¿Qué escribió Alexander Hamilton sobre la hija de Aaron Burr?

¿Qué escribió Alexander Hamilton sobre la hija de Aaron Burr?

Un amigo amante de la historia me dijo que una de las razones por las que Aaron Burr quería enfrentarse a Hamilton era porque Hamilton había publicado algo bastante despectivo sobre la hija de Burr, Theodosia, en un periódico local. En primer lugar, ¿es esto cierto? Lo busqué pero no encontré nada. Los resultados de Google están cubiertos con "Dear Theodosia", una canción del musical "Hamilton". ¿Qué escribió Hamilton?

Mi investigación: como dije antes, he intentado buscar en Google "periódico de rumores de Theodosia", "periódico de Burr Hamilton" y casi todo lo que se me ocurre. Los resultados están dominados por el musical "Hamilton", y estoy teniendo problemas para encontrar otras fuentes confiables.


Esto es un ficticio historia originada en la novela de 1973 de Gore Vidal, Rebaba. En esa novela, Hamilton acusa a Burr de tener relaciones sexuales con su hija. Vidal ha admitido en repetidas ocasiones que este controvertido detalle no tiene base en un hecho histórico.


Dudo que la historia sea falsa. Hamilton, un ingenio de Washington entretuvo a todos y difundió bromas por todo Washington sobre la relación entre Aaron Burr y su hija Theodosia. La biografía de Hamilton también se refiere al escándalo. Por supuesto que no era cierto, Burr seguía siendo viudo cuando su esposa Theodosa murió años antes. Su hija Theodosia estaba casada y tenía hijos. Burr y Theodosia intercambiaron cartas sobre su vida cotidiana y su política. Burr incluso le escribió cuando estaba en una visita de Estado a París.

Supe de la historia por primera vez en 1958, cuando mi maestra de escuela primaria usó la palabra "incesto" para describir por qué la acusación hizo que Burr insistiera en un duelo cuando Hamilton se negó a disculparse por denigrar a su hija. Burr nunca habló de matar a Hamilton, pero dijo que nunca se arrepintió. Además, no hubo un seguimiento legal real, porque la mayoría de las personas en Washington sabían que había motivos suficientes para un duelo y aceptaron el asesinato como defensa familiar por parte de Burr de su hija. Nadie en Washington quería sacar a la luz un chiste tan sórdido, ni dar testimonio de que lo habían escuchado. Hamilton estaba muerto, se acabó. Burr tuvo su satisfacción.

Años más tarde, Theodosia, su esposo y sus tres hijos murieron en el mar cuando se hundió el barco que llevaban a Nueva York.


Mi amada Eliza: las últimas cartas de Alexander Hamilton a su esposa

Aaron Burr y Alexander Hamilton. Aaron Burr, 1756-1836, busto retrato. Grabado de G. Parker de pintura de John Vanderlyn. (Nueva York, 1836). División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso, //hdl.loc.gov/loc.pnp/cph.3b00529. Alexander Hamilton, 1757-1804, retrato de medio cuerpo. & # XA0 División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso, //hdl.loc.gov/loc.pnp/cph.3b37446.

En la mañana del 11 de julio de 1804, Aaron Burr y Alexander Hamilton se encontraron en Weehawken, Nueva Jersey para un duelo que resultaría fatal para Alexander Hamilton. Burr estaba indignado por los comentarios despectivos hechos por Hamilton con respecto al personaje de Burr en una cena ofrecida por el juez John Tayler en marzo de 1804. Estos comentarios fueron registrados por un Dr. Charles D. Cooper, quien envió una cuenta a su amigo, declarando que Hamilton describió a Burr como un & # 8220 hombre peligroso y en quien no se debe confiar & # 8221. Evening Post de Nueva York. El suegro de Hamilton, Philip Schuyler, respondió redactando una carta en la que insistía en que Hamilton se había comprometido a permanecer neutral en las próximas elecciones para gobernador de Nueva York en las que Burr era candidato, y que Hamilton no podría haber hecho los comentarios sobre Burr. que le fueron atribuidos. El Dr. Cooper, molesto por la insinuación de que él había inventado la historia, respondió afirmando sus comentarios, declarando que había sido cauteloso al relatarlos y diciendo & # 8220 realmente, señor, podría detallarle una opinión aún más despreciable. que ha expresado el general Hamilton sobre el señor Burr. & # 8221

Semanas después de su derrota en las elecciones para gobernador de Nueva York, Burr canalizó su rabia en una serie de cartas con Hamilton, exigiendo que Hamilton desautorizara el comentario que se le atribuyó y que impugnaba el carácter de Burr. La respuesta legalista de Hamilton hizo poco para aplacar a Burr, y Hamilton insistió en que Burr contara observaciones específicas y ofensivas que había hecho sobre el carácter de Burr, que luego afirmaría o negaría. Los hombres que finalmente servirían como segundos en el duelo, William Van Ness y Nathaniel Pendleton, también iban y venían entre los principales en un vano intento de negociar un acuerdo al asunto.

Haga clic en la imagen para leer la correspondencia entre Aaron Burr y Alexander Hamilton de The New York Evening Post como se imprime en El Intelligencer Nacional y Anunciante de Washington. (Washington City [D.C.]), 23 de julio de 1804. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. del Congreso, & # xA0 //chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045242/1804-07-23/ed-1/seq-2/.

En la mañana del 11 de julio, los directores, los segundos y el Dr. David Hosack fueron llevados a remo a lo largo del río Hudson hasta el campo de duelo en Weehawken, Nueva Jersey, un sitio elegido debido al tratamiento más indulgente de los duelos en Nueva Jersey. Fiel a sus convicciones, Hamilton disparó al bosque. Burr disparó y dio en el blanco, golpeando a Hamilton en el abdomen. & # XA0 Inmediatamente dándose cuenta de la gravedad de su lesión, Hamilton declaró, & # 8220 soy hombre muerto & # 8221 antes de caer al suelo. Pendleton luego llamó al Dr. Hosack, quien asistió a Hamilton mientras lo llevaban de regreso a Nueva York. Hamilton se recuperó brevemente, el tiempo suficiente para decirle a Hosack, & # 8220 Que se envíe a buscar a la Sra. Hamilton de inmediato. Deje que el evento se le revele gradualmente, pero déle esperanzas. & # 8221 Después de llegar a Nueva York, Hamilton fue llevado a una mansión propiedad de William Bayard, donde murió.

Detalle de una impresión del duelo de Burr y Hamilton, 11 de julio de 1804, en Weehawken, Nueva Jersey, División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso, //hdl.loc.gov/loc.pnp/cph.3b23125.

Estas dos cartas de Alexander Hamilton a su esposa, Elizabeth, fueron escritas durante la semana anterior al duelo, con instrucciones de que solo deberían ser entregadas si & # 8220 primero habré terminado mi carrera terrenal. & # 8221 Las cartas explican a Hamilton & # 8217s motivo de su participación en el duelo y su determinación de mantener sus convicciones religiosas perdonándole la vida a Aaron Burr.

Una carta de Alexander Hamilton a Elizabeth Hamilton, fechada el 4 de julio de 1804. Cortesía de la División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso. Transcripción disponible por cortesía de los Archivos Nacionales en http://founders.archives.gov/documents/Hamilton/01-26-02-0001-0248.

Primera parte de una carta de Alexander Hamilton a Elizabeth Hamilton, fechada el 10 de julio de 1804. Cortesía de la División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso. Transcripción disponible por cortesía de los Archivos Nacionales en http://founders.archives.gov/documents/Hamilton/01-26-02-0001-0262.

Segunda parte de una carta de Alexander Hamilton a Elizabeth Hamilton, fechada el 10 de julio de 1804. Cortesía de la División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso. Transcripción disponible por cortesía de los Archivos Nacionales en http://founders.archives.gov/documents/Hamilton/01-26-02-0001-0262.

Fuentes consultadas:
Alexander Hamilton, por Ron Chernow
The Alexander Hamilton Papers, División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso

14 comentarios

¡Fui guía turístico en la Biblioteca a mediados de la década de 1990 y nunca olvidaré ver tanta alegría en los visitantes y rostros # 8217 cuando vieron los tesoros del LOC! Conocí a mucha gente especial que investigaba libros, películas, artículos y su propia educación personal.

Todos ustedes son los guardianes de maravillosos recuerdos y tesoros de nuestro país. Gracias por el trabajo que continúa haciendo.

Gracias LOC por este maravilloso contenido. Los estudiantes de mi curso de Padres Fundadores (?) En el Departamento de Historia de la American University estudiarán estas letras mañana junto con la letra del musical de Miranda & # 8217, Hamilton.

Qué desgarrador es ver esta carta, seguramente una de las últimas cosas que escribió Alexander Hamilton, después de una vida llena de escribir me hace llorar. No puedo ni acercarme a imaginar su estado de ánimo cuando escribió su despedida a su & # 8220 querida esposa & # 8221 en vísperas del infame duelo. Gracias por preservar este y tantos otros documentos preciados de nuestra historia, y por darnos la oportunidad de conectarnos tan íntimamente con nuestros fundadores.

No puedo decir lo que dicen las letras. ¿Crees que es posible actualizar esta página con la letra escrita para que uno pueda leerla?

Gracias por tu pregunta. Debajo de cada carta escaneada, encontrará un enlace a una transcripción de los Archivos Nacionales.

Lloro cada vez que leo estos. Se preocupaban mucho el uno por el otro. Alexander no quería esto, hacer que Eliza pasara por tanto dolor. Afirma en la carta que le duele física y mentalmente hacer esto porque sabía que Aaron Burr realmente estaba dispuesto a atraparlo. Sabía que probablemente no saldría vivo. Trató de mantenerse con vida, se esforzó lo suficiente para mantenerse con vida durante otras 31 horas. Quería volver a ver a sus siete hijos, a su cuñada y a su suegro. No había crecido con una gran familia, por lo que apreciaba lo que tenía. Si no aceptaba el duelo, lo llamarían cobarde y se preocupaba mucho por su reputación. Solo quería lo mejor para su familia y para él y, honestamente, no lo culpo.

después de leer la historia de alexander hamilton y el duelo, me rompe el corazón leer estas cartas. Incluso después de destruir la confianza de Eliza con el panfleto de Reynolds, expresa su amor a su querida esposa sabiendo que ganó y no saldrá vivo del duelo.

También me cuesta leer las cartas. Son una pieza asombrosa de la historia de Estados Unidos. Si se pudiera mecanografiar una traducción de la carta y estar disponible para leer, se agradecería

Gracias por tu pregunta. Debajo de cada carta escaneada, encontrará un enlace a una transcripción de los Archivos Nacionales.

Tal vez esto sería bueno si realmente pudiera leer las letras, pero no puede & # 8217t, entonces, ¿cuál es el punto de tener

todo el mundo dice que no puede leer las letras, pero si se desplaza hacia abajo puede ver un enlace a una traducción escrita.

Hamilton era realmente romántico, por lo tanto, hizo que estos
letras realmente tristes.

Acabamos de ver la versión en streaming de Hamilton y esperamos verla en el escenario. Es un soplo de aire fresco ver estos documentos disponibles para el público incluso durante una pandemia. Gracias LOC por hacer de esta una experiencia fácil de usar. Sin embargo, no puedo comentar completamente estas cartas en su conjunto ya que el enlace de la Parte Uno de la carta del 10 de julio es idéntico a la Parte Dos. ¿Existe una transcripción de la primera parte? Gracias de nuevo

Hola. Aunque las imágenes de la carta de Hamilton & # 8217s se dividen en dos imágenes, el enlace a la transcripción debajo de las imágenes (que, como puede observar, es el mismo enlace) contiene una transcripción de la carta completa.

Añadir un comentario

Este blog se rige por las reglas generales del discurso civil respetuoso. Usted es totalmente responsable de todo lo que publique. El contenido de todos los comentarios es de dominio público a menos que se indique claramente lo contrario. La Biblioteca del Congreso no controla el contenido publicado. Sin embargo, la Biblioteca del Congreso puede monitorear cualquier contenido generado por el usuario a su elección y se reserva el derecho de eliminar contenido por cualquier motivo, sin consentimiento. Los enlaces gratuitos a sitios se consideran spam y pueden resultar en comentarios eliminados. Además, nos reservamos el derecho, a nuestra entera discreción, de eliminar el privilegio de un usuario para publicar contenido en el sitio de la Biblioteca. Lea nuestra Política de comentarios y publicaciones.


Creció en una poderosa familia de Nueva York.

Eliza, nacida en 1757, era la segunda hija del general de la Guerra Revolucionaria Philip Schuyler y Catherine van Rensselaer, miembro de una de las familias más ricas de Nueva York. Al contrario del musical, los Schuylers tuvieron un total de ocho hijos que sobrevivieron hasta la edad adulta, incluidos tres varones. Los Schuylers eran dueños de personas esclavizadas y, según los informes, Philip fue "el mayor propietario de personas esclavizadas en Albany durante su tiempo".

A los 22 años, Eliza conoció a Alexander Hamilton, que en ese momento estaba sirviendo bajo el mando del general George Washington, y se enamoró "a primera vista", según relatos históricos. A juzgar por la correspondencia de Hamilton en ese momento, el sentimiento era mutuo. "Ella es despiadadamente hermosa y tan perversa que no tiene ninguna de esas bonitas afectaciones que son las prerrogativas de la belleza", escribió en una carta a la hermana de Eliza, Angélica, por Revista Smithsonian. "Tiene buen carácter, afabilidad y vivacidad sin adornar esa encantadora frívola que se considera justamente uno de los principales logros de una belleza. En resumen, es una criatura tan extraña, que posee todas las bellezas, virtudes y gracias de su sexo sin ninguno de esos defectos amables que, por su prevalencia general, son estimados por los conocedores, matices necesarios en el carácter de una mujer fina. & Rdquo

La historiadora Jenny L. Presnell escribe: "Toda la familia Schuyler veneraba a Alexander como un joven genio político". Alexander y Eliza se casaron el 14 de diciembre de 1780.


Su obediente sirviente: Hamilton y Burr Letters en la biblioteca Rubenstein

La apertura del exitoso musical Hamilton en el Durham Performing Arts Center ha significado que las cartas que tenemos de Alexander Hamilton, Aaron Burr y otras figuras del musical hayan recibido atención en el campus, en la prensa y en nuestra sala de lectura. Siempre estamos emocionados de compartir nuestras colecciones, especialmente cuando se relacionan con un musical que lidia con preguntas sobre qué voces están incluidas en la historia y cómo se construyen las narrativas históricas.

¿Quiere sostener y leer una carta que escribieron Hamilton o Burr? Estas colecciones están disponibles en nuestra sala de lectura y abiertas a todos, así que ven a visitarnos.

En noviembre de 1791, Hamilton, entonces secretario del Tesoro, escribió a Abisha Thomas y James Taylor, agentes del tesoro de Carolina del Norte, tratando de averiguar si Carolina del Norte había emitido alguna vez su propio certificado de deuda a cambio de los de Estados Unidos. Esto puede parecer una de las provisiones más técnicas en la Ley de Financiamiento de 1790 (que Jefferson se queja en el musical tiene "demasiadas malditas páginas para que cualquier hombre las entienda"), pero se relaciona con una de las piezas más importantes de las finanzas de Hamilton. plan para la nueva nación: la asunción por parte del gobierno federal de las deudas contraídas por estados individuales durante la Guerra Revolucionaria. Los vigorosos debates que rodearon la visión económica de Hamilton para los EE. UU. Fueron reinventados en Hamilton como una batalla de rap en “Cabinet Battle # 1. Hamilton, por supuesto, logró obtener apoyo del Congreso para su sistema financiero, gracias al trato que hizo con Thomas Jefferson y James Madison en el Compromiso de 1790.

La carta probablemente fue escrita por un empleado (¡Hamilton era un tipo ocupado!), Pero lleva su firma, justo debajo del cierre “Your Obed. Servidor." Este fue un cierre común para las cartas entre hombres de élite en el siglo XVIII. Burr y Hamilton lo usaron (si no con sinceridad) durante el acalorado intercambio de cartas que condujo a su duelo, lo que le valió a la frase un lugar destacado en el musical.

Esta colección también incluye un recorte de periódico de una carta reeditada, 1780, de Hamilton a Elizabeth Schuyler sobre el asunto Benedict Arnold y la muerte del Mayor John André.

En esta carta, vemos el lado de Burr solo insinuado en el musical. Aquí no es el adversario político de Hamilton, sino un esposo devoto que intenta encontrar a su esposa, Theodosia, un alivio para su "angustiosa enfermedad". La relación de Theodosia y Aaron Burr tiene solo un par de líneas en el musical, pero como se alude, Theodosia estaba casada con un oficial británico cuando Burr comenzó a cortejarla durante la guerra. Theodosia y Aaron finalmente se casaron en 1782, tras la muerte del primer marido de Theodosia. El matrimonio Burrs & # 8217 se basó en el afecto, la amistad y el respeto mutuo como iguales intelectuales.

Theodosia había estado enferma gran parte de su vida juntos y en 1793 tenía un dolor intenso. Aaron Burr escribe esta carta a Theodosia desde Filadelfia, donde estaba sirviendo en el Congreso, en la víspera de Navidad de 1793 para decirle que había consultado con el Dr. Benjamin Rush, el destacado médico de Filadelfia, y Rush le aconsejó que tomara cicuta. Burr no le había dicho a Rush que Theodosia ya estaba tomando cicuta y está complacido de que la opinión de Rush se alineara con los consejos médicos que ya habían recibido. Cierra su carta diciendo que espera que la cicuta “pueda devolverle la salud ya su afectuoso, A. Burr. Lamentablemente, Theodosia probablemente sufría de cáncer y murió solo cinco meses después de esta carta.

Carta de Harrison Gray Otis, 1803. (de Alexander Hamilton)

Hamilton escribió esta carta a Harrison Otis, otro prominente abogado y federalista, asesorando sobre si un documento en particular sería admisible como prueba en una demanda en curso relacionada con una reclamación de seguro tras la incautación de un barco comercial por los portugueses frente a las costas de Brasil. Otis era uno de los abogados que representaba al cuñado de Hamilton, John B. Church (¡con quien Burr se había batido previamente en duelo!), En el caso.

Después de su duelo con Hamilton y el final de su mandato como vicepresidente, Burr realizó un viaje de siete meses a través de los estados y territorios del oeste, haciendo su viaje hasta Nueva Orleans. Van Ness fue el segundo de Burr en su duelo con Hamilton y, como muestra esta carta, Burr continuó confiando en Van Ness. Burr escribe a Van Ness desde Chillicothe, Ohio, la capital del estado en ese momento, pidiéndole a Van Ness que se reúna con él en Berkeley Springs, Virginia (ahora Virginia Occidental) "tan pronto como sea posible (no digo conveniente)", y instruyendo a Van Ness para que contactara a algunos de sus partidarios: el médico y editor “Dr. Yo ”(Dr. Peter Irving) en Nueva York, y el comerciante de Filadelfia Charles Biddle. Burr también menciona planes para conocer a su hija Theodosia Burr Alston y su yerno “Mr. A ”en Springs el 4 de noviembre.

Papeles de Henry Laurens. (de John Laurens)

Incluye una carta del 17 de agosto de 1777 de John Laurens a su padre solicitando que se le envíen algunos libros sobre teoría militar. Pide a su padre “que dirija la Parcela, ya que no se sabe mi nombre, al coronel Hamilton aid de camp a Genl. Washington." Probablemente no se conocía el nombre de Laurens, ya que apenas había comenzado a trabajar como ayudante de campo voluntario en Washington ocho días antes de que se escribiera esta carta. Hamilton era uno de sus compañeros ayudantes de campo, y los dos se hicieron amigos íntimos y siguieron siéndolo hasta la muerte de Laurens en 1782.

Philip Schuyler era el suegro de Hamilton y se desempeñó como uno de los senadores de Nueva York en el Primer Congreso de los Estados Unidos. Un federalista, Schuyler perdió su reelección ante Aaron Burr, quien se postuló como demócrata-republicano, en 1791. Schuyler recuperó su escaño en el Senado de Burr en 1797, antes de renunciar al año siguiente debido a problemas de salud. En esta carta, Schuyler, un paciente crónico de gota, da su historia clínica y escribe sobre el tratamiento prescrito contra la gota por Samuel Stringer, la inhalación de oxígeno.

Goebel, Julius, Jr., ed. La práctica jurídica de Alexander Hamilton Documentos y comentarios. Nueva York: Columbia University Press, 1964.

Nancy Isenberg. Padre caído: una vida de Aaron Burr . Nueva York: Viking, 2007.


Aaron Burr, quien disparó a Hamilton, en secreto engendró hijos de color, incluido un hombre de Filadelfia, afirma un investigador

Una semana después de su llegada a la Universidad de Princeton, Sherri Burr recibió una desconcertante llamada telefónica.

La persona que llamó, otro estudiante, dijo que Sherri fue invitada a una reunión familiar de Burr, "Burr" como Aaron Burr, el tercer vicepresidente de Estados Unidos y villano de "Hamilton", el musical astronómicamente popular. El padre de Aaron Burr cofundó Princeton, le dijo la persona que llamó, por lo que todos los descendientes que asisten a la escuela son convocados a reuniones regulares.

"Eché un vistazo a mi piel morena y pensé, 'Bueno, eso no se aplica a mí'", dijo Sherri Burr, quien estaba obteniendo su título de posgrado en Princeton. "Así que nunca fui".

Décadas más tarde, se enteró de la verdad. Sherri Burr, profesora de 59 años de la Universidad de Nuevo México, es descendiente de John Pierre Burr, quien es casi con certeza el hijo de Aaron Burr. John Pierre es el miembro más prominente de una familia de color más grande a quien Burr mantuvo en secreto y que pasó desapercibido hasta ahora, excepto como chismes excitantes.

Después de años de investigación exhaustiva inspirada por el deseo de saber más sobre su ascendencia, Sherri Burr concluyó que la ascendencia de John Pierre, que se rumoreaba desde hacía mucho tiempo, era legítima. Según sus hallazgos, Aaron Burr tuvo dos hijos, John Pierre y una niña, Louisa Charlotte, con una mujer de color llamada Mary Emmons, quien provenía de Kolkata, India, y trabajó como sirvienta en la casa de los Burrs durante varios años.

El año pasado, Sherri Burr se unió a Aaron Burr Association, una sociedad de descendientes y aficionados a la historia con sede en Maryland que trabaja para comprender y promover la vida y el legado de Aaron Burr. Después de presentar su investigación a la asociación en su reunión anual en septiembre, el grupo sin fines de lucro votó unánimemente para reconocer que John Pierre era el hijo de Aaron Burr. Los historiadores contactados por The Washington Post dijeron que la evidencia que recopiló Sherri Burr parece convincente.

El sábado, la asociación llevó las cosas un paso más allá: algunos de sus aproximadamente 75 miembros se reunieron en un cementerio negro histórico en un suburbio de Filadelfia para instalar una lápida que declarara la ascendencia de John Pierre en lo que ahora es una tumba sin nombre. (El sitio web Find a Grave dice que Pierre está enterrado en el cementerio Eden en Collingdale, condado de Delaware).

La piedra también celebra los logros de John Pierre: era barbero, un miembro prominente de la élite de la sociedad negra de Filadelfia (se casó con una mujer negra libre). También fue un líder crucial en el tramo de la ciudad del Ferrocarril Subterráneo. La instalación está programada para coincidir con el 400 aniversario de la llegada de los africanos esclavizados a América del Norte.

"Campeón de la justicia y la libertad", dice la lápida en cursiva blanca sobre granito negro brillante. "Conductor del ferrocarril subterráneo. Hijo del vicepresidente Aaron Burr".

Stuart Fisk Johnson, presidente de la Asociación Aaron Burr y descendiente de Aaron Burr, dijo que el reconocimiento se debió hace mucho tiempo.

"Algunas personas no quisieron entrar en el tema porque la primera esposa de Aaron, Theodosia, todavía estaba viva y se estaba muriendo de cáncer" cuando Aaron Burr engendró a John Pierre, dijo Johnson. "Pero la vergüenza no es tan importante como lo es reconocer y abrazar a niños reales, robustos y consumados".

Annette Gordon-Reed, profesora de Harvard cuya beca ganadora del premio Pulitzer llevó a la aceptación generalizada de la relación de Thomas Jefferson con la esclavizada Sally Hemings, dijo que había escuchado rumores de que Aaron Burr tenía un hijo de color, pero esto "no es algo que sea generalmente conocido."

Gordon-Reed llamó a Aaron Burr el "fundador caído", haciendo referencia a un término acuñado por Nancy Isenberg, profesora de la Universidad Estatal de Luisiana que escribió la biografía más completa de Aaron Burr hasta la fecha. El libro de Isenberg "Fallen Founder: The Life of Aaron Burr", publicado hace más de una década, hace poca o ninguna mención a Emmons, John Pierre o Louisa Charlotte. (Isenberg estaba viajando y no pudieron ser contactados para hacer comentarios).

Aunque la obra de Broadway de Lin-Manuel Miranda retrató a Burr como un contraste sin principios para Alexander Hamilton, el "jurado académico" todavía está deliberando sobre si el tercer vicepresidente fue realmente malvado, dijo Gordon-Reed. De cualquier manera, dijo, él moldeó el destino del país al entregar votos a Thomas Jefferson en las elecciones presidenciales de 1800, fue una "figura fundamental" en la historia de Nueva York y en un momento casi se convirtió en presidente. Pero durante más de 200 años, Burr ha sido mejor conocido por asesinar a su rival en un duelo.

La revelación de la ascendencia de John Pierre podría alterar la forma en que la gente escribe sobre Aaron Burr en el futuro, dijo Gordon-Reed. "Hay muchas historias que no conocemos sobre miembros de la generación fundadora", dijo.


Ahora en streaming

Sr. Tornado

Sr. Tornado es la notable historia del hombre cuyo trabajo pionero en investigación y ciencia aplicada salvó miles de vidas y ayudó a los estadounidenses a prepararse y responder a los peligrosos fenómenos meteorológicos.

La Cruzada contra la Polio

La historia de la cruzada contra la poliomielitis rinde homenaje a una época en la que los estadounidenses se unieron para conquistar una terrible enfermedad. El avance médico salvó innumerables vidas y tuvo un impacto generalizado en la filantropía estadounidense que se sigue sintiendo en la actualidad.

Oz americano

Explore la vida y la época de L. Frank Baum, creador de la amada El maravilloso mago de Oz.


Su guía de Alexander Hamilton, más 6 datos fascinantes sobre el padre fundador

Alexander Hamilton (1755 / 7-1804) surgió de una educación empobrecida para convertirse en uno de los padres fundadores de América. Hoy en día, es mejor conocido por aparecer en el billete de $ 10 en los Estados Unidos y como tema de la exitosa producción de teatro musical, Hamilton. Siga leyendo para conocer una breve biografía de Hamilton y la historia real del duelo en el que fue asesinado. Además, Jem Duducu comparte seis datos fascinantes sobre Hamilton ...

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 22 de diciembre de 2020 a las 4:05 am

Como estadista que sentó las bases de los mecanismos y sistemas financieros del gobierno de los EE. UU., Alexander Hamilton es una figura enormemente importante en la historia de EE. UU. El impacto de su rivalidad política con Thomas Jefferson todavía se ve en la actualidad.

Alexander Hamilton: una biografía

Nació: c1755, la isla de Nevis, Antillas Británicas

Murió: 12 de julio de 1804, como resultado de un infame duelo con el vicepresidente Aaron Burr

Padres: James Hamilton y Rachel Faucette (la pareja no estaba casada, lo que hace que el nacimiento de Alexander sea ilegítimo)

Esposa: Elizabeth "Eliza" Schuyler Hamilton

Niños: Ocho. El hijo mayor de Hamilton, Philip, también murió en un duelo.

Conocido por: Alexander Hamilton fue un ayudante indispensable de George Washington durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783). Posteriormente fue el autor principal de los Federalist Papers, convirtiéndose en una figura clave en la ratificación de la constitución estadounidense y un prolífico escritor en su defensa. Fue el primer secretario del Tesoro de la nación y un arquitecto clave del sistema financiero moderno.

Hamilton también fue una figura central en lo que comúnmente se conoce como "el primer escándalo sexual político de Estados Unidos", después de que fuera chantajeado por el marido de su amante, Maria Reynolds. Desde entonces, se ha convertido en el tema de un musical homónimo escrito por Lin-Manuel Miranda, y basado en una exitosa biografía de Ron Chernow, en la que es retratado como un inmigrante revolucionario y luchador.

El duelo Hamilton-Burr de 1804: ¿que pasó y cuando?

El evento único tuvo lugar a las 7 am del 11 de julio de 1804: el vicepresidente de los Estados Unidos, Aaron Burr, mató a un exsecretario del Tesoro, Alexander Hamliton, en un duelo. Rivales políticos amargos, Burr leyó que Hamilton había expresado una “opinión despreciable” de él (Hamilton había llamado previamente a Burr un tramposo, un adúltero, corrupto y sin principios), y desafió a su enemigo de toda la vida. Hamilton, combativo, tontamente testarudo y fatalmente obsesionado con el honor, producto de su ilegitimidad, aceptó, a pesar de varias oportunidades para dar marcha atrás. La noche anterior al duelo le escribió a su esposa: “Prefiero morir inocente que vivir culpable”. Decidido sólo a defender su honor, no a ajustar cuentas, Hamilton declaró que "reservaría y tiraría mi primer fuego" para permitir que Burr, un tirador experto, "se detuviera y reflexionara".

Los duelistas, después de “intercambiar saludos”, eligieron sus chispas, midieron sus pasos y dispararon casi simultáneamente. Hamilton probablemente disparó primero con el objetivo amplio, pero la respuesta de Burr atravesó el hígado y el diafragma de su objetivo, incrustándose en su columna vertebral. Hamilton, retorciéndose de dolor, gritó "Soy hombre muerto" y se derrumbó. Lo llevaron a Manhattan, donde, drogado con láudano para calmar el dolor, vivió 31 horas. “Si rompen esta unión [de estados]”, murmuró cerca del final, “me romperán el corazón”. En cuanto a Burr, hizo todo lo posible al tramar más tarde un extraño complot para conquistar el suroeste y erigirse en rey. Fue juzgado por traición, pero fue absuelto y murió en 1836, a los 80 años y sin ser lamentado.

Escuche: Ron Chernow, biógrafo del padre fundador estadounidense Alexander Hamilton, describe al hombre cuya historia de vida se ha convertido en un éxito en Broadway en este episodio de la HistoriaExtra pódcast:

Aquí, Jem Duducu comparte seis hechos sorprendentes sobre Alexander Hamilton ...

Alexander Hamilton era un luchador

Desde prácticamente los primeros disparos efectuados en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783), Hamilton fue voluntario en la milicia rebelde. En 1776, había levantado una compañía de artillería en Nueva York y fue elegido su capitán. Al final de la guerra había peleado en ocho batallas separadas, siete de ellas entre 1776 y 1778, cuando se convirtió en teniente coronel y ayudante de campo de George Washington.

A medida que avanzaba la guerra, Hamilton se sintió frustrado porque ya no estaba involucrado en las líneas del frente. Eso cambió cuando una reprimenda de Washington, que de ninguna manera significó un desastre para su carrera militar, fue utilizada por Hamilton como una excusa para dejar el personal personal de Washington y convertirse nuevamente en un oficial de primera línea. La decisión le permitió luchar junto a las unidades francesas en el sitio de Yorktown en 1781. Esta batalla iba a ser la victoria final de los rebeldes estadounidenses y las fuerzas francesas sobre las británicas en la lucha estadounidense por la independencia.

Los impuestos de Hamilton iniciaron una rebelión

Cuando George Washington se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos, nombró a Hamilton el primer secretario del Tesoro del país. Esto significó que Hamilton fue el hombre que sentó las bases de los mecanismos y sistemas financieros del gobierno de Estados Unidos, incluido el establecimiento de un banco nacional y la Casa de Moneda de Estados Unidos.

Todos los gobiernos necesitan recaudar ingresos mediante impuestos y, como lo demostró la revolución, a los estadounidenses no les gustaba pagar impuestos (¿a quién le gusta?). Uno de los primeros objetivos fiscales de Hamilton fue el whisky (tanto nacional como importado), que consideró preferible a gravar la tierra. Pero el impuesto fue impopular desde el principio, especialmente en las zonas rurales de Estados Unidos, donde los agricultores a menudo producían su propio whisky, y la oposición se volvió cada vez más feroz.

La Rebelión del Whisky duró tres años a partir de 1791 y obligó al presidente George Washington a dejar el retiro militar para liderar las tropas y sofocar el levantamiento. El clímax llegó en julio de 1794 en la batalla de Bower Hill en Pensilvania, donde cientos de rebeldes fiscales se enfrentaron con las tropas gubernamentales. Washington y Hamilton creían que era imperativo para el futuro de la financiación del gobierno que las tropas estadounidenses hicieran cumplir la autoridad del gobierno para recaudar impuestos, y la derrota de la rebelión demostró que el gobierno estaba dispuesto y era capaz de detener la resistencia a la ley. Solo un puñado de personas murió, pero el largo y prolongado asunto y su violento clímax se debieron únicamente al impuesto de Hamilton.

En el musical homónimo de Lin Manuel-Miranda, el padre fundador es recordado como un inmigrante revolucionario y luchador, un héroe del sueño americano. Pero, ¿es el musical una representación realista de Alexander Hamilton? Tom Cutterham argumenta que el verdadero Alexander Hamilton era un antidemocrático elitista, que utilizó la violencia para aplastar la disidencia ...

Hamilton (and the Americans) didn’t always pay their bills

The French contribution to the rebel cause during the American Revolution wasn’t just another excuse for the French to annoy the British: the help came at a cost. Therefore, after independence had been achieved, France expected America to pay its bills. As the first secretary of the treasury, Hamilton ensured that America honoured its debt.

However, by 1798, two things had changed: firstly, Hamilton was no longer in charge of the treasury secondly, and more importantly, the French regime that had come to the aid of the rebels had changed. Even after the French monarchy had been overthrown, the United States had continued to pay its debts. Revolutionary France received money from revolutionary America, but by 1798, it had dawned on America that it was honouring a debt that – technically speaking – didn’t exist anymore.

Unsurprisingly, the French saw things differently and when the money stopped coming, the so-called Quasi-War followed. This was a period (1798–1800) under the presidency of John Adams, when French and American ships fought unofficial naval battles in the Atlantic. Although he saw no action, Hamilton came out of retirement and was one of the leaders of the American forces during this period of uncertainty and violence. The reality was that France had bigger fish to fry (such as fighting the Royal Navy threat in the Mediterranean) and hostilities had petered out by 1800, when it was Napoleon who wanted to end what had become an annoyance. The conflict came to an end when both sides signed the Convention of 1800.

Hamilton was an intellectual

Hamilton was a key contributor to the brand-new Constitution of the United States, but almost as importantly, he initiated a project called ‘The Federalist Papers’. This was a collection of essays to explain and support the provisions of the historic document.

During the writing of the Constitution, Hamilton had argued for the president and the senators to have lifetime tenure. This made James Madison, the future president, suspicious of Hamilton, arguing that he was trying to introduce monarchy to the fledgling republic. The debates, while heated, were constructive and as a result, Hamilton signed the final draft and argued eloquently for its implementation.

Along with laying the foundations of US financial institutions, Hamilton established the Revenue Cutter Service to protect the country’s coasts from smugglers who were thwarting another revenue stream for the government the service was later to become the United States Coast Guard. Starting all of these from scratch, as well as being a vital contributor to the country’s Constitution, shows a remarkably sharp intelligence.

The long feud between Thomas Jefferson and Alexander Hamilton began in the 1790s, when the former was President George Washington’s secretary of state, and the latter his treasury secretary.

Read more about the Jefferson-Hamilton feud

Hamilton was a media mogul

So far we have looked only at Hamilton’s astonishing achievements while he was in government, but he kept himself busy in retirement too. In 1801 he managed to secure $10,000 from a group of investors to fund the launch of the New York Evening Post. Although the name has since changed to the New York Post, it is America’s oldest continuously published daily newspaper.

Hamilton’s motives in starting the newspaper were not entirely philanthropic, and he used the paper to push his political agenda. In 1804, there were a number of articles attacking vice president Aaron Burr. These regular verbal muggings enraged Burr so much that they led to one of the most bizarre moments in American history… in the summer of 1804, when Burr challenged Hamilton to a duel. Hamilton himself said he was “strongly opposed to the practice of duelling”, but Burr had no such qualms and seems to have been intent on killing Hamilton.

Hamilton is on the money

The debate about which historic figures should appear on currency is an argument that never pleases everyone. Though Hamilton was undoubtedly a key figure in shaping America and its constitution, and the country’s financial system owes him a huge debt of gratitude, he was not that well remembered in America prior to the hit musical which opened in New York in 2015. He had been on the $10 bill since 1928 but, by the new millennium, this was seen as a rather old-fashioned choice, and the decision was made to replace him with a woman. However, the currency decisions were taking place at the same time as Hamilton the musical was becoming a monster hit. Therefore, in 2016 it was announced that he would remain where he had been and that a woman from American history would appear on the $20 bill instead (bad news for president Andrew Jackson).

Alexander Hamilton was a founding father, statesman, veteran, political intellectual, economist and media tycoon. While all of this is impressive, it may seem like none of it screams ‘hit Broadway musical’. But the rest, as they say, is history.

Jem Duducu is author of The American Presidents in 100 Facts (Amberley Publishing, 2016). You can find Jem on Twitter and Facebook.

This article was first published by HistoryExtra in September 2017


John Adams fires Hamilton

Photographed by Joan Marcus

Theatrical! In “The Adams Administration,” Burr sings, “Adams fires Hamilton, privately calls him ‘creole bastard’ in his taunts (Say what?) Hamilton publishes his response! ‘Sit down, John, you fat mother f*****.’” However, Hamilton left office in 1795, during Washington’s second term and Adams came into office in 1797, so the notion of Hamilton being fired is entirely false. As to the insults, Adams did refer to Hamilton in letters as both “Scottish Creole” and “[…] bastard brat of a Scotch Pedler […],” but those letters were written in 1805 and 1806, not in 1797.


“My name is Philip. I am a poet. I wrote this poem just to show it.”

When Alexander’s firstborn son, Philip, shows off his rhyming skills for his father, he mentions his younger sister and the desire for a little brother. Philip is the only named child in the show the younger sister is Angelica Hamilton, who doesn’t make an appearance. The musical doesn’t mention the rest of the brood, which included five more sons and one more daughter. So why did audiences only see one child? Lin-Manuel Miranda explains: “[I]f you want to see a musical with eight kids, go watch The Sound of Music.”

Philip died in a duel in 1801 (at the same duelling grounds in Weehawken, New Jersey, where his father would be fatally shot in 1804) sister Angelica had a nervous breakdown after her brother’s death from which she never recovered. But the Hamiltons were resilient: Eliza and Alexander had one more son in June 1802, whom they named Philip in memory of his older brother. After Alexander’s death, Eliza played a key role in maintaining his legacy and papers. Her partner in that effort was Alexander’s fourth son, John, who edited and published his father’s papers, as well as a seven-volume biography in the 1850s—preserving his father’s legacy and the foundation of future works about him, including the Tony and Pulitzer Awards-winning musical.


Aaron Burr — villain of ‘Hamilton’ — had a secret family of color, new research shows

Within a week of her arrival at Princeton University, Sherri Burr received a puzzling phone call.

The caller, another student, said Sherri was invited to a Burr family meeting — “Burr” as in Aaron Burr, the third vice president of the United States and villain of “Hamilton,” the astronomically popular musical. Aaron Burr’s father co-founded Princeton, the caller told her, so all descendants who attend the school are summoned to regular gatherings.

“I took a look down at my brown skin and thought, ‘Well, that doesn’t apply to me,’ ” said Sherri Burr, who was getting her graduate degree from Princeton. “So I never went.”

Decades later, she learned the truth. Sherri Burr, a 59-year-old professor at the University of New Mexico, is descended from John Pierre Burr, who is almost certainly Aaron Burr’s son. John Pierre is the most prominent member of a larger family of color whom Burr kept secret and who flew under the historical radar — except as titillating gossip — until now.

After years of extensive digging inspired by a desire to know more about her ancestry, Sherri Burr concluded that John Pierre’s long-rumored parentage was legitimate. According to her findings, Aaron Burr fathered two children, John Pierre and a girl, Louisa Charlotte, with a woman of color named Mary Emmons, who hailed from Kolkata, India, and worked as a servant in the Burrs’ home for several years.

Last year, Sherri Burr joined the Aaron Burr Association, a Maryland-based society of descendants and history buffs that works to understand and promote Aaron Burr’s life and legacy. After she presented her research to the association at its annual meeting in September, the nonprofit group voted unanimously to acknowledge that John Pierre was Aaron Burr’s son. Historians contacted by The Washington Post said the evidence Sherri Burr collected seems convincing.

On Saturday, the association took things one step further: Some of its roughly 75 members gathered in a historic black cemetery in a Philadelphia suburb to install a headstone declaring John Pierre’s ancestry on what is now an unmarked grave. The stone also celebrates John Pierre’s accomplishments: He was a barber, a prominent member of Philadelphia’s elite black society (he married a free black woman). He also was a crucial leader in the city’s leg of the Underground Railroad. The installation is timed to coincide with the 400th anniversary of enslaved Africans’ arrival in North America.

“Champion of Justice and Freedom,” the headstone reads in white italics on shiny black stone. “Conductor on the Underground Railroad. Son of Vice-President Aaron Burr."


Ver el vídeo: Aaron Burr, Sir. Hamilton Animatic