Andrew Cunanan continúa la ola de asesinatos

Andrew Cunanan continúa la ola de asesinatos

El cuerpo de William Reese, de 45 años, cuidador del cementerio, se encuentra en la zona rural de Pennsville, Nueva Jersey, el 9 de mayo de 1997. Había recibido un disparo en la cabeza con una bala Golden Saber calibre .38. La policía pronto determinó que el asesino era Andrew Cunanan, un hombre de 27 años ya buscado por tres asesinatos. Al parecer, Cunanan había matado a Reese en el proceso de robar su camioneta Chevrolet.

Cunanan pasó la mayor parte de su vida adulta como el compañero guardado de hombres mayores ricos, viviendo un estilo de vida muy caro en San Diego, California, que estaba mucho más allá de sus propios medios. En abril de 1997, Cunanan les dijo a sus amigos que se mudaba a San Francisco. Sin embargo, en realidad compró un boleto de ida a Minnesota después de rogarle a la compañía de su tarjeta de crédito que extendiera su límite de crédito.

En Minnesota, Cunanan se reunió con David Madson, con quien había salido brevemente en el pasado. Aparentemente, Cunanan fue allí en un intento de continuar la relación. El 27 de abril, Jeffrey Trail, un conocido de Cunanan y Madson, se reunió con los dos en el apartamento de Madson, pero aún se desconocen los detalles de lo que sucedió allí. Las autoridades solo saben que Cunanan mató a Trail con un martillo y luego fue a East Rush Lake, donde mató a Madson dos días después con un disparo en la cabeza.

Luego, Cunanan tomó el jeep de Madson y se dirigió a Chicago, donde encontró a su próxima víctima: el millonario Lee Miglin, de 72 años. Miglin fue atado con cinta adhesiva, apuñalado con tijeras de jardinería y luego asesinado cuando Cunanan le cortó el cuello con una sierra. Cunanan luego condujo hacia el este hasta Nueva Jersey en el Lexus de Miglin, donde mató a Reese y escapó con su automóvil.

Se produjo una persecución masiva cuando el FBI colocó a Cunanan en su lista de los diez más buscados. La prensa corrió con la historia y Cunanan apareció varias veces en programas de televisión. Los más buscados de América. La policía cree que Cunanan pasó unos días en Greenwich Village de la ciudad de Nueva York antes de conducir hacia el sur a Miami, donde el 15 de julio mató al famoso diseñador de moda Gianni Versace frente a su mansión de South Beach.

El 23 de julio, Fernando Carreira, el cuidador de una casa flotante en Miami, encontró a un intruso en el bote y llamó a la policía. Al parecer, sintiendo su captura, Cunanan se pegó un tiro en la cabeza, pero la policía, inconsciente, se enfrentó a un enfrentamiento de cinco horas con el asesino ya muerto.

No ha surgido ningún motivo sólido para los asesinatos de Cunanan. Al final, Cunanan estuvo a la altura de la facturación de su compañero de secundaria como el estudiante "probablemente no será olvidado".


Hace 20 años, Andrew Cunanan & # 8217s Killing Spree Comenzó en Minneapolis

MINNEAPOLIS (WCCO) & # 8212 Hace veinte años esta semana, una ola de asesinatos que llegó a los titulares internacionales comenzó en Minneapolis.

Es una historia que llevó a Esme Murphy de WCCO & # 8217 a todo el país en busca del asesino.

Andrew Cunanan (crédito: CBS)

Andrew Cunanan siempre será conocido como el hombre que asesinó al diseñador de moda Gianni Versace.

El diseñador de estrellas & # 8212 como la princesa Diana y Madonna & # 8212 es baleado a plena luz del día justo en frente de su mansión de Miami Beach.

En cuestión de horas, se anuncia un sospechoso. Es Cunanan, quien estaba en la parte superior de la lista de los 10 más buscados del FBI por una ola de asesinatos que comenzó en el North Loop de Minneapolis.

Antes del asesinato de Versace, el teniente Dale Barsness & # 8212 entonces comandante de la unidad de homicidios de la policía de Minneapolis & # 8212 habló con WCCO en el verano de 1997.

& # 8220Esta es la bolsa de viaje que creemos que Andrew Cunanan trajo a Minneapolis cuando llegó el 25 de abril. Tiene su nombre. Trajo sus pertenencias en esto, & # 8221 Barsness dijo.

Es una mirada escalofriante a la letra del misterioso hombre de California, un hombre que se ve diferente en cada fotografía y cuyo nombre se pronuncia de manera diferente en el transcurso de una persecución de tres meses.

Gianni Versace (crédito: Getty Images)

Cunanan dejó su ciudad natal de San Diego, diciendo en abril de 1997 que tenía & # 8220algunos negocios en Minneapolis & # 8221.

David Madson, un ex amante y conocido arquitecto de Minneapolis, lo recoge en el aeropuerto un viernes por la noche.

Cunanan se queda con un amigo gay en común, Jeffrey Trail. Los tres hombres terminan en el loft de Madson en North Loop el domingo por la noche.

El lunes, ni Trail ni Madson se presentan a trabajar.

El martes 29 de abril, los amigos están preocupados y llaman a la policía. La amiga de Madson & # 8217, Linda Elwell, habló con WCCO en 1997.

& # 8220 Tocamos. & # 8216 ¿Hola? ¿Hola? Somos nosotros '', dijo Elwell.

Ella dice que escuchan al perro de Madson y algunos susurros adentro. Se van sin abrir la puerta, pero hay & # 8217 la sensación de que algo & # 8217 no está bien. Le piden al gerente que verifique unas horas más tarde.

& # 8220 Rompí la puerta y la abrí y miré a mi izquierda y vi esta cosa envuelta en una alfombra que parecería ser un cuerpo, & # 8221 dijo la gerente Jennifer Wiberg en una entrevista de WCCO en 1997.

Veinte años después, Wiberg volvió a hablar con WCCO.

& # 8220Había sangre por todas partes & # 8221, dijo. & # 8220 Recuerdo haber visto cabello oscuro sobresaliendo de la parte superior de la alfombra, y luego mencioné que no & # 8217t se parecía al cabello de David & # 8217 & # 8221.

Después de cierta confusión sobre quién fue brutalmente golpeado hasta la muerte con un martillo, la policía identifica a la víctima como Trail.

Es a partir de ese momento del brutal asesinato de Trail que comienza uno de los profundos misterios del sangriento alboroto de Cunanan. Los investigadores dicen que Madson y Cunanan pasaron los siguientes cinco días juntos, los dos primeros en el desván con el cuerpo en descomposición de Trail & # 8217.

Pero ahora creen que Madson estaba siendo rehén con una pistola que Cunanan le había robado a Trail y una pistola que usaría en todos los demás asesinatos.

El 3 de mayo, Madson es encontrado muerto a tiros por un lago cerca de Rush City en el condado de Chisago.

Cunanan es ahora sospechoso de dos asesinatos. Al día siguiente, hay una tercera víctima.

El lunes 4 de mayo, el multimillonario Lee Miglin es encontrado baleado y torturado en el garaje de su casa adosada en el distrito de Gold Coast de Chicago.

A la vuelta de la esquina, la policía encuentra un Jeep Cherokee rojo con placas de Minnesota. El Jeep pertenece a la víctima de asesinato Madson.

La búsqueda de Cunanan continúa por toda la costa este, pero nadie sabe con certeza exactamente qué ciudad, exactamente dónde.

El 9 de mayo hay otra víctima. William Reese es cuidador en un cementerio de la Guerra Civil en Nueva Jersey. Cunanan le quita la vida a Reese por un nuevo auto de escape.

Cunanan está ahora en la lista de los diez más buscados del FBI & # 8217.

Los investigadores determinarían más tarde que Cunanan se esconde a plena vista durante los próximos dos meses en Miami y South Beach.

Luego, el 15 de julio, Versace recibe un disparo a sangre fría. El camión rojo que Cunanan le robó a William Reese se encuentra cerca. Dentro del camión, encuentran una identificación de Cunanan. Ahora también es buscado por el asesinato de Versace.

& # 8220Este tipo sabe que & # 8217 estamos detrás de él & # 8221 dijo Barsness en 1997. & # 8220 Creo que el resultado final es que él & # 8217s se va a suicidar o va a terminar en un tiroteo con la policía & # 8221

Su predicción resulta ser cierta. Ocho días después del asesinato de Versace, Cunanan se suicida en una casa flotante cercana.

La princesa Diana, Elton John y David Furness asisten al funeral de Gianni Versace & # 8217 en Italia (crédito: GERARD JULIEN / AFP / Getty Images)

Veinte años después, Barsness está obsesionado con la pregunta: ¿Por qué?

& # 8220 Definitivamente quería restablecer una relación con David Madson, & # 8221 Barsness dijo.

Barsness cree que la ola de asesinatos se desencadenó cuando Cunanan, que había comprado un boleto de ida a Minneapolis, fue rechazado por Madson ese fin de semana.

Barsness cree que Cunanan se enfureció, mató a golpes a Trail y mantuvo cautivo a Madson.

& # 8220 Estaba aterrorizado de este tipo, especialmente cuando vio lo que le hizo a Jeffery Trail, & # 8221 Barsness.

Barsness insiste en que las fuerzas del orden en las Ciudades Gemelas y en todo el país hicieron todo lo que pudieron en ese momento.

"Quiero decir, no sé qué más podríamos haber hecho", dijo.

Pero los amigos de Madson dicen que hubo pasos en falso en la investigación.

¿Recuerdas la bolsa negra con el nombre de Cunanan & # 8217s?

& # 8220Fue un poco vergonzoso para mí & # 8221, dijo el sargento de policía de Minneapolis. Robert Tichich en 1997.

Andrew Cunanan (crédito: CBS)

Tichich admite durante días que no se había molestado en mirar la etiqueta durante días & # 8212 sin verla en realidad mostraba el nombre de Cunanan & # 8217.

Los investigadores también se perdieron un par de jeans ensangrentados. El administrador del apartamento, Wiberg, los encontró días después, después de que la policía procesara la escena.

& # 8220En ese momento, pensé que era bastante patético, & # 8221 Wiberg.

Y luego está el momento temprano en el que Madson desapareció. Sus amigos fueron al loft con la policía, pero no entraron por temor a que los oficiales mataran a su amado dálmata si atacaba. Convencidos de haber escuchado susurros, se preguntan si Madson y Cunanan todavía estarían allí.

Es posible que se haya perdido la oportunidad de detener una juerga de asesinos en serie antes de que comenzara.

& # 8220Si los dos oficiales y yo hubiéramos tomado una decisión diferente, podríamos haber salvado la vida de David & # 8217, tal vez Lee & # 8217s, William Reece & # 8217s y Gianni Versace & # 8221, dijo Elwell. & # 8220Pero nunca lo sabremos y esa es la parte difícil. & # 8221

Veinte años después, sabemos más sobre Andrew Cunanan. Era ante todo un mentiroso patológico, que afirmaba haber nacido en una familia adinerada. De hecho, su dinero provenía de hombres homosexuales mayores, a menudo encerrados, con los que salía.

Entre las preguntas que quedan: ¿Por qué Lee Miglin en Chicago? La esposa y la familia de Miglin insisten hasta el día de hoy en que no conocía a Cunanan.

¿Y por qué Versace? Muchos investigadores dicen que fue porque Versace era todo lo que Cunanan no era: un hombre gay con una pareja amorosa que era rica, exitosa y brillante.


Asesinos seriales

El asesino Andrew Cunanan fue agregado a la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI el 12 de junio de 1997, poco antes de que matara a Gianni Versace.

Alrededor de las 8:45 de la mañana del 15 de julio de 1997, el diseñador de moda internacional Gianni Versace regresó a su mansión de Miami Beach en Ocean Drive después de un paseo hasta un café local.

De repente, un hombre se acercó a Versace, sacó una pistola y lo mató de dos tiros en la nuca. El hombre huyó & # 8212 seguido a distancia por al menos un testigo & # 8212 y desapareció en un estacionamiento cercano.

Los detectives de homicidios de Miami Beach pronto pidieron ayuda a la oficina local del FBI en la ciudad. A los oficiales les preocupaba que el asesinato pudiera ser un asesinato a sueldo, pero la evidencia rápidamente sugirió que no lo era. Dentro del estacionamiento identificado por el testigo había una camioneta roja vinculada a un asesinato en Nueva Jersey y un hombre llamado Andrew Phillip Cunanan, el objetivo de una persecución en curso.

Cunanan era un desertor universitario de 27 años de California. Era muy inteligente, hablaba dos idiomas y desde su adolescencia había buscado vivir una vida de riquezas y comodidades. Había complementado sus ganancias de un trabajo ocasional aquí y allá sirviendo como prostituta y entablando relaciones a largo plazo con homosexuales mayores que lo colmarían de regalos y dinero en efectivo.

Por razones que no están claras, Cunanan había comenzado una ola de asesinatos a fines de abril de 1997. Primero, mató a golpes a un ex oficial naval con un martillo en Minneapolis. Unos días después, disparó y mató a un arquitecto y arrojó su cuerpo cerca de East Rush Lake en Minnesota. Ambos hombres fueron sus socios desde hace mucho tiempo. En mayo, Cunanan apuntó a un extraño & # 8212 un desarrollador inmobiliario de 72 años & # 8212 en Chicago. Cunanan robó el auto del hombre y, menos de una semana después, asesinó a un trabajador del cementerio en Nueva Jersey. Luego tomó el camión rojo de la víctima y se dirigió a Miami.

Durante todo este tiempo, las autoridades fueron armando las piezas. La investigación y el trabajo forense relacionaron el asesinato de Chicago y los demás con Cunanan. El 7 de mayo, el FBI se unió a la búsqueda de Cunanan y rápidamente reunió sus recursos para identificar y entrevistar a sus amigos, familiares y otros contactos. El asesinato de Nueva Jersey dejó en claro que Cunanan se estaba moviendo por todo el país, y los grupos homosexuales estaban especialmente preocupados de que pudiera insinuarse en sus círculos y continuar cometiendo asesinatos. El Proyecto Anti-Violencia de Gays y Lesbianas de la Ciudad de Nueva York publicó una gran recompensa y buscó advertir a aquellos que pudieran conocer Cunanan.

Trabajando con el programa de televisión America & # 8217s Most Wanted, el FBI nombró a Cunanan como la 449ª incorporación a su lista de los diez fugitivos más buscados el 12 de junio de 1997. Nuestras oficinas en Minnesota, California, Illinois, Nueva Jersey y otros lugares continuaron buscando información sobre él. La Oficina también publicó una línea telefónica de información y difundió detalles en el sitio web público del FBI. Pero Cunanan pasó desapercibido.

Sin embargo, con el asesinato de Gianni Versace, la red comenzó a cerrarse. Ocho días después, el 23 de julio de 1997, el cuidador de una casa flotante a unas dos millas al norte de la casa de Versace en Miami Beach informó haber escuchado un disparo. Los socorristas encontraron a Cunanan muerto por una herida autoinfligida. Su ola de asesinatos había terminado.


RETRATOS DE UN ASESINO

La ola de asesinatos de Andrew Cunanan, que se cobró la vida del diseñador Gianni Versace, Lee Miglin de Chicago y otros tres hombres, lo convirtió en un enigma familiar. Estaban, entre otros, el preppy Cunanan, el alegre gigoló Cunanan, el decadente Cunanan, el astuto Cunanan y el tierno Cunanan.

Si bien dos nuevos libros sobre Cunanan no difieren mucho en la trayectoria de su vida o los tics en su personalidad, no podrían ser más diferentes en estilo. "Vulgar Favors", de Maureen Orth, podría llamarse el Cunanan completo, mientras que "Three Month Fever", de Gary Indiana, es el pastiche Cunanan. (Estos se unen a un libro de bolsillo sobre crímenes reales, llamémoslo el rapidito Cunanan, que se imprimió rápidamente poco después de que Cunanan, de 27 años, se suicidara en julio de 1997 después de tres meses de fuga).

Con tantos reportajes y rumores que ya rodean a Cunanan, Orth e Indiana deben haber entendido la necesidad de contar la historia de maneras nuevas y más elaboradas. Orth, un reportero de la revista Vanity Fair, optó por buscar todas las pistas, investigar todos los ángulos y entrevistar a todas las fuentes posibles.

Indiana, un novelista, afirma audazmente en su prefacio: "No es mi deseo agregar la palabra uno al" género del crimen verdadero ", oa la" novela de no ficción "a la Capote o Mailer. "Three Month Fever" es un pastiche con el que me gustaría disolver estos dos modos insatisfactorios, ya que se refiere a una historia que es en sí misma un pastiche y, en muchos aspectos, inextricable de su propia hipérbole ".

En otras palabras, quiere llevarnos dentro de la locura, dentro de la mente del criminal. En otras palabras, se ve obligado a inventar cosas. “No sé si Cunanan realmente (hizo estas cosas), escribe Indiana. `` Pero siento que lo hizo, o al menos que sucedió algo análogo ''.

Indiana empleó un enfoque similar en & quot; Resentimiento & quot, basado libremente en el caso del asesinato de los hermanos Menéndez, pero eso era una novela. Esto se anuncia como no ficción, y las pretensiones de Indiana se vuelven cada vez más difíciles de ignorar a medida que avanza la historia.

Un punto bajo absurdo es una escena de sexo imaginada entre el magnate inmobiliario Miglin y Cunanan antes del asesinato de Miglin. Más tarde, Indiana inventa voces que le indican a Cunanan qué hacer mientras se esconde en el sur de Florida. Tales pasajes salvajes se pegan entre recapitulaciones palabra por palabra de informes policiales y entrevistas con las fuerzas del orden. Una entrevista parece incluida sólo por el efecto (posiblemente) cómico de representar los inarticulados "y uhs" de un par de habitantes de Minnesota. En ese momento, el pastiche se convierte en paschtick.

El trabajo anterior de Indiana ha sido elogiado por sus comentarios vanguardistas y su humor mordaz. Pero aquí no hay alivio cómico, excepto por lo involuntario. Todo es estilo y bilis. Algo de ese veneno obviamente está dirigido a Orth, quien había escrito una larga comida para llevar en Cunanan para Vanity Fair y probablemente se estaba cruzando con Indiana en el camino retorcido de Cunanan.

Indignada, Indiana desafía la teoría que Orth avanza en su libro: que la juerga de Cunanan fue en parte alimentada por la droga cristal metanfetamina. Señala que un efecto secundario de la droga es la pérdida de peso y que Cunanan estaba aumentando de peso durante el período en cuestión. Descartando la idea de la metanfetamina de cristal, escribe: "Una montaña de sushi lo descarta".

En varios pasajes, podemos vislumbrar lo que ofrece el novelista de los barrios bajos que el reportero trabajador no puede: prosa vívida y observaciones inusuales. "Cuanto más deliberadamente ocioso estabas en San Diego, más gente daba por sentado tu éxito", escribe Indiana sobre el estilo de vida de Cunanan en su nativo sur de California. Y esto, acerca de un joven Cunanan: `` Tenía su rostro en un libro cada minuto posible, pero los libros lo consumían bastante aparte de la curiosidad porque la palabra impresa borró la casa en North U Avenue y sus intrincadas tensiones, lo llevó a un lugar donde su La familia no era una variedad de expectativas en competencia, sino una cálida bola de sentimiento difuso en la habitación de al lado.

En este nivel, Orth no puede competir. Su escritura rara vez se desliza hacia clichés de crímenes verdaderos, pero es incapaz de impulsar su narrativa, que parece agobiada por algo más que el sushi. Parece que no puede resistirse a probar un poco de todo de todos esos cuadernos que debe haber acumulado. Completista, necesita hacernos saber cuál de los periódicos del área de Miami se desempeñó mejor en esta gran historia, tiene que compartir cada ejemplo de cómo Cunanan finge ser algo que no era, se siente obligada a incluir un resumen largo y confuso de los cuestiones de propiedad en torno a la casa flotante donde Cunanan se suicidó. (Usted medio espera una posdata actualizándonos sobre la cuestión crucial de lo que le sucedió al perro, Prints, de una de sus víctimas de Minnesota).

A veces, sus informes hacen poco más que elaborar la larga narrativa que escribió para Vanity Fair en 1997, sin embargo, merece crédito por su incansable hambre de saberlo todo, de encontrar a todos. Ella consiguió entrevistas con los padres de Cunanan, quienes a su vez (sin saberlo) la ayudaron a completar el retrato de su extraña y disfuncional familia. También proporciona retratos empáticos de las víctimas, y no solo los peces gordos Miglin y Versace.

Las dos primeras víctimas, Jeffrey Trail, un exmarinero de DeKalb, y el arquitecto David Madson, pueden haber sido asesinados por amabilidad: simplemente no podían deshacerse de Cunanan de sus vidas, incluso cuando se cansaron de sus mentiras y manipulaciones. Más allá de eso, Orth describe el dolor que sintieron los padres de Madson a manos de los insensibles investigadores de la policía de Minneapolis, quienes inicialmente vincularon a su hijo con el asesinato de Trail.

Ella también argumenta que el asesinato de William Reese, un cuidador del cementerio en Nueva Jersey, ocurrió porque los investigadores filtraron información al Tribune de que Cunanan estaba siendo rastreado a través del teléfono del automóvil en el Lexus robado de Miglin. Cunanan luego se dio cuenta de que necesitaba tirar el auto y mató a Reese para que lo recogiera, escribe.

Su material más fuerte de Chicago no es que Miglin podría haber sido gay. Una vez más, parece haber rastreado una multitud de fuentes para consultar, pero no hay nada aquí (ciertamente no la revelación de que Miglin usó & quot; ropa interior de bikini de alfabetización & quot) que explique esta primicia potencial, nada que finalmente pueda responder a la pregunta: ¿Por qué Miglin? Lo que Orth explica de manera convincente son las presiones especiales que siente la policía de Chicago para tratar el caso de Miglin con cautela: las conexiones del Ayuntamiento con la familia Miglin y los métodos de mano dura del socio comercial de Miglin, Paul Beitler.

Ella relata que Beitler reaccionó con enojo ante una mención de la policía en los medios de comunicación de que el asesinato podría no haber sido al azar. Así que llamó al entonces superintendente de policía. Matt Rodríguez y amenazó con convertir la investigación policial en un tema mediático. "No los necesitamos especulando en los periódicos sobre este asesinato", cita a Beitler. `` Podríamos dar la vuelta y hacer lo mismo a la inversa con el departamento de policía de Chicago: comenzar a especular que tenemos otro O.J. problema pasando aquí '. & quot

Lo que Orth e Indiana comparten es un desdén por el espectáculo mediático que se convirtió en el caso de Cunanan: los llamados confidentes de Cunanan que aceptaron decenas de miles de dólares para entrevistas, cobertura de pared a pared que a menudo dependía de especulaciones extravagantes, el enjambre, el maremoto, la avalancha.

Sin embargo, ninguno es capaz de trascender todo esto. Al crear su pastiche, Indiana puede haber inventado una forma nueva e insatisfactoria: la novela sensacionalista, llena de sexo, violencia e insinuaciones. Mientras tanto, el "trabajo emblemático del periodismo de investigación" de Orth, en palabras de su editor, no cumple todas sus promesas, aunque como verdadero crimen tiene sus momentos. Ahora que ambos libros forman parte del canon de Cunanan, el enigma parece menos exótico: el asesino revelado es el canalla de al lado.


¿Por qué Andrew Cunanan se embarcó en una matanza? Historia del crimen estadounidense Explora sus motivos

La historia de la ola de asesinatos de Andrew Cunanan, que terminó con su suicidio en julio de 1997 después de que asesinara a cinco personas, incluido el diseñador de moda Gianni Versace, es el tema de esta temporada de Historia del crimen estadounidense.

Además de explorar la vida de Versace y las otras víctimas de Cunanan, el programa también analiza de cerca al hombre detrás de los asesinatos. Entonces, ¿por qué Andrew Cunanan se embarcó en una matanza? La respuesta definitiva a esa pregunta murió con el Cunanan & mdash, especialmente dada su reputación de notorio mentiroso & mdash, pero hay varias teorías.

1) Las relaciones clave en su vida se habían roto.

En abril y mayo de 1997, Cunanan asesinó a sus dos primeras víctimas en Minnesota: su amigo, Jeffrey Trail, y su exnovio, David Madson. Trail era un ex oficial naval, mientras que Madson era un arquitecto a quien Cunanan llamó "el amor de mi vida".

De acuerdo a Feria de la vanidad, Las relaciones de Cunanan con estos hombres se habían agriado en las semanas y meses previos a los asesinatos. Ninguno de los dos quería que Cunanan, de quien sospechaban que estaba involucrado en una actividad ilegal, los visitara en Minneapolis.

Los New York Times informó en 1997 que los investigadores creían que Cunanan y Trail "estaban vinculados sentimentalmente, al menos por un tiempo, mientras vivían en San Diego". Si es cierto, entonces Cunanan tuvo intimidad con sus dos primeras víctimas. Feria de la vanidad Teorizó que Cunanan sospechaba que algo estaba pasando entre ellos: "Cunanan puede haber estado celoso, o sospechar que Madson y Trail estaban chismorreando sobre él a sus espaldas".

ABC Noticias informó que el ex compañero de habitación de Cunanan reveló que el asesino "amaba mucho a David Madson. David no quería tener nada que ver con él. Quiero decir, David era la vida de Andrew". Es posible que el deterioro de las relaciones de Cunanan y / o su percepción de un desaire romántico hayan contribuido a su motivo.

2) Podría haber tenido una enfermedad mental no diagnosticada.

Según Newsweek, en la familia de Cunanan existía una enfermedad mental y muchos creen que padecía un trastorno de personalidad antisocial.

La ex perfiladora criminal del FBI, Candice DeLong, dijo ABC Noticias "La autoestima de Andrew estaba ligada a las cosas buenas de la vida. Ser aceptado en la alta sociedad y por la gente rica era lo que esperaba. Si no las conseguía, estaba perdido".

En los meses previos a su juerga, Feria de la vanidad informes, Cunanan pareció girar en espiral. Estaba devastado porque Madson parecía tener un nuevo novio y le dijo a su compañero de cuarto que estaba muy descontento. También estaba profundamente endeudado, y su necesidad de atención aumentó una noche, escribe Orth, "Cunanan prendió fuego a un plato de papel lleno de servilletas y luego se alejó de la mesa".

3) Quería ser famoso.

Según el libro de Mauren Orth de 1999 Favores vulgares (vía Newsweek ), en la que El asesinato de Gianni Versace se basa, Cunanan "estaba resentido por la riqueza y el éxito de Versace. Los amigos de Cunanan recordaron que a menudo dejaba caer el nombre del diseñador de moda, lo que no es sorprendente para un mentiroso patológico".

Orth informa en su libro que un adolescente Cunanan siempre supo que sería famoso debido a su comportamiento. "No había una meta específica. Era más, 'La gente me recordará por mi comportamiento más que por cualquier logro, por mi personalidad", dijo a Orth el amigo de la escuela secundaria de Cunanan, Matthew Rifat.

De acuerdo a Favores vulgares, Cunanan había conocido a Versace al menos una vez y había desarrollado una cierta obsesión con el diseñador de moda. Si Versace era la persona más famosa que conocía Cunanan, entonces tiene sentido que lo apunte para ganar notoriedad. Según TIME, amigos de Cunanan le dijeron al FBI en 1997 que Cunanan pudo haberse sentido atraído por alguien dentro del círculo social de Versace, lo que desencadenó su "próxima explosión violenta".

4) Se había quedado sin dinero y sin contactos importantes.

De acuerdo a Feria de la vanidadNorman Blachford, un jubilado adinerado, había estado financiando los gastos de Cunanan durante un tiempo, pero Blachford cortó Cunanan en septiembre de 1996. Los New York Times informó en 1997 que Cunanan a menudo se quejaba de que estaba arruinado antes de irse de California a Minneapolis, donde comenzó su ola de asesinatos. Según el propietario de su lugar de reunión local, "Se había deshecho de su coche. Vivía en un apartamento rechoncho. Todas las pretensiones se habían ido. Ya no podía ser el perro superior. No podía ser el centro de atención." Aparentemente, los intentos de Cunanan de vivir una buena vida, saliendo con hombres ricos y mucho mayores, habían fracasado y estaba enojado.

La hermana de Jeffrey Trail insinuó Los New York Times que Cunanan pudo haber estado enojado con Trail. los Veces escribió: "Dijo que los oficiales de policía de Minneapolis le dijeron a su familia que estaban investigando una teoría de que el Sr. Cunanan estaba planeando aprovecharse de los hombres homosexuales mayores y que el Sr. Trail había difundido advertencias sobre tal connivencia, lo que enfureció al Sr. Cunanan". Como Cunanan a menudo dependía de socios adinerados para mantener su estilo de vida, tiene sentido que se enojara con cualquiera que interfiriera con sus ingresos.

Antes del asesinato de Versace, la columnista de The Gay and Lesbian Times Nicole Ramirez Murray dijo al Chicago Tribune que cuando Blachford lo dejó, Cunanan "perdió la llave de este mundo exclusivo". Después de que el millonario lo interrumpió, a Cunanan no le quedaba nada. Como informó la publicación, "el hombre que siempre fue la vida más gastadora del partido fue eliminado".

Ansiaba atención. Mató por la fama. @DarrenCriss es Andrew Cunanan cuando #ACSVersace se estrena el 17 de enero, solo en FX. pic.twitter.com/cUMowC3ZXS

& mdash American Crime Story FX (@ACSFX) 8 de enero de 2018

5) Cunanan pensó que era VIH positivo y quería venganza.

Si bien una autopsia refutó que Cunanan tenía VIH en el momento de su muerte (según Associated Press), varias fuentes afirmaron que él pensaba que sí, y este fue el motivo clave para comenzar su ola de asesinatos.

los San Diego Union-Tribune informado (a través de Los New York Times), que el consejero de SIDA Mike Dudley dijo a la publicación que "el Sr. Cunanan expresó su temor de que pudiera estar infectado con el virus que causa el SIDA y juró vengarse de quienquiera que se lo haya transmitido".

American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace se transmite los miércoles a las 10 p.m. EST en FX.


David Madson

Madson era un joven arquitecto talentoso de Minnesota. Era el más querido de cuatro hermanos. Cunanan y él habían sido amantes. Disfrutaron de una relación a distancia a mediados de los 90.

Sin embargo, al igual que los otros amigos de Cunanan, Madson se había desilusionado con las mentiras y fantasías sociopáticas de Cunanan.

Su relación se había convertido en una amistad, pero de nuevo, como Jeff Trail, Madson se había cansado de las prolongadas visitas de Cunanan para pasar tiempo con él en Minneapolis.

Se desconoce qué pudo haber sabido Madson, de 33 años, sobre el asesinato de Trail. ¿Cunanan mantuvo a Madson alejado del cuerpo? ¿Cunanan le contó una historia sobre actuar en defensa propia? ¿O mantuvo a Madson como rehén a punta de pistola?

Es probable que estos hechos nunca se conozcan, pero en algún momento de los días posteriores al asesinato de Jeff Trail, Madson y Cunanan partieron de Minneapolis en el automóvil de Madson. Cunanan se llevó el arma de Jeff Trail.

Después de dejar la ciudad, los dos se dirigieron hacia el norte. El cuerpo de Madson fue descubierto por pescadores en la orilla del lago Rush, cerca de Rush City, Minnesota, el 3 de mayo de 1997. Le habían disparado en el cuello y la espalda. Un forense estimó que había estado muerto alrededor de un día antes de ser encontrado

Cunanan había cometido dos asesinatos en una semana, matando a los dos hombres posiblemente más cercanos a él.


Verificación de hechos de "American Crime Story": ¿Realmente el papá de Andrew Cunanan huyó del país?

"El asesinato de Gianni Versace: American Crime Story" ha ido desentrañando lentamente las cosas que contribuyeron a la ola de asesinatos en masa de Andrew Cunanan a lo largo de la temporada. En su octavo episodio, el programa aborda lo que podría ser el factor más importante en lo que inició a Cunanan en un camino que finalmente condujo al asesinato.

Ese factor es Modesto Cunanan (Jon Jon Briones), el padre de Andrew. Durante el episodio, vemos la forma en que las acciones de Modesto, incluidas las mentiras y la malversación, que finalmente lo buscan por el FBI, afectaron a Andrew (Darren Criss) desde una edad temprana.

“American Crime Story” sugiere que Modesto adoraba a su hijo en un grado casi ridículo mientras malversaba dinero, antes de que finalmente huyera del país para regresar a Manila cuando las autoridades se acercaron. Pero, ¿sucedió realmente todo eso? Según "Vulgar Favors: Andrew Cunanan, Gianni Versace, and the Largest Fall Manhunt in US History", el libro en el que se basa esta temporada de "American Crime Story", lo hizo, y muy poco parece haber sido embellecido para el en aras de un episodio entretenido.

Como se muestra en el episodio, titulado "Creador / Destructor", Modesto era originario de Filipinas y sirvió en la Marina de los EE. UU. Durante siete años. Maureen Orth, la periodista que escribió "Vulgar Favors", escribe que Modesto conoció a la madre de Andrew, MaryAnn (interpretada por Joanna Adler), en 1961 en Long Beach, California. Se casaron más tarde ese año y tuvieron cuatro hijos: Christopher, Elena, Regina y, finalmente, Andrew.

Aunque Modesto fue desplegado cuando nació Andrew, MaryAnn sufrió depresión posparto después de dar a luz. Como se menciona en el programa, fue hospitalizada para recibir tratamiento, dejando a Modesto a cargo del bebé Andrew, lo que aparentemente profundizó su vínculo.

Que Modesto abusó de MaryAnn como se muestra en "American Crime Story" también es cierto, según lo que MaryAnn y otros le dijeron a Orth. Ella habló con Modesto para el libro y él niega haber abusado de su esposa.

Una gran parte del episodio es el trabajo de Modesto y sus sueños de brindar una vida rica a su familia. Modesto pasó por la escuela nocturna, como se menciona en la escena de la entrevista de trabajo en "Creador / Destructor", mientras trabajaba como técnico de laboratorio después de retirarse de la Marina. Cuando terminó, realmente se las arregló para conseguir un trabajo en Merrill Lynch, aunque no lo mantuvo por mucho tiempo. Como informa Orth, Modesto trabajó en varias empresas comerciales, pero no permaneció en ninguna de ellas durante más de dos años.

"American Crime Story" sugiere que las autoridades estaban a punto de arrestar a Modesto después de algunos intercambios potencialmente fraudulentos. Apparently, his debt was growing and he was taking part in shadier and shadier deals, and court documents later filed by Mary Ann allege that he had “misappropriated” $106,000 from his stock brokerage business — but a Time article from 2001 states that police in San Diego, where the family lived, had no record of a charge against him.

So Modesto’s flight from authorities might be an embellishment, but the details of what he did when he left aren’t. Orth reports that, as seen in the show, Modesto sold the family’s two houses, as well as his cars, gathered what money he could, and left for Manila. Orth reports that the family was left with a mere $700, and that the experience was devastating for Andrew.

Orth writes that Andrew did see his father again in 1988, when he was 19, shortly after Modesto left the country, just like in the episode. The visit is a bit shorter on “American Crime Story” — Andrew apparently spent five days in the country. But when Andrew found his father in Manila, it was the last time the two saw each other.

After Cunanan’s killing spree that ended with him shooting Gianni Versace, and later himself, in 1997, Modesto told the Chicago Tribune he “didn’t believe it” — both that his son was a killer, and that he was gay. He also started to make a documentary about his son’s life, according to a report from the Los Angeles Times, from “the father’s point-of-view.”

Modesto suggested that the FBI’s accusations that Cunanan was the killer were part of a conspiracy, something he hoped to uncover with the movie. “The American people are being misled,” Cunanan told the LA Times. “They swallowed everything hook, line and sinker because it came from the FBI.” The documentary was never actually completed.


The Assassination of Gianni Versace: The Mysterious Murder of Lee Miglin

Large photo, courtesy of FX inset, from A.P. Images.

Two months before Andrew Cunanan killed Gianni Versace, another murder was already making national headlines—the savage killing of Lee Miglin, a self-made real-estate tycoon. Authorities did not immediately link Cunanan to the killing—his third murder in a spree that spanned from Minneapolis to Miami. Even so, the real-estate developer’s affluence, his position as a philanthropic society fixture alongside his Home Shopping Network empress wife, Marilyn Miglin, and mysterious circumstances made the killing the focus of intense media interest.

On May 4, in the toniest neighborhood of Chicago, Miglin was murdered at the property he shared with his wife while she was out of town on business. los Chicago Tribune reported that Miglin’s body “was discovered in a detached garage, tucked under a car and obscured by a trash can. Miglin’s feet were bound together and his face was carefully wrapped in masking tape, except for a hole for his nose, sources said. The masking tape was soaked in blood, as were Miglin’s shoulders and chest, sources said.”

“The murder was brutal and had grisly, ritualistic overtones: Miglin’s hands and feet were bound, and his body was partially wrapped in plastic, brown paper, and tape,” wrote Feria de la vanidad contributor Maureen Orth. “His ribs had been broken, and he had been tortured with four stabs in the chest, probably with garden shears. His throat had been cut open with a garden bow saw. According to friends, however, the autopsy revealed no sexual molestation.”

When Miglin’s 96-year-old mother, Anna, heard these details, she told press that her son had “died a worse death than Christ.”

Perhaps even more mysterious than the murder scene, however, was the condition of the Miglins’ home when Marilyn returned to it. According to Orth, the murderer had slept in Miglin’s bed, eaten a ham sandwich in the library, shaved in the bathroom, and bathed in the bathtub. The killer, it appeared, had been in no hurry to leave the duplex—and when he did, he is said to have helped himself to as much as $10,000 in cash and several of his victim’s suits. These details, along with the facts that Miglin did not have defensive wounds and there were no signs of forced entry in the home, suggested that Miglin might have known his killer, or immediately acquiesced to a threatening intruder.

In her book Vulgar Favors: Andrew Cunanan, Gianni Versace, and the Largest Failed Manhunt in U.S. History, Orth included more details about the crime scene: that a tube of hydrocortisone cream was found under Miglin’s body he was wearing Calvin Klein bikini underwear, jeans (with an open zipper), and just one Ferragamo black suede shoe. His ankles were bound by an orange extension cord, his chest was weighed down by two bags of cement, and “the wrapping of Miglin’s face resembled the latex masks Andrew seemed so intrigued with from watching S&M pornography.”

Once police found Cunanan’s stolen Jeep parked around the corner from the Miglins’ home—linking Cunanan to the crime—they discovered several other clues inside: a copy of Out magazine and a tourist pamphlet.

With the benefit of hindsight, Orth’s book, and additional research, The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story escritor Tom Rob Smith views Miglin’s murder as being uniquely reflective of Cunanan’s personality.

“The murder of Lee Miglin is full of Andrew’s monstrous thoughts about how he’s furious with the world and how he’s attacking both the reputation and the successes of Lee Miglin,” Smith told Feria de la vanidad . “And that again is spoken to by the women’s clothing, the pornography left around the body of Lee Miglin. In the same way that terrorists try to talk to the world, Andrew’s trying to talk to the world through these monstrous acts.”

“Lee Miglin really was an extraordinary embodiment of the American dream,” added Smith. The future mogul sold pancake batter out of the trunk of his car before finding real estate.“I found it very inspirational reading about his journey from being the seventh child of a coal miner who was worth nothing, earning his way into the heights of Chicago society through tenacity and brilliance and the amount he gave back.”

Speaking about the extremely violent nature of the murder, Smith reasoned, “If you can’t communicate to the world through creation, you communicate it through destruction. And that’s how a very clever, genuinely clever young man who had never hurt anyone ended up doing this horrific, horrific thing. The process seems much closer to radicalization and terrorism than it is to the pathology of a serial killer.”

In the aftermath of the murder, reporters and authorities tried to find a link between Miglin, who appeared to have been happily married for nearly 40 years, and Cunanan. Cunanan had a history of being “kept” by wealthy older boyfriends, and was rumored to have worked as an escort. Was Miglin one of the men Cunanan rendez-vous-ed with during his days on the “sugar daddy” circuit?

Authorities also questioned Miglin’s surviving son, Duke, a handsome actor at the time. According to Orth, Cunanan had casually name-dropped Duke—and an unnamed “rich family in Chicago”—on several occasions in his lie-filled conversations with family and friends. There were suggestions that Cunanan could have known Miglin: one of Miglins’ neighbors told Orth that she saw Miglin during the weekend of his murder “with a young man with dark features wearing a baseball hat.” A sex worker also told Orth about being hired twice by a man named “Lee”—whom the worker believed to be Miglin.

Investigators suspected a relationship between killer and victim as well.

“Why would Cunanan go to Chicago, find Miglin, and torture him without some motive?” investigator Todd Rivard of the Chicago County Sheriff’s Department asked Orth, testing the logic of the killing being random. Gregg McCrary, senior consultant of the Threat Assessment Group and former supervisory special agent of the F.B.I.’s Behavioral Sciences Unit, added, “I’d say it’s highly probable that [Cunanan] knew Miglin. Would this guy let some stranger in off the street? La respuesta es no. Either [Cunanan] knew of the guy or knew his son. The idea that he just picked him up off the street and stalked him and tortured him and then killed him is bizarre—not the most likely scenario.”

As recently as last year, however, Duke Miglin maintained that there was no connection between his father and Cunanan before the murder.

“There was no relationship whatsoever,” Duke Miglin told ABC, adding that any reports to the contrary were “very hurtful, very painful, for me personally . . . there were attacks on me as well that I really didn’t appreciate. And I still don’t.”

Even reporters at the time were left stymied, like John Carpenter, the lead reporter on the story at the Chicago Sun-Times. “To me, what everybody always felt was that it was clearly somebody who knew that Marilyn Miglin was away for the weekend,” Carpenter told the Chicago Sun-Times this week. (Miglin’s family has maintained that the killer could have known Marilyn was out of town by listened to a voicemail she left for her husband, alerting him of what time she would return to Chicago on Sunday.)

Though the family maintains that the murder was random, the creators of American Crime Story clearly believed differently—as evidenced by Wednesday’s episode, which suggests Cunanan and Miglin had a romantic relationship.


On This Day in History: Andrew Cunanan begins his killing spree

Andrew Cunanan kills Jeffrey Trail by beating him to death with a claw hammer in Minneapolis, Minnesota. Trail’s murder set Cunanan off on a nationwide killing spree that ended in July when he killed himself on a houseboat in Miami Beach.

Cunanan spent most of his adult life as the kept companion of wealthy older men, living a very expensive lifestyle in San Diego, California, that was far beyond his own means. In April 1997, Cunanan told his friends that he was moving to San Francisco. However, he actually bought a one-way ticket to Minnesota after begging his credit card company to extend his credit limit.

In Minnesota, Cunanan met up with David Madson, whom he had briefly dated in the past. Apparently, Cunanan went there in an attempt to continue the relationship. On April 27, Jeffrey Trail, an acquaintance of both Cunanan and Madson, met the two at Madson’s apartment, but the details of what happened there are still unknown. Authorities know only that Cunanan killed Trail with a hammer and then went to East Rush Lake, where he killed Madson two days later with one shot to the head.

Cunanan then took Madson’s jeep and drove to Chicago where he found his next victim: 72-year-old millionaire Lee Miglin. Miglin was bound by duct tape, stabbed with gardening shears, and then killed when Cunanan cut his throat with a saw. On May 9, after driving east to New Jersey in Miglin’s Lexus, Cunanan killed his fourth victim, again escaping with the victim’s car.

A massive manhunt ensued when the FBI placed Cunanan on its Ten Most Wanted List. The press ran with the story, and Cunanan was featured multiple times on America’s Most Wanted. His celebrity reached its peak on July 15, when Cunanan killed famous designer Gianni Versace outside his mansion in the South Beach section of Miami.

On July 23, Fernando Carreira, the caretaker of a houseboat in Miami, found an intruder on the boat and called police. Apparently sensing his capture, Cunanan shot himself in the head, but police, unaware, engaged in a five-hour standoff with the already dead killer.

No solid motive for Cunanan’s murders has emerged, although rumors abound that he was HIV positive and sought to take revenge for his condition. In the end, Cunanan lived up to a high school classmate’s billing as the student “most likely not to be forgotten.”


Was Gianni Versace's Shooter a Spree Murderer or a Serial Killer?

The steps of the Miami Beach home of Italian fashion designer Gianni Versace, shortly after his murder, Florida, 15th July 1997.

Was Gianni Versace's Shooter a Spree Murderer or a Serial Killer?

Autor

Website Name

Year Published

Título

Was Gianni Versace's Shooter a Spree Murderer or a Serial Killer?

Access Date

Editor

On the morning of July 15, 1997, Italian fashion designer Gianni Versace had just stepped out to buy some magazines at a nearby newsstand and was re-entering his lavish Mediterranean-style palazzo in Miami’s South Beach. A man described by witnesses as white, in his 20s and wearing shorts, a tee shirt, and baseball cap ran up to the designer. Two shots rang out. Versace fell onto the front steps and then lay still.

Doctors told The New York Times that the 50-year-old had been shot twice in the back of the head. By the next day, the front steps were covered in bouquets of flowers, a tribute to the designer whose glitzy, sexy fashion line combined classical influences with pop-culture flair.

The suspect, Andrew P. Cunanan , 27, described by Vanity Fair as a “gay gigolo down-on-his-luck,” ran from the scene. His body was found nine days later in a houseboat that he had broken into a few miles away from the murder scene. Police said he shot himself in the mouth with a .40 caliber pistol.

The designer was not Cunanan’s first victim. A few months before, he had allegedly begun a series of killings that put him on the FBI’s 10 Most Wanted fugitives list. The FBI and other law-enforcement agencies wanted to question him about the killing of a former naval officer and friend of Cunanan’s who was bludgeoned to death in Minneapolis.

A few days later, an architect friend of Cunanan’s was shot and killed in the same state. The following month (May), he apparently targeted a 72-year-old real-estate developer in Chicago. He stole the man’s car and then, less than a week later murdered a New Jersey cemetery worker, whose red truck he drove to Miami. It was found abandoned in a parking garage near Versace’s residence. Police found no motive for Versace’s murder, though some who knew Cunanan speculated that it was a twisted desire for fame.

While Cunanan’s alleged murders have often been described in the press and by some criminologists as a “spree,” the FBI classifies him as a serial killer: 𠇊ndrew Cunanan murdered multiple individuals over a period of several months, separated by a 𠆌ooling off period,’ making him fit the definition of a serial murderer.”

Below, we break down the difference between these sometimes confusing terms.

Serial Killer
According to the Behavioral Analysis Unit (BAU) of the FBI, this is the unlawful killing of two or more victims by the same offender(s), in separate events.

Ejemplos de:
John Wayne Gacy was found guilty of killing 33 boys and young men, burying most of them beneath his Illinois home. He committed his first known killing in 1972. In 1978, police searched his home looking for a 15-year-old who had gone missing and found evidence of homicide. Gacy died by lethal injection in 1994.

Gary Ridgway, known as the Green River Killer, murdered at least 49 women in Washington state before being caught in 2001. He began his murders of young runaways and prostitutes in 1982 a DNA match in 2001 led to his capture. He was sentenced to life in prison in 2003.

Spree Killer
Spree murder is generally defined (according to the FBI BAU) as two or more murders committed by an offender or offenders, without almost no time break between murders, and possibly in multiple locations.

Ejemplos de:
Daniel Remeta, 27, was convicted of killing five people, starting with a convenience-store clerk, in a six-day tristate murder spree beginning in 1985. He was traveling around Kansas, Arkansas and Florida with his 18-year-old girlfriend and another young man when the murders occurred. Remeta was executed in 1998.

Elliot Rodger, 22, went on a killing spree in 2014 in the town of Isla Vista, near the University of California, Santa Barbara (UCSB) campus. He stabbed to death three men in his apartment, then drove to a sorority house and through town, shooting and killing three more. His rampage injured 14 more, as he shot some pedestrians and ran into others with his car. After he crashed into a parked car, police found him dead inside his vehicle, with a self-inflicted gunshot wound.

Mass Murderer
Mass murder, according to a 2013 federal statute, consists of three or more killings in a single incident.

Ejemplos de:
In July of 1966, Richard Speck, 24, forced his way into a group residence for nursing students on Chicago’s South Side. He tied up and brutalized eight women over the course of a day, finally strangling or stabbing them. A ninth nurse, 23-year-old Corazon Amurao lived to testify at his trial. He was found guilty of eight murders and sentenced to death. His death sentence was commuted in 1972 and he died in prison of a heart attack in 1991.

In a McDonald’s near San Diego, California, on July 18, 1984, James Oliver Huberty, 41, opened fire with several automatic weapons, killing 21 people and wounding 19 others. His wife reportedly said that he had left the house saying, “I’m going hunting…hunting for humans.” He is said to have walked calmly around the restaurant shooting the customers, including several who tried to escape. When police sharpshooters realized that Huberty was the sole killer, he was taken out with a shot to the chest.


Ver el vídeo: Andrew Cunanan - Goodbye Horses American Crime Story