio cooperativo en Park Avenue. Para su nuevo bloque vacante, había decidido erigir lo que iba a ser el edificio de apartamentos más grande que la ciudad de Nueva York hubiera visto.

Mandel contrató al estudio de arquitectura Farrar & amp Watmough, una sociedad formada en 1925 por Victor Farrar y Richard Watmough. Satisfecho con el estilo toscano de arcos redondeados y altamente ornamental que había usado repetidamente antes, Mandel instruyó a los arquitectos para que lo usaran para el nuevo proyecto.

Un plan inicial requería 12 edificios de 16 pisos cada uno a lo largo de las calles West 23 y 24, con una torre en forma de cruz que se elevaba más del doble de la altura del resto en la Novena Avenida. El centro ajardinado iba a estar protegido en el lado de la Décima Avenida por una modesta estructura de dos pisos.

El plan posterior, que finalmente se realizó, comprendía diez edificios a mitad de cuadra con estructuras más altas y voluminosas en las cuatro esquinas. El patio interior fue acortado para permitir una gran piscina cerrada en el extremo de la Décima Avenida y un restaurante igualmente grande en el otro. El diseño fue aceptado por el Departamento de Edificios de la ciudad bajo la antigua ley de casas de vecindad de 1901. (Con la ley de viviendas múltiples más sensible al urbanismo de 1929, no se habría permitido que las estructuras se elevaran tan alto sin contratiempos).

El proyecto Mandel & # 8217s se completó en dos fases, con los diez edificios más pequeños terminados en 1930 y las cuatro torres de las esquinas construidas el año siguiente. A pesar del diseño y los detalles distintivamente del sur de Italia, el complejo eligió el antiguo nombre, London Terrace. El propio profesor Moore fue recordado en la ceremonia de colocación de la piedra angular, con su tataranieto de 15 años haciendo los honores con la paleta. Incluso se afirmó en ese momento que la piedra angular en sí provenía de la mansión de la familia Moore & # 8217, Chelsea House (poco probable, ya que ese edificio había sido demolido unos 66 años antes).

Los edificios contenían, en un solo bloque, la asombrosa cantidad de 1665 apartamentos. La mayoría eran estudios o de un dormitorio, con solo unos pocos apartamentos grandes en los edificios de las esquinas y en los niveles con terrazas. Con más de 4000 habitaciones residenciales, la densidad era mucho mayor que la de los peores barrios marginales de Calcuta.

Sin embargo, los servicios especiales de London Terrace y # 8217 eran atractivos: una piscina cubierta de 75 por 35 pies con galerías de observación con balcones y vestuarios contiguos, un área de juegos para niños en la azotea supervisada, un gimnasio equipado, un club recreativo en el ático, una terraza para tomar el sol para bebés, un patio jardín y cubierta marina acondicionada y amueblada como si formara parte de un gran transatlántico. Ubicado a 21 pisos por encima de la calle, este último elemento permitió a los residentes mirar hacia abajo a los barcos de la vida real que atracaban a unas pocas cuadras de distancia.

Además del fácil acceso a las tiendas y los servicios en el lugar a través de los túneles internos que conectan todo el complejo, los residentes pueden usar una variedad de servicios gratuitos que incluyen: buscapersonas para entregar mensajes dentro del complejo o hacer recados cercanos un servicio de recepción de mensajes telefónicos eso llevaría los recibos de mensajes a los apartamentos y una sala de correo y paquetes que entregaría a los apartamentos de guardia.

Encabezando la lista de inquilinos que disfrutaron de estos servicios estaban las secretarias (202 de ellos), así como ingenieros, abogados, contadores y & # 8220 presidentes de empresas & # 8221. Pagaban en promedio $ 30 de alquiler mensual por habitación.

Esa tasa aparentemente baja solo fue posible a través del marketing imaginativo y la & # 8220 selectividad & # 8221 en la gestión. De acuerdo con un informe actual del agente de alquiler, William A. White & amp Sons, & # 8220 Las restricciones son especialmente importantes en London Terrace & # 8230 [y] se hace una revisión cuidadosa de las referencias comerciales, sociales y financieras antes de firmar los contratos de arrendamiento. & # 8221 A pesar de ese cuidado, la Gran Depresión, que golpeó justo cuando se completaba London Terrace, obligó al desarrollador Mandel a la quiebra personal en 1932 y precipitó la ejecución hipotecaria en 1934. Un artículo de una revista a principios de ese año describía este pantano financiero de pesadilla, señalando que & # 8220 nadie tiene claro quién es dueño de qué y qué vale. & # 8221

Las reclamaciones, contrademandas y cambios en el título continuaron hasta 1945, cuando se dividió la propiedad de los diez edificios originales y las cuatro torres de las esquinas. London Terrace Gardens (los edificios interiores) continuó como alquiler. London Terrace Towers finalmente se convirtió en una combinación de condominio-cooperativa (un con-dop). Bajo este esquema, un apartamento de un dormitorio que una vez se alquiló por $ 90 al mes se ofreció en 1988 por $ 150,000 para comprar, con un cambio mensual de $ 725. Teniendo en cuenta lo que ganaba la mayoría de los neoyorquinos en la década de 1930, el costo relativo de ese apartamento probablemente no haya cambiado tanto.

Los cuatro edificios convertidos y renovados ahora se llaman The Towers at London Terrace, y se comercializan como & # 8220The Great Briton in Manhattan. & # 8221 Con anuncios que muestran fotografías de época de Henry Mandel & # 8217s porteros originales vestidos como Londres & # 8220bobbies & # 8221 (matices de los asistentes originales de la puerta con sombrero de busby de Trump Tower & # 8217) y el énfasis en Inglaterra en los esfuerzos promocionales, parecería que las percepciones del encanto inglés se han mantenido constantes durante los años intermedios. El viejo capitán Thomas Clarke se habría sentido orgulloso.

Acceso a BuildingLink

Números de teléfono útiles

Oficina de administración: (212) 675-2000
Gerente residente: (212) 675-4003
Vestíbulo 405: (212) 675-2001
410 Vestíbulo: (212) 675-2002
465 Vestíbulo: (212) 675-2003
470 Vestíbulo: (212) 675-2004


Ladrillo y vidrio en edificios de apartamentos de Nueva York

Haga clic aquí para ver una presentación de diapositivas de los edificios de apartamentos de Nueva York.

Las torres de Perry Street, de Richard Meier, 2003

Este par de nuevos edificios de apartamentos diseñados por Richard Meier es lo más raro de las cosas en Manhattan: arquitectura residencial original y distintiva. Uno de los últimos modernistas, Meier aquí ha abandonado su preferencia habitual por los edificios de color blanco sólido y en su lugar ha diseñado unos transparentes. Meier ha tomado la "Casa de cristal" del patriarca modernista Philip Johnson y la ha convertido en edificios de apartamentos. Las torres de Perry Street sin duda tienen sus defectos. Sus elegantes residentes, como Nicole Kidman y Calvin Klein, están completamente expuestos en sus apartamentos de un piso completo hasta que agregan algunas cortinas. Pero el énfasis del edificio en las vistas encaja con su ubicación con vistas al río Hudson. Los apartamentos se venden como cáscaras de concreto sin terminar por varios millones de dólares. Klein pagó 14 millones de dólares por el ático de tres pisos.

En el moderno Meatpacking District, al norte del edificio Meier, el arquitecto Gregg Pasquarelli de SHOP architects ha colocado una caja de seis pisos de color gris metalizado en un ángulo inclinado en la parte superior de un edificio de ladrillo antiguo renovado. La yuxtaposición de estilos es discordante y original. El toque más atrevido es la colocación de luces eléctricas planas y rectangulares a intervalos irregulares en el exterior del edificio y en los pasillos. Estos hacen de Porter House uno de los edificios más distintivos visualmente de la ciudad.

A diferencia de los edificios Porter House y Perry Street, la mayoría de los nuevos edificios de apartamentos en Manhattan son cajas de ladrillos planos, prácticamente indistinguibles entre sí. Han subido por todo Manhattan. Como es el caso de los McMansions suburbanos, los desarrolladores de estos edificios evitan la arquitectura distintiva y prefieren poner su atención y dinero en acabados interiores de "botón caliente" como "encimeras de granito brasileño y electrodomésticos de acero inoxidable", como se describe en un anuncio de un edificio particularmente aburrido. sus cocinas.

Las técnicas de construcción actuales también influyen en la forma, como siempre lo han hecho. En el extremo más alto de la arquitectura, el software avanzado ha permitido a arquitectos como Frank Gehry construir edificios giratorios que parecen surgir directamente de su imaginación al suelo. Pero la mayoría de los desarrolladores de apartamentos de lujo "promedio" utilizan hormigón vertido o construcción de "losas". Los trabajadores crean pisos y pilares de soporte vertiendo concreto en moldes de madera llenos de varillas de hierro. Una vez que ese proceso ha terminado, también lo está el edificio, casi. Coloque una alfombra sobre la losa de hormigón horizontal y tendrá un piso terminado. Cepille un poco de pintura blanca en la parte inferior y tendrá un techo.

A diferencia de los métodos de construcción con estructura de acero más antiguos, los trabajadores no tienen que agregar pisos y techos como un paso separado. En el método anterior, no costaba mucho más dinero agregar una ventana mirador u otros detalles. Además, las vigas de acero gruesas dejaron un pie o más de espacio entre los pisos que podrían usarse para plafones, arcos interiores, techos abovedados y otros toques decorativos. Pero las técnicas de construcción no dictan invariablemente cómo se verán los edificios. Los apartamentos de Perry Street están hechos de hormigón vertido, pero Meier optó por dar forma a los edificios en torres de cuatro lados y en ángulo, y enfrentarlos con vidrio en lugar de soluciones más convencionales como ladrillo rojo sobre bloques de hormigón.

The Tate, de Rockwell Group, 2003

A pesar de su sencillez, los bloques de ladrillo y vidrio se han convertido en iconos de estilo. En el programa de éxito Queer Eye para el heterosexual, la cámara generalmente se enfoca en una estructura clásica de ladrillo y vidrio, el edificio de apartamentos Tate en 23 rd y 10 th Avenue (que se muestra aquí), justo antes de que los cinco expertos en moda del programa se reúnan en una sala de estar para ver cómo le va a su víctima del cambio de imagen. . La implicación parece ser que este edificio es algo digno de envidia. Lo sorprendente es que los aspirantes a amantes de la moda están pagando $ 4,000 al mes para alquilar pequeños apartamentos de una habitación cuyo exterior es tan poco llamativo y cuyos interiores anodinos parecen robados del motel económico más cercano.

El Westminster, de Robert A.M. Stern Architects, 2003

Los desarrolladores tímidos, los métodos de construcción estándar y los compradores indiscriminados empujan incluso a arquitectos famosos a diseñar lo que son esencialmente cajas de ladrillo y vidrio modificadas. Robert Stern, decano de la escuela de arquitectura de Yale y clasicista reinante del país, diseñó "el Westminster" que se muestra aquí en la 7 th Avenue y 21 st, Street. Desde la distancia, parece una pila de bloques para niños, lo que es un efecto agradable, y sus grandes ventanales hacen que los pequeños apartamentos se sientan más grandes. Pero la aplicación de adornos Art Deco en el exterior no cambia su exterior de ladrillo convencional y su forma rectangular estándar.

425 5th Avenue, por Michael Graves

Michael Graves, ahora casi tan famoso por diseñar teteras y tostadoras como edificios, ha producido la torre de apartamentos “425 5 th Avenue” de 54 pisos en la calle 38 en Midtown. Un palo amarillo en el cielo, recuerda las torres de oficinas Art Deco de ladrillo delgado de la década de 1920 cercanas, como el edificio original de General Electric en Lexington Avenue y 50 th Street. Pero dadas las posibilidades que tienen los arquitectos hoy en día, revestir el edificio con ladrillos estándar y usar casi nada más que ángulos rectos es bastante convencional. Los apartamentos, que cuestan desde $ 500,000 por un pequeño estudio hasta $ 10 millones por el ático, tienen techos relativamente bajos y dimensiones cuadradas.

El edificio Ansonia, de Paul M. DuBoy, 1904

El edificio de apartamentos de lujo se inventó en Nueva York a finales del siglo XIX, cuando solía encarnar una tradición de diseño atrevido. Aquí se muestra el Ansonia, un "hotel-apartamento" en Broadway y 73 rd, construido en 1904. Originalmente tenía 2.500 habitaciones, un salón de baile, un comedor con capacidad para 550 personas y una piscina cubierta, en el momento en que el mundo más grande. Vivir aquí era participar en una transformación radical de la ciudad. Elizabeth Hawes en su libro Nueva York, Nueva York: Cómo la casa de apartamentos transformó la vida de la ciudad (1869-1930), describe cómo en 1870, el 90 por ciento de los neoyorquinos de clase alta vivían en casas adosadas y otros estilos de casas unifamiliares. En 1930, el 90 por ciento vivía en apartamentos. Para atraer a posibles inquilinos, los desarrolladores tomaron prestada la palabra "apartamento" del francés para hacer que los nuevos edificios parezcan más modernos. La palabra y el estilo de vida se pegaron.

The Dakota, pictured here, was another of the early grand apartment houses, built amid the then empty fields of the Upper West Side in 1890. Each apartment had 15-foot ceilings, mahogany paneling, and chandeliers. One apartment had 17 carved-marble fireplaces. This Beaux Art style architecture, which emerged from the French academy and was popular in the late 19 th century, is hardly subtle, but it had a sense of theater and fun that’s missing from most new buildings. Apartment-house living spread from New York to the rest of the country. los Virginian-Pilot in Norfolk in 1911 reported that “The age of the apartment house life has come here to stay,” and that “any stigma that might be attached to a tenement dweller, any social descendency that be held against the flatite, has no reflection upon the apartment house family.”

But times changed. There was a nice Art Deco interlude between the wars, as exhibited in the London Terrace Gardens, constructed in 1929 on West 23 rd Street and 9 th Avenue. But after World War II the New York apartment building started shedding its complexities until it was reduced to its bare essentials: flat panels of brick and glass, lacking shape, color, texture, and ornament.

But things may be changing. Meier’s Perry Street and Pasqarelli’s Porter House buildings have sold out at prices per square foot considerably higher than average. This may prompt more developers to realize that adding creative, original architecture can mean more money in their pockets, and this may eventually improve the skyline and streets of this city and others.


Richard Watmough - History

The signs say "London Terrace" and the publicity releases proclaim "The Great Briton in Manhattan," yet the buildings hark back to early Tuscan architecture and the traditions of Lombardy. Could the incongruity be nothing more than a marketing ploy to exploit perceptions of English charm?

The reality, in fact, lies in the whim of an old military man more than two centuries ago. Seeking a retirement home, Captain Thomas Clarke bought a large piece of the old Somerindyke farm in 1750 and named it Chelsea, after his native London's Royal Hospital at Chelsea, where old soldiers spend their final years.

About midway between Ninth and Tenth Avenues, just south of what is now West 23rd Street, the captain built a "snug harbor" that he called the Chelsea House. By 1776, though, he was bedridden and near death. A fire destroyed his home that year, and soon he was gone too.

But the property stayed in the family. His widow rebuilt the house and defended it against British troops during the Revolutionary War, and remained there until her death in 1802. Her daughter, Charity, inherited the property.

She added it to the holdings of her husband, Benjamin Moore, the Episcopal bishop of New York and president of Columbia College. In 1813, the couple deeded the land and its buildings to their son, Clement Clarke Moore. Although the younger Moore's life stretched from the middle of the Revolutionary War to the middle of the Civil War and included an impressive series of accomplishments, he is best known for having written in 1822, the magical poem that begins, "T'was the night before Christmas, when all through the house. & quot

Clement Moore was also a far-seeing businessman who understood good urban planning and canny real estate development. With his friends James N. Wells, a local real-estate broker, Moore carefully divided his lands into lots conforming to the new street pattern and sold them for fine residences. To establish suitable neighbors, he donated an entire block to the General Theological Seminary (whose buildings and grounds are redolent of the colleges at Oxford and Cambridge) and gave land on West 20th Street to St. Peter's Episcopal Church for a rectory and a sanctuary.

He then began a major development project encompassing the block from West 23rd to 24th streets and Ninth to Tenth Avenues. On the shady West 24th Street frontage he built the Chelsea Cottages: wood framed two-story housed for working people. The entire West 23rd Street frontage was improved with 36 grand brownstone row houses, all set well back from the pavement behind hedges and trees. Each dwelling was designed in the popular Greek Revival style, creating a uniform vista of three-storied pilasters and recessed spandrels with Greek key carving. Completed in 1845, the development was called London Terrace, expanding on the English allusion first expounded by Captain Clark almost a century before.

Moore insisted on high-quality constructions, raising the value of his remaining property. Recognizing this, he razed the family seat across from London Terrace in 1853 and sold the land. On the site, elaborate row houses were built in the flamboyant Anglo-Italianate style. Facing the then-still-new London Terrace, these later houses quickly earned the sobriquet "Millionaires' Row."

Moore died in 1863, but because of the complexities of his real-estate holdings, his estate was not settled until 1907. That was a year of financial panic (what we might today call a serious recession), which marked the beginning of the original London Terrace's decline.

In the following years, what had been expensive one-family homes were subdivided into rooming houses and apartments. Extra floors were added to several of the buildings, and some were thrown together as institutions. Three midblock houses formed the Agnes Cloud Residence, while three more near Tenth Avenue were combined with a trio of West 24th Street cottages to form the School for Social Research "campus".

As the buildings declined, however, the land value rose. Developer Henry Mandel recognized this and gradually acquired control of the block. By 1929 he had it all, at least on paper. Gaining actual possession, though, proved more difficult. He had not reckoned on Tillie Hart.

Hart lived at 429 West 23rd Street on a sublease that, she asserted, was valid until May 1930. The underlying prime lease had already expired, however, giving Mandel the legal right of possession. But Hart steadfastly refused to move, despite the demolition going on around her.

By October 1929, Mandel had demolished all the existing structures except Hart's. Her increasingly histrionic tactics were duly reported in the newspapers, with her lawyers delaying the matter in court while she barricaded herself in, and pelted any would-be intruders with bricks and stones. The sheriffs managed to enter on October 25, however, and placed all Hart's belongings on the front pavement. Obstinate to the last, she spent that night in the house sleeping on newspapers spread out on the floor. The following day she finally abandoned the fight, and the wreckers demolished the house in short order

Mandel, the spiritual forebear of the flamboyant builders of today, had recently completed two hotels and his luxury Park Avenue cooperative building. For his newly vacant block, he had decided to erect what was to be the largest apartment house New York City had even seen.

Mandel hired the architectural firm of Farrar & Watmough, a partnership formed in 1925 by Victor Farrar and Richard Watmough. Pleased with the round-arched and highly ornamental Tuscan style he had used repeatedly before, Mandel instructed the architects to use it for the new project.

An early scheme called for 12 buildings of 16 stories each along West 23rd and 24th streets, with a singly cross-shaped tower rising more than twice the height of the rest at Ninth Avenue. The landscaped center was to be protected on the Tenth Avenue side by a modest two-story structure.

The later plan, which was eventually realized, comprised ten midblock buildings with taller and bulkier structures at all four corners. The inner court was foreshortened to allow for a large, enclosed swimming pool at Tenth Avenue end and an equally large restaurant at the other. The design was accepted by the city's Department of Buildings under the old tenement-house law of 1901. (With the more urbanistically sensitive multiple-dwelling law of 1929, the structures would not have been permitted to rise so high without setbacks.)

Mandel's project was completed in two phases, with the ten smaller buildings finished in 1930 and the four corner towers constructed the following year. Despite the distinctively Southern Italian design and detailing, the complex picked the old name, London Terrace. Professor Moore himself was remembered at the cornerstone-laying ceremony, with his 15-year-old great-great-grandson doing the honors with the trowel. It was even asserted at the time that the cornerstone itself had come from the Moore's family manse Chelsea House (unlikely, since that building had been demolished some 66 years earlier).

The buildings contained, within a single block, an astounding 1665 apartments. Most were either studios or one-bedrooms, with only a few large apartments in the corner buildings and at the terraced levels. With more than 4000 residential rooms, the density was vastly more than the worst slums of Calcutta.

Yet London Terrace's special amenities were attractive: a 75-by-35-foot indoor swimming pool with balconied viewing galleries and adjoining locker rooms a supervised rooftop play area for children an equipped gymnasium a penthouse recreational club a sun deck for infants a courtyard garden and a marine deck fitted out and furnished as if it were part of a great ocean liner. Set 21 stories above the street, this last element allowed residents to look down on the real life ships that docked a few blocks away.

Besides ready access to the on-site shops and services via the internal tunnels that connected the entire complex, residents could use and array of free services including: page boys for delivering message within the complex or running nearby errands a telephone-message-receiving service that would bring the message slips to the apartments and a mail-and-package room that would deliver to the apartments on call.

Topping the list of tenants who enjoyed these services were secretaries (202 of them), as well as engineers, attorneys, accountants and "presidents of companies." They paid on average $30 monthly rent per room.

That seemingly low rate was possible only through imaginative marketing and "selectivity" in management. According to a contemporary report by the renting agent, William A. White & Sons, "Restrictions are especially important in London Terrace . [and] a careful check of business, social and financial references is made before leases are signed." Notwithstanding that care, the Great Depression, which struck just as London Terrace was being completed, forced developer Mandel into personal bankruptcy in 1932 and precipitated foreclosure in 1934. A magazine article early in that year described this nightmarish financial morass, noting that "nobody is clear as to who owns what and what what is worth."

The claims, counterclaims and changes in the title went on until 1945, when the ownership of the original ten buildings and the four corner towers was split. London Terrace Gardens (the inner buildings) continued as a rental. London Terrace Towers was eventually converted to a combination condominium-co-op (a con-dop). Under this scheme, a one-bedroom apartment that once rented for $90 a month was offered in 1988 for $150,000 to buy, with a monthly carrying change of $725. Taking into account what most New Yorkers earned in 1930s, the relative cost of that apartment probably has not changed all that much.

The four converted and renovated buildings are now called The Towers at London Terrace, and are marketed as "The Great Briton in Manhattan." With advertisements featuring period photographs of Henry Mandel's original doormen dressed as London "bobbies" (shades of Trump Tower's original busby-hatted door attendants) and the emphasis on England in the promotional efforts, it would appear that the perceptions of English charm have remained constant of the intervening years. Old Captain Thomas Clarke would have been proud.

"Luxury Apartment Houses of Manhattan: An Illustrated History"
by Andrew Alpern
Publisher: Dover Publications, Incorporated
Pub. Date: January 1993
ISBN: 0486273709

London Terrace Tatler - May 1933

Three Years Of It By "Ye Olde Tenant"
May 1, 1930. A big day at London Terrace -- new London Terrace.

London Terrace in the Making
There have been may "big days" since, but this was an all-important one, for on that day, the doors of the first completed unit -- 455 were opened and Mr. and Mrs. Robert W. Braney, a most engaging young couple, moved in as the first tenants, pioneer residents in the largest project of its kind.

London Terrace then didn't look like the London Terrace of today. To tell the truth, those early residents had the real pioneer spirit. They had to have it. The 455 and 460 buildings were the only two ready for occupancy. Carpenters, plasterers, painters and what have you were everywhere in the other garden units. The garden was piled with lumber and other materials. There was no grass. Every gentle spring zephyr swirled clouds of dust through the open windows. For eight hours every day, there was the noise of construction -- din would be a better word. But the pioneers took it all smiling and their numbers increased steadily as each month witnessed the opening of two more units.

In those days, the sites of the present corner buildings were merely holes in the ground. Even the foundations had not been set and no steel work had been stated. But, by October 1, which was the next big moving day, there were more than 700 families in the Terrace. With October 1 also, came that distinctive show, now regrettably gone -- this being deflated 1933 -- the dress parade of the uniformed service. By this time, of course, the garden had become a garden, and every afternoon at 4:45, the peal of a bugle would sound from the vicinity of the fountain and all the bobbies and patrolmen would line up for the changing of the guard. It was a highly impressive affair. So impressive in fact that one six-year-old visitor at the Terrace, on hearing the bugle and rushing to the window to see the military spectacle, cried, "Mamma, come quick. The London Terrors are going to parade."

Christmas Eve Festivities

Christmas Eve was the next big day for London Terrace. On that bitterly cold evening in 1930 was dedicated the bronze tablet in the garden containing a facsimile of the original manuscript of "The Night Before Christmas", as a permanent Christmas shrine. No one who was there will ever forget the beauty of that festival. At the west end of the garden, a canopied platform had been erected and just as the candle-lighting ceremony was begun, the thousands of visitors -- and there were thousands -- who gathered before the platform heard the strains of the Christmas carols from the throats of a large boys' chorus and from that moment until the ceremonies ended and Santa Claus came down the chimney to deliver his gifts to the children, the garden radiated with real Christmas spirit.

There have been many "big days" and many amusing episodes in the life of the Terrace since, some not so amusing. Queer things always happen in apartment buildings. I recall the day when one tenant, in a somewhat befuddled condition, sat gaily on the window sill of her 10th floor apartment, feet dangling over the garden side and announced to the world at large that she was about to jump out, only to be prevented at the last moment by a highly excited sergant of the guard.

Then there was the tragically humorous episode of the fair tenant, who, on a Saturday afternoon, stood in the middle of her living room on the first floor of 420 and hurled all the bottles, glass-ware and china in the apartment through the window, without bothering first to open the window, until there were a few square yards of debris in the garden. She was finally corralled and taken away, never to return.

And who, of those who were here then, doesn't remember the famous machine gun scare, when twice within the space of a wee, the garden, shortly after midnight resounded with the unmistakable rat-tat-tat of a sub-Tommy? Every window was filled with excited inquires and the patrolmen were scurrying in all direction in the darkness, until it developed that someone in a playful mood had dropped packages of lighted firecrackers into the garden. But it was funny only after the cause had been revealed. Like the heroines of the two previously mentioned incidents, the playful one also vanished from our midst.

There have been many pleasant "firsts" at the Terrace -- the first Christmas party, the first big meet in the swimming pool, the first night at the dining room, the first penthouse party, held on a blazing hot night in June 1931 which eventually resulted in the present delightful Penthouse Club, and many others.


Brett Richard Llewellyn Watmough

Brett Richard Llewellyn Watmough founded Eurostar Global Electronics Ltd. Presently, Mr. Watmough is Executive Director, Director-Sales & Purchasing at this company. He is also on the board of Eurostar Group Holdings Ltd.

Eurostar Global Electronics Ltd.

Reveal deeper insights into your organization's relationships
with RelSci Contact Aggregator.

Empower Your Business Applications with Industry-Leading
Relationship Data from the RelSci API.

Get Contact Information on the
World's Most Influential Decision Makers.

Discover the Power of Your Network with
RelSci Premium Products.

Eurostar Global Electronics Ltd. is a private company headquartered in Newcastle-under-Lyme, UK. The firm distributes and supplies mobile phones and accessories products. It was founded in 2007 by Peter James Carnall and Brett Richard Llewellyn Watmough. Peter James Carnall has been the CEO since the inception date.The company says this a bout itself: We are the UK’s leading Independent, UK and International Mobile Phone Distributor. Professionally, we supply tailored services to our vendors and tailored products to our customers.

Brett Richard Llewellyn Watmough is affiliated with Eurostar Global Electronics Ltd.

Stay informed and up-to-date on your network with RelSci news and business alerting service. Nurture your network and further your business goals with smart intelligence on the people and companies that matter most to you.

Browse in-depth profiles on 12 million influential people and organizations. Find RelSci relationships, employment history, board memberships, donations, awards, and more.

Explore notable alumni from top universities and organizations. Expand your fundraising pool and make warm introductions to potential new business connections.

Harness the power of your relationships with RelSci Pro, the powerful platform for identifying relationship-driven business opportunities and connections that can propel your career forward.

Stay informed and up-to-date on your network with RelSci news and business alerting service. Nurture your network and further your business goals with smart intelligence on the people and companies that matter most to you.

Browse in-depth profiles on 12 million influential people and organizations. Find RelSci relationships, employment history, board memberships, donations, awards, and more.

Explore notable alumni from top universities and organizations. Expand your fundraising pool and make warm introductions to potential new business connections.

Harness the power of your relationships with RelSci Pro, the powerful platform for identifying relationship-driven business opportunities and connections that can propel your career forward.


Brett Richard Llewellyn Watmough

Brett Richard Llewellyn Watmough founded Eurostar Global Electronics Ltd. Presently, Mr. Watmough is Executive Director, Director-Sales & Purchasing at this company. He is also on the board of Eurostar Group Holdings Ltd.

Eurostar Global Electronics Ltd.

Reveal deeper insights into your organization's relationships
with RelSci Contact Aggregator.

Empower Your Business Applications with Industry-Leading
Relationship Data from the RelSci API.

Get Contact Information on the
World's Most Influential Decision Makers.

Discover the Power of Your Network with
RelSci Premium Products.

Eurostar Global Electronics Ltd. is a private company headquartered in Newcastle-under-Lyme, UK. The firm distributes and supplies mobile phones and accessories products. It was founded in 2007 by Peter James Carnall and Brett Richard Llewellyn Watmough. Peter James Carnall has been the CEO since the inception date.The company says this a bout itself: We are the UK’s leading Independent, UK and International Mobile Phone Distributor. Professionally, we supply tailored services to our vendors and tailored products to our customers.

Brett Richard Llewellyn Watmough is affiliated with Eurostar Global Electronics Ltd.

Stay informed and up-to-date on your network with RelSci news and business alerting service. Nurture your network and further your business goals with smart intelligence on the people and companies that matter most to you.

Browse in-depth profiles on 12 million influential people and organizations. Find RelSci relationships, employment history, board memberships, donations, awards, and more.

Explore notable alumni from top universities and organizations. Expand your fundraising pool and make warm introductions to potential new business connections.

Harness the power of your relationships with RelSci Pro, the powerful platform for identifying relationship-driven business opportunities and connections that can propel your career forward.

Stay informed and up-to-date on your network with RelSci news and business alerting service. Nurture your network and further your business goals with smart intelligence on the people and companies that matter most to you.

Browse in-depth profiles on 12 million influential people and organizations. Find RelSci relationships, employment history, board memberships, donations, awards, and more.

Explore notable alumni from top universities and organizations. Expand your fundraising pool and make warm introductions to potential new business connections.

Harness the power of your relationships with RelSci Pro, the powerful platform for identifying relationship-driven business opportunities and connections that can propel your career forward.


Last name: Whatmough

This curious and rare name, found mainly in Yorkshire, is of early medieval English origin, and derives from a distinguishing name for someone who was related in some way to a bearer of the male given name "Wat(t)". The latter was very popular in medieval Britain, and is a short form of Walter, the male personal name introduced into England by the Normans after the Conquest of 1066 in the forms "Walt(i)er" and "Waut(i)er", adopted from the Old Germanic name composed of the elements "wald", rule, with "heri, hari", army. --> The second element of the surname Watmough is derived from the Middle English term "maugh, mough", used of various relatives, normally those connected by marriage rather than by blood, so that the surname is often taken to mean "Wat's brother-in-law", but may also refer to another relative of either sex. Other examples of this type of name in Yorkshire and Lancashire are Hickmott or Hitchmough, and William Robertmogh, recorded in Lancashire in 1332. One Myles Watmough was recorded as vicar of Medomsley, Durham, in 1582. The modern surname forms are W(h)atmough, W(h)atmaugh, W(h)atmuff and Whar(t)mouth. A Coat of Arms granted to a family of the name depicts three green branches of wheat on a silver shield the Crest is a black ferret passant collared gold, lined red. The first recorded spelling of the family name is shown to be that of Robert Watmaghe, which was dated 1379, in the "Poll Tax Returns of Yorkshire", during the reign of King Richard 11, known as "Richard of Bordeaux", 1377 - 1399. Surnames became necessary when governments introduced personal taxation. In England this was known as Poll Tax. Throughout the centuries, surnames in every country have continued to "develop" often leading to astonishing variants of the original spelling.

© Copyright: Name Origin Research 1980 - 2017


Ver el vídeo: Gilbert Arenas u0026 Richard Jefferson Talk Arizona Parties, Hustling The NCAA u0026 Lakers New Squad