Dispersión del pueblo austronesio por el Pacífico

Dispersión del pueblo austronesio por el Pacífico


Dispersión cronológica de los austronesios a través del Pacífico (según Bellwood en Chambers, 2008)

Se teoriza que los polinesios viajaron a Sudamérica.

"El análisis filogenético apoya la hipótesis de al menos dos introducciones separadas de batatas de América del Sur en la Polinesia, incluida una antes y otra después del contacto europeo".

Las líneas de puntos con un signo de interrogación junto a ellas denotan teorías científicas no probadas.

Es una locura que Nueva Zelanda solo se haya conformado con

Especialmente desde que llegaron a Nueva Caledonia hace 3200 años.

Vi un mapa similar como este en el Museo Memorial de Guerra de Auckland. Estaba muy fascinado por el hecho de que Nueva Zelanda es uno de los últimos lugares del planeta Tierra en ser poblado por humanos, hace solo menos de 800 años. Además del hecho de que Taiwán es el origen de todos estos pueblos del mundo.

Lo que me desconcierta es cómo y por qué los pueblos austronesio / polinesio evitaron por completo una masa de tierra masiva como Australia (y Nueva Guinea para el caso). Y siendo este el caso, ¿de dónde provienen originalmente los aborígenes australianos?


Seguimiento de la expansión de Austria en el Pacífico a través de la planta de papel de morera

Una de las estrategias que utilizaron los antepasados ​​de los pueblos del Pacífico para el asentamiento exitoso de las islas del Océano Pacífico fue el concepto de paisajes transportados (1). Los pueblos del Pacífico llevaron sus plantas y animales de importancia cultural y económica en sus canoas colonizadoras e introdujeron estas especies en las islas que asentaron, que estaban relativamente empobrecidas en términos de recursos terrestres. Se ha demostrado que los análisis filogeográficos de estas plantas y animales pueden servir como sustitutos para reconstruir las rutas de las canoas colonizadoras y, por lo tanto, rastrear el movimiento de los pueblos del Pacífico e identificar sus posibles orígenes. Este "enfoque comensal" para rastrear el movimiento de los pueblos prehistóricos del Pacífico se ha centrado hasta la fecha principalmente en los animales transportados por los colonos del Pacífico, incluidas la rata del Pacífico (2, 3), los cerdos (4) y los pollos (5). En PNAS, Chang et al. (6) ahora presentan análisis genéticos de una de las especies de plantas importantes transportadas hacia y a través del Pacífico en canoas colonizadoras, con su estudio de la morera de papel (Broussonetia papyrifera).

El asentamiento del Pacífico Remoto se ha asociado e identificado arqueológicamente con el Complejo Cultural Lapita (1). La cultura Lapita aparece por primera vez en el archipiélago de Bismarck unos 3400 años antes del presente (BP) y se propaga rápidamente a las islas previamente deshabitadas de Oceanía Remota, llegando a Tonga y Samoa, en el borde del Triángulo Polinesio alrededor de 2900 AP (7). En general, se acepta que la cultura Lapita es una extensión de la expansión neolítica de los pueblos de habla austronesia a través de la isla del sudeste asiático, desde la patria austronesia en Taiwán (8 ⇓ ⇓ –11). La migración y el asentamiento del resto del Triángulo de la Polinesia no comenzaron hasta unos 1.700 años después de la colonización de Samoa y Tonga, con el asentamiento de Aotearoa / Nueva Zelanda alrededor del 730 a. C., lo que marcó el final de la expansión de Austria hacia el Pacífico (Fig.1 ). Aunque Taiwán ha sido identificado como la patria de las lenguas austronesias, todos los estudios anteriores sobre animales comensales indican orígenes y vías de migración que no incluyen Taiwán, lo que sugiere una historia compleja para los diversos componentes de las culturas austronesia y lapita. La mayoría de las especies de plantas de importancia económica introducidas en las islas oceánicas remotas durante la prehistoria, como el banano, el taro, el fruto del pan y la caña de azúcar, tienen orígenes cercanos al océano, mientras que la batata y la calabaza son de origen sudamericano. Así, los resultados presentados por Chang et al. (6), que indica que la variante más común de morera de papel que se encuentra en el Pacífico, y la que más probablemente introdujeron los primeros colonos, tiene un claro origen taiwanés, son significativas, proporcionando (que yo sepa) el primer vínculo genético directo entre Taiwán y una de las especies comensales del Pacífico.

Mapa que muestra la dirección de la expansión austronesia desde Taiwán y el momento probable de expansión hacia el Pacífico. Las fechas se expresan en años antes del presente (BP) y se basan en la evidencia arqueológica actual. La línea de puntos separa Near Oceania y Remote Oceania. Adaptado de ref. 20, con permiso de Elsevier.

Originaria de Asia, incluido Taiwán, la morera de papel es una planta dioica (las plantas son masculinas o femeninas) que recibe su nombre común del hecho de que se utilizó en China y Japón para fabricar papel. En el Pacífico, la morera de papel era una planta extremadamente importante utilizada para producir barkcloth o tapa, que no solo se usaba para ropa, sino para artefactos ceremoniales y como un indicador importante de riqueza en el intercambio de regalos, que todavía se ve hoy en lugares como Tonga. La producción de tapas disminuyó en muchas culturas del Pacífico con la introducción de la tela tejida europea y, como resultado, también lo hizo el cultivo de la morera de papel. La tela de corteza se produce golpeando la corteza interior de varios árboles, pero más comúnmente la morera de papel, en una tela delgada, flexible y similar a un fieltro. Se ha encontrado evidencia de batidores de tapa de madera en un sitio temprano anegado en la Polinesia Oriental, lo que indica que era claramente importante para los primeros colonos (12). Estos artefactos vinculan la tradición con las primeras culturas austronesias en la isla del sudeste asiático y en el continente, donde se encontró el primer batidor de corteza de piedra en Guangxi, en el sur de China, y data de alrededor del 8000 AP (13).

Para identificar los orígenes geográficos de la morera de papel y reconstruir su propagación a través de la isla del sudeste asiático y hacia el Pacífico, Chang et al. (6) estudiaron la variación genética en una región de 1233 pb del ADN del cloroplasto (ADNc), que, como el ADNmt en los seres humanos, se hereda por vía materna. Se recolectaron un total de 604 muestras de morera de papel del sur de China, Camboya, Vietnam, Tailandia, Japón, Taiwán, Filipinas, Sulawesi, las Islas Salomón, Fiji y varias islas de la Polinesia. Después de la secuenciación, se identificaron un total de 48 haplotipos, o linajes distintos, 31 de los cuales se compartieron. Un haplotipo, designado cp-20, se encontró en todo el rango nativo (sur de China, Taiwán, Vietnam, Camboya y Tailandia) y se identificó como el tipo ancestral probable. Como era de esperar, las muestras recolectadas en este rango nativo también mostraron la mayor variación de cpDNA, con 27 haplotipos identificados en China, 20 de los cuales se encontraron exclusivamente allí. Se encontraron otros cinco haplotipos en Indochina (Vietnam, Camboya y Tailandia). Curiosamente, la relativamente pequeña isla de Taiwán albergaba 19 haplotipos, 16 de los cuales eran endémicos.

Las muestras taiwanesas mostraron una estructura geográfica sorprendente, con diferentes linajes encontrados en el norte, el este y el sur / centro de la isla. Los haplotipos encontrados en el norte de la isla, particularmente el cp-1, fueron compartidos con muestras de la región de la costa este de China continental, y se cree que fueron introducidos desde allí durante la fase inicial de las expansiones austronesias a la isla. entre 8000 y 6000 BP (6). Estas variedades del norte no se introdujeron más al sur, donde se encuentran los linajes endémicos taiwaneses.

La variante más común que se encuentra en el Pacífico, cp-17, tiene un claro origen taiwanés del sur / centro. El haplotipo cp-17 es el único linaje que se encuentra en Sulawesi, Fiji y en todas las islas polinesias muestreadas (Samoa, Tonga, Niue, las Islas Australes, las Marquesas, Pitcairn y Rapa Nui / Isla de Pascua) excepto Hawai, que también tiene plantas con cpDNA asignado a los haplotipos cp-41, probablemente introducidos desde Japón, y el tipo ancestral, cp-20. Se sugiere (6) y es muy probable que estas variedades hayan sido introducidas históricamente por los trabajadores japoneses y chinos traídos a Hawai para trabajar en los campos de caña de azúcar durante el período colonial. El haplotipo cp-17 también se identificó en una muestra de Nueva Guinea, al igual que el haplotipo cp-34, que es un linaje indochino común, lo que indica múltiples introducciones a la isla. En total, se identificaron cinco linajes diferentes en la morera de papel Near Oceanic. Curiosamente, cp-17 no se encontró en Filipinas o las Islas Salomón, de lo contrario, la distribución de este haplotipo sería totalmente consistente con la expansión de las lenguas austronesias.

El hecho de que un solo haplotipo, cp-17, sea dominante en la vasta región de la Polinesia es consistente con las sugerencias de que las variedades polinesias consisten solo en plantas masculinas que se propagan clonalmente (14, 15) y apoya firmemente que no se dispersaron naturalmente Chang et al. ahora presentan análisis genéticos de una de las especies de plantas importantes transportadas hacia y a través del Pacífico en canoas colonizadoras, con su estudio de la morera de papel. pero fueron transportados intencionalmente por humanos. Esta forma de propagación también puede explicar la posible pérdida de la especie en lugares particulares cuando se abandona la fabricación de telas de corteza.

Chang y col. (6) han contribuido significativamente a nuestra comprensión de las expansiones neolíticas desde el continente de China a Taiwán y las posteriores migraciones austronesias a través de la isla del sudeste asiático y hacia el Pacífico. Los claros orígenes taiwaneses de cp-17, el probable linaje introducido en Polinesia por los primeros colonos polinesios, son muy interesantes. Se indica una historia de introducción mucho más compleja para Cerca de Oceanía, y más muestreos tanto en Cerca de Oceanía, particularmente en lugares del Archipiélago de Bismarck (lugares con evidencia de asentamiento Lapita) e investigaciones sobre la distribución y los orígenes genéticos de las plantas de morera de papel en Vanuatu y Nueva Caledonia será de lo más interesante. Dicha información ayudaría a determinar si la morera de papel probablemente fue introducida por colonos lapita o si la introducción de cp-17 a Polinesia pudo haber sido el resultado de una introducción post-lapita posiblemente directamente de lugares que albergan cp-17 en la isla del sudeste asiático (ya sea Taiwán o Sulawesi) o vía Micronesia (16). Estudios previos de especies comensales como la rata del Pacífico (17) y los perros del Pacífico (18) han demostrado la necesidad de un muestreo específico y dirigido y un análisis completo de las fechas arqueológicas y distribuciones de especies comensales que pueden revelar suposiciones erróneas y errores en nuestras interpretaciones de patrones filogeográficos y reconstrucciones de dispersiones humanas prehistóricas en el Pacífico realizadas sobre la base de un muestreo limitado. La aplicación de métodos de ADN antiguo para identificar los haplotipos en muestras preeuropeas y artefactos hechos de tapa (19) también ayudará a aclarar o confirmar estas interpretaciones de muestras modernas e históricas y ofrecerá oportunidades interesantes.


Contenido

Las conexiones lingüísticas entre Madagascar, la Polinesia y el sudeste asiático fueron reconocidas a principios de la era colonial por los autores europeos, en particular las notables similitudes entre los números malgaches, malayos y polinesios. [47] Las primeras publicaciones formales sobre estas relaciones fueron en 1708 por el orientalista holandés Adriaan Reland, quien reconoció un "idioma común" desde Madagascar hasta la Polinesia occidental, aunque el explorador holandés Cornelis de Houtman también se dio cuenta de los vínculos lingüísticos entre Madagascar y el archipiélago malayo. antes de Reland en 1603. [48]

El filólogo español Lorenzo Hervás y Panduro dedicó posteriormente gran parte de su Idea dell 'Universo (1778-1787) al establecimiento de una familia lingüística que une la península de Malasia, las Maldivas, Madagascar, las islas de la Sonda, las Molucas, las Filipinas y las islas del Pacífico hacia el este hasta la isla de Pascua. Varios otros autores corroboraron esta clasificación (excepto por la inclusión errónea del maldivo), y la familia de lenguas llegó a conocerse como "malayo-polinesia", acuñada por primera vez por el lingüista alemán Franz Bopp en 1841 (alemán: malayisch-polynesisch). [47] [49] Las conexiones entre el sudeste asiático, Madagascar y las islas del Pacífico también fueron notadas por otros exploradores europeos, incluidos el orientalista William Marsden y el naturalista Johann Reinhold Forster. [50]

Johann Friedrich Blumenbach agregó a los austronesios como la quinta categoría de sus "variedades" de humanos en la segunda edición de De Generis Humani Varietate Nativa (1781). Inicialmente los agrupó por geografía y, por lo tanto, llamó a los austronesios la "gente del mundo meridional". En la tercera edición publicada en 1795, nombró a los austronesios la "raza malaya" o la "raza marrón", por correspondencia con Joseph Banks, quien formó parte del primer viaje de James Cook. [50] [51] Blumenbach usó el término "malayo" debido a su creencia de que la mayoría de los austronesios hablaban el "idioma malayo" (es decir, las lenguas austronesias), aunque inadvertidamente causó la confusión posterior de su categoría racial con la gente de Melayu. [52] Las otras variedades que identificó Blumenbach fueron los "caucásicos" (blanco), "mongoles" (amarillo), "etíopes" (negro) y "estadounidenses" (rojo). La definición de Blumenbach de la raza malaya es en gran medida idéntica a la distribución moderna de los pueblos austronesios, incluidos no solo los isleños del sudeste asiático, sino también los habitantes de Madagascar y las islas del Pacífico. Aunque el trabajo de Blumenbach se utilizó más tarde en el racismo científico, Blumenbach era un monogenista y no creía que las "variedades" humanas fueran inherentemente inferiores entre sí. [50] [51]

Variedad malaya. Cabello leonado negro, suave, rizado, espeso y abundante cabeza moderadamente estrecha frente levemente hinchada nariz llena, bastante ancha, como difusa, boca ancha final grande, mandíbula superior algo prominente con partes de la cara cuando se ve de perfil, suficientemente prominentes y distintos entre sí. Esta última variedad incluye a los isleños del Océano Pacífico, junto con los habitantes de las islas Mariannas, Filipinas, Molucas y Sunda, y de la península malaya. Quiero llamarlo el malayo, porque la mayoría de los hombres de esta variedad, especialmente los que habitan las islas indias cercanas a la península de Malaca, así como el Sandwich, la Sociedad y los Isleños Amigos, y también los Malambi de Madagascar hasta los habitantes de la Isla de Pascua, usa el idioma malayo.

En el siglo XIX, sin embargo, el racismo científico favorecía una clasificación de los austronesios como un subconjunto de la raza "mongol", así como el poligenismo. Las poblaciones australo-melanesias del sudeste asiático y Melanesia (a quienes Blumenbach inicialmente clasificó como una "subraza" de la raza "malaya") ahora también estaban siendo tratadas como una raza "etíope" separada por autores como Georges Cuvier, Conrad Malte-Brun ( que acuñó por primera vez el término "Oceanía" como Océanique), Julien-Joseph Virey y René Lesson. [50] [54]

El naturalista británico James Cowles Prichard siguió originalmente a Blumenbach al tratar a los papúes y australianos nativos como descendientes del mismo linaje que los austronesios. Pero en su tercera edición de Investiga la historia física del hombre (1836-1847), su obra se había vuelto más racializada debido a la influencia del poligenismo. Clasificó a los pueblos de Austronesia en dos grupos: los "malayo-polinesios" (aproximadamente equivalente a los pueblos austronesios) y los "kelænonesios" (aproximadamente equivalente a los australo-melanesios). Además, subdividió a estos últimos en los "Alfourous" (también "Haraforas" o "Alfoërs", los australianos nativos) y los "Negros pelagianos u oceánicos" (los melanesios y los polinesios occidentales). A pesar de esto, reconoce que los "malayopolinesios" y los "negros pelagianos" tenían "notables caracteres en común", particularmente en términos de lenguaje y craneometría. [50] [47] [49]

En lingüística, la familia de lenguas malayo-polinesias también excluyó inicialmente a Melanesia y Micronesia, debido a lo que percibieron como marcadas diferencias físicas entre los habitantes de estas regiones y los hablantes de malayo-polinesios. Sin embargo, había una creciente evidencia de su relación lingüística con las lenguas malayo-polinesias, en particular a partir de los estudios sobre las lenguas melanesias de Georg von der Gabelentz, Robert Henry Codrington y Sidney Herbert Ray. Codrington acuñó y utilizó el término familia lingüística "Océano" en lugar de "malayo-polinesio" en 1891, en oposición a la exclusión de las lenguas melanesia y micronesia. Esto fue adoptado por Ray, quien definió la familia de lenguas "oceánicas" como que abarca las lenguas del sudeste asiático y Madagascar, Micronesia, Melanesia y Polinesia. [48] ​​[55] [56] [57]

En 1899, el lingüista y etnólogo austríaco Wilhelm Schmidt acuñó el término "austronesio" (alemán: austronesisch, del latín auster, "viento del sur" y griego νῆσος, "isla") para referirse a la familia de lenguas. [58] Schmidt tenía las mismas motivaciones que Codrington. Propuso el término como reemplazo de "malayo-polinesio", porque también se opuso a la exclusión implícita de las lenguas de Melanesia y Micronesia en este último nombre. [47] [49] Se convirtió en el nombre aceptado para la familia de lenguas, manteniéndose las lenguas oceánica y malayo-polinesia como nombres para subgrupos. [48]

El término "austronesio", o más exactamente "pueblos de habla austronesia", pasó a referirse a las personas que hablan los idiomas de la familia lingüística austronesia. Algunos autores, sin embargo, se oponen al uso del término para referirse a personas, ya que cuestionan si realmente existe algún antepasado biológico o cultural compartido entre todos los grupos de habla austronesia. [43] [60] Esto es especialmente cierto para los autores que rechazan la hipótesis predominante "Fuera de Taiwán" y en su lugar ofrecen escenarios donde las lenguas austronesias se extienden entre poblaciones estáticas preexistentes a través de préstamos o convergencia, con poco o ningún movimiento de población. [61] [62]

A pesar de estas objeciones, el consenso general es que la evidencia arqueológica, cultural, genética y especialmente lingüística indican por separado diversos grados de ascendencia compartida entre los pueblos de habla austronesia que justifica su tratamiento como una "unidad filogenética". Esto ha llevado al uso del término "austronesio" en la literatura académica para referirse no solo a los idiomas austronesios, sino también a los pueblos de habla austronesia, sus sociedades y el área geográfica de Austronesia. [60] [61] [62] [66] [67]

Desde el siglo XIX se han realizado investigaciones serias sobre las lenguas austronesias y sus hablantes.Los estudios modernos sobre los modelos de dispersión austronesios se atribuyen generalmente a dos artículos influyentes de finales del siglo XX: La colonización del Pacífico: un rastro genético (Hill & amp Serjeantson, eds., 1989) y La dispersión austronesia y el origen de las lenguas (Bellwood, 1991). [68] [69] El tema es particularmente interesante para los científicos por las características notablemente únicas de los hablantes de austronesio: su extensión, diversidad y rápida dispersión. [70] [71]

Independientemente, todavía existen ciertos desacuerdos entre los investigadores con respecto a la cronología, el origen, la dispersión, las adaptaciones a los entornos insulares, las interacciones con las poblaciones preexistentes en las áreas en las que se asentaron y los desarrollos culturales a lo largo del tiempo. La hipótesis principal aceptada es el modelo "Fuera de Taiwán" propuesto por primera vez por Peter Bellwood. Pero existen múltiples modelos rivales que crean una especie de "pseudocompetencia" entre sus partidarios debido al estrecho enfoque en datos de áreas geográficas o disciplinas limitadas. [70] [71] [72] El más notable de los cuales es el modelo "Fuera de Sundaland" (o "Fuera de la isla del sudeste asiático"). Como generalización, los autores con sede en Indonesia y Malasia tienden a favorecer el modelo "Fuera de Sundaland", mientras que los autores con sede en Taiwán y las islas del Pacífico tienden a favorecer el modelo "Fuera de Taiwán". [ cita necesaria ]

Los austronesios fueron los primeros humanos en inventar tecnologías de navegación oceánica, lo que les permitió colonizar una gran parte de la región del Indo-Pacífico. [73] Antes de la era colonial del siglo XVI, la familia de lenguas austronesias era la familia de lenguas más extendida en el mundo, abarcando la mitad del planeta desde la Isla de Pascua en el Océano Pacífico oriental hasta Madagascar en el Océano Índico occidental. [61]

En la actualidad, lo hablan aproximadamente 386 millones de personas (4,9% de la población mundial), lo que la convierte en la quinta familia lingüística más grande por número de hablantes. Los principales idiomas austronesios con el mayor número de hablantes son el malayo (indonesio y malasio), el javanés y el filipino (tagalo). La familia contiene 1257 idiomas, que es el segundo más de cualquier familia de idiomas. [77]

La región geográfica que abarca las poblaciones nativas de habla austronesia a veces se conoce como Austronesia. [66] Otros nombres geográficos de varias subregiones incluyen Península de Malaca, Islas de la Gran Sonda, Islas de la Sonda Menor, Isla de Melanesia, Isla del Sudeste Asiático (ISEA), Archipiélago Malayo, Marítima del Sudeste Asiático (MSEA), Melanesia, Micronesia, Cerca de Oceanía, Oceanía, Islas del Pacífico, Oceanía remota, Polinesia y Wallacea. En Indonesia y Malasia, el término nacionalista Nusantara también se usa popularmente para sus islas. [66] [78]

Históricamente, los austronesios viven de forma única en un "mundo insular". Las regiones austronesias son casi exclusivamente islas en los océanos Pacífico e Índico, con climas predominantemente tropicales o subtropicales con considerables precipitaciones estacionales. Tenían una penetración limitada en el interior de grandes islas o continentes. [48] ​​[80]

Incluyen aborígenes taiwaneses, la mayoría de los grupos étnicos en Brunei, Timor Oriental, Indonesia, Madagascar, Malasia, Micronesia, Filipinas y Polinesia. También se incluyen los malayos de Singapur, los polinesios de Nueva Zelanda, Hawái y Chile, los isleños del estrecho de Torres de Australia, los pueblos no papúes de Melanesia y la costa de Nueva Guinea, los hablantes de shibushi de Comoras y los hablantes de malgache y shibushi de Reunión. . También se encuentran en las regiones del sur de Tailandia, las áreas de Cham en Vietnam y Camboya, y partes de Myanmar. [48] ​​[81]

Algunos autores también proponen nuevos asentamientos y contactos en el pasado en áreas que no están habitadas por hablantes de austronesio en la actualidad. Estos van desde hipótesis probables hasta afirmaciones muy controvertidas con evidencia mínima. En 2009, Roger Blench compiló un mapa ampliado de Austronesia que engloba estas afirmaciones basándose en diversas evidencias como relatos históricos, préstamos, plantas y animales introducidos, genética, sitios arqueológicos y cultura material. Incluyen áreas como la costa del Pacífico de las Américas, Japón, las islas Yaeyama, la costa australiana, Sri Lanka y la costa del sur de Asia, el Golfo Pérsico, algunas de las islas del Océano Índico, África Oriental, Sudáfrica y África Occidental. [79]

Lista de pueblos austronesios Editar

Los pueblos austronesios incluyen las siguientes agrupaciones por nombre y ubicación geográfica (incompleto):

  • Formosano:Taiwán (por ejemplo, Amis, Atayal, Bunun, Paiwan).
  • Malayo-polinesio:
      grupos (por ejemplo, Kadazan-Dusun, Murut, Iban, Bidayuh, Dayak, Lun Bawang / Lundayeh) grupo: Camboya, Hainan, áreas de Cham de Vietnam (restos del reino de Champa que cubría el centro y sur de Vietnam) así como Aceh en el norte Sumatra (por ejemplo, Acehnese, Chams, Jarai, Utsuls). grupo: (por ejemplo, Kapampangan, Pangasinan, Sambal.) (Cordillerans): Cordilleras (por ejemplo, Balangao, Ibaloi, Ifugao, Itneg, Kankanaey). : Mindanao (por ejemplo, Kamayo, Manobo, Tasaday, T'boli). : Madagascar (por ejemplo, Betsileo, Merina, Sihanaka, Bezanozano). : Melanesia (por ejemplo, fiyianos, canacos, Ni-Vanuatu, Islas Salomón). : Micronesia (por ejemplo, Carolinian, Chamorro, Palau). : Birmania, Tailandia. : Bangsamoro (Mindanao y archipiélago de Sulu, por ejemplo, Maguindanao, Maranao, Tausug, Sama-Bajau).
  • Los habitantes de las tierras bajas del norte de Luzón (por ejemplo, Ilocano, Ibanag, Itawes). : Polinesia (por ejemplo, maoríes, hawaianos nativos, samoanos, tonganos).
  • Los habitantes de las tierras bajas del sur de Luzón (p. Ej., Tagalo, bicolano): idioma suleués y grupos étnicos que incluyen malayo, sundanés, javanés, balinés, batak (geográficamente incluye Malasia, Brunei, Pattani, Singapur, las islas Cocos (Keeling), partes de Sri Lanka y el sur de Myanmar y gran parte de Indonesia occidental y central). : Visayas e islas vecinas (por ejemplo, Aklanon, Boholano, Cebuano, Hiligaynon, Masbateño, Waray).
  • El amplio consenso sobre los orígenes austronesios es el "modelo de dos capas" en el que una población indígena paleolítica original en la isla del sudeste asiático fue asimilada en diversos grados por las migraciones entrantes de pueblos neolíticos de habla austronesia de Taiwán y el sur de China de alrededor de 4.000 años AP. [71] [84] Los austronesios también se mezclaron con otras poblaciones preexistentes, así como con poblaciones migratorias posteriores entre las islas en las que se establecieron, lo que resultó en una mayor aportación genética. Los más notables son los pueblos de habla austroasiática en el sudeste asiático insular occidental (Malasia peninsular, Sumatra y Java), los pueblos bantú en Madagascar [46] y las Comoras, así como los comerciantes y migrantes japoneses, indios, árabes y chinos han en los siglos más recientes. [83]

    Paleolítico Editar

    La isla del sudeste asiático fue colonizada por humanos modernos en el Paleolítico siguiendo rutas de migración costeras, presumiblemente comenzando antes del 70,000 AP, mucho antes del desarrollo de las culturas austronesias. [85] [86] Estas poblaciones se caracterizan por tener piel oscura, cabello rizado y estatura baja, lo que lleva a los europeos a creer que estaban relacionados con los pigmeos africanos en el racismo científico del siglo XIX. Sin embargo, a pesar de estas diferencias físicas, los estudios genéticos han demostrado que están más estrechamente relacionados con otras poblaciones euroasiáticas que con los africanos. [87] [86]

    Estos primeros grupos de población originalmente carecían de tecnología de embarcaciones y, por lo tanto, solo podían cruzar estrechos mares entre islas con flotadores o balsas primitivas (probablemente balsas de bambú o troncos) o por medios accidentales. Especialmente las aguas más profundas de la línea Wallace, la línea Weber y la línea Lydekker, con islas desconectadas del continente asiático incluso en los niveles más bajos del mar del último período glacial. Se establecieron en lo que ahora son islas principalmente a través de migraciones terrestres hacia las llanuras costeras de las tierras bajas de Sundaland y Sahul, la mayoría de las cuales ahora están bajo el agua. [85] [nota 1]

    Los seres humanos llegaron a las islas de Wallacea, así como a la masa continental de Sahul (Australia y Nueva Guinea) alrededor de 53.000 años AP (algunos dan fechas aún más antiguas hasta 65.000 años AP). Hace 45.400 años, los humanos habían llegado al archipiélago de Bismarck en Cerca de Oceanía. [85] Alguna vez también estuvieron presentes en China continental y Taiwán, pero sus poblaciones ahora están extintas o asimiladas. [88] [89] [90] Los fósiles humanos confirmados más antiguos en Filipinas son de las Cuevas de Tabon de Palawan, que datan de alrededor del 47.000 AP. [91] Anteriormente, se creía que el registro putativo más antiguo de humanos modernos en el sudeste asiático es de la Cueva del Callao del norte de Luzón en las Filipinas y data de alrededor del 67.000 AP. [85] [92] Sin embargo, en 2019, los restos fueron identificados como pertenecientes a una nueva especie de humanos arcaicos, Homo luzonensis. [93]

    Históricamente, estas personas se conocen como "australo-melanesios", aunque la terminología es problemática, ya que son genéticamente diversos y la mayoría de los grupos dentro de Austronesia tienen una mezcla y cultura austronesias significativas. Los descendientes no mezclados de estos grupos incluyen hoy a los papúes del interior y los australianos indígenas. [83] [86]

    En la literatura moderna, los descendientes de estos grupos ubicados en la isla del sudeste asiático al oeste de Halmahera generalmente se denominan colectivamente "Negritos", mientras que los descendientes de estos grupos al este de Halmahera (excluidos los australianos indígenas) se denominan "papúes". [87] También se pueden dividir en dos grupos amplios basados ​​en la mezcla Denisovan. Los Negritos filipinos, los papúes, los melanesios y los australianos indígenas muestran una mezcla de Denisovan, mientras que los Negritos de Malasia y el oeste de Indonesia (Orang Asli) y los isleños Andamanese no lo hacen. [86] [94] [95] [nota 2]

    Mahdi (2017) también usa el término "Qata" (del proto-malayo-polinesio * qata) para distinguir las poblaciones indígenas del sudeste asiático, frente a "Tau" (del proto-austronesio * Cau) para los colonos posteriores de Taiwán y el continente. China ambos se basan en proto-formas de la palabra "persona" en las lenguas malayo-polinesias que se refieren a grupos de piel más oscura y de piel más clara, respectivamente. [87] Jinam et al. (2017) también propuso el término "Primer pueblo de Sundaland" en lugar de "Negrito", como un nombre más preciso para la población original del sudeste asiático. [86]

    Estas poblaciones son genéticamente distintas de los austronesios posteriores, pero a través de una mezcla de poblaciones bastante extensa, la mayoría de los austronesios modernos tienen diferentes niveles de ascendencia de estos grupos. Lo mismo es cierto para algunas poblaciones históricamente consideradas "no austronesias" debido a diferencias físicas como los negritos filipinos, los orang asli y los melanesios de habla austronesia, todos los cuales tienen una mezcla austronesia. [61] [83] En los polinesios de la remota Oceanía, por ejemplo, la mezcla es de alrededor del 20 al 30% de papú y del 70 al 80% de austronesia. Los melanesios en la Cerca de Oceanía son aproximadamente un 20% austronesio y un 80% papúes, mientras que en los nativos de las Islas Menores de la Sonda, la mezcla es de alrededor del 50% austronesio y 50% papú. Del mismo modo, en Filipinas, los grupos tradicionalmente considerados "negritos" varían entre un 30 y un 50% de austronesios. [61] [83] [86]

    El alto grado de asimilación entre los grupos austronesios, negritos y papúes indica que la expansión austronesia fue en gran parte pacífica. Más que un desplazamiento violento, los colonos y los grupos indígenas se absorbieron entre sí. [96] Se cree que en algunos casos, como en la cultura toaleana de Sulawesi (c. 8.000-1.500 AP), es incluso más exacto decir que los grupos de cazadores-recolectores indígenas densamente poblados absorbieron a los agricultores austronesios entrantes, en lugar de al revés. [97] Mahdi (2016) afirma además que el proto-malayo-polinesio * tau-mata ("persona") [nota 3] se deriva de una protoforma compuesta * Cau ma-qata, que combina "Tau" y "Qata" e indicativo de la mezcla de los dos tipos de población ancestral en estas regiones. [98]

    China neolítica Editar

    Se acepta que el amplio consenso sobre el Urheimat (patria) de las lenguas austronesias, así como los primeros pueblos austronesios neolíticos, es Taiwán, así como las islas Penghu. [100] [101] [102] Se cree que descienden de poblaciones ancestrales de la costa continental meridional de China, a las que generalmente se hace referencia como "pre-austronesios". [nota 4] A través de estos pre-austronesios, los austronesios también pueden compartir una ascendencia común con grupos vecinos en el Neolítico del sur de China. [103]

    Se cree que estos pre-austronesios neolíticos de la costa del sureste de China emigraron a Taiwán entre aproximadamente 10.000 y 6000 a. C. [104] [59] Otra investigación ha sugerido que, de acuerdo con las fechas de radiocarbono, los austronesios pueden haber emigrado de China continental a Taiwán tan tarde como 4000 a. C. (cultura Dapenkeng). [105] Continuaron manteniendo un contacto regular con el continente hasta 1500 a. C. [106] [107]

    La identidad de las culturas neolíticas pre-austronesias en China es controvertida. Rastrear la prehistoria austronesia en China continental y Taiwán ha sido difícil debido a la expansión hacia el sur de la dinastía Han (siglo II a. C.) y la reciente anexión de Taiwán por la dinastía Qing (1683 d. C.). [99] [108] [109] [110] Hoy en día, el único idioma austronesio en el sur de China es el idioma Tsat en Hainan. La politización de la arqueología también es problemática, particularmente reconstrucciones erróneas entre algunos arqueólogos chinos de sitios no siníticos como Han. [111] Algunos autores, que favorecen el modelo "Fuera de Sundaland" como William Meacham, rechazan por completo el origen de los pre-austronesios en el sur de China continental. [112]

    Sin embargo, según la evidencia lingüística, arqueológica y genética, los austronesios están más fuertemente asociados con las primeras culturas agrícolas de la cuenca del río Yangtze que domesticaron el arroz desde alrededor de 13.500 a 8.200 AP. Muestran los sellos tecnológicos típicos de Austria, que incluyen extracción de dientes, ennegrecimiento de dientes, tallado de jade, tatuajes, palafitos, construcción avanzada de barcos, acuicultura, agricultura de humedales y la domesticación de perros, cerdos y pollos. Estos incluyen las culturas Kuahuqiao, Hemudu, Majiabang, Songze, Liangzhu y Dapenkeng que ocuparon las regiones costeras entre el delta del río Yangtze y el delta del río Min. [113] [114] [115] [116]

    Relaciones con otros grupos Editar

    Sobre la base de la evidencia lingüística, ha habido propuestas que vinculan a los austronesios con otras familias lingüísticas en macrofamilias lingüísticas que son relevantes para la identidad de las poblaciones pre-austronesias. Las más notables son las conexiones de los austronesios con los pueblos vecinos austroasiáticos, Kra-Dai y siníticos (como austríacos, austro-tai y chino-austronesios, respectivamente). Pero todavía no son ampliamente aceptadas, ya que las pruebas de estas relaciones son aún débiles y los métodos utilizados son muy polémicos. [117]

    En apoyo de la hipótesis austriaca y austro-tai, Robert Blust conecta la entidad austro-tai neolítica del bajo Yangtze con las culturas austroasiáticas que cultivan arroz que asumen el centro de la domesticación del arroz de Asia oriental y la supuesta patria austriaca, que se ubicará en Yunnan. / Zona fronteriza con Birmania, [118] en lugar de la cuenca del río Yangtze como se acepta actualmente. [119] [120] [121] [122] Bajo ese punto de vista, había una alineación genética de este a oeste, como resultado de una expansión de la población basada en el arroz, en la parte sur de Asia oriental: Austroasiatic-Kra-Dai-Austronesian, con chino-tibetano no relacionado que ocupa un nivel más al norte. [118] Dependiendo del autor, otras hipótesis también han incluido otras familias lingüísticas como Hmong-Mien e incluso japonés-Ryukyuan en la hipótesis austriaca más amplia. [123]

    Si bien la hipótesis austriaca sigue siendo controvertida, existe evidencia genética de que al menos en la isla occidental del sudeste asiático hubo migraciones terrestres neolíticas anteriores (antes del 4000 AP) por parte de pueblos de habla austroasiática hacia lo que ahora son las Islas Mayores de la Sonda cuando los niveles del mar se redujeron. más bajo en el Holoceno temprano. Estos pueblos fueron asimilados lingüística y culturalmente por los pueblos austronesios entrantes en lo que hoy es Indonesia y Malasia. [124]

    Varios autores también han propuesto que los hablantes de Kra-Dai pueden ser en realidad un antiguo subgrupo de austronesios que emigraron de regreso al delta del río Pearl desde Taiwán y / o Luzón poco después de la expansión austronesia. Más tarde, migró más hacia el oeste a Hainan, el sudeste asiático continental y el noreste de la India. Proponen que el carácter distintivo del Kra-Dai (es tonal y monosilábico) fue el resultado de la reestructuración lingüística debido al contacto con las culturas Hmong-Mien y Sinítica. Aparte de la evidencia lingüística, Roger Blench también ha notado similitudes culturales entre los dos grupos, como tatuajes faciales, extracción o ablación de dientes, ennegrecimiento de dientes, cultos de serpientes (o dragones) y las arpas de mandíbulas de múltiples lenguas compartidas por los indígenas taiwaneses y Kra. -Altavoces-dai. Sin embargo, la evidencia arqueológica de esto aún es escasa. [117] [114] [125] [126] Se cree que esto es similar a lo que le sucedió a la gente Cham, que originalmente eran colonos austronesios (probablemente desde Borneo) hasta el sur de Vietnam alrededor de 2100 a 1900 AP, y tenían idiomas similares al malayo. Sus idiomas se sometieron a varios eventos de reestructuración de la sintaxis y la fonología debido al contacto con los idiomas tonales cercanos del sudeste asiático continental y Hainan. [126] [127]

    Según Juha Janhunen y Ann Kumar, los austronesios también pueden haberse asentado en partes del sur de Japón, especialmente en las islas de Kyushu y Shikoku, e influenciaron o crearon la "Sociedad jerárquica japonesa". Se sugiere que las tribus japonesas como el pueblo Hayato, el pueblo Kumaso y el pueblo Azumi eran de origen austronesio. Hasta hoy, las tradiciones y festivales locales muestran similitudes con la cultura malayo-polinesia. [128] [129] [130] [131] [132]

    La hipótesis chino-austronesia, por otro lado, es una hipótesis relativamente nueva de Laurent Sagart, propuesta por primera vez en 1990. Defiende una relación genética lingüística norte-sur entre chino y austronesio. Esto se basa en correspondencias de sonido en el vocabulario básico y paralelos morfológicos. [118] Sagart otorga un significado especial al vocabulario compartido sobre cultivos de cereales, y los cita como evidencia de un origen lingüístico compartido. Sin embargo, esto ha sido rechazado en gran medida por otros lingüistas. Las correspondencias de sonido entre el chino antiguo y el proto-austronesio también se pueden explicar como resultado de la esfera de interacción Longshan, cuando los pre-austronesios de la región del Yangtze entraron en contacto regular con hablantes proto-siníticos en la península de Shandong alrededor del 4 al 3 milenios a. C. Esto se correspondió con la introducción generalizada del cultivo de arroz a los hablantes de proto-sinítico y, a la inversa, el cultivo de mijo a los pre-austronesios.[133] Un sustrato austronesio en territorios anteriormente austronesios que han sido sinizados después de la expansión Han de la Edad del Hierro es también otra explicación de las correspondencias que no requieren una relación genética. [134] [135]

    En relación con los modelos chino-austronesios y la esfera de interacción Longshan, Roger Blench (2014) sugiere que el modelo de migración única para la expansión del Neolítico en Taiwán es problemático, señalando las inconsistencias genéticas y lingüísticas entre los diferentes grupos austronesios taiwaneses. [136] Las poblaciones austronesias supervivientes en Taiwán deberían considerarse más bien como el resultado de varias olas de migración neolítica desde el continente y la migración de regreso desde Filipinas. [136] Estos inmigrantes entrantes casi con certeza hablaban idiomas relacionados con el austronesio o el pre-austronesio, aunque su fonología y gramática habrían sido bastante diversas. [137]

    Blench considera que los austronesios en Taiwán fueron un crisol de inmigrantes de varias partes de la costa del este de China que habían estado migrando a Taiwán en el 4.000 AP. culturas tipo que se encuentran en el sur de Taiwán), la cultura Dapenkeng basada en la pesca de la costa de Fujian y la cultura Yuanshan del extremo norte de Taiwán que, según sugiere Blench, puede haberse originado en la costa de Guangdong. Basado en la geografía y el vocabulario cultural, Blench cree que la gente de Yuanshan puede haber hablado idiomas del noreste de Formosa. Por lo tanto, Blench cree que, de hecho, no existe un antepasado "apical" del austronesio en el sentido de que no hubo una única lengua proto-austronesia verdadera que dio lugar a las lenguas austronesias actuales. En cambio, múltiples migraciones de varios pueblos e idiomas pre-austronesios del continente chino que estaban relacionados pero distintos se unieron para formar lo que ahora conocemos como austronesio en Taiwán. Por lo tanto, Blench considera que el modelo de migración única a Taiwán de los pre-austronesios es incompatible con la evidencia arqueológica y lingüística (léxica). [137]

    La expansión austronesia (también llamada modelo "Fuera de Taiwán") es una migración a gran escala de austronesios fuera de Taiwán, que se produjo alrededor de 3000-1500 a. C. El crecimiento de la población impulsó principalmente esta migración. Estos primeros colonos desembarcaron en el norte de Luzón en el archipiélago de las Filipinas, mezclándose con la anterior población australo-melanesia que había habitado las islas desde unos 23.000 años antes. Durante los siguientes mil años, los pueblos austronesios emigraron al sureste hacia el resto de Filipinas y hacia las islas del mar de Célebes, Borneo e Indonesia. Los austronesios que se extendieron hacia el oeste a través del sudeste asiático marítimo también colonizaron partes del sudeste asiático continental. [104] [138]

    Poco después de llegar a Filipinas, los austronesios colonizaron las Islas Marianas del Norte en el año 1500 a. C. y Palau y Yap en el año 1000 a. C., convirtiéndose en los primeros humanos en llegar a la remota Oceanía. Otra rama importante de la migración fue la cultura Lapita, que se extendió rápidamente a las islas frente a la costa del norte de Nueva Guinea y a las Islas Salomón y otras partes de la isla Melanesia hacia el 1200 a. C. Llegaron a las islas polinesias de Samoa y Tonga alrededor del 900 al 800 a. C. Esta siguió siendo la extensión más lejana de la expansión austronesia en la Polinesia hasta alrededor del año 700 d.C., cuando hubo otra oleada de colonización de islas. Llegaron a las Islas Cook, Tahití y las Marquesas en 700 d.C. Hawai'i en 900 d.C. Rapa Nui en 1000 d.C. y Nueva Zelanda en 1200 d.C. [68] [139] También hay pruebas putativas, basadas en la propagación de la batata, de que los austronesios pueden haber llegado a América del Sur desde la Polinesia, donde comerciaban con los indios americanos. [140] [141]

    En el Océano Índico, navegaron hacia el oeste desde el sudeste de Asia marítimo, los pueblos austronesios llegaron a Madagascar en ca. 50–500 CE. [142] [76] [74] En cuanto a su ruta, una posibilidad es que el austronesio indonesio cruzara directamente el Océano Índico desde Java hasta Madagascar. Es probable que hayan pasado por las Maldivas, donde la evidencia del antiguo diseño de embarcaciones indonesias y la tecnología pesquera persiste hasta el presente. [143]

    Vistas alternativas Editar

    Una hipótesis que compite con el modelo "Fuera de Taiwán" es la hipótesis "Fuera de Sundaland", favorecida por una minoría de autores. Los proponentes notables incluyen a William Meacham, Stephen Oppenheimer y Wilhelm Solheim. Por varias razones, propusieron que las tierras de origen de los austronesios se encontraban dentro de la isla del sudeste asiático (ISEA), particularmente en la masa de tierra de Sundaland ahogada durante el final del último período glacial por el aumento del nivel del mar. Los defensores de estas hipótesis apuntan a los orígenes antiguos del ADNmt en las poblaciones del sudeste asiático, anteriores a la expansión austronesia, como prueba de que los austronesios se originaron en la isla del sudeste asiático. [144] [145] [146]

    Sin embargo, estos han sido rechazados por estudios que utilizan la secuenciación del genoma completo que ha encontrado que todas las poblaciones de ISEA tenían genes que se originaron en los aborígenes taiwaneses. Contrariamente a la afirmación de una migración de sur a norte en la hipótesis "Fuera de Sundaland", el nuevo análisis del genoma completo confirma firmemente la dispersión de norte a sur de los pueblos austronesios en la hipótesis predominante "Fuera de Taiwán". Los investigadores señalaron además que, si bien los humanos han estado viviendo en Sundaland durante al menos 40.000 años, los austronesios eran recién llegados. Los resultados de los estudios anteriores no tuvieron en cuenta la mezcla con las poblaciones más antiguas pero no relacionadas de Negrito y Papúa. [147] [148]

    A principios del primer milenio de nuestra era, la mayoría de los habitantes austronesios del sudeste asiático marítimo comenzaron a comerciar con India y China. La adopción del modelo de arte de gobernar hindú permitió la creación de reinos indianizados como Tarumanagara, Champa, Butuan, Langkasuka, Melayu, Srivijaya, Medang Mataram, Majapahit y Bali. Entre los siglos V al XV, el hinduismo y el budismo se establecieron como la religión principal de la región. Se pensaba que los comerciantes musulmanes de la península arábiga habían traído el Islam en el siglo X. El Islam se estableció como la religión dominante en el archipiélago de Indonesia en el siglo XVI. Los habitantes austronesios de Oceanía Cercana y Oceanía Remota no se vieron afectados por este comercio cultural y conservaron su cultura indígena en la región del Pacífico. [149]

    Los europeos occidentales en busca de especias y oro colonizaron más tarde la mayoría de los países de habla austronesia de la región de Asia y el Pacífico, a partir del siglo XVI con la colonización portuguesa y española de Filipinas, Palau, Guam, las Islas Marianas y algunas partes. de Indonesia (actual Timor Oriental), la colonización holandesa del archipiélago indonesio, la colonización británica de Malasia y Oceanía, la colonización francesa de la Polinesia Francesa y, más tarde, el gobierno estadounidense del Pacífico.

    Mientras tanto, los británicos, alemanes, franceses, estadounidenses y japoneses comenzaron a establecer esferas de influencia dentro de las islas del Pacífico durante el siglo XIX y principios del XX. Más tarde, los japoneses invadieron la mayor parte del sudeste asiático y algunas partes del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. La segunda mitad del siglo XX inició la independencia de la actual Indonesia, Malasia, Timor Oriental y muchas de las naciones insulares del Pacífico, así como la re-independencia de Filipinas.

    La cultura nativa de Austronesia varía de una región a otra. Los primeros pueblos austronesios consideraban el mar como la característica básica de su vida. [ cita necesaria ] Después de su diáspora al sudeste asiático y Oceanía, emigraron en barco a otras islas. Se han encontrado barcos de diferentes tamaños y formas en todas las culturas austronesias, desde Madagascar, el sudeste asiático marítimo hasta la Polinesia, y tienen diferentes nombres. En el sudeste asiático, la caza de cabezas se restringió a las tierras altas como resultado de la guerra. La momificación solo se encuentra entre los filipinos austronesios de las tierras altas y en algunos grupos indonesios de Célebes y Borneo.

    Barcos y vela Editar

    Las tecnologías de los catamarán de alta mar y los barcos estabilizadores fueron las innovaciones más importantes de los pueblos austronesios. Fueron los primeros humanos con embarcaciones capaces de atravesar grandes distancias de agua, lo que les permitió colonizar el Indo-Pacífico en tiempos prehistóricos. [73] Los grupos austronesios continúan siendo los principales usuarios de las canoas estabilizadoras en la actualidad.

    Los primeros investigadores como Heine-Geldern (1932) y Hornell (1943) creyeron una vez que los catamaranes evolucionaron a partir de canoas con estabilizadores, pero los autores modernos que se especializan en culturas austronesias como Doran (1981) y Mahdi (1988) ahora creen que es lo contrario. [151] [63] [152]

    Dos canoas atadas juntas se desarrollaron directamente a partir de tecnologías de balsa mínima de dos troncos atados juntos. Con el tiempo, la forma de canoa de doble casco se convirtió en una canoa doble asimétrica, donde un casco es más pequeño que el otro. Con el tiempo, el casco más pequeño se convirtió en el prototipo de estabilizador, dando paso a la canoa con un solo estabilizador y luego a la canoa con un solo estabilizador reversible. Finalmente, los tipos de estabilizadores simples se desarrollaron en la canoa de estabilizadores dobles (o trimaranes). [151] [63] [152]

    Esto también explicaría por qué las poblaciones austronesias más antiguas en la isla del sudeste asiático tienden a favorecer las canoas de doble estabilizador, ya que mantienen estables las embarcaciones al virar. Pero todavía tienen pequeñas regiones donde todavía se utilizan catamaranes y canoas de un solo estabilizador. Por el contrario, las poblaciones descendientes periféricas más distantes en Micronesia, Polinesia, Madagascar y las Comoras conservaron los tipos de canoas de doble casco y de un solo estabilizador, pero la tecnología de los estabilizadores dobles nunca los alcanzó (aunque existe en el oeste de Melanesia). Para abordar el problema de la inestabilidad del barco cuando el estabilizador mira a sotavento al virar, en su lugar desarrollaron la técnica de maniobras en navegación, junto con estabilizadores únicos reversibles [nota 5]. [151] [63] [152] [153] [154]

    La forma más simple de todos los barcos ancestrales austronesios tenía cinco partes. La parte inferior consta de una sola pieza de tronco ahuecado. A los lados había dos tablas, y dos piezas de madera en forma de herradura formaban la proa y la popa. Estos se ajustaron firmemente de borde a borde con clavijas insertadas en los orificios intermedios, y luego se amarraron entre sí con cuerdas (hechas de ratán o fibra) envueltas alrededor de orejetas sobresalientes en las tablas. Esta práctica característica y antigua de construcción de barcos austronesia se conoce como la técnica de "lengüeta de amarre". Por lo general, se calafateaban con pastas hechas de varias plantas, así como con corteza de tapa y fibras que se expandían cuando estaban mojadas, apretando aún más las juntas y haciendo que el casco fuera hermético. Formaron el armazón del barco, que luego fue reforzado por nervaduras horizontales. A partir de esta construcción se pueden identificar naufragios de barcos austronesios, así como la ausencia de clavos metálicos. Los barcos austronesios tradicionalmente no tenían timones centrales, sino que se dirigían con un remo en un lado. [155] [156] [157]

    • Hōkūleʻa, un catamarán polinesio de viaje con velas de garra de cangrejo
    • Balatik, un paraw filipino de doble estabilizador (trimarán) con una vela de arrastre
    • Un melanesio single-outriggertepukei con una vela de garra de cangrejo montada hacia adelante de las Islas Salomón
    • Un estabilizador doble Tobelo kora-kora con una vela de tanja inclinada rectangular, canoas maoríes estrechas impulsadas por el remo

    El aparejo ancestral era la vela de garra de cangrejo triangular sin mástil que tenía dos brazos que podían inclinarse al viento. Estos se construyeron en la configuración de canoa doble o tenían un solo estabilizador en el lado de barlovento. En la isla del sudeste asiático, estos se convirtieron en estabilizadores dobles a cada lado que proporcionaron una mayor estabilidad. Las velas triangulares de garra de cangrejo también se desarrollaron más tarde en velas de tanja cuadradas o rectangulares, que, como las velas de garra de cangrejo, tenían botavaras distintivas que se extendían por los bordes superior e inferior. Los mástiles fijos también se desarrollaron más tarde tanto en el sudeste asiático (generalmente como mástiles de bípode o trípode) como en Oceanía. [155] [156] Los austronesios tradicionalmente hacían sus velas con esteras tejidas de hojas de pandanus elásticas y resistentes a la sal. Estas velas permitieron a los austronesios embarcarse en viajes de larga distancia. En algunos casos, sin embargo, fueron viajes de ida. Se cree que el fracaso de pandanus para establecer poblaciones en Rapa Nui y Nueva Zelanda ha aislado sus asentamientos del resto de la Polinesia. [158] [159] [160]

    La antigua Champa de Vietnam también desarrolló de manera única embarcaciones con casco de canasta cuyos cascos estaban compuestos de bambú tejido y calafateado con resina, ya sea en su totalidad o junto con tracas de tablones. Van desde pequeños coracles (el o thúng) a grandes barcos comerciales de alta mar como el ghe mành. [162] [163]

    La adquisición de la tecnología de catamarán y estabilizadores por parte de pueblos no austronesios en Sri Lanka y el sur de la India se debe al resultado de un contacto austronesio muy temprano con la región, incluidas las Maldivas y las islas Laquedivas, que se estima que ocurrió entre 1000 y 600 AEC y en adelante. Esto puede haber incluido posiblemente una colonización limitada que desde entonces ha sido asimilada. Esto todavía es evidente en los idiomas de Sri Lanka y del sur de la India. Por ejemplo, tamil paṭavu, Telugu paḍavay Kannada paḍahu, todos significan "barco", se derivan del proto-hesperonesiano * padaw, "velero", con afines austronesios como javanés perahu, Kadazan padau, Maranao padaw, Cebuano paráw, Samoano folau, Hawaiano halauy maorí wharau. [151]

    También se cree que el contacto temprano con barcos árabes en el Océano Índico durante los viajes austronesios resultó en el desarrollo de la vela triangular árabe latina. [151] [160] [164] [165] [166]

    Arquitectura Editar

    La arquitectura austronesia es muy diversa, a menudo con diseños llamativos, pero todos comparten ciertas características que indican un origen común. Las formas reconstruidas proto-austronesio y proto-malayo-polinesio de varios términos para "casa", "edificio" o "granero" entre los diferentes subgrupos lingüísticos de austronesios incluyen * Rumaq ("casa") [nota 6] * balay ( "edificio público", "casa comunitaria" o "casa de huéspedes") [nota 7] * lepaw ("cabaña", "cabaña de campo" o "granero") [nota 8] * kamaliR ("casa de soltero" o " casa de hombres ") [nota 9] y * banua (" tierra habitada "o" territorio comunitario "). [nota 10] [167] [168]

    La característica común más ubicua de las estructuras austronesias es el piso elevado. Las estructuras se levantan sobre pilotes, generalmente con espacio debajo también utilizado para almacenamiento o animales domésticos. El diseño elevado tenía múltiples ventajas, mitiga los daños durante las inundaciones y (en ejemplos muy altos) puede actuar como estructuras defensivas durante los conflictos. Los postes de la casa también están claramente cubiertos con discos de mayor diámetro en la parte superior, para evitar que las alimañas y las plagas entren en las estructuras trepando por ellas. Las casas austronesias y otras estructuras generalmente se construyen en humedales y junto a cuerpos de agua, pero también se pueden construir en las tierras altas o incluso directamente en aguas poco profundas. [169] [170] [171]

    Se cree que la construcción de estructuras sobre pilotes se deriva del diseño de graneros elevados y almacenes, que son símbolos de estatus muy importantes entre los austronesios ancestrales cultivadores de arroz. [169] [171] El santuario del granero de arroz fue también el edificio religioso arquetípico entre las culturas austronesias y se utilizó para almacenar tallas de espíritus ancestrales y deidades locales. [171]

    Otra característica común son los techos inclinados con frontones ornamentados. Los más notables son los techos con respaldo de silla de montar, un diseño común en las casas comunales que se utilizan para reuniones o ceremonias en las aldeas. El efecto general de los cuales recuerda a los barcos, subrayando las fuertes conexiones marítimas de las culturas austronesias. El motivo del barco es común en todas partes, particularmente en el este de Indonesia. En algunos grupos étnicos, las casas se construyen sobre plataformas que se asemejan a catamaranes. Entre la gente de Nage, una representación tejida de un barco se agrega a la cresta del techo entre la gente de Manggarai, los techos de las casas tienen la forma de un bote al revés, mientras que entre la gente de Tanimbar y el este de Flores, la cresta en sí es tallado en una representación de un barco. Además, los elementos de las estructuras austronesias (así como la sociedad en general) se mencionan a menudo en terminologías utilizadas para barcos y navegación. Estos incluyen llamar a los elementos de las estructuras como "mástiles", "velas" o "timones" o llamar a los líderes de la aldea como "capitanes" o "pilotos". En el caso de Filipinas, las aldeas mismas se denominan barangay, de una forma alternativa de balangay, un tipo de velero utilizado para el comercio y la colonización. [96] [170] [172] [171]

    Los edificios austronesios tienen un significado espiritual, a menudo contienen lo que el antropólogo James J. Fox acuñó como un "atractor ritual". Se trata de postes, vigas, plataformas, altares, etc. específicos que encarnan la casa en su conjunto, generalmente consagrados en el momento de la construcción. [167]

    La propia casa austronesia también simboliza a menudo varios aspectos de la cosmología y el animismo austronesios indígenas. En la mayoría de los casos, el desván de la casa (generalmente colocado sobre el hogar), se considera el dominio de las deidades y los espíritus. Es esencialmente un granero elevado construido en la estructura de la propia casa y que funcionaba como un segundo piso. Por lo general, se usa para almacenar objetos sagrados (como efigies de ídolos de granero o antepasados ​​fallecidos), reliquias y otros objetos importantes. Por lo general, estas áreas no forman parte del espacio de vida habitual y solo pueden ser accesibles para ciertos miembros de la familia o después de realizar un ritual específico. Otras partes de la casa también pueden estar asociadas con ciertas deidades y, por lo tanto, ciertas actividades, como recibir invitados o realizar ceremonias matrimoniales, solo se pueden realizar en áreas específicas. [169]

    Si bien el cultivo de arroz no fue una de las tecnologías que se llevaron a Oceanía Remota, los almacenes elevados aún sobrevivieron. los pataka del pueblo maorí es un ejemplo. El más largo pataka Están elaboradamente adornados con tallas y, a menudo, son los edificios más altos de los maoríes. Pensilvania. Estos se utilizaron para almacenar implementos, armas, barcos y otros objetos de valor, mientras que más pequeños. patakas se utilizaron para almacenar provisiones. Un tipo especial de pataka sostenidos por un solo poste alto también tenían una importancia ritual y se usaban para aislar a los niños de alta cuna durante su entrenamiento para el liderazgo. [169]

    La mayoría de las estructuras austronesias no son permanentes.Están hechos de materiales perecederos como madera, bambú, fibra vegetal y hojas. Al igual que los barcos austronesios tradicionales, no usan clavos, sino que tradicionalmente se construyen únicamente con juntas, tejidos, ataduras y clavijas. Los elementos de las estructuras se reparan y reemplazan con regularidad o cuando se dañan. Debido a esto, los registros arqueológicos de estructuras austronesias prehistóricas generalmente se limitan a rastros de postes de casas, sin forma de determinar los planos de construcción originales. [175]

    Sin embargo, se puede obtener evidencia indirecta de la arquitectura tradicional austronesia de sus representaciones contemporáneas en el arte, como en los frisos en las paredes de los templos de piedra hindúes-budistas posteriores (como en los relieves en Borobudur y Prambanan). Pero estos se limitan a los siglos recientes. También se pueden reconstruir lingüísticamente a partir de términos compartidos para elementos arquitectónicos, como postes, techos de paja, vigas, postes de casas, hogares, escaleras de troncos con muescas, estantes de almacenamiento, edificios públicos, etc. La evidencia lingüística también deja en claro que las casas sobre pilotes ya estaban presentes entre los grupos austronesios desde al menos el Neolítico tardío. [170] [171]

    Arbi et al. (2013) también han notado las sorprendentes similitudes entre la arquitectura austronesia y la arquitectura tradicional japonesa en relieve (shinmei-zukuri). En particular, los edificios del Gran Santuario de Ise, que contrastan con las casas de pozo típicas del período Neolítico Yayoi. Proponen un contacto neolítico significativo entre la gente del sur de Japón y los austronesios o pre-austronesios que ocurrió antes de la expansión de la influencia cultural china Han a las islas. [170] También se cree que el cultivo de arroz se introdujo en Japón a partir de un grupo para-austronesio de la costa oriental de China. [176] Waterson (2009) también ha argumentado que la tradición arquitectónica de las casas sobre pilotes es originalmente austronesia, y que tradiciones de construcción similares en Japón y Asia continental (especialmente entre los grupos de habla kra-dai y austroasiática) corresponden a contactos con un austronesio prehistórico. la red. [171] [96]

    Wharenui casa de reunión del pueblo maorí

    Cerámica Editar

    Fuera de Taiwán, los ensamblajes de cerámica con deslizamiento rojo, vajilla simple y cerámica incisa y estampada asociados con las migraciones austronesias se documentan por primera vez entre 2000 y 1800 a. C. en el norte de Filipinas, desde sitios en las islas Batanes y el valle de Cagayán en el norte de Luzón. . Desde allí, la tecnología de la alfarería se extendió rápidamente hacia el este, sur y suroeste. [177] [178] [179]

    Una rama de las migraciones llevó cerámica a las Islas Marianas alrededor del 1500 a. C., donde los primeros sitios arqueológicos han descubierto cerámica muy similar a las encontradas en el sitio de Nagsabaran (2000 a 1300 a. C.) en el valle de Cagayán en Filipinas. Esto indica que la costa noreste de Luzón es el punto de origen más probable de los primeros viajes colonizadores en mar abierto hacia las islas del Pacífico. La cerámica de filipina y las Marianas con engobe rojo está decorada con hileras de círculos estampados, patrones incisos y pequeñas marcas de perforaciones delicadas. Si bien también existe cerámica similar con deslizamiento rojo en las islas Batanes y Taiwán, carecen del círculo característico y las decoraciones con estampado de puntos. Mientras tanto, otras migraciones se dispersaron al sur y suroeste hasta el resto de la isla del sudeste asiático. Las ramas hacia el este y hacia el sur de las migraciones convergieron en la isla Melanesia dando como resultado lo que ahora se conoce como la cultura Lapita centrada alrededor del archipiélago de Bismarck. [177] [178] [179]

    La cultura Lapita hizo cerámica distintiva con estampado dentado. También conservó elementos que también se encuentran en la cerámica de Nagsabaran en Filipinas, incluidos los círculos estampados, así como el motivo de la cruz en círculo. [180] [179] Llevaron la tecnología de la cerámica hasta Tonga en la Polinesia. La tecnología de la alfarería en Tonga, sin embargo, se redujo a vajilla sin decorar en solo dos siglos antes de desaparecer abruptamente por completo alrededor del 400 a. C. Las razones de esto aún se desconocen. La cerámica estuvo ausente en las migraciones posteriores al resto de Oceanía Remota, siendo reemplazada en su lugar por contenedores de madera o bambú tallados, calabazas de botella y cestas. [181] [178] [182] [180] Sin embargo, los diseños geométricos y las figuras estilizadas que se usan en la cerámica todavía están presentes en otras formas de arte sobrevivientes como en los patrones de tatuajes, tejidos y barkcloth. [183] ​​[180]

    Una práctica común entre los austronesios en una gran área de la isla del sudeste asiático es el uso de vasijas funerarias que surgieron durante el Neolítico tardío y florecieron en el primer milenio de nuestra era. Son característicos de una región que limita con Filipinas al norte, el sur de Sumatra al suroeste y Sumba y las islas Maluku al sureste. Sin embargo, estos no formaron una sola tradición, sino que se pueden agrupar en al menos catorce tradiciones diferentes esparcidas por las islas. En la mayoría de los casos, las primeras tinajas de enterramiento utilizadas fueron grandes tinajas de barro indígena, seguidas de tinajas de gres autóctonas o importadas (martaban), y finalmente frascos de porcelana importados adquiridos del floreciente comercio marítimo con China y el sudeste asiático continental alrededor del siglo XIV d. C. [184]

    Música y danza Editar

    Los tambores de hendidura son instrumentos musicales austronesios autóctonos que fueron inventados y utilizados por los grupos étnicos del sudeste asiático-austronesio y oceánico-austronesio.

    Los conjuntos de gong también son un patrimonio musical común de la isla del sudeste asiático. Se cree que la fundición de instrumentos de gong se originó en las culturas de la Edad del Bronce del sudeste asiático continental. Se extendió a las islas austronesias inicialmente a través del comercio como bienes de prestigio. Sin embargo, los gongs de Asia continental nunca se utilizaron en conjuntos. La innovación del uso de juegos de gong es exclusivamente austronesia. Los conjuntos de gong se encuentran en los grupos malayo-polinesios occidentales, aunque nunca penetraron mucho más al este. Hay aproximadamente dos tradiciones de conjuntos de gong entre los austronesios, que también producían gongs en la antigüedad. [126]

    En la isla occidental del sudeste asiático, estas tradiciones se conocen colectivamente como Gamelan, y se centran en la isla de Java en Indonesia. Incluye el Celempung de la península malaya, Talempung del norte de Sumatra, Caklempung del centro de Sumatra, Chalempung del sur de Sumatra, Bonang de Java, Kromong del oeste de Kalimantan, Engkromong de Sarawak y Trompong del oeste de Nusa Tenggara. [126]

    En la isla oriental del sudeste asiático, estas tradiciones se conocen como Kulintang y se centran en Mindanao y el archipiélago de Sulu en el sur de Filipinas. Incluye el Kulintangan de Sabah y Palawan, Kolintang del norte de Sulawesi, Kulintang de Halmahera y Timor, y el Totobuang de las islas Maluku del sur. [126]

    Kubing arpas de mandíbula, flautas y un kagul tambor de hendidura de Filipinas

    Sapeh, laúdes tradicionales del pueblo Orang Ulu de Malasia

    Atingting kon, tambores de hendidura de madera de Vanuatu

    Un indonesio gamelan conjunto

    Canción y danza tradicional en un funeral en Tana Toraja, Sulawesi, Indonesia

    Talla de jade Editar

    La cultura ancestral pre-austronesia Liangzhu (3400-2250 aC) del delta del río Yangtze fue uno de los centros antiguos de la talla de jade neolítica. El jade se extendió a Taiwán alrededor del 3.000 a. C., luego a Vietnam en el 2.000 a. C. y a las Filipinas en el 1.800-1.500 a. C. Todos ellos comenzaron a producir diversas herramientas y adornos en los talleres indígenas de jade, entre ellos azuelas, brazaletes, abalorios y anillos. [185] [186]

    Los productos de jade más notables de estas regiones fueron la gran cantidad de pendientes y colgantes penanulares y de dos cabezas conocidos como lingling-o, producido principalmente en Filipinas y la cultura Sa Huỳnh de Vietnam, aunque notablemente principalmente con el material de jade en bruto procedente del este de Taiwán. Estos suelen representar animales de dos cabezas o tenían forma de anillo con proyecciones laterales. Eran indicativos de una antigua región comercial marítima muy activa que importaba y exportaba jade en bruto y adornos de jade terminado conocidos como la Esfera de Interacción Sa Huynh-Kalanay. Fueron producidos durante un período entre 500 a. C. hasta 1000 d. C., aunque los ejemplos posteriores fueron reemplazados por metal, madera, hueso, arcilla, mica verde, nefrita negra o materiales de concha, en lugar de jade verde. [187] [185] [188] [186]

    También se han registrado azuelas, gubias y otros implementos de piedra pulida y triturada, algunos de los cuales están hechos de piedra similar al jade, en áreas de la isla Melanesia y el este de Nueva Guinea asociadas con la cultura Lapita. Estos se consideraban moneda valiosa y se usaban principalmente para intercambiar bienes. [189] [190] En 2012, se encontró una gubia de jadeíta de la cultura lapita utilizada para tallar madera en la isla Emirau en el archipiélago de Bismarck. Fue fechado alrededor de 3.300 AP, pero se desconoce el origen del material de jade. [191] [192] También se han encontrado herramientas de piedra de prestigio similares en Nueva Caledonia. [193]

    El jade estuvo ausente en la mayor parte de Oceanía Remota, debido a la falta de depósitos de jade. Sin embargo, existe evidencia putativa de que los polinesios pueden haber permanecido familiarizados con el jade y pueden haberlo adquirido a través de contactos comerciales prehistóricos con Nueva Caledonia, la isla de Melanesia y / o Nueva Zelanda. [189] [194]

    Las tradiciones de talla de jade reaparecieron entre el pueblo maorí de Nueva Zelanda. Estos fueron producidos a partir de fuentes locales pounamu (piedra verde) y se utilizaron para producir taonga (Tesoro). Incluyen varias herramientas y armas como azuelas, raspadores, anzuelos de pesca y mero, así como adornos como el hei-tiki y hei matau. Ciertos adornos como el pekapeka (colgante de animal de dos cabezas) y el kākā pōria (anillo de pata de pájaro) tienen semejanzas notablemente fuertes con el de dos cabezas y el tipo de anillo lingling-o. [188] [195] Bellwood et al. (2011) ha sugerido que la reaparición de estos motivos podría ser evidencia de una tradición conservada de motivos de jade del sudeste asiático (tal vez tallados en madera perecedera, hueso o concha por los polinesios antes de la readquisición de una fuente de jade), o incluso podrían ser el resultado de un contacto posterior de la Edad del Hierro entre el este de Polinesia y Filipinas. [188]

    Arte rupestre Editar

    Hay alrededor de 600 a setecientos sitios de arte rupestre descubiertos en el sudeste asiático y la isla de Melanesia, así como más de ochocientos sitios megalíticos. Los sitios asociados específicamente con la expansión austronesia contienen ejemplos de pictogramas y petroglifos indígenas. En el sudeste asiático, los sitios asociados con los austronesios se pueden dividir en tres tradiciones generales de arte rupestre: la cultura megalítica de Borneo, Sulawesi y las islas de la Gran Sonda, la tradición pictórica austronesia de las islas menores de la Sonda, la costa de Nueva Guinea y la isla de Melanesia y el estilo de grabado austronesio de Papúa Nueva Guinea y la isla de Melanesia. [196] A pesar de la proximidad, estas tradiciones se pueden distinguir fácilmente de las tradiciones del arte rupestre australo-melanesio de Australia (excepto las islas del Estrecho de Torres) así como de las tierras altas interiores de Nueva Guinea, lo que indica los límites de la extensión de la expansión austronesia. [180]

    Datar el arte rupestre es difícil, pero algunos de los sitios sujetos a datación directa son anteriores a la llegada de los austronesios, como las pinturas de Lene Hara de Timor Oriental, que tienen un rango de edad de 6.300 a 26.000 años AP. Por el contrario, otros son más recientes y sus sujetos pueden fecharlos indirectamente. Las representaciones de cerámica, barcos y objetos metálicos, por ejemplo, sitúan ciertos sitios de arte rupestre en un rango de 2.000 a 4.000 AP. Algunos grupos de cazadores-recolectores también han continuado produciendo arte rupestre hasta bien entrado el período actual, como lo demuestran sus temas modernos. [196] [198] [199]

    La cultura megalítica se limita principalmente a la isla occidental del sudeste asiático, con la mayor concentración en el oeste de Indonesia. Si bien la mayoría de los sitios no tienen fecha, los rangos de edad de los sitios de citas se encuentran entre el siglo II y el siglo XVI. Están divididos en dos fases. La primera es una tradición megalítica más antigua asociada con la cultura del hacha rectangular austronesia neolítica (2500 a 1500 a. C.), mientras que la segunda es la tradición megalítica del siglo III o IV a. C. asociada con la cultura Dong Son (no austronesia) de Vietnam. Prasetyo (2006) sugiere que las tradiciones megalíticas no son originalmente austronesias, sino más bien innovaciones adquiridas a través del comercio con India y China, pero esto tiene poca o ninguna evidencia en las regiones intermedias de Tailandia, Vietnam y Filipinas. [196] [200]

    Las tradiciones pictóricas austronesias (APT) son los tipos más comunes de arte rupestre en la isla del sudeste asiático. Consisten en escenas y pictogramas que se encuentran típicamente en refugios rocosos y cuevas cerca de áreas costeras. Se representan característicamente en pigmentos ocre rojos para las formas anteriores, luego reemplazados a veces por pinturas realizadas en pigmentos negros de carbón. La mayoría de sus sitios están agrupados en el este de Indonesia y la isla de Melanesia, aunque se pueden encontrar algunos ejemplos en el resto de la isla del sudeste asiático. Su aparición tiene una alta correlación con las áreas de habla austronesia, evidenciada además por la aparición de artefactos de metal (bronce) en las pinturas. Se encuentran principalmente cerca de las costas. Sus motivos comunes incluyen plantillas de manos, diseños de "rayos de sol", barcos y figuras humanas activas con tocados o armas y otra parafernalia. También presentan motivos geométricos similares a los motivos del estilo de grabado austronesio. [196] [201] Algunas pinturas también están asociadas con rastros de entierros humanos y ritos funerarios, incluidos los entierros de barcos. Se cree que las representaciones de los propios barcos están relacionadas con las prácticas funerarias austronesias del "barco de los muertos". [201] [202]

    Los primeros sitios de APT datados son de Vanuatu, que se encontró alrededor de 3.000 AP, lo que corresponde a la ola de migración inicial de los austronesios. Estos primeros sitios se caracterizan en gran medida por motivos faciales y plantillas de manos. Sin embargo, los sitios posteriores a partir del 1.500 a. C. comienzan a mostrar divergencias regionales en sus estilos artísticos. APT se puede distinguir fácilmente de las pinturas rupestres australo-melanesias del Pleistoceno más antiguas por sus motivos, color y composición, aunque a menudo se pueden encontrar en la misma localidad. Los motivos más reconocibles de APT (como los barcos) no se encuentran en pinturas rupestres (o grabados) que definitivamente son anteriores a la llegada de los austronesios, con la única excepción del motivo de la mano estarcida. Algunos ejemplos de APT también se encuentran característicamente en lugares relativamente inaccesibles como muy alto en acantilados con vista al mar. No se han encontrado rastros de APT en Taiwán o Filipinas, aunque hay continuidad en los motivos de espirales y círculos concéntricos encontrados en petroglifos ancestrales. [196] [201]

    El estilo de grabado austronesio (AES), que consiste en petroglifos tallados en superficies rocosas, es mucho menos común que APT. La mayoría de estos sitios se encuentran en la costa de Nueva Guinea y en la isla de Melanesia. Se cree que los sitios AES, que pueden rastrearse tentativamente hasta los petroglifos Wanshan similares de Taiwán, están relacionados en gran medida con la extensión prehistórica de la cultura Lapita. El motivo común de esta tradición son los grabados geométricos curvilíneos como espirales, círculos concéntricos y formas en forma de caras. Estos se asemejan a los motivos geométricos de APT, aunque se consideran dos tradiciones artísticas independientes. [196] [201] AES es particularmente dominante en las Islas Salomón y Nueva Caledonia, donde los grabados son mucho más abundantes que los sitios pintados. [180]

    O'Connor et al. (2015) propone que APT se desarrolló durante la rápida expansión inicial de Austria hacia el sur, y no antes, posiblemente como respuesta a los desafíos de comunicación provocados por el nuevo modo de vida marítimo. Junto con AES, estos símbolos materiales y rituales y tecnologías asociados pueden ser las manifestaciones de "ideologías poderosas" difundidas por los colonos austronesios que fueron fundamentales para la "neolitización" y la rápida asimilación de las diversas poblaciones indígenas no austronesias de ISEA y Melanesia. [201]

    Las islas más orientales de la isla Melanesia (Vanuatu, Fiji y Nueva Caledonia) se consideran parte de Oceanía Remota ya que están más allá del umbral de visibilidad entre islas. Estos grupos de islas comienzan a mostrar divergencia de las tradiciones APT y AES de Cerca de Oceanía. Si bien sus tradiciones artísticas muestran una clara continuación de las tradiciones APT y AES, también presentan innovaciones únicas para cada grupo de islas, como el uso cada vez mayor de carbón negro, motivos rectilíneos y que se encuentran más dentro de cuevas sagradas que en acantilados abiertos. [180]

    En Micronesia, las tradiciones del arte rupestre se pueden dividir en tres regiones generales: Micronesia occidental, central y oriental. Las divisiones reflejan las diversas olas de migración importantes de Filipinas a las Islas Marianas y Palau en el 3500 AP, una migración de retorno de la cultura lapita desde la isla Melanesia hacia el centro y este de Micronesia alrededor del 2200 AP y finalmente una migración de retorno desde la Polinesia occidental al este de Micronesia alrededor de 1000 BP. [180]

    En el oeste de Micronesia (Palau, Yap, Guam y las Islas Marianas del Norte), el arte rupestre consiste principalmente en pinturas en techos altos de cuevas y acantilados que dan al mar. Son muy similares a APT en cuanto a sus motivos, así como a sus ubicaciones relativamente inaccesibles. Los motivos comunes incluyen plantillas de manos, caras, tortugas y peces, círculos concéntricos y estrellas de cuatro puntas características. Los petroglifos son raros, pero consisten principalmente en formas humanas con cuerpos triangulares sin cabeza ni brazos. Se cree que esto está relacionado con el rito funerario de retirar las cabezas de los cuerpos de los familiares fallecidos. [180] Una tradición megalítica notable en el oeste de Micronesia son los haligi pilares de piedra del pueblo Chamorro. Estos son pilares de piedra rematados que se cree que sirvieron como soportes para edificios elevados. Están asociados con el período Latte (900 a 1700 d.C.), cuando una nueva ola de migrantes del sudeste asiático reintrodujo el cultivo de arroz en las islas. Otra tradición megalítica es también la de las piedras rai, enormes discos de roca en forma de rosquilla que se usaban como moneda en Yap. [203] [204] [205]

    El arte rupestre en Micronesia central (Chuuk, Pohnpei y Kosrae), en cambio, está dominado por grabados rupestres con motivos que lo vinculan a las tradiciones del arte rupestre de la isla Melanesia. Incluyen formas curvilíneas como espirales y círculos concéntricos, formas de árboles y el distintivo motivo de "cruz envuelta".Los petroglifos de Pohnpaid son el mayor conjunto de grabados rupestres de la región, con motivos dominados por huellas, cruces envueltas y "paletas de espada" delineadas. [180] Micronesia central también alberga las ruinas de las ciudades de piedra de Nan Madol (1.180-1.200 d. C.) y Leluh (1.200-1.800 d. C.), en las islas de Pohnpei y Kosrae, respectivamente. [180] [206] [207]

    En los atolones bajos del este de Micronesia, el arte rupestre es escaso o inexistente debido a la ausencia de superficies rocosas adecuadas para pintar o grabar. [180]

    En Polinesia, el arte rupestre está dominado por petroglifos, en lugar de pinturas, y muestran menos variación que el arte rupestre de Cerca de Oceanía e ISEA. En las islas de la Polinesia occidental más cercanas a la isla Melanesia, el arte rupestre es raro (como en Tonga y Samoa) o está ausente por completo (como en las Islas Cook). Sin embargo, los petroglifos son abundantes en las islas en los confines del triángulo polinesio, particularmente en Hawai, las Marquesas y Rapa Nui. Rapa Nui tiene la concentración más densa de grabados en la Polinesia en su conjunto, mientras que el sitio de petroglifos de Pu'uloa en Hawai'i tiene la mayor cantidad de petroglifos en un solo sitio con más de 21.000 grabados. [180] Polinesia también cuenta con centros ceremoniales sagrados megalíticos generalmente conocidos como marae.

    En Tonga y Samoa, los sitios de arte rupestre existentes consisten principalmente en grabados con motivos que incluyen formas curvilíneas, figuras humanas, "medusas", tortugas, pájaros y huellas. Estos suelen estar tallados en formaciones rocosas naturales o marae sitios. [180]

    En las islas polinesias del centro-este, que incluyen las Marquesas y las Islas de la Sociedad, los petroglifos son más numerosos. Muestran los motivos polinesios arquetípicos de tortugas, caras, depresiones en forma de copa (cúpulas), figuras humanas en forma de palos, barcos, peces, formas curvilíneas y círculos concéntricos. Al igual que en la Polinesia occidental, suelen estar tallados en marae sitios o en rocas junto a arroyos. Las pinturas rupestres existentes también muestran los mismos motivos pero están representadas en diferentes estilos. [180]

    En las islas hawaianas, los abundantes petroglifos son notablemente similares en ejecución. Sus temas comunes incluyen figuras humanas parecidas a palos, perros, botes, velas, remos, huellas y tocados ceremoniales. Las representaciones de la vida marina, sin embargo, son raras, a diferencia del resto de Polinesia. Por lo general, están tallados en cantos rodados, formaciones de rocas de lava y acantilados. También se pueden encontrar pinturas rojas de perros en acantilados y cuevas en Kauʻai y Maui. [180] Las tradiciones megalíticas de Hawái pueden ejemplificarse con la heiau sitios sagrados, que pueden variar desde simples terrazas de tierra hasta piedras erguidas.

    En Rapa Nui, los grabados son distintivos pero aún muestran similitudes con las técnicas y motivos de las Marquesas. Sus motivos suelen incluir partes incorpóreas del cuerpo humano (vulvas en particular), animales, plantas, objetos ceremoniales y barcos. Un motivo destacado es también el de la figura del "hombre pájaro" que se asocia con el tangata manu culto de Makemake. El conjunto de arte rupestre más conocido de Rapa Nui, sin embargo, son los moai megalitos. También se han descubierto algunas pinturas, en su mayoría de aves y barcos, que están asociadas con los grabados, en lugar de ser formas de arte separadas. [180]

    El arte rupestre de Nueva Zelanda se puede dividir en dos regiones. La Isla Norte presenta más grabados que pinturas, mientras que la Isla Sur es única porque es la única isla polinesia donde hay más pinturas que grabados. Las pinturas rupestres de Nueva Zelanda están hechas con pigmentos rojos y negros y, a veces, se pueden encontrar en alturas inaccesibles. Por lo general, representan figuras humanas (en particular, una figura humana de frente con los brazos flexionados), pájaros, lagartijas, perros, peces y lo que se ha identificado como "hombres pájaro". Los grabados en espacios abiertos como los acantilados son generalmente de formas espirales y curvilíneas, mientras que los grabados en cuevas cerradas y refugios representan caras y botes. Los mismos motivos también se pueden ver en dendroglyphs en árboles vivos. [180]

    Arte corporal Editar

    El arte corporal entre los pueblos austronesios es común, especialmente los tatuajes elaborados, que es una de las tradiciones pan-austronesias más conocidas. [209]

    Tatuajes Editar

    En los tiempos modernos, los tatuajes generalmente se asocian con la cultura polinesia, debido a los relatos muy influyentes de James Cook en sus exploraciones del Pacífico en el siglo XVIII. Cook introdujo la palabra "tatuaje" (arcaico: "tattaow", "tattow") en el vocabulario inglés, del tahitiano y samoano. tātau ("tocar"). Sin embargo, los tatuajes existen de manera prominente en varios otros grupos austronesios antes de los contactos con otras culturas. [210] [211] [212]

    Los tatuajes tenían varias funciones entre las sociedades austronesias. Entre los hombres, estaban fuertemente vinculados a la práctica generalizada de las incursiones de caza de cabezas. En las sociedades de caza de cabezas, los tatuajes eran registros de cuántas cabezas habían tomado los guerreros en la batalla y formaban parte de los ritos de iniciación en la edad adulta. El número y la ubicación de los tatuajes, por lo tanto, eran indicativos del estado y la destreza de un guerrero. [213]

    Entre los indígenas taiwaneses, los tatuajes estaban presentes tanto para hombres como para mujeres. Entre la gente de Tayal, los tatuajes faciales son dominantes. Indicaron madurez y habilidad en el tejido y la agricultura para las mujeres, y habilidad en la caza y la batalla para los hombres. Como en la mayor parte de Austronesia, las tradiciones de tatuajes en Taiwán han desaparecido en gran medida debido a la sinización de los pueblos nativos después de la colonización china de Taiwán en el siglo XVII, así como a la conversión al cristianismo. La mayoría de los tatuajes restantes solo se encuentran entre los ancianos. [ cita necesaria ]

    Una de las primeras descripciones de los tatuajes austronesios por parte de los europeos fue durante las expediciones españolas del siglo XVI a las Filipinas, comenzando con el primer viaje de circunnavegación de Fernando de Magallanes. Los españoles se encontraron con la gente de Visayas fuertemente tatuada en las Islas Visayas, a quienes llamaron "Pintados"(Español para" los pintados "). [214] [215] Sin embargo, las tradiciones filipinas de tatuajes se han perdido en su mayoría cuando los nativos de las islas se convirtieron al cristianismo y al Islam, aunque todavía se practican en grupos aislados en las tierras altas de Luzón y Mindanao. Los tatuajes filipinos eran generalmente patrones geométricos o representaciones estilizadas de animales, plantas y figuras humanas. [216] [217] [218] Algunos de los pocos tatuajes tradicionales que quedan en Filipinas son de ancianos de los pueblos Igorot. de estos eran registros de hazañas de guerra contra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. [219]

    Entre los maoríes de Nueva Zelanda, los tatuajes (moko) fueron originalmente tallados en la piel con cinceles para huesos (uhi) en lugar de pinchar como en la práctica habitual. [220] Además de estar pigmentada, la piel también se dejó levantada en crestas de patrones arremolinados. [221] [222]

    Modificación dental Editar

    El ennegrecimiento de los dientes era la costumbre de teñirse los dientes de negro con varios tintes vegetales ricos en taninos. Se practicó en casi toda la gama de Austronesia, incluida la isla del sudeste asiático, Madagascar, Micronesia y la isla de Melanesia, llegando hasta el este de Malaita. Sin embargo, estuvo ausente en Polinesia. También existía en poblaciones no austronesias en el sudeste asiático continental y Japón. La práctica fue principalmente preventiva, ya que redujo las posibilidades de desarrollar caries dentales similares a los selladores dentales modernos. También tenía un significado cultural y fue visto como hermoso. Un sentimiento común era que los dientes ennegrecidos separaban a los humanos de los animales. [223] [224] [225] [226]

    El ennegrecimiento de los dientes a menudo se realizaba junto con otras modificaciones de los dientes asociadas con los estándares de belleza, incluida la extracción de los dientes (evulsión) y el limado de los dientes. [227]

    Religión Editar

    Las tradiciones religiosas del pueblo austronesio se centran principalmente en los espíritus ancestrales, los espíritus de la naturaleza y los dioses. Es básicamente una religión animista compleja. Las mitologías varían según la cultura y la ubicación geográfica, pero comparten aspectos básicos comunes como el culto a los antepasados, el animismo, el chamanismo y la creencia en un mundo espiritual y deidades poderosas. [228] También hay una gran cantidad de mitología compartida y una creencia común en Mana. [229]

    Actualmente, muchas de estas creencias han sido reemplazadas gradualmente. Los ejemplos de religiones nativas incluyen: religiones folclóricas indígenas filipinas (incluidas las creencias en el Anito), Sunda Wiwitan, Kejawen, Kaharingan o la religión maorí. Muchas creencias religiosas austronesias se incorporaron a religiones extranjeras que se les presentaron, como el hinduismo, el budismo, el cristianismo y el islam. [230]

    Adu zatua Tallas de antepasados ​​del pueblo Nias del oeste de Indonesia.

    Taotao tallas de anito espíritus ancestrales del pueblo Ifugao, Filipinas

    Maorí poupou de la tumba de Ruato de Rotorua

    Escritura Editar

    Con la posible excepción del rongorongo en Rapa Nui, los austronesios no tenían un sistema de escritura indígena, sino que adoptaron o desarrollaron sistemas de escritura después del contacto con varias culturas no austronesias. [231] Existen diversas formas de comunicación simbólica mediante pictogramas y petroglifos, pero estos no codifican el lenguaje.

    Rongorongo, se dice que originalmente se llamaba kohau motu mo rongorongo ("líneas de inscripciones para cantar"), es el único sistema de glifos austronesio indígena previo al contacto que parece ser escritura verdadera o al menos protoescritura. Consisten en alrededor de 120 glifos, que van desde representaciones de plantas hasta animales, objetos celestes y formas geométricas. Fueron inscritos en tabletas de madera de aproximadamente 12 a 20 pulgadas (30 a 51 cm) de largo usando dientes de tiburón y escamas de obsidiana. La madera supuestamente provenía de árboles toromiro y makoʻi, lo cual es notable dado que Rapa Nui estaba completamente deforestado en el momento del contacto europeo. Aunque de las dos docenas de tablillas supervivientes, algunas se hicieron a partir de árboles introducidos después del contacto europeo, así como de madera procedente de barcos europeos y madera flotante. [232] [231] [233] Rapa Nui también tiene un conjunto muy rico de petroglifos asociados en gran parte con el tangata manu ("hombre pájaro") culto a Makemake. Aunque algunos glifos de rongorongo pueden haberse derivado de estos petroglifos, el rongorongo no aparece en ninguno de los abundantes grabados rupestres de Rapa Nui y parece estar restringido a las tablillas de madera. [234]

    Las tablillas fueron descritas por primera vez por un forastero en 1864 por el misionero católico Eugène Eyraud, quien dijo que fueron encontradas "en todas las casas". Sin embargo, les prestó poca atención y pasaron desapercibidos para el mundo exterior. No fue hasta 1869 que una de las tablillas pasó a manos de Florentin-Étienne Jaussen, el obispo de Tahití. Llamó la atención del mundo sobre las tabletas e instruyó a la misión Rapa Nui para que recopilara más información sobre ellas. Pero para entonces, la mayoría de las tabletas supuestamente ya estaban destruidas, presuntamente utilizadas como combustible por los nativos de la isla deforestada. [232]

    En el momento del descubrimiento de las tabletas, Rapa Nui había sufrido una despoblación severa. Esto se debió en gran parte a la pérdida de los últimos árboles de la isla y las incursiones de esclavos peruanos y chilenos a principios de la década de 1860. Las clases dominantes alfabetizadas del pueblo Rapa Nui (incluida la familia real y la casta religiosa) y la mayoría de la población de la isla fueron secuestradas o asesinadas en las redadas de esclavos. La mayoría de los capturados murieron después de solo uno o dos años en cautiverio debido a las duras condiciones laborales y las enfermedades europeas. Las sucesivas epidemias de viruela y tuberculosis diezmaron aún más la población de la isla hasta el punto de que no había suficientes personas para enterrar a los muertos. Los últimos restos del pueblo Rapa Nui fueron asimilados por los tahitianos que luego fueron llevados a la isla en un esfuerzo por repoblarla, lo que resultó en la pérdida de la mayor parte del antiguo idioma Rapa Nui. [231]

    La tradición oral sostiene que las clases dominantes eran las únicas que podían leer las tablillas, y la capacidad de descifrarlas se perdió junto con ellas. Se han realizado numerosos intentos para leer las tabletas, a partir de unos años después de su descubrimiento. Pero hasta el día de hoy, ninguno ha tenido éxito. Algunos autores han propuesto que rongorongo pudo haber sido un intento de imitar la escritura europea después de que se introdujera la idea de escritura durante la "firma" del Tratado de Anexión español de 1770 o mediante el conocimiento de la escritura europea adquirido en otros lugares. Citan varias razones, incluida la falta de certificación de rongorongo antes de la década de 1860, la procedencia claramente más reciente de algunas de las tabletas, la falta de antecedentes y la falta de evidencia arqueológica adicional desde su descubrimiento. Otros argumentan que era simplemente una lista mnemotécnica de símbolos destinados a guiar encantamientos. Si rongorongo es simplemente un ejemplo de difusión transcultural o un verdadero sistema de escritura austronesio indígena (y uno de los pocos inventos independientes de escritura en la historia de la humanidad) sigue siendo desconocido y puede que nunca se sepa. [232] [231] [235]

    En el sudeste asiático, los primeros sistemas de escritura verdaderos de las culturas austronesias premodernas se derivaron de las escrituras Grantha y Pallava Brahmic, todas abugidas del sur de la India. Varias formas de abugidas se extendieron a lo largo de las culturas austronesias en el sudeste asiático a medida que los reinos se indianizaron a través del comercio marítimo temprano. El uso más antiguo de las escrituras abugida en las culturas austronesias son las inscripciones en piedra del siglo IV escritas en escritura Cham de Vietnam. Hay muchos otros sistemas de escritura derivados del brahmán entre los austronesios del sudeste asiático, generalmente específicos de un determinado grupo étnico. Los ejemplos notables incluyen balinés, Batak, Baybayin, Buhid, Hanunó'o, Javanese, Kulitan, Lontara, Old Kawi, Rejang, Rencong, Sundanese y Tagbanwa. Varían desde tener letras con formas redondeadas hasta letras con ángulos cuneiformes afilados como resultado de la diferencia en los medios de escritura, siendo la primera ideal para escribir sobre hojas suaves y la segunda ideal para escribir sobre paneles de bambú. El uso de las escrituras varió desde registros mundanos hasta la codificación del conocimiento esotérico sobre rituales mágico-religiosos y medicina popular. [236]

    En las regiones que se convirtieron al Islam, las abjads derivadas de la escritura árabe comenzaron a reemplazar a las abugidas anteriores alrededor del siglo XIII en el sudeste asiático. Madagascar también adoptó la escritura árabe en el siglo XIV. Sin embargo, los abjads tienen un problema inherente aún mayor con la codificación de los idiomas austronesios que los abugidas, porque los idiomas austronesios tienen vocales más variadas y destacadas que la escritura árabe generalmente no puede codificar. Como resultado, las adaptaciones austronesias como las escrituras Jawi y Pegon se han modificado con un sistema de diacríticos que codifican sonidos, tanto vocales como consonantes, nativos de las lenguas austronesias pero ausentes en las lenguas semíticas. [236] Con el advenimiento de la era colonial, casi todos estos sistemas de escritura han sido reemplazados por alfabetos adaptados del alfabeto latino, como en el alfabeto hawaiano, el alfabeto filipino y el alfabeto malayo, sin embargo, varios idiomas de Formosa se han escrito en zhuyin. , y Cia-Cia en Sulawesi ha experimentado con hangul.

    Vanuatu tiene una tradición única de dibujo en arena, mediante la cual las imágenes se crean mediante una sola línea continua dibujada en la arena. Se cree que ha funcionado como un medio de comunicación simbólica en la isla Melanesia previa al contacto, especialmente entre viajeros y grupos étnicos que no hablan el mismo idioma. Los dibujos de arena constan de alrededor de 300 diseños diferentes y parecen compartirse entre grupos lingüísticos. [237] En la década de 1990, el movimiento indígena Turaga en la isla de Pentecostés adaptó elementos de los dibujos a una escritura moderna llamada Avoiuli. [238]

    Se han realizado estudios genéticos en personas y grupos relacionados. [239] El marcador genético Haplogroup O1 (Y-DNA) a-M119 se detecta con frecuencia en taiwaneses nativos, el norte de Filipinas y polinesios, así como en algunas personas en Indonesia, Malasia y poblaciones no austronesias en el sur de China. [240] Un análisis de 2007 del ADN recuperado de restos humanos en sitios arqueológicos de pueblos prehistóricos a lo largo del río Yangtze en China también muestra altas frecuencias del haplogrupo O1 en la cultura neolítica de Liangzhu, vinculándolos con los pueblos austronesio y tai-kadai. La cultura Liangzhu existió en áreas costeras alrededor de la desembocadura del Yangtze. El haplogrupo O1 estuvo ausente en otros sitios arqueológicos del interior. Los autores del estudio sugieren que esto puede ser evidencia de dos rutas de migración humana diferentes durante el poblamiento del este de Asia, una costera y otra tierra adentro, con poco flujo genético entre ellas. [116]

    Moodley et al. (2009) identificaron dos poblaciones distintas de bacterias intestinales Helicobacter pylori que acompañó a las migraciones humanas a las islas del sudeste asiático y Oceanía, llamadas hpSahul y hspMāori. El estudio incluyó a nativos australianos, nativos taiwaneses, montañeses en Nueva Guinea y melanesios y polinesios en Nueva Caledonia, que luego se compararon con otros H. pylori haplotipos de europeos, asiáticos, isleños del Pacífico y otros. Descubrieron que hpSahul se separaba del continente asiático H. pylori poblaciones aproximadamente hace 31.000 a 37.000 años y han permanecido aisladas durante 23.000 a 32.000 años, lo que confirma el sustrato australo-melanesio en las islas del sudeste asiático y Nueva Guinea. hspMāori, por otro lado, es una subpoblación de hpEastAsia, previamente aislada de polinesios (maoríes, tonganos y samoanos) en Nueva Zelanda, y tres individuos de Filipinas y Japón. El estudio encontró hspMāori de nativos taiwaneses, melanesios, polinesios y dos habitantes de las islas del Estrecho de Torres, todos los cuales son fuentes austronesias. Como era de esperar, hspMāori mostró la mayor diversidad genética en Taiwán, mientras que todas las poblaciones hspMāori no taiwanesas pertenecían a un solo linaje al que llamaron el "clado del Pacífico". También calcularon el modelo de aislamiento con migración (IMa), que mostró que la divergencia del clado Pacífico de hspMāori era unidireccional desde Taiwán hasta el Pacífico. Esto es consistente con el modelo fuera de Taiwán de la expansión austronesia. [241]

    El 16 de enero de 2020, la empresa de genómica personal 23andMe agregó la categoría "filipino y austronesio" después de que los clientes sin antepasados ​​filipinos conocidos obtuvieran falsos positivos para un 5% o más de ascendencia "filipina" en su informe de composición de ascendencia (la proporción era tan alta como 75% en Samoa, 71% en Tonga, 68% en Guam, 18% en Hawai y 34% en Madagascar). Los científicos de la compañía supusieron que esto se debía a que la herencia genética austronesia compartida se identificaba incorrectamente como ascendencia filipina. [242]

    Evidencia de la agricultura Editar

    Análisis genómico de coco cultivado (Cocos nucifera) ha arrojado luz sobre los movimientos de los pueblos austronesios. Al examinar 10 loci de microsatélites, los investigadores encontraron que hay 2 subpoblaciones genéticamente distintas de cocos: una que se origina en el Océano Índico y la otra en el Océano Pacífico. Sin embargo, existe evidencia de mezcla, la transferencia de material genético, entre las dos poblaciones. Dado que los cocos son ideales para la dispersión oceánica, parece posible que los individuos de una población hayan flotado hacia la otra. Sin embargo, las ubicaciones de los eventos de mezcla se limitan a Madagascar y la costa este de África y excluyen las Seychelles y Mauricio. Navegando hacia el oeste desde Maritime Sudeste Asiático en el Océano Índico, los pueblos austronesios llegaron a Madagascar en ca. 50–500 CE, y llegó a otras partes a partir de entonces. Esto forma un patrón que coincide con las rutas comerciales conocidas de los marineros austronesios. Además, existe una subpoblación genéticamente distinta de cocos en la costa este de América del Sur que ha sufrido un cuello de botella genético como resultado de un efecto fundador; sin embargo, su población ancestral es el coco del Pacífico, lo que sugiere que los pueblos austronesios pueden haber navegado tan lejos al este como las Américas. [74] [76] [243]

    Contacto precolombino con las Américas Editar

    Un análisis del genoma en 2020 mostró el contacto austronesio con América del Sur alrededor de 1150-1200 EC, el más antiguo entre Fatu Hiva de las Islas Marquesas y Colombia. [244]


    Abstracto

    El poblado de islas oceánicas remotas por hablantes de austronesio es una parte fascinante y, sin embargo, polémica de la prehistoria humana. Los estudios lingüísticos, arqueológicos y genéticos han demostrado la naturaleza compleja del proceso en el que los diferentes componentes que ayudaron a dar forma a la cultura Lapita en la Cerca de Oceanía tienen cada uno su propia historia única. Evidencia importante apunta a Taiwán como una patria ancestral austronesia con un origen más distante en el sur de China, mientras que los modelos alternativos favorecen el sur de China a Vietnam del Norte o un origen del sudeste asiático. Probamos estas proposiciones mediante el estudio de la filogeografía de la morera de papel, una especie común de árbol de Asia oriental introducida y propagada por clonación desde tiempos prehistóricos a través del Pacífico para hacer barkcloth, un componente práctico y simbólico de las culturas austronesias. Usando el cloroplasto hipervariable ndhF-rpl32 secuencias de 604 muestras recolectadas de Asia Oriental, Sudeste Asiático e islas oceánicas (incluyendo 19 especímenes históricos de herbario de Oceanía cercana y remota), se detectan 48 haplotipos y el haplotipo cp-17 es predominante en Oceanía cercana y remota. Debido a que cp-17 tiene un origen taiwanés inequívoco y las moras de papel oceánicas portadoras de cp-17 se propagan por clonación, nuestros datos coinciden con las expectativas de Taiwán como la patria austronesia, lo que proporciona un apoyo circunstancial para la hipótesis "fuera de Taiwán". Nuestros datos también proporcionan información sobre la dispersión de la morera de papel desde el sur de China "hacia el norte de Taiwán", la expansión "desde el sur de China-Indochina" a Nueva Guinea y los orígenes geográficos de las introducciones poseuropeas de la morera de papel en Oceanía.

    El poblamiento de la Remota Oceanía por hablantes austronesios (en adelante, austronesios) concluye la última etapa de la expansión humana neolítica (1 ⇓ –3). Comprender desde dónde, cuándo y cómo los austronesios ancestrales salvaron las brechas de agua sin precedentes del Pacífico es un tema fascinante y, sin embargo, polémico en antropología (1 ⇓ ⇓ ⇓ ⇓ ⇓ ⇓ –8). Los estudios lingüísticos, arqueológicos y genéticos han demostrado la naturaleza compleja del proceso, donde los diferentes componentes que ayudaron a dar forma a la cultura Lapita en la Cerca de Oceanía tienen cada uno su propia historia única (1 ⇓ –3). Evidencia importante apunta a Taiwán como una patria ancestral austronesia con un origen más distante en el sur de China (S China) (3, 4, 9 ⇓ ⇓ –12), mientras que los modelos alternativos sugieren que China del S a Vietnam del Norte (Vietnam del Norte) (7) o un origen del sudeste asiático (sudeste asiático) basado principalmente en datos genéticos humanos (5). La complejidad del tema se manifiesta aún más en los modelos que teorizan cómo las diferentes esferas de interacción con las poblaciones indígenas del cercano océano durante las migraciones austronesias han contribuido al origen de la cultura lapita (1 ⇓ –3), que van desde el modelo del “tren expreso”, asumiendo rápido migraciones desde el sur de China / Taiwán a la Polinesia con interacción limitada (4), a los modelos de “Slow Boat” (5) o “Voyaging Corridor Triple I”, en los que la “Intrusión” de las migraciones austronesias más lentas más la “Integración” con los indígenas Las culturas oceánicas cercanas habían dado lugar a la “innovación” del complejo cultural Lapita (2, 13).

    La migración humana implica habilidades complejas de organización y adaptaciones culturales de los migrantes o grupos colonizadores (1, 3). La colonización exitosa de islas de escasos recursos en Oceanía Remota implicó el transporte consciente de una serie de especies de plantas y animales críticas tanto para la supervivencia física de los colonos como para su transmisión cultural (14). En el proceso de expansión de Austronesian en Oceanía, una serie de animales (p. Ej., Pollos, cerdos, ratas y perros) y especies de plantas (p. Ej., Plátanos, fruta del pan, taro, ñame, morera de papel, etc.), ya sea domesticados o manejados , se introdujeron con el tiempo desde diferentes regiones de origen (3, 8, 15). Aunque se ha demostrado que cada una de estas especies tiene una historia diferente (8), todas estas especies "comensales" dependían totalmente de los humanos para su dispersión a través de los principales espacios de agua (6, 8, 16). La presencia continua de estas especies como poblaciones vivas muy fuera de su área de distribución nativa representa el legado de las habilidades marinas y de navegación altamente calificadas de los navegantes austronesios.

    Dada su estrecha asociación y dependencia de los seres humanos para su dispersión, los análisis filogeográficos de estas especies comensales proporcionan conocimientos únicos sobre las complejidades de la expansión y las migraciones austronesias (6, 8, 17). Este "enfoque comensal", utilizado por primera vez para investigar el transporte de la rata del Pacífico Rattus exulans (6), también se ha aplicado a otros animales transportados intencionalmente, como los cerdos, las gallinas y el caracol de árbol. Partula hyalina, así como a organismos transportados accidentalmente, como la polilla eslizón Lipinia noctua y el patógeno bacteriano Helicobacter pylori (ver refs. 2, 8 para revisiones recientes).

    Los antepasados ​​de los colonos polinesios transportaron e introdujeron un conjunto de ∼70 especies de plantas útiles en el Pacífico, pero no todas llegaron a las islas más aisladas (15). La mayoría de las plantas comensales, sin embargo, parecen tener orígenes geográficos en la placa de Sahul en lugar de ser introducidas desde la placa de la Sonda o el este de Asia (16). Por ejemplo, fruta del pan polinesio (Artocarpus altilis) parece haber surgido durante generaciones de propagación vegetativa y selección de Artocarpus camansi que se encuentra silvestre en Nueva Guinea (18). Kava (Piper methysticum), cultivada por sus propiedades sedantes y anestésicas, se distribuye íntegramente a Oceanía, desde Nueva Guinea hasta Hawai (16). Por otra parte, ti (Cordyline fruticosa), también una planta multifuncional en Oceanía, no tiene una distribución “nativa” aparente propia, aunque su alta diversidad morfológica en Nueva Guinea sugiere su origen allí (19). Otras plantas tienen una historia diferente, como la batata, que es de origen sudamericano y fue introducida por primera vez en Oceanía en la época precolombina y transportada secundariamente a través del Pacífico por viajeros portugueses y españoles a través de rutas históricamente documentadas desde el Caribe y México ( 17).

    De todas las especies comensales introducidas en Oceanía Remota como parte de los "paisajes transportados" (1), la morera de papel (Broussonetia papyrifera también llamado Wauke en Hawái) es la única especie que tiene un origen templado a subtropical del este de Asia (15, 20, 21). Como especie arbórea dioica polinizada por el viento con sincarpos globosos de jugosas drupas de color rojo anaranjado dispersas por aves y pequeños mamíferos, la morera de papel es común en China, Taiwán e Indochina, y crece y a menudo prospera en hábitats perturbados (15, 20, 21). ). Debido a su fibra larga y facilidad de preparación, la morera de papel contribuyó a la invención de la fabricación de papel en China en el año 105 d.C. y continúa como una fuente principal de papel de alta calidad (20, 21). En el año 610 d.C., esta resistente especie de árbol se introdujo en Japón para la fabricación de papel (21). Posteriormente también se introdujo en Europa y Estados Unidos (21). La morera de papel se introdujo en Filipinas para la reforestación y la producción de fibra en 1935 d.C. (22). En estos rangos introducidos, la morera de papel a menudo se naturaliza e invasiva (20 ⇓ –22). En Oceanía, la evidencia lingüística sugiere fuertemente una introducción antigua de la morera de papel (15, 20), su propagación e importancia a través de las islas remotas del Océano fueron bien documentadas en el primer viaje del Capitán James Cook como el material principal para hacer barkcloth (15, 20).

    Barkcloth, generalmente conocido como tapa (o kapa en Hawái), es una tela no tejida utilizada por los austronesios prehistóricos (15, 21). Desde el siglo XIX, el uso diario de la tela de corteza ha disminuido y fue reemplazado por textiles tejidos introducidos; sin embargo, la tapa sigue siendo culturalmente importante para el ritual y la ceremonia en varias islas del Pacífico como Tonga, Fiji, Samoa y la isla de Sulawesi en el sudeste asiático (23). . El estatus simbólico de la tela de corteza también se ve en los recientes resurgimientos de la elaboración tradicional de tapas en varias culturas austronesias como Taiwán (24) y Hawai (25). Para hacer tapa, la corteza interior se despega y los trozos de corteza se expanden golpeando (20, 21, 23). Muchas piezas de la corteza se ensamblan y se afieltran mediante golpes adicionales para crear grandes textiles (23). Los primeros batidores de piedra, una herramienta distintiva utilizada para triturar la fibra de la corteza, fueron excavados en el sur de China en un sitio del Paleolítico tardío en Guangxi que data de ∼8.000 y B.P. (26) y de sitios neolíticos costeros en el delta del río Perla que datan de 7.000 y B.P. (27), que proporciona la evidencia arqueológica más antigua conocida para la fabricación de tela de corteza. También se han excavado batidores de piedra que datan de períodos ligeramente posteriores en Taiwán (24), Indochina y el sudeste asiático, lo que sugiere la difusión del cultivo de la tela de corteza a estas regiones (24, 27). Estos hallazgos arqueológicos sugieren que la fabricación de telas de corteza fue inventada por los pueblos neolíticos de habla austríaca en el sur de China mucho antes de las influencias del chino Han, que eventualmente reemplazaron el idioma y la cultura proto-austronesios (27).

    En algunas regiones (por ejemplo, Filipinas y las Islas Salomón), la tapa está hecha de otras especies de la familia de las moras (Moraceae) como el árbol del pan y / o el higo silvestre (Ficus spp.) sin embargo, la morera de papel sigue siendo la principal fuente de materia prima para producir la tela más suave y fina (20, 23). Antes de su erradicación y extinción de muchas islas del Pacífico debido al declive del cultivo de la tapa, la morera de papel se cultivaba ampliamente en las islas del Pacífico habitadas por austronesios (15, 20). Tanto la literatura (15, 20) como nuestras propias observaciones (28 ⇓ –30) indican que las poblaciones de morera de papel existentes en Oceanía solo se encuentran en cultivo o como poblaciones salvajes en jardines abandonados como en Rapa Nui (Isla de Pascua), con naturalización solamente. conocido de las Islas Salomón (20). Para la elaboración de tapas, sus tallos se cortan y cosechan antes de la floración, y como la mayoría de los cultivos introducidos por la Polinesia (16), la morera de papel se propaga clonalmente mediante esquejes o brotes de raíces (15, 20), lo que reduce la posibilidad de fructificación y dispersión a través de semillas. La naturaleza clonal de la morera de papel oceánica se ha demostrado por la falta de variabilidad genética en las secuencias de ADN del espaciador transcrito interno nuclear (ITS) (31). Con algunas excepciones (30), algunos autores sugieren que en la época prehistórica solo se introdujeron árboles machos de morera de papel en la remota Oceanía (15, 20). Además, debido a que la morera de papel no tiene parientes cercanos en Oceanía cercana y remota (20), la ausencia de reproducción sexual excluye la posibilidad de introgresión y justifica la morera de papel como una especie comensal ideal para rastrear las migraciones austronesias (6, 30).

    Para aumentar nuestra comprensión de la expansión y las migraciones austronesias prehistóricas, rastreamos los orígenes geográficos de la morera de papel oceánica, la única planta comensal polinesia que probablemente se originó en el este de Asia, utilizando la variación de la secuencia de ADN de la herencia materna (32) e hipervariable (Texto SI) cloroplasto ndhF-rpl32 espaciador intergénico (33). Tomamos muestras en general en el este de Asia (Taiwán, el sur de China y Japón) y el sudeste de Asia (Indochina, Filipinas y Sulawesi), así como en las islas oceánicas donde todavía se practica la elaboración tradicional de tapas. También se tomaron muestras de colecciones históricas de herbario (1899–1964 d. ​​C.) de Oceanía para fortalecer las inferencias sobre los orígenes geográficos de la morera de papel de Oceanía. El empleo de ndhF-rpl32 Las secuencias y el muestreo ampliado aumentaron considerablemente la resolución filogeográfica no alcanzable en un estudio reciente (31) utilizando secuencias nucleares ITS (ver también Texto SI y Fig. S1) y marcadores de repetición de secuencia interesimple (ISSR) con un muestreo mucho más pequeño.

    SU red de haplotipos (norte = 17, A – Q) y distribución y frecuencia de haplotipos. La red de haplotipos se reconstruyó utilizando TCS (34), y los huecos de alineación se trataron como datos faltantes. Los tamaños de los círculos y gráficos circulares son proporcionales a la frecuencia del haplotipo (que se muestra entre paréntesis). Los cuadrados denotan haplotipos únicos (haplotipo encontrado solo en un individuo).


    3 DIVERSIDAD EN LEXICON Y GRAMMAR

    La sección anterior evaluó la evidencia de la lingüística histórica sobre la dispersión de las lenguas de ISEA. Aquí, analizo la evidencia de la tipología lingüística y la lingüística de contacto que muestran que la dispersión multifacética de las lenguas de ISEA se refleja en la diversidad de formas y estructuras léxicas y gramaticales que exhiben.

    En los estudios comparativos austronesios, la atención se ha centrado durante mucho tiempo en lo que une a las lenguas: encontrar cambios de sonido compartidos en conjuntos afines (reflejos de protoformas), de modo que pudieran establecerse afiliaciones entre lenguas. Esto ha llevado a la reconstrucción de un vocabulario proto-MP de miles de palabras (Blust & Trussell, s.f.). Algunos han sugerido que los lenguajes MP muestran un "conservadurismo notable", ya que se argumenta que la mayoría de ellos tienen una tasa de retención del vocabulario básico proto-MP del 30% o más (Donohue y Denham, 2010 229). Sin embargo, esta idea no se basa en evidencia empírica. Desde el rechazo de la glotocronología clásica (Bergsland y Vogt, 1962 Lees, 1953), no se conoce una tasa constante de cambio para el vocabulario básico en términos de tiempo transcurrido entre diferentes familias lingüísticas. Además, las tasas de retención supuestamente "constantes" ignoran el hecho observado a menudo de que diferentes conjuntos afines tienen diferentes tasas de cambio. Ciertas palabras del vocabulario (básico) se reemplazan más rápidamente que otras, por ejemplo, los números suelen ser bastante estables, mientras que las palabras que expresan ciertas actividades particulares (por ejemplo, "apretar") muestran más variación con el tiempo (Dyen, James y Cole, 1967) . Además, existe una variación en la retención del vocabulario básico no solo entre idiomas sino también entre familias (Blust, 2000). Y, finalmente, cualquier cálculo de las tasas de retención dentro de las familias, por definición, sobreestima la retención, ya que las propias relaciones familiares ya se basan en el vocabulario básico retenido (es decir, las palabras utilizadas para reconstruir protoformas). Es decir, un idioma moderno que no tiene (casi) ninguna similitud léxica con cualquier otro idioma MP no se consideraría potencialmente afiliado al grupo MP en primer lugar. Esto no solo excluiría de los cálculos a todos los idiomas que no son MP, sino también a aquellos idiomas que originalmente eran MP pero que pasaron por una etapa en la que su vocabulario básico MP fue (en gran medida) reemplazado. En otras palabras, los testigos potencialmente importantes de una alta tasa de reemplazo en los idiomas MP no se considerarían en el cálculo de la tasa general de retención de MP. 5 En resumen, mientras falten medidas objetivas del conservadurismo léxico en todas las familias lingüísticas, no sabemos si los lenguajes MP son léxicamente conservadores o no, y tampoco sabemos si hay algo notable en el resultado, dada la profundidad temporal de el grupo MP.

    Un enfoque que puede ser más fructífero para rastrear la historia de las lenguas en ISEA sería cambiar el enfoque de estudiar los cambios de sonido en los reflejos de la lengua ancestral reconstruida (es decir, en conjuntos afines) a (también) investigar sistemáticamente las innovaciones léxicas, residuos, (tabú) reemplazos y préstamos. La pregunta a abordar sería qué sugieren los patrones atestiguados en estos inventarios léxicos no afines sobre la historia y las relaciones mutuas entre lenguas y grupos lingüísticos. Un ejemplo interesante de este tipo de enfoque es Edwards (2016), quien describe que el lenguaje MP Uab Meto 6 sobre Timor tiene dos léxicos paralelos, cada uno con su propio conjunto de regular Correspondencias de sonidos: uno contiene reflejos de lexemas proto-MP, el otro contiene lexemas para los que no se ha encontrado origen MP. El gran tamaño del vocabulario no MP (incluido el vocabulario básico) de Meto pre-Uab, y el hecho de que ha reestructurado el sistema fonológico del idioma, apunta a un período prolongado de contacto lingüístico intenso e íntimo entre uno o más alumnos entrantes. Idioma (s) MP y uno o más idiomas no MP que se hablaban en la región antes de su llegada. Es bastante probable que futuras investigaciones encuentren testigos similares de historias de contacto bilingüe entre idiomas MP y no MP en ISEA, pero primero tenemos que empezar a buscarlos. 7

    • orden de las palabras (verbo-inicial vs.verbo-segundo o verbo-final: "come el ñame" vs."Mi casa") negadores que preceden o siguen al predicado ("no ir" frente a "no ir")
    • la expresión de posesión alienable vs. inalienable (para que mi casa pueda marcar a su poseedor diferente a "mi pie" en algunos idiomas pero no en otros)
    • la expresión morfológica de las alternancias de voz (las famosas muchas voces "pasivas" diferentes en los idiomas de Filipinas están simplificadas de diversas maneras o están completamente ausentes en los idiomas de Indonesia)
    • el uso de clasificadores numéricos (que no se usan en Filipinas pero que se usan con frecuencia en todos los demás lugares)
    • el uso de palabras en plural (que se utilizan en Filipinas y el este de Indonesia, pero ausentes en Malasia y el oeste de Indonesia (Wu (2016)) y así sucesivamente.

    3.1 Diversidad mediante la adición de características gramaticales

    Se ha observado durante mucho tiempo, por muchos estudiosos diferentes (por ejemplo, Grimes, 1991 Himmelmann, 2005 Klamer y Ewing, 2010 Klamer, Reesink y van Staden, 2008 Reesink, 2002 Reesink y Dunn, 2017 Schapper, 2015) que Algunas de las características más destacadas de los idiomas MP que se hablan en la parte oriental de Indonesia y en las cercanías de Nueva Guinea deben deberse al contacto con 10 idiomas que no son MP (o papúes). Por ejemplo, el orden "poseedor precede al sustantivo" es casi universal en las lenguas papúes y un patrón importante en muchas lenguas MP de las Sundas menores, las Molucas centrales y meridionales, Halmahera y la bahía de Cenderawasih, pero no en las lenguas del ISEA occidental. 11 Esto sugiere que no es una estructura de MP heredada. Podría haber sido el resultado de desarrollos independientes espontáneos en los idiomas de estas diferentes regiones, pero eso no explicaría por qué estos desarrollos ocurrieron con frecuencia en los idiomas orientales y no en los occidentales. Dado que están confinados a la región donde sabemos que se hablan, o se han hablado, los idiomas de Papúa, parece plausible que la estructura se haya tomado prestada en los idiomas de MP de los idiomas de Papúa que se hablan en sus alrededores. Otras características que parecen haberse filtrado de las lenguas papúes a las lenguas MP incluyen el uso de un negador post-predicado en lugar de, o además, uno pre-predicado (Reesink, 2002 Klamer et al., 2008, 130–34 Florey , 2010 Fricke, 2017) y haciendo una distinción formal entre sustantivos que están poseídos de forma alienable o inalienable (Ross, 2001, 138 Klamer et al., 2008, 116-122). 12

    Cuando las lenguas tienen características gramaticales atípicas y aditivas como estas y hay otros indicios de que los hablantes pueden haber estado en contacto con hablantes de lenguas que poseen estas características (por ejemplo, la presencia de préstamos léxicos), entonces se puede hipotetizar que las características gramaticales atípicas ser restos del contacto con esos otros idiomas. Para que el contacto entre hablantes de lengua A y B lleve a la adición de características en la lengua B, debe ser a largo plazo, intenso y polivalente. Es decir, el lenguaje B no solo debe usarse en contextos circunscritos como el comercio, los eventos rituales o las canciones, sino en una amplia gama de dominios sociales (Trudgill, 2010, 304, 315 Ross, 2013). Las situaciones sociales que conducen a tales cambios aditivos en la lengua B ocurren cuando es hablada en comunidades bilingües y multilingües tanto por adultos como por niños preadolescentes (cf., Ross, 2013).

    3.2 Diversidad por pérdida o simplificación de características gramaticales

    Con respecto a la simplificación de la morfología del verbo proto-MP mencionada anteriormente, dado que Ross (2002) reconstruyó el proto-MP con un juego de morfemas de tiempo, aspecto y estado de ánimo como se resume en la Tabla 2 a continuación, es posible ver hasta qué punto este original El sistema enriquecido se ha mantenido en los lenguajes MP en ISEA.

    Rol de argumento
    Voz / Estado de ánimo / Aspecto Actor Paciente Localización Circunstancial
    Indicativo
    Neutral & ltum & gt R R-en R-un I-R
    Perfectivo & ltumin & gt R & lten & gt R & lten & gt R-un yo- & lt en & gt R
    Imperfectivo & ltum & gt RDP-R RDP-R-en RDP-R-un I-RDP-R
    No indicativo
    Atemporal R R-a R-I R-un
    Descriptivo R-a (R-aw) R- -

    La estructura verbal de proto-MP se ha mantenido en gran medida en los idiomas de Filipinas, Sabah, Sulawesi del Norte y Madagascar. Sin embargo, en muchos idiomas austronesios hablados en Malasia e Indonesia, el sistema de voz proto-MP se reduce a una simple oposición entre la voz del actor y la del sujeto (Adelaar 2005, 6-8), o se ha perdido por completo. Un vistazo rápido a las morfologías verbales de idiomas individuales hablados en ISEA, por ejemplo, javanés (Ogloblin, 2005, 600), Sasak (Wouk, 2002, 299), Kambera (Klamer, 1996, 1998), Rongga (Arka, 2016) , y Kéo (Baird, 2002), ya indica que su morfología verbal es significativamente más simple que la del proto-MP en la Tabla 2.

    Tal simplificación morfológica puede deberse a procesos evolutivos internos del lenguaje independientes. Por ejemplo, uno puede imaginar un escenario donde un reflejo del sufijo de paciente proto-MP * -en desarrolla un alomorfo -norte para las raíces finales de la vocal, que posteriormente se vuelve a analizar como un segmento que forma parte de la raíz, análoga a otras consonantes finales de la raíz. Sin embargo, la simplificación morfológica también puede deberse al contacto lingüístico. Se sabe que la morfología flexional en particular es una de las áreas más vulnerables del conocimiento lingüístico en situaciones de contacto, porque se encuentra a caballo entre la interfaz entre la sintaxis, la semántica y la pragmática (ver, por ejemplo, Montrul, 2004 126). En los casos conocidos en los que el contacto lingüístico ha llevado a la pérdida de la complejidad morfológica, normalmente se trata de adultos como aprendices de una segunda lengua que simplifican las estructuras morfológicas no nativas, como por ejemplo en afrikáans (den Besten, 1989) y en holandés de segunda lengua para adultos (Blom, 1989). Polisˇenská y Weerman, 2006). La simplificación morfológica a través de adultos que aprenden una segunda lengua también ocurre en sociedades preindustriales a pequeña escala en ISEA, aunque aún no se ha investigado mucho, un ejemplo es Alorese (Moro, In press Klamer, 2012), que se analiza a continuación.

    Para que los patrones simplificados se estabilicen, el contacto debe involucrar a una comunidad de bilingües con un gran número de hablantes de un segundo idioma, y ​​el contacto debe ser a largo plazo, intenso y polivalente (Moro, In press Kusters, 2003 Trudgill , 2011). Puede ser que la segunda lengua simplificadora se haya utilizado (originalmente) como lengua comercial o lingua franca, pero para que cualquier cambio se arraigue en ella, debe haberse utilizado como segunda lengua (L2) en contextos comunicativos más amplios. Este segundo idioma puede ser el idioma de un grupo dominante desde el punto de vista tecnológico, político o cultural con el que los hablantes de otros idiomas desean comunicarse o asociarse. 13 Sin embargo, también puede ser el idioma de una comunidad que está incorporando a muchos adultos extranjeros (como cónyuges o esclavos) con diferentes antecedentes lingüísticos. Un idioma que se habla como L2 puede convertirse en un idioma cambiado cuando los hablantes de L2 son una minoría en la comunidad y mueren, mientras que su descendencia crece hablando el idioma de la comunidad como L1. Sin embargo, si el número de hablantes de L2 en una comunidad es suficientemente grande, por ejemplo, constituye la mitad o más de la población, como en el caso de Alorese (Moro, en prensa), y si hay una afluencia constante de nuevos hablantes de L2 durante Por muchas generaciones, las comunidades bilingües estables pueden existir durante siglos sin cambiar a ninguno de los idiomas. En otras palabras, una comunidad en la que se habla un segundo idioma simplificador no cambia automáticamente en su totalidad a ese idioma, perdiendo el otro (primer) idioma (s). E incluso cuando una comunidad bilingüe (eventualmente) cambia completamente a la lengua B, eso todavía no implica que la lengua A necesariamente se extinga. No todos los hablantes de la lengua A son necesariamente parte de la comunidad bilingüe que cambia a la lengua B, la lengua A puede tener su propia comunidad monolingüe en otro lugar y / o la lengua A puede hablarse en otras comunidades bilingües junto con las lenguas C o D. En resumen, si Cuando se produce un cambio de idioma, generalmente está precedido por un período de bilingüismo que puede continuar durante mucho tiempo dadas las circunstancias sociales adecuadas y los cambios de idioma no implican necesariamente la muerte del primer idioma.

    La mayoría de los grupos lingüísticos de pequeña escala en ISEA hoy en día son bilingües o multilingües con los grupos vecinos, por ejemplo, debido a intercambios matrimoniales o conexiones culturales. Las migraciones a pequeña escala de grupos de personas que se trasladan a diferentes lugares en la misma isla o en una isla vecina donde ya se hablaban otros idiomas han tenido lugar en tiempos históricos y todavía se están produciendo en la actualidad. Si las situaciones que aún se pueden observar hoy prevalecieron desde el Neolítico temprano en adelante, entonces debe haber habido miles o incluso millones de diferentes microcontextos socioculturales e históricos de contacto entre grupos de hablantes en ISEA, todos con sus propios caminos y efectos en el tiempo. De hecho, incluso un solo idioma puede haber tenido diferentes tipos y etapas de contacto, en diferentes lugares, como lo indican los rastros de diferentes estratos de contactos.

    Klamer (2012) es un estudio de caso en el que la lengua ancestral de la moderna Lamoholot y Alorese (dos lenguas MP estrechamente relacionadas que se hablan en Lesser Sunda) ha adquirido un conjunto de características tipológicas que se consideran típicas de las lenguas papúes de la región, incluido el post. -Predicar la negación, el marcado de los poseedores, el orden de ubicación de los sustantivos en las construcciones locativas, la presencia de una partícula de enfoque y la ausencia de una forma verbal pasiva. Esta “papuanización” del proto-Lamoholot tuvo lugar en la región de Flores-Lembata, en condiciones de contacto estable a largo plazo que involucró a preadolescentes que adquirieron las complejidades de las lenguas papú y MP y las fusionaron en un nuevo sistema.

    En una segunda fase, tras la migración de hablantes pre-aloresianos a la isla de Pantar y la separación que esto supuso de sus primos lamoholot, se produjeron una serie de cambios adicionales. Alorese contrasta drásticamente con Lamoholot en términos de complejidad morfológica. Donde Lamoholot tiene dos conjuntos de afijos de sujeto al verbo, Alorese se basa en pronombres libres con todos menos unos pocos verbos frecuentes que retienen prefijos de agentes fosilizados. Y donde Lamoholot tiene una serie de afijos derivacionales (algunos productivos, otros lexicalizados), Alorese no tiene morfología derivacional en absoluto: la reduplicación es su único proceso productivo de formación de palabras. Estas diferencias sugieren un proceso radical de simplificación morfológica en el paso de Lamoholot a Alorese. Los registros históricos indican que inicialmente solo había unas pocas comunidades de habla alorese en Pantar, y que eran demográficamente pequeñas y geográficamente dispersas. Para sobrevivir, habrían necesitado matrimonio y conexiones comerciales con los hablantes de las lenguas papúes del interior. La pérdida casi completa de morfología en Alorese probablemente se deba a los contactos con hablantes de lengua papú que usaban Alorese como segunda lengua. Esta hipótesis se confirma en un estudio experimental realizado por (Moro, en prensa) que investiga el uso de prefijos de concordancia entre sujetos en seis hablantes de lengua materna de Alorese y 12 hablantes de segunda lengua de Alorese. El estudio muestra que los hablantes de un segundo idioma cometen significativamente más errores que los hablantes del primer idioma, y ​​que solo tienen un marcador de acuerdo de sujeto predeterminado.

    3.3 La diversidad lingüística y el escenario de dispersión

    Los estudios de caso como los discutidos anteriormente ilustran un tipo de escenario de contacto multifásico que probablemente se haya desarrollado entre grupos de hablantes de idiomas MP y no MP en muchas partes de ISEA en diferentes etapas durante los últimos milenios. El contacto puede provocar la adición de funciones o la pérdida de ellas. Estos resultados opuestos del contacto reflejados en la diversidad lingüística y tipológica de la región son un recordatorio de la complejidad social y lingüística que debe haber existido entre grupos que habrían sido demográficamente igualmente estables e interdependientes de muchas maneras. Las diversas características de los lenguajes MP modernos sugieren que se han producido numerosos cambios, mezclas y desplazamientos a lo largo de la historia de ISEA, que involucran todo tipo de situaciones de contacto y migraciones imaginables, ocurriendo a lo largo de cientos de generaciones. Lo que definitivamente hacen no sugieren es el reemplazo rápido y total de idiomas por un número limitado de grupos de ancestros.

    Sin embargo, el hecho es que la mayor parte de ISEA hoy en día está habitada por hablantes de idiomas MP, mientras que hay muchos menos rastros de los idiomas no MP preexistentes. Esto se ha explicado por un escenario en el que los hablantes de MP dominaron a los hablantes anteriores que no eran de MP tecnológica, cultural, económica o de otro modo, de modo que estos últimos abandonaron sus idiomas y pasaron a utilizar los idiomas MP. Es probable que el predominio de hablantes de MP haya influido en la desaparición de cualquier lengua preexistente que no sea MP. Sin embargo, el dominio lingüístico no implica necesariamente conquista o reemplazo. Un grupo entrante puede llegar a dominar los idiomas locales preexistentes sin tener un número de hablantes significativamente mayor. Si el idioma entrante permite a estos hablantes extender su red más allá de su rango territorial tradicional y si estos hablantes quieren explotar esta posibilidad, entonces el idioma del recién llegado ganará popularidad y prestigio y se convertirá en una lengua franca. Si posteriormente se utiliza en una gama más amplia de contextos, puede convertirse en la primera lengua de la descendencia de los hablantes iniciales de la segunda lengua.

    Por ejemplo, en el pasado, los grupos de Negritos que no hablaban MP en las Filipinas han cambiado a idiomas MP, lo cual se desprende del léxico no MP que se ha conservado en estos idiomas (Reid, 1994). Sin embargo, el cambio de idioma no siempre es simplemente del idioma A al idioma B y puede involucrar múltiples capas, algunas de las cuales han dejado pocos rastros. Por ejemplo, se ha producido un cambio lingüístico prehistórico en Borneo, donde las lenguas MP Land Dayak de Borneo tienen sorprendentes similitudes léxicas y fonológicas en común con las lenguas no MP Aslian (Adelaar, 1995). Esto podría interpretarse como Land Dayak originado como resultado de un cambio de idioma de Aslian. Sin embargo, Adelaar argumenta que es más probable que tanto Land Dayak como Aslian tengan en común un sustrato de un tercera (no MP) idioma. Entonces, aquí, tenemos un cambio de los idiomas A a B más un cambio de los idiomas A a C, donde B sobrevive y comparte características con C, de modo que parece que los hablantes de C cambiaron a B, mientras que de hecho las características compartidas entre B y C provienen originalmente de A.

    Además, la región de ISEA es inmensa y las islas deben haber estado pobladas bastante escasamente cuando las primeras migraciones de hablantes de MP ocurrieron después de 4.500 pb, ya que se estima que la población mundial era de alrededor de 5 millones en ese momento (incluso hoy, con una población global población de más de 7 mil millones, muchas de las islas en ISEA están escasamente pobladas). En muchos casos, los hablantes de MP que migran pueden haberse asentado en islas previamente deshabitadas (partes de). Gran parte de la difusión de los idiomas MP no tiene por qué haber involucrado ningún contacto con hablantes que no lo son, y mucho menos el dominio o cambio del idioma.

    Además, a lo largo de los últimos milenios, las frecuentes erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis deben haber acabado con numerosos grupos de hablantes, tanto parlamentarios como no parlamentarios, sin dejar rastro de sus idiomas. 14 Las áreas que fueron despobladas como resultado de tales desastres naturales podrían haber sido repobladas por hablantes de MP entrantes de islas vecinas, dando lugar a la situación actual donde las lenguas en algunas regiones, especialmente en ISEA occidental, tienen muy pocos rastros de no MP Idiomas. En otras palabras, el hecho de que hoy en día la mayoría de los idiomas en ISEA sean de la familia MP no implica que los hablantes de MP siempre hayan desplazado o conquistado los idiomas no MP preexistentes.

    Hay muchos escenarios posibles para explicar la distribución actual de los lenguajes MP en gran parte de la región. Incluyen la superioridad económica o técnica (por ejemplo, la navegación marítima), o el dominio cultural, de los hablantes de MP, lo que lleva al desarrollo mencionado anteriormente, donde una lengua franca regional con el tiempo se usó en una gama más amplia de contextos y se nativizó. Sin embargo, también pueden haber involucrado prácticas matrimoniales donde las uniones entre parejas de diferentes orígenes lingüísticos conducen a la transferencia generacional de solo una de las lenguas de los padres. Ninguno de estos escenarios implica necesariamente grandes movimientos de población.

    Al mismo tiempo, no debe olvidarse que hay docenas de lenguajes MP y no MP que han coexistido en espacios relativamente pequeños durante muchos cientos, quizás miles de años. Hay numerosos casos en el este de Indonesia donde los parlamentarios y no parlamentarios llegaron a compartir ciertas islas hasta el día de hoy, y han vivido en una coexistencia pacífica a largo plazo, sobreviviendo ambos tipos de idiomas. Este no es solo el caso de Nueva Guinea, sino también, por ejemplo, en Timor, donde el suroeste es MP y el noreste es no MP Alor y Pantar, donde el idioma de MP Alorese se habla en zonas costeras, rodeado por docenas de idiomas que no son MP en Halmahera donde el sur es MP y el norte es no MP y en Makian donde en la costa este se habla el idioma MP Taba y en la costa oeste no MP Moi (Holton & Klamer, 2017 ). Un escenario simple donde los lenguajes MP generalmente han dominado y / o borrado los lenguajes anteriores que no eran MP en ISEA no explica estos enclaves que no son MP. Es importante mencionar esto, ya que la literatura sobre la dispersión austronesia tiende a adoptar una visión macro de ISEA donde la compleja situación lingüística de ISEA oriental se pasa por alto o se minimiza, 15 por lo que se pierden pistas cruciales en la reconstrucción del pasado lingüístico de la región.

    La hipótesis de que los hablantes de MP dominaron demográficamente a los grupos que no son MP tampoco explica el hecho de que hay muchos idiomas que no son MP en el este de ISEA que recogieron ciertas características distintivas de MP, como una distinción pronominal entre plural inclusivo y exclusivo o un encabezado -orden de palabras inicial (Klamer et al., 2008). Esto sugiere situaciones de dominio y mezcla lingüística donde el idioma dominante no era MP (McWilliam, 2007). En conclusión, el hecho de que hoy en día la mayoría de los idiomas en ISEA sean MP probablemente se deba a muchas razones diferentes, el cambio de idiomas que no son MP es solo uno de ellos.Si nos centramos en investigar las diferencias entre los lenguajes MP en lugar de en lo que tienen en común, se encontrarán muchas variaciones tanto en su vocabulario como en su gramática. Es esta variación la que merece una mayor investigación.

    Para el escenario de dispersión agrícola / lingüística, una visión variacionista implica que (1) es muy poco probable que los antepasados ​​de los grupos lingüísticos de MP de bajo nivel en ISEA vinieran con un número identificable de migraciones que se pueden definir histórica y geográficamente (2) Es más probable que los grupos lingüísticos de MP de bajo nivel hayan crecido a partir de múltiples migraciones diferentes, en varias direcciones, de probablemente pequeños grupos de personas en varios períodos de tiempo y (3) no hay razón para suponer que los procesos por los cuales los inmigrantes MP Los idiomas que se establecieron en ISEA implicó un rápido “reemplazo” de los habitantes originales y sus idiomas que no eran MP. Más bien, es más probable que haya involucrado períodos milenarios de secuencias de desastres y migraciones y, a menudo, un contacto multilingüe o bilingüe intenso y estable.


    Discusión

    Nuestros resultados aportan nueva información sobre la dispersión de Austronesian hacia el oeste a través del Océano Índico. Mostramos que el linaje materno clave B4a1a1b, el llamado motivo malgache, tiene una edad de coalescencia (1.500-1.800 años AP) anterior o muy temprano durante el período de llegada de los austronesios a las islas costeras de Madagascar y las Comoras de África oriental ( tabla 1 y tabla complementaria S4, Material complementario en línea y fig.1). Esta estimación de edad proporciona algún apoyo temporal para la aparición del motivo malgache en la isla del sudeste asiático (también de acuerdo con el hecho de que la expansión demográfica es anterior a la expansión geográfica). Aunque permanece sin ser detectado en la población de Banjar, dejando su fuente de población en ISEA desconocida (tabla complementaria S3, Material complementario en línea), su contribución reciente detectada en este estudio (siglo XIX) de una población sin mezcla africana implica que probablemente aún debería existir. en algún lugar de ISEA.

    La ausencia de B4a1a1b en Banjar es sorprendente ya que representa el linaje materno asiático más frecuente en Madagascar (22%, Razafindrazaka et al.2010 Cox et al.2012), y considerando los vínculos culturales, lingüísticos y genéticos entre Banjar y Madagascar / Poblaciones de Comoras (Adelaar 1989, 2017 Beaujard 2012a, 2012b Brucato et al.2016, 2018), se esperaba que este linaje estuviera presente en la población parental asiática (los Banjar). Su ausencia puede sugerir que el principal linaje materno austronesio (B4a1a1b) encontrado en el WIO puede no haberse originado en la población Banjar. Sin embargo, un origen del motivo malgache in situ en Madagascar o las Comoras después de la llegada de los portadores del motivo polinesio también es poco probable (Razafindrazaka et al.2010), ya que requiere que 1) dos mutaciones (1.473 y 3.423) surgieron en Madagascar en los últimos 1300-1000 años (Brucato et al. 2018), 2) se difundió en grupos de población en toda la isla, y 3) el precursor del motivo malgache (el motivo polinesio), luego desapareció de estas poblaciones.

    Este linaje “perdido” en el sudeste de Borneo 1) puede haberse perdido en Indonesia debido a la deriva genética en poblaciones de islas pequeñas o 2) puede pasar desapercibido debido a la menor cobertura de muestreo en Borneo en comparación con otras regiones estudiadas. Como se sugirió anteriormente (Razafindrazaka et al. 2010 Cox et al. 2012 Kusuma et al. 2015), el motivo puede haber surgido en el este de Indonesia, donde el motivo polinesio, su precursor inmediato, está restringido geográficamente, y luego introducido en el gen Banjar. piscina. Esto puede haber ocurrido durante las actividades comerciales a larga distancia y la mezcla entre las poblaciones regionales de ISEA favorecidas por el surgimiento de los reinos hindúes malayos, como Śrīvijaya (siglos VI al XIII), que desarrolló el puesto comercial de Banjarmasin en el sureste de Borneo (Ras 1968 Beaujard 2012a Brucato et al. .2017). Esta entrada del este de Indonesia en el sudeste de Borneo Banjar encuentra algo de apoyo en el hecho de que los banjar son una de las raras poblaciones en el oeste de Indonesia, junto con el nómada marino Bajo de Borneo, para llevar el motivo polinesio (tabla complementaria S3, Material complementario en línea , Tumonggor et al.2013 Kusuma et al.2015, 2017), demostrando su conexión previa con los indonesios orientales.

    En el borde del Océano Índico al oeste de la isla del sudeste asiático (sudeste asiático continental y el subcontinente indio), notamos la ausencia del motivo polinesio o cualquiera de sus subclados (fig. 1). Esto sugiere que la población austronesia que trajo el subclade B4a1a1b del motivo polinesio al WIO (por ejemplo, a Madagascar) no dejó rastros genéticos detectables en el borde norte del Océano Índico, de acuerdo con la ausencia de flujo genético de Indonesia a esta región como se infiere de datos recientes de todo el genoma (Brucato et al.2017). Aún no está claro si esto se debe a que las poblaciones indonesias restringen sus interacciones en estas regiones al comercio y / o actividades culturales, o a que los comerciantes indonesios utilizaron una ruta más directa a través del Océano Índico para cubrir los 7.500 km entre Indonesia y Madagascar y las Comoras. , lo cual es posible en base a los patrones climáticos de las corrientes oceánicas y los monzones (Fitzpatrick y Callaghan 2008). Ambos escenarios merecen un estudio más a fondo.

    Por primera vez, observamos el motivo malgache fuera de Madagascar, en un individuo de África Oriental (Somalia) y dos de la Península Arábiga del Sur (Yemen). Hasta la fecha, una presencia austronesia a largo plazo en la región del Océano Índico Occidental solo se ha apoyado en los territorios insulares de Madagascar y las Comoras y es muy tenue en el continente africano y la Península Arábiga, desde el punto de vista genético (Brucato et al.2017, 2018 ), perspectivas históricas (Beaujard 2012a, 2012b) y arqueológicas (Crowther et al.2016). Nuestros resultados sugieren un impacto claro, pero limitado, del aporte genético austronesio en estas regiones de África Oriental y del Sur de Arabia (0.02%, 3 de 14,461 individuos del marcador clave austronesio de ADNmt, hasta alrededor del 1% cuando se considera toda la señal autosómica asiática), pero deja abierta la cuestión de su origen.

    Al considerar el componente asiático en el ADN autosómico, más allá del hecho de que no se detecta más del 1% del sustrato asiático en África Oriental / Arabia (figura 2 y figura suplementaria S3, Material complementario en línea), los tres nuevos portadores de motivos malgaches mostró un patrón más complejo. Para dos individuos (Y115 y S25), es probable que haya una herencia de individuos malgaches antes de finales del siglo XVIII y potencialmente mucho antes. Para el otro individuo (Y270), el flujo de genes más reciente a fines del siglo XIX de una fuente de población diferente (probablemente con ascendencia asiática primaria) parece ser la explicación más parsimoniosa (figuras 2 y 3 y tabla 2).

    Este patrón complejo de entrada genética asiática sugiere que estos tres individuos obtuvieron su ascendencia genética asiática a partir de dos procesos o eventos diferentes, a través de una entrada asiática primaria y secundaria a la costa de África Oriental y la Península Arábiga del Sur. Esto involucró al menos dos fuentes de población diferentes: una población mixta africana-asiática (por ejemplo, potencialmente de Madagascar) para el evento de mezcla más antiguo y una población sin mezcla africana como la fuente del evento de mezcla más reciente. Estos dos eventos probablemente tuvieron lugar durante el último milenio con la intensificación de la red comercial del Océano Índico entre África, Oriente Medio y Asia, lo que llevó al intercambio de ideas, bienes y personas (Beaujard 2012a, 2012b Brucato et al.2017). , la llegada de los austronesios a la región del Océano Índico occidental alrededor de los siglos VIII al XIII d.C., y el desarrollo del corredor Swahili (desde el sur de Somalia en el norte hasta el archipiélago de las Comoras, Madagascar y Mozambique central en el sur Horton 1987 Brucato et al.2018).

    Aunque la herencia asiática para dos personas (Y115 y S25) puede reflejar el desarrollo de puestos comerciales por parte de los comerciantes árabes en la región de África oriental y la deportación de esclavos africanos hacia el norte, a Arabia y Asia meridional (Hellenthal et al.2014 Blench 2014 Brucato et al. 2017), no podemos rechazar un origen más antiguo del período austronesio temprano. La ascendencia asiática del otro individuo (Y270) representa un patrón diferente con un origen probable en la isla del sudeste asiático, lo que podría explicarse por la aparición de varios sultanatos en los siglos XV al XVI d.C. en África Oriental y en ISEA (Beaujard 2012b). . Las comunidades de la diáspora esparcidas por el borde del Océano Índico pueden haber desempeñado un papel importante para desarrollar las actividades comerciales y también para mantener el contacto con su tierra natal (Beaujard 2012b). La comunidad Hadrami de Hadramawt en el sureste de Yemen, a la que pertenece el individuo yemení (Y270), surge como una causa plausible para reconciliar los diferentes orígenes geográficos y temporales de la herencia asiática que se encuentra en los tres individuos yemeníes y somalíes. La diáspora Hadrami, establecida en las Comoras a finales del primer milenio (Beaujard 2012b) en el sur de Asia (Gujarat en la India) y en la isla del sudeste asiático (Malaca en Malasia) desde el comienzo del segundo milenio, participó en actividades comerciales entre África, Oriente Medio y Asia. A pesar de las estrictas reglas del matrimonio intracomunitario, la mezcla con la población local era frecuente, ya que los hombres podían elegir a su novia entre las poblaciones locales africanas y asiáticas (Boxberger 2002). En el siglo XIX, algunos Hadramis económicamente exitosos (es decir, de Singapur y Hyderabad, y otros lugares de la diáspora) regresaron a su tierra natal en Yemen trayendo de vuelta a su familia mixta (Manger 2010).

    El patrón emergente es que las actividades comerciales y las comunidades de la diáspora pueden haber favorecido la mezcla genética a pequeña escala a través del contacto directo entre regiones distantes y poblaciones de la Península Arábiga, África y las islas del sudeste asiático, y que estas involucraron a poblaciones indonesias portadoras de este peculiar linaje materno, el Motivo malgache B4a1a1b.


    Dispersión del pueblo austronesio por el Pacífico - Historia

    Este es el primero de tres artículos interesantes que aparecen antes de la impresión en Antropología actual. Peter Bellwood analiza la difusión de la agricultura en el Pacífico a partir de sus dos fuentes (China, incluido Taiwán, y las tierras altas de Nueva Guinea).

    Antropología actual http://www.jstor.org/stable/full/10.1086/658181

    La historia de la población del Holoceno en la región del Pacífico como modelo para la dispersión mundial de productores de alimentos

    La prehistoria del Pacífico (excluida Australia) desde 3000 a. C. refleja los impactos de dos regiones de origen para la producción de alimentos: China desde el Yangzi hacia el sur (incluido Taiwán) y el Pacífico occidental (especialmente las tierras altas de Nueva Guinea). Los registros lingüísticos (Austronesio, Trans & # 8211Nueva Guinea), bioantropológicos / genéticos humanos y arqueológicos neolíticos llevan señales de expansión de estas dos regiones de origen. Una consideración combinada de los resultados multirregionales dentro de las tres disciplinas (arqueología, lingüística y biología) ofrece una perspectiva histórica que nunca se obtendrá de una disciplina o una sola región. El proceso fundamental del comportamiento humano involucrado en tal expansión (dispersión de la población vinculada a aumentos en el tamaño de la población humana) es significativo para explicar la propagación temprana de la producción de alimentos y las familias lingüísticas en muchas partes del mundo. Este artículo se ocupa principalmente del registro arqueológico de la expansión de los primeros productores de alimentos, las lenguas austronesias y las tecnologías neolíticas a través de Taiwán hacia el norte de Filipinas como una etapa temprana de lo que se convertiría en la mayor dispersión de una población etnolingüística en la historia mundial antes de d. C. 1500.

    1 comentario:

    "Una consideración combinada de los resultados multirregionales dentro de las tres disciplinas (arqueología, lingüística y biología) ofrece una perspectiva histórica que nunca se obtendrá de una disciplina o una sola región".

    Y creo que la perspectiva que surge se puede aplicar mucho más ampliamente cuando se trata de comprender otras regiones donde la evidencia es más oscura.

    "La prehistoria del Pacífico (excluida Australia) desde 3000 a. C. refleja los impactos de dos regiones de origen para la producción de alimentos: China desde el Yangzi hacia el sur (incluido Taiwán) y el Pacífico occidental (especialmente las tierras altas de Nueva Guinea)".

    Las personas de habla austronesia que se trasladaron al este desde el sudeste asiático eran una población híbrida. Y he afirmado durante mucho tiempo que Y-hap O se extendió 'desde el Yangzi hacia el sur'. Muchos han estado en desacuerdo, pero aparentemente no los autores de este artículo. No necesariamente reclamaría un origen de & # 39New Guinea Highlands & # 39 para todos los demás Y-haps. C2, por ejemplo, probablemente sea del sur de Wallacea.


    ¿Qué es la Expansión Austronesia?

    La migración masiva de pueblos de habla austronesia hace miles de años todavía tiene un impacto en los países modernos de la región del Indo-Pacífico y más allá.

    Alrededor del 3000 a. C., una migración masiva impulsada por el crecimiento de la población se lanzó desde la costa de la actual Taiwán. Los migrantes cruzaron los océanos del Indo-Pacífico durante cientos de años para establecerse en el sudeste asiático, Oceanía y Madagascar, y algunos historiadores estimaron que viajaron hasta América. Conocido como la Expansión Austronesia, este evento difundió el idioma, la cultura y la tecnología de los pueblos de habla austronesia a nuevas partes del mundo y cambió la demografía y el entorno de estas áreas de forma permanente en formas que todavía se pueden presenciar en la actualidad.

    La teoría dominante de la Expansión Austronesia comienza en Taiwán, acertadamente llamada la teoría "Fuera de Taiwán". Según este modelo, atribuido al arqueólogo Peter Bellwood y al lingüista Robert Blust alrededor de 1980, los pueblos indígenas taiwaneses navegaron por primera vez desde Taiwán a las islas del norte de Filipinas alrededor del 3000 a. C., solo 1000 años después de haber emigrado de China continental a Taiwán. Para facilitar esta migración a gran escala, los austronesios desarrollaron nuevas tecnologías de navegación y métodos de navegación que todavía se utilizan en la actualidad. Esto les permitió viajar largas distancias a través del Indo-Pacífico y más allá, instalándose en islas y continentes en todos los hemisferios.

    Una réplica de un trimarán de vela tradicional austronesio. Göran Höglund.

    Desde Luzón, un grupo de migrantes se trasladó más al sur para cubrir el resto de Filipinas, Borneo e Indonesia, mientras que otros se trasladaron al sudeste asiático hacia el oeste y llegaron hasta Madagascar. Alrededor del 1500 a. C., otro grupo se trasladó al este para asentarse en las pequeñas islas del Pacífico. 500 años después, los austronesios se convirtieron en las primeras personas en establecerse en las remotas islas de Palau y Yap en Oceanía y continuaron hacia el sur hasta las áreas que rodean las Islas Salomón.

    Mapa de expansión austronesia.

    Evidencia de apoyo para la teoría "fuera de Taiwán"

    La mayor parte de la evidencia que respalda la expansión austronesia es lingüística. A fines de la década de 1970, el lingüista Robert Blust de la Universidad de Hawai defendió la teoría dividiendo los grupos lingüísticos proto-austronesios en subdivisiones y vinculando estas divisiones con Taiwán. Cada subgrupo de lenguas proto-austronesias se creó en diferentes etapas de la migración, a medida que nuevos grupos se trasladaban a nuevas islas y se establecían allí. Blust también vinculó ciertas palabras en los diversos idiomas austronesios con las condiciones ambientales en Taiwán, refutando la suposición anterior de que los idiomas austronesios se originaron en Vietnam o Camboya.

    Mapa que muestra la distribución de los subgrupos de lenguas austronesias

    La teoría "Fuera de Taiwán" despertó un interés generalizado en todas las ciencias. Los estudios arqueológicos de la región del Indo-Pacífico agregaron más evidencia para respaldar el camino de la migración. Los científicos atribuyeron la introducción de cerdos, pollos y ratas del Pacífico a la Expansión Austronesia, así como a varias especies de plantas: morera de papel, taro y cocos. En busca de evidencia de que los austronesios llegaron a las costas de América del Sur, los científicos rastrearon el viaje de la batata desde Taiwán (aunque esta evidencia no es concluyente). Las excavaciones en las islas también han descubierto estilos de cerámica y piedras similares que se originan en Taiwán, lo que proporciona más evidencia para la teoría.

    Los estudios iniciales en genética amenazaban con cuestionar la teoría, ya que el análisis de las poblaciones modernas no respaldaba el argumento del origen taiwanés. Sin embargo, estudios recientes de fósiles han producido evidencia genética de la migración taiwanesa para respaldar la fuerte evidencia en otros campos. Según el estudio, que comparó secuencias genómicas de diferentes grupos:

    “El análisis filogenético bayesiano nos permite reconstruir una historia de los primeros austronesios que llegaron a Taiwán en el norte hace ∼6.000 años, se extendieron rápidamente hacia el sur y abandonaron Taiwán hace ∼4.000 años para extenderse por toda la isla del sudeste asiático, Madagascar y Oceanía”.

    Primeros austronesios: dentro y fuera de Taiwán por Albert Min-Shan Ko et al.

    El impacto de la expansión austronesia

    La Expansión Austronesia es una de las migraciones masivas más importantes de la época. A medida que los pueblos de habla austronesia colonizaron nuevas islas, difundieron su idioma y cultura, formando las bases de los idiomas modernos y las tradiciones culturales de cada región. Hoy en día, el grupo lingüístico austronesio es el quinto más grande del mundo, hablado por casi 400 millones de personas en muchas islas pequeñas del océano.

    Los migrantes difundieron el arte y la tecnología, en particular la tecnología de la navegación, así como cultivos y animales domésticos que se convirtieron en elementos básicos de la isla en las áreas que fueron introducidas. Los austronesios también fueron los primeros en establecerse y poblar islas remotas que hoy están dominadas por pueblos de habla austronesia. Algunos historiadores sugieren que el impacto de esta migración es incluso mayor de lo que tenemos evidencia, ya que la evidencia lingüística y arqueológica de asentamientos en Europa, África y América puede haber sido borrada con el tiempo.


    Adelaar, K. A. (1989). Influencia malaya en malgache: implicaciones lingüísticas e históricas culturales.Lingüística oceánica 28: 1–46.

    Adelaar, K. A. (1994). La historia de cosas, animales, personas y conceptos relacionados en malayo. En Pawley, A. K. y Ross, M. D. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 1–20.

    Bellwood, P. (1979).La conquista del Pacífico por el hombre: la prehistoria del sudeste asiático y Oceanía, Oxford University Press, Nueva York.

    Bellwood, P. (1985).Prehistoria del archipiélago indo-malayo, Academic Press, Sydney, Australia.

    Bellwood, P. (1991). La dispersión austronesia y el origen de las lenguas.Científico americano 265: 88–93.

    Bellwood, P. (1994). Punto de vista de un arqueólogo sobre las relaciones lingüísticas entre las macrofamilias.Lingüística oceánica 33: 391–406.

    Benedicto, P. K. (1942). Tailandés, kadai e indonesio: una nueva alineación en el sudeste asiático.Antropólogo estadounidense 44: 576–601.

    Benedicto, P. K. (1967).Lengua y cultura austro-tailandesas, con un glosario de raíces, Prensa de Archivos del Área de Relaciones Humanas, New Haven.

    Benedict, P. K. (1990).Japonés / Austro-Tai, Karoma, Ann Arbor.

    Blust, R. (1970). Addenda proto-austronesia.Lingüística oceánica 9: 104–162.

    Blust, R. (1972). Nota sobre PAN * qa (R) (CtT) a "forasteros, gente extraterrestre".Lingüística oceánica 11: 166–171.

    Blust, R. (1973). Adiciones a las “adiciones proto-austronesias” y las “adiciones proto-oceánicas con cognados en lenguas austronesias no oceánicas” -II.Documentos de trabajo en lingüística 5: 33–61. (Publicado por el Departamento de Lingüística de la Universidad de Hawái, Honolulu.)

    Blust, R. (1974).La hipótesis de eliminación de vocales de Proto-North Sarawak. Doctor. disertación, Universidad de Hawaii, Honolulu.

    Blust, R. (1976). Historia de la cultura austronesia: algunas inferencias lingüísticas y sus relaciones con el registro arqueológico.Arqueología mundial 8: 19–43.Reimpreso con adiciones menores en NUSA3: 25-37 (1977) y en van de Velde, P. (ed.), (1984),Indonesia prehistórica: un lector, Dordrecht, Holanda, págs. 217–241.

    Blust, R. (1977). Los pronombres proto-austronesios y el subgrupo austronesio: un informe de progreso.Documentos de trabajo en lingüística 9: 1–15.

    Blust, R. (1978). Malayo-polinesio oriental: un argumento de subgrupos.Lingüística del Pacífico C61: 181–234.

    Blust, R. (1980a). Organización social austronesia temprana: la evidencia del lenguaje.Antropología actual 21: 205–247 (con comentarios y respuesta).

    Blust, R. (1980b). Etimologías austronesias.Lingüística oceánica 19: 1–181.

    Blust, R. (1981). Evidencia lingüística de algunos tabúes austronesios tempranos.Antropólogo estadounidense 83: 285–319.

    Blust, R. (1982). El valor lingüístico de la línea Wallace.Bijdragen tot de Taal-, Land- en Volkenkunde 138: 231–250.

    Blust, R. (1983). Una clave lingüística para el mundo espiritual austronesio temprano. Discurso de apertura presentado en la Tercera Conferencia Este sobre Lingüística Austronesia, Universidad de Ohio, Athens, Ohio, 6 al 7 de mayo de 1983. Manuscrito inédito, 96 págs.

    Blust, R. (1983/1984). Etimologías Austronesias-II.Lingüística oceánica 22/23: 29–149.

    Blust, R. (1984/1985). La patria austronesia: una perspectiva lingüística.Perspectivas asiáticas 26: 45–67.

    Blust, R. (1986). Etimologías austronesias-III.Lingüística oceánica 25: 1–123.

    Blust, R. (1986/87). Historia de la lengua y la cultura: dos estudios de caso.Perspectivas asiáticas 27: 205–227.

    Blust, R. (1987). Reconstrucción léxica y reconstrucción semántica: el caso de las palabras "casa" austronesias.Diacrónica 4, 1-2: 79–106.

    Blust, R. (1988). Contribuciones de Dempwolff a la lingüística austronesia.África und übersee 71: 90–96.

    Blust, R. (1989). Etimologías austronesias-IVLingüística oceánica 29: 111–180.

    Blust, R. (1993a). Malayo-polinesio central y centro-oriental.Lingüística oceánica 32: 241–293.

    Blust, R. (1993b). Términos hermanos austronesios e historia cultural.Bijdragen tot de Taal-, Landen Volkenkunde 149: 22–76 (también publicado en Pawley y Ross, 1994, págs. 31–72).

    Blust, R. (1994). El asentamiento austronesio del sudeste asiático continental. En Adams, K. L. y Hudak, T. J. (eds.), Artículos de la Segunda Reunión Anual de la Sociedad Lingüística del Sudeste Asiático, Programa de Estudios del Sudeste Asiático, Universidad Estatal de Arizona, Tempe, págs. 25–83.

    Blust, R. (1995). La posición de las lenguas aborígenes de Formosa: método y teoría en la lingüística comparada austronesia. En Li, P. J. K., Ho, D. A. y Tseng, C. Y. (eds.),Simposio internacional sobre estudios austronesios relacionados con Taiwán, Actas, Instituto de Historia y Filología, Academia Sinica, Taipei s (en prensa).

    Blust, R. (1996). Más allá de la patria austronesia: la hipótesis austriaca y sus implicaciones para la arqueología.Transacciones de la American Philosophical Society (en prensa).

    Blust, R. (en prensa).Lenguas austronesias, Cambridge Language Surveys, Cambridge University Press, Cambridge, Inglaterra.

    Cauquelin, J. (1991).Dictionnaire Puyuma-Francais, Textes et Documents Nousantariens, école Francaise d'ExtrÊme-Orient, París.

    Chang, K. C. (1957). Yuanshan chutu de yi ke ren chi.Kaogu Renlei Xuekan 9, 10: 146–47 (citado en Sagart, 1994).

    Chang, K. C. (1986).La arqueología de la antigua China (4ª ed.), Yale University Press, New Haven.

    Chang, K. C. (1989). Arqueología de Taiwán en perspectiva del Pacífico. En Chang, K. C., Li, K. C., Wolf, A. P. y Yin, A. C. (eds.),Estudios antropológicos del área de Taiwán: logros y perspectivas, Universidad Nacional de Taiwán, Taipei, págs. 87–97.

    Chen, C. L. (1988).Cultura material de los aborígenes de Formosa (3ª ed.), Southern Materials Center, Inc., Taipei.

    Chowning, A. (1991). Cultura proto-oceánica: la evidencia de Melanesia. En Blust, R. (ed.),Currents in Pacific Linguistics: Papers on Austronesian Languages ​​and Linguistics in Honor of George W. Grace, Pacific Linguistics C-117, págs. 43–75.

    Cole, F.-C. (1968).Las tribus salvajes del distrito de Davao, Mindanao. Publicación 170 del Museo Field de Historia Natural, Serie Antropológica 12 (2). Chicago. (Publicado originalmente en 1913).

    Collins, J. T. y Novotny, R. (1991). Etimología, entomología y nutrición: otra palabra de Pigafetta.Cakalele 2: 123–132.

    Crowley, T (1994). Proto, ¿quién bebió kava? En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 87-100.

    Dahl, O. C. (1976).Proto-austronesio, 2ª ed., Monografía del Instituto Escandinavo de Estudios Asiáticos, 15, Curzon Press, Londres.

    Daniels, J. y Daniels, C. (1993). La caña de azúcar en la prehistoria.Arqueología en Oceanía 28: 1–7.

    Darlington, P. J., Jr. (1980).Zoogeografía: la distribución geográfica de los animales, Robert E. Krieger, Huntington, Nueva York. (Publicado originalmente en 1957).

    Dempwolff, O. (1934-1938).Vergleichende Lautlehre des Austronesischen Wortschatzes. Zeitschrift für Eingeborenen-Sprachen. (1) Induktiver Aufbau einer Indonesischen Ursprache,15 (1934) (2) Deduktive Anwendung des Urindonesischen auf Austronesische Einzelsprachen,17 (1937) (3) Austronesisches Wörterverzeichnis,19 (1938). Dietrich Reimer, Berlín.

    Dixon, R. B. (1932). El problema del boniato en la Polinesia.Antropólogo estadounidense 34: 40–66.

    Doran, E., Jr. (1971). La balsa de vela como gran tradición. En Riley, C. L., Kelley, J. C., Pennington, C. W. y Rands, R. L. (eds.),El hombre al otro lado del mar: problemas de los contactos precolombinos, University of Texas Press, Austin, págs. 115-138.

    Doran, E., Jr. (1981).Wangka: orígenes de la canoa austronesia, Prensa de la Universidad de Texas A & ampM, College Station, Texas.

    Dutton, T. (1994). Sagú y elementos relacionados en el vocabulario austronesio temprano. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 101-125.

    Dyen, I. (1956). Teoría de la distribución lingüística y la migración.Idioma 32: 611–26.

    Dyen, I. (1965).Una clasificación léxicoestadística de las lenguas austronesias. Revista Internacional de Lingüística Estadounidense 31 (1) Memorias 19. Waverly Press, Baltimore.

    Ferrell, R. (1969).Grupos aborígenes de Taiwán: problemas de clasificación cultural y lingüística. Instituto de Etnología, Academia Sinica, Monografía 17, Nankang, Taipei.

    Fischer, J. L. (con la ayuda de Fischer, A. (M). (1970).Las Carolinas orientales, Prensa de Archivos del Área de Relaciones Humanas, New Haven.

    Forster, J. R. (1778).Observaciones realizadas durante un viaje alrededor del mundo, Londres.

    Fox, J. J. (1984/1985). Posibles modelos de organización social austronesia temprana.Perspectivas asiáticas 26: 35–44.

    Fox, J. J. (1994). Quién es quién en la generación de Ego: sondeando la semántica de la clasificación de parentesco malayo-polinesio. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 127-139.

    Frazer, J. G. (1960).La rama dorada: un estudio sobre magia y religión (Edición abreviada de 1 volumen), Macmillan, Nueva York. (Publicado originalmente en 1922.)

    Friedman, J. (1981). Notas sobre la estructura y la historia de Oceanía.Gente 23: 275–295.

    Garvan, J. M. (1964).Los Negritos de Filipinas, ed. por H. Hochegger. Wiener Beiträge zur Kulturgeschichte und Linguistik 14, Berger, Viena.

    Geraghty, E. (1990). Proto-Eastern Oceanic * R y sus reflejos. En Davidson, J. H. C. S. (ed.),Idiomas de las islas del Pacífico: ensayos en honor a G. B. Milner, Universidad de Londres, Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Londres, págs. 51–93.

    Geurtjens, H. (1921).Woordenlijst der Keieesche taal, Verhandelingen van het Bataviaasch Genootschap van Kunsten en Wetenschappen 63, Nijhoff, La Haya.

    Grace, G. W. (1969). Una lista de buscadores de Proto-Oceanic.Documentos de trabajo en lingüística 1: 39–84. Departamento de Lingüística, Universidad de Hawaii, Honolulu.

    Grace, G. W. (1985). Subgrupos oceánicos: retrospectiva y prospección. En Pawley, A. y Carrington, L. (eds.),Lingüística Austronesia en el XV Congreso de Ciencias del Pacífico, Pacific Linguistics C-88, págs. 1-18.

    Green, R. (1979). Lapita. En Jennings, J. D. (ed.),La prehistoria de la Polinesia, Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, págs. 27–60.

    Green, R. (1994).Patrones de asentamientos oceánicos y sociedad: una perspectiva lingüística y arqueológica. Manuscrito inédito, 37 págs.

    Greenberg, J. H. (1957). El problema de los subgrupos lingüísticos. En Greenberg, J. H.Ensayos en lingüística, The University of Chicago Press, Chicago, págs. 46–55.

    Hage, P. y Harary, F. (1995).Redes de islas, Cambridge University Press, Cambridge. Inglaterra. (en prensa).

    Harrisson, T. (1959).Mundo interior: una historia de Borneo, The Cresset Press, Londres.

    Hayden, B. (1983). Características sociales de los primeros colonizadores austronesios.Boletín de la Asociación de Prehistoria del Indo-Pacífico 4: 123–134.

    Hicks, D. (1976).Tetum Ghosts and Kin: trabajo de campo en una comunidad del este de Indonesia, Exploraciones en Etnología Mundial. Mayfield Publishing Co., Palo Alto.

    Hose, C. y McDougall, W. (1912).Las tribus paganas de Borneo (2 vols.), Macmillan, Londres.

    Houtman, F. de. (1603).Spraeck ende Woord-Boeck, Inde Maleysche ende Madagaskarsche Talen met vele Arabische ende Turcsche Woorden. Amsterdam.

    Ivens, W. G. (1972) [1927].Melanesios del sureste de las Islas Salomón, Benjamin Blom, Inc., Nueva York. (Publicado originalmente en 1927.)

    Josselin de Jong, J. P. B. de. (1977). El archipiélago malayo como campo de estudio etnológico. En de Josselin de Jong, P. E. (ed.),Antropología estructural en los Países Bajos, un lector, Koninklijk Instituut voor Taal, Land- en Volkenkunde Translation Series, 17, Nijhoff, La Haya, págs. 166–182. (Publicado originalmente en 1935.)

    Kahlenberg, M. H. (1977).Tradiciones textiles de Indonesia, Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, Los Ángeles.

    Kern, H. (1889). Taalkundige gegevens ter bepaling van het stamland der Maleisch-Polynesische volken.Verslagen en Mededeelingen der Koninklijke Akademie van Wetenschappen, afdeeling Letterkunde,3: 270–287. Reimpreso enVerspreide Geschriften 6: 105–120 (1917).

    Kirch, P. V. (1988a). Problemas y cuestiones en la arqueología lapita. En Kirch, P. V. y Hunt, T. L. (eds.),Arqueología del complejo cultural Lapita: una revisión crítica, Informe de investigación 5 del Museo del Estado de Washington, Thomas Burke Memorial, Museo Burke, Seattle, págs. 157–165.

    Kirch, P. V. (1988b). El sitio de Talepakemalai Lapita y la prehistoria oceánica.Investigación geográfica nacional 4: 328–342.

    Kroeber, A. L. (1919). Parentesco en Filipinas.Artículos antropológicos del Museo Americano de Historia Natural 19: 69–84.

    Lebar, F. M. (ed. Y compilador). (1972).Grupos étnicos del sudeste asiático insular 1:Indonesia, las islas Andaman y Madagascar, Prensa de Archivos del Área de Relaciones Humanas, New Haven.

    Lebar, F. M. (ed. Y compilador). (1975).Grupos étnicos del sudeste asiático insular 2:Filipinas y Formosa, Prensa de Archivos del Área de Relaciones Humanas, New Haven.

    Lévi-Strauss, C. (1969).Las estructuras elementales del parentesco (traducción de J. H. Bell, J. R. von Sturmer y R. Needham), Beacon Press, Boston.

    Li, P. J. K. (1993). Las canciones rituales de Pashta? Ay en Saisiyat revisadas.Boletín del Instituto de Historia y Filología, Academia Sinica 64.4: 891–933. (En chino, con un resumen en inglés).

    Li, P. J. K. (1994). Algunos nombres de plantas en idiomas formosanos. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 241–266.

    Lichtenberk, F. (1986). Liderazgo en la sociedad proto-oceánica: evidencia lingüística.Revista de la Sociedad Polinesia 95: 341–356.

    Lichtenberk, F. (1994). Lo crudo y lo cocido: términos Proto Oceanic para la preparación de alimentos. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 267–288.

    Ling, M. (1960). Tela de corteza en Taiwán y las áreas circundantes del Pacífico.Boletín del Instituto de Etnología, Academia Sinica,9: 313–360. (En chino).

    Lynch, J. (1991). Cerdos y perros en la isla de Melanesia. En Pawley, A. (ed.),Hombre y medio: ensayos sobre antropología y etnobiología del Pacífico en honor a Ralph Bulmer, The Polynesian Society, Auckland, Nueva Zelanda, págs. 421–432.

    Mahdi, W. (1994). Algunas protoformas inconformistas austronesias con implicaciones históricas culturales.Lingüística oceánica 33: 167–229.

    Marschall, W. (1968). Metalurgie und frühe Besiedlungsgeschichte Indonesiens. En Fröhlich, W. (ed.),Beiträge zur Völkerkunde Südostasiens und Ozeaniens, Ethnologica 4, Brill, Köln, págs. 29-263.

    Marshall, M. (1984). Patrones estructurales de clasificación de hermanos en Oceanía.Antropología actual 25: 597–637 (con comentarios y respuesta).

    McManus, E. G. (1977).Diccionario Palau-Inglés (editado y ampliado por L. S. Josephs, con la ayuda de M. Emesiochel), PALI Language Texts: Micronesia, University Press of Hawaii, Honolulu.

    Meacham, W. (1984/1985). Sobre la improbabilidad de los orígenes austronesios en el sur de China.Perspectivas asiáticas 26: 89–106.

    Merrill, E. D. (1954).Vida vegetal del mundo del Pacífico, Macmillan, Nueva York.

    Milke, W. (1961). Beiträge zur ozeanischen Linguistik.Zeitschrift für Ethnologie 86: 162–182.

    Milke, W. (1968). Addenda proto-oceánica.Lingüística oceánica 7: 147–171.

    Mills, R. F. (1981). Addenda adicional. En Blust, R. A. (ed.),Lingüística histórica en Indonesia 1, NUSA: Estudios lingüísticos en indonesio y otros idiomas en Indonesia 10, Yakarta.

    Murdock, G. P. (1949).Estructura social, Macmillan, Nueva York.

    Murdock, G. P. (1964). Clasificación genética de las lenguas austronesias: clave para la historia de la cultura oceánica.Etnología 3: 117–126.

    Murdock, G. P. (1968). Patrones de terminología de hermanos.Etnología 7: 1–24.

    Nooy-Palm, C. H. M. (1972). Mentaweianos. En Lebar, F. M. (ed. Y compilador),Grupos étnicos del sudeste asiático insular 1: Indonesia, Islas Andamán y Madagascar, Human Relations Area Files Press, New Haven, págs. 41–44.

    Oliver, D. L. (1989).Oceanía: las culturas nativas de Australia y las islas del Pacífico (2 vols.), University of Hawaii Press, Honolulu.

    Pallesen, A. K. (1985).Contacto cultural y convergencia lingüística, Sociedad Lingüística de Filipinas, Manila.

    Pawley, A. (1976).Algunas nuevas comparaciones léxicas oceánicas. Manuscrito inédito.

    Pawley, A. (1982). ¿Un basurero, un plebeyo, un gran jefe? Evidencia de jefatura hereditaria en Proto-Oceanic. En Siikala, J. (ed.),Estudios oceánicos: ensayos en honor a Aarne A. Koskinen, Sociedad Antropológica de Finlandia, Helsinki, págs. 33-52.

    Pawley, A. y Green, R. C. (1984). La comunidad lingüística Proto-Oceánica.Revista de Historia del Pacífico 19: 123–146.

    Pawley, A. y Pawley, M. (1994). Términos tempranos austronesios para partes de canoas y navegación. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 329–361.

    Pawley, A. y Ross, M. (1993). Lingüística histórica e historia de la cultura austronesia.Revisión anual de antropología 22: 425–459.

    Pawley, A. K. y M. D. Ross (eds.). (1994).Terminologías austronesias: continuidad y cambio. Pacific Linguistics C-127. Departamento de Lingüística, Escuela de Investigación de Estudios del Pacífico y Asia, Universidad Nacional de Australia, Canberra.

    Pietrusewsky, M. (1992). Observaciones preliminares sobre los entierros de Suo-kang. En Tsang C. H.,Arqueología de las islas P'eng-hu, Instituto de Historia y Filología, Academia Sinica, Publicación especial 95, Taipei, págs. 341–352.

    Polosmak, N. (1994). Una momia desenterrada de los pastos del cielo.Revista National Geographic 186.4: 80–103.

    Ray, S. H. (1913). Los idiomas de Borneo.El diario del museo de Sarawak 1(4): 1–196.

    Rehg, K. (1992). Palabras de Micronesia para "perro": un rompecabezas etnolingüístico. Trabajo presentado al Círculo Austronesio de Hawai. Honolulu, 9 de abril de 1992.

    Reid, L. A. (1984/1985). La hipótesis austro-tai de Benedict: una evaluación.Perspectivas asiáticas 26: 19–34.

    Reid, L. A. (1987). La hipótesis del cambio temprano: evidencia lingüística del contacto entre negritos y austronesios.El hombre y la cultura en Oceanía 3 [Número especial, Ishikawa E. y Ohtsuka, R. (eds.)]: 41–59.

    Reid, L. A. (1994a). Evidencia morfológica de Austric.Lingüística oceánica 33: 323–344.

    Reid, L. A. (1994b). Términos para la agricultura de arroz y la construcción de terrazas en algunos idiomas cordilleranos de Filipinas. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 363–388.

    Reid, L. A. (1994c). Desentrañando las historias lingüísticas de los filipinos Negritos. En Dutton, T. E. y Tryon, D. T. (eds.),Contacto lingüístico y cambio en el mundo austronesio, Mouton de Gruyter, Berlín, págs. 443–475.

    Reland, H. (1708).Dissertationum miscellanearum partes tres (3 vols.), Trajecti ad Rhenum.

    Richards, A. (1981).Un diccionario Iban-Inglés, Clarendon Press, Oxford, Inglaterra.

    Rivers, W. H. R. (1912). La desaparición de las artes útiles. En Castrén, O., Hirn, Y., Lagerborg, R. y Wallensköld, A. (eds.),Festskrift tillegnad Edvard Westermarck, Helsingfors, 109-130.

    Rivers, W. H. R. (1968).La historia de la sociedad melanesia (2 vols.), Publicaciones antropológicas, Oosterhout, Holanda.

    Ross, M. (1994).Términos protoceánicos para fenómenos meteorológicos. Documento presentado en la Séptima Conferencia Internacional sobre Lingüística Austronesia (7-ICAL) Noordwijk aan Zee, Holanda, 27–31 de agosto de 1994.

    Ross, M. (1995). * kanaηmamá wasa: Reconstrucción de términos de plantas alimenticias y terminologías asociadas en Proto Oceanic. En Lynch, J. (ed.),Artículos de la Primera Conferencia Internacional sobre Lenguas Oceánicas, Port Vila, Vanuatu, 4 al 9 de julio, 1993. Pacific Linguistics, Serie C (en prensa).

    Roth, H. L. (1896).Los nativos de Sarawak y el norte británico de Borneo (2 vols.), Truslove y Hanson, Londres.

    Rousseau, J. (1979). Estratificación de Kayan.Hombre 14: 215–236.

    Rubinstein, D. H. (1989).Fabric Treasures of the Philippines: Un catálogo descriptivo para la exposición en el Centro ISLA, del 6 de abril al 11 de mayo de 1989, Centro ISLA para las Artes, Universidad de Guam, Agaña.

    Ruhlen, M. (1987).Guía de los idiomas del mundo 1: clasificación. Prensa de la Universidad de Stanford, Stanford.

    Sagart, L. (1993). Chino y austronesio: evidencia de una relación genética.Revista de Lingüística China 21: 1–62.

    Sagart, L. (1994). Pruebas proto-austronesio y chino antiguo para chino-austronesio.Lingüística oceánica 33: 271–308.

    Sapir, E. (1968). Perspectiva del tiempo en la cultura aborigen americana: un estudio en el método. En Mandelbaum, D. G. (ed.),Escritos seleccionados de Edward Sapir en lenguaje, cultura y personalidad, University of California Press, Berkeley, págs. 389–467. (Publicado originalmente en 1916.)

    Saussure, F. de. (1959).Curso de Lingüística General (editado por Bally, C. y Sechehaye, A. en colaboración con A. Riedlinger Traducido con una introducción y notas de W. Baskin), McGraw-Hill, Nueva York. (Publicado originalmente en 1916.)

    Schmidt, W. (1906).Die Mon-Khmer Völker, ein Bindeglied zwischen Völkern Zentralasiens und Austronesiens, Friedrich Vieweg and Son, Braunschweig, Alemania.

    Schröder, E. E. W. G. (1917).Nias, Ethnographische, Geographische en Historische Aanteekeningen en Studien (2 vols.), Brill, Leiden, Países Bajos.

    Scott, N. C. (1956).Un diccionario de Sea Dayak, Universidad de Londres, Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Londres.

    Tolstoi, P. (1994).Cladística y la evolución divergente de la tecnología de telas de corteza en el Pacífico central. Documento presentado en la Conferencia Chacmool de noviembre de 1994, Calgary, Canadá. Manuscrito inédito, 41 págs.

    Tsang, C. H. (1992).Arqueología de las islas P'eng-hu, Instituto de Historia y Filología, Publicaciones Especiales 95 de la Academia Sinica, Taipei.

    Tsuchida, S. (1976).Reconstrucción de la fonología Proto-Tsouic, Estudio de lenguas y culturas de Asia y África, serie de monografías 5, Instituto para el estudio de lenguas y culturas de Asia y África, Tokio.

    Tsuchida, S. (1980). Vocabulario Puyuma (dialecto Tamalakaw). EnKuroshio No Minzoku, Bunka, Gengo, Tokio, págs. 183–307.

    Tsuchida, S., Yamada, Y. y Moriguchi, T. (1991).Materiales lingüísticos de las Poblaciones Formosanas Sinicizadas 1: Siraya y Basai, Departamento de Lingüística, Universidad de Tokio, Tokio.

    Vavilov, N. I. (1931). México y Centroamérica como centro básico de origen de las plantas cultivadas del Nuevo Mundo.Boletín de Botánica Aplicada, Genética y Mejoramiento Vegetal 26: 135–199.

    Verheijen, J. A. J. (1984).Nombres de plantas en la lingüística austronesia, NUSA: Estudios lingüísticos en indonesio y otros idiomas en Indonesia 20, págs. 1–98.

    Warner, J. N. (1962). Caña de azúcar: Cultigen indígena papú.Etnología 1: 405–411.

    Wilkinson, R. J. (1959).Un diccionario malayo-inglés (Romanizado en 2 partes), Macmillan, Londres.

    Wolff, J. U. (1994). El lugar de los nombres de las plantas en la reconstrucción de Proto Austronesian. En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 511–540.

    Wouden, F. A. E. van. (1968).Tipos de estructura social en el este de Indonesia (traducido por R. Needham), Nijhoff, La Haya. (Publicado originalmente en 1935.)

    Yan, W. M. (1990). La agricultura de arroz más antigua de China permanece.Boletín de la Asociación de Prehistoria del Indo-Pacífico 10: 118–126.

    Yen, D. E. (1971). Construcción de la hipótesis de distribución de la batata. En Riley, C. L., Kelley, J. C., Pennington, C. W. y Rands, R. L. (eds.),El hombre al otro lado del mar: problemas de los contactos precolombinos, University of Texas Press, Austin, págs. 328–342.

    Yen, D. E. (1974).La batata y Oceanía: un ensayo sobre etnobotánica, Bernice E Bishop Museum Bulletin 236, Bishop Museum Press, Honolulu.

    Zorc, R. D. P. (1971). Listas de buscadores proto-filipinos. MS., Universidad de Cornell.

    Zorc, R. D. P. (1994). Historia de la cultura austronesia a través del vocabulario reconstruido (una descripción general). En Pawley, A. K. y Ross, M. (eds.),Terminologías austronesias: continuidad y cambio, Pacific Linguistics C-127, págs. 541–594.