Disturbios en Haymarket Square

Disturbios en Haymarket Square

El crecimiento del poder industrial estadounidense en las décadas de 1870 y 1880 fue paralelo al surgimiento de sindicatos que representaban a los trabajadores. y otros sindicatos iba a lograr la jornada de ocho horas. El Primero de Mayo de 1886, los trabajadores de McCormick Harvesting Machine Co. en Chicago comenzaron una huelga con la esperanza de ganar una jornada laboral más corta. El 3 de mayo, se utilizó a la policía para proteger a los rompehuelgas y estalló una pelea; una persona murió y varias otras resultaron heridas. Al día siguiente, 4 de mayo, los líderes anarquistas planearon una gran manifestación para protestar contra la presunta brutalidad policial. La reunión fue pacífica hasta que un oficial de policía, en contravención de las instrucciones del alcalde, envió unidades a la multitud para obligarla a dispersarse. La policía disparó contra la multitud de trabajadores, matando a cuatro, seguido de un período de pánico y reacciones exageradas en Chicago. Cuatro fueron ahorcados en noviembre de 1887, uno se suicidó y tres fueron posteriormente indultados por el gobernador de Illinois, John Peter Altgeld. Claramente, las filas de los Caballeros del Trabajo y otros sindicatos estaban llenas de muchos socialistas y anarquistas; algunos estaban comprometidos con la ruptura violenta del sistema capitalista. El miedo generalizado al sindicalismo y otros radicalismos influyó en la mayoría del público para apoyar el trato severo de los acusados. El motín de Haymarket fue un acontecimiento destacado en la historia temprana del trabajo estadounidense. y avanzó hacia la Federación Estadounidense del Trabajo, más moderada. Durante muchos años, la policía de Haymarket Square fue considerada mártires y los trabajadores como anarquistas violentos; ese punto de vista se moderó en gran medida en épocas posteriores.


Asunto Haymarket

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Asunto Haymarket, también llamado Disturbios de Haymarket o Masacre de Haymarket, enfrentamiento violento entre policías y manifestantes laborales en Chicago el 4 de mayo de 1886, que se convirtió en un símbolo de la lucha internacional por los derechos de los trabajadores. Se ha asociado con el Primero de Mayo (1 de mayo) desde que la Segunda Internacional lo designó como Día Internacional de los Trabajadores en 1889.

¿Qué fue el asunto Haymarket?

El caso Haymarket, también conocido como el motín de Haymarket, fue un enfrentamiento violento entre la policía y los manifestantes laborales en Chicago el 4 de mayo de 1886, que se convirtió en un símbolo de la lucha internacional por los derechos de los trabajadores. Se ha asociado con el Primero de Mayo (1 de mayo) desde que la Segunda Internacional lo designó como Día Internacional de los Trabajadores en 1889.

¿Quién estuvo involucrado en el asunto Haymarket?

El caso Haymarket involucró a la policía de Chicago y a manifestantes en una reunión masiva de trabajadores en Haymarket Square convocada por líderes sindicales anarquistas para protestar contra la brutalidad policial. Tras el enfrentamiento, en el que murieron varios policías y manifestantes y muchos resultaron heridos, August Spies y otros siete líderes sindicales fueron juzgados y condenados por asesinato. Cuatro de ellos, incluidos los espías, fueron ahorcados, uno se suicidó y tres fueron finalmente indultados por el gobernador de Illinois, John Peter Altgeld.

¿Cómo afectó el caso Haymarket al movimiento laboral?

El caso Haymarket creó pánico e histeria en Chicago y aumentó el sentimiento y la sospecha contra los trabajadores y los inmigrantes y la sospecha del movimiento anarquista internacional en todo el país (varios líderes laborales de Chicago eran inmigrantes anarquistas de Alemania). Debido a que fue acusado (quizás injustamente) de estar involucrado en la violencia, los Caballeros del Trabajo, entonces la organización sindical más grande de los Estados Unidos, declinaron y pronto se disolvieron, ya que muchos lugareños se unieron a la nueva Federación Estadounidense del Trabajo, menos radical.

¿Por qué fue importante el asunto Haymarket?

Para generaciones de líderes sindicales y activistas, artistas e intelectuales de izquierda, los manifestantes de Haymarket y sus líderes fueron héroes y mártires de la lucha internacional por los derechos de los trabajadores. En 1889, el Asunto Haymarket se conmemoró con la designación del 1 de mayo, o Primero de Mayo, como Día Internacional de los Trabajadores por la Segunda Internacional (Socialista), una federación de partidos y sindicatos socialistas con sede en Europa. El Primero de Mayo se sigue celebrando en muchos países.

El 3 de mayo, una persona murió y varias resultaron heridas cuando la policía intervino para proteger a los rompehuelgas e intimidar a los huelguistas durante una acción sindical en McCormick Harvesting Machine Company que era parte de una campaña nacional para asegurar una jornada laboral de ocho horas. Para protestar contra la brutalidad policial, los líderes sindicales anarquistas convocaron una reunión masiva al día siguiente en Haymarket Square. Esa reunión fue declarada pacífica por el alcalde de Chicago, Carter Harrison, quien asistió como observador. Después de que Harrison y la mayoría de los manifestantes se marcharon, llegó un contingente de policías y exigió que la multitud se dispersara. En ese momento, una persona que nunca se identificó positivamente lanzó una bomba y la policía respondió con disparos al azar. Siete agentes de policía murieron y otros 60 resultaron heridos antes de que terminara la violencia. Se estima que las víctimas civiles fueron de cuatro a ocho muertos y de 30 a 40 heridos.

El caso Haymarket creó una histeria generalizada dirigida contra inmigrantes y líderes laborales. En medio del pánico, August Spies y otros siete anarquistas fueron condenados por asesinato con el argumento de que habían conspirado o ayudado a un asaltante desconocido. Sin embargo, muchos de los llamados “Chicago Eight” ni siquiera estuvieron presentes en el evento del 4 de mayo, y su supuesta participación nunca fue probada. Sin embargo, Spies y otros tres acusados ​​fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1887 y otro acusado se suicidó.

En 1893, el abogado penalista Clarence Darrow y otros solicitaron al gobernador de Illinois John Peter Altgeld que concediera el indulto a los tres hombres supervivientes. Al estudiar la transcripción del caso, Altgeld llegó a la conclusión de que los acusados ​​no habían tenido un juicio justo porque el juez era parcial, el jurado estaba a favor de la acusación y muchas de las pruebas eran falsas. Su decisión de emitir los indultos fue ampliamente condenada por los industriales y la prensa conservadora, pero fue aplaudida por los reformadores laborales.

El caso Haymarket tuvo un efecto duradero en el movimiento laboral en los Estados Unidos. Los Caballeros del Trabajo (KOL), en ese momento la organización sindical más grande y exitosa del país, fueron culpados del incidente. Si bien el KOL también había buscado una jornada de ocho horas y había convocado varias huelgas para lograr ese objetivo, no se pudo probar su participación en los disturbios. La desconfianza del público, sin embargo, hizo que muchos habitantes de KOL se unieran a la recién formada y menos radical Federación Estadounidense del Trabajo.

La tragedia de Haymarket inspiró a generaciones de líderes sindicales, activistas de izquierda y artistas y ha sido conmemorada en monumentos, murales y carteles en todo el mundo, especialmente en Europa y América Latina. En 1893 el Monumento a los Mártires de Haymarket fue erigido en un cementerio en el suburbio de Forest Park en Chicago. Una estatua dedicada a los policías asesinados, erigida en Haymarket Square en 1889, fue trasladada a la academia de entrenamiento del Departamento de Policía de Chicago a principios de la década de 1970 después de que los radicales de izquierda la dañaran repetidamente. Una conmemoración oficial, El Memorial de Haymarket, se instaló en el lugar de los disturbios en 2004.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Brian Duignan, editor senior.


ANTECEDENTES DE HAYMARKET

La tragedia de Haymarket fue la culminación de más de una década de disturbios cívicos nacionales provocados por una serie de huelgas y depresiones económicas. Más de diez años antes Chicago Tribune ya estaba buscando una pelea con el creciente movimiento sindical. Dirigiéndose a los "comunistas" y cualquier otra organización laboral que intentara mejorar las condiciones de los trabajadores, en 1875 el Tribuna capturó el ambiente de tensión cívica y violencia inminente que caracterizó la época: "Cada farola en Chicago será decorada con un cadáver comunista si es necesario para prevenir el incendiarismo generalizado o prevenir cualquier intento de hacerlo". La huelga de ferrocarriles de 1877, uno de los levantamientos de trabajadores más largos en la historia de Estados Unidos, predijo la tragedia en Haymarket Square. Esta huelga afianzó la división de la posguerra civil entre el capital y el trabajo y demostró los extremos violentos a los que llegaría la sociedad organizada para reprimir el movimiento obrero. La huelga de julio de 1877, que duró dos semanas e involucró a diecisiete estados, comenzó cuando el ferrocarril de Baltimore y Ohio anunció que recortaba los salarios. En todo el país se desarrolló una batalla entre huelguistas y costras respaldados por la policía y milicias locales pagadas por los empleadores. En Baltimore, Pittsburgh y Chicago los huelguistas fueron derribados por esas tropas. La feroz batalla entre los huelguistas y la industria provocó tal pánico nacional que el presidente Rutherford B. Hayes finalmente respondió a las solicitudes de los líderes de la industria para resolver el conflicto con las tropas federales.

Si la Guerra Civil se había librado para poner fin a la esclavitud, entonces el período posterior a la Guerra Civil marcó el comienzo de una lucha entre el capital y los intereses laborales por lo que constituía un salario justo y un número justo de horas de trabajo para los trabajadores industriales. El conflicto sobre la esclavitud de bienes muebles había dado paso a un conflicto sobre lo que muchos creían que era "esclavitud asalariada". Como argumentó el anarquista de Haymarket Albert Parsons, "el capitalista en el primer sistema era dueño del trabajador y, por lo tanto, de su producto, mientras que en el segundo es dueño de su producto de trabajo y, por lo tanto, de la persona del trabajador asalariado". A medida que el conflicto entre la Unión y la Confederación se transformó en una batalla entre el capital y el trabajo, las figuras asociadas con el conflicto anterior se convirtieron en protagonistas del nuevo. El coronel Frederick Dent Grant, hijo de Ulysses S. Grant, fue trasladado por Hayes de matar a indios americanos en el territorio de Dakota a matar trabajadores en las calles de Chicago. Doce personas morirían en la huelga de julio de 1877, cinco más que en Haymarket, y un día después de la acción de Grant, la huelga terminaría. El héroe de la Guerra Civil, el general William Tecumseh Sherman, hizo esta ominosa advertencia: "Pronto llegará una contienda armada entre el capital y el trabajo. Se opondrán entre sí no con palabras, argumentos y votos, sino con bala y obús, pólvora y cañón. las mejores clases están cansadas de los locos aullidos de los estratos inferiores y tienen la intención de detenerlos ”(Avrich, p. 176).

En retrospectiva, la tragedia de Haymarket fue probablemente inevitable. Fue una consecuencia no solo de la lucha entre el capital y el trabajo, sino también una consecuencia de la mayor ansiedad que sintió Estados Unidos al pasar de una sociedad agraria a una industrial. En Estados Unidos, el movimiento anarquista surgió de una variedad de otros grupos laborales que comenzaron a surgir después de la Guerra Civil. El Partido Socialdemócrata, el Partido de los Trabajadores y, en última instancia, la Asociación Internacional de los Trabajadores, una federación de muchos grupos más pequeños, proporcionaron el terreno fértil para el crecimiento del movimiento anarquista. En términos generales, los anarquistas estadounidenses afirmaron la completa autonomía del individuo frente a los impulsos coercitivos del estado. En la práctica, esto significó oponerse a las formas en que el estado sancionó las formas opresivas de propiedad privada. Los anarquistas estuvieron de acuerdo en que el estado era esencialmente un instrumento de injusticia económica dedicado a defender los objetivos anti-igualitarios del capitalismo. Pocos anarquistas abogaban por el derrocamiento violento del estado y la mayoría estaban dispuestos a imaginar que podían trabajar con y a través del estado para mejorar la distribución de la riqueza y los recursos de la nación. Parsons, por ejemplo, fue típico al argumentar que en una sociedad anarquista, la razón y el sentido común deberían tener prioridad sobre las leyes diseñadas para proteger los intereses de los fabricantes que explotan la mano de obra. Parsons creía que una vez que las instituciones humanas artificiales fueran despojadas de su poder, una naturaleza humana básicamente buena podría expresarse en la forma de individuos que persiguen y protegen sus propios intereses personales, pero no en perjuicio o perjuicio de otros.

Si bien tal posición es en realidad una pieza con el pensamiento estadounidense dominante desde Thomas Jefferson hasta Ralph Waldo Emerson, muchas de las ideas anarquistas específicas vinieron del extranjero. Durante este período hubo una afluencia masiva de inmigrantes, en parte para suministrar mano de obra barata a las florecientes fábricas, que trajeron consigo no solo su deseo de una vida mejor, sino también nuevas ideas de Europa sobre cómo hacer posible una vida mejor. De los ocho hombres condenados por el motín de Haymarket, solo Albert Parsons había nacido y se había criado en Estados Unidos. La mayoría de los demás emigraron de Alemania, un país asociado con ideas sociales utópicas radicales. El anarquismo, aunque no es una importación específicamente europea, tomó fuerza después de las revoluciones europeas de 1848. De hecho, una de las razones por las que los anarquistas de Haymarket podían ser castigados tan rápidamente y de manera tan injusta era porque el movimiento que representaban podía percibirse fácilmente como un movimiento aislado y amenaza extranjera. Incluso cuando abogaron por una reforma que eventualmente sería aceptada como práctica estándar, como la jornada laboral de ocho horas, los periódicos y la mayoría de los políticos los etiquetaron como extranjeros y locos con la intención de destruir la sociedad.

Por supuesto, los anarquistas no se entendían a sí mismos tanto como destruyendo la sociedad como rompiéndola para reconstruirla en algo que beneficiara a más de sus miembros. Sus argumentos sobre la abolición de la estructura capital-trabajo existente se basaron en las ideas de los anarquistas Pierre-Joseph Proudhon y Mikhail Bakunin, quienes favorecían una distribución equitativa de las ganancias entre propietarios y trabajadores. El anarquista más conocido fue Johann Most (1846-1906), un inmigrante alemán exiliado de Alemania después de su papel en el levantamiento de la Comuna de París de 1871. Al llegar a los Estados Unidos en 1882, Most se convirtió en un pararrayos tanto para partidarios como detractores. del movimiento anarquista. En artículos de periódicos y discursos, instó a los trabajadores a armarse y argumentó que la desigualdad entre ricos y pobres solo se puede resolver con la violencia. Incluso escribió artículos en periódicos que describían cómo armar explosivos y usarlos contra los ricos. Con su retórica revolucionaria y su postura intransigente, Most atrajo a muchos admiradores, Emma Goldman entre ellos. Sin embargo, también provocó una extraordinaria cantidad de miedo y odio. A su muerte en 1906, después de cumplir tres penas de prisión diferentes en los Estados Unidos, el New York Times lo elogió como "un enemigo de la raza humana".

La aparición de Most en la escena estadounidense hizo que muchos creyeran que la advertencia del general Sherman de 1877 probablemente se haría realidad. En la época de Haymarket, los anarquistas también habían rechazado básicamente los medios convencionales de protesta, como las urnas. Para ellos, esta no era solo una postura radical, sino también práctica. Todos ellos habían experimentado elecciones contaminadas al tratar de elegir a sus candidatos y fueron testigos de la brutalidad de la policía y las tropas estadounidenses cuando se les llamó para disolver las huelgas. Desde la perspectiva de los anarquistas, fueron los barones del capital, respaldados por la fuerza de las tropas estatales y federales, quienes realmente estaban decididos a atacar los ideales de igualdad que supuestamente defendía Estados Unidos. Aparte de guardar silencio y seguir existiendo bajo las reglas impuestas por los industriales y los fabricantes, su única opción era hacer lo que hicieron sus enemigos y tratar de tomar la ley en sus propias manos. Como dijo Samuel Fielden la noche del mitin de Haymarket, "Un millón de hombres tienen todas las propiedades en este país. La ley no sirve para los otros cincuenta y cuatro millones" (Avrich, p. 205). Esto no significa que los anarquistas de Haymarket siguieron el consejo de Most y detonaron una bomba en Haymarket Square. A pesar de que algunos de ellos, August Spies en particular, pidieron a los trabajadores que tomaran una violenta venganza por los huelguistas asesinados la noche anterior a la masacre de Haymarket, nada indica que los condenados hicieran algo más que adelantar la idea de que podría llegar un día. donde las armas serían necesarias, difícilmente se usaran armas contra ellos en una posición extremista dada. Irónicamente, Louis Lingg cometió el único atentado exitoso conocido cuando se inmoló en su celda en lugar de ser ejecutado por el estado de Illinois.


Hoy en la historia: El motín de Haymarket Square explota en Chicago (1886)

La fricción entre los trabajadores y sus empleadores fue algo muy común después de la Revolución Industrial. Los dueños de negocios querían mantener bajos los costos y las ganancias altas, mientras que los trabajadores tenían que lidiar con las condiciones peligrosas y los bajos salarios que generalmente acompañaban a esos objetivos.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las protestas laborales fueron muy comunes. Estas protestas a menudo fueron reprimidas con dureza por los empleadores, la policía y, a veces, el gobierno de los EE. UU.

El 4 de mayo de 1886, una de esas manifestaciones laborales se tornó violenta cuando se arrojó una bomba contra un grupo de policías que intentaban dispersar a una multitud.

Asunto Haymarket 1886. Chicago Tribune

El evento tuvo lugar en Haymarket Square en Chicago, Illinois. Cerca de 1.500 personas se reunieron para protestar por el asesinato de un huelguista por parte de la policía de Chicago. Debido a la lluvia, la multitud ya había comenzado a dispersarse, pero casi 300 personas permanecían cuando llegó la policía de Chicago para disolver la multitud.

En algún momento, un manifestante no identificado arrojó una bomba a los agentes de policía. La bomba mató al menos a una docena de personas (policías y manifestantes por igual) e hirió a más de 100 personas. La policía respondió disparando contra la multitud, matando a varios más.

Debido a que la manifestación había sido organizada por un líder sindical nacido en el extranjero, una ola de xenofobia se extendió por Estados Unidos después del mortífero atentado. Los radicales y líderes sindicales nacidos en el extranjero fueron detenidos en Chicago, y 31 de ellos eventualmente serían acusados, todos sospechosos de tener una conexión con el atentado del 4 de mayo.

Siete de esos hombres fueron condenados y condenados a muerte, y otro fue sentenciado a 15 años de prisión. Ha habido mucha controversia sobre la justicia que se hizo en este caso, muchos cuestionan si los hombres que fueron declarados culpables tuvieron algo que ver con el atentado. Finalmente, el gobernador de Illinois conmutó sus sentencias a tres de los hombres, y varios de los otros acusados ​​serían indultados.

El resultado todavía se siente hoy. Se dice que el Asunto Haymarket es el origen del Día Internacional de los Trabajadores (también llamado Primero de Mayo), y se ve como el verdadero comienzo del movimiento de trabajadores y rsquos que se llevaría a cabo durante las próximas tres o cuatro décadas.

El motín de Haymarket es solo una de las docenas de protestas, mítines y huelgas que se llevarían a cabo a finales del siglo XIX y principios del XX, mientras los trabajadores luchaban por mejores salarios, jornadas laborales de 8 horas y mejores condiciones. Sería una lucha que tomaría décadas y no siempre sería pacífica.


Disturbios en Haymarket Square

El motín de Haymarket Square fue un enfrentamiento sangriento entre la policía de Chicago y los trabajadores que protestaban. La represión estatal que siguió a su paso dejó una huella permanente en la política estadounidense e internacional. El 4 de mayo de 1886, un grupo de trabajadores se reunió en Haymarket Square en Chicago para protestar por un ataque policial anterior contra los trabajadores que había dejado seis personas muertas. La ciudad había sido recientemente el centro de una encarnizada lucha nacional por el derecho de los trabajadores a una jornada laboral de ocho horas.

Aproximadamente tres mil trabajadores acudieron a la protesta de Haymarket. El alcalde de Chicago, Carter Harrison (1825 & # x2013 1893), asistió a la reunión e informó a los oficiales de policía que la audiencia y los oradores eran pacíficos. El alcalde y la mayoría de los trabajadores se fueron a las 10:20 p.m., cuando empezó a llover. Solo quedaban 500 trabajadores cuando llegaron 180 policías de Chicago para disolver la reunión. Un policía que había estado en conflicto político con el alcalde ordenó la evacuación inmediata de la plaza pública.

Justo después de que se gritara la orden de evacuación, se arrojó una bomba de dinamita en medio de la policía. Nunca se ha determinado si la bomba fue lanzada por un agente provocador o por un trabajador. La policía respondió con disparos indiscriminados, matando tanto a agentes de policía como a trabajadores en la plaza. Por la mañana, casi todas las muertes en Haymarket Square habían sido atribuidas a líderes sindicales. Esta fue la historia que informaron los principales periódicos, tanto a nivel local como nacional, y fue la conclusión a la que llegaron inmediatamente los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Aunque no hubo evidencia que los vincule con el crimen, ocho prominentes líderes sindicales y anarquistas fueron arrestados y juzgados por asesinato. El juez instruyó al jurado que la evidencia que los vinculaba con las muertes en Haymarket Square no era necesaria para la condena. Después de un juicio descaradamente sesgado, siete de los hombres fueron declarados culpables y condenados a muerte. Cuatro hombres & # x2014 Albert Parsons, August Spies, George Engel y Adolph Fischer & # x2014 fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1887, una fecha que se conmemora mucho después como el Viernes Negro. Los medios dominantes de la época retrataron el juicio, el veredicto y las ejecuciones como triunfos del orden público.

El impacto del motín de Haymarket Square, tanto en el movimiento obrero como en la política estadounidense, fue duradero. A corto plazo, el incidente de Haymarket, después de la interpretación de los medios de comunicación, desató el primer susto rojo de Estados Unidos. La policía local de Chicago prohibió las reuniones públicas y atacó a los líderes sindicales, anarquistas y socialistas. El hecho de que cuatro hombres hubieran sido ejecutados por la expresión pública de ideas controvertidas tuvo un efecto negativo en todos estos grupos. A nivel nacional, hubo una represión coordinada más amplia de esos grupos. Se culpó a Haymarket de destruir a los Caballeros del Trabajo, entonces el sindicato laboral más grande e inclusivo de Estados Unidos.

Sin embargo, a largo plazo, el impacto en Estados Unidos e internacionalmente fue más positivo. La narrativa de Haymarket dramatizó lo que llegó a llamarse & # x201C la idea de Chicago & # x201D, que era que los grandes sindicatos podían emprender acciones concertadas para cambiar las condiciones económicas, sociales y políticas. Además, el incidente inspiró directamente las carreras de futuros líderes sindicales, como Bill Haywood (1869 & # x2013 1928) y Emma Goldman (1869 & # x2013 1940). La ejecución de los hombres, que se hicieron conocidos como & # x201C los mártires de Chicago & # x201D, no solo inspiró a los líderes sindicales a nivel mundial, sino que también llevó a la designación del 1 de mayo como feriado laboral internacional. En resumen, la masacre de Haymarket resonó mucho después como un símbolo perdurable de la era heroica del movimiento obrero.

VER TAMBIÉN Anarquismo Laboral Ley y orden Marxismo Disturbios Socialismo Sindicatos


Haymarket Square (Chicago)

Haymarket Square [1] es un área comercial en el Near West Side [2] de Chicago en Randolph Street y Des Plaines Street [3] justo al este de Halsted Street, [4] conocido principalmente por la protesta y el bombardeo que ocurrieron el 4 de mayo de 1886 [5] [6] Durante gran parte del siglo XIX y principios del XX fue un mercado de productos alimenticios comercial amplio [7] ocupado [8] [9]. La plaza es un destino turístico, [10] y a menudo es un punto de reunión para varios sindicatos [11] y grupos políticos e individuos. [12]

  1. ^ Editores, History com. "Disturbios de Haymarket". HISTORIA . Consultado el 25 de junio de 2021. CS1 maint: texto adicional: lista de autores (enlace)
  2. ^
  3. Suecia, Eric Arnesen, profesor de historia en la Universidad de Illinois en Chicago y presidente Fulbright de estudios estadounidenses en la Universidad de Uppsala en. "Una mirada poderosa a los disturbios de Haymarket". chicagotribune.com . Consultado el 25 de junio de 2021.
  4. ^
  5. "Se acerca el 125 aniversario de la revuelta de Haymarket". 2011-04-28. Consultado el 25 de junio de 2021.
  6. ^
  7. "El incidente de Haymarket". WBEZ Chicago. 2012-05-04. Consultado el 25 de junio de 2021.
  8. ^
  9. "Los anarquistas y el incidente de Haymarket Square | Experiencia estadounidense | PBS". www.pbs.org . Consultado el 25 de junio de 2021.
  10. ^
  11. "Haymarket Square". Atlas Obscura . Consultado el 25 de junio de 2021.
  12. ^
  13. "Primer capítulo o extracto - Biblioteca pública de Riverside". read.riversideca.gov . Consultado el 25 de junio de 2021.
  14. ^
  15. "El Memorial de Haymarket". www.chicago.gov . Consultado el 25 de junio de 2021.
  16. ^
  17. "The Haymarket Square en Randolph Street entre las calles Halsted y Des Plaines". homicide.northwestern.edu . Consultado el 25 de junio de 2021.
  18. ^
  19. "Haymarket Square | Atracciones de Chicago, Estados Unidos". Planeta solitario . Consultado el 25 de junio de 2021.
  20. ^
  21. Opciones de Facebook Twitter, Mostrar más compartir Facebook Twitter LinkedIn Email URLCopied !, Copy Link Print (1986-05-05). "La nación: Haymarket Riot retirado del mercado". Los Angeles Times . Consultado el 25 de junio de 2021.
  22. ^https://static1.squarespace.com/static/56675308c21b8631e9619f54/t/5684b1e0cbced6a015790b73/1451536864536/June2010.pdf

Este artículo geográfico de Chicago es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


El asunto de Haymarket

Para entender lo que sucedió en Haymarket, es necesario remontarse al verano de 1884 cuando la Federación de Oficios Organizados y Sindicatos Laborales, predecesora de la Federación Estadounidense del Trabajo, pidió que el 1 de mayo de 1886 fuera el comienzo de una campaña nacional. movimiento para la jornada de ocho horas. Esta no era una idea particularmente radical ya que se suponía que tanto los trabajadores de Illinois como los empleados federales estaban cubiertos por una ley de ocho horas diarias desde 1867. El problema era que el gobierno federal no hizo cumplir su propia ley, y en Illinois, los empleadores obligó a los trabajadores a firmar renuncias a la ley como condición de empleo.

. en todas partes se escucharon lemas como
"Ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso,
¡Ocho horas para lo que queramos! "O
"Acortando las Horas Incrementa el Pago".

Con dos años para planificar, el movimiento sindical organizado en Chicago y en todo Illinois envió cuestionarios a los empleadores para ver cómo se sentían acerca de la reducción de horas y otros problemas, incluido el trabajo infantil. Se escribieron canciones como "el día de las ocho horas" (disponible en American Industrial Ballads, Folkways, FH 5251) en todas partes se escucharon eslóganes como "¡Ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso, ocho horas de lo que queremos!" o "Acortando las Horas Incrementa el Pago".

El 1 de mayo de 1886,
supuestamente 80.000 trabajadores
marchó por la avenida Michigan

Dos de los organizadores de estas demostraciones fueron Lucy y Albert Parsons. Lucy había nacido esclava en Texas alrededor de 1853. Su herencia era afroamericana, nativa americana y mexicana. Trabajó para la Oficina de Freedman después de la Guerra Civil. Después de su matrimonio con Albert, se mudaron a Chicago, donde ella centró su atención en escribir y organizar a las trabajadoras de costura. Albert era impresor, miembro de los Caballeros del Trabajo, editor del periódico laboral The Alarm y uno de los fundadores de la Chicago Trades and Labor Assembly.

El domingo 2 de mayo, Albert fue a Ohio para organizar manifestaciones allí, mientras Lucy y otros organizaron otra marcha pacífica de 35.000 trabajadores. Pero el lunes 3 de mayo, la escena pacífica se tornó violenta cuando la policía de Chicago atacó y mató a los trabajadores de los piquetes en la planta McCormick Reaper en las avenidas Western y Blue Island. Este ataque de la policía provocó una reunión de protesta que estaba prevista para Haymarket Square en la noche del martes 4 al 10 de mayo. Muy pocos libros de texto brindan una explicación completa de los eventos que llevaron a Haymarket, ni mencionan que el alcalde pro-laborista de Chicago, Carter Harrison, dio permiso para la reunión.

La mayoría de los oradores no aparecieron. En lugar de comenzar a las 7:30, la reunión se retrasó aproximadamente una hora. En lugar de las 20.000 personas previstas, asistieron menos de 2.500. Dos oradores suplentes corrieron hacia Haymarket Square en el último minuto. Habían estado asistiendo a una reunión de trabajadores de costura organizada por Lucy Parsons y su compañera organizadora laboral Lizzie Holmes de Geneva Illinois. Estos oradores de último minuto fueron Albert Parsons, recién regresado de Ohio, y Samuel Fielden, un predicador laico metodista nacido en Inglaterra que trabajó en el movimiento obrero.

La policía entró en pánico,
y en la oscuridad
muchos dispararon contra sus propios hombres

Gobiernos anti-laborales en todo el mundo
usó el incidente de Chicago para
aplastar los movimientos sindicales locales.

La reunión de Haymarket casi había terminado y solo quedaban unas doscientas personas cuando fueron atacadas por 176 policías que portaban rifles de repetición Winchester. Fielden estaba hablando que incluso Lucy y Albert Parsons se habían ido porque estaba empezando a llover. Entonces alguien, desconocido hasta el día de hoy, arrojó la primera bomba de dinamita jamás utilizada en la historia en tiempos de paz de los Estados Unidos. La policía entró en pánico y, en la oscuridad, muchos dispararon contra sus propios hombres. Finalmente, murieron siete policías, solo uno directamente responsable de la bomba. También murieron cuatro trabajadores, pero pocos libros de texto se molestan en mencionar este hecho.

En Chicago, los líderes laborales
fueron detenidos, se entraron casas
sin órdenes de registro
y se cerraron los periódicos sindicales.

Al día siguiente se declaró la ley marcial, no solo en Chicago sino en todo el país. Anti-labor governments around the world used the Chicago incident to crush local union movements. In Chicago, labor leaders were rounded up, houses were entered without search warrants and union newspapers were closed down. Eventually eight men, representing a cross section of the labor movement were selected to be tried. Among them were Fielden, Parsons and a young carpenter named Louis Lingg, who was accused of throwing the bomb. Lingg had witnesses to prove he was over a mile away at the time. The two-month-long trial ranks as one of the most notorious in American history. The Chicago Tribune even offered to pay money to the jury if it found the eight men guilty.

On August 20, 1886,
the jury reported
its verdict of guilty.

On August 20, 1886, the jury reported its verdict of guilty with the death penalty by hanging for seven of the Haymarket Eight, and 15 years of hard labor for Neebe. On November 10, the day before the execution, Samuel Gompers came from Washington to appeal to Governor Oglesby for the last time. The national and worldwide pressure did finally force the Governor to change the sentences of Samuel Fielden and Michael Schwab to imprisonment for life. Although 5 of the 8 were still to be hanged the next day, on the morning of November 10, Louis Lingg was found in his cell, his head half blown away by a dynamite cap. The entire event was most mysterious, since Lingg was hoping to receive a pardon that very day. Adolph Fischer, George Engel, Albert Parsons and August Spies were hanged on November 11, 1887. In June of 1893, Governor John P. Altgeld pardoned the 3 men still alive and condemned the entire judicial system that had allowed this injustice.

In June of 1893, Governor John P. Altgeld
pardoned the 3 men still alive
and condemned the entire judicial system
that had allowed this injustice.

The real issues of the Haymarket Affair were freedom of speech, freedom of the press, the right to free assembly, the right to a fair trial by a jury of peers and the right of workers to organize and fight for things like the eight-hour day.

While textbooks tell about the bomb, they fail to mention the reason for the meeting or what happened afterwards. Some books even fail to mention the fact that many of those who were tried were not even at the Haymarket meeting, but were arrested simply because there were union organizers. Sadly, these rights have been abridged many times in American history. During the civil rights marches of the 1960's, the anti-Vietnam war demonstrations and the 1968 Democratic National Convention, we saw similar violations to our constitutional rights.

Today in almost every
major industrial nation,
May Day is Labor Day.

The Haymarket Affair took on worldwide dimension in July 1889, when a delegate from the American Federation of Labor recommended at a labor conference in Paris that May 1 be set aside as International Labor Day in memory of Haymarket martyrs and the injustice of the Haymarket Affair. Today in almost every major industrial nation, May Day is Labor Day. Even Great Britain and Israel have passed legislation in recent years declaring this date a national holiday.

For years, half of the American Labor movement observed May 1 as Labor Day, while the other half observed the first Monday in September. After the Russian Revolution the May 1 date was mistakenly associated with communism, and in a protest against Soviet policy, May 1 was first proclaimed Law Day in 1960's.

The year 1986 marked the centennial of the Eight-Hour-Day movement and the Haymarket Affair. Folk singer Pete Seeger and a group called "The People Yes," named after Sandburg's volume of poems by that name, planned a nationwide celebration. This event offered teachers a unique opportunity to teach the facts about Haymarket and to correct the distortions and inaccuracies in our textbooks.


Visual materials in the Archives do not circulate and must be viewed in the Society's Archives Research Room.

For the purposes of a bibliography entry or footnote, follow this model:

Wisconsin Historical Society Citation Wisconsin Historical Society, Creator, Title, Image ID. Viewed online at (copy and paste image page link). Wisconsin Center for Film and Theater Research Citation Wisconsin Center for Film and Theater Research, Creator, Title, Image ID. Viewed online at (copy and paste image page link).


Haymarket Square Riot - History

At the McCormick reaper plant, a long-simmering strike erupted in violence on May 3, and police fired at strikers, killing at least two. Anarchists called a protest meeting at the West Randolph Street Haymarket, advertising it in inflammatory leaflets, one of which called for “Revenge!”

The crowd gathered on the evening of May 4 on Des Plaines Street, just north of Randolph, was peaceful, and Mayor Carter H. Harrison, who attended, instructed police not to disturb the meeting. But when one speaker urged the dwindling crowd to “throttle” the law, 176 officers under Inspector John Bonfield marched to the meeting and ordered it to disperse.

Then someone hurled a bomb at the police, killing one officer instantly. Police drew guns, firing wildly. Sixty officers were injured, and eight died an undetermined number of the crowd were killed or wounded.

The Haymarket bomb seemed to confirm the worst fears of business leaders and others anxious about the growing labor movement and radical influence in it. Mayor Harrison quickly banned meetings and processions. Police made picketing impossible and suppressed the radical press. Chicago newspapers publicized unsubstantiated police theories of anarchist conspiracies, and they published attacks on the foreign-born and calls for revenge, matching the anarchists in inflammatory language. The violence demoralized strikers, and only a few well-organized strikes continued.

Haymarket Poster, 2002
Police arrested hundreds of people, but never determined the identity of the bomb thrower. Amidst public clamor for revenge, however, eight anarchists, including prominent speakers and writers, were tried for murder. The partisan Judge Joseph E. Gary conducted the trial, and all 12 jurors acknowledged prejudice against the defendants. Lacking credible evidence that the defendants threw the bomb or organized the bomb throwing, prosecutors focused on their writings and speeches. The jury, instructed to adopt a conspiracy theory without legal precedent, convicted all eight. Seven were sentenced to death. The trial is now considered one of the worst miscarriages of justice in American history.

Many Americans were outraged at the verdicts, but legal appeals failed. Two death sentences were commuted, but on November 11, 1887, four defendants were hanged in the Cook County jail one committed suicide. Hundreds of thousands turned out for the funeral procession of the five dead men. In 1893, Governor John Peter Altgeld granted the three imprisoned defendants absolute pardon, citing the lack of evidence against them and the unfairness of the trial.

Inspired by the American movement for a shorter workday, socialists and unionists around the world began celebrating May 1, or “May Day,” as an international workers&apos holiday. In the twentieth century, the Soviet Union and other Communist countries officially adopted it. The Haymarket tragedy is remembered throughout the world in speeches, murals, and monuments. American observance was strongest in the decade before World War I. During the Cold War, many Americans saw May Day as a Communist holiday, and President Eisenhower proclaimed May 1 as “Loyalty Day” in 1955. Interest in Haymarket revived somewhat in the 1980s.

A monument commemorating the “Haymarket martyrs” was erected in Waldheim Cemetery in 1893. In 1889 a statue honoring the dead police was erected in the Haymarket. Toppled by student radicals in 1969 and 1970, it was moved to the Chicago Police Academy.


The riot in the Haymarket Square

Haymarket Square is in Chicago. In 1886 a diminutive anarchist movement, led by German agitators, gathered there to cause trouble. They called on the crowds to achieve reforms by violent action, after police and strikers had clashed at the McCormic Harvester factory on 3 May three strikers had been killed in the fight, and several more badly hurt. The next day, the 4 th , anarchists and strikers gathered in the Haymarket Square to protest at ‘police brutality’.

The rally was interrupted quite soon by someone throwing a bomb it killed one policeman outright and another seven bystanders, and injured more than sixty more. This atrocity caused the police to open fire in all directions, killing four more onlookers. Eight anarchists were arrested, and it was found that all but one were foreign-born. In itself this is an interesting part of the report, because todos Americans except Native Americans are or were foreign-born. In the tribunal which followed, though no evidence was shown that they had anything to do with the bomb-throwing, seven of the eight were condemned to death.

Later, two of these had the sentence reduced to life imprisonment, one killed himself, and four were hanged. In 1893 the liberal governor of the State of Illinois pardoned the three anarchists still in prison. He said in a summing-up that there had been a miscarriage of justice. Even if this was true, the statement caused tremendous public unrest, and naturally increased hostility towards the labour movement in general.


Ver el vídeo: Second major collision in space confirmed by the US