Los estadounidenses entran en los suburbios de Roma

Los estadounidenses entran en los suburbios de Roma

Los estadounidenses entran en los suburbios de Roma

Aquí vemos a las tropas estadounidenses acercándose a Roma desde el sureste, entrando en el suburbio de Frascati, después de la victoria aliada en la Cuarta batalla de Cassino.


Suburbios de Roma

En este blog hablaremos sobre los suburbios de Roma y sus secretos desconocidos. Conoceremos juntos la historia, los protagonistas y las leyendas de los arrabales romanos desde los primeros años del siglo XX hasta la actualidad.

De Trullo a Primavalle, de Acilia a Quarticciolo, veremos todas las características de estos suburbios, también gracias a la producción literaria y cinematográfica de Pier Paolo Pasolini.


Dentro del MAAM: Museo Ilegal de Roma

Olvídese de los cuadros antiguos con marcos dorados, acordonados con cuerdas de terciopelo y amablemente acompañados de un número para la audioguía; no encontrará ninguno de estos en MAAM. El Museo dell'Altro e dell'Altrove, o el Museo del Otro y el Otro, contiene instalaciones de más de 300 artistas contemporáneos y artistas callejeros, incluidos Giovanni Albanese, Iginio de Luca, Sten & Lex, Alice Pasquini y Borondo. No solo un espacio para el arte moderno, MAAM es también un asentamiento ilegal y el hogar de alrededor de 200 personas, muchas de ellas inmigrantes que llegaron a Roma en busca de una vida mejor.

Ubicado en una antigua salumificio, donde los animales fueron sacrificados y convertidos en salami y otros embutidos, MAAM no es el primer sitio industrial en Roma que ha sido transformado por el arte. El museo de arte MACRO Testaccio fue una vez un matadero en expansión, mientras que el Pastificio Cerere de San Lorenzo pasó de producir pasta a albergar estudios de artistas.

Lo que hace diferente a MAAM es que el arte no se ha utilizado para darle al sitio un propósito completamente nuevo, sino para realzarlo y llamar la atención sobre la difícil situación de los residentes que lo ocupan (de manera similar, un ex cuartel militar en Ostiense, ahora adornado con vibrante arte callejero, es hoy un centro social, que engloba un centro cultural okupa y autogestionado).

MAAM solo está abierto al público los sábados, lo que significa que el sitio es, ante todo, un hogar para la comunidad que vive allí. Conocido como Metropoliz, alberga a unas 200 personas, incluidas 60 familias con niños, procedentes de todo el mundo. Los habitantes, que llegaron aquí en 2009 desde lugares como Perú, Rumanía, Ucrania y Marruecos, a menudo se refieren a sí mismos como "Metropoliziani", destacando el sentido de comunidad que les brinda este espacio.

Giorgio de Finis, creador de MAAM, dice: "MAAM ya no es mi visión. Fue solo mío por un momento cuando sugerí llevar la realidad del museo de arte contemporáneo al barrio pobre, un lugar que nadie quiere ver, y crear este tipo de cortocircuito ... ahora es de todos ".

Técnicamente, la okupación de Metropoliz es ilegal, pero las obras de arte y el museo que alberga todos los sábados ayudan a legitimar el espacio y brindan a los residentes cierta protección contra la amenaza de desalojo.

MAAM se encuentra en los suburbios del este de Roma en Via Prenestina, 913. Las rutas de transporte público son limitadas, pero las opciones más fáciles son tomar el tren de Tiburtina a Tor Sapienza seguido de una caminata de 20 minutos, o tomar el metro B hasta Ponte Mammolo y luego el 508 autobús.


¿Qué diferencia a los italoamericanos de otros inmigrantes?

Familia y trabajo para empezar, según un nuevo documental televisivo.

Little Italy, Nueva York, 1950.

—Everett Collection / Mondadori Portfolio

"Y entonces ya conoces la dificultad de convertirte en estadounidense. No es un proceso repentino. Lo superas. Pero nunca lo superas del todo. Lo llevas contigo. Eso es lo genial, y no tan bueno —Aspecto de ser o intentar ser un estadounidense asimilado ". Así lo dice el escritor Gay Talese sobre su experiencia al crecer como italoamericano en el sur de Jersey de la década de 1940. Es una admisión introspectiva y llena de angustia, algo inusual para los italoamericanos, que tienden a vacilar entre el romanticismo voluble y el pragmatismo testarudo. Sin embargo, sus palabras son un importante Recordatorio de que el proceso de asimilación es a menudo, para tomar prestada una frase de Norman Podhoretz, un "trato brutal".

Una foto de 1942 de italoamericanos en MacDougal Street en el Bajo Manhattan.

—Marjory Collins / Biblioteca del Congreso

—Gottlieb, William P., fotógrafo. Retrato de Frank Sinatra, Liederkrantz Hall, Nueva York, N.Y., ca. 1947, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso.

La entrevista de Talese proviene de un nuevo documental titulado Los italoamericanos, programado para salir al aire en PBS a partir de febrero. Es un documental elegante, atractivo y reflexivo de casi 150 años de historia, que narra la migración de una población en gran parte del sur de Italia a Estados Unidos, comenzando a fines del siglo XIX y siguiendo su sinuoso camino hacia la corriente principal estadounidense. El documental aborda los grandes éxitos de la vida italoamericana, desde Fiorello La Guardia hasta Mario Cuomo, desde Rudolph Valentino hasta Frank Sinatra, desde Sacco y Vanzetti hasta Joe Valachi, y desde el fundador de Bank of America A. P. Giannini hasta el Chef Boyardee.

Vivimos en una era cada vez más nerviosa por la asimilación, encontrando una idea demasiado coercitiva para imponerla a los nuevos inmigrantes. Un Estados Unidos multicultural busca mejores analogías que el antiguo "crisol de culturas" y, en cambio, habla de "ensaladeras" y "mosaicos preciosos". Pero Los italoamericanos no rehuye la idea de la asimilación, presentando títulos de episodios como "Convertirse en estadounidenses", "Estadounidenses leales" y "El sueño americano".

Sin embargo, esta no es una historia simple ni una historia romantizada del valiente éxito de los inmigrantes. Analiza las complejidades de la asimilación de inmigrantes y la identidad étnica estadounidense de formas relativamente sofisticadas. Además de la discusión de los italoamericanos famosos y los pensamientos de los charlatanes académicos, el documental trata de incluir las perspectivas de los italoamericanos promedio. Porque esta es su historia, tanto como la historia de los ricos y exitosos.

La asimilación nunca ha significado un "crisol" en el que todos "se derriten" en un guiso "americano" homogéneo. Como escribe el politólogo Peter Skerry, la asimilación “ha significado típicamente que los inmigrantes se han adaptado y cambiado en dominios dispares, rechazando su pasado inmigrante de alguna manera (olvidando la lengua materna de sus padres y hablando inglés, o aprendiendo a tolerar a individuos con valores marcadamente diferentes) y aferrarse a otros aspectos de su herencia (cocina étnica, fiestas religiosas específicas, tradiciones familiares de la patria) ”. Es un proceso que se extiende por generaciones e implica una buena dosis de ambivalencia. La pérdida de tradiciones y un sentido psíquico de desplazamiento se mezclan con los beneficios de convertirse en un estadounidense de clase media. Siempre hay dos lados en cada trato.

Los inmigrantes italianos comenzaron a llegar en grandes cantidades a fines del siglo XIX como mano de obra relativamente no calificada que ayudó a impulsar una economía industrial en auge. Estos trabajadores italianos parecían improbables nuevos estadounidenses. La mayoría de los que llegaron temprano eran hombres jóvenes que salían de un sur italiano semifeudal que tenía pocas oportunidades.

Casi la mitad de los inmigrantes italianos eventualmente regresarían a Italia, pero la comunidad italoamericana de hoy es descendiente de aquellos que decidieron permanecer en Estados Unidos. Trajeron a sus familias y crearon enclaves étnicos en ciudades del norte y pequeñas ciudades industriales de Pensilvania y Ohio.

Cada grupo de inmigrantes posee sus propias estrategias de supervivencia y éxito. Para los italianos, el suyo se basaba en dos pilares: el trabajo y la familia. Los inmigrantes italianos ayudaron a proporcionar mano de obra para las fábricas y minas estadounidenses y ayudaron a construir carreteras, presas, túneles y otra infraestructura. Su trabajo les proporcionó un pequeño punto de apoyo económico en la sociedad estadounidense y les permitió mantener a sus familias, que estaban en el centro de la vida italoamericana.

Otra paradoja es que, aunque los italoamericanos tienden a respetar la autoridad, especialmente la autoridad de padres y ancianos, también albergan sospechas de figuras de autoridad más amplias, como los políticos y la jerarquía católica. Esto se debe a la desconfianza de tal autoridad en Italia. En Estados Unidos, la familia se mantuvo como un baluarte contra las instituciones más grandes, a veces hostiles. Respeto a la autoridad dentro de la familia. Sospecha de autoridad fuera de la comunidad.

La desventaja era que los italianos a menudo optaban por esperar para convertirse en ciudadanos naturalizados, lo que retrasaba su plena inclusión en la vida política y cívica de Estados Unidos. Uno encuentra que muchos italianos se naturalizaron entre los años 1939 y 1941 cuando estalló la guerra en Europa. La Segunda Guerra Mundial pondría a los Estados Unidos en conflicto con Italia, ya que los inmigrantes italianos no naturalizados se verían brevemente etiquetados como "alienígenas enemigos".

Sin embargo, la guerra resultaría ser el tercer fundamento clave de la asimilación italoamericana. El pelotón estereotipado de Hollywood en tiempos de guerra generalmente incluía al italoamericano de Brooklyn. Más de medio millón de italoamericanos sirvieron en el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Soldados como el ganador de la Medalla de Honor del Congreso John Basilone, uno de los trece italoamericanos en ganar el premio, se convirtieron en héroes nacionales. Los italoamericanos ahora lograron un lugar en el mundo de la posguerra, banda sonora proporcionada por Frank Sinatra.

Incluso en las décadas de 1950 y 1960, sin embargo, los italianos encontraron prejuicios y estereotipos negativos. Mucho de eso estaba relacionado con la mafia. A menudo victimizados por el crimen organizado, los italoamericanos también vieron su reputación colectiva empañada por el crimen organizado, incluso mientras ascendían en la escala socioeconómica.

Entonces hay El Padrino paradoja. Escrita por Mario Puzo, dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Al Pacino y Robert De Niro, las dos primeras películas de El padrino se erigen como dos de las mejores películas estadounidenses de todos los tiempos. Las películas introdujeron frases famosas en el léxico estadounidense: "Voy a hacerle una oferta que no puede rechazar", "Luca Brasi duerme con los peces", así como el mensaje ominoso detrás de la cabeza de un caballo en una cama.

La paradoja es que uno de los grandes triunfos de la cultura italoamericana moderna también ha reforzado muchos de los estereotipos negativos que han perseguido durante mucho tiempo a los italoamericanos. El libro y la película también proporcionaron una justificación más desafortunada para el crimen organizado: el negocio de Don Corleone y su familia parecía diferir muy poco del negocio de los capitalistas estadounidenses. Esta oscura lección puede haber encajado con el sentido de corrupción y desilusión de la década, pero también pareció legitimar al crimen organizado.

También ha dado lugar a todo un género de imitadores relacionados con la mafia, incluido el de Martin Scorsese Buenos amigos y Los Sopranos, uno de los mejores programas de televisión de todos los tiempos. Parece que el entretenimiento con temática de la mafia no tiene fin, pero no se puede negar la grandeza de algunos de los trabajos o su popularidad entre los italoamericanos, así como entre el público en general. Programas y películas relacionados con la mafia, además de programas de entretenimiento de realidad como Jersey Shore y Las verdaderas amas de casa de Nueva Jersey, presentan una versión sesgada de la vida italoamericana.

Los italoamericanos condena los estereotipos culturales que aún impregnan las representaciones de los italoamericanos en los medios antes de regresar a Roseto, Pensilvania, una pequeña ciudad de clase trabajadora con una gran población italoestadounidense. A principios de la década de 1960, una encuesta médica descubrió que sus residentes tenían una incidencia de enfermedades cardíacas inferior al promedio. Los investigadores argumentaron que la explicación radica en la cohesión social de una comunidad centrada en familias italianas numerosas, la iglesia católica local y asociaciones étnicas.

Sin embargo, cuando los investigadores regresaron a Roseto años más tarde, encontraron que las tasas de enfermedades cardíacas ya no eran excepcionalmente bajas, sino que estaban en consonancia con las de otras ciudades cercanas. ¿Qué sucedió? A medida que la generación mayor envejecía, sus instituciones locales se debilitaban. La generación joven creció y se mudó de sus enclaves étnicos muy unidos, experimentando los beneficios de la movilidad ascendente.

La historia de Roseto en sí misma contiene un poco de romanticismo. Cualquiera que esté familiarizado con las familias italianas numerosas sabe que pueden ser una fuente de comodidad y estabilidad, pero también una fuente de tensión y estrés. Sin embargo, la historia de Roseto juega con una nostalgia profundamente arraigada por el "barrio viejo". El conflicto entre el romanticismo y el pragmatismo vuelve a levantar la cabeza. Los italianos añoran el pasado más simple y los barrios antiguos, pero también se apresuraron a dejar esos barrios por pastos más verdes y casas más grandes.

El documental es ambivalente sobre estos cambios. Pasa de Roseto a Bensonhurst, Brooklyn, el lugar del asesinato de un joven negro por una turba de mayoría de italoamericanos a fines de la década de 1980. La idea es que el aislamiento y la insularidad del “barrio viejo” también es problemático. La asimilación significa no solo renunciar al idioma de los antepasados, sino también aprender a vivir en una sociedad pluralista.

Finalmente, nos queda un italoamericano de tercera generación que se va a Sicilia en busca de sus raíces familiares. En las últimas décadas, la geneaología se ha disparado entre los estadounidenses. En el pasado, la genealogía era principalmente el coto de los estadounidenses antiguos que buscaban rastrear sus árboles genealógicos hasta los puritanos y los peregrinos. Hoy en día, con la popularidad de sitios web como Ancestry.com y el fácil acceso a los manifiestos de barcos de inmigrantes en el sitio web de Ellis Island, la genealogía se ha disparado entre los estadounidenses de una cosecha más reciente.

Algunos italoamericanos están investigando a sus antepasados ​​y se dirigen a Italia para recuperar una especie de autenticidad de la experiencia que sienten que se ha perdido en el proceso de asimilación. Una de las razones por las que muchos de nuestros antepasados ​​no dedicaron tiempo a pensar en el pasado fue que comprendieron que había poco futuro para ellos en Italia. El proceso de inmigración empujó a un pueblo insular profundamente arraigado en la familia y el lugar al mundo moderno. Una vez en Estados Unidos, ese conflicto entre tradiciones profundamente arraigadas y las posibilidades de una nueva vida creció. Sus descendientes han estado lidiando con esa tensión durante generaciones.

A medida que los italoamericanos redescubren Italia y sus antepasados ​​inmigrantes, nuevos inmigrantes de todo el mundo están llegando continuamente a Estados Unidos. Están haciendo sus propias vidas y navegando por el complicado proceso de adaptarse a un nuevo mundo sin entregar completamente el pasado.

Contrariamente a la sabiduría convencional, la historia no se repite. Estos nuevos inmigrantes enfrentan sus propios desafíos únicos, diferentes a los de los inmigrantes italianos. Seria un error decir Los italoamericanos representa una hoja de ruta para la asimilación. En cambio, es un recordatorio útil de la dualidad de la vida de los inmigrantes, de los esfuerzos y contorsiones de aquellos que viven en el presente mientras simultáneamente enfrentan tanto el pasado como el futuro.

Vincent J. Cannato enseña historia en la Universidad de Massachusetts, Boston, y es autor de La historia de la isla Ellis, que fue escrito con el apoyo de una beca de investigación de NEH.


Desmotadora de algodón

A fines del siglo XVIII, con la tierra utilizada para cultivar tabaco casi agotada, el Sur enfrentó una crisis económica y el continuo crecimiento de la esclavitud en Estados Unidos parecía estar en duda.

Casi al mismo tiempo, la mecanización de la industria textil en Inglaterra provocó una gran demanda de algodón estadounidense, un cultivo sureño cuya producción estaba limitada por la dificultad de extraer manualmente las semillas de las fibras de algodón en bruto.

Pero en 1793, un joven maestro de escuela yanqui llamado Eli Whitney inventó la desmotadora de algodón, un simple dispositivo mecanizado que eliminaba las semillas de manera eficiente. Su dispositivo fue copiado ampliamente, y en unos pocos años el Sur pasaría de la producción a gran escala de tabaco a la de algodón, un cambio que reforzó la dependencia de la región de la mano de obra esclavizada.

La esclavitud en sí nunca estuvo muy extendida en el norte, aunque muchos de los hombres de negocios de la región se enriquecieron con el comercio de esclavos y las inversiones en las plantaciones del sur. Entre 1774 y 1804, todos los estados del norte abolieron la esclavitud, pero la institución de la esclavitud siguió siendo absolutamente vital para el sur.

Aunque el Congreso de los Estados Unidos prohibió el comercio de esclavos africanos en 1808, el comercio interno floreció y la población esclavizada en los Estados Unidos casi se triplicó durante los siguientes 50 años. En 1860 había llegado a casi 4 millones, y más de la mitad vivía en los estados productores de algodón del Sur.

Un esclavo fugitivo llamado Peter mostrando su espalda con cicatrices en un examen médico en Baton Rouge, Louisiana, 1863.


Las mujeres de la antigua Roma no tenían los mismos derechos. Todavía cambiaron la historia

La antigua Roma era una sociedad machista, a menudo misógina, en la que las mujeres no disfrutaban de los mismos derechos ciudadanos. Dicho esto, si miramos detenidamente la historia, descubrimos algunas mujeres que dejaron su huella, ya sea trabajando dentro de sus roles de género prescritos como esposas, amantes, madres, hermanas o hijas, o ejerciendo tanto política, religión o, incluso, en un sentido. En pocos casos, el poder militar rompió esos roles por completo y se lanzó por su cuenta. Estas mujeres navegaron por este desafiante terreno y dejaron una marca importante en el curso de los eventos. No siempre aprendemos sobre ellos en la clase de historia, pero sus historias son inspiradoras y merecen ser contadas (y re-contadas). Sin reconocerlos, la historia de Roma se vuelve puramente masculina, lo que no capta los porqués y los motivos detrás de muchos de los líderes y soldados que llegaron al poder en primer lugar.

Algunos de sus nombres pueden resultar familiares, como Livia, Boudicca y Saint Helena. Livia era esposa y compañera de un emperador, Augusto, y madre de otro, Tiberio Boudicca lideró una revuelta británica contra el dominio romano y Helena fue madre y consejera del primer emperador cristiano, Constantino. Pero hay otras heroínas anónimas que son igualmente fascinantes.

Atia era la madre de Augustus & rsquos. Cuando su esposo murió en el 59 a. C., ella cuidó a su hijo de 4 años y lo ayudó a prosperar. Entonces no era emperador y sólo un niño huérfano. Sin embargo, él tenía una promesa, y Atia se aseguró de captar la atención de su tío Julio César, resuelto y con exceso de trabajo. Cuando César fue asesinado en el 44 a. C. dejó al niño, ahora de 18 años, como su hijo adoptivo póstumamente. Atia asesoró a su hijo entre bastidores y fue la primera persona que lo aclamó como heredero de Cesar & rsquos. Aunque no vivió lo suficiente para verlo convertirse en el primer emperador de Roma, Atia tuvo la satisfacción de saber que había hecho avanzar a su hijo de la mala suerte a la eminencia política.

Aproximadamente 75 años después, Roma era una monarquía y Augusto y rsquos hijastro Tiberio se sentaron en el trono. Viejo y fuera de contacto, Tiberio casi fue derrocado por una conspiración en el año 31 d. C. Fue salvado por una mujer, la sobrina de Augusto y rsquos, Antonia, quien le reveló el complot. Y Antonia dependía a su vez de otra mujer, una extranjera y esclava llamada Caenis. Inmensamente talentosa y dotada de una memoria fotográfica, Caenis se desempeñó como secretaria personal de Antonia & rsquos. Fue Caenis quien escribió la carta que Antonia envió a Tiberio. Armado con la información que contenía, el anciano emperador se despertó e hizo ejecutar a sus enemigos. Antonia finalmente liberó a Caenis.

En algún momento durante los años 30 d.C., Caenis comenzó una aventura con un oficial romano en ascenso, Vespasiano, quien décadas más tarde, después de varios golpes de estado y una guerra civil, se convirtió en emperador en el 68 d.C. hombre de su condición para casarse con un ex esclavo, pero vivía con Caenis como esposa de hecho. Las anécdotas afirman que utilizó su puesto para vender accesos y oficinas. En cualquier caso, adquirió una villa con lujosos baños en las afueras de Roma. Después de su muerte alrededor de los 70 años, sus baños se abrieron al público. Caenis dejó una magnífica lápida decorada con cupidos, símbolo del amor, y laureles, símbolo del emperador.

Unos 50 años después, otra mujer de la casa imperial tenía el destino del imperio en sus manos. Ella era Plotina, esposa del emperador Trajano. Una mujer noble rica y educada de lo que hoy es el sur de Francia, Plotina no tuvo reparos en ejercer su influencia. Ella lo usó para avanzar en la carrera de su esposo y primo lejano de Adriano, un joven a quien adoraba que su esposo tenía una opinión menor de él. Plotina estaba con Trajano en una expedición militar al este cuando murió después de un derrame cerebral en el 118 d. C. En su lecho de muerte, Trajano le concedió el deseo de Plotina y rsquos y la nombró protéacutegé y eacute como su sucesora. ¿O lo hizo él? Se rumoreaba que no nombró heredero, pero que Plotina gestionó todo antes de que el mundo supiera que su marido se había ido. Adriano se convirtió en el próximo emperador y pasó a un gran reinado. Mientras tanto, Plotina vivía cómodamente en su jubilación con los ingresos de una fábrica de ladrillos que prosperó en una era de auge de la construcción romana y una fábrica de ladrillos administrada por una supervisora. Cuando Plotina murió, Adriano la nombró diosa.

Aproximadamente 75 años después, otra mujer fuerte sirvió como compañera del emperador y rsquos. Julia Domna era la esposa de Septimio Severo, quien tomó el trono en 193 dC. Ella era siria y él era norteafricana. Después de la muerte de Severus & rsquos en el 211 d. C., sus hijos compartieron el trono. Su hijo mayor, Caracalla, la puso a cargo de su correspondencia y respuesta a las peticiones, convirtiendo a Domna en una especie de secretaria de prensa, un puesto clave. Tal poder formal era inaudito para una mujer imperial, pero Caracalla a menudo establecía sus propias reglas. Sin embargo, pronto rompió el corazón de su madre al hacer ejecutar a su hermano menor, Geta. El joven murió en brazos de Domna & rsquos. Unos años más tarde, Caracalla fue asesinada angustiada y posiblemente ella misma enferma, Domna se suicidó. Su combinación de poder y dolor la hace única en los anales de la familia imperial de Roma y rsquos.

No todas las mujeres que obtuvieron fama en el imperio romano estaban emparentadas con los emperadores. Zenobia fue una reina siria que labró un reino en la parte oriental del imperio romano. Desde su ciudad capital, Palmira, envió ejércitos que conquistaron territorios que se extendían desde lo que hoy es el centro de Turquía hasta el sur de Egipto. Gobernante tolerante, abrazó a los diferentes grupos étnicos de su reino y apeló a cada uno de ellos según sus propias costumbres. Mientras tanto, convirtió su corte en un centro de aprendizaje y filosofía.

Pero el imperio contraatacó. En 272 d. C. se produjo un ataque dirigido por el emperador romano Aureliano, un general soberbio. Por su parte, Zenobia acompañó a su ejército al frente, pero dejó el mando en la batalla a un general experimentado. Sin embargo, no se impuso y, tras dos derrotas, Zenobia se rindió. Una fuente dice que fue arrastrada a Roma y obligada a participar en un triunfo humillante, es decir, desfile de la victoria, pero otra dice que murió camino a Italia. Puede que haya muerto a causa de una enfermedad, pero otra posibilidad (no infrecuente en la época romana) es que rechazó la comida de sus captores, muriendo en una desafiante resistencia.

Estas son solo algunas de las mujeres que cambiaron la forma de la historia romana a través de su estrategia política, sus relaciones románticas, su temple de batalla y sus roles como madres (y por lo tanto, sus hijos y campeones). Más allá del Mes de la historia de las mujeres y los rsquos, sus historias tienen mucho que enseñarnos sobre el valor, la determinación y la estrategia desplegadas por el género considerado inferior en la época romana. Lograron tanto en una sociedad que no los valoraba por completo y mdash imagina lo que podrían haber hecho si hubiera sido todo lo contrario.


Suburbios de Roma

Los primeros años en Roma fueron difíciles para Pasolini, quien tropezó con una realidad completamente nueva de los suburbios romanos. Fueron tiempos inseguros, empobrecidos y solitarios. Uno puede comprender mejor el drama de la situación de Pasolinis a través de sus propias palabras:

& # 8220Ese fue un período tremendo de mi vida. Llegué a Roma desde el lejano país friulano: desempleado durante muchos años ignorado por toda la gente consumida por el terror interno de no estar como la vida quería ocupada en trabajar furiosamente en estudios duros y complicados incapaz de escribir pero repitiéndome en un mundo que había cambiado. Me resultaría insoportable revivir esos dos o tres años & # 8221. (12)

& # 8220En los primeros meses de & # 821750 estuve en Roma con mi madre. Dos años después vino mi padre también y desde Piazza Costaguti nos trasladamos a Ponte Mammolo. Ya en 1950 comencé a escribir las primeras páginas de Ragazzi di Vita. Estaba desempleado, en condiciones realmente desesperadas: también podría haber muerto por eso. Luego, ayudado por el poeta dialéctico Vittori Clemente, encontré trabajo como profesor en una escuela privada de Ciampino, por 25.000 liras al mes & # 8221. (13)

Pasolini escribió en esos años a Silvana Ottieri:

& # 8220Una cosa que no & # 8217t entiendo, y que no preví en el asunto que me involucró a mí y a mi castigo, es el lote de mi madre. No te escribiré mucho sobre eso, porque ya tengo lágrimas en los ojos. Encontró un trabajo cerca con una pequeña familia (marido y mujer y un niño de dos años): y con un heroísmo y una sencillez que no puedo explicar ha aceptado su nueva vida. Voy a verla todos los días y llevo a la niña a caminar, para ayudarla un poco: hace cualquier cosa para presentarse feliz y ligera: ayer fue mi cumpleaños ¿sabías cómo se comportó? & # 8230 & # 8221 (14)

El padre estaba enfermo, y tras los hechos de Casarsa los conflictos con el hijo se agudizaron:

& # 8220 Dos años de trabajo furioso, de pura lucha: y mi padre siempre estaba ahí, solo en nuestra pobre cocina pequeña, con los codos en la mesa y la cara contra los puños, inmóvil, loco, de dolor llenaba la habitación en el pequeño hueco con la amplitud que tienen los cuerpos moribundos & # 8221. (15)

En lugar de pedir ayuda a sus conocidos, Pasolini, por modestia, trató de encontrar un trabajo por su cuenta. Entró en la industria del cine en los peldaños más bajos de Cinecittà, se convirtió en corrector de pruebas y envió sus libros a las librerías locales.

Por fin, gracias al poeta de lengua abruzzi Vittori Clemente, encontró un trabajo como profesor en una escuela de Ciampino.

Son los años en que Pasolini trasladó la mitificación de los países friulanos al marco desordenado de lo romano, visto como el centro de la historia, que dio origen a un doloroso proceso de crecimiento: surge el mito del lumpenproletariado romano.

& # 8220 Durante dos o tres años he estado viviendo en un mundo & # 8220different-smack & # 8221: Encajo mi cuerpo a través de responsabilidades muy lentas. Entre ibsenio y pascoliniano (para entendernos & # 8230) yo & # 8217 estoy aquí en una existencia de todos los músculos, vuelto del revés como un guante, que siempre se explica como una de esas canciones que alguna vez odié, absolutamente sin sentimentalismo, en organismos humanos tan sensuales como casi mecánicos donde uno no conoce ninguna de las actitudes cristianas, el perdón, la mansedumbre, etc. y el egoísmo toma formas permitidas, varoniles (& # 8230). En el mundo norteño donde he vivido, siempre hubo, o al menos me pareció, en la relación entre las personas, la sombra de una piedad que tomó la forma de timidez, respeto, angustia, transporte cariñoso etc & # 8230: a liberarse del amor bastaba con un gesto o una palabra. Dominando el tirón del corazón, la bondad o la maldad que está dentro de nosotros, no era un equilibrio lo que se buscaba entre las personas (una persona y otra persona), sino un impulso recíproco. Aquí, entre estas personas, completamente dominadas por lo irracional, la pasión, la relación siempre está bien definida, se construye sobre hechos más concretos: desde la fuerza muscular hasta la posición social & # 8221. (dieciséis)

Pasolini preparó las antologías sobre poesía dialectal con las que contribuyó en & # 8220Paragone & # 8221, revista de Anna Banti y Roberto Longhi. En Paragone Pasolini publicó la primera versión del primer capítulo de Ragazzi di vita.

Angioletti lo convocó para formar parte de la sección literaria del nuevo elenco, junto a Carlo Emilio Gadda, Leone Piccioni y Giulio Cartaneo. Los difíciles años romanos iniciales habían terminado.

En 1954 Pasolini dejó la docencia y se mudó a Monteverde Vecchio (un barrio poco burgués de Roma). Publicó su primer volumen importante de poemas en dialecto: La mglio gioventu.

En 1955 Garzanti publicó la novela Ragazzi di vita, que tuvo un gran éxito tanto entre la crítica como entre el público. El juicio de la cultura oficial de PCI fue en su mayor parte negativo. Se declaró que el libro estaba lleno de & # 8220 sabor mórbido & # 8221, de & # 8220 lo sucio, lo abyecto, lo indecoroso, lo tórbido. & # 8221

La Premier (en la persona del entonces ministro del Interior, Tambroni) prometió una demanda contra Pasolini y Livio Garzanti. El juicio terminó con la absolución & # 8220 porque el hecho no & # 8217t constituye un delito & # 8221. El libro, previamente sacado de las librerías, fue decomisado.

Pasolini se convirtió en uno de los culos favoritos de los periódicos de noticias policiales: fue acusado de delitos hasta que pareció grotesco: complicidad en riña y robo robo a mano armada en un pub vecino a un surtidor de gasolina en S. Felice Circeo.

En 1957 Pasolini, junto con Sergio Citti, colaboró ​​en la película de Fellini & # 8217, Le notti di Cabiria, escribiendo el diálogo en dialecto romano. Firmó los guiones junto a Bolognini, Rosi, Vancini y Lizzani, con quienes realizó su dèbut como actor en la película. Il gobbo en 1960.

El cine lo empujó a viajar al exterior: en 1961 con Elsa Morante y Moravia se fue a la India en 1962 a Sudán y Kenia en 1963 a Ghana, Nigeria, Guinea, Israel y Giordania donde realizó un documental cuyo título es sopralluoghi en Palestina.

En 1966, con motivo de la presentación de Accattone y Mamma Roma en el Festival de Cine de Nueva York, hizo su primer viaje a Estados Unidos, le gustó mucho ese país y sobre todo Nueva York. Le reveló a Oriana Fallaci:

& # 8220 Nunca me he enamorado tanto de un país. A excepción de África, tal vez. Pero en África me gustaría ir para no suicidarme. Sí, África es como una droga, que se toma en lugar de suicidarse. Por otro lado, Nueva York es una pelea a la que te enfrentas en lugar de matarte. & # 8221 (17)

En 1968 Pasolini estuvo nuevamente en India para filmar un documental. En 1970 regresó a África: en Uganda y Tanzania, desde donde filmó el documental Appunti per un & # 8217Orestiade africana.

En 1972, con Garzanti, publicó un volumen de crítica, principalmente sobre cine, titulado Empirismo eretico.

En los años de la protesta estudiantil, Pasolini adoptó una posición separada del resto de la cultura de izquierda. Aunque aceptaba y apoyaba los motivos ideológicos de los estudiantes, pensaba que eran antropológicamente burgueses y, como burgueses, estaban destinados al fracaso en su intento de revolución.

En 1968 Pasolini retiró su novela Teorema del concurso Premio Strega y accedió a participar en el XXIX Festival de Cine de Venecia tras tener la garantía de que no habría premios. Pasolini fue uno de los mayores patrocinadores de la Associazione Autori Cinematografici [Asociación de Autores Cinematográficos, nt] que luchó por gestionar el evento ellos mismos. On 4th September the film Teorema was projected for critics in a red-hot atmosphere. Pasolini interrupted the films projection to confirm that the film was present to the festival only at the producer’s request, and as author he asked the critics to leave the hall. That didn’t happened. Pasolini refused to take part in the traditional press conference, and invited the journalists to a garden of a hotel to talk not about the film, but about the situation of Biennale.

In 1972 Pasolini decided to co-operate with youths of Lotta Continua, and together with some of them, including Bonfanti and Fofi, signed the documentary about the massacre in Piazza Fontana in Milan: 12 dicembre.

In 1973 he began his contribution for “Corriere della Sera” [an Italian newspaper, t.n.], with criticism on the problems of the Country.

In 1970 Pasolini bought what remained of a medieval castle near Viterbo. He rebuilt it and from there he began writing his incomplete work petrolio.

In 1975, with Garzanti, he published the collection of criticism scritti corsari and re-proposed Friulian poetry in a curious way, with the title la nuova gioventu.

On the morning of 2 nd November 1975, on the Roman litoral of Ostia, in an uncultivated field in Via dell’idroscalo, a woman, Maria Teresa Lollobrigida, discovered the dead body of a man. Ninetto Davoli identified the body as Pier Paolo Pasolini.

“When his body was found, Pasolini lay outstretched, face downwards, a bleeding arm shifted and the other one hidden by the body.
. .


. . The blood-kneaded hair fell on the excoriated and torn forehead. The face deformed by swelling, was black because full of bruises and wounds. Black-and-blue and red of blood, as were the arms, the hands. The fingers of the left hand were broken and cut. The left jaw was broken. The nose was flattened by the tires of his car, under which he had been squashed. A horrible tearing between neck
and nape. Ten broken ribs, the breast-bone broken. The heart burst”. (18)

During the night Carabineers stopped a young man named Giuseppe Pelosi, known as “Pino la rana”, while driving a Giulietta 2000 that turned out to be owned by Pasolini. The boy, interrogated by Carabineers, and presented with the evidence, confessed the murder. He claimed to have encountered Pasolini near Termini railway station, and after a dinner in a restaurant, reached the place where the body was found. There, according to Pelosi’s version, Pasolini attempted to approach him sexually but when he was rejected he responded violently, inciting the boy’s reaction. The trial that followed brought to light disturbing facts. One suspected the complicity of other people in the murder. This matter will never be clear. Piero Pelosi was sentenced (he was the only one found guilty) for Pasolini’s death.

Pasolini was buried in Casarsa, in his never-forgotten Friuli.

“So it’s absolutely necessary to die, because till we’re alive we are lacking of sense, and the language of our life (with which we express ourself, and to which we attach the maximum importance) is untranslatable: a chaos of possibility, a research of relations and meanings without solution of continuity. Death makes an instantaneous montage of our life: that is, it chooses ones really significant moments (and not more by now modifiable by other possible contrary or incoherent moments), and it puts them in succession, making of our never ending, instable and unsure present and so linguistically not describable, a clear, stable, sure past, and so linguistically describable (just in the ambit of a General Semiology). Only thanks to death, our life is used by us to express ourself”.


Rome Neighborhoods - Where would I stay?

If I were coming to Rome as a tourist, and had to pick between these Rome neighborhoods for my stay, I'd probably opt for Piazza Barberini or the Spanish Steps, as they are both so central and also have metro stops. If I was trying to save some money, I'd opt to stay near Santa Maria Maggiore, as it's still pretty central but there is so much competition, you can find really good bargains.

No matter which Rome neighborhood you choose, most of them are quite safe, and with either the bus or metro system, it's almost always easy to get around and to central plazas, monuments and sites.

So don't worry, you can't really go wrong!

Conseguir su gratis Rome trip-planner!


I. Origins of the Environmental Movement

The grassroots mobilization for environmental protection that led to the first Earth Day in 1970 built on nearly a century of efforts to address the contamination of water, air, and land caused by industrialization and urbanization. During the Progressive Era in the early 20th century, reformers warned that unregulated economic development was destroying natural resources and raised alarms about the public health crisis of crowded cities, where raw sewage and industrial run-off filled the waterways and smokestack pollution clouded the air that people breathed. Scientific experts, urban reformers, and women's groups promoted policies to reduce disease and clean up the air, land, and water. Conservation groups also began mobilizing in the late 1800s to protect wilderness areas and wildlife and regulate logging, mining, dam construction, and other assaults on natural resources. Early environmental activists such as John Muir, who founded the Sierra Club in 1892, were not so much radicals as deeply conservative visionaries who feared the encroachment of modernization and industrial expansion on America’s natural beauty, especially in the West.

Michigan Residents Demand Forest Protection in 1960s

Early conservationists urged the government to create national parks to preserve America's most beautiful wilderness areas and better regulate the development of natural resources rather than exploit them at an unsustainable rate. Creating national parks became a means of preserving these lands to maintain their ecological biodiversity as well as provide wilderness resources for hikers and other recreational enthusiasts . As the environmental philosophy spread, so did the concept of "ecology," an awareness of not only how the natural environment affects human life but also how the activities of humans negatively shape the environment . The environmental movement condemned the idea of competition between humans and nature, and the exploitation of natural resources, that they blamed on the values of industrial capitalism. The ecological sensibility idealized a state of natural coexistence, of mutual interaction, between humans and their environment .

Many factors converged to accelerate environmental activism and increase ecological consciousness during the 1950s and 1960s. The unprecedented affluence of postwar America allowed millions of white middle-class families to move to the suburbs in search of bucolic landscapes and seek a quality of life that their same modern consumer society threatened through pesticides, smog, water pollution, and other hazards. Rachel Carson's book Primavera silenciosa (1962) shocked middle-class readers with its expose of the harms caused by DDT and other chemical contaminants to animal life and human safety. Increasing numbers of women in Michigan and across the United States became active environmentalists to protect the safety of their children and the sanctity of their homes and neighborhoods from environmental threats. Established organizations such as the League of Women Voters raised public awareness about environmental issues, especially water pollution. The majority of these women activists, however, banded together to form local groups around specific issues such as the hazards of industrial pesticides, radioactive fallout from nuclear testing, and over-development of open spaces.

Environmental Injustice: Creek with

Steel Plant Effluent Run-Off (1972)

Air and water pollution disproportionately affected working-class, poor, and nonwhite communities in urban and rural areas alike, a pattern that ultimately merged civil rights, labor rights, and environmental consciousness into the environmental justice movement. Although they often have received less attention, African American activists also participated in early environmental campaigns, such as protests about lead poisoning in inner-city neighborhoods which, with the assistance of leading ecologist Barry Commoner, ultimately led to local government action in St. Louis. Mexican American and migrant farmworkers in California also protested against exposure to agricultural pesticides as part of the United Farm Workers movement, and industrial labor unions such as the United Automobile Workers (UAW) played a crucial role in promoting environmental protection that history has largely forgotten. The environmental movement, therefore, began with grassroots efforts from concerned citizens across the country and transformed into a national movement that combined wilderness protection with environmental justice, with many different types of activist pioneers demanding action from the government and polluting corporations. Though environmental awareness and activism, historically marginalized groups such as women, African Americans, Mexican Americans, and working-class union members also participated in the groundswell for change during the 1960s and 1970s.

Environmental Crisis: Sewage in Cuyahoga River, Cleveland

Public pressure and grassroots activism ensured that environmentalism would move to the the forefront of the liberal agenda in the 1960s during the Kennedy and Johnson administrations, which promised to improve the quality of life of all Americans and enacted several early federal laws. After President Richard Nixon took office in 1969, the burgeoning environmental movement and its allies in Congress demanded even more aggressive action and more comprehensive regulation. Several major events that year contributed to a widespread sense of "environmental crisis," including the Santa Barbara oil spill and the burning of the Cuyahoga River in Cleveland. Liberal Democrats sponsored the National Environmental Policy Act of 1969, which required an environmental impact assessment before approval of government and corporate development projects and allowed citizen activists and environmental groups to file lawsuits against prominent polluters. Richard Nixon reluctantly signed the legislation and promised to launch a national crusade to protect the environment, although environmental activists often criticized his administration for failing to back up its strong words with tough enforcement against corporations. Environmental politics also became central to the anti-Vietnam and New Left movements on college campuses, as the decade of activism in the 1960s set the stage for the Earth Day teach-ins and demonstrations that inaugurated the mass environmental movement of the 1970s.

Chad Montrie, The Myth of Silent Spring: Rethinking the Origins of American Environmentalism (Berkeley: University of California Press, 2018), 1-24

Chad Montrie, A People's History of Environmentalism in the United States (New York: Continuum, 2011)

Adam Rome, The Genius of Earth Day: How a 1970 Teach-In Unexpectedly Made the First Green Generation (New York: Hill and Wang, 2013)

Adam Rome, "'Give Earth a Chance': The Environmental Movement and the Sixties," Revista de historia americana (September 2003), 525-554

"A Century of Environmental Action: The Sierra Club, 1892-1992," Historia de California (Summer 1992)

Rachel Carson, Silent Spring (Boston: Houghton Mifflin, 1962)

News and Information Services (University of Michigan) Photographs, 1946-2006, Bentley Historical Library, University of Michigan

Philip A. Hart Papers, Bentley Historical Library, University of Michigan


Suburbs of Rome

Which are the more scenic and desireable of the 'burbs of Rome? No more than 30 minutes out.

I want to explore alternatives to staying right in Rome to have a neighborhood experience and to save money because the longer I can stretch the $ the longer I can stay and the more shopping and day trips possible. Solo independent female traveler, world-experience.

let say that a lot depends also which part of Rome do you will be located. Suburbs of Rome are beautiful and if you can extend to 1 hour your tour you could reach a lot of beautiful spots.

Unfortunately not all of them are so easly reachble by poublic transportation. I would certainly suggest you: Tivoli (with hi beautiful villas and the neraby Bagni di Tivoi with its SPA) Ostia Antica with its beautiful scavi, Nemi and generally Castelli Romani, Subiaco with its benedictin monasterises,Palestrina (a small city older than Rome) with its Vesta'a temple. A nice place just in the middle of most of this place it " Il Colle degli Ulivi" www.eyl.it. There you'll find certainly some more suggestins and advice and a lot of help discovering that marvellous land. there i got to know most of the things i know about Rome and I would sey Italy, too. Heve fun in Rome, Anne ([email protected])


Ver el vídeo: Tierra del crack: Cómo se vive en el barrio de libre consumo de drogas en Sao Paulo