Sinagoga de Santa María la Blanca

Sinagoga de Santa María la Blanca

La Sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo, España, es única por haber sido originalmente una construcción árabe construida como una sinagoga judía que luego se convirtió en una iglesia cristiana en el siglo XV. Sinagoga de Santa María la Blanca se traduce literalmente como Sinagoga de Santa María la Blanca, y hoy está abierta a la vista.

Historia de la Sinagoga de Santa María la Blanca

La sinagoga de Santa María la Blanca se construyó por primera vez en 1180 y se completó a principios del siglo XIII. La sinagoga fue construida bajo el Reino cristiano de Castilla por arquitectos islámicos para la población judía de Toledo, y originalmente se llamó Sinagoga Ibn Shushan. El diseño es una construcción mudéjar, y los interiores blancos y sencillos y el uso de ladrillo y pilares en lugar de columnas fueron característicos de la arquitectura de Alomahad que prosperó en el siglo XII bajo el Califato Ibérico.

El diseño de la sinagoga también tuvo matices. A pesar de estar construida como una sinagoga, la falta de una galería de mujeres es similar a una mezquita. Entre 1405 y 1411, la sinagoga fue reutilizada como iglesia, tomando el nombre de Santa María para eliminar la "oscuridad" de su pasado judío. En ese momento, el Reino de Toledo formaba parte de la Reconquista en curso, y los siglos XIV y XV vieron conversiones forzadas, asesinatos en masa y disturbios contra la población judía de Toledo.

Según la iglesia católica, la sinagoga se convirtió en iglesia después de que un sacerdote dominico, Vicente Ferrer, convirtiera a la población judía. La iglesia más tarde se convirtió en un monasterio en 1550, los monjes buscaron purificar la construcción de su pasado judío. En 1856, el edificio fue declarado sitio conmemorativo nacional y, por lo tanto, fue restaurado.

En 2013, la comunidad judía de Toledo pidió al arzobispo que les devolviera el edificio. Sin embargo, no ha habido respuesta.

Sinagoga de Santa María la Blanca hoy

Después de una larga historia espiritual, la sinagoga ya no se usa para ceremonias, sino que es un museo propiedad de la Iglesia Católica. Puede caminar bajo los impresionantes arcos en forma de herradura y mirar hacia el techo artesonado de madera, admirar los altares y disfrutar del ambiente tranquilo.

Este increíble edificio está abierto todo el día de lunes a sábado para visitarlo, y las entradas solo cuestan 2,80 €. La Sinagoga de Santa María la Blanca sigue siendo uno de los monumentos más antiguos de Toledo.

Llegar a la Sinagoga de Santa María la Blanca

Situado en el casco antiguo de Toledo, rodeado de otros tesoros históricos, la forma más fácil de encontrar la sinagoga es en transporte público. Tome los autobuses L2 o L12 hasta Plaza Barrio Nuevo en Junto Plaza, a 200 metros a pie.


& # x27Queremos acción & # x27: llamado a devolver la antigua sinagoga de Toledo a la comunidad judía

Entre los abanicos, sombrillas y chucherías de la tienda de regalos del museo Santa María la Blanca se encuentran botellas de vino kosher y tejas pintadas con menorahs y magens David.

Son testimonio de que, a pesar de su nombre, sin olvidar sus encarnaciones como iglesia, cuartel y almacén, el museo comenzó su andadura en el siglo XII como la principal sinagoga de Toledo.

Hoy el mudéjar La obra maestra es una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad, un edificio cuyas paredes y pilares reflejan la interacción de tres culturas diferentes: cristiana, judía e islámica.

Los visitantes armados con palos para selfies y auriculares se mueven entre sus arcos de herradura blancos, mirando hacia el piso de baldosas o hacia los querubines y cristogramas que se asientan junto a los patrones geométricos.

Aunque Santa María la Blanca no ha sido sinagoga desde que fue tomada y convertida en iglesia a principios del siglo XV, algunos sienten que ha llegado el momento de devolverla a la comunidad judía.

Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, pide al arzobispo de Toledo que demuestre el compromiso de la iglesia con las relaciones interreligiosas a través del gesto simbólico de devolver el edificio.

Más de cinco siglos después de que Fernando e Isabel ordenaron a los judíos de España que se convirtieran o abandonaran el país, y 42 años después de que el Papa Pablo VI repudiera el antisemitismo y pidiera "comprensión y respeto mutuos" entre católicos romanos y judíos, Querub afirma que la iglesia española se está quedando atrás. sociedad cuando se trata de expiar los errores del pasado.

Azulejo del magen David en la tienda de regalos de Santa María. Fotografía: Alamy Stock Photo

“Los vientos de Roma han soplado muy débilmente en España”, dijo. “Los gestos de Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Papa Francisco parecen llegar a España muy tarde, o no llegar a España en absoluto”.

Señaló la reciente decisión del gobierno español de introducir una ley que ofreciera la ciudadanía a los descendientes de judíos sefardíes expulsados ​​en 1492, argumentando que España había dado "pasos de gigante" para lidiar con los pecados de su pasado.

Pero dijo: “¿Por qué la Iglesia católica en España no hace lo mismo? Cuando alguien reconoce sinceramente que ha cometido un error y trata de arreglar una injusticia, se convierte en una mejor persona. Es lo mismo: España es un lugar mejor y su sociedad ha avanzado. Ningún partido político se opuso a la ley. Francamente, fue extremadamente positivo. Lo mismo debe suceder con la iglesia: debe haber un diálogo judeocristiano ”.

Querub dice que le escribió al arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, el año pasado para solicitar una reunión sobre el tema, pero aún espera una respuesta.

Y la archidiócesis de Toledo muestra pocos signos de contemplar alguna devolución del edificio. En un comunicado de tres páginas, dijo que la propiedad de la iglesia sobre el edificio ahora desconsagrado era "perfectamente clara" y que el gobierno había restaurado Santa María la Blanca al cuidado de la arquidiócesis a través de una parroquia local en 1929.

Dijo que el arzobispo se había reunido con Querub dos veces, la más reciente en noviembre del año pasado, y agregó: “Acordaron reunirse nuevamente después de Navidad, pero ni el Sr. Querub ni nadie que actúe en su nombre ha pedido por escrito una reunión oficial, por lo que el arzobispo no ha podido responder a su solicitud ”.

La declaración también señaló que las ganancias del museo se destinaron al mantenimiento de otros edificios de la arquidiócesis y que el arzobispo había gastado casi 800.000 euros (685.000 libras esterlinas) en la conservación del edificio desde 2013.

Concluyó recordando que la cercana Sinagoga del Tránsito pertenecía al gobierno y no a la iglesia.

Recientemente, el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro Sierra, adoptó una nota más conciliadora y destacó la necesidad del diálogo. “Los gestos que nos unen y nos ayudan a todos son buenos”, dijo a El País. “Por supuesto que creo que son buenos. Santa María la Blanca necesita ser un lugar de encuentro ”.

Sin embargo, un portavoz de la archidiócesis de Madrid le dijo a The Guardian que el cardenal había estado hablando en términos generales y no se había pronunciado sobre si el edificio debería ser devuelto.

Los visitantes contemplan arcos de herradura y grabados en las paredes de Santa María la Blanca. Fotografía: Alamy Stock Photo

La población judía de España cuenta con menos de 100.000 habitantes, la mayoría de los cuales vive en Madrid, Barcelona y Málaga. Querub dijo que hoy no había una comunidad judía en Toledo, pero ese no era el punto en el que la federación no buscaba reclamar Santa María la Blanca como lugar de culto, sino usarla como museo que finalmente reconoce sus raíces y usa su nombre original. .

"No se trata de iniciar una guerra ... queremos profundizar el diálogo judeocristiano", dijo. "Queremos ver acción y una mejor educación: queremos que los centros de enseñanza de la iglesia católica hagan más para explicar lo que sucedió hace 2.000 años y enseñar a la gente sobre el pueblo judío y el vínculo entre ellos y la tierra de Israel".

Querub señaló los siglos de libelo de sangre, propaganda y los insultos antisemitas que siguen existiendo en el idioma español.

"La gente todavía usa la palabra judiada [para describir actos de crueldad o extorsión] y en León [durante la Semana Santa] se habla de 'matar a unos judíos' cuando se refieren a 'tomar unas copas' ”.

Él cree que el regreso de Santa María la Blanca sería un evento histórico que demostraría el compromiso de la iglesia de trazar una línea con el pasado.

“Pero no somos nosotros los que deberíamos decirle a la iglesia católica lo que debe hacer, cómo debe hacerlo o cuándo debe hacerlo. Simplemente nos gustaría este gesto simbólico ".


Contenido

Sinagoga Editar

La sinagoga fue construida alrededor de 1357, bajo el patrocinio de Samuel ha-Levi Abulafia. [2] Su familia había servido a los reyes castellanos durante varias generaciones e incluía cabalistas y eruditos de la Torá como Meir y Todros Abulafia, así como otro Todros Abulafia que fue uno de los últimos poetas en escribir en el estilo de influencia árabe favorecido por los judíos. poetas de la España de los siglos XII y XIII. [5] La sinagoga estaba conectada a la casa de Samuel ha-Levi Abulafia por una puerta privada y estaba destinada a ser una casa de culto privada. También sirvió como un centro para la educación religiosa judía, conocido como yesibah [2] o yeshivá.

Algunos estudiosos sugieren que Pedro de Castilla accedió a la construcción de la sinagoga como muestra de agradecimiento por el servicio de ha-Levi Abulafia como consejero y tesorero del rey. [1] Pedro también pudo haberle permitido compensar a los judíos de Toledo por la destrucción que había ocurrido en 1348, durante los pogromos antijudíos que acompañaron la llegada de la Peste Negra.

Samuel ha-Levi finalmente perdió el favor del rey y fue ejecutado en 1360. [6]

Iglesia Editar

Tras la expulsión de los judíos de España en 1492, la sinagoga se convirtió en iglesia. [2] Fue entregado a la Orden de Calatrava por el Rey Fernando y la Reina Isabel de España. [5] Se dice que la Orden convirtió el edificio en una iglesia al servicio de un priorato dedicado a San Benito. Fue a partir de su época de iglesia que el edificio adquirió el nombre de “El Tránsito”, que hace referencia a la Asunción de la Virgen María. [2] En el siglo XVII se cambia el nombre de la iglesia por el de Nuestra Señora del Tránsito: el nombre deriva de un cuadro de Juan Correa de Vivar que se encontraba allí y que representaba el Tránsito de la Virgen.

Cuartel militar Editar

La sinagoga fue utilizada como cuartel general militar durante las Guerras Napoleónicas. [3]

Museo y monumento nacional Editar

En 1877 el edificio se convirtió en monumento nacional. La transformación del edificio en el Museo Sefardí, como se denomina ahora, se inició hacia 1910. Fue iniciada por la Fundación Vega-Inclan. [3] En 1964, un real decreto estableció el Museo Sefardi, ubicado en la Sinagoga de Samuel ha-Levi. [4] Cuatro años después, en 1968, pasó a llamarse Museo Nacional de Arte Hispano-Hebraico. [4] El edificio, que se encuentra en buen estado de conservación, sigue siendo un museo.

Restauraciones Editar

Tras su conversión a iglesia católica y su uso como cuartel militar, el edificio pasó por varios períodos de restauración. La primera fase comenzó en 1879 con la limpieza y reparación de la hechal (arca de la Torá), la restauración de al menos catorce celosías y la eliminación de varias inscripciones hebreas. En 1884 Arturo Mélida y Alinari sustituye a Francisco Isidori como arquitecto jefe del proyecto, centrándose principalmente en la cubierta, la fachada y los refuerzos. El edificio volvió a estar en mal estado antes de convertirse en parte de la Casa Museo del Greco en 1911, cuando comenzó una nueva fase de restauraciones a gran escala. Se eliminaron los andamios que se habían colocado en décadas anteriores, junto con los tabiques de la galería de mujeres. Se restauraron el coro de madera de la iglesia y partes del interior. La adición de una biblioteca a la parte inferior de la galería, que desde entonces se ha convertido en un importante centro de estudios hebreos, supuso la demolición de gran parte de la fachada. [3]

Con la aparente aprobación del rey, ha-Levi desafió las leyes que exigían que las sinagogas fueran más pequeñas y más bajas que las iglesias y la decoración sencilla. La sala de oración es rectangular y mide 23 × 9,5 metros (aproximadamente 75,5 pies × 29,5 pies) y tiene un techo de 12 metros de altura (cerca de 40 pies). La sala de oración presenta estucos policromados de estilo nazarí, arcos de múltiples hojas, un enorme techo artesonado mudéjar, inscripciones hebreas alabando al rey y al mismo ha-Levi, inscripciones árabes y citas de los Salmos. El estuco, los arcos y el techo fueron realizados al estilo del palacio nazarí de la Alhambra. También hubo elementos cristianos en la arquitectura que mezclaban adornos de muqarnas con heráldica y motivos vegetales que eran comunes entre las construcciones cristianas e islámicas, así como en las sinagogas de la época. La ornamentación también lleva el escudo de armas ha-Levi, un préstamo de las costumbres arquitectónicas cristianas. Las inscripciones árabes rodean la sala de oración y se entrelazan con los patrones florales en el estuco. Están en escritura de estilo cúfico e incluyen afirmaciones devocionales positivas y alabanzas a Dios comunes en la arquitectura islámica. A lo largo de la sala de oración hay grandes marcos de madera de alerce hechos con incrustaciones policromadas de marfil talladas. [7]

Las mujeres fueron separadas de los hombres durante los servicios y se les reservó una galería en el segundo piso. La galería está ubicada a lo largo del muro sur, con cinco amplias aberturas que miran hacia el arca de la Torá (llamada en la tradición sefardí hechal, hejal, heichal o heikal). La hechal desarrolló una innovación de diseño en la forma de una gran fachada que tenía tres paneles verticales con motivo sebka en el panel central, [8] así como cornisas de muqarnas con motivos vegetales y de jardín.

La arquitectura de El Tránsito influyó en otras sinagogas del siglo XIV, como la Sinagoga de Córdoba, que compartía el diseño hechol de la fachada de tres paneles y la arquitectura mudéjar.

Arquitectura exterior Editar

En contraste con el interior altamente ornamentado, el exterior de la sinagoga estaba construido con ladrillo y piedra y era sencillo y en gran parte sin adornos. Esto dejó a la sinagoga como un edificio modesto que no se destacó de sus alrededores, excepto en que su techo alto lo elevaba ligeramente por encima de los edificios adyacentes. [9]


Iglesia Sinagoga Santa María la Blanca, Toledo, España

La antigua sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo

Originalmente construida como sinagoga en el siglo XII, cuando la ciudad de Toledo era un modelo de cooperación entre sus poblaciones musulmana, judía y cristiana, finalmente se convirtió en una iglesia católica en el siglo XV y pasó a llamarse Santa María la Blanca (Santa María el Blanco.) Todavía está bajo la propiedad de la iglesia hoy, que supervisa su preservación y estatus como museo. Es una de las dos sinagogas abiertas en Toledo hoy, que ahora muestra con orgullo su herencia judía para los turistas. Es un sitio encantador y está bien conservado. El estuco blanco y la galería superior de ventanas crean un espacio luminoso y relativamente aireado. Su estructura columnar evoca mezquitas, como la Mesquita en Córdoba, y muestra el estilo arquitectónico mudéjar predominante en la España morisca de la Edad Media.

La iglesia más destacada de Toledo, por supuesto, es la Catedral de Toledo.

Puede prepararse para sus propios viajes leyendo nuestra página Empiece a planificar su viaje ahora.

Nos encanta viajar con el equipo adecuado. Puede consultar muchas de las cosas que utilizamos para hacer que todos nuestros viajes sean mucho más agradables y eficientes, todo en una sola página. Haz click aquí para verlo. Si compra algo en esta página, Travel Past 50 recibirá una pequeña comisión sin cargo adicional para usted. Gracias.


Sinagoga de Santa María la Blanca

La sinagoga de Santa María la Blanca es un edificio religioso erigido en la ciudad de Toledo, España en 1180 (según la inscripción en una viga). Su clasificación estilística y cultural no es sencilla, pues fue construida en territorio cristiano, el Reino de Castilla, por constructores islámicos, para uso y flores judías. Se considera un símbolo de la cooperación de las tres culturas que poblaron la Península Ibérica en la Edad Media. La sinagoga es una construcción mudéjar, creada por arquitectos moriscos en suelo cristiano, con fines no islámicos. Pero también puede considerarse uno de los mejores ejemplos de la arquitectura almohade, por los elementos constructivos y el estilo. Los muros interiores blancos y lisos, el uso de ladrillo y de pilares en lugar de columnas y la decoración vegetal de los capiteles son característicos de la arquitectura almohade.

La tipología también presenta matices en su clasificación, pues si bien fue construida como sinagoga, su sala hipóstila y la falta de galería de mujeres la acercan al error tipográfico de mezquita. Se convirtió en iglesia en el siglo XV, pero no se hicieron reformas importantes para el cambio. Tomó entonces el nombre de Santa María la Blanca (Santa María la Blanca), y hoy se la conoce con ese nombre.

Hora de apertura: Lunes a sábado: 10.00 - 17.45 horas.
Entradas: 2,8 Euros.

Mapa de Sinagoga de Santa María la Blanca

Sinagoga de Santa María la Blanca
Reyes Católicos, 4
Toledo (España)


Sinagogas medievales en Toledo, España

Cuando se construyeron las primeras sinagogas supervivientes en España, los judíos habían vivido allí durante más de mil años. Los primeros judíos probablemente llegaron a la península ibérica entre los conquistadores y colonizadores romanos que llegaron allí en el siglo I d.C. Los judíos fueron perseguidos por los cristianos durante el período de la Antigüedad tardía (comenzando en el siglo IV), pero cuando se estableció el dominio musulmán en 711, mejoró la situación jurídica y económica de los judíos. A menudo bien integrados en los gobiernos y economías de las ciudades musulmanas de Al-Andalus, muchos judíos hablaban árabe y vestían la misma ropa que sus vecinos musulmanes.

Aunque las estimaciones de población para los períodos premodernos son notoriamente poco fiables, un estudioso ha estimado que la población judía de España creció hasta ser más grande que las poblaciones judías de todas las demás partes del mundo medieval juntas. Dado el tamaño y la riqueza de las comunidades judías españolas de Al-Andalus, podemos estar seguros de que construyeron muchas sinagogas en los barrios de las ciudades donde vivían, pero ninguna sobrevive antes de que el sur de España fuera reconquistado por gobernantes cristianos del norte. . Las sinagogas medievales más notables de España se encuentran en antiguas capitales islámicas, pero fueron construidas después de que estas ciudades fueran nuevamente gobernadas por cristianos.

Sinagoga Ibn Shoshan (ahora Santa María la Blanca), construida en 1180, Toledo, España (foto: Benjamín Núñez González, CC BY-SA 3.0)

A finales de la Edad Media, había al menos once sinagogas en la ciudad de Toledo, en el centro de España. Dos de ellos, la sinagoga Samuel Halevi Abulafia y la sinagoga Ibn Shoshan, se encuentran a pocas cuadras de distancia en el antiguo barrio judío. Ambas sinagogas muestran un estilo inspirado en los edificios islámicos que las rodeaban, a veces llamados Mudéjar . Este estilo fue utilizado por mecenas y constructores musulmanes, cristianos y judíos que vivían en partes de España anteriormente gobernadas por musulmanes. Los primeros constructores musulmanes se habían inspirado en las culturas que precedieron a su llegada al incluir detalles que habían sido populares entre los romanos y los cristianos de la Antigüedad tardía en España, como columnas reutilizadas, capiteles corintios y arcos de herradura.

Una sinagoga del siglo XII para Toledo y la comunidad judía # 8217s

Sinagoga Ibn Shoshan (ahora Santa María la Blanca), construida en 1180, Toledo, España (foto: José Luis Filpo Cabana, CC BY-SA 3.0)

La sinagoga Ibn Shoshan probablemente se construyó por primera vez alrededor de 1180, y probablemente fue renovada por un miembro de la corte real española en el siglo XIII antes de que se convirtiera en una iglesia (rebautizada como Santa María la Blanca) en 1411. La bimá, arca de la Torá, y los asientos para la congregación fueron destruidos cuando el edificio se convirtió en una iglesia. Todo lo que queda de la sinagoga es la arquitectura.

Detalle de la capital en la Sinagoga Ibn Shoshan (ahora Santa María la Blanca), construida en 1180, Toledo, España (foto: Harvey Barrison, CC BY-SA 2.0)

El interior está dividido en cinco pasillos por cuatro filas de robustos pilares octogonales. Los muelles llevan hileras de capiteles decorados con piñas y volutas de estuco, coronados por arcos de herradura gigantes.

Sobre los arcos hay capas de zarcillos y rondas de estuco de bajo relieve, conchas de vieira, entrelazados geométricos y filas de arcos ciegos con múltiples lóbulos (llamados arcos polilobulados), una riqueza de decoración de la superficie que recuerda el tipo encontrado en edificios españoles anteriores. como la Gran Mezquita de Córdoba.

Sabemos que no era simplemente un estilo toledano local, sino uno popular en otras partes de España, porque la comunidad judía del norte de Segovia construyó una sinagoga muy similar, ahora destruida, casi al mismo tiempo.

Una sinagoga privada para un consejero real

Sinagoga Samuel Halevi Abulafia (ahora El Tránsito de Nuestra Señora), c. 1360, Toledo, España (foto: Olivier Lévy, CC BY-SA 3.0)

Sinagoga Samuel Halevi Abulafia, c. 1360, Toledo, España (foto: Antonio.velez, CC BY-SA 3.0)

Casi doscientos años después, alrededor de 1360, Samuel Halevi Abulafia, tesorero y consejero del rey español Pedro I de Castilla, construyó una nueva sinagoga en un estilo diferente pero relacionado. A diferencia de la sinagoga Ibn Shoshan, esta era privada y estaba adjunta al palacio de Halevi, aunque habría sido un monumento importante en el vecindario dada su altura.

En lugar de estar dividida en pasillos por filas de arcos, la sinagoga Samuel Halevi Abulafia (más tarde conocida como la iglesia de El Tránsito de Nuestra Señora) está dominada por un salón abierto y elevado que está orientado hacia un nicho de la Torá de tres arcos. Las partes superiores de las paredes interiores y la pared que rodea el nicho de la Torá están cubiertas con decoración de estuco de bajo relieve.

Justo debajo del techo decorativo de madera hay filas de columnas que sostienen arcos polilobulados que abrazan la pared, muy similares a los de la cercana sinagoga Ibn Shoshan. Debajo de estos se encuentran patrones geométricamente organizados de hojas, flores, conchas de vieira y zarcillos entrelazados, así como el escudo de armas del Reino de Castilla (un castillo de tres torreones). Una gran cantidad de inscripciones en hebreo y árabe alaban al rey Pedro, el arquitecto del edificio, Don Meir Abdeil, y al tesorero real y patrón de la sinagoga, Samuel Halevi, que se describe como un príncipe entre los príncipes de la tribu de Levi. & # 8221 Las inscripciones también citan textos literarios y religiosos, incluida la Biblia y el Corán & # 8217an.

Relieves de pared y columnatas, sinagoga Samuel Halevi Abulafia, c. 1360, Toledo, España (foto: Windwhistler, CC 0)

Este era el mismo estilo que el rey Pedro (que era católico) favorecía en la arquitectura de su propio palacio, convirtiéndolo en un lenguaje decorativo común a las élites musulmanas, cristianas y judías. Samuel pudo haber querido celebrar su propia integración en el centro de poder del reino imitando su estilo cortesano, pero desafortunadamente su éxito duró poco. Poco después de que se completó la sinagoga, Pedro lo hizo arrestar, torturar y ejecutar.

Aunque la población judía en España fue cada vez más perseguida y finalmente en 1492, oficialmente desterrada (a menos que se convirtieran al cristianismo), estas estructuras de sinagogas dan fe de su larga presencia y de las estrechas interconexiones entre las culturas musulmana, judía y cristiana en la España medieval.

Norman Roth, & # 8220 Nueva luz sobre los judíos del Toledo mozárabe, & # 8221 Revisión de AJS 11 (1986), págs. 189-220.

Convivencia: Judíos, musulmanes y cristianos en la España medieval , ed. Vivian B. Mann, Thomas F. Glick y Jerrilynn D. Dodds (Nueva York: The Jewish Museum George Braziller, 1992).

R. Wischnitzer, La arquitectura de la sinagoga europea (Filadelfia, 1964), pág. 35.


Parroquia de Santa María la Blanca

Después de una restauración reciente, se ha encontrado que Santa María la Blanca es la única iglesia de Sevilla que conserva restos de tres religiones. Antiguamente mezquita, se convirtió en sinagoga por orden del rey Alfonso X en 1252, y luego fue consagrada como templo cristiano en 1391.

En 1661 se decide transformar completamente la iglesia, obra realizada por Juan González. Toda la iglesia fue demolida, excepto el presbiterio. Los pilares de piedra originales fueron sustituidos por cinco pares de columnas, sin base ni capitel, de mármol rojo veteado de Antequera, tallado por el cantero Gabriel de Mena. Las tres naves son abovedadas. El coro, con asientos de madera de caoba, está a los pies de la iglesia, con un arco bajo.

El estilo austero en el exterior contrasta con el tesoros artísticos en el interior, característica que la diferencia del resto de iglesias de la localidad. Muestra impresionantes yeserías con motivos geométricos y vegetales, rosetones, ángeles, querubines e incluso una reproducción de la Giralda, que ocupa toda la superficie de las bóvedas, cúpula e intradós de arcos. Estos adornos, junto con murales y zócalos de azulejos, reflejan un estilo barroco muy maduro. Destacados incluyen cuadros de Murillo e imágenes de Ntra. Señora de las Nieves y Cristo del Mandate.

En el exterior, la iglesia tiene dos pequeñas fachadas. El principal, hacia calle Santa María la Blanca, tiene una forma de torre-fachada. Esto y el Puerta gótica son todo lo que queda del edificio 1391. Consta de tres tramos: el primero muestra dos puntos de ventana semicirculares, sin ningún tipo de decoración, el siguiente es el campanario, con dos arcos de medio punto enmarcados por pilastras y rematado con un frontón roto, por último, un campanario con un vano de arco de medio punto enmarcado por pilastras coronadas con esferas de cerámica y un álabe de hierro forjado.

De lunes a sábado, de 10 a 13 y de 18 a 20:30 horas. Domingos y festivos, de 9:30 a 12 h., De 13 a 14 h. Y de 18 a 20:30 h.


La sinagoga Santa María la Blanca à Tolède a été construite en 1180 comme l'atteste une date en hébreu sur l'une des poutres. Tolède était déjà reconquise par les princes chrétiens depuis 1085. C'est un superbe exemple de style mudéjar qui ressemble plus à une mosquée qu'à une synagogue, notamment par l'absence de galerie pour les femmes. Tipificación également mudéjar sont: l'utilisation de murs blancs et lisses faits en briques recouvertes de ciment et de chaux, la décoration géométrique des frises mais végétale des chapiteaux.

La sinagoga se caractérise par cinq nefs séparées de piliers soutenant des arcs en fer à cheval. Son arquitectura influença beaucoup celle de la synagogue de Ségovie.

En 1260, la communauté juive de Tolède obtint l'autorisation exceptionnelle d'Alphonse X de reconstruire ce qui serait «la plus grande et la plus belle» sinagoga de España, ce qui contrevenait à une bulle du pape Innocent IV. L'édifice fut donc érigé en territoire chrétien par des maçons maures et fut financé par la communauté juive de la ville de Tolède, représenté par don Yosef ben Shoshan. Une fois terminée, elle fut nommée «gran sinagoga», puisqu'elle constituait le principal lieu de culte hébraïque à Tolède. Colgante plus d'un siècle, les Juifs tolédans vinrent dans cette synagogue pour prier et étudier le Talmud, mais cette période prit fin lors de l'attaque de la Juiverie en 1355 et des massacres de 1391.

Elle fut transformée en église dès 1405 après ce que des siècles plus tard on aurait appelé un pogrom peut-être mené par saint Vincent Ferrier [2]. Toutefois, au début du XV e siècle, Ferrier écrit: «Les apôtres qui ont conquis le monde ne portaient ni lances ni couteaux. les chrétiens ne doivent pas tuer les juifs avec le couteau, mais avec la paroles et pour cela les émeutes qu'ils font contre les juifs, ils les font contre Dieu même, car les juifs doivent venir d'eux-mêmes au baptême »[ 3]. Pour autant, les Juifs d'alors convertis de force puis, accusés de crypto-judaïsme, se plaignent d'avoir eu à «céder à la violencia et à la nécessité et pour éviter de plus mauvais traitements» encore, et considèrent que «Ferrier soit aussi grand persécuteur que calomniateur »[4].

Néanmoins, l'histoire retient ce qu'en dit le père Fages en 1901 selon lequel, prêchant un jour dans l'église d'un faubourg de Tolède devant une immense foule, Vincent Ferrier interrogea: «Est-il possible que vous supportiez de tels monumentos de perfidie (las sinagogas)? Allons à la synagogue. Qu’elle devienne le plus beau sanctuaire dédié à la Mère de Dieu, dans cette ville qui lui est consacrée »[5]. Alors, il serait allé ardemment vers la grande synagogue de Tolède, son crucifix élevé, où le peuple le suit. Frappés de terreur, les Juifs assistent sans manifestater à la prise de posesion de leur temple et par la suite, les convertis pour la plupart y reviennent, soi-disant pour «adorer celui que leurs pères avaient crucifié», écrit son biographe catholique [6 ].

Les sources divergent sur la nature des événements (invasion pendant un sermon obligatoire ou bien massacres pendant le culte synagogal), la date (1391 ou 1411) et la part que prit Ferrier à l'appropriation d'une synagogue de Tolède puis à sa transform en l'église Santa Maria la Blanca [7], [8] qui est aujourd'hui un musée.

Modificador de nos jours

La synagogue-musée est toujours propriété de l'Église catholique qui aurait voulu l'échanger avec les autorités israéliennes contre une salle du Monument connu comme la «tombe du roi David» à Jérusalem qui, selon la tradicion juive, contiendrait les restes du fondateur de l'Israël antique et qui, selon la tradicion chrétienne, aurait abrité le dernier repas du Christ [9].

La sinagoga fait l’objet d’un classement en Espagne au titre de bien d'intérêt culturel depuis le 4 juillet 1930 [10].


Qué ver en la Sinagoga de Santa María la Blanca

Afortunadamente, la sinagoga original ha sobrevivido intacta a su turbulenta historia. El interior está dividido en cinco pasillos por cuatro filas de siete arcos de herradura, cada uno con elaboradas decoraciones de barro y orejas moldeadas en yeso. Los capiteles están tallados con decoraciones vegetales que sugieren influencias almohades, mientras que el suelo rojo oscuro está salpicado de azulejos decorativos.

El efecto general es más el de una mezquita que de una sinagoga, y carece notablemente de una galería de mujeres. Pero las ventanas redondas y el exterior relativamente sencillo están en consonancia con la mayoría de las sinagogas europeas.

Un hermoso retablo del siglo XVI al final del pasillo central refleja el uso posterior de la sinagoga como iglesia.


Parámetros de plantilla

TemplateData es una forma de almacenar información sobre los parámetros de la plantilla (la descripción de éstos y de toda la plantilla) tanto para humanos como para máquinas. Es utilizado por VisualEditor y posiblemente otras herramientas como Upload Wizard.

Documentación de plantilla existente
En Wikimedia Commons, se recomienda utilizar <> with either useTemplateData=1 or useTemplateData=only on the /doc subpage and transcluding it with <> into the template. <nowiki> -tags can be wrapped around the arguments, if required, to avoid templates being expanded.

Newly created template documentation and imports
Another option, especially for imported templates, or for users with JSON experience, is placing raw <templatedata>-tags into the Wikitext of the template, as described in various Wikipediae.

Institution page template, intended for use in “institution” field of <> and <> template to provide additional information and links for GLAM (Galleries, Libraries, Archives, and Museums) institutions which hold the artworks. May also be added to Wikidata, using P1612.

This template prefers inline formatting of parameters.

ParameterDescripciónEscribeEstadoopción 1

Set to “collapse” to collapse the table by default. More options may come in the future

Información adicional

The template is intended to be used in the following namespaces: all namespaces

The template is intended to be used by the following user groups: all users

Internationalized on Module:I18n/institution, partly using Wikidata items.


Ver el vídeo: SINAGOGA de SANTA MARIA LA BLANCA Toledo. Nefer Viajera