Conde general Guglielmo Pecori-Giraldi

Conde general Guglielmo Pecori-Giraldi

Conde general Guglielmo Pecori-Giraldi


El conde Guglielmo Pecori-Giraldi comandó una división durante los combates en el Carso en 1915. El 10 de agosto de 1915 recibió el mando de un cuerpo de ejército y el 10 de mayo de 1916 el mando del Primer Ejército italiano en el frente de Trentino.


Mariscal de Italia Guglielmo Pecori-Giraldi

Post por genstab & raquo 1 de agosto de 2003, 23:20

Re: Mariscal de Italia Guglielmo Pecori-Giraldi

Post por Jérôme & raquo 02 de agosto de 2003, 11:49

Hola
No sé exactamente las fechas de promoción.
Pero este tema es de mi interés, ¿podría decirme las fechas exactas de estos marshall / italianos?
Aquí hay una lista de todo lo que sé sobre los mariscales italianos / ¿Podrías ayudarme a completar la fecha de nacimiento / Muerte y las fechas de las promociones?

BADOGLIO, Pietro Duc d’Addis-Abeba (1871-1956) Mal le 25/06/1926
BALBO, Italo (1896-1940) Mal (Air) en 1933
BATTISCO, Ettore (1876-1972) Mal le 16/08/1942
CADORNA, Luigi (1850-1928) Mal le 04/11/1924
CAVALLERO, Ugo Comte (1860-1943) Mal le 01/07/1942
CAVIGLIA, Enrico Mal? (CAVEGLIA)
GIARDINO, Gaetano (1864-1935) Mal en 1926
GRAZIANI, Rodolfo Marqués de NEGHELLI (1882-1955) Mal le 21/05/1936
MESSE, Giovanni (1883-1968) Mal le 13/05/1943
MUSSOLINI, Benito (1883-1945) Mal? Terre y amp Air
TARAGLIO, Franco Mal?
¿VACCARO, Giorgio Mal?
Saludos
ROUILLE

Mariscales de Italia

Post por genstab & raquo 02 de agosto de 2003, 13:21

Encantado de ayudar. La lista que compilé es estrictamente de aquellos que fueron promovidos a Mariscal durante la guerra o antes de ella y todavía estaban vivos durante la guerra. Desafortunadamente, no anoto sus fechas de muerte a menos que ocurrieran durante la guerra.

Badoglio 5-26-26
Bastico 8-12-42
Cavallero 7- 1-42 (fallecido el 9/43)
Caviglia * 6-25-26 (fallecido el 3/45)
De Bono * 16/11/35 (fallecido el 44 de enero)
Graziani 5-9-36
Messe 5-12-43 (POW 5/43)
Pecori-Giraldi * 6- -26 (murió el 2/41)
Thaon di Revel * 11-4-24 (Gran Almirante) Decreto Real N. 1908
Umberto, príncipe 29/10/33
Balbo (Mariscal del Aire) 8-13-33 (muerto 6/40)

Un asterisco después del nombre del hombre significa que estaba retirado cuando comenzó la guerra. No incluyo a la realeza a menos que también fueran oficiales en servicio o políticos como Mussolini que esencialmente se promocionaron a sí mismos.

Nunca oí hablar de Taraglio o Vaccaro. No creas que eran mariscales. ¿Alguien sabe con seguridad? Te agradecería que me lo hicieras saber, pensé que tenía la lista completa.


¡Nada que perder salvo tus cadenas! / una revolución alemana TL

Con el sur de Austria relativamente seguro, el VolkswehrEl comandante en jefe Theodor Körner decidió que era hora de tomar el bastión blanco de Tirol y Vorarlberg. La operación se inició el 11 de mayo, siendo los principales objetivos de Innsbruck y Bregenz 12.000 hombres de la Volkswehr fueron asignados a la ofensiva. Ese mismo día el gobierno estatal de Vorarlberg, dirigido por Otto Ender y dominado por su compañero Social cristiano, celebró un referéndum para la anexión propuesta de Vorarlberg a Suiza. Antes de la llegada de los soldados rojos se dieron a conocer los resultados con más del ochenta por ciento de los votantes a favor de la anexión. Sin embargo, incluso sin una guerra civil enredada en Austria y Alemania, el gobierno suizo se opuso a la idea en parte porque el cambio demográfico conduciría a una población católica y alemana más grande. Mientras tanto, el Volkswehr tenían órdenes estrictas de no entablar combate con las tropas italianas de ocupación en la región, que ascendían a 22.000. Afortunadamente para los socialistas, los soldados italianos permanecieron impasible mientras el Volkswehr avanzó hacia Innsbruck. Los italianos, sobre todo, querían volver a casa, sobre todo porque escuchaban acerca de las crecientes tensiones entre la izquierda y la derecha.

Aunque Italia estaba en el bando victorioso de la guerra, el país estaba acosado por una crisis. Ya en 1917, la economía italiana comenzó a tambalear los déficits presupuestarios del gobierno, la inflación, la disminución de los salarios en términos reales, el aumento del desempleo y la caída del nivel de vida dieron como resultado el surgimiento de una población inquieta y enojada. Entre la izquierda, el Partido socialista italiano (Partito Socialista Italiano/PSI) fue el representante más dominante de los trabajadores y fue significativo entre los partidos socialistas europeos por negarse a apoyar el esfuerzo de guerra. El partido, por supuesto, estaba afligido por el fraccionalismo, muchos reformistas habían sido expulsados ​​anteriormente, lo que permitió que los maximalistas y los comunistas formaran la mayoría. Los maximalistas, encabezados por el secretario Costantino Lazzari y Giacinto Menotti Serrati, ya habían proclamado su apoyo a la Revolución Bolchevique y a la Internacional Comunista. Los comunistas se dividieron aún más entre los ultraizquierdistas, liderados por Amadeo Bordiga, quien se opuso PSI participación en la política burguesa, y sus oponentes dirigidos por Antonio Gramsci. los Confederación General del Trabajo (Confederazione Generale del Lavoro/CGdL), La principal central sindical de Italia, estaba afiliada a la PSI y compartió la perspectiva reformista de la dirección titular. La circunscripción más radical del sindicalismo estaba representada por los anarcosindicalistas Unión Sindicalista Italiana (Unione Sindicale Italiana/USI), que obtuvo la mayor parte de su apoyo de trabajadores no calificados en Liguria, Romagna y Le Marche. De particular interés fue el nacional sindicalista Sindicato italiano (Unione Italiana del Lavoro/UIdL) de Alceste De Ambris. [1] Desde el final de la guerra el UIdL Se había movido bruscamente a la derecha, y De Ambris declaró en un editorial que la única razón por la que no se había unido al movimiento de Benito Mussolini era por sus responsabilidades como líder de la UIdL. Mussolini, ex editor de la PSIEl periódico ¡Avanti!, desde entonces había abrazado el nacional sindicalismo y el militarismo, fundando la Fasces italianos de combate (Fasci Italiani di Combattimento/FIdC). La extrema derecha más tradicional estuvo representada por Enrico Corradini Asociación Nacionalista Italiana (Associazone Nazionalista Italiana/Y YO). Entre estos dos bloques rivales estaban los partidos centristas del gobierno de Vittorio Orlando, como el Unión Liberal, los Partido Radical Italiano, los Unión Electoral Católica Italiana, y el Partido Socialista Reformista Italiano, formada por reformistas y socialdemócratas expulsados ​​del PSI en 1912.

En medio de la crisis, la primera ocupación de una fábrica en Italia se produjo el 16 de marzo de 1919, cuando las negociaciones entre los UIdL y los dueños de una fábrica de acero en Dalmine (cerca de Milán) se derrumbaron. La ocupación sólo duró dos días hasta que llegaron 1.500 soldados y expulsaron a los trabajadores, pero el tono del período revolucionario lo marcaron los trabajadores que continuaban y administraban la producción ellos mismos. Sin embargo, las ocupaciones de fábricas siguieron siendo una ocurrencia poco común después, ya que PSI y CGdL alentó a sus trabajadores a conformarse con la jornada laboral de ocho horas en negociaciones con la burguesía, aunque los consejos de fábrica siguieron proliferando y las huelgas siguieron siendo omnipresentes. A pesar de la escalada de tensiones, la violencia entre los dos campos opuestos fue mínima. Este período engañosamente pacífico llegó a un final dramático el 15 de abril cuando Fascistas y Nacionalistas atacó la sede de ¡Avanti! en Milan. Enojado por un reciente Socialista huelga en Roma y otra planeada para Milán, Ferruccio Vecchi, Mario Chiesa y Filippo Tommaso Marinetti llevaron a un nutrido grupo de estudiantes y veteranos armados a atacar a la huelga Socialistas. Después de dispersar a los huelguistas, los reaccionarios marcharon hacia la sede del periódico, saqueando e incendiando el edificio, su botín robado fue presentado a Mussolini esa noche. Inmediatamente después del ataque, la policía y el ejército cerraron la ciudad, poniendo fin a la huelga, mientras que el ministro de Guerra Enrico Caviglia se reunió con Vecchi y Marinetti para elogiar sus acciones. Además, los industriales de Milán recaudaron 10.000 liras para recompensar a los participantes en el ataque.

El paisaje urbano no fue el único escenario de conflicto, aunque el campo fue el escenario de una feroz confrontación entre las numerosas variedades de agricultores y terratenientes. los Federación Nacional de Trabajadores Agrícolas (Federazione Nazionale fra i Lavoratori della Terra/Federterra), liderado por reformistas Socialista Argentina Altobelli, organizó huelgas y ayudó a los agricultores a ejercer la autogestión. En el norte sin embargo Federterra enfrentó la competencia de la izquierda de los católicos recién establecidos Partido Popular Italiano (Partito Popolare Italiano/PPI). En oposición a la postura colaboracionista de clases de su partido, Guido Miglioli y sus compañeros sindicalistas lucharon por una reforma agraria integral. En muchos casos, incluso demostraron ser más radicales que Federterra en su conflicto con los terratenientes y la burguesía agroindustrial. los PPI izquierdistas y Federterra Sin embargo, rara vez cooperaron, en parte debido a la tradicional hostilidad socialista al clericalismo, y en parte debido a la defensa de Miglioli de la propiedad privada, y los terratenientes a veces pudieron aprovechar esta división en su beneficio durante las negociaciones. A pesar del apoyo aparentemente fuerte a la revolución en el PSI y Federterra, las acciones radicales de los sindicatos católicos fueron acusadas de deformaciones grotescas o una estratagema de la PPI huelgas y ocupaciones del Socialistas se centraron en objetivos a corto plazo como mejores salarios y derechos sindicales. Serrati y sus maximalistas recibieron críticas similares de ambos flancos del PSI: los comunistas por no aprovechar las circunstancias revolucionarias y los reformistas por exhortar al proletariado a la revolución y luego dejarlo a merced de la represión estatal [2].

Cansado de la postura maximalista de los comunistas del PSI - Bordiga y sus abstencionistas de ultraizquierda, y Gramsci y su grupo en torno al periódico L'Ordine Nuovo - decidió tomar una posición. Los comunistas harían propaganda sobre la importancia de los consejos obreros, comparándolos con los soviets rusos y alemanes. índicey ayudar a establecer más en todo el país. Después de un debate, también acordaron trabajar con el USI y el Unión de comunistas anarquistas, en parte con la esperanza de convertir sus incontenibles intentos de acción directa hacia algo más constructivo.

Mientras tanto, en Austria, el general Roberto Segre de la misión italiana en Viena y el general Guglielmo Pecori-Giraldi de las tropas de ocupación en el oeste de Austria se mostraron aprensivos ante el avance de la Volkswehr. Segre y su misión habían permanecido imperturbables pero impotentes ante el levantamiento revolucionario. Pecori-Giraldi, por su parte, había adoptado un enfoque de gobierno de no intervención, al tiempo que brindaba asistencia humanitaria a los refugiados y los heridos. Justificó sus órdenes de no confrontación con el Volkswehr razonando que la guerra civil era un asunto interno de Austria y seguiría siéndolo mientras no se desafiara la ocupación italiana. En privado, Pecori-Giraldi tampoco quiso ser el responsable de reavivar la guerra. En consecuencia, los soldados rojos habían tomado Innsbruck el 15 de mayo y Bregenz el 18 Richard Steidle y Otto Ender lograron escapar a Suiza. La situación era tensa, no solo entre los Volkswehr y los soldados italianos, pero también entre los rojos y la población predominantemente conservadora. A pesar de esto, el Volkswehr reorganizó la administración de la región al empoderar a los consejos de trabajadores que habían sido empujados a la clandestinidad por la Social cristiano milicias al principio del conflicto.

En Alemania propiamente dicha, estaba a punto de producirse un cambio político de extrema importancia cuando la red de inteligencia de la junta militar descubrió la Socialdemócrata correspondencia encubierta con la Conferencia de Paz de París. La reacción de los militaristas fue rápida y la totalidad de la SPD líderes en Fráncfort del Meno, incluidos el presidente Friedrich Ebert y el canciller Gustav Noske, fueron arrestados el 14 de mayo. Tras una mayor investigación, Noske fue puesto en libertad por falta de pruebas y su lealtad a la junta, pero el resto fue acusado de traición. El general Paul von Hindenburg asumió la presidencia, mientras que Wolfgang Kapp lo sucedió en la cancillería. La junta se aseguró de dar publicidad a la SPDTraición, lo que resultó en que los medios de comunicación tanto de la derecha como de la izquierda se movieran para el ataque. los SPD fueron prohibidos dentro del control territorial del gobierno de Frankfurt y la represión que ya había sido dirigida contra el partido se convirtió en política oficial. La posición del Socialdemócratas en el gobierno de Berlín también se volvió repentinamente precario. Hermann Paul Reisshaus mantuvo su posición como copresidente del Consejo de Diputados del Pueblo y declaró que él y sus colegas en Berlín representaban la verdadera cara del partido, incluso cuando decenas de miembros se fueron para unirse al KPD y USPD, y Socialdemócrata los concejales fueron convocados por sus votantes. Para muchos que habían intentado permanecer ajenos a la guerra civil, el giro hacia la derecha del gobierno de Frankfurt y su rechazo implícito a la paz con la Entente, la no cooperación y la resistencia contra los militaristas se volvieron más atractivas si la junta no tenía reparos en aplastar al gobierno. flexible Socialdemócratas, ¿podrían ser los próximos partidos liberales de centro?

[1] No debe confundirse con la UIL centrista / socialdemócrata que se estableció después de la Segunda Guerra Mundial y sigue en funcionamiento.
[2] Todo el contenido de Italia hasta ahora ha sido OTL.

Dramatis Personae (biografías OTL)

Costantino Lazzari: Uno de los fundadores del PSI y algunos de sus partidos precedentes, Lazzari se desempeñó como secretario del partido de 1912 a 1919, aunque pasó la mayor parte de 1918 y 1919 encarcelado por derrotismo. Un revolucionario y un pacifista, acuñó la política del partido "ni unirse, ni sabotear" hacia la Primera Guerra Mundial. Lazzari apoyó al partido que se unió al Komintern y siguió la condición de expulsar a los reformistas que condujo a tantas luchas entre facciones. Fue perseguido por los fascistas y murió en 1927.
Giacinto Menotti SerratiSerrati, figura destacada de la facción maximalista revolucionaria del PSI, apoyó la incorporación del PSI al Komintern, donde formó parte del Comité Ejecutivo. Sin embargo, se opuso a la expulsión de los reformistas del PSI que condujo a la escisión comunista en 1921; de todos modos, los reformistas fueron expulsados ​​en 1922. Serrati y otros revolucionarios del PSI se unieron a los comunistas en 1924. Serrati también sucedió a Mussolini como editor de ¡Avanti! y murió en 1926.


Villa Pecori Giraldi

La villa de Rimorelli, durante mucho tiempo propiedad de la familia Pecori Giraldi, por la cual fue donada a Borgo San Lorenzo en 1979, representa uno de los edificios más interesantes de la zona de Borgo San Lorenzo. Probablemente alzándose en el lugar de una antigua construcción de los Giraldis, una de las familias más reconocidas del territorio Borgo San Lorenzo, pasó a ser propiedad del Conde Antonio Pecori en 1748, quien añadió su propio apellido al de los Giraldis. La gran villa, que se expandió en dos plantas, muestra una hermosa fachada de gusto renacentista coronada por una robusta torre almenada, totalmente restaurada en 1902. La decoración de los ambientes internos de la villa debe haber comenzado ya en el siglo pasado, ya que Chini, en su Historia de Mugello recuerda los cuadros que allí habría realizado el pintor del pueblo Angiolino Romagnoli (1836 - 1890). Además, ya a mediados de siglo (1854) se inició la intervención de los chinis en la decoración de la villa, ya que Pietro Alessio, con la colaboración de su hijo pequeño Pio, realizó trabajos en el interior. Esta obra, o al menos sus restos, son quizás reconocibles en las decoraciones de tipo vegetal y grotesco, vívidamente policromáticas, de algunos ambientes de la planta baja de la villa. Más tarde, la empresa decorativa, sobre todo de la parte noble del edificio, es continuada por Leto Chini, cuya participación es muy probablemente reconocible en las pinturas de inspiración medieval y del siglo XV del vestíbulo de entrada. De hecho, el mismo Leto, en una anotación en la autobiografía de su hermano, el padre Lino Chini, menciona que en agosto de 1902 se encontraba trabajando en la sala heráldica de la villa Pecori Giraldi en Rimorelli.

Probablemente entre 1906 y 1911, después de las restauraciones en los primeros años del siglo, interviene Gallileo Chini, que se ocupa predominantemente de la continuación de la compleja decoración pictórica del vestíbulo de entrada, llamado por el general Guglielmo Pecori Giraldi. escudos de armas y las empresas de las familias nobles florentinas relacionadas con los Pecori Giraldis a lo largo de los siglos, y las relativas a sus miembros famosos. Con el terremoto del 29. En junio de 1919 la villa y sus decoraciones debieron sufrir también daños notables, y las posteriores obras de restauración fueron presuntamente encomendadas, para la parte decorativa, a Tito Chini, que había sido, entre otras cosas, el ordenanza del general Guglielmo Pecori Giraldi, durante la Primera Guerra Mundial. Tito orientó el encargo con la ayuda de su tío Pietro muy probablemente entre 1920 y 1922, fechas que aún hoy se pueden leer en dos lugares distintos de la villa, como prueba de que la exigente obra contemplaba toda la decoración de la parte noble de el edificio. El gran vestíbulo de entrada, al que se abre la puerta principal, forma el corazón de la villa y el punto de apoyo de todo el conjunto decorativo. Todas sus paredes están cubiertas de pinturas.

En las paredes oeste y sur se pueden ver cuatro escudos de armas, de Eleonora Von Tautphooeus, esposa de Alessandro desde 1892, (año que también puede considerarse el de la ejecución del cuadro), de Anna Maria Capponi, de Giulia. Niccolini, esposa de Bernardo Pecori Giraldi desde 1809 y de Theresa Suarez De La Concha: Estas pinturas muestran características del siglo XIX de connotaciones académicas y parecen constituir las partes más antiguas de la decoración, probablemente de finales del siglo pasado. . Un segundo grupo más numeroso está constituido por la compleja decoración del techo, por una serie de escudos y figuras heráldicas, por las fachadas decorativas de las paredes y por el rodapié con paneles monocromáticos de cuatricromía. Son pinturas de evidentes medievales y XV. imitación de siglo, que puede identificarse con las que Leto Chini estaba trabajando en 1902, dada la similitud con las decoraciones de los pasillos de la Villa Medicea de Cafaggiolo, que había completado en 1887 junto con su hermano Darío. En un grupo de intervenciones restringido, pero muy significativo, es posible reconocer la parte debida a Galileo. Se trata de obras destinadas a continuar y acaso completar la decoración del salón, y probablemente realizadas entre 1906, año en que surgieron los Hornos de San Lorenzo en Mugello, y 1911. En el muro oriental del salón la representación de San Lorenzo. George matando al dragón, que Niccolai vincula explícitamente con Galileo. La gran pintura, rica en dinamismo y con vivaces tonalidades de color, mantiene una inflexión medievalista, fabulista, fascinante y de gran impresión, a la que se asocia la habitual elegancia gráfica y ascendentes lineales de la Libertad, y características de las mejores inspiraciones de Galilieo. . La obra importante fue muy probablemente dañada por el terremoto ya mencionado varias veces y restaurada por Tito, junto con las otras partes preexistentes de la decoración del salón. Más precisamente, de una nota de Pietro Chini, quien colaboró ​​con Tito en esta aventura, se supo que el fondo de St. Gorge fue rehecho por el decorador Donatello Pietracaprina, bajo la dirección de Tito. A la mano firme de Galileo se pueden atribuir otros escudos, como el de Camilla Sebregondi, primera esposa de Guglielmo, caracterizado por dos elegantes modelos y puttos fluctuantes, y por una espléndida decoración de rosas de Glasgow y la de Iacopo, Neri y Francesco Giraldi, por el escudo enmarcado por un motivo de concha que recuerda las ventanas de la nave central de la iglesia parroquial San Giovanni Maggiore, y en el que destaca el hermoso festón vegetal que lo engarza.

El escudo de armas de Francesco Guglielmo Pecori Giraldi, en el que, dentro de una guirnalda estilizada, abstracta y dicromática, el pintor incluye una decoración vegetal con mazorcas de maíz y un escudo con un marco neorrenacentista coronado por dos espléndidos puttis que sostienen una canasta de frutas en delicados colores, también se remonta a Galileo. El escudo de armas de Pietra Altoviti, con un hermoso festón de verduras, también es atribuible a Galileo. Sobre el arquitrabe de la puerta del muro oeste, que conduce a la habitación que hay debajo de la torre, hay una mayólica sobre un fondo azul que representa la Rostro de Cristo coronado de espinas. El artefacto, de notable calidad por el bello contraste cromático y por el cuidado diseño, sobre todo de los cabellos rubios, parece imputable a Galileo y es remitible, al menos como ideación, a los primeros años del siglo XX. La realización del complejo decorativo, continuada con la dirección y la intervención directa de Tito, debió, sin embargo, haber contado con la participación de otros colaboradores como Dino Chini, además, naturalmente, de Pietro. De hecho, se puede observar un grupo de escudos de armas estilísticamente bastante heterogéneo pero igualmente referible a la conocida tipología decorativa de los Chinis.

Sin embargo, también es posible que al menos una parte de estos escudos de armas fueran pintados entre 1911 y 1920, en el período intermedio entre la presencia de Galileo y el comienzo de las obras de Tito y Pietro. En el muro este, junto a la puerta de entrada al gran salón de la chimenea, se puede ver el cuadro de una gran obra heráldica de Lavinia Morosini, con quien Marshall Guglielmo Pecori Giraldi se casó en segundo matrimonio en 1917. La obra lleva las fechas 1921 1922 y la doble firma de Tito Chini, cierta demostración de su actividad en la villa Pecori Giraldi en ese momento. La pintura, que lleva, además del escudo de Morosini, una alegoría bastante compleja de la ciudad de Venecia y de los últimos años de los dux de la ilustre noble familia veneciana, es de un nivel cualitativo notable por la viveza cromática, por la certeza del diseño sólido y afilado que parece sintetizar la forma según un estilo característico de Tito y que es casi Art D co. Sin embargo, no hay que olvidar que Tito realiza, también y sobre todo en la fabricación de vidrio, trabajos estilísticamente muy cercanos a los de Galileo, como se puede comprobar en los grandes ventanales del Hotel Roma, en Piazza Santa Maria Novella. en Florencia, terminado en la década de 1920. La firma de Tito Chini, junto con la de su tío Pietro, y la fecha de 1920 se encuentran, muy gastadas, en la abertura de la puerta que da a la pequeña torre de la villa. La intervención de los dos Chinis para restaurar y completar la decoración de la villa dañada por el terremoto, debió ser muy amplia y contemplada numerosos ambientes.

Volviendo más allá de la sala de la torre, se llega a otra sala decorada con pinturas florales del siglo XIX, donde se encuentra una pequeña pero deliciosa chimenea completamente realizada con un revestimiento de azulejos de los Hornos, perteneciente a la producción estándar de la manufactura. Destacan los azulejos con las máscaras rojas, los de azucenas y los de un simple motivo de rombos. Esta chimenea representa un ejemplo feliz y exitoso de la capacidad de los Hornos, y de Tito Chini en particular, de utilizar la producción normal de la manufactura para realizar, de vez en cuando, objetos originales con un elevado sentido decorativo.

Cruzando el vestíbulo de entrada una vez más, se entra en un gran vestíbulo, al final del cual un monumental Hogar en terracota pintada. Su estructura luce una decoración en relieve de imitación renacentista y en las pilastras laterales están los escudos de Pecori Giraldi. El revestimiento interior de la chimenea se realiza mediante baldosas con motivos de líneas discontinuas y con decoración geométrica incrustada con pequeños triángulos, inventado por Galileo en 1906 - 1911, y para el que la anticipación de los estilos del Arte Óptico fueron subrayados. Bajo la ventana del hall de recepción se pueden ver espléndidos paneles de mayólica policromática que retratan tejidos artificiales en brocado con una rica y refinada decoración floral en brillo metálico de gusto oriental. La parte superior de los muros tiene una fascia decorativa pintada monocromática, que retrata motivos florales estilizados y otros con racimos de uvas exactamente similares a los que utilizó Galileo para adornar algunos de sus jarrones. Algunos ambientes muestran pinturas vivaces quizás cercanas a autores como Pietro Alessio o Tito Chini.

La visita a la planta baja de la villa se concluye en el hall de acceso a la gran Escalera de caracol que sube al piso superior. Este ambiente relativamente pequeño impresiona por la decoración de las dos paredes, consistente en un motivo de falso tapiz con rombos blancos y negros que desciende desde la mitad hacia arriba. La mitad superior de las paredes está pintada de azul, mientras que un marco pintado con pequeños arcos de trébol es el toque final. Esta decoración, de elegante tono neomedieval, junto con los tres arcos que conducen a la escalera, constituye uno de los ambientes mejor conservados realizados por los chinis. La espléndida curva de la escalera, cuya espiral dinámica remite al estilo Liberty, ocupa un espacio decorado con motivos geométricos monocromáticos, en cuyo techo, decorado con un motivo de falsas arcas, hay una hermosa guirnalda que enmarca el triangular. escudo de armas de los Pecori Giraldis. La villa conserva algunas partes de la decoración de los baños, en su mayor parte, lamentablemente, perdida formada por azulejos o motivos vegetales pintados, así como algunas originales puertas de madera. Muchos ambientes del edificio todavía parecen estar decorados en algunas partes con motivos geométricos en espiral o vegetales estilizados. Probablemente cinco paneles de ventana también provengan de algún entorno de la villa, algunos de ellos casi completamente arruinados, cuyas teselas de vidrio conservan una hermosa decoración entre Liberty y D co. Mientras que la parte central del panel consiste en una decoración geométrica de pequeños cuadrados y triángulos bañados en oro, algunas teselas retratan el motivo del escarabajo estilizado, tan querido por Galileo desde los primeros años del siglo y ampliamente utilizado en la producción de los hornos.


¿Cuán verdaderamente incompetente fue el ejército italiano durante la Primera Guerra Mundial?

Sigo viendo muchos chistes que se refieren a la incompetencia militar italiana durante la Primera Guerra Mundial, especialmente el de Luigi Cadorna. También he visto muchos relatos de la crueldad e incompetencia de los oficiales.

¿Cuán históricamente exacto es esto? ¿Es esto solo un mito popular?

Casi sin cambios con respecto a una respuesta mía anterior.

Si bien todo el ejército italiano tuvo ciertamente varios defectos y limitaciones durante la Primera Guerra Mundial, limitaciones que no eran exclusivas de los italianos, y su Jefe de Estado Mayor se combinó con aquellos con un carácter & quot; difícil & quot;, el ejército italiano ofreció, según todas las cuentas, su mejor actuación durante el Gran Guerra, que se mantiene firme frente a una gran potencia europea en un frente secundario pero por diversas razones verdaderamente terrible. En gran parte, la toma negativa es el resultado de una narrativa común que surge como una reacción al tratamiento hagiográfico proporcionado durante el período fascista a los diversos héroes de la Gran Guerra, y el resultado de una tradición de hostilidad profundamente arraigada hacia todo lo militar que pudiera Sería difícil de entender en ciertas naciones que nunca experimentaron una división tan profunda entre el mundo militar y el mundo civil, una tradición ya evidente en los temas del debate público inmediatamente después de la guerra.

Esto no es excusa para la conducta de las autoridades militares, que a menudo cruzaron la línea de la disciplina a la insensibilidad durante la guerra y, por lo tanto, deben rendir cuentas, incluso en términos de su legado público. Sin embargo, insensibilidad, sería un error equipararlo con incompetencia.

Para ver estos puntos con mayor detalle, comenzaré con el frente y las batallas del río Isonzo.

En general, si bien se podrían haber realizado varias mejoras al enfoque táctico italiano del frente del río Isonzo durante la Primera Guerra Mundial, el enfoque estratégico general que requería que llevaran a cabo su ofensiva sobre el curso del río era en esencia una necesidad: tenga en cuenta que el segundo mejor El plan, que en realidad se sugirió en oposición a (y también como una forma de restarle la operación a) la autoridad de Cadorna, era reubicar un gran número de tropas en el frente albanés y atacar desde allí (Cadorna era el Jefe de Estado Mayor en tierra bajo control militar italiano, pero el frente albanés cayó dentro de la esfera de influencia aliada) algo que habría sido un verdadero infierno logístico.
El frente restringía más o menos las direcciones del avance italiano incluso a nivel táctico: uno hacia el sur, sobre Monfalcone hacia Trieste y Fiume, el otro a través de Gorizia pero hacia Ljubiana, empujando la línea del frente como una puerta giratoria fija en el Monte. Nerón con una pequeña corrección para quitar la cabeza del puente austríaco en Tolmino con el fin de traer la línea en el curso del Isonzo hasta cruzar con el río Idria. De hecho, este era más o menos el estado de cosas todavía en 1917, ya que las diversas ofensivas habían sido un “trabajo en curso” para lograr los objetivos antes mencionados. Por supuesto, para completar el avance sur es mejor desalojar al enemigo del flanco izquierdo italiano, es decir, desalojar a los austríacos de las montañas en la margen izquierda del Isonzo (que serían estos chicos guapos). Con estos factores en mente, muy pocos realmente podrían culpar a Cadorna por el lugar y la dirección de las ofensivas; más bien, algunos están en desacuerdo con los métodos empleados.

En cuanto a la situación estratégica general en el momento de la declaración de guerra de Italia y # x27 en mayo de 1915, el frente se organizó en tres sectores: el saliente austriaco de la región tridentina, el arco montañoso de Carnia y Cadore, el valle del río Isonzo, en la mayoría de los casos. parte que corre de norte a sur, que es un valle en el camino, no en el camino.
El saliente tridentino tuvo que reducirse lo máximo posible, ya que amenazaba toda la extensión de las fuerzas italianas hacia el este - y lo haría hasta el final de la guerra - pero, lamentablemente, no solo estuvo marcado por una secuencia de picos montañosos cada vez más altos, pero también fuertemente fortificados
Si bien los italianos habían incluido un avance a través de los Alpes Carnianos en su primer plan ofensivo (una dirección que, una vez logró pasar Tarvisio habría abierto el camino hacia el valle del río Drnava, como referencia, este es Tarvisio: no es el mejor terreno for a rapid advance), the bulk of the forces (15 divisions of the II and III Armies – later integrated with 7 from the reserve) was concentrated on the portion of front that offered the less unfavorable ground, the line of the Isonzo, from Tolmino to the sea. As G. Rochat explained “geography oriented the Italian offensive effort towards the Isonzo front”. And in fact the worst results in terms of gains and casualties actually took place during the first attempt made by the IV Army into the Carnian Alps to the north.
It didn't really help that Cadorna was a strong supporter of the French school of thought that favored a frontal assault following a substantial artillery preparation over maneuvering in order to gain a flank position – his tactical views were exposed and publicized within the Army Commands in a notorious pamphlet that Cadorna had written at the turn of the century: Attacco frontale e ammaestramento tattico and then reissued in large numbers in February 1915. The booklet soon became infamous among the trench officers as a symbol of the High Command obtusity and its detachment from the actual front condition. Nonetheless, there was nothing exceptional in it, not in terms of novelties or innovation, not in terms of particular backwardness it was in large measure consistent with the similar doctrine proposed at the time by the French school of Josef Joffre. Since you couldn't move artillery fast enough to outflank your enemy with it, and the large fronts made impossible to maneuver in the same way XIX Century armies had done going around the enemy and taking position of favorable ground, the only possibility left was a heavy concentrated fire followed by advance in a rapid succession of platoons.

As for the French school, morale was the key element of success. The quality of the soldier rested on their will, resolution and discipline. But there were also clear political motivations for the Italian offensive. Italy had apparently timed its intervention with the expectation of providing the last blow to the Austrian house of cards. Unfortunately, on early May 1915 an Austro-German offensive (Gorlice-Tarnow) had surprisingly sent the Russian into a rushed retreat so that the Austrian situation was slightly less difficult when the Italians declared war. More so, due to the difficulties of preparations, the Italians could not (or just did not, that something better might have been achieved) advance deep into the Austrian lands, contenting themselves with following the retreating Austrians onto their fortified defensive lines the Austrians had in fact all the time to even “relocate” some 70,000 civilians of suspect loyalty from the border regions. Nonetheless, it was apparent that the Austrians would have been more than happy of jut holding their defensive line with as few men as possible (note that the Austrians had left some troops there even in times of Italian neutrality – for very obvious reasons – so that they had not been forced to divert much resources on the already solid mountain fortifications) therefore the task of engaging the enemy fell on the Italians who had to take an offensive stance, a fact that their allies frequently reminded them.
So far, this would explain the general ideas behind Cadorna's offensive plans on the Italian front, and how his strategic and tactical conduct was neither particularly impressive nor particularly incompetent. But, as the drunken analogy I quickly conjured up should suggest, there were other reasons to question Luigi Cadorna's conduct of the Italian war – reasons that went beyond the choice of the offensive ground.

One major problem in attempting an objective evaluation is that the whole historiography of the Great War has been largely influenced by the fascist narrative (in fact not that dissimilar from the liberal narrative itself) that made the conflict into the monumental effort of the Italian nation, the culmination of the Risorgimento process and the testing ground of a renewed sentiment of national unity. On such ground stood the great men that led the nation through enormous challenges until the final victory – heroes standing on the edge of the world and fending off a whole sea of darkness.

On the first week of January 1929, the Italian periodical Il Mattino Illustrato celebrated the recently deceased (December 21^st 1928) “Marshal Count Luigi Cadorna, first strenuous defender of Italy in our glorious war epic against Austria, dead in these days in Bordighera”

The portrait, the words chosen, fit the official take of the Regime on Cadorna's tenure as Chief of Staff of the Italian Army – the Regime had elevated Cadorna to Marshal of Italy, in a purely honorary fashion as he was retired, on November 4 th 1924 together with the other victors of the Great War, Armando Diaz and Grand Admiral Paolo Thaon de Revel (joined two years later on June 25 th 1926 by the heroes of the Piave, Enrico Caviglia, Pietro Badoglio, Gaetano Giardino, Guglielmo Pecori Giraldi and the King's cousin, the Duke of Aosta Emanuele Filiberto). That's not to mean that criticism of Cadorna was non existent among contemporaries in fact even his fellow Marshal and former subordinate Enrico Caviglia had expressed his negative view of certain traits of the Italian Commander.
Caviglia, in his monograph on the battle of Caporetto, “The twelfth battle” published in 1933, subscribed to the general positive, heroic view of the generalissimo a man – he wrote:

that looked to his contemporaries like a figure fate itself had cut in stone with broad and energetic strokes, and imposed to Italy, so that it might learn that the greatness of a people was proportional to the sacrifices it required. […] An uncommon man, of strong character and great moral stature. He possessed an elevated conscience of his duty, and he took upon himself the consequent responsibilities with serene and secure resolution […] firmly loyal to his moral principles […] the principles of military honor and discipline, the self sacrifice for his King and his Motherland, formed in him with birth had been strengthened by education and by the strong belief in their necessity, in the contemporary historical phase, for the solidity of the army and the nation. […] As a military leader, he absolved his role with strong and safe hand, with iron cast discipline […] he assumed the entire responsibility of the war, something that was an absolute necessity in the political environment of the time, where the unsure parliamentary atmosphere led the Government to evade its own. […] He prepared the Army for war, firmly calling for the material means to achieve such goal […] he carried the Army Command to the highest esteem of the nation, leaving behind such a strong impression in the souls of the Italians, that any successor of his had an easier task exerting his command with the approval of public opinion.

Besides the circumstantial praise, a few notes of agreement with the regime narrative and some ideas that betray Caviglia's personal caesarism, there are a few “good qualities” of Cadorna's character that were not made up in fact some of those could become fairly dangerous qualities for a military commander. Caviglia's accent fell on Cadorna's moral fiber, his discipline, his unyielding resolve, his spirit of sacrifice. But for now let's continue and see instead Cadorna's flaws according to the Marshal:

[Cadorna], as far as the technical conduct of war was concerned, was not a well balanced general. He could see with clarity the general strategic lines but he lacked the immediate sensibility to the events […] He also lacked tactical adaptability and a good perception of the enemy's weak points, so that he has been subject to criticism for the uniformity of method and planning of his ten Isonzo offensives. The results he obtained, inadequate for the efforts demanded and given by the troops, lead to blame him for disregarding the principle of economy of forces. He thought of war as a mechanical endeavor and tactical units as mere abstract numbers […] as mindless indifferent machinery wheels, working until worn down. He did not care for the soldier's spirit, nor to provide them with those moral satisfactions that could lead them to forget their sacrifices and sufferance and danger […] And these blemishes were also due to the incomplete practical mastery of the kind of war [Italy] was fighting […] so that he was often oblivious to his shortcomings as well as those of his collaborators.

Even in the context of a “celebratory” chapter, these are pretty major flaws for a military leader. But there are also reasons to argue that the official history of the Great War never truly mirrored the amount of criticism placed onto Cadorna by his contemporaries. Even during his tenure as Head of Staff, he was an absolutely divisive figure. Not that all the criticism and praise was the result of a good objective analysis after all Cadorna, as any career military man, had his enemies among fellow career military men. He had been suggested for the position of Chief of Staff of the high Command already in 1908. Cadorna was considered a competent general and he had a long and illustrious family history, being the son of General Raffaele Cadorna who had led the Italian bersaglieri through the Porta Pia breach into Rome in 1870, but the less unyielding General Alberto Pollio had been preferred to him – or, as Prime Minister Giovanni Giolitti summarized: “I know nothing of Pollio but Iɽ rather have him than Cadorna”.
Pollio had died of a stroke – perhaps consequence of a heart infection – two days after the Archduke Franz Ferdinand. And Cadorna was hurriedly appointed to replace him and possibly get the country in shape for war.
The opposition between Cadorna and Pollio – which involved also the general strategic approach, although for obvious reasons Pollio, who was a supporter of the Triple Alliance, had not prepared for extensive offensive operations against the Austrians – would resurface in the political debate after the defeat of Caporetto and Cadorna's dismissal as Chief of Staff, with partisans of Pollio singing the praise of the old Chief of Staff, and those of Cadorna replying with the quality of the former Commander.
After Caporetto the figure and reputation of Cadorna came to be indissolubly tied to the conflict over the reasons of the Italian rout: whether they were strategical and tactical, therefore ultimately to be blamed on Cadorna, or moral and political, therefore to be blamed on the socialists and in general to the defeatist propaganda of the neutralist forces, that Cadorna had often cautioned the Government against. Cadorna himself, while later recognizing that the Italian defensive positions at the time of the Austro-German offensive were inadequate in some measure, took the latter view that Caporetto had been a moral crisis or even more a “moral strike” of the front troops. And Cadorna's obstinate defense of his own operate – perfectly in line with his character – his anti-political way of approaching the whole “Caporetto inquest” led him to become even more of a straw man for the interventionists who championed Cadorna, the slandered idol, and the neutralists who sought one man to take the blame for the military disaster.

There were of course tactical responsibilities for the defeat within the High Command and the Army Commands, even if not all of them were directly connected to Cadorna as a whole this had been acknowledged already during the first weeks of the Caporetto inquest which had been promoted by the Italian Government, but whose results in 1919 would become soon irrelevant and immaterial to the public opinion and the official narrative of the Great War.
But, as I mentioned before, there were other flaws in Cadorna's conduct of the war. For these though, contemporary historiography and polemics might not suffice. The entire narrative of the Great War, promoted already during the last weeks of the War and later sanctioned by both the liberal system and the fascist regime, inherited by the Italian Republic has been subject to a process of revision, among which some very relevant contributions have been given by the works of Giorgio Rochat as well as more recently those of Giovanna Procacci. Those works tend to highlight the organic responsibility of the Italian political and social establishment in the conduct of the war for good and for worse.


General Count Guglielmo Pecori-Giraldi - History

You are using anoutdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Find the experience that's right for you

The Chini Manufacture Museo in Borgo San Lorenzois housed inside Villa Pecori Giraldi. The old noble home has a typical Renaissance-style façade, while the inside was decorated in the 19th century by painters Angiolino Romagnoli, Pietro Alessio Chini and Pio Chini. Between 1906 and 1901 general Guglielmo Pecori Giraldi commissioned Galileo Chini to complete the coat of arms and devices of Florentine nobility related to his household.

The rooms of the villa were frescoed by the whole Chini family, with geometric, floral and medieval inspired patterns, include a spectacular cycle of San Giorgio.

The museum recounts the history of Chini Manufacture, which produced ceramic furniture pieces, stoneware and glassware that was popular in the bourgeois houses of the Liberty period en el furnaces of Borgo San Lorenzo: Galileo Chini was in fact one of the biggest figures of Italian Liberty and took his creations around the world.

A new section has also been added to the museum since 2018, the Chini Contemporary: it is an exhibition space dedicated to contemporary art and visual art. It is a place that investigates the constant evolution of the artistic medium and its connections with other creative disciplines.

There you can also find the Museum of Children, a space of seven rooms designed for the little ones and their families, where everyone can express their talent, inspired by the artists of the twentieth century.


Description

The complex consists of two structures, the tower-like memorial, which also houses a chapel with a chancel and a plinth underneath, the actual ossuary with the grave niches. The tower and ossuary have their own entrance exactly opposite. The entire building is surrounded by a large outdoor area on which some Italian and Austro-Hungarian guns from the First World War are lined up.

Ossuary

The entrance to the ground floor ossuary, on which the tower rests, faces east. A central corridor leads from the entrance directly into the crypt , which is located in the middle of the building and was also artistically designed by Tito Chini. In the crypt there is also the final resting place of Guglielmo Pecori Giraldi and another 59 soldiers buried with military awards. Immediately after the entrance of the main corridor, two side corridors turn off to the left and right, in which the other tombs are located. In the outer corridors there are 450 individual graves marked by name, while in the two inner side corridors, which can be reached via a few steps, 94 communal graves for the unidentified dead are housed. A total of 1,629 known by name and 3,400 unknown Italian and 60 unknown Austro-Hungarian soldiers are buried in the ossuary.

Tower

The 31.50 m high tower, which narrows towards the top, can be reached via a 3.50 m high flight of stairs exactly opposite the entrance to the ossuary . It has a total of four floors plus a mezzanine. On the first floor there is the chapel with a statue of the Madonna in white Carrara marble by the sculptor Giuseppe Zanetti. The walls are decorated with various figures of saints, which, like the other frescoes on the floors above, are the work of Tito Chini. A picture of the Trinity on the ceiling . Sufficient daylight comes in through three large windows, which are also decorated with stained glass. A stone staircase leads over a mezzanine floor to the second floor with the so-called Hall of Waiting, a small and almost gloomy room compared to the chapel, with monochromatic figures of soldiers who persist in sitting. On the third floor is the Apotheosis room with celebrating war motifs, including the portrait of Pecori Giraldi in one corner. A steep iron staircase leads to the final domed hall on the fourth floor, which is adorned with a golden sun disk in the middle of the dome. There are cross-shaped windows in the four niches.

The memorial also includes a small war museum, which is housed in a separate building to the right of the entrance to the memorial area.


Guglielmo Marconi and the Transatlantic “S”

Marconi began to work on improving his wireless for a transatlantic broadcast. Many physicists argued that radio waves traveled in straight lines, making it impossible for signals to be broadcast beyond the horizon, but Marconi believed they would follow the planet’s curvature. (In fact, the waves do travel in straight lines but bounce off the ionosphere, approximating a curve.) After failed attempts to receive a signal from England on Cape Cod, Massachusetts, Marconi decided to try a shorter distance, from Cornwall to Newfoundland.

The radio signal broadcast from Poldhu, Cornwall, was as powerful as Marconi’s team could make it𠅊t full power, the equipment sent out sparks a foot long. Some 2,100 miles away, atop Signal Hill in St. John’s, Marconi attached an antenna first to a balloon, which blew away, and then to a kite on a 500-foot tether. On December 12, 1901, he picked up a faint three-dot sequence—the Morse Code letter “s.”


Italian generals , World War I

Your Easy-access (EZA) account allows those in your organisation to download content for the following uses:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

It overrides the standard online composite licence for still images and video on the Getty Images website. The EZA account is not a licence. In order to finalise your project with the material you downloaded from your EZA account, you need to secure a licence. Without a licence, no further use can be made, such as:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • final materials distributed inside your organisation
  • any materials distributed outside your organisation
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Please carefully review any restrictions accompanying the Licensed Material on the Getty Images website and contact your Getty Images representative if you have a question about them. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Vacancy: Nursery Teacher

Successful candidates must be vibrant, energetic and outgoing. Minimum 2 years teaching experience and National Nursery Examination Board qualification or full qualification in Early Childhood.

An empathy with the aims and values of the IB Primary Years Programme is essential. However prior experience of teaching the programme is not a requirement as training can be provided as needed.

This full-time position will suit flexible, enthusiastic, internationally-minded and well-qualified candidates who educate students to become inquisitive, enterprising and independent learners.

Starting date: September 2019
Salary: competitive package

Rome International School is an International Baccalaureate World School. The school is in a pleasant area of north-west Rome. The campus is set amongst almost four hectares and has been designed to meet every teaching and learning requirement.

Applications should include: a personal statement, full CV, recent photograph and contact information of three referees, including one from your current employer.

Please note that applications will only be accepted from citizens of the European Union, including the UK, or those who have already obtained the right to be employed in Italy. The appointment process will include stringent recruitment procedures including a DBS check.

Due to the large number of applications we receive it is unfortunately not possible to respond to individual enquires about the post and only shortlisted candidates will be contacted.


Ver el vídeo: Via Pecori Giraldi