Inscripción de la campaña de Cartago en moneda

Inscripción de la campaña de Cartago en moneda


Europa y la herencia tunecina # 8217: palabras comunes en alemán e inglés sugieren que Cartago estaba presente en el norte

¿Recuerda cuando los australianos pagaban en chelines y peniques? Una nueva investigación sugiere que las palabras para estas monedas y otros elementos y conceptos culturalmente importantes son el resultado del estrecho contacto entre los primeros pueblos germánicos y el Imperio cartaginés hace más de 2.000 años.

La ciudad de Cartago, en la actual Túnez, fue fundada en el siglo IX a. C. por los fenicios. El Imperio cartaginés se apoderó de la esfera de influencia fenicia, con su propia esfera de influencia desde el Mediterráneo en el este hasta el Atlántico en el oeste y más allá de África en el sur. El imperio fue destruido en 146 a. C. después de una lucha épica contra los romanos.

Esfera de influencia cartaginesa.
Adaptado de Kelly Macquire / Enciclopedia de Historia Antigua, CC BY-NC-SA

La presencia de los cartagineses en la Península Ibérica está bien documentada y se asume comúnmente que tenían relaciones comerciales con las Islas Británicas. Pero generalmente no se cree que tuvieran una presencia física permanente en el norte de Europa.

Al estudiar el origen de las palabras germánicas clave y otras partes de las lenguas germánicas, Theo Vennemann y yo hemos encontrado rastros de tal presencia física, lo que nos da una comprensión completamente nueva de la influencia de esta superpotencia semítica en el norte de Europa.


La historia antigua de Cambridge

Este libro ha sido citado por las siguientes publicaciones. Esta lista se genera en base a los datos proporcionados por CrossRef.
  • Editorial: Cambridge University Press
  • Fecha de publicación en línea: marzo de 2008
  • Año de publicación impresa: 1989
  • ISBN en línea: 9781139054362
  • DOI: https://doi.org/10.1017/CHOL9780521234481
  • Materias: Historia Antigua, Estudios Clásicos
  • Colección: Cambridge Histories - Ancient History & amp Classics
  • Serie: La historia antigua de Cambridge

Envíe un correo electrónico a su bibliotecario o administrador para recomendarle que agregue este libro a la colección de su organización.

Descripción del libro

El volumen VIII de la segunda edición de The Cambridge Ancient History, al igual que su contraparte en la primera edición, trata del período comparativamente corto pero accidentado en el que Roma adquirió un dominio político efectivo de las tierras mediterráneas. Desde los cartagineses en España, la Segunda Guerra Púnica y la primera participación romana en el Adriático, el avance del poder romano se rastrea a través de las conquistas en la Galia Cisalpina, España y África en el oeste y a través de los conflictos en el este con Macedonia, el Imperio seléucida, y finalmente los griegos. Intercalados con estos temas hay capítulos sobre los seléucidas y sus rivales y sobre los griegos de Batria y la India, sobre la vida política interna de Roma y sobre la evolución de la relación de Roma con sus aliados y vecinos en Italia. En conclusión, dos capítulos exploran la interacción entre la tradición romana e italiana y el mundo griego, el primero que trata principalmente de los desarrollos intelectuales y literarios, la Segunda Guerra Púnica y la primera participación romana en el Adriático, el avance del poder romano se rastrea a través de los conflictos en el este con Macedonia, el imperio seléuida y finalmente los griegos. Intercalados con estos temas hay capítulos sobre los seléucidas y sus rivales y sobre los griegos de Bactria e India, sobre la evolución de las relaciones de Roma con sus aliados y vecinos en Italia. En conclusión, dos capítulos exploran la interacción entre la tradición romana e italiana y el mundo griego, el primero se ocupa principalmente de los desarrollos intelectuales y literarios, el segundo con la evidencia material de dicha interacción en muchos niveles que van desde la base de la producción económica hasta la arquitectura. y grandes obras de arte. Esta nueva edición ha sido completamente replanificada y reescrita para reflejar los avances en la erudición y los cambios de perspectiva que se han logrado en el medio siglo desde la publicación de su predecesora.

Reseñas

"Este es un trabajo de referencia absolutamente estándar y obligatorio para todas las bibliotecas, desde la investigación pública hasta la universitaria". Elección


Inscripciones fenicias del siglo VIII a.C. de Chipre. Fueron dedicatorias de Abitub, el gobernador de Cartago en Chipre, a Hirom, "Señor del Líbano". Abitub ofrece las primeras cosechas de cobre a Fenicia, lo que muestra una unidad entre las colonias fenicias con la patria.

Para no confundirse con la Cartago más famosa del norte de África, la Cartago de Chipre fue otra colonia fundada por los fenicios. Como era costumbre entre las ciudades fenicias, los primeros rendimientos de los recursos se entregaban ritualmente a la patria cada año. Cartago en el norte de África dio sus primeros frutos a Tiro anualmente hasta la Tercera Guerra Púnica.

Lo que es particularmente interesante en esta inscripción es la etiqueta de "Baal (o Señor) del Líbano" para el rey tirio y sidonio Hirom.

Otra inscripción fenicia de Cartago describe a Tanit como BLBNN, que probablemente significa "del Líbano". La diosa tutelar de Cartago tenía sus orígenes en el Líbano, la patria de los fenicios.


Inscripción de la campaña de Cartago en moneda - Historia

HISTORIA ANTIGUA EN STANFORD

¿Qué es la historia antigua?

En el siglo XVIII, Europa comenzó a dominar el globo. Al preguntarse por qué era así, los intelectuales europeos propusieron una nueva teoría radical: la superioridad europea no provenía del cristianismo, sino de una tradición cultural que comenzó en la antigua Grecia. Los griegos inventaron la libertad y la racionalidad Roma y luego difundió estos dones por toda Europa. Por eso solo Europa tuvo una Revolución Científica y una Ilustración y por qué Europa ahora estaba colonizando los otros continentes. Cualquiera que quisiera entender el mundo tenía que empezar por la historia, la literatura y el arte de Grecia y Roma.

Durante 200 años, esta premisa hizo que la lectura atenta de Tucídides, Tácito y otros textos fuera significativa e importante. La historia griega y romana se institucionalizó en las escuelas y universidades europeas y americanas. Pero a medida que las guerras mundiales, la descolonización y el surgimiento del poder económico asiático sacudieron la confianza en la superioridad euroamericana, el valor de un estudio cuidadoso de la historia griega y romana parecía menos obvio. Desde la década de 1960, muchas personas han llegado a la conclusión de que estos campos son irrelevantes y, en la década de 1980, algunos críticos multiculturales incluso los llamaron mitos de la carta eurocéntrica.

En Stanford, creemos que los trastornos intelectuales de las últimas décadas han renovado la pregunta más fundamental: ¿Cuál es el significado del Mediterráneo antiguo en la historia mundial? Responder a esto, creemos, debería ser la tarea principal de los historiadores antiguos. Como lo vemos, la pregunta implica tres subpreguntas, interrelacionadas pero que requieren diferentes enfoques y métodos:

(a) ¿Qué sucedió exactamente en el antiguo mundo mediterráneo? Mucho permanece oscuro, incluso en los campos más transitados de la historia política y apenas hemos arañado la superficie de las preguntas sobre economía, sociedad y cultura. Necesitamos continuar desarrollando las habilidades filológicas tradicionales y combinarlas con nuevas evidencias de la cultura material, nuevos métodos de las ciencias sociales y humanidades y nuevos intereses.

(b) ¿Cuánto importa? Cualquier afirmación sobre la importancia histórica es implícitamente comparativa: ¿significativa en relación con qué? Preguntar cuán inusuales fueron los desarrollos griegos y romanos requiere que miremos otras sociedades, y algunas veces estas comparaciones muestran que emparejar Grecia y Roma entre c. 700 a. C. y 500 d. C. oscurecen más de lo que revela. Algunos de los procesos en funcionamiento tienen más sentido cuando los estudiamos en Egipto, Persia o Cartago también o cuando miramos a un lapso de tiempo más largo, retrocediendo a la prehistoria o avanzando hacia la Edad Media o cuando colocamos el antiguo Mediterráneo en el conjunto más amplio de todas las sociedades preindustriales. La mayoría de las veces, las respuestas a estas preguntas muestran que asumir a priori que la historia antigua es evidentemente importante o que es irrelevante están igualmente equivocados.

(c) ¿Cómo lo hemos interpretado? La reinterpretación del antiguo Mediterráneo nos obliga a preguntarnos por qué tantos excelentes eruditos, a lo largo de 200 años, llegaron tan a menudo a conclusiones diferentes. La única forma de responder a esto es a través de la historia intelectual autocrítica, entendiendo la evidencia disponible para los eruditos anteriores, su formación ideológica e intelectual y las audiencias e instituciones en las que trabajaron. Solo entonces podremos entender de dónde provienen las preguntas que hacen los historiadores antiguos, por qué algunas siguen siendo valiosas y por qué otras deberían cambiar.

Responder a nuestra pregunta central sobre la importancia del Mediterráneo antiguo para la historia mundial será inevitablemente un esfuerzo de colaboración durante muchos años. La mayor parte de la investigación y la enseñanza abordarán la subpregunta (a), pero su importancia depende de pensar en las preguntas (b) y (c) y de interactuar con académicos en otros campos. Sugerimos que la historia antigua no es una disciplina distinta: es un área de investigación que puede contribuir a muchas disciplinas diferentes, desde la crítica literaria hasta la economía. La historia antigua en Stanford se basa en el departamento de Clásicos, pero los historiadores antiguos desempeñan un papel destacado en el Instituto de Historia de las Ciencias Sociales y el Centro de Arqueología. También colaboran regularmente con colegas de los departamentos de Ciencias Antropológicas, Antropología Social y Cultural, Economía, Historia, Filosofía, Ciencias Políticas y Sociología, las Facultades de Ciencias de la Tierra y Derecho y la Institución Hoover. En Stanford se lleva a cabo una amplia gama de investigación y enseñanza, pero somos particularmente fuertes en la historia antigua económica y social y en los métodos de las ciencias sociales.

La historia antigua está cambiando más rápidamente que en cualquier otro momento desde finales del siglo XIX, cuando las universidades de investigación modernas tomaron forma. Hemos descubierto que hacer nuevas preguntas, utilizar nuevos métodos y proponer nuevas respuestas energiza el campo. En Stanford, el número de estudiantes universitarios que toman clases de historia antigua y de estudiantes graduados, becarios postdoctorales y profesores que se enfocan en este campo ha crecido rápidamente desde mediados de los años noventa. Solo los cursos de encuestas de historia de los EE. UU. Atraen a más estudiantes que las encuestas de historia antigua.

El programa de posgrado en historia antigua

Nuestras metas principales son ayudar a los estudiantes a aprender a hacer buenas preguntas nuevas y enseñarles las habilidades que necesitarán para responderlas. A medida que se multiplican los tipos de preguntas que hacen los historiadores antiguos, también lo hacen los métodos que podrían utilizar. Por lo tanto, los programas de posgrado caminan por una delgada línea entre dejar a los estudiantes sin las habilidades que necesitan para hacer un trabajo serio y sobrecargarlos con tantos requisitos que les toma muchos años terminar sus cursos.

En un programa de nuevo diseño, intentamos resolver esto enfocándonos en cuatro problemas:

(I) Seminarios. Estas clases abordan los principales debates en historia antigua y campos relacionados. Las lecturas se enfocan en contribuciones recientes y los estudiantes hacen presentaciones y escriben trabajos de investigación. Las clases enfatizan la formación de preguntas y cómo argumentan los historiadores. El objetivo es ayudar a los estudiantes a aprender a identificar y formular buenas preguntas. Todos los estudiantes también toman Historia 304, `` Aproximaciones a la Historia '', el curso de postgrado introductorio del departamento de Historia.

(ii) Fuentes proseminars. Estos vienen en dos tipos. (1) Un estudio de la literatura clásica de dos años, que se centra en el material griego y latino en años alternos. (2) Todos los historiadores antiguos necesitan saber cómo utilizar fuentes no literarias. Ofrecemos cuatro clases sobre inscripciones, monedas, papiros y arqueología. Se ofrece al menos una clase cada año, en una rotación de cuatro años. Los estudiantes eligen los dos tipos de fuentes no literarias que son más útiles para su investigación. En ambas categorías de proseminars de fuentes, el objetivo es familiarizarse con el material y con los problemas centrales en su interpretación.

(iii) Clases de habilidades. Los historiadores antiguos recurren a una gama más amplia de habilidades que nunca. Algunos requieren una formación avanzada en sintaxis, semántica y estilo en griego o latín, otros necesitan más lenguas antiguas, como el egipcio o el hebreo, otros todavía necesitan técnicas extraídas de campos como la arqueología, la demografía, la papirología y la paleografía, o la teoría literaria. Cada estudiante elige las 3 clases de habilidades que contribuirán más a su investigación, extraídas de cualquier departamento de Stanford o de otras universidades del Área de la Bahía. Algunos estudiantes pueden optar por ampliar su conjunto de habilidades realizando un doctorado. Menor en un departamento relacionado, si hay fondos disponibles.

(iv) Historia narrativa. Los fundamentos de la cronología y la historia política narrativa siguen siendo fundamentales para toda investigación seria. Todos los estudiantes graduados tomarán encuestas avanzadas de historia egipcia, griega y romana, a menos que se ubiquen fuera de estas clases en un examen de diagnóstico al comienzo de su primer año, y servirán como asistentes de enseñanza en las encuestas de pregrado de historia antigua.

Estas clases proporcionan las bases para escribir una tesis, una contribución original de una monografía a la investigación en historia antigua. La disertación es la parte más importante de la escuela de posgrado y califica al estudiante como un historiador antiguo profesional. Las disertaciones normalmente sirven como base para un primer libro o para una serie de artículos importantes. (La corriente Boletín de Stanford proporciona una descripción completa de los requisitos para el doctorado. en Historia Antigua.)

El programa de historia antigua de Stanford es pequeño y muy selectivo. Los estudiantes trabajan en estrecha colaboración con los profesores en un entorno intelectual muy dinámico, con interacciones constantes con el programa de Clásicos más amplio, el departamento de Historia, el Centro de Arqueología y otros grupos de Stanford. Hay talleres de investigación semanales con artículos de oradores visitantes y profesores de Stanford, becarios postdoctorales y estudiantes graduados avanzados. Cada estudiante admitido recibe un paquete de financiación de cinco años que cubre la matrícula y el estipendio. También puede haber fondos disponibles para el sexto año. El tiempo esperado para obtener un título es de cinco a seis años. El programa cuenta con una generosa financiación para apoyar viajes a conferencias, estudios en el Mediterráneo y trabajo de campo arqueológico.


Inscripción de la campaña de Cartago en moneda - Historia

Una enciclopedia en línea de emperadores romanos

R. Scott Moore
Universidad de Indiana de Pensilvania

De origen Isauriano, Leoncio fue un líder militar muy eficiente y sirvió hábilmente bajo varios emperadores. Constantino IV lo nombró estrategas de Anatolikon. Justiniano II lo envió a hacer campaña contra los árabes en Armenia y Georgia, en 686. Derrotando a los invasores árabes, Leoncio hizo campaña con éxito en Azerbaiyán y Albania, recolectando botines y ganando una reputación de crueldad. Esta campaña convenció al califa c Abd al-Malik de renovar su tratado con los bizantinos, originalmente firmado durante el reinado de Constantino IV, con términos más favorables para el Imperio Bizantino. El califa acordó compartir los ingresos de Armenia, Iberia y Chipre y aumentó la cantidad de tributo anual pagado a los bizantinos. En 692, después de una derrota bizantina en la batalla de Sebastopolis debido a la deserción de un gran contingente de eslavos, Justiniano II, responsabilizando a Leoncio, lo encarceló en Constantinopla. En 695, después de nuevos reveses contra los árabes, Justiniano II liberó a Leoncio y lo nombró estrategas de Hellas. Leoncio, una vez liberado de la prisión, organizó rápidamente una rebelión contra el emperador. Con el apoyo de la facción Azul y el patriarca Callinicus, Leoncio y sus seguidores se apoderaron de Justiniano II y proclamó emperador a Leoncio. Leoncio hizo cortar la nariz y la lengua a Justiniano y lo exilió a Querson en Crimea.

Leoncio tomó el nombre de León cuando se convirtió en emperador e intentó seguir un curso político más moderado que su predecesor. Al restringir el movimiento del ejército, Leoncio permitió que pequeñas incursiones en los bordes del imperio quedaran impunes y se centraran en la consolidación. En 696 c, Abd al-Malik, envalentonado por la aparente falta de agresividad de Leoncio, pudo iniciar un ataque contra el África bizantina que resultó en la captura de Cartago en 697. Leoncio encomendó a Juan el Patricio la tarea de retomar el África bizantina y utilizar Una aparición repentina en el puerto de Carthage, John pudo tomar la ciudad. Los refuerzos árabes pronto obligaron a las tropas de John a abandonar la ciudad y se retiraron a Creta para reagruparse. Temiendo la ira del emperador por su fracaso, un grupo de oficiales se rebelaron, depusieron a Juan y proclamaron Apsimar, borrachera de los Cibyrrhaeots, como emperador. Apsimar reunió una flota y navegó sobre Constantinopla, que estaba siendo devastada por la peste bubónica. La ciudad resistió el asedio durante varios meses antes de que se abrieran las puertas a los rebeldes en 698. Apsimar, que tomó el nombre Tiberio II, le cortaron la nariz a Leoncio y lo encarcelaron en el monasterio de Psamathion en Constantinopla. Cuando Justiniano II volvió al poder en 705, hizo desfilar a Leoncio por la ciudad antes de ser decapitado.

Bibliografía de fuente primaria

Nicéforo. Chronigraphikon Syntomon.

Teófanes. Cronógrafo.

Bury, J.B. El Imperio Romano Posterior de Arcadio a Irene (395-800). Londres, 1889.

Grierson, P. Catálogo de monedas bizantinas de la colección Dumbarton Oaks y de la colección Whittemore, vol. II: Focas a Teodosio III, 602-717. Washington, 1968.

Haldon, J.F. Bizancio en el siglo VII: la transformación de una cultura. Cambridge, 1990.

Kaegi, Jr. Walter Emil. Disturbios militares bizantinos, 471-843: una interpretación. Ámsterdam, 1981.

Kazhdan, Alexander P. Diccionario Oxford de Bizancio. Nueva York, 1991. S.v. "Leoncio" de Paul A. Hollingsworth.

Ostrogorsky, George. Geschichte des byzantischen Staates. Múnich, 1963.

Stratos, A.N. Bizancio en el siglo VII. Ámsterdam, 1968.

Treadgold, Warren. Una historia del estado y la sociedad bizantinos. Stanford, 1997.

Vasiliev, A.A. Historia del Imperio Bizantino. Madison, Wisconsin, 1952.

Copyright (C) 1999, R. Scott Moore. Este archivo se puede copiar con la condición de que todo el contenido, incluido el encabezado y este aviso de derechos de autor, permanezcan intactos.

Para obtener información geográfica más detallada, utilice el DIR/ORBEAtlas antiguo y medieval a continuación. Haga clic en la parte correspondiente del mapa a continuación para acceder a mapas de áreas grandes.


Bienvenido a la capilla de Precious Moments

La Capilla Precious Moments, en Carthage Missouri, es la creación del artista Samuel J. Butcher como un regalo de agradecimiento a Dios reconociendo las muchas bendiciones dadas por Dios. La Capilla se ha descrito a menudo como "la Capilla Sixtina de América" ​​como una representación ingeniosa de la Capilla Sixtina del propio Miguel Ángel en Roma.

La Capilla Precious Moments da la bienvenida a miles de visitantes anualmente, ofreciendo recorridos GRATUITOS a la Capilla todos los días. Sirviendo como una de las atracciones más hermosas de Missouri, los terrenos de la Capilla incluyen un acogedor Centro de Visitantes, Gift Shoppe, Royal Delights Cafe y hermosos jardines adornados con estatuas de bronce y fuentes. El Centro de visitantes es el hogar de la tienda de regalos Precious Moments más grande del mundo, así como de figuras exclusivas de Chapel. La Capilla Precious Moments y sus terrenos son propiedad y están operados por Precious Moments Supporting Foundation, una organización sin fines de lucro 501 (c) (3). Los fondos para las operaciones de la Capilla y los terrenos son provistos por donaciones y ventas de Gift Shoppe, lo que permite a la fundación continuar ofreciendo visitas GRATUITAS a la Capilla y entrada GRATUITA. Gracias por su continuo apoyo. Esperamos su visita!

4321 S. Chapel Road Carthage MO 1-800-543-7975 Copyright © 2021 Precious Moments Foundation Todos los derechos reservados Diseño de sitio web por Koka Art and Design, LLC


Caracteristicas

El diseño del anverso (cabezas) presenta la imagen familiar de George Washington de John Flanagan, utilizada en el barrio desde 1932. Se ha restaurado para resaltar los detalles sutiles y la belleza del original.

El diseño del reverso (colas) representa a una madre murciélago frugívoro de Samoa colgando de un árbol con su cachorro. La imagen evoca el notable cuidado y energía que esta especie pone en su descendencia. El diseño está destinado a promover la conciencia sobre el estado de amenaza de la especie debido a la pérdida de hábitat y la caza comercial. El Parque Nacional de Samoa Americana es el único parque en los Estados Unidos que alberga al murciélago frugívoro de Samoa.

Inscripciones del anverso

Inscripciones inversas

Menta y marca de menta


¿Cuántos dólares de oro presidenciales hay?

Más de 5 mil millones de dólares presidenciales de oro se produjeron bajo el Programa Presidencial de Monedas de $ 1, sin incluir la moneda en honor al presidente George H. W. Bush. La Casa de la Moneda de Estados Unidos produjo las monedas en sus instalaciones de Denver, Colorado y Filadelfia, Pensilvania. El presidente honrado con la mayor acuñación total (el número de monedas producidas) es el presidente George Washington, con más de 340.000.000 de estas monedas de oro que llevan su imagen. En el otro extremo del espectro, el presidente con la menor acuñación es Woodrow Wilson con 7,980,000.

Los números de producción cayeron significativamente a la mitad de la ejecución del Programa Presidencial de Monedas de $ 1. De los primeros 20 presidentes desde Washington hasta Garfield, ningún líder fue honrado con una acuñación de menos de 72,660,000 monedas (presidente Andrew Johnson). Aquellos que sirvieron después del presidente Garfield (presidentes Arthur a Reagan, omitiendo al presidente Carter) fueron honrados con muchas menos monedas. La acuñación más alta entre esos presidentes fue el presidente Cleveland (con dos carreras separadas de 9.520.000 y 14.600.001) seguido de cerca por el presidente Reagan (13.020.000).


Esto cuesta dinero y recursos sustanciales, pero no le cobramos un centavo para cubrir ninguno de esos gastos.

Si desea ayudar a que podamos continuar con Bible History Daily, BiblicalArchaeology.org y nuestro boletín por correo electrónico, haga una donación. Incluso $ 5 ayudan:

Monedas:
En Masada, Se descubrieron 393 monedas de Herodes el Grande, según Monedas de Masada, p. 71, págs. 87–91 no. 110–502, Lámina 62 núm. 115–461. Estas monedas de Masada tienen la inscripción “Del rey Herodes” en griego, a veces abreviada a unas pocas letras.
En Meiron, 6 de sus monedas fueron descubiertas, según Monedas del antiguo Meiron, págs. 21–22 no. 200-205, pág. 127 (placa fotográfica) núm. 200, 202, 203.
En Herodium, 1 de sus monedas fue descubierta, según Coins Herodium, p. 75 no. 2.
En Tel Anafa, 1 de sus monedas fue descubierta, según Coins 1968–1986 Tel Anafa, p. 253 no. 249 también en Moneda judía antigua 2, pág. 237, tipo 17.
En Cesarea Maritima, 1 de sus monedas fue descubierta, según Coins Caesarea Maritima, p. 138.

Monedas:
En las inscripciones en griego de todas sus monedas, se llama a sí mismo solo "Herodes" o "Herodes el etnarca" (a veces abreviado), sin usar nunca su nombre Arquelao.
En Masada, Se descubrieron 176 monedas de Herodes Arquelao, según Monedas de Masada, págs. 72, 91-93, y Lámina 63 núm. 503–677 (con espacios entre fotografías numeradas).
En varias partes de Palestina, incluidas Galilea y Transjordania, se han descubierto otras monedas de Arquelao, según Treasury of Jewish Coins, p. 85.

Monedas:
La arqueología confirma su dominio y título de Tetrarca (de Galilea y Perea) en varias monedas con la inscripción “De Herodes el Tetrarca” en griego, sin dar su nombre Antipas. También está inscrito en algunas de sus monedas el nombre de una ciudad, "Tiberíades", que Antipas fundó en Galilea y donde construyó una ceca que producía estas monedas. Los escritos de Josefo y el análisis moderno de las monedas judías revelan que el único tetrarca llamado Herodes que gobernó Galilea fue Herodes Antipas. Herodes Antipas aparentemente produjo menos monedas que su padre y sus hermanos, y de acuerdo con las fechas inscritas en sus monedas en comparación con las de ellos, las acuñó con menos frecuencia. Como resultado, se han recuperado menos en las excavaciones.
Cerca de Tiberias, donde fueron acuñadas, es el área que ha producido la mayoría de las monedas de Antipas que tienen un lugar conocido de descubrimiento.
En Meiron, Se descubrieron 3 monedas de Herodes Antipas, según Monedas del antiguo Meiron, pag. 22 no. 206-208, pág. 127 (placa fotográfica) no. 208 (del año 37 del emperador Tiberio (33 d. C.). Meiron estaba al norte de la ciudad de Dan en Galilea, que gobernaba Antipas. Las monedas n. ° 206 y 207, del año 34 del emperador (29/30 d. C.), son reconociblemente suyo por sus decoraciones y letras griegas visibles.
En jerusalén, 1 de sus monedas fue descubierta, según Treasury of Jewish Coins, p. 85.

17. Salomé, Hija de Herodías.
Josefo, Antigüedades 18.5.4
Las monedas de su segundo marido, Aristóbulo, rey de Calcis, muestran su imagen (Hendin, Guide, págs. 276-277, núm. 1255).

18. Felipe, Tetrarca de Traconitis, Iturea y otras partes del norte de Palestina, a veces llamado Herodes Felipe II, para distinguirlo de su medio hermano, Herodes Felipe, que no era un gobernante (ver arriba).
Josefo, Antigüedades 17.1.3, 18.2.1
Josefo, Guerras 1.28.4

Monedas:
Felipe no tuvo que evitar los retratos en sus monedas porque sus sujetos generalmente no eran judíos y no tenían ninguna prohibición religiosa contra las imágenes esculpidas. Una de sus monedas de Tel Anafa presenta la cabeza de César Augusto en un lado y la cabeza de Felipe en el otro, literalmente una moneda de dos cabezas (Coins 1968-1986 Tel Anafa, p. 253 no. 250, p. 260 = placa de monedas 3, n. ° 250).
La mayoría de sus monedas fueron descubiertas en su propia tetrarquía en los territorios del norte de Palestina.
En Meiron, Se descubrieron 2 monedas de Felipe el tetrarca, según Monedas del antiguo Meiron, p. 23 no. 209 y 210, pág. 127 (placa fotográfica) núm. 209 y 210.
En Tel Anafa, 7 de sus monedas fueron descubiertas, según Coins 1968–1986 Tel Anafa, págs. 253–254 no. 250-256, pág. 260 = placa de monedas 3, no. 250, 251, 252, 254.
En Chipre, 1 de sus monedas fue descubierta, según Treasury of Jewish Coins, p. 90.

Monedas:
En Masada, 114 de las monedas de Herodes Agripa I fueron excavadas, según Monedas de Masada, págs. 72, 79, 100 no. 1195-1198, Lámina 66 núm. 1195-1198.
En Meiron, 5 de sus monedas fueron descubiertas, según Coins of Ancient Meiron, págs. 23-24 no. 211–214, pág. 127 (placa fotográfica) núm. 211 y 214.
En Herodium, Se descubrieron 5 monedas idénticas suyas, según Herodium Coins, p. 75 no. 4.
En Jerusalén y sus alrededores, así como en todas las partes de Palestina, en Chipre, en Dura-Europos en Siria e incluso en la acrópolis de Atenas., sus monedas prutah (monedas judías de bajo valor, hechas de cobre, ver Hendin, Guide, p. 270, no. 1244) han sido descubiertas. Se distinguen por sus decoraciones y la ortografía de su nombre.

Monedas:
Varias series de monedas de Agripa II se identifican como suyas porque tienen el nombre de Agripa, a veces abreviado, y pueden fecharse en su reinado, en lugar del de su padre (el rey Herodes Agripa I).
En Masada, 2 de sus monedas fueron descubiertas, según Monedas de Masada, págs. 72, 79, 100 no. 1308-1309, Lámina 66 núm. 1309.
En Meiron, 6 de sus monedas fueron descubiertas, según Coins of Ancient Meiron, págs. 24-25 no. 215–220, pág. 128 (placa fotográfica) núm. 216–220.

21. Berenice / Bernice, Hermana y compañera de Herodes Agripa II, distinguida por su nombre más completo Julia (en latín, Iulia) Berenice de varias otras mujeres destacadas de la antigüedad llamadas Berenice.
Josefo, Antigüedades 18.5.4, 19.5.1, 20.7.3
Josefo, Guerras 2.15.1

En el Museo Nacional de Beirut hay una inscripción dedicatoria de la época romana parcialmente rota en latín que menciona a la "Reina Berenice". La inscripción dice que ella, y alguien que se supone que es su descendencia, restauraron un edificio que había construido “el rey Herodes, su antepasado”. Tenga en cuenta el plural: "su antepasado".

Utilizando hechos del trasfondo histórico, es posible identificar tanto a ella como a sus parientes como aquellos a quienes se refiere la inscripción, debido a su ubicación y porque los nombres de los miembros de su familia parecen ser los únicos que se ajustan a esta inscripción. Se dice que Berenice es “del gran rey A—” (nombre interrumpido), y los lazos familiares prominentes en la inscripción sugieren una hija o descendiente. El “gran rey A—” es muy probablemente su padre, el rey Herodes Agripa I, que era descendiente del rey Herodes el Grande. El otro descendiente, su contemporáneo, es muy probablemente su hermano, el rey Herodes Agripa II.

Un libro académico en italiano describe esta inscripción: Laura Boffo, Iscrizioni Greche e Latine per lo Studio della Bibbia (Brescia, Italia: Paideia Editrice, 1994), págs. 338-342, no. 41. Para una fotografía de esta inscripción parcialmente rota en latín y una traducción al inglés que completa las partes rotas utilizando datos de escritos históricos antiguos, consulte www.livius.org/pictures/lebanon/beirut-berytus/beirut-insciption-of- rey-agripa-ii.

La inscripción Lapis Venetus descubierta en Beirut es una inscripción de piedra en latín que menciona un censo que este Quirinius ordenó en una ciudad siria. Está incluido en el Corpus Inscriptionum Latinarum vol. III, no. 6687. Véase Craig L. Blomberg, “Quirinius”, en ISBE, vol. 4, págs. 12-13.

Tácito, Anales 15:44, en Los anales: los reinados de Tiberio, Claudio y Nerón (traducción de la introducción de J. C. Yardley y notas de Anthony A. Barrett Oxford World’s Classics New York: Oxford Univ. Press, 2008), pág. 438. Cornelio Tácito (c. 55 ‒ c. 118 d. C.) era un historiador, senador romano y miembro de la organización sacerdotal que supervisaba las religiones extranjeras en Roma, por lo que tenía un acceso excepcional a la información conocida por sus colegas y a los archivos accesibles a la elité.

Filón De Legatione ad Gaium 38, en Las obras de Filón, completas e íntegras (trad. C. D. Yonge, nueva edición actualizada. Peabody, MA: Hendrickson, 1993), p. 784. Filón Judá de Alejandría (c. 20 a. De la E.C.‒c. 50 d. C.) fue un culto contemporáneo de Pilato.

La "Piedra de Pilatos" fue descubierta en Cesarea Marítima en 1961 en el teatro o estadio de la antigua ciudad de Cesarea Marítima, en la costa norte de Israel. Este bloque de piedra caliza —2.7 pies de alto, 2 pies de ancho y 0.6 pies de espesor— estaba boca abajo y se había utilizado como escalón. Se había recortado para reutilizarlo dos veces. Dos de sus cuatro líneas dicen, en traducción al inglés con corchetes que marcan las partes faltantes que han sido proporcionadas por los eruditos: “[Po] ntius Pilate ... [Pref] ect of Juda [ea],” como se muestra en Inscriptions Caesarea Maritima, págs. 67–70, núm. 43, Lámina XXXVI. La inscripción podría potencialmente estar fechada en cualquier momento de la carrera de Pilato, pero parece más probable una fecha entre 31 y 36 E.C. (Inscriptions Caesarea Maritima, p. 70). La palabra para el edificio dedicado al emperador Tiberio, "Tiberieum", está en la primera línea. de escritura (en la línea de arriba hay solo una marca que se asemeja a un apóstrofe). En la segunda línea de escritura están las últimas cuatro letras del apellido Poncio, que era común en el centro y norte de Italia durante esa época. Todavía visible, claramente grabado en la piedra, es el nombre completo Pilatus, que se traduce al inglés como "Pilato". Pilato era "extremadamente raro" (A. N. Sherwin-White, "Pilato, Poncio", en ISBE, vol. 3, p. 867). Debido a la rareza del nombre Pilato, y debido a que solo un Poncio Pilato fue alguna vez el gobernador romano de Judea, esta identificación debe considerarse completamente segura y redundante.

Monedas:
Al igual que con otros gobernadores romanos, las monedas que emitió Pilato no tienen su nombre, sino que muestran solo el nombre del emperador romano, en este caso Tiberio. Las monedas de Pilato también muestran sus distintivos adornos.
En Masada, 123 of Pontius Pilate’s coins were discovered, according to Coins of Masada, pp. 72, 79, pp. 96–97 no. 851–973a, Plate 64 no. 851–912, Plate 65 no. 913–930.
At Caesarea Maritima, 1 of his coins was discovered, according to Coins Caesarea Maritima, p. 139 no. 6, p. 146.
At Herodium, 1 of his coins was discovered, according to Coins Herodium, p. 75 no. 3.

Near the Temple of Apollo in Delphi, Greece, a stone inscription in a now-fragmented stone block discovered in the late 19th century refers to this particular Gallio. Carved into a stone now broken into fragments, with some words missing, it takes the form of a letter from the Roman emperor Claudius and includes a date. See C. K. Barrett, ed., The New Testament Background (rev. ed. San Francisco: HarperSanFrancisco, 1989), pp. 51‒52, no. 49.

Coins:
Felix followed the custom of Roman governors, issuing coins that do not display his name. But they are identifiable as his, because they display the name and regnal year of the emperor. Several also have the name of the empress, Julia Agrippina.
At Masada, 39 of his coins were discovered, according to Coins of Masada, pp. 72, 79, 97‒98 no. 974‒1012, Plate 65 no. 974‒1012 with gaps in the numbered photographs.
At Meiron, 4 of his coins were discovered, according to Coins of Ancient Meiron, pp. 25–26 no. 221–224, p. 128 (photographic plate) no. 221 and 223.
At Caesarea Maritima, 1 of his coins was discovered, according to Coins Caesarea Maritima, p. 139 no. 7.
At Herodium, 1 of his coins was discovered, according to Coins Herodium, p. 75 no. 5.

Coins:
During the reign of the emperor Nero, Festus minted coins in the custom of Roman governors, which do not show his own name. Still, as with Felix, we can identify them as his by using the name and regnal year of the emperor.
At Masada, 184 of Festus’s coins were discovered, according to Coins of Masada, pp. 72, 79, pp. 98–99 no. 1013–1194, Plate 65 no. 1013–1194 with gaps among the numbered photographs.

During Aretas IV’s reign, the Arabian kingdom of Nabatea reached the height of its power, wealth through trade, and political influence.
Stationary inscriptions that name King Aretas IV and members of his immediate family have been discovered south of the Dead Sea at Petra, at Avdat (Obodat) in southern Israel and even at Puteoli, Italy (Coins Nabataea, pp. 48, 61).

Coins:
The fact that the coins Aretas minted have been discovered in “enormous quantity … testifies primarily to a flourishing economy,” as observed in Coins Nabataea, p. 41. Aretas IV’s coins are treated on pp. 41–63, with photos on Plates 4–7 no. 46–122. These coins typically refer to him as “Aretas, king of the Nabataeans, who loves [lit., the lover of] his people” (Coins Nabataea, pp. 46–47, table: “Dated Coins and Inscriptions of Aretas IV.”
At Masada, 22 of Aretas IV’s coins were discovered, according to Coins of Masada, pp. 76, 79, Plate 73 no. 3603–3623.
At Meiron, 2 of his coins were discovered, according to Coins of Ancient Meiron, p. 26 no. 225 and 226, p. 128 (photographic plate) no. 226.
At Curium on Cyprus, at Dura-Europas in what is now eastern Syria, and at Susa in Persia (present-day Iran), his coins have been discovered far and wide, according to Coins Nabataea, p. 41 note 2.

“Almost Real” People (Not Certain, but Reasonable): The Evidence
The biblical figures in this category might potentially be mentioned in particular inscriptions or historical texts, but in each case, data in the text might also point to some other person(s). What is keeping these people in the Bible from being clearly identified?

It takes three things to identify a biblical figure in an inscription or historical writing:

(1) Reliable data. Specifically, this means that the inscription or historical writing is authentic, not forged or altered, and that the biblical text is well based in the ancient manuscripts.

(2) Setting. The time and place settings must match between the inscription and the biblical text. “Time” usually means the person in the inscription and the one in the Bible are within about 50 years of each other, which was a normal period of active life in the ancient world. “Place,” culturally speaking, means the group to which the person belongs, usually a kingdom or ethnicity.

(3) Matching attributes. Enough attributes of an individual must match between the person in the inscription and the person in the Bible to ensure that they are not two different people, but one and the same.

Lysanias, the first “almost real” New Testament figure below, lacks a match in one of the two elements in a time-and-place setting. Jonathan, the second figure, is well based in ancient manuscripts, but he lacks a reliable biblical text.

“Almost Real” Figures
Nombre Who Was He? When Did He Flourish? Where in the New Testament? Potential Evidence in Historical Writings and Inscriptions
Lysanias The Later of Two Tetrarchs of Abilene named Lysanias 20s C.E. Luke 3:1 Josephus, Antiquities y Guerras inscription at Abila with a vague time reference
Jonathan, Son of Anainas Son of Seth Considered to be High Priest After Caiaphas, in some sources. C. 36-37 C.E. Acts 4:6 Josephus, Antiquities y Guerras

Lysanias, Tetrarch of Abilene
The first New Testament candidate in this category is Lysanias, Tetrarch of Abilene. His identity is not clear enough in a relevant inscription to be certain he is the one referred to in Luke 3:1, but it is reasonable enough for some scholars to consider a New Testament identification probable. According to a dedicatory inscription carved in stone at Abila, capital city of the ancient tetrarchy of Abilene, a certain “Lysanias the tetrarch, a freedman” ruled there (Raphaël Savignac, “Texte complet de l’inscription d’Abila relative à Lysanias,” Revue biblique, new series 9 [1912], pp. 533–540.). In line 1, the “august lords” are most likely the Emperor Tiberius and Tiberius’s mother, Livia, who was granted the title Augusta in 14 C.E. and died in 29 C.E. Luke 3:1 dates the beginning of the ministry of John the Baptist using dates established with reference to several rulers, including Lysanias. By referring to these rulers and to other events, many scholars place the start of John’s ministry at c. 28 C.E., which falls within the potential time span of the tetrarchy of the Lysanias in this inscription. On the other hand, the dates used are somewhat imprecise, and the date of the inscription is based on likelihood, rather than complete clarity. If the “august lords” were Nero and his mother Agrippina, then this Lysanias’s rule might have lasted as late as the reign of Nero (54–68 C.E.). (Hemer, Hechos, pp. 159–160, note 1.)

In Josephus, Antiquities 19.5.1 and Guerras 2.11.5, the references to “Abila of Lysanias” and “the kingdom of Lysanias,” respectively, are too vague in their time reference to be a clear confirmation of Luke 3:1. Lysanias, Tetrarch of Abilene, must not be confused with the earlier Lysanias, a tetrarch in the same area who is also mentioned in Josephus, Antiquities(Scott T. Carroll, “Lysanias,” Anchor Bible Dictionary, vol. 4, pág. 425). Josephus also mentions a third Lysanias, who ruled Chalcis and died in 36 B.C.E., in Antiquities 14.330 15.92 and Guerras 1.248.

Jonathan, High Priest
The second “Almost Real” New Testament candidate is the high priest Jonathan, son of Ananus son of Seth, but his identification is a matter of ancient manuscript evidence. In most of the ancient manuscripts of the New Testament, Acts 4:6—referring to the Jerusalem Sanhedrin’s trial of Peter and John—mentions that “Annas the high priest was there, and so were Caiaphas, John, Alexander, and the other men of the high priest’s family.” These support the reading “John.” But Codex Bezae (one of the ancient manuscripts consulted by the King James translators) does not have the Greek word for “John,” but rather the Greek word for “Jonathan.” Some of Jerome’s writings and some manuscripts of his Latin Vulgate translation also support “Jonathan,” as do three papyrus manuscripts of the old Latin translation (called the Itala). Most importantly, there is impressive agreement on the name Jonathan between, on one hand, Codex Bezae, the Itala, and some manuscripts of the Latin Vulgate, and on the other hand, the independent textual witness of Josephus in Antiquities 18.95 18.123 19.313–315 20.162–164 and in Guerras 2.240 & 243 2.256. The reading of Bezae might be a correction of most manuscripts of Luke, according to historical facts, or it might be a substitution of a familiar name, John, for a less common one, Jonathan (see Bruce M. Metzger, A Textual Commentary on the Greek New Testament: A Companion Volume to the United Bible Societies’ Greek New Testament, 3ª ed. [London: United Bible Societies, 1971], pp. 317‒318). Following Josephus, James C. Vanderkam does not include any high priest John, son of Ananus son of Seth, and instead places Jonathan, son of Ananus son of Seth, as the immediate successor of Joseph Caiaphas as high priest in 36 or 37 C.E. (From Joshua to Caiaphas: High Priests after the Exile [Minneapolis: Fortress, 2004], pp. 436–440).

Because Josephus was raised in first-century Roman Palestine as a Jewish aristocrat from a priestly family, he was writing on matters with which he was very familiar indeed. Therefore, despite the quantity of manuscripts that have the Greek word for “John” in Acts 4:6, it is difficult to raise an objection against the Greek for “Jonathan” based on the quality of the reading. Ultimately, experts on the text of the Book of Acts or of the New Testament must settle the matter to the extent possible.

Revue biblique, new series 9 [1912], pp. 533–540.). In line 1, the “august lords” are most likely the Emperor Tiberius and Tiberius’s mother, Livia, who was granted the title Augusta in 14 C.E. and died in 29 C.E. Luke 3:1 dates the beginning of the ministry of John the Baptist using dates established with reference to several rulers, including Lysanias. By referring to these rulers and to other events, many scholars place the start of John’s ministry at c. 28 C.E., which falls within the potential time span of the tetrarchy of the Lysanias in this inscription. On the other hand, the dates used are somewhat imprecise, and the date of the inscription is based on likelihood, rather than complete clarity. If the “august lords” were Nero and his mother Agrippina, then this Lysanias’s rule might have lasted as late as the reign of Nero (54–68 C.E.). (Hemer, Acts, pp. 159–160, note 1.) In Josephus, Antiquities 19.5.1 and Wars 2.11.5, the references to “Abila of Lysanias” and “the kingdom of Lysanias,” respectively, are too vague in their time reference to be a clear confirmation of Luke 3:1. Note: Lysanias, Tetrarch of Abilene, must not be confused with the earlier Lysanias, a Tetrarch in the same area, who is also mentioned in Josephus, Antiquities.-->

People Not Clearly Documented Outside the New Testament
Political figures who cannot be clearly identified in ancient writings and inscriptions outside the New Testament include:

una. Lucius Sergius Paulus or Paullus, Proconsul of Cyprus during the reign of Emperor Claudius, appears in Paphos, according to Acts 13:6–13. But only the family to which this person might potentially have belonged is documented (Hemer, Acts, pp. 109, 166–167, 227, all on Acts 13:7).

B. Theudas, who appears in Josephus, Antiquities 20.5.1, does not seem identifiable outside the New Testament in view of the chronological difficulties discussed in Hemer, Acts, pp. 162–163, on Acts 5:36.

C. The Erastus of Corinth who is described in most detail in Romans 16:23 cannot be clearly identified in an inscription in stone discovered at Corinth (Acts 19:22 and 2 Timothy 4:20 might or might not refer to the same Erastus), in view of the difficulties and uncertainties raised by Steven J. Friesen, “The Wrong Erastus: Ideology, Archaeology, and Exegesis,” in Steven J. Friesen, Daniel N. Schowalter and James Christopher Walters, eds., Corinth in Context: Comparative Studies on Religion and Society (Leiden: Brill, 2010), pp. 231–256. Difficulties in attempting such an identification were pointed out much earlier by Henry J. Cadbury, “Erastus of Corinth,” Journal of Biblical Literature 50 (1931), pp. 42–56.

Nor can the Erastus of Romans 16:23 be clearly identified in a second inscription discovered in 1960 that might conceivably refer to him, according to Andrew D. Clarke, “Another Corinthian Erastus Inscription,” Tyndale Bulletin 42.1 (1991), pp. 146–151.

D. Candace turns out to be an inherited, dynastic title customarily conferred on Ethiopian queens, rather than the given name of an individual (Hemer, Acts, p. 163, on Acts 8:27).

Abbreviations and References
Ancient Jewish Coinage 2 = Ya’akov Meshorer, Ancient Jewish Coinage, vol. 2: Herod the Great through Bar Cochba (Dix Hills, NY: Amphora Books, 1982).

Coins 1968–1986 Tel Anafa = Y. Meshorer, “Chapter 4: Coins 1968–1986,” in Sharon C. Herbert, Tel Anafa I, i: Final Report on Ten Years of Excavation at a Hellenistic and Roman Settlement in Northern Israel (Journal of Roman Archaeology Supplement Series 10, Part I, i and Kelsey Museum Fieldwork Series Ann Arbor, MI: Kelsey Museum of the University of Michigan and Museum of Art and Archaeology of the University of Missouri—Columbia, 1994).

Coins of Ancient Meiron = Joyce Raynor and Yaakov Meshorer, The Coins of Ancient Meiron (Winona Lake, IN: ASOR/Eisenbrauns, 1988).
Coins Caesarea Maritima = D. T. Ariel, “The Coins,” in Lee I. Levine and Ehud Netzer, Excavations at Caesarea Maritima, 1975, 1976, 1979—Final Report (Qedem 21 Jerusalem: The Institute of Archaeology, The Hebrew University of Jerusalem).

Coins Herodium = Ya’akov Meshorer, “The Coins,” in Ehud Netzer, Greater Herodium (Qedem 13 Jerusalem: The Institute of Archaeology, The Hebrew University of Jerusalem, 1981).

Coins Nabataea = Ya’akov Meshorer, Nabataean Coins (Qedem 3 Jerusalem: The Institute of Archaeology, The Hebrew University of Jerusalem, 1975).

Coins of Masada = Yaacov Meshorer, “The Coins of Masada,” in Masada I: The Yigael Yadin Excavations 1963‒1965: Final Reports. (ed. Joseph Aviram, Gideon Foerster, and Ehud Netzer Jerusalem: Israel Exploration Society and The Hebrew University of Jerusalem, 1989).

Hemer, Acts = Colin J. Hemer, El libro de los Hechos en el contexto de la historia helenística (ed. Conrad H. Gempf Tübingen, Germany: J.C.B. Mohr, 1989 reprinted Winona Lake, IN: Eisenbrauns, 2001, 2016).

Hendin, Guide = David Hendin and Herbert Kreindler, Guide to Biblical Coins (5th ed. New York: Amphora Books, 2010).
Inscriptions Caesarea Maritima = Clayton Miles Lehmann and Kenneth G. Holum, The Greek and Latin Inscriptions of Caesarea Maritima (The Joint Expedition to Caesarea Maritima, Excavation Reports 5 Boston, MA: The American Schools of Oriental Research, 2000).

ISBE = International Standard Bible Encyclopedia (ed. Geoffrey W. Bromiley, 4 vols., fully rev. ed. Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1979–1988).

Josephus, Antiquities = Flavius Josephus, The Antiquities of the Jews, in The Works of Josephus, Complete and Unabridged (trans. William Whiston new updated ed. Peabody, MA: Hendrickson, 1987), pp. 27‒542. An alternative translation of the title is: Jewish Antiquities.

Josephus, Guerras = Flavius Josephus, The Wars of the Jews, in The Works of Josephus, Complete and Unabridged (trans. William Whiston new updated ed. Peabody, MA: Hendrickson, 1987), pp. 543‒772. An alternative translation of the title is: La guerra judía.

Treasury of Jewish Coins = Ya’akov Meshorer, A Treasury of Jewish Coins: From the Persian Period to Bar Kokhba (Nyack, NY: Amphora, 2001).

This Bible History Daily feature was originally published on September 7, 2017. Updated May 2021.


Ver el vídeo: El puerto de Cartago