Columnatas de la basílica de Sant'Ambrogio de Bramante

Columnatas de la basílica de Sant'Ambrogio de Bramante


Basílica de San Ambrosio

Una de las iglesias más antiguas de Milán, la Basílica de Sant & aposAmbrogio fue construida por San Ambrosio en 379-386, en un área donde habían sido enterrados numerosos mártires de las persecuciones romanas. El primer nombre de la iglesia fue de hecho Basílica mártir.

En los siglos posteriores a su construcción, el edificio sufrió varias restauraciones y reconstrucciones parciales, asumiendo el aspecto actual en el siglo XII, cuando fue reconstruido en estilo románico. La iglesia actual se inició alrededor de 1080. La nave data de alrededor de 1128 y las bóvedas de crucería de la nave son de alrededor de 1140.

Inicialmente, la basílica estaba fuera de la ciudad de Milán, pero durante los siglos siguientes, la ciudad creció a su alrededor. Se convirtió en un centro de vida religiosa y se desarrolló una comunidad de canónigos en la iglesia. En 789, se estableció un monasterio dentro de los terrenos de la basílica. Los cánones, sin embargo, conservaron su propia comunidad e identidad en lugar de desaparecer. Dos comunidades religiosas separadas y distintas compartían la basílica. En el siglo XI, los canónigos adoptaron órdenes y se convirtieron en canónigos regulares. Ahora había dos órdenes monásticas separadas que seguían reglas diferentes viviendo en la basílica. Los canónigos estaban en el edificio norte, el claustro de los canónigos, mientras que los monjes estaban en los dos edificios del sur.

Las dos torres simbolizan la división en la basílica. El siglo noveno Torre dei Monaci (& aposTower of the Monks & apos) La torre fue utilizada por los monjes para llamar a los fieles a la misa de los monjes y apos. Los monjes se sustentaban, en parte, de las ofrendas que se daban después de la misa. Sin embargo, los canónigos no tenían campanario y no se les permitió tocar las campanas hasta que terminaron su propia torre en el siglo XII.

El monasterio y la iglesia se convirtieron en un gran terrateniente en el norte de Italia y en lo que ahora es el cantón suizo de Ticino. El 4 de agosto de 1528 se firmó aquí el llamado & aposPaz de San Ambrosio & apos, entre las facciones nobles y populares de la ciudad. En 1492, los benedictinos encargaron a Donato Bramante, arquitecto estructural de la Basílica de San Pedro y Apóstoles, la renovación de la nueva rectoría.

En agosto de 1943, los bombardeos aliados dañaron gravemente la basílica, en particular el ábside y sus alrededores. Como resultado de esto, se construyó un nuevo edificio, pintado de rosa, para albergar las oficinas de Abbot & aposs y el museo.

Interior

La basílica tiene un ábside semicircular y capillas semicirculares más pequeñas al final de las naves no hay crucero. El interior tiene el mismo tamaño que el pórtico exterior.

Bajo el revestimiento de la cúpula, en el último tramo de la nave, se encuentra el presbiterio con, en su centro, el altar mayor. Esto fue realizado en 824-859 por Volvinius. Presenta un antependio dorado con piedras preciosas en ambos lados. El altar está coronado por un copón contemporáneo, encargado por el arzobispo de Milán Angilberto II.

El ábside muestra un mosaico de principios del siglo XIII. Fue restaurado en gran medida después de los daños durante la Segunda Guerra Mundial. El oratorio de San Vittore en Ciel d & aposOro, construido en el siglo IV por el obispo Maternus, alberga mosaicos en las paredes y en el techo (siglo V). Estos incluyen uno de los primeros retratos de San Ambrosio.

La iglesia también alberga la tumba del emperador Luis II, fallecido en Lombardía en 875. La cripta, ubicada bajo el altar mayor, fue construida en el siglo IX para albergar los restos de tres santos aquí venerados: Ambrosio, Gervaso y Protaso. Los restos de los santos ya se encontraban en una cripta de la zona, aunque su posición se fue perdiendo con los siglos. En el siglo IX, el obispo Angilbert los encontró y los puso en un solo sarcófago de pórfido. El aspecto actual de la cripta data de la restauración del siglo XVIII encargada por el cardenal Benedetto Erba Odescalchi y otras del siglo siguiente, en la que los cuerpos de los tres santos fueron trasladados a una urna de plata en un espacio bajo el copón.


Basílica de Sant & # 8217Ambrogio

Basílica de Sant & # 8217Ambrogio es una hermosa iglesia en Milán, ubicada en Piazza Sant & # 8217Ambrogio. Una de las iglesias más antiguas de la ciudad, tradicionalmente se considera la segunda iglesia más importante de Milán, después del Duomo.

HISTORIA CORTA

En este lugar se construyó una primera iglesia entre 379 y 386, a instancias del obispo de Milán, Ambrogio, en una zona donde fueron enterrados los cristianos mártires de las persecuciones romanas. Para ello, se dedicó a los mártires y se llamó Basílica mártir.

Ambrogio quiso colocar aquí todas las reliquias de los santos mártires Vittore, Nabore, Felice, Vitale, Valeria, Gervasio y Protasio. En 397, también fue enterrado aquí, y luego la iglesia fue rebautizada en su honor.

En el siglo IX, el obispo Angilberto II añadió a la iglesia un gran ábside, precedido de una sala con bóveda de cañón, bajo la cual se desarrollaban las funciones litúrgicas. En el mismo período, el ábside fue decorado con un gran mosaico, el Redentor entronizado entre los mártires Protasio y Gervasio, con los arcángeles Miguel y Gabriel arriba.

La basílica recibió su forma actual entre 1088 y 1099, cuando, a instancias del obispo Anselmo III da Rho, fue reconstruida radicalmente según la arquitectura románica. El trazado de tres naves y tres ábsides correspondientes fue heredado de la antigua iglesia.

En 1492, el arquitecto Donato Bramante recibió el encargo de diseñar la nueva rectoría, reconstruir algunas partes del monasterio y reacomodar la disposición de las capillas de la iglesia.

En 1799, después de la agitación de la Revolución Francesa, la República Cisalpina de Napoleón Bonaparte decidió suprimir el capítulo de la basílica y estableció un hospital militar en el edificio. Tras el final de la dominación napoleónica, la iglesia fue reabierta al culto y se restauraron los cánones.

La iglesia fue fuertemente afectada por el bombardeo angloamericano de 1943, que destruyó la parte exterior del pórtico, dañando también la cúpula de la basílica, el mosaico detrás del altar y otras partes externas de la iglesia. En los años siguientes, se llevó a cabo una obra de restauración, finalizada en la década de 1950.

ARQUITECTURA

La basílica del siglo XI heredó el plan de la iglesia antigua & # 8211 tres naves absidales sin crucero, con un pórtico de cuatro lados.

La fachada a dos aguas de la iglesia, amplia y plana, tiene dos logias superpuestas & # 8211 la inferior tiene cinco arcos iguales y se une con el perímetro interior del pórtico, mientras que la superior tiene cinco arcos que crecen en altura según el perfil de las pistas.

El pórtico tiene elegantes arcos sostenidos por pilares flanqueados por semicolumnas. Los arcos son de doble anillo, con los marcos sostenidos por pequeños arcos similares a los de la fachada, mientras que en las superficies superiores aparecen finas pilastras.

En el último tramo de la nave central, se encuentra el presbiterio con el altar mayor, agregado en el siglo X, decorado con oro, plata, piedras preciosas y esmaltes. El altar está coronado por el copón, encargado por el arzobispo de Milán, Angilberto II. El copón descansa sobre cuatro columnas de pórfido rojo y presenta, en los cuatro lados, altos relieves en estuco.

CÓMO LLEGAR ALLÁ

La estación de metro más cercana es Sant'Ambrogio, situado a unos 150 metros de la iglesia, en la Línea 2. La parada de autobús más cercana es Carducci, ubicada a unos 140 metros, en la línea 94 de bus.


Basilica di Sant & # 039Ambrogio

Cada ciudad tiene su santo patrón o protector y Milán ciertamente no es una excepción: Sant'Ambrogio, obispo de la ciudad desde 374 hasta 397, fue una de las figuras eclesiásticas más importantes del siglo IV. Fue muy estimado y, aún hoy, en toda la diócesis de Milán se celebra la Santa Misa en el Rito ambrosiano, algo diferente al rito romano celebrado en el resto del mundo.

Una visita a esta iglesia dedicada al santo patrón es muy recomendable: la Basílica de San Ambrosio. es una de las iglesias más importantes del mundo, la cuna de la historia y la espiritualidad en Milán y un paradigma de la Estilo románico. Gran devoción popular gira en torno a la basílica que siempre ha sido destino de peregrinos y visitantes, así como las otras iglesias fundadas por el Santo Obispo: San Simpliciano y San Nazaro Maggiore.

La entrada de la basílica, la magnífica atrio formado por cuatro columnas con capiteles tallados en relieve, anticipa el ambiente venerado típico de los interiores eclesiásticos.

Construido entre 379 y 386, y luego reconstruido en el período románico, originalmente se llamó "Basílica Mártir" (Basílica de los Mártires) a instancias de Sant'Ambrogio. Construido en el centro de una gran área (Hortus Philipphi) reservada para los entierros cristianos y caracterizada por la presencia de pequeñas celdas en conmemoración de los mártires, la basílica - dedicada a la mártires Gervasio y Protasio - aún conserva el restos de los dos santos, y del mismo Sant'Ambrogio, bajo el altar.

Absolutamente no te lo puedes perder es el espléndido Altar de oro del maestro orfebre Vuolvinio (835 d.C.) con intrincadas escenas talladas de la vida de Cristo en el frente del altar e impresionantes imágenes de la vida de San Ambrosio en el reverso. También es notable la vasta ábside mosaico que representa al Redentor entre los santos Gervasio y Protasio y el imponente tardorromano Sarcófago de Stilicho.

los capilla de San Vittore en Ciel d’Oro Ciertamente merece una visita: la pequeña sala trapezoidal con cripta era originalmente independiente de la basílica, cerrada por un ábside. Toma su nombre de las teselas doradas del techo abovedado y presume la representación más antigua conocida del obispo Ambrogio, cuyo rostro está representado de forma extremadamente realista a pesar de la complejidad de la técnica del mosaico. El busto de San Vittore está representado con teselas de oro en la parte más alta de la cúpula con la corona de mártires enjoyada colocada en su cabeza.

DATOS INTERESANTES

En la nave central, sobre una columna de pórfido de Elba, se encuentra un serpiente de bronce sinuosa. De acuerdo a leyenda, era la serpiente forjada en el desierto por Moisés para defender a su pueblo de la mordedura de este reptil. De hecho, se creía que cualquiera que hubiera sido mordido podría salvarse la vida simplemente contemplando esta serpiente esculpida en bronce.

La historia de la llegada de la serpiente a la Basílica de San Ambrosio es aún más legendaria. Hacia el año 1000, Arnolfo, arzobispo de Milán, partió hacia Constantinopla para acompañar a una novia bizantina al emperador Otón III. La misión fracasó porque el emperador murió antes de ver a su novia y la princesa fue repatriada pero la serpiente de bronce, que era uno de los regalos de boda, permaneció en Milán.

Tan pronto como fue colocado en la Basílica de San Ambrosio, los milaneses lo vieron como un objeto mágico con propiedades curativas capaces de curar enfermedades y gusanos intestinales.

La leyenda aún guarda otras sorpresas: se dice que la serpiente cobrará vida el día del juicio final y que descenderá de la columna y regresará al Valle de Josafat donde originalmente fue forjado por las manos de Moisés.

Fuera de la basílica se encuentra un pilar llamado "la columna del diablo" ya que, según la leyenda popular, los cuernos del diablo perforaron dos agujeros en el fuste de la columna cuando fue arrojado contra ella en la pelea con Sant'Ambrogio que aquí se produjo.


Contenido

San Pedro es una iglesia construida en estilo renacentista ubicada en la Ciudad del Vaticano al oeste del río Tíber y cerca de la colina Janiculum y el mausoleo de Adriano. Su cúpula central domina el horizonte de Roma. Se accede a la basílica a través de la Plaza de San Pedro, un patio en dos secciones, ambas rodeadas por altas columnatas. El primer espacio es ovalado y el segundo trapezoidal. La fachada de la basílica, con un orden gigante de columnas, se extiende a lo largo del final de la plaza y se accede a ella mediante escalones en los que se encuentran dos estatuas de 5,55 metros (18,2 pies) de los apóstoles de Roma del siglo I, los santos Pedro y Pablo. [9] [10]

La basílica es de forma cruciforme, con una nave alargada en forma de cruz latina, pero los primeros diseños eran para una estructura de planta central y esto todavía se evidencia en la arquitectura. El espacio central está dominado tanto externa como internamente por una de las cúpulas más grandes del mundo. La entrada se realiza a través de un nártex, o vestíbulo de entrada, que se extiende a lo largo del edificio. Una de las puertas de bronce decoradas que parten del nártex es la Puerta Santa, que solo se abre durante los jubileos. [9]

Las dimensiones interiores son enormes en comparación con otras iglesias. [5] Un autor escribió: "Solo gradualmente nos damos cuenta: cuando vemos a la gente acercarse a tal o cual monumento, extrañamente parecen encogerse; por supuesto, quedan empequeñecidos por la escala de todo lo que hay en el edificio. a su vez nos abruma ". [11]

La nave que conduce a la cúpula central tiene tres tramos, con pilares que sostienen una bóveda de cañón, la más alta de cualquier iglesia. La nave está enmarcada por amplios pasillos que tienen varias capillas fuera de ellos. También hay capillas que rodean la cúpula. Moviéndose alrededor de la basílica en el sentido de las agujas del reloj son: El Baptisterio, la Capilla de la Presentación de la Virgen, la Capilla del Coro más grande, el Altar de la Transfiguración, la Capilla Clementina con el altar de San Gregorio, la Entrada de la Sacristía, el Altar de la Mentira, el crucero izquierdo con altares a la Crucifixión de San Pedro, San José y Santo Tomás, el altar del Sagrado Corazón, la Capilla de la Virgen de la Columna, el altar de San Pedro y el Paralítico, el ábside con el Cátedra de San Pedro, el altar de San Pedro levantando Tabita, el altar de Santa Petronilla, el altar del Arcángel Miguel, el altar de la Navicella, el crucero derecho con altares de San Erasmo, Santos Processo y Martiniano, y San Wenceslao , el altar de San Jerónimo, el altar de San Basilio, la Capilla Gregoriana con el altar de la Virgen del Socorro, la Capilla más grande del Santísimo Sacramento, la Capilla de San Sebastián y la Capilla de la Piedad. [9] Los monumentos, en el sentido de las agujas del reloj, son para: María Clementina Sobieski, Los Estuardo, Benedicto XV, Juan XXIII, San Pío X, Inocencio VIII, León XI, Inocencio XI, Pío VII, Pío VIII, Alejandro VII, Alejandro VIII, Pablo III, Urbano VIII, Clemente X, Clemente XIII, Benedicto XIV, San Pedro (estatua de bronce), Gregorio XVI, Gregorio XIV, Gregorio XIII, Matilde de Canossa, Inocencio XII, Pío XII, Pío XI, Cristina de Suecia , León XII. En el corazón de la basílica, debajo del altar mayor, se encuentra el Confesión o Capilla de la Confesión, en referencia a la confesión de fe de San Pedro, que condujo a su martirio. Dos escaleras curvas de mármol conducen a esta capilla subterránea al nivel de la iglesia de Constantino e inmediatamente encima del supuesto lugar de enterramiento de San Pedro.

Todo el interior de San Pedro está profusamente decorado con mármol, relieves, esculturas arquitectónicas y dorados. La basílica contiene una gran cantidad de tumbas de papas y otras personas notables, muchas de las cuales se consideran obras de arte excepcionales. También hay una serie de esculturas en nichos y capillas, incluida la de Miguel Ángel Piedad. La característica central es un baldaquino, o dosel sobre el Altar Papal, diseñado por Gian Lorenzo Bernini. El ábside culmina en un conjunto escultórico, también de Bernini, y que contiene el simbólico Cátedra de San Pedro.

Un observador escribió: "La Basílica de San Pedro es la razón por la que Roma sigue siendo el centro del mundo civilizado. Por razones religiosas, históricas y arquitectónicas, por sí misma justifica un viaje a Roma, y ​​su interior ofrece un palimpsesto de estilos artísticos en su mejor ". [12]

El filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson describió a San Pedro como "un adorno de la tierra. Lo sublime de lo bello". [13]

La Basílica de San Pedro es una de las basílicas papales (anteriormente denominadas "basílicas patriarcales") [nota 2] y una de las cuatro basílicas mayores de Roma, las otras basílicas mayores (todas las cuales también son basílicas papales) son las basílicas de San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo extramuros. El rango de basílica mayor confiere a la basílica de San Pedro precedencia sobre todas las basílicas menores del mundo. Sin embargo, a diferencia de todas las demás basílicas mayores papales, está totalmente dentro del territorio y, por lo tanto, de la jurisdicción soberana del Estado de la Ciudad del Vaticano, y no de la de Italia. [14] Esto contrasta con las otras tres basílicas mayores papales, que están dentro del territorio italiano y no del territorio del Estado de la Ciudad del Vaticano. (Tratado de Letrán de 1929, artículo 15 (Ibidem)) Sin embargo, la Santa Sede posee en su totalidad estas tres basílicas, e Italia está legalmente obligada a reconocer su propiedad total (Tratado de Letrán de 1929, artículo 13 (Ibidem)) y a ceder a todos ellos "la inmunidad concedida por el Derecho Internacional a las sedes de los agentes diplomáticos de Estados extranjeros" (Tratado de Letrán de 1929, artículo 15 (Ibidem)).

Es el edificio más destacado de la Ciudad del Vaticano. Su cúpula es una característica dominante del horizonte de Roma. Probablemente la iglesia más grande de la cristiandad, [nota 1] cubre un área de 2,3 hectáreas (5,7 acres). Uno de los lugares más sagrados del cristianismo y la tradición católica, es tradicionalmente el lugar de enterramiento de su titular, San Pedro, quien fue el jefe de los doce Apóstoles de Jesús y, según la tradición, el primer obispo de Antioquía y más tarde el primero. Obispo de Roma, convirtiéndolo en el primer Papa. Aunque el Nuevo Testamento no menciona el martirio de San Pedro en Roma, la tradición, basada en los escritos de los Padres de la Iglesia, [ aclaración necesaria ] sostiene que su tumba está debajo del baldaquino y el altar de la Basílica en la "Confesión". Por esta razón, muchos Papas, desde los primeros años de la Iglesia, han sido enterrados cerca del Papa San Pedro en la necrópolis debajo de la Basílica. La construcción de la actual basílica, sobre la antigua basílica de Constantino, comenzó el 18 de abril de 1506 y terminó en 1615. Finalmente, el 18 de noviembre de 1626, el Papa Urbano VIII dedicó solemnemente la Basílica. [5]

La Basílica de San Pedro no es la sede oficial del Papa ni la primera en rango entre las Basílicas Mayores de Roma. Este honor lo tiene la catedral del Papa, la Archibasílica de San Juan de Letrán, que es la iglesia madre de todas las iglesias en comunión con la Iglesia Católica. Sin embargo, San Pedro es sin duda la principal iglesia del Papa en términos de uso porque la mayoría de las liturgias y ceremonias papales tienen lugar allí debido a su tamaño, proximidad a la residencia papal y ubicación dentro de la Ciudad del Vaticano propiamente dicha.La "Cátedra de San Pedro", o cátedra, una silla antigua que a veces se presume que fue utilizada por el mismo San Pedro, pero que fue un regalo de Carlos el Calvo y utilizada por muchos papas, simboliza la línea continua de sucesión apostólica de San .Pedro al Papa reinante. Ocupa una posición elevada en el ábside de la Basílica, sostenida simbólicamente por los Doctores de la Iglesia e iluminada simbólicamente por el Espíritu Santo. [15]

Como una de las estructuras constituyentes de la Ciudad del Vaticano de importancia histórica y arquitectónica, la Basílica de San Pedro fue inscrita como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984 según los criterios (i), (ii), (iv) y (vi). [16] Con un área exterior de 21.095 metros cuadrados (227.060 pies cuadrados), [17] un área interior de 15.160 metros cuadrados (163.200 pies cuadrados), [18] [19] La Basílica de San Pedro es el edificio de la iglesia cristiana más grande en el mundo por las dos últimas métricas y la segunda más grande por la primera a partir de 2016 [actualización]. La parte superior de su cúpula, a 448,1 pies (136,6 m), también lo coloca como el segundo edificio más alto de Roma a partir de 2016 [actualización]. [20] La enorme altura de la cúpula la colocó entre los edificios más altos del Viejo Mundo, y sigue teniendo el título de la cúpula más alta del mundo. Aunque era la cúpula más grande del mundo por diámetro en el momento de su finalización, ya no tiene esta distinción. [21]

Cementerio de San Pedro Editar

Después de la crucifixión de Jesús, está registrado en el libro bíblico de los Hechos de los Apóstoles que uno de sus doce discípulos, Simón conocido como San Pedro, un pescador de Galilea, tomó una posición de liderazgo entre los seguidores de Jesús y fue de gran importancia. en la fundación de la Iglesia cristiana. El nombre Peter es "Petrus" en latín y "Petros" en griego, derivado de "petra"que significa" piedra "o" roca "en griego, y es la traducción literal del arameo" Kepa ", el nombre que Jesús le dio a Simón (Juan 1:42, y ver Mateo 16:18).

La tradición católica sostiene que Pedro, después de un ministerio de treinta y cuatro años, viajó a Roma y se encontró con su martirio allí junto con Pablo el 13 de octubre de 64 d.C. durante el reinado del emperador romano Nerón. Su ejecución fue uno de los muchos martirios de cristianos que siguieron al Gran Incendio de Roma. Según Jerónimo, Pedro fue crucificado cabeza abajo, por su propia solicitud, porque se consideraba indigno de morir de la misma manera que Jesús. [22] La crucifixión tuvo lugar cerca de un antiguo obelisco egipcio en el Circo de Nerón. [23] El obelisco se encuentra ahora en la Plaza de San Pedro y es venerado como un "testigo" de la muerte de Pedro. Es uno de varios obeliscos antiguos de Roma. [24]

Según la tradición, los restos de Peter fueron enterrados a las afueras del Circo, en el Mons Vaticanus al otro lado de la Via Cornelia del Circo, a menos de 150 metros (490 pies) de su lugar de muerte. La Via Cornelia era una carretera que corría de este a oeste a lo largo de la pared norte del Circo en un terreno ahora cubierto por las partes sur de la Basílica y la Plaza de San Pedro. Un santuario fue construido en este sitio algunos años más tarde. Casi trescientos años después, se construyó la antigua basílica de San Pedro sobre este sitio. [23]

El área ahora cubierta por la Ciudad del Vaticano había sido un cementerio durante algunos años antes de que se construyera el Circo de Nerón. Fue un cementerio para las numerosas ejecuciones en el Circo y contuvo muchos entierros cristianos porque durante muchos años después del entierro de San Pedro muchos cristianos eligieron ser enterrados cerca de Pedro.

En 1939, bajo el reinado del Papa Pío XII, se iniciaron 10 años de investigación arqueológica bajo la cripta de la basílica en un área inaccesible desde el siglo IX. Las excavaciones revelaron los restos de santuarios de diferentes períodos en diferentes niveles, desde Clemente VIII (1594) hasta Calixto II (1123) y Gregorio I (590-604), construidos sobre un edículo que contiene fragmentos de huesos que se doblaron en un tejido con decoraciones de oro, teñidas con el precioso morado murex. Aunque no se pudo determinar con certeza que los huesos fueran los de Pedro, las raras vestiduras sugerían un entierro de gran importancia. El 23 de diciembre de 1950, en su transmisión radial al mundo antes de la Navidad, el Papa Pío XII anunció el descubrimiento de la tumba de San Pedro. [25]

Basílica de San Pedro Antiguo Editar

La antigua Basílica de San Pedro fue la iglesia del siglo IV iniciada por el emperador Constantino el Grande entre el 319 y el 333 d.C. [26] Era de forma típica basilical, con una amplia nave y dos pasillos a cada lado y un extremo absidal, con la adición de un crucero o bema, dando al edificio la forma de una cruz tau. Tenía más de 103,6 metros (340 pies) de largo y la entrada estaba precedida por un gran atrio con columnas. Esta iglesia se había construido sobre el pequeño santuario que se cree que marca el lugar del entierro de San Pedro, aunque la tumba fue "destrozada" en el 846 d. C. [27] Contenía una gran cantidad de entierros y memoriales, incluidos los de la mayoría de los papas desde San Pedro hasta el siglo XV. Como todas las iglesias más antiguas de Roma, tanto esta iglesia como su sucesora tenían la entrada al este y el ábside en el extremo oeste del edificio. [28] Desde la construcción de la basílica actual, el nombre Basílica de San Pedro Viejo Se ha utilizado por su predecesor para distinguir los dos edificios. [29]

Planear la reconstrucción Editar

A finales del siglo XV, después de haber sido descuidada durante el período del Papado de Aviñón, la antigua basílica se había deteriorado. Parece que el primer Papa en considerar la reconstrucción o al menos hacer cambios radicales fue el Papa Nicolás V (1447-1455). Encargó el trabajo del antiguo edificio a Leone Battista Alberti y Bernardo Rossellino y también hizo que Rossellino diseñara un plan para una basílica completamente nueva, o una modificación extrema de la antigua. Su reinado se vio frustrado por problemas políticos y cuando murió, poco se había logrado. [23] Sin embargo, había ordenado la demolición del Coliseo y, en el momento de su muerte, se habían transportado 2.522 carros de piedra para su uso en el nuevo edificio. [23] [nota 3] Se completaron los cimientos de un nuevo crucero y coro para formar una cruz latina abovedada con la nave conservada y los pasillos laterales de la antigua basílica. También se habían construido algunos muros para el coro. [31]

El Papa Julio II planeó mucho más para San Pedro que el programa de reparación o modificación de Nicolás V. En ese momento, Julius estaba planeando su propia tumba, que iba a ser diseñada y adornada con esculturas de Miguel Ángel y colocada dentro de la de San Pedro. [nota 4] En 1505, Julio tomó la decisión de demoler la antigua basílica y reemplazarla con una estructura monumental para albergar su enorme tumba y "engrandecerse en la imaginación popular". [7] Se llevó a cabo un concurso y varios de los diseños han sobrevivido en la Galería de los Uffizi. Una sucesión de papas y arquitectos siguió en los siguientes 120 años, sus esfuerzos combinados dieron como resultado el edificio actual. El plan iniciado por Julio II continuó durante los reinados de León X (1513-1521), Adriano VI (1522-1523). Clemente VII (1523-1534), Pablo III (1534-1549), Julio III (1550-1555), Marcelo II (1555), Pablo IV (1555-1559), Pío IV (1559-1565), Pío V (santo ) (1565-1572), Gregorio XIII (1572-1585), Sixto V (1585-1590), Urbano VII (1590), Gregorio XIV (1590-1591), Inocencio IX (1591), Clemente VIII (1592-1605) , León XI (1605), Pablo V (1605-1621), Gregorio XV (1621-1623), Urbano VIII (1623-1644) e Inocencio X (1644-1655).

Financiamiento con indulgencias Editar

Un método empleado para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro fue la concesión de indulgencias a cambio de contribuciones. Un importante promotor de este método de recaudación de fondos fue Albrecht, arzobispo de Mainz y Magdeburg, quien tuvo que saldar las deudas contraídas con la Curia romana contribuyendo al programa de reconstrucción. Para facilitar esto, nombró al predicador dominico alemán Johann Tetzel, cuya habilidad comercial provocó un escándalo. [32]

Un sacerdote agustino alemán, Martín Lutero, escribió al arzobispo Albrecht argumentando en contra de esta "venta de indulgencias". También incluyó su "Disputa de Martín Lutero sobre el poder y la eficacia de las indulgencias", que llegó a conocerse como Las 95 tesis. [33] Esto se convirtió en un factor en el inicio de la Reforma, el nacimiento del protestantismo.

Planes sucesivos Editar

El proyecto del Papa Julio para el edificio más grandioso de la cristiandad [7] fue objeto de un concurso para el que varias entradas permanecen intactas en la Galería de los Uffizi, Florencia. Fue el diseño de Donato Bramante el que se eligió, y para el cual se colocó la primera piedra en 1506. Este plan tenía la forma de una enorme Cruz griega con una cúpula inspirada en la del enorme templo romano circular, el Panteón. [7] La ​​principal diferencia entre el diseño de Bramante y el del Panteón es que donde la cúpula del Panteón está sostenida por un muro continuo, el de la nueva basílica debía apoyarse solo en cuatro grandes pilares. Esta característica se mantuvo en el diseño definitivo. La cúpula de Bramante debía ser coronada por una linterna con su propia cúpula pequeña, pero por lo demás muy similar en forma a la linterna del Renacimiento temprano de la catedral de Florencia diseñada para la cúpula de Brunelleschi por Michelozzo. [34]

Bramante había previsto que la cúpula central estaría rodeada por cuatro cúpulas inferiores en los ejes diagonales. Los brazos iguales del presbiterio, la nave y el crucero debían ser cada uno de dos tramos que terminaban en un ábside. En cada esquina del edificio había una torre, de modo que el plan general era cuadrado, con los ábsides proyectados en los puntos cardinales. Cada ábside tenía dos grandes contrafuertes radiales, que cuadraban su forma semicircular. [35]

Cuando el Papa Julio murió en 1513, Bramante fue reemplazado por Giuliano da Sangallo y Fra Giocondo, quienes murieron ambos en 1515 (el mismo Bramante había muerto el año anterior). Rafael fue confirmado como arquitecto de San Pedro el 1 de agosto de 1514. [36] El cambio principal en su plan es la nave de cinco tramos, con una fila de capillas absidales complejas en los pasillos a cada lado. El plan de Rafael para el presbiterio y los transeptos hizo que la cuadratura de los muros exteriores fuera más definida al reducir el tamaño de las torres, y los ábsides semicirculares se definieron más claramente rodeando cada uno con un deambulatorio. [37]

En 1520 Raphael también murió, a los 37 años, y su sucesor Baldassare Peruzzi mantuvo los cambios que Raphael había propuesto en la disposición interna de los tres ábsides principales, pero por lo demás volvió a la planta de la cruz griega y otras características de Bramante. [38] Este plan no se llevó a cabo debido a varias dificultades tanto de la Iglesia como del Estado. En 1527 Roma fue saqueada y saqueada por el emperador Carlos V. Peruzzi murió en 1536 sin que su plan se realizara. [7]

En este punto Antonio da Sangallo el Joven presentó un plan que combina rasgos de Peruzzi, Rafael y Bramante en su diseño y extiende el edificio en una nave corta con una amplia fachada y pórtico de proyección dinámica. Su propuesta para la cúpula fue mucho más elaborada tanto en estructura como en decoración que la de Bramante e incluyó nervaduras en el exterior. Al igual que Bramante, Sangallo propuso que la cúpula fuera coronada por una linterna que rediseñó para darle una forma más grande y mucho más elaborada. [39] La principal contribución práctica de Sangallo fue fortalecer los muelles de Bramante que habían comenzado a agrietarse. [23]

El 1 de enero de 1547, en el reinado del Papa Pablo III, Miguel Ángel, entonces en sus setenta, sucedió a Sangallo el Joven como "Capomaestro", el superintendente del programa de construcción en San Pedro. [40] Debe ser considerado como el diseñador principal de una gran parte del edificio tal como está hoy, y como el que llevó la construcción a un punto en el que podría llevarse a cabo. No asumió el trabajo con gusto, se lo impuso el Papa Pablo, frustrado por la muerte de su candidato elegido, Giulio Romano y la negativa de Jacopo Sansovino a abandonar Venecia. Miguel Ángel escribió: "Me comprometo a hacer esto sólo por el amor de Dios y en honor del Apóstol". Insistió en que debería tener las manos libres para lograr el objetivo final por cualquier medio que crea conveniente. [23]

Contribución de Miguel Ángel Editar

Miguel Ángel se hizo cargo de un sitio de construcción en el que cuatro pilares, enormes más allá de los construidos desde la antigua época romana, se levantaban detrás de la nave restante de la antigua basílica. También heredó los numerosos esquemas diseñados y rediseñados por algunas de las mentes arquitectónicas y de ingeniería más importantes del siglo XVI. Había ciertos elementos comunes en estos esquemas. Todos pidieron una cúpula que igualara a la diseñada por Brunelleschi un siglo antes y que desde entonces ha dominado el horizonte de la Florencia renacentista, y todos pidieron un plan fuertemente simétrico en forma de cruz griega, como la icónica Basílica de San Marcos en Venecia. , o de cruz latina con los transeptos de forma idéntica al presbiterio, como en la Catedral de Florencia.

Aunque el trabajo había progresado solo un poco en 40 años, Miguel Ángel no descartó simplemente las ideas de los arquitectos anteriores. Se basó en ellos para desarrollar una gran visión. Sobre todo, Miguel Ángel reconoció la calidad esencial del diseño original de Bramante. Volvió a la cruz griega y, como lo expresa Helen Gardner: "Sin destruir los rasgos centralizadores del plan de Bramante, Miguel Ángel, con unos pocos trazos de la pluma, convirtió su complejidad de copo de nieve en una unidad masiva y cohesiva". [41]

En su forma actual, San Pedro ha sido ampliado con una nave por Carlo Maderno. Es el final del presbiterio (el "extremo oriental" eclesiástico) con su enorme cúpula colocada en el centro que es obra de Miguel Ángel. Debido a su ubicación dentro del Estado del Vaticano y a que la proyección de la nave oculta la cúpula cuando se accede al edificio desde la plaza que tiene enfrente, la obra de Miguel Ángel se aprecia mejor desde la distancia. Lo que resulta evidente es que el arquitecto ha reducido en gran medida las formas geométricas claramente definidas del plano de Bramante de un cuadrado con proyecciones cuadradas, y también del plano de Rafael de un cuadrado con proyecciones semicirculares. [42] Miguel Ángel ha difuminado la definición de la geometría al hacer la mampostería externa de proporciones masivas y rellenar cada rincón con una pequeña sacristía o hueco de escalera. El efecto creado es el de una superficie de pared continua que se pliega o fractura en diferentes ángulos, pero carece de los ángulos rectos que generalmente definen el cambio de dirección en las esquinas de un edificio. Este exterior está rodeado por un orden gigante de pilastras corintias, todas colocadas en ángulos ligeramente diferentes entre sí, de acuerdo con los ángulos siempre cambiantes de la superficie de la pared. Sobre ellos, la enorme cornisa se ondula en una banda continua, dando la apariencia de mantener todo el edificio en estado de compresión. [43]

Cúpula: diseños sucesivos y finales Editar

La cúpula de San Pedro se eleva a una altura total de 136,57 metros (448,1 pies) desde el suelo de la basílica hasta la parte superior de la cruz exterior. Es la cúpula más alta del mundo. [nota 5] Su diámetro interno es de 41,47 metros (136,1 pies), un poco más pequeño que dos de las otras tres enormes cúpulas que lo precedieron, las del Panteón de la Antigua Roma, de 43,3 metros (142 pies), y la Catedral de Florencia de la Antigüedad. Renacimiento, 44 ​​metros (144 pies). Tiene un diámetro mayor en aproximadamente 30 pies (9,1 m) que la iglesia de Santa Sofía de Constantinopla, terminada en 537. Fue en las cúpulas del Panteón y el duomo de Florencia donde los arquitectos de San Pedro buscaron soluciones sobre cómo actuar. construyendo lo que fue concebido, desde el principio, como la cúpula más grande de la cristiandad.

Bramante y Sangallo, 1506 y 1513 Editar

La cúpula del Panteón se encuentra en una pared circular sin entradas ni ventanas, excepto una sola puerta. Todo el edificio es tan alto como ancho. Su cúpula está construida en una sola capa de hormigón, aligerada por la inclusión de una gran cantidad de piedras volcánicas toba y pómez. La superficie interior de la cúpula está profundamente artesonada, lo que tiene el efecto de crear nervaduras verticales y horizontales al tiempo que aligera la carga total. En la cima hay una abertura ocular de 8 metros (26 pies) de ancho que proporciona luz al interior. [7]

El plan de Bramante para la cúpula de San Pedro (1506) sigue muy de cerca el del Panteón y, al igual que el del Panteón, fue diseñado para ser construido en Tufa Concrete para el que había redescubierto una fórmula. A excepción del farol que lo remata, el perfil es muy similar, excepto que en este caso, el muro de apoyo se convierte en un tambor elevado por encima del nivel del suelo sobre cuatro pilares macizos. La pared sólida, como se usa en el Panteón, es iluminada en San Pedro por Bramante perforando con ventanas y rodeándola con un peristilo.

En el caso de la catedral de Florencia, la apariencia visual deseada de la cúpula puntiaguda existió durante muchos años antes de que Brunelleschi hiciera factible su construcción. [nota 6] Su construcción de doble capa de ladrillos unidos en un patrón de espina de pescado (reintroducido desde la arquitectura bizantina), y la suave pendiente ascendente de sus ocho nervaduras de piedra hicieron posible que la construcción se llevara a cabo sin el enorme encofrado de madera necesario para construir arcos hemisféricos. Si bien su apariencia, con la excepción de los detalles de la linterna, es completamente gótica, su ingeniería fue muy innovadora y el producto de una mente que había estudiado las enormes bóvedas y la cúpula restante de la Antigua Roma. [34]

El plano de Sangallo (1513), del que todavía existe un gran modelo de madera, mira a estos dos predecesores. Se dio cuenta del valor tanto del artesonado del Panteón como de las nervaduras exteriores de piedra de la Catedral de Florencia. Fortaleció y extendió el peristilo de Bramante en una serie de aberturas arqueadas y ordenadas alrededor de la base, con una segunda arcada de este tipo ubicada en un nivel por encima de la primera. En sus manos, la forma bastante delicada de la linterna, basada en gran medida en la de Florencia, se convirtió en una estructura maciza, rodeada por una base saliente, un peristilo y coronada por una aguja de forma cónica. [39] Según James Lees-Milne, el diseño era "demasiado ecléctico, demasiado atrevido y de mal gusto para haber sido un éxito". [23]

Miguel Ángel y Giacomo della Porta, 1547 y 1585 Editar

Miguel Ángel rediseñó la cúpula en 1547, teniendo en cuenta todo lo que había sucedido antes. Su cúpula, como la de Florencia, está construida con dos conchas de ladrillo, la exterior con 16 nervaduras de piedra, el doble que en Florencia pero mucho menos que en el diseño de Sangallo. Al igual que con los diseños de Bramante y Sangallo, la cúpula se levanta de los pilares sobre un tambor. El peristilo circundante de Bramante y la arcada de Sangallo se reducen a 16 pares de columnas corintias, cada una de 15 metros (49 pies) de altura, que se alzan orgullosas del edificio, conectadas por un arco. Visualmente parecen reforzar cada una de las costillas, pero estructuralmente probablemente sean bastante redundantes.La razón de esto es que la cúpula tiene forma ovoide, se eleva abruptamente como la cúpula de la catedral de Florencia y, por lo tanto, ejerce menos empuje hacia afuera que una cúpula hemisférica, como la del Panteón, que, aunque no está apuntalada, es contrarrestado por el empuje hacia abajo de mampostería pesada que se extiende por encima del muro circundante. [7] [23]

El perfil ovoide de la cúpula ha sido objeto de mucha especulación y estudios durante el siglo pasado. Miguel Ángel murió en 1564, dejando el tambor de la cúpula completo y los pilares de Bramante mucho más voluminosos de lo que se diseñaron originalmente, cada uno de 18 metros (59 pies) de ancho. Después de su muerte, el trabajo continuó bajo su asistente Jacopo Barozzi da Vignola con Giorgio Vasari designado por el Papa Pío V como perro guardián para asegurarse de que los planes de Miguel Ángel se llevaran a cabo exactamente. A pesar del conocimiento de Vignola sobre las intenciones de Miguel Ángel, poco sucedió en este período. En 1585, el enérgico Papa Sixto nombró a Giacomo della Porta, que sería asistido por Domenico Fontana. El reinado de cinco años de Sixto fue ver el avance de la construcción a un gran ritmo. [23]

Miguel Ángel dejó algunos dibujos, incluido uno de los primeros dibujos de la cúpula y algunos detalles. También hubo grabados detallados publicados en 1569 por Stefan du Pérac, quien afirmó que eran la solución final del maestro. Miguel Ángel, como Sangallo antes que él, también dejó una gran maqueta de madera. Posteriormente, Giacomo della Porta modificó este modelo de varias formas. El cambio principal restauró un diseño anterior, en el que la cúpula exterior parece elevarse por encima, en lugar de descansar directamente sobre la base. [45] La mayoría de los otros cambios fueron de naturaleza cosmética, como la adición de máscaras de leones sobre los guirnaldas del tambor en honor al Papa Sixto y la adición de un círculo de remates alrededor de la aguja en la parte superior de la linterna, como se propuso. por Sangallo. [23]

Un dibujo de Miguel Ángel indica que sus primeras intenciones fueron hacia una cúpula ovoide, en lugar de una hemisférica. [41] En un grabado del tratado de Galasso Alghisi (1563), la cúpula puede representarse como ovoide, pero la perspectiva es ambigua. [46] El grabado de Stefan du Pérac (1569) muestra una cúpula hemisférica, pero esto quizás fue una inexactitud del grabador. El perfil del modelo de madera es más ovoide que el de los grabados, pero menos que el producto terminado. Se ha sugerido que Miguel Ángel en su lecho de muerte volvió a la forma más puntiaguda. Sin embargo, Lees-Milne cita a Giacomo della Porta como asumiendo toda la responsabilidad del cambio y como indicando al Papa Sixto que Miguel Ángel carecía de la comprensión científica de la que él mismo era capaz. [23]

Helen Gardner sugiere que Miguel Ángel hizo el cambio a la cúpula hemisférica de perfil más bajo para establecer un equilibrio entre los elementos verticales dinámicos del orden gigante circundante de pilastras y una cúpula más estática y reposada. Gardner también comenta: "La escultura de la arquitectura [de Miguel Ángel]. Aquí se extiende desde el suelo a través de los pisos del ático y avanza hacia el tambor y la cúpula, todo el edificio se une en una unidad desde la base hasta la cima". [41]

Es esta sensación de que el edificio está esculpido, unificado y "unido" por la banda circundante de la cornisa profunda lo que llevó a Eneide Mignacca a concluir que el perfil ovoide, visto ahora en el producto final, era una parte esencial de la primera ( y último) concepto. El escultor / arquitecto, en sentido figurado, ha tomado a mano todos los diseños anteriores y ha comprimido sus contornos como si el edificio fuera un trozo de arcilla. El domo debe parecen empujar hacia arriba debido a la aparente presión creada al aplanar los ángulos del edificio y restringir sus proyecciones. [43] Si esta explicación es la correcta, entonces el perfil de la cúpula no es simplemente una solución estructural, como lo percibe Giacomo della Porta, es parte de la solución de diseño integrado que trata sobre tensión y compresión visual. En cierto sentido, la cúpula de Miguel Ángel puede parecer mirar hacia atrás al perfil gótico de la catedral de Florencia e ignorar el clasicismo del Renacimiento, pero por otro lado, quizás más que cualquier otro edificio del siglo XVI, prefigura la arquitectura del barroco. . [43]

Finalización Editar

Giacomo della Porta y Domenico Fontana terminaron la cúpula en 1590, el último año del reinado de Sixto V. Su sucesor, Gregorio XIV, vio a Fontana completar la linterna y colocó una inscripción en honor de Sixto V alrededor de su abertura interior. . El siguiente Papa, Clemente VIII, hizo levantar la cruz en su lugar, un evento que duró todo el día, y fue acompañado por el repicar de las campanas de todas las iglesias de la ciudad. En los brazos de la cruz se colocan dos cofres de plomo, uno con un fragmento de la Cruz Verdadera y una reliquia de San Andrés y el otro con medallones del Santo Cordero. [23]

A mediados del siglo XVIII, aparecieron grietas en la cúpula, por lo que se instalaron cuatro cadenas de hierro entre las dos conchas para sujetarla, como los anillos que evitan que un barril estalle. Hasta diez cadenas se han instalado en varias ocasiones, la más temprana posiblemente planeada por el propio Miguel Ángel como precaución, como hizo Brunelleschi en la catedral de Florencia.

Alrededor del interior de la cúpula está escrito, en letras de 1,4 metros (4,6 pies) de altura:

TV ES PETRVS ET SVPER HANC PETRAM AEDIFICABO ECCLESIAM MEAM. TIBI DABO CLAVES REGNI CAELORVM
(". eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia.. Te daré las llaves del reino de los cielos". Vulgata, Mateo 16: 18-19.)

Debajo de la linterna está la inscripción:

S. PETRI GLORIAE SIXTVS PP. V. A. M. D. XC. PONTIF. V.
(Para gloria de San Pedro Sixto V, Papa, en el año 1590, quinto de su pontificado).

Descubrimiento del borrador de Miguel Ángel Editar

El 7 de diciembre de 2007, se descubrió en los archivos del Vaticano un fragmento de un dibujo con tiza roja de una sección de la cúpula de la basílica, casi con certeza de la mano de Miguel Ángel. [47] El dibujo muestra una pequeña sección redactada con precisión del plano del entablamento sobre dos de las columnas radiales del tambor de la cúpula. Se sabe que Miguel Ángel destruyó miles de sus dibujos antes de su muerte. [48] ​​La rara supervivencia de este ejemplo se debe probablemente a su estado fragmentario y al hecho de que se habían realizado cálculos matemáticos detallados en la parte superior del dibujo. [47]

Cambios de plan Editar

El 18 de febrero de 1606, bajo el Papa Pablo V, comenzó el desmantelamiento de las partes restantes de la basílica de Constantino. [23] La cruz de mármol que el Papa Silvestre y Constantino el Grande habían colocado en la parte superior del frontón fue bajada al suelo. Las vigas fueron rescatadas para el techo del Palacio Borghese y dos raras columnas de mármol negro, las más grandes de su tipo, se almacenaron cuidadosamente y luego se usaron en el nártex. Se abrieron las tumbas de varios papas, se retiraron los tesoros y se hicieron planes para el reingreso en la nueva basílica. [23]

El Papa había nombrado a Carlo Maderno en 1602. Era sobrino de Domenico Fontana y se había demostrado como un arquitecto dinámico. La idea de Maderno era rodear el edificio de Miguel Ángel con capillas, pero el Papa dudaba en desviarse del plan del maestro, a pesar de que llevaba cuarenta años muerto. los Fabbrica o comité de construcción, un grupo de varias nacionalidades y generalmente despreciado por la Curia que consideraba que la basílica pertenecía a Roma más que a la cristiandad, estaba en un dilema sobre cómo debía proceder la construcción. Uno de los asuntos que influyó en su pensamiento fue la Contrarreforma, que asoció cada vez más un plan de la Cruz Griega con el paganismo y vio a la Cruz Latina como un verdadero símbolo del cristianismo. [23] El plan central tampoco tenía una "orientación dominante hacia el este". [49]

Otra influencia en el pensamiento tanto de la Fabbrica como de la Curia fue cierta culpa por la demolición del antiguo edificio. El terreno sobre el que había estado durante tanto tiempo junto con sus capillas asociadas, sacristías y sacristías fue santificado. La única solución fue construir una nave que abarcara todo el espacio. En 1607 se convocó a un comité de diez arquitectos y se tomó la decisión de ampliar el edificio de Miguel Ángel en una nave. Se aceptaron los planos de Maderno tanto para la nave como para la fachada. La construcción comenzó el 7 de mayo de 1607 y avanzó a un gran ritmo, empleando un ejército de 700 trabajadores. Al año siguiente se inició la fachada, en diciembre de 1614 se dieron los últimos retoques a la decoración de estuco de la bóveda ya principios de 1615 se derribó el tabique entre los dos tramos. Todos los escombros fueron retirados y la nave estaba lista para su uso el Domingo de Ramos. [50]

Fachada de Maderno Editar

La fachada diseñada por Maderno, mide 114,69 metros (376,3 pies) de ancho y 45,55 metros (149,4 pies) de alto y está construida con piedra travertino, con un orden gigante de columnas corintias y un frontón central que se eleva frente a un ático alto coronado por trece estatuas: Cristo flanqueado por once de los Apóstoles (excepto San Pedro, cuya estatua queda a la izquierda de la escalera) y Juan el Bautista. [nota 7] La ​​inscripción debajo de la cornisa en el friso de 1 metro (3,3 pies) de alto dice:

EN HONOREM PRINCIPIS APOST PAVLVS V BVRGHESIVS ROMANVS PONT MAX AN MDCXII PONT VII
(En honor al Príncipe de los Apóstoles, Pablo V Borghese, Romano, Sumo Pontífice, en el año 1612, séptimo de su pontificado.)

(A Pablo V (Camillo Borghese), nacido en Roma pero de familia sienesa, le gustaba enfatizar su "romanidad").

La fachada se cita a menudo como la parte menos satisfactoria del diseño de San Pedro. Las razones de esto, según James Lees-Milne, son que el Papa y el comité no le dieron suficiente consideración debido al deseo de completar el edificio rápidamente, junto con el hecho de que Maderno dudaba en desviarse del patrón establecido. de Miguel Ángel en el otro extremo del edificio. Lees-Milne describe los problemas de la fachada como demasiado amplia para su altura, demasiado estrecha en sus detalles y demasiado pesada en el piso del ático. La amplitud se debe a la modificación del plan para tener torres a ambos lados. Estas torres nunca se ejecutaron por encima de la línea de la fachada porque se descubrió que el suelo no era lo suficientemente estable para soportar el peso. Un efecto de la fachada y la nave alargada es ocultar la vista de la cúpula, de modo que el edificio, desde el frente, no tiene una característica vertical, excepto desde la distancia. [23]

Nártex y portales Editar

Detrás de la fachada de San Pedro se extiende un largo pórtico o "nártex" como el que se encuentra ocasionalmente en las iglesias italianas. Esta es la parte del diseño de Maderno con la que estaba más satisfecho. Su larga bóveda de cañón está decorada con estuco ornamentado y dorado, e iluminada con éxito por pequeñas ventanas entre pechinas, mientras que el piso de mármol ornamentado está iluminado con luz reflejada desde la plaza. En cada extremo del nártex hay un espacio teatral enmarcado por columnas jónicas y dentro de cada uno se encuentra una estatua, una estatua ecuestre de Carlomagno (siglo XVIII) de Cornacchini en el extremo sur y La visión de Constantino (1670) de Bernini en el extremo norte.

Cinco portales, de los cuales tres están enmarcados por enormes columnas antiguas rescatadas, conducen a la basílica. El portal central tiene una puerta de bronce creada por Antonio Averulino c. 1440 para la antigua basílica [51] y algo ampliada para adaptarse al nuevo espacio.

Nave de Maderno Editar

A la única bahía de la cruz griega de Miguel Ángel, Maderno añadió otras tres bahías. Hizo las dimensiones ligeramente diferentes de la bahía de Miguel Ángel, definiendo así dónde se encuentran las dos obras arquitectónicas. Maderno también inclinó ligeramente el eje de la nave. Esto no fue por accidente, como sugirieron sus críticos. Un antiguo obelisco egipcio se había erigido en la plaza exterior, pero no se había alineado del todo con el edificio de Miguel Ángel, por lo que Maderno compensó, para que, al menos, se alineara con la fachada de la Basílica. [23]

La nave tiene enormes pilastras pareadas, en consonancia con la obra de Miguel Ángel. El tamaño del interior es tan "tremendamente grande" que es difícil tener una idea de la escala dentro del edificio. [23] [nota 8] Los cuatro querubines que revolotean contra los primeros pilares de la nave, llevando entre ellos dos palanganas de agua bendita, parecen de tamaño querubín bastante normal, hasta que se acercan. Entonces se hace evidente que cada uno tiene más de 2 metros de altura y que los niños de verdad no pueden alcanzar los lavabos a menos que trepen por las cortinas de mármol. Los pasillos tienen cada uno dos capillas más pequeñas y una capilla rectangular más grande, la Capilla del Sacramento y la Capilla del Coro. Estos están profusamente decorados con mármol, estuco, dorado, esculturas y mosaicos. Sorprendentemente, todos los grandes retablos, con la excepción de la Santísima Trinidad de Pietro da Cortona en la Capilla del Santísimo Sacramento, se han reproducido en mosaico. Dos preciosas pinturas de la antigua basílica, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y Nuestra Señora de la Columna aún se utilizan como retablos.

El último trabajo de Maderno en San Pedro fue diseñar un espacio en forma de cripta o "Confessio" debajo de la cúpula, donde los cardenales y otras personas privilegiadas pudieran descender para estar más cerca del lugar de enterramiento del apóstol. Sus escalones de mármol son vestigios de la antigua basílica y alrededor de su balaustrada hay 95 lámparas de bronce.

Influencia en la arquitectura de la iglesia Editar

El diseño de la Basílica de San Pedro, y en particular su cúpula, ha influido mucho en la arquitectura de la iglesia en la cristiandad occidental. Dentro de Roma, la enorme iglesia abovedada de Sant'Andrea della Valle fue diseñada por Giacomo della Porta antes de la finalización de la Basílica de San Pedro, y posteriormente desarrollada por Carlo Maderno. A esto le siguieron las cúpulas de San Carlo ai Catinari, Sant'Agnese in Agone y muchas otras. La cúpula de Christopher Wren en la Catedral de San Pablo (Londres, Inglaterra), las cúpulas de Karlskirche (Viena, Austria), la Iglesia de San Nicolás (Praga, República Checa) y el Panteón (París, Francia) rinden homenaje a la Basílica de San Pedro.

Los renacimientos arquitectónicos del siglo XIX y principios del XX provocaron la construcción de un gran número de iglesias que imitan elementos de San Pedro en mayor o menor grado, incluyendo Santa María de los Ángeles en Chicago, Basílica de San Josafat en Milwaukee, Inmaculado Corazón de María en Pittsburgh y María, Reina del Mundo Catedral en Montreal, que reproduce muchos aspectos de San Pedro en una escala más pequeña. El posmodernismo ha visto adaptaciones gratuitas de San Pedro en la Basílica de Nuestra Señora de Licheń y la Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoukro.

Papa Urbano VIII y Bernini Editar

Cuando era niño, Gian Lorenzo Bernini (1598-1680) visitó San Pedro con el pintor Annibale Carracci y declaró su deseo de construir "un trono poderoso para el apóstol". Su deseo se hizo realidad. De joven, en 1626, recibió el patrocinio del Papa Urbano VIII y trabajó en el embellecimiento de la Basílica durante 50 años. Nombrado sucesor de Maderno en 1629, fue considerado el mayor arquitecto y escultor del período barroco. Las obras de Bernini en San Pedro incluyen el baldaquino (baldaquín, del italiano: baldacchino), la Capilla del Sacramento, el plan de los nichos y logias en los pilares de la cúpula y la silla de San Pedro. [23] [41]

Baldacchino y nichos Editar

El primer trabajo de Bernini en San Pedro fue diseñar el baldacchino, una estructura similar a un pabellón de 28,74 metros (94,3 pies) de altura y que se afirma es la pieza de bronce más grande del mundo, que se encuentra debajo de la cúpula y sobre el altar. Su diseño se basa en el copón, de los cuales hay muchos en las iglesias de Roma, que sirve para crear una especie de espacio sagrado encima y alrededor de la mesa sobre la que se coloca el Sacramento para la Eucaristía y enfatiza el significado de este ritual. Estas ciboria son generalmente de mármol blanco, con incrustaciones de piedra de color. El concepto de Bernini era para algo muy diferente. Se inspiró en parte en el baldaquino o dosel que se llevaba sobre la cabeza del Papa en procesiones, y en parte en ocho columnas antiguas que habían formado parte de una pantalla en la antigua basílica. Su forma retorcida de azúcar de cebada tenía un significado especial ya que fueron modelados en los del Templo de Jerusalén y donados por el emperador Constantino. A partir de estas columnas, Bernini creó cuatro enormes columnas de bronce, retorcidas y decoradas con hojas de laurel y abejas, que eran el emblema del Papa Urbano.

El baldacchino no está coronado con un frontón arquitectónico, como la mayoría de los baldacchini, sino con soportes barrocos curvos que sostienen un dosel drapeado, como los dosel de brocado que se llevan en procesiones sobre preciosas imágenes icónicas. En este caso, el dosel cubierto es de bronce, y todos los detalles, incluidas las hojas de olivo, las abejas y las cabezas de retrato de la sobrina de Urbano en el parto y su hijo recién nacido, están recogidos en pan de oro. El baldacchino se erige como un gran objeto escultórico independiente, central y enmarcado por el espacio más grande dentro del edificio. Es tan grande que el efecto visual crea un vínculo entre la enorme cúpula que parece flotar sobre ella y la congregación al nivel del piso de la basílica. Se penetra visualmente desde todas las direcciones y se vincula visualmente a la Cathedra Petri en el ábside detrás de él ya los cuatro pilares que contienen grandes estatuas que están en cada diagonal. [23] [41]

Como parte del esquema para el espacio central de la iglesia, Bernini hizo que los enormes pilares, comenzados por Bramante y completados por Miguel Ángel, se ahuecaran en nichos y se hicieran escaleras en su interior, que conducían a cuatro balcones. Hubo mucha consternación por parte de aquellos que pensaron que la cúpula podría caer, pero no fue así. En los balcones Bernini creó vitrinas, enmarcadas por las ocho antiguas columnas retorcidas, para exhibir las cuatro reliquias más preciosas de la basílica: la lanza de Longinus, que se dice que traspasó el costado de Cristo, el velo de Verónica, con la imagen milagrosa de el rostro de Cristo, un fragmento de la Cruz Verdadera descubierto en Jerusalén por la madre de Constantino, Elena, y una reliquia de San Andrés, el hermano de San Pedro. En cada uno de los nichos que rodean el espacio central de la basílica se colocó una enorme estatua del santo asociado a la reliquia de arriba. Solamente San Longino es obra de Bernini. [23] (Ver más abajo)

Torres de Bernini Editar

Urbano había sido durante mucho tiempo un crítico del predecesor de Bernini, Carlo Maderno. Su desaprobación del trabajo del arquitecto se debió en gran parte al diseño de Maderno para la nave longitudinal de San Pedro, que fue ampliamente condenado por oscurecer la cúpula de Miguel Ángel. Cuando el Papa dio el encargo a Bernini, solicitó que se sometiera a consideración un nuevo diseño de los campanarios de la fachada.Baldinucci describe la torre de Bernini como formada por "dos órdenes de columnas y pilastras, el primer orden es corintio" y "un tercer piso o ático formado por pilastras y dos columnas a cada lado del arco abierto en el centro".

Urbano deseaba que las torres estuvieran terminadas en una fecha muy concreta: el 29 de junio de 1641, día festivo dedicado a los santos Pedro y Pablo. A tal efecto, se emitió una orden que decía que "todo trabajo debe ocupar un segundo lugar al del campanario". La torre sur se completó a tiempo incluso a pesar de estos problemas, pero los registros muestran que, a raíz de la inauguración, el Papa no estaba contento con lo que vio y ordenó que se retirara el nivel superior de la torre de Bernini para que se pudiera construir la estructura. aún más grandioso. La torre continuó creciendo y, a medida que la construcción comenzó a asentarse, las primeras grietas comenzaron a aparecer seguidas de la infame amonestación pública de Urban a su arquitecto.

En 1642 todos los trabajos en ambas torres se detuvieron. Bernini tuvo que pagar el costo de la demolición y finalmente se abandonó la idea de completar los campanarios.

Cathedra Petri y Capilla del Santísimo Sacramento Editar

Bernini luego centró su atención en otra preciosa reliquia, la llamada Cathedra Petri o "trono de San Pedro", una silla que a menudo se afirmaba que había sido utilizada por el apóstol, pero que parece datar del siglo XII. Como la silla en sí se estaba deteriorando rápidamente y ya no se podía utilizar, el Papa Alejandro VII decidió consagrarla en un esplendor adecuado como el objeto sobre el que se basaba la línea de sucesores de Pedro. Bernini creó un gran trono de bronce en el que estaba alojado, elevado sobre cuatro soportes en forma de bucle sostenidos sin esfuerzo por enormes estatuas de bronce de cuatro Doctores de la Iglesia, los Santos Ambrosio y Agustín que representan a la Iglesia Latina y Atanasio y Juan Crisóstomo, la Iglesia Griega. Las cuatro figuras son dinámicas con túnicas amplias y expresiones de adoración y éxtasis. Detrás y encima de la cátedra, un rayo de luz entra por una ventana de alabastro amarillo, iluminando, en su centro, la Paloma del Espíritu Santo. El pintor anciano, Andrea Sacchi, había instado a Bernini a agrandar las figuras para que se vieran bien desde el portal central de la nave. La silla fue consagrada en su nuevo hogar con una gran celebración del 16 de enero de 1666. [23] [41]

La obra final de Bernini para San Pedro, realizada en 1676, fue la decoración de la Capilla del Sacramento. [52] Para sostener la Hostia sacramental, diseñó una versión en miniatura en bronce dorado del Tempietto de Bramante, la pequeña capilla que marca el lugar de la muerte de San Pedro. A cada lado hay un ángel, uno mirando con absorta adoración y el otro mirando al espectador en señal de bienvenida. Bernini murió en 1680 a los 82 años. [23]

Al este de la basílica está el Piazza di San Pietro, (Plaza de San Pedro). La disposición actual, construida entre 1656 y 1667, es de inspiración barroca de Bernini, quien heredó una ubicación ya ocupada por un obelisco egipcio que estaba ubicado en el centro (con algún artificio) de la fachada de Maderno. [nota 9] El obelisco, conocido como "El Testigo", de 25,31 metros (83,0 pies) y una altura total, incluida la base y la cruz en la parte superior, de 40 metros (130 pies), es el segundo obelisco en pie más grande, y el único que permanece en pie desde su remoción de Egipto y re-erección en el Circo de Nerón en el 37 d.C., donde se cree que fue testigo de la crucifixión de San Pedro. [53] Su traslado a su ubicación actual por orden del Papa Sixto V y diseñado por Domenico Fontana el 28 de septiembre de 1586, fue una operación plagada de dificultades y casi termina en desastre cuando las cuerdas que sujetan el obelisco comenzaron a humear por la fricción. Afortunadamente este problema fue advertido por Benedetto Bresca, un marinero de San Remo, y por su rápida intervención, se le otorgó a su pueblo el privilegio de proporcionar las palmas que se utilizan en la basílica cada Domingo de Ramos. [23]

El otro objeto de la antigua plaza con el que Bernini tuvo que enfrentarse fue una gran fuente diseñada por Maderno en 1613 y colocada a un lado del obelisco, haciendo una línea paralela a la fachada. El plan de Bernini utiliza este eje horizontal como una característica principal de su diseño único, espacialmente dinámico y altamente simbólico. Las soluciones más obvias fueron una plaza rectangular de vastas proporciones para que el obelisco se colocara en el centro y la fuente (y una compañera a juego) pudiera incluirse, o una plaza trapezoidal que se abría en abanico desde la fachada de la basílica como la que estaba frente al edificio. Palazzo Pubblico en Siena. Los problemas de la planta cuadrada son que el ancho necesario para incluir la fuente supondría la demolición de numerosos edificios, entre ellos algunos del Vaticano, y minimizaría el efecto de la fachada. La planta trapezoidal, por otro lado, maximizaría el ancho aparente de la fachada, que ya se percibía como una falla del diseño. [41]

La ingeniosa solución de Bernini fue crear una plaza en dos secciones. La parte más cercana a la basílica es trapezoidal, pero en lugar de abrirse en abanico desde la fachada, se estrecha. Esto da el efecto de contrarrestar la perspectiva visual. Significa que desde la segunda parte de la plaza, el edificio parece más cercano de lo que está, el ancho de la fachada se minimiza y su altura parece mayor en proporción a su ancho. La segunda sección de la plaza es un enorme circo elíptico que se inclina suavemente hacia el obelisco en su centro. Las dos áreas distintas están enmarcadas por una columnata formada por pares de columnas dobladas que sostienen un entablamento de la orden toscana simple.

La parte de la columnata que rodea la elipse no la rodea por completo, sino que se extiende en dos arcos, símbolo de los brazos de "la Iglesia católica que se extiende para recibir a sus comulgantes". [41] El obelisco y la fuente de Maderno marcan el eje más ancho de la elipse. Bernini equilibró el esquema con otra fuente en 1675. El acceso a la plaza solía ser a través de un revoltijo de edificios antiguos, lo que agregó un elemento de sorpresa a la vista que se abrió al pasar por la columnata. Hoy en día, una calle larga y ancha, la Via della Conciliazione, construida por Mussolini después de la conclusión de los Tratados de Letrán, conduce desde el río Tíber a la plaza y ofrece vistas lejanas de San Pedro a medida que el visitante se acerca, con la basílica actuando como un punto final. vista. [23]

La transformación del sitio por parte de Bernini tiene un concepto completamente barroco. Donde Bramante y Miguel Ángel concibieron un edificio que se encontraba en un "aislamiento autosuficiente", Bernini hizo que todo el complejo "se relacionara de manera expansiva con su entorno". [41] Banister Fletcher dice: "Ninguna otra ciudad ha ofrecido un acercamiento tan amplio a su iglesia catedral, ningún otro arquitecto podría haber concebido un diseño de mayor nobleza. (Es) el más grande de todos los atrios antes que la más grande de todas las iglesias. de la cristiandad ". [7]

La parte superior de la fachada de la Basílica de San Pedro tiene dos relojes y varias esculturas. Los relojes fueron creados para reemplazar los campanarios de Bernini que tuvieron que ser derribados por falta de apoyo. El reloj de la izquierda muestra la hora de Roma, el de la derecha muestra la hora media europea. Las estatuas son el Cristo Redentor, San Juan Bautista y 11 Apóstoles. De izquierda a derecha: San Tadeo, San Mateo, San Felipe, Santo Tomás, Santiago el Mayor, San Juan Bautista, El Redentor, San Andrés, San Juan Evangelista, Santiago el Menor , San Bartolomé, San Simeón y San Matías. Sobre el reloj romano se encuentra el escudo de armas de la ciudad-estado de la Ciudad del Vaticano desde 1931 en manos de dos ángeles. [ cita necesaria ]

La Basílica tiene 6 campanas, colocadas en la habitación debajo del reloj romano, solo 3 de ellas son visibles desde el nivel del suelo mientras que el resto están escondidas detrás del bourdon. Van desde el más pequeño que pesa 260 kg hasta el bourdon masivo que pesa aproximadamente 9 toneladas. A partir de 1931, las campanas se operan eléctricamente, lo que permite que incluso la campana más grande suene desde la distancia. La campana mas vieja Lista data de 1288 y el bourdon llamado Campanone se toca en Navidad y Semana Santa, en la Solemnidad de los Santos. Pedro y Pablo, y cada vez que el Papa imparte la bendición "Urbi et Orbi" a la ciudad y al mundo. Campanone también anuncia la elección de un nuevo Papa.

Campana# Nombre Masa Casted
1 Campanella 260 kilogramos 1825
2 AVE María 280 kilogramos 1932
3 Predica 850 kilogramos 1893
4 Lista 2 t 1288
5 Campanoncino (Mezzana, Benedittina) 4 t 1725
6 Campanone 9 t 1785

Tumbas y reliquias Editar

Hay más de 100 tumbas dentro de la Basílica de San Pedro (existentes en varios grados), muchas de ellas ubicadas debajo de la Basílica. Estos incluyen 91 papas, San Ignacio de Antioquía, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Otto II y el compositor Giovanni Pierluigi da Palestrina. La realeza británica católica exiliada James Francis Edward Stuart y sus dos hijos, Charles Edward Stuart y Henry Benedict Stuart, cardenal obispo de Frascati, están enterrados aquí, habiendo recibido asilo del Papa Clemente XI. También están enterradas aquí Maria Clementina Sobieska, esposa de James Francis Edward Stuart, la reina Cristina de Suecia, que abdicó de su trono para convertirse al catolicismo, y la condesa Matilda de Toscana, partidaria del papado durante la controversia de la investidura. El entierro más reciente fue el del Papa Juan Pablo II, el 8 de abril de 2005. Debajo, cerca de la cripta, se encuentra la "Tumba de los Julii" abovedada del siglo IV, recientemente descubierta. (Vea a continuación algunas descripciones de las tumbas).

Obras de arte Editar

Torres y nártex Editar

  • En las torres a ambos lados de la fachada hay dos relojes. El reloj de la izquierda funciona eléctricamente desde 1931. Su campana más antigua data de 1288.
  • Uno de los tesoros más importantes de la basílica es un mosaico colocado sobre la puerta central exterior. Llamado "Navicella", se basa en un diseño de Giotto (principios del siglo XIV) y representa un barco que simboliza la Iglesia cristiana. [9] El mosaico es principalmente una copia del siglo XVII del original de Giotto.
  • En cada extremo del nártex hay una figura ecuestre, al norte Constantino el Grande de Bernini (1670) y al sur Carlomagno de Cornacchini (siglo XVIII). [9]
  • De los cinco portales desde el nártex al interior, tres contienen puertas notables. El portal central tiene la puerta renacentista de bronce de Antonio Averulino (llamado Filarete) (1455), ampliada para adaptarse al nuevo espacio. La puerta sur, la Puerta de los muertos, fue diseñado por el escultor del siglo XX Giacomo Manzù e incluye un retrato del Papa Juan XXIII arrodillado ante la figura crucificada de San Pedro.
  • La puerta más al norte es la "Puerta Santa" que, por tradición, está tapiada con ladrillos y se abre solo para los años santos, como el año jubilar del Papa. La puerta actual es de bronce y fue diseñada por Vico Consorti en 1950 y fundida en Florencia por la Fundición Artística Ferdinando Marinelli. Encima hay inscripciones que conmemoran la apertura de la puerta: PAVLVS V PONT MAX ANNO XIII y GREGORIVS XIII PONT MAX .

Las placas conmemorativas instaladas recientemente se leen encima de la puerta de la siguiente manera:

PAVLVS VI PONT MAX HVIVS PATRIARCALIS VATICANAE BASILICAE PORTAM SANCTAM APERVIT ET CLAVSIT ANNO IVBILAEI MCMLXXV
Pablo VI, Pontífice Máximo, abrió y cerró la puerta santa de esta basílica patriarcal del Vaticano en el año jubilar de 1975.

IOANNES PAVLVS II P.M. PORTAM SANCTAM ANNO IVBILAEI MCMLXXVI A PAVLO PP VI RESERVATAM ET CLAVSAM APERVIT ET CLAVSIT ANNO IVB HVMANE REDEMP MCMLXXXIII – MCMLXXXIV
Juan Pablo II, Pontífice Máximo, abrió y volvió a cerrar la puerta santa cerrada y apartada por el Papa Pablo VI en 1976 en el año jubilar de la redención humana 1983-1984.

IOANNES PAVLVS II P.M. ITERVM PORTAM SANCTAM APERVIT ET CLAVSIT ANNO MAGNI IVBILAEI AB INCARNATIONE DOMINI MM – MMI
Juan Pablo II, Pontifex Maximus, volvió a abrir y cerrar la puerta santa en el año del gran jubileo, de la Encarnación del Señor 2000-2001.

FRANCISCVS PP. PORTAM SANCTAM ANNO MAGNI IVB MM – MMI A IOANNE PAVLO PP. II RESERVATAM ET CLAVSAM APERVIT ET CLAVSIT ANNO IVB MISERICORDIAE MMXV – MMXVI
El Papa Francisco abrió y cerró nuevamente la puerta santa, cerrada y apartada por el Papa Juan Pablo II en el año del gran jubileo 2000-2001, en el año jubilar de la Misericordia 2015-2016.

Las placas conmemorativas más antiguas se quitan para dar paso a la nueva placa cuando se abre y sella la puerta sagrada.


Sant’ambrogio

Junto con el Duomo, la Basílica de San Ambrosio es la cuna de la historia y la espiritualidad de Milán y un tesoro de arte sacro. Gran devoción popular gira en torno a la basílica que siempre ha sido destino de peregrinos y visitantes. La entrada de la basílica y rsquos, el magnífico atrio que consta de cuatro columnas con capiteles tallados en relieve, es una adecuada introducción al ambiente venerado típico de los interiores eclesiásticos. Al entrar, el visitante se encuentra con una fachada a dos aguas abierta por dos logias superpuestas que se unen con el interior del porche y enmarcadas en la parte superior por dos campanarios, el de la izquierda es la Torre dei Canonici (Canons & rsquo Tower, 1141) y el de la derecha una es la Torre dei Monaci (Monks & rsquo Tower 842.

Hoy, la Basílica, dedicada al obispo de Milán, es un magnífico ejemplo de arquitectura románica en Lombardía. Construido entre 379 y 386, originalmente se llamó "Basílica Mártir" a instancias de Sant'Ambrogio. Construida en medio de una vasta área (Hortus Philipphi) reservada para entierros cristianos y caracterizada por la presencia de pequeñas celdas en conmemoración de los mártires, la basílica, dedicada a los mártires Gervasio y Protasio, fue inicialmente destinada a albergar la tumba de su fundador.

El antiguo edificio, del que solo se conoce el plano original, ha sido modificado extensamente desde el siglo IX. La iglesia tiene tres naves, dos laterales y una central el techo consta de bóvedas de crucería y pilares que crean impulso y armonía. No queda mucho de la basílica Martyrum original en la basílica de Sant'Ambrogio, pero aún se pueden encontrar pruebas valiosas de la época.

Entre ellos se encuentra el magnífico sarcófago de Stililcone, un gran tesoro que tradicionalmente se atribuye al general Teodosio, pero que probablemente fue encargado por una persona de alto rango relacionado con la corte milanesa.

Se conserva parte de la decoración de los muros interiores, como unas incrustaciones de mármol policromadas y una balaustrada de mármol perteneciente probablemente a la barandilla del altar de los santos mártires, con un crisograma adornado con las letras alfa y omega. Increíblemente, también se han conservado dos preciosos paneles de madera tallada de la puerta de entrada encargados por Ambrogio.

Un paseo por los pasillos se convierte en un fascinante viaje a través del arte y la historia para admirar las numerosas y preciosas decoraciones de las bóvedas. Sin embargo, la mirada se dirige inevitablemente hacia el punto de apoyo de la basílica: el copón, un elegante dosel decorado con estuco bizantino lombardo sostenido por cuatro columnas romanas que encierran y conservan la obra maestra del arte carolingio (el único ejemplar existente conservado en metales preciosos): el Altar Dorado.

La historia narra que, probablemente en el siglo IX, el obispo Angilberto trasladó las reliquias de los obispos y rsquo a un sarcófago de pórfido que luego fue cubierto por el precioso altar, llamado & lsquodi Vuolvinio & rsquo en homenaje al autor de la magnífica obra. En el anverso se representan escenas de la vida de Cristo y en el reverso se puede admirar la vida de San Ambrosio.

Sin embargo, incluso esta transformación no fue la final. La posterior construcción de la cripta en el siglo X, con la elevación del piso del coro, trajo otros cambios. Actualmente los restos de Gervasio, Protasio y Ambrogio se colocan en una urna de plata debajo del altar.


Basílica de San Ambrosio

Esta Basílica, que se encuentra en la plaza del mismo nombre, refleja dieciséis siglos de historia. Es la reina y madre de las iglesias lombardas.

Este edificio paleocristiano se inició en 379 y consagrado por Sant & # 8217Ambrogio en 387. Durante el transcurso de los siglos fue ampliada, alterada o dañada en diversas ocasiones y durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada. Sin embargo, conserva una solemnidad y austeridad que le permite seguir siendo considerada una de las obras maestras del románico lombardo. arquitectura.

En el interior hay esculturas y recuerdos antiguos, reliquias religiosas y obras de arte de todo el mundo. 1600 años de la historia de Milán. Destacan: el púlpito con sus columnas y arcos que descansa sobre un sarcófago paleocristiano el copón (santuario) sostenido por columnas romanas sobre el altar de oro (el Paliotto) que es una obra magnífica del orfebre. Volvinio el techo del ábside con su grandioso mosaico del siglo XII y el techo de mosaico dorado del siglo IV en el sacellum (capilla) de San Vittore en Ciel d & # 8217Oro.

También son notables el Portico della Canonica (casa del párroco) diseñado por Bramante, el oratorio de San Sigismondo y el Tesoro lleno de cosas preciosas. A pocos metros de la entrada a la basílica se levanta la Pusterla (una parte de la muralla de la ciudad vieja y la puerta de entrada) construido en 300 que durante la época medieval se incorporó a las murallas que rodean la ciudad.


Contenido

Una de las iglesias más antiguas de Milán, fue construida por San Ambrosio en 379-386, en un área donde habían sido enterrados numerosos mártires de las persecuciones romanas. El primer nombre de la iglesia fue de hecho Basílica mártir.

Cuando San Ambrosio llegó a Milán, las iglesias locales estaban en conflicto entre sí por el conflicto entre el arrianismo y el Credo de Nicea, así como por numerosos problemas locales. Apoyaba firmemente el lado niceno del conflicto y quería convertir el norte de Italia en un bastión pro-Roma. Hizo esto a través de la predicación y la construcción. Construyó tres o cuatro iglesias alrededor de la ciudad Basilica Apostolorum (ahora San Nazaro in Brolo), Basilica Virginum (ahora San Simpliciano y Basilica Martyrum (que luego fue rebautizada en su honor). Una cuarta iglesia, Basilica Salvatoris (ahora San Dionigi) también se le atribuye, pero puede que en realidad no sea del siglo 4. Estas iglesias fueron dedicadas con lenguaje anti-arriano y como símbolos de la riqueza y el poder de la facción pro-nicena en Milán. [2]

En los siglos posteriores a su construcción, el edificio sufrió varias restauraciones y reconstrucciones parciales, asumiendo el aspecto actual en el siglo XII, cuando fue reconstruido en estilo románico.

Inicialmente, la basílica estaba fuera de la ciudad de Milán, pero durante los siglos siguientes, la ciudad creció a su alrededor. Se convirtió en un centro de vida religiosa y se desarrolló una comunidad de canónigos en la iglesia. En 789, se estableció un monasterio dentro de los terrenos de la basílica. Los cánones, sin embargo, conservaron su propia comunidad e identidad en lugar de desaparecer. Dos comunidades religiosas separadas y distintas compartían la basílica.En el siglo XI, los canónigos adoptaron órdenes y se convirtieron en canónigos regulares. Ahora había dos órdenes monásticas separadas que seguían reglas diferentes viviendo en la basílica. Los canónigos estaban en el edificio norte, el claustro de los canónigos, mientras que los monjes estaban en los dos edificios del sur. [3]

Las dos torres simbolizan la división en la basílica. El siglo noveno Torre dei Monaci ("Torre de los Monjes") la torre fue utilizada por los monjes para llamar a los fieles a la misa de los monjes. Los monjes se sustentaban, en parte, de las ofrendas que se daban después de la misa. Sin embargo, los canónigos no tenían campanario y no se les permitió tocar las campanas hasta que terminaron su propia torre en el siglo XII. [3]

El monasterio y la iglesia se convirtieron en un gran terrateniente en el norte de Italia y en lo que ahora es el cantón suizo de Ticino. El 4 de agosto de 1528 se firmó aquí la llamada "Paz de San Ambrosio", entre las facciones nobles y populares de la ciudad. En 1492 los benedictinos encargaron a Donato Bramante, arquitecto estructural de la Basílica de San Pedro, la renovación de la nueva rectoría.

En agosto de 1943, los bombardeos angloamericanos dañaron gravemente la basílica, en particular el ábside y sus alrededores. Como resultado de esto, se construyó un nuevo edificio, pintado de rosa, para albergar las oficinas de Abbott y el museo.


Las tres naves contienen importantes obras de arte. La cúpula comprende mosaicos brillantes y el altar dorado es obra del maestro Volvinio.

El museo contiene un tesoro con objetos eclesiásticos y manuscritos en pergamino.

Plaza de San Ambrogio con Iglesia en San Ambrogio

Campanarios - Campanile

Tenga en cuenta los dos campanarios medievales a la izquierda y a la derecha detrás de la iglesia, que se pueden ver desde el centro de la plaza de San Ambrogio.

El campanario de la derecha, la torre de los monjes, data del siglo X, mientras que se ha añadido el campanario de la izquierda, la llamada torre Kanonicza del siglo XIII. Bramante construyó en el siglo XVI por orden de los Sforza, los claustros y el pórtico.

Detrás de la iglesia se encuentra el Templo de la Victoria, Tempio della Vittoria.

Visita la Basílica de San Ambrosio

Museo y tesoros Sant Ambrogio

12. Donato Bramante fue representado en una de las pinturas más famosas de Rafael.

Quizás uno de los hechos más divertidos de Donato Bramante es ese famoso pintor Rafael lo incluyó en uno de sus cuadros más famosos.

La escuela de Atenas se encuentra en una de las Salas de Rafael del Palacio Apostólico en el Vaticano llamado el “Stanze della Segantura”Y retrata a numerosos intelectuales y artistas de la historia.

Bramante fue representado como Euclides, da Vinci como la figura principal Platón, y Miguel Ángel como Heráclito. Bramante como Euclid / Wiki Commons

Esto concluye el lista definitiva de hechos de Donato Bramante, uno de los arquitectos más prolíficos del Renacimiento y Alto Renacimiento que será recordado para siempre a través de sus asombrosas obras.


Ver el vídeo: SantAmbrogio, patrono di Milano