Una hija envenena a su padre

Una hija envenena a su padre

Francis Blandy cae en coma y muere en su casa en las afueras de Londres, Inglaterra. Más tarde esa noche, la hija de Blandy, Mary, le ofreció a uno de los sirvientes de la familia una gran suma de dinero para ayudarla a llegar a Francia de inmediato. Mary se vio obligada a huir por su cuenta cuando él se negó, pero fue perseguida y atrapada por vecinos que habían oído que Blandy había sido envenenado.

Los sirvientes de la casa de Blandy sospechaban de Mary porque la joven soltera de 26 años había tenido una aventura con William Cranstoun, un hombre sin un centavo con una esposa en Escocia, en contra de los deseos de su padre. Cranstoun estaba decidido a hacerse con una parte de la fortuna de Blandy.

Blandy había aprobado inicialmente el partido, incluso permitiendo que Cranstoun viviera en su casa. Pero cuando Cranstoun le escribió a su esposa y le preguntó amablemente si no le importaría negar su matrimonio, la Sra. Cranstoun se indignó y causó un gran revuelo local. Cranstoun fue arrojado bruscamente fuera de la casa, pero Mary siguió viendo a Cranstoun a espaldas de su padre.

La pareja, frustrada por su incapacidad para tocar la considerable dote de Mary, decidió buscar otra ruta hacia el dinero. Mary comenzó a introducir pequeñas cantidades de arsénico en la comida de su padre, envenenándolo lentamente durante varios meses. Cuando Blandy comenzó a sufrir náuseas y dolor de estómago agudo, los sirvientes empezaron a sospechar. Uno encontró polvo blanco en el fondo de una sartén que Mary había usado para alimentar a su padre. Después de que Blandy finalmente muriera, la cocinera vio a Mary tratando de deshacerse del polvo blanco y se las arregló para conservar un poco.

Mary fue acusada de asesinato y se enfrentó a un juicio en Oxford Assizes en marzo de 1752. Los médicos que testificaron para la acusación estuvieron de acuerdo en que Francis Blandy había sido envenenado con arsénico. Pero la prueba que utilizaron con el polvo no fue científica: lo calentaron y olieron los vapores, que todos coincidieron en que era claramente arsénico. No fue hasta 40 años después que los químicos finalmente desarrollaron verdaderas pruebas de toxicología para el arsénico. Pero el jurado permaneció convencido y María fue enviada a la horca. Ella le dijo al verdugo: "No me cuelgues demasiado alto, por el bien de la decencia".

Poco después de que Mary fuera ejecutada, Cranstoun, que había escapado a Francia, murió en la pobreza.


Giulia Tofana fue una envenenadora profesional del siglo XVII que vendió su brebaje característico a esposas que querían matar a sus maridos.

Una vez atrapada, Tofana supuso que era la responsable de haber proporcionado el veneno en 600 muertes que, de alguna manera, la convirtieron en una de las asesinas más prolíficas de la historia. Incluso supuestamente logró sintetizar su propio veneno insípido e imposible de rastrear que empaquetó de forma encubierta en una botella de maquillaje.

Según algunas estimaciones, su reinado secreto de terror duró casi 20 años y terminó cuando fue entregada por una parte culpable.


Hombre de Haryana viola a su hija menor y la envenena para ocultar el crimen

La policía de Haryana arrestó a un hombre que presuntamente violó a su hija y la mató administrándole veneno para ratas en un intento por ocultar su crimen, dijo un funcionario el sábado.

El acusado fue arrestado el viernes en Indore, dijo el superintendente adjunto de la policía (cuartel general) Gorakhpal a los periodistas en Rohtak.

El acusado, un trabajador de una fábrica, tenía una relación tensa con su esposa y la pareja había estado viviendo por separado en Rohtak durante los últimos seis meses.

La pareja tuvo cuatro hijos, incluida la hija de nueve años. Los niños solían dormir con su padre en su casa por la noche y él solía dejarlos en la residencia donde vivía su esposa antes de ir a trabajar por la mañana, dijo el DSP.

En la noche del 27 y 28 de noviembre, el acusado presuntamente violó a su hija y luego la amenazó con terribles consecuencias. Temiendo que ella le revelara el incidente a su madre, tramó un plan para eliminarla, dijo el DSP.

“Él trajo veneno para ratas del mercado y lo mezcló con harina y se lo dio a su hija el 2 de diciembre. Su estado empeoró el 3 de diciembre y murió en un hospital. Su padre se fugó el mismo día. Posteriormente, su madre presentó una denuncia y se registró un caso ”, dijo.

El padre de la víctima, un nativo de Bihar, inicialmente huyó a Panipat, luego fue a Delhi antes de ir a Indore desde donde fue detenido y devuelto. En Rohtak, fue presentado ante un tribunal el sábado, que lo puso en prisión preventiva por dos días.

Anteriormente, se registró un caso en su contra en virtud de la Sección 302 de la IPC (castigo por asesinato) y la Ley de Protección de Niños Sometidos a Delitos Sexuales (POCSO).


Cómo los pintores barrocos fueron influenciados por la caridad romana

Las siete obras de misericordia es una pintura realizada por el artista barroco Caravaggio en 1607. Las siete obras de misericordia corporales están representadas en esta pintura.

La iconografía de la pintura muestra a una mujer amamantando a su padre hambriento en prisión. Esta pintura de Caravaggio ganó mucha tracción de los pintores de Italia, Francia y España.


Las muchas vidas de Maria Rasputin, hija del & # 8216Mad Monk & # 8217

Nací en 1899 en el pueblo de Pokrovskoe en el condado de Tobolsk. Mis padres son campesinos, gente sencilla. Nuestra familia se compone de: padre, madre, abuelo (mi padre y padre), mi hermano, mi hermana y yo. Todos vivimos felices juntos, pero a veces me enfado con mi hermano y mi hermana, pero con mi hermana me enfado todo el tiempo. Mi padre juega un papel importante porque el Soberano lo conoce y lo ama. & # 8221

Maria Grigorievna Rasputin escribió las sencillas palabras anteriores cuando era una joven adolescente en diarios no publicados. Pero desde el comienzo de su vida en la Siberia rural hasta el final en la soleada Los Ángeles, nada en la vida de María sería simple o fácil.

María pasó su primera infancia en una familia de campesinos relativamente acomodada. Su madre era una mujer práctica y trabajadora. Su padre Grigori, era un & # 160Starets, un hombre santo no ordenado que viajó por el país predicando y consolando a los necesitados. Desde el principio, María parece haber tenido una sana sensación de escepticismo. Ella, su hermano y su hermana & # 160 temían las largas horas de oración y ayuno forzados & # 8220 para las cuales todo, aniversarios o penitencia & # 8217s, les servía de excusa & # 8221.

En 1906, la vida de la familia se transformó cuando Grigori, quien sería conocido en la historia simplemente como & # 8220Rasputin, & # 8221, fue presentado a la familia real en San Petersburgo. Pronto fue reconocido por la emperatriz Alexandra por salvar la vida de Alexi, el heredero hemofílico del trono ruso. En 1910, María y su hermana, Varvara, fueron enviadas a vivir con su padre en San Petersburgo para que pudieran transformarse en & # 8220 pequeñas damas & # 8221. Su madre no tenía interés en vivir en la gran ciudad y se quedó en Pokrovskoe con su hijo. Dado que su padre estaba ocupado con los deberes reales y otros, su sirviente familiar de toda la vida (y la reputada amante de Rasputin) tenía la tarea de cuidar a los niños.

& # 8220Encontró una institutriz para que nos cuidara y nos llevara, y nos ayudó a recuperar el tiempo perdido al subsanar los considerables vacíos en nuestra educación temprana, & # 8221 María & # 160, recordó. & # 8220 ¡Ay! Fue una tarea difícil, difícil para ella sin ninguna duda, ¡pero difícil también para las dos pequeñas salvajes a las que trató de convertir en señoritas! & # 8221

María finalmente se instaló en San Petersburgo y se convirtió en la anfitriona no oficial de su padre. A medida que la influencia de Rasputin crecía, los visitantes (en su mayoría mujeres) llegaban a su pequeño apartamento durante todo el día y la noche esperando tener la oportunidad de encontrarse con el místico y poderoso & # 8220pequeño padre. & # 8221 & # 160.

Para María, Rasputín era solo un hombre sencillo y poco sofisticado con ojos azules transparentes magnéticos, hermosas manos largas y una creencia campesina en el poder de la oración. En sus recuerdos, él era un padre estricto, que las bendecía todas las noches antes de que se fueran a la cama y se aseguraba de que las niñas fueran educadas y piadosas:

Nunca se nos permitió salir solos, rara vez se nos permitió ir a una sesión matinal, y más tarde, cuando los jóvenes comenzaron a gravitar alrededor de nosotros, demostró ser el más estricto de los mentores. Ninguno de ellos tenía derecho a más de media hora de tete-a-tete después de que hubiera transcurrido ese tiempo, mi padre irrumpió en la habitación y le mostró la puerta al pobre muchacho. ¡Pero lo que no se limitó a media hora fue el tiempo dedicado a las oraciones! Cada mañana y cada noche oramos juntos. Los domingos pasábamos la mañana en la iglesia y la mayor parte de la tarde en el culto. Mi hermana y yo encontramos estas horas de rodillas en el suelo de piedra excesivamente largas, aunque debo admitir que la moda de la época, con sus faldas largas, nos permitió hacer un poco de trampa al sentarnos clandestinamente sobre nuestros talones cuando nuestro padre ... ¡Los ojos de 8217 no estaban fijos en nosotros!

Sin embargo, había corrientes subterráneas oscuras arremolinándose alrededor de la pequeña familia. Para la mayoría, Rasputín era más que un humilde hombre santo. Era un charlatán mujeriego, demoníaco y borracho que había hechizado a la emperatriz Alexandra, profundamente religiosa, en su desesperación por salvar a su único hijo. La influencia de Rasputin sobre la pareja real creció a medida que la situación geopolítica que rodeaba a los Romanov se volvía cada vez más grave.

Rasputin y sus tres hijos, Matryona (Maria), Varvara et Dimitri. (Foto: Dominio público / WikiCommons)

Aunque María admitiría en su vejez que estaban sucediendo muchas cosas que ella no sabía, en ese momento su vida parecía encantada. Se hizo amiga de Nicholas y Alexandra & # 8217s cuatro hijas, y recordaría su gracia & # 8211 cómo entraban a una habitación en Tsarskoye Selo tan silenciosamente que uno ni siquiera podía oír sus pies tocar el suelo & # 160.

Pero esta vida de cuento de hadas no duró mucho. Rasputín, que se había vuelto más borracho que nunca, todavía & # 160insistió a sus hijas que él no permitiría & # 8220 que la gente hablara de ti como de mí & # 8221. Rusia se hundió en el caos doméstico y la brutal Guerra Mundial. Yo luchaba furiosamente. Rasputín, & # 8220 el monje loco & # 8221, se convirtió en un chivo expiatorio fácil de las airadas fuerzas aristocráticas y revolucionarias. Una gélida noche de diciembre de 1916, Rasputín, atraído con la promesa de una fiesta nocturna, fue asesinado por el príncipe Félix Yusupov y sus asociados. Unos días más tarde, se encontró el cuerpo congelado de Rasputin en el río Malaya Nevka. Se rumorea que María tuvo que identificar el cuerpo de su padre, que había sido golpeado, baleado y finalmente ahogado. & # 160

Las vidas de María y su hermana se transformaron de la noche a la mañana. María notó con amargura que en su funeral, muchos lugares de la pequeña capilla estaban vacíos, porque las multitudes que habían llamado a la puerta de mi padre mientras él aún vivía para pedirle algún servicio, se olvidó de venir y ofrecer una oración. para él una vez que estuvo muerto. & # 8221 La Familia Imperial se quedó con las hermanas, y pasaron muchas horas en Tsarskoye Selo con los niños reales. Pero, pronto esta red de seguridad también se rompió, cuando comenzó la larga guerra civil rusa que se estaba gestando. En su última visita al palacio, María recordó a la fría pero bondadosa Emperatriz & # 160 diciéndoles: & # 8220Vayan hijos míos, déjenos, déjenos rápido, nos están encarcelando & # 8221.

Maria y Varvara escaparon a la casa de su madre en Pokrovskoe. En 1917, María se casó con su & # 8220 querido amigo & # 8221 Boris Soloviev, un hombre de carácter cuestionable que muchos consideraban el sucesor de su padre. La pareja vivió una existencia caótica y fugitiva, intentando salvar a la familia real de su encarcelamiento en Siberia, y constantemente huyendo del Ejército Rojo. Cuando Boris fue encarcelado, María lo sacó de la cárcel sobornando a un guardia con 1.000 rublos.

Rasputin con su esposa y su hija Matryona (Maria), extrema derecha, en 1911. & # 160 & # 160 (Foto: & # 160Public Domain / WikiCommons)

Eventualmente escaparon a Europa continental, vagando de & # 8220 de capital en capital & # 8221, viviendo la existencia nómada común a muchos expatriados que antes eran gentiles después de las guerras. María dio a luz a dos hijas, Tatiana y María. Se establecieron en París, donde Boris se ganaba la vida a duras penas como obrero de una fábrica de jabón, portero nocturno y lavador de coches. Boris murió en 1926, & # 160 según & # 160 & # 160 para María, & # 8220, agotado por las privaciones y el trabajo más allá de sus fuerzas que aceptó para preservarnos de morir de hambre & # 8221.

María estaba sola, pero al menos estaba viva. Toda la familia de Nicholas y Alexandra había sido asesinada en Ekaterimburgo & # 8217s Ipatiev House, la & # 8220 casa de propósito especial & # 8221 en 1918. Su madre y su hermano desaparecieron en los gulags soviéticos de Siberia. Su hermana, Varvara, murió en Moscú en 1924 & # 8211 algunos dijeron de hambre, otros dijeron de veneno. Pero María siguió adelante, apoyando a sus hijas como sirvienta y compañera de un rico exiliado ruso.

Entonces, María le dijo al Los Angeles Times, & # 8220 absolutamente inesperado, me ofrecieron ser bailarina de cabaret en Bucarest. Esto se debió a mi nombre, no a mi baile. & # 8221 Durante varios años, María bailó por toda Europa, permitiéndose ser catalogada como & # 8220 la hija del monje loco. & # 8221 En 1929, publicó su primer libro. , El verdadero Rasputín, una defensa fuertemente redactada de su padre.

Pronto María tomó otra carrera, la de adiestradora de animales en un circo ambulante. Con su característico sentido del humor, María dijo: & # 8220Me preguntan si me importa estar en una jaula con animales, y yo respondo, & # 8216 ¿Por qué no? He estado en una jaula con bolcheviques. & # 8217 & # 8221 Ella también publicó otro libro sobre Rasputin, 1932 & # 8217s & # 160Mi padre. En él dijo que su razón para escribir el libro no era literaria:

Si me creyera capaz de emprender una carrera literaria, no debería hoy estar luchando por ganarme el pan de cada día como adiestrador de animales salvajes & # 8230; es mi deseo de consagrarme a una tarea, dirigir toda mi vida hacia una meta, que de devolverle a mi padre su verdadero carácter.

Maria Rasputin como artista de circo en 1932. & # 160 & # 160 (Foto: & # 160Public Domain / WikiCommons)

En 1935, María acompañó al Circo Ringling Brothers a América. & # 8220 Venir a Estados Unidos fue mi sueño durante muchos años, & # 8221 María le dijo a un reportero de & # 160el Los Angeles Times. Como era de esperar, los estadounidenses estaban fascinados con María, y los periódicos de todo el país publicaron fotos de ella con leyendas como, & # 8220Europeo entrenador de animales salvajes e hija autoproclamada de Rusia & # 8217s & # 8216mad monk & # 8217 intenta hipnotizar a un elefante de circo en Filadelfia. & # 8221 También apareció junto con otras estrellas de Ringling Brothers en la parte posterior de una caja de Wheaties, ensalzando el cereal como & # 8220el desayuno de los campeones & # 8221.

María emigró oficialmente a Estados Unidos en 1937 (sus hijas se quedaron en Europa) y abandonó su carrera en el circo después de ser maltratada por un oso. Se casó con Gregory Bern, un ingeniero eléctrico que había conocido en Rusia. Se establecieron en Los Ángeles, pero se divorciaron en 1946. Según María, Bern la había insultado, la golpeó y finalmente se fue. & # 8220 Simplemente me abandonó, eso & # 8217 es todo & # 8221 le dijo al juez. & # 160

Después de su divorcio, María se mudó a un cómodo dúplex en Silverlake, un vecindario de Los Ángeles con una gran población rusa. Después de décadas huyendo, finalmente había encontrado el hogar donde viviría el resto de su larga vida. Siempre sobreviviente de la adaptación, se fue a trabajar como maquinista en los astilleros de San Pedro. & # 8220Lathe, taladro de prensa & # 8211 Yo los opero todos, & # 8221 ella & # 160 explicó. & # 8220 Lo que sea, yo lo hago. & # 8221

Maria Rasputin entrevistada por un periodista de la revista española Estampa en 1930. & # 160 (Foto: & # 160Public Domain / WikiCommons)

Durante el susto rojo, se rumoreaba irónicamente que María era comunista, lo que la llevó a escribir una carta fuertemente redactada al & # 160Los Angeles Times en 1948:

Me persiguen constantemente y me tachan de comunista debido a que mi nombre es Maria Rasputin, hija de Gregory Rasputin, conocida como el & # 8220Mad Monk of Russia & # 8221. Dejé Rusia hace 28 años y ahora soy una ciudadana estadounidense naturalizada, por privilegio que agradezco a Dios todas las noches, ya que amo a los Estados Unidos de América desde el fondo de mi calor. Deseo anunciar públicamente que no soy comunista aunque mi nombre es Maria Rasputin, hija de Gregory Rasputin.

Después de retirarse de los astilleros, María continuó manteniéndose a sí misma con los pagos de la seguridad social y trabajos como niñera y cuidadora. Conocida por muchos como una dama amistosa y amable, vivió una vida tranquila y aislada, asistiendo fielmente a la Iglesia Ortodoxa Rusa del vecindario casi todas las semanas. Daba entrevistas cuando necesitaba dinero, su historia a menudo cambiaba dependiendo de quién la estaba entrevistando. Creyó brevemente que Anna Anderson, una impostora que decía ser la Gran Duquesa Anastasia asesinada, estaba diciendo la verdad, pero luego se retractó de su apoyo. A lo largo de sus entrevistas, una cosa permaneció constante. Nunca vaciló de la creencia de que su padre era un hombre bueno y amable, que había sido vilipendiado por una sociedad manipuladora que él era demasiado simple para entender.

En 1977, publicó su último libro, & # 160Rasputin: el hombre detrás del mito. Escrito en coautoría por la periodista Patte Barham, puso a María una vez más en el centro de atención. Murió poco después, el 27 de septiembre de 1977, en su tranquilo dúplex en Silverlake, y fue enterrada en el cercano cementerio Angelus Rosedale. En la cúspide de su 70 cumpleaños, le dijo a un reportero del & # 160Los Angeles Times: & # 8220Tengo una vida muy emocionante. & # 8221 En el caso de Maria Rasputin & # 8217s & # 160, al menos, esto fue un eufemismo.


La hija de Dell habla de una conversación 'extraña'

Este artículo fue publicado hace más de 10 años. Es posible que parte de la información ya no esté actualizada.

Así que esta es la vida como la hija mayor de Cherrylle Dell: el padre que amabas está sospechosamente muerto por una sobredosis de anticongelante, la madre que una vez te asustó para que ingresaran a un refugio para mujeres está acusada de envenenarlo, y te llaman a la corte para contarle a una habitación llena de extraños. sobre la extraña naturaleza de tu familia.

Tienes la oportunidad de contarles sobre tu padre que estaba luchando contra el cáncer de garganta, y que mientras se preocupaba por la posibilidad de que le cortaran la lengua una vez bromeó "que si alguna vez recuperaba el cáncer, siempre podría beber anticongelante".

Puedes mencionar, aunque tu memoria puede ser inestable, el momento en que tu madre estaba preocupada por su gato moribundo, Asia, que lamió el líquido del radiador, por lo que llamó a un veterinario para averiguar cuánto anticongelante se necesitaría para matar a un bebé. animal.

La historia continúa debajo del anuncio.

Pero luego tienes que testificar cómo la escuchaste preguntar "en voz baja" cuánto anticongelante se necesitaría para envenenar a una persona.

El juez de Pembroke que escucha el juicio por asesinato en primer grado de la Sra. Dell ya conoce la respuesta: apenas tres onzas y media de la sustancia viscosa garantiza la muerte. Se mezcla fácilmente con el vino y hace que una persona se sienta borracha, luego esparce ácido por el cuerpo hasta que el corazón se detiene, testificaron los expertos ayer.

El argumento en este juicio ahora se refiere a si Scott Dell bebió anticongelante por su propia voluntad a fines de diciembre de 1995, o si su esposa separada lo envió a casa con órdenes de consumir una botella de vino deliberadamente contaminada.

Después de su muerte, una prueba de toxicología encontró niveles de etilenglicol en la sangre del Sr. Dell iguales a más de tres veces la cantidad que sería fatal sin atención inmediata.

Entonces, ¿qué debe hacer un juez con el confuso testimonio de ayer de la hija de 24 años?

El nombre de la hija está protegido por una prohibición de publicación, pero su evidencia de ayer fue otro testimonio de las abismales habilidades de la Sra. Dell como madre. Nacida de una relación extramatrimonial, aunque todavía considera a Scott Dell como su padre, la joven no lee muy bien, aparentemente porque su madre la sacó del sistema público para la educación en el hogar y luego nunca llegó a hacerlo.

Recordó que cuando era adolescente hacía la mayor parte del trabajo doméstico y cuidaba a sus hermanos pequeños. Hace unos años, acusó falsamente a su madre de intentar atacarla con un cuchillo, lo hizo, dijo, con la esperanza de obtener la custodia de su hermano y hermana pequeños, quienes, según ella, no estaban siendo alimentados adecuadamente.

La historia continúa debajo del anuncio.

En el banquillo de los testigos ayer, la hija no fue coherente con ciertos detalles, pero se mantuvo en el contrainterrogatorio de la sustancia de las conversaciones que escuchó por casualidad.

"Me pareció extraño que preguntara por los humanos", dijo cuando le dijeron que su madre probablemente había estado llamando a un veterinario, no al centro de control de intoxicaciones como dijo originalmente. Y se rió de la extraña broma de su padre. "Pensé que era algo extraño sobre lo que bromear, pero era solo mi papá. Así es como era".

Y luego hubo una tercera conversación inusual, testificó la hija. Después de la muerte de su padre, dijo, estaba visitando a su madre y desde el baño escuchó a su madre y a la entonces amante de Dell, Nancy Fillmore, charlando.

Su madre, dijo, estaba hablando enojada de Gay Doherty, la primera mujer por la que había dejado a su esposo, diciendo algo sobre enviar a la Sra. Doherty a la granja de Scott Dell y que "sabía exactamente lo que [la Sra. Doherty] encontraría allí." Luego, dijo, la Sra. Dell le advirtió a la Sra. Fillmore que se mantuviera callada.

Mirando hacia atrás, todo encaja, aunque quizás demasiado conveniente para la defensa. La Sra. Doherty, quien había roto con la Sra. Dell y luego formó una amistad con su esposo, encontró al Sr. Dell muerto en su antigua granja. Y la Sra. Fillmore, recién abandonada por la Sra. Dell dos años después, comenzaría la investigación dando declaraciones detalladas sobre el supuesto plan de envenenamiento que ideó su ex amante.

La Sra. Fillmore luego moriría en un incendio en la casa, por lo que la Sra. Dell también está acusada de asesinato en primer grado.


5. Wolf Ruediger Hess: hijo de Rudolf Hess, adjunto de Hitler

Rudolf Hess (1894-1987) fue un miembro destacado del Partido Nazi. En 1939, Adolf Hitler lo nombró adjunto. Hess apoyó activamente el antisemitismo y el Holocausto.

En 1941, voló a Escocia para negociar la paz con Gran Bretaña. Los británicos lo arrestaron de inmediato. Después de la guerra, fue declarado culpable de delitos contra la paz y cumplió cadena perpetua. Se suicidó en 1987.

En 1927, Rudolf Hess se casó con Ilse Proehl. La pareja tuvo un solo hijo, Wolf. Su nombre era en honor a Hitler, cuyo nombre en clave era "Lobo".

Wolf Ruediger Hess (1937-2001) se convirtió en arquitecto. Hizo campaña por la liberación y rehabilitación de su padre durante toda su vida. Dudaba abiertamente del supuesto suicidio de su padre. Wolf creía que el Servicio Secreto Británico asesinó a su padre para silenciarlo. Escribió tres libros sobre su padre.


6 venenos legendarios y 1 antídoto legendario

La línea entre el verdadero crimen y la leyenda puede ser borrosa, y en una época anterior a las pruebas de toxicología y la patología forense, abundaban las historias de venenos misteriosos con propiedades camaleónicas. Aquí hay seis venenos legendarios, que pueden haber existido o no, y el único antídoto para contrarrestarlos a todos.

Gu era un antiguo veneno chino con propiedades mágicas que se decía que había sido creado encerrando en una caja múltiples animales venenosos como serpientes, lagartos, escorpiones, ciempiés e insectos variados. Se comerían entre sí hasta que solo quedara uno, una criatura ahora repleta de las toxinas de todos sus compañeros digeridos. A continuación, se podría extraer un veneno de la bestia y utilizarlo para matar, causar enfermedades o crear hechizos de amor de magia negra.

Víctimas de Gu Se decía que por envenenamiento morían vomitando sangre o cuando todos los alimentos que ingerían volvían a vivir dentro de sus estómagos. Gu Incluso podía matar desde la distancia, su espíritu malévolo haciendo todo el trabajo sin necesidad de envenenamiento real.

2. EL VENENO DE UN LADO DEL CUCHILLO DE PARYSATIS

Parysatis, madre del rey persa Artajerjes II (435 o 445 a. C.-358 a. C.), no se llevaba bien con su nuera Stateira. Furiosa porque Stateira estaba tomando su lugar en el afecto de su hijo, Parysatis tramó un plan para sacarla del camino. Un simple envenenamiento no serviría, porque debido a la sospecha mutua del uno del otro, ambos comieron de los mismos platos preparados por el mismo cocinero. Para superar este obstáculo, Parysatis untó un veneno desconocido en un lado de su cuchillo y luego cortó un pequeño pájaro asado que, según Plutarco, "no tiene excrementos, pero está lleno de grasa por dentro y se cree que la criatura vive". sobre el aire y el rocío ". Le dio a Stateira la mitad del pájaro legendario que el lado envenenado de la hoja había tocado y se comió el lado limpio ella misma.

Stateira tuvo una muerte dolorosa, pero la victoria de Parysatis resultó ser pírrica. Con convulsiones en su lecho de muerte, Stateira convenció a su esposo de que su madre era responsable de su asesinato. Artajerjes torturó a los sirvientes y asistentes de su madre, ejecutó a su sirvienta de mayor confianza y exilió a Parysatis a Babilonia. Nunca se volvieron a ver.

3. EITR

En la mitología nórdica, el líquido eitr es tanto la fuente de vida como un medio para acabar con ella. Cuando fragmentos de hielo de Niflheim (el reino de hielo primordial del norte) encontraron chispas de Muspelheim (el reino de fuego primordial al sur) en Ginnungagap, el enorme vacío entre los reinos, el hielo se derritió. Esta escorrentía fue eitr, la sustancia generadora que creó el gigante Ymir. Los dioses formaron la tierra con la carne de Ymir, los océanos con su sangre, las montañas con sus huesos, los árboles con su cabello, las nubes con su cerebro. Midgard, el reino de los hombres, se hizo a partir de las cejas de Ymir.

Eitr Por lo tanto, era responsable del mundo y de toda la vida en él, pero también era un veneno mortal, lo suficientemente fuerte como para matar a los dioses. Según la mitología nórdica, en la gran batalla final de Ragnar ö k, la serpiente marina Jörmungandr, que rodea Midgard, se elevará del océano para envenenar el cielo. Thor matará a la bestia, pero debido a que la sangre de Jörmungandr es eitrThor solo caminará nueve pasos antes de morir por el veneno.

En el folclore escandinavo, el legendario líquido de la vida y la muerte se convirtió en sinónimo de toxinas mortales. Eitr es la palabra para veneno en islandés antiguo, eitur en islandés moderno.

4. EL POLVO BLANCO DE ACCIÓN LENTA DE BORGIA /CANTARELLA

La familia Borgia ahora está inextricablemente asociada con el veneno. Todo comenzó con Cem, el medio hermano del sultán otomano Bayezid II y una espina clavada en el costado. Bayezid mantuvo a su medio hermano lo más lejos posible de él, y Cem finalmente se alojó con el papa Inocencio VIII y, después de su muerte en 1492, su sucesor Alejandro VI (1431-1503), el infame Rodrigo Borgia. A cambio de hospedar a su problemático medio hermano por tiempo indefinido, Bayezid pagó una gran cantidad por adelantado y otra cantidad menos grande pero aún enorme anualmente.

El tren de la salsa terminó en septiembre de 1494 cuando Carlos VIII de Francia invadió Italia y marchó por el maletero para tomar el Reino de Nápoles, que planeaba usar como plataforma de lanzamiento para una nueva cruzada para reconquistar Jerusalén. El Papa, alarmado por el rápido avance de Carlos, se alió con Florencia y lo enfrentó en un par de escaramuzas que el ejército de Carlos ganó fácilmente. Cuando llegó a Roma el 31 de diciembre de 1494, Carlos obligó al papa Alejandro a entregar al príncipe Cem. Los franceses abandonaron Roma el 28 de enero de 1495, con Cem a cuestas. El 25 de febrero, después de una semana de enfermedad, Cem murió.

Los rumores de que Cem había sido envenenado por el Papa Borgia comenzaron casi de inmediato, a pesar de que el Papa perdió 45.000 ducados al año y una herramienta de manipulación muy útil contra el sultán otomano cuando Cem murió. La larga brecha entre la última vez que estuvieron juntos y la muerte del sultán se explicó con un dispositivo muy conveniente: un misterioso polvo blanco de acción lenta de composición desconocida que podría administrarse un día y matar semanas después. Este dispositivo fue tan útil que pronto se empleó para explicar la muerte de cualquiera que alguna vez se hubiera enfrentado a los Borgia.

El misterioso polvo blanco pronto se convirtió en un veneno de legendaria versatilidad. Una sola dosis podría matar instantáneamente, en unos pocos días o meses. Era blanco como la nieve con un sabor agradable que se mezclaba fácil e indetectablemente con cualquier comida o bebida. Podría estar imbuido en objetos como tazas y botas, haciéndolos fatales al tacto, o en velas, haciendo que su humo sea mortal. Fue apodado la c antarella y corría el rumor de que el Papa Alejandro VI, su hijo César Borgia y su hija Lucrezia Borgia hicieron un amplio uso de él.

Algunos historiadores postulan cantarella puede haber sido un compuesto de arsénico, o tal vez un polvo de cantaridina hecho de escarabajos ampolla triturados, pero las fuentes son tremendamente inconsistentes sobre quién fue asesinado, cuándo y bajo qué circunstancias. Una historia que se repite con frecuencia, contradicha por los diarios contemporáneos pero promovida por los cronistas durante siglos, sostenía que Alejandro VI murió cuando a él y a César se les sirvió de alguna manera cantarella-Vino encalado destinado a uno o más cardenales. Alejandro cayó hacia adelante, muerto instantáneamente. Cesare sobrevivió lo suficiente gracias a su juventud y fuerza para que lo metieran en el cadáver de un toro. El cadáver del toro le salvó la vida, y salió de él fresco y húmedo como un bebé recién nacido mientras el cadáver ennegrecido e hinchado de su padre se pudría a un ritmo acelerado.

5. AQUA TOFANA

Según se dice, la invención de una mujer siciliana del siglo XVII llamada Giulia Tofana, Aqua Tofana era incolora, insípida e inodoro, y a veces se creía que era un compuesto de, diversamente, arsénico, mosca española, pennywort y / o boca de dragón. Supuestamente podría matar con una precisión excepcional: las dosis podrían calcularse para matar inmediatamente, en una semana, un mes o años después, para el envenenador que deseaba la plausibilidad de un lento declive. Algunas historias dicen que las víctimas perdieron gradualmente todo el cabello y los dientes y se marchitaron hasta que finalmente murieron en agonía. Otros insisten en que no hubo ningún síntoma agudo, que las víctimas simplemente cayeron en una languidez de la que nunca se recuperaron. El veneno generalmente se agregaba a la comida, pero también se podía aplicar en la mejilla si era probable que la víctima la besara.

Giulia embotelló su líquido mortal en viales de aspecto inocuo. Dado que la mayoría de sus clientes eran mujeres que buscaban deshacerse de sus maridos, los frascos parecían ser cosméticos, indistinguibles de las otras narices y remedios en el tocador de una dama. Lo más tortuoso de todo, Aqua Tofana se vendió como el "maná" de San Nicolás de Bari, un aceite que supuestamente rezuma de la tumba de San Nicolás, que se vendió ampliamente por sus propiedades curativas milagrosas en una botella pintada con la imagen. del santo (ver imagen arriba).

La historia cuenta (y no hay fuentes contemporáneas confiables para nada de esto) que Giulia Tofana ejerció su oficio desde su adolescencia hasta los setenta, mudándose de Sicilia a Nápoles a Roma, siempre un paso por delante de las autoridades. Huyó a un convento donde vivió durante 20 años, todavía traficando veneno, bajo la protección de la abadesa, hasta que finalmente los soldados derribaron la puerta y la arrestaron en 1709. Otras versiones de la historia la muestran refugiándose en una iglesia. donde los soldados la arrestaron en 1659. Bajo tortura, confesó haber envenenado a 600 hombres. Ella y sus cómplices, incluida su hija, fueron ejecutados. O estrangulado por una turba; las versiones difieren.

Pope Clement XIV (1705-1774) was rumored to have been a victim of Aqua Tofana, as was Wolfgang Amadeus Mozart. In 1829, 38 years after his death, his widow Constanze told Mozart enthusiasts Vincent and Mary Novello that on his deathbed he had declared "I am sure that I have been poisoned. I cannot rid myself of this idea . Someone has given me Acqua Tofana and calculated the precise time of my death."

6. POUDRE DE SUCCESSION

los poudre de succession, or "inheritance powder," was named for its prowess in disposing of troublesome heirs. It was supposedly the invention of one of France's most notorious poisoners, Marie-Madeleine-Marguerite d'Aubray, Marquise de Brinvilliers (1630-1676). Different sources claim the poudre was composed of ground glass, sugar of lead, a powdered version of Aqua Tofana, and everybody's favorite fallback, arsenic. It was said to be so deadly, a mere whiff of it would kill instantly.

Her career as a poisoner began when her father Antoine Dreux d'Aubray had her lover Captain Godin de Sainte-Croix imprisoned in the Bastille. Sainte-Croix's cellmate was an Italian fellow called Exili who had extensive knowledge of poisons, which he generously shared with his new friend. Upon his release, Sainte-Croix shared his newfound learning with the Marquise, who experimented with different compositions, handing out poisoned bread to unsuspecting paupers in hospital wards where she so charitably volunteered her time.

Her first deliberate target was her father. He died under her care in 1666. That was for revenge. When she killed her brothers Antoine and Fran ç ois d'Aubray in 1670, it was for the inheritance. Other mysterious deaths around them were later attributed to poisoned pigeon pies served at her elegant dinners. In 1672 Sainte-Croix died, perhaps of natural causes, perhaps from inhaling his own product. He left behind a red leather box full of poisons and all of Madame de Brinvilliers's correspondence, which detailed their nefarious activities.

She fled the country, finally winding up in a convent in Li è ge where she was found by a gendarme named Degrais who had disguised himself as a priest and arranged a naughty tryst with the suspect. When she showed up, Degrais arrested her. In Paris she was subjected to the water cure torture, i.e., forced to drink 16 pints of water, whereupon she confessed to all her crimes. She was beheaded and her body burned.

BONUS ANTIDOTE: MITHRIDATUM

King Mithradates VI Eupator of Pontus (134-63 BC) was paranoid, and justifiably so. His mother had poisoned his father to death and ruled as regent during his minority. Even as a child he suspected she was plotting to do to him what she had done to his dad so she could install his brother on the throne. When he found himself getting sicker and sicker, he ran away into the wilderness where he dedicated himself to developing an immunity to every other poison he could find.

Funcionó. As an adult, Mithradates was reputed to be unpoisonable. He supposedly created a universal antidote that could counter any poison. After his defeat in the Third Mithridatic War, Pompey the Great found a recipe in Mithridates’s own handwriting that featured dried walnuts, figs, rue leaves, and a pinch of salt. Pompey brought it back to Rome. In 30 CE, a version of this recipe was published in Book V of De Medicina by Aulus Cornelius Celsus.

Mithridatum, and its Greek cognate theriac, continued to be made in a wide variety of complex formulations for the next 1800 years. It had so many ingredients, some very hard to find, and took so long to produce that it was enormously expensive. Only the wealthy could afford invulnerability.


Rappaccini’s Daughter by Nathaniel Hawthorne, Part One

Many years ago, a young man named Giovanni Guasconti left his home in Naples to study in northern Italy. He rented a small room on the top floor of a dark and ancient palace. Long ago, the building had belonged to a noble family. Now, an old woman, Signora Lisabetta, rented its rooms to students at the University of Padua.

Giovanni’s room had a small window. From it he could see a large garden that had many plants and flowers. “Does the garden belong to you?” he asked Signora Lisabetta one day.

“Oh no!” she said quickly. “That garden belongs to the famous doctor, Giacomo Rappaccini. People say he uses those plants to make strange kinds of medicine. He lives in that small brown house in the garden with his daughter, Beatrice.”

Giovanni often sat by his window to look at the garden. He had never seen so many different kinds of plants. They all had enormous green leaves and magnificent flowers in every color of the rainbow.

Giovanni’s favorite plant was in a white marble vase near the house. It was covered with big purple flowers.

One day, while Giovani was looking out his window, he saw an old man in a black cape walking in the garden. The old man was tall and thin. His face was an unhealthy yellow color. His black eyes were very cold.

The old man wore thick gloves on his hands and a mask over his mouth and nose. He walked carefully among the plants, as if he were walking among wild animals or poisonous snakes. Although he looked at the flowers very closely, he did not touch or smell any of them.

When the old man arrived at the plant with the big purple flowers, he stopped. He took off his mask and called loudly, “Beatrice! Come help me!”

“I am coming, Father. What do you want?” answered a warm young voice from inside the house. A young woman came into the garden. Her thick, dark hair fell around her shoulders in curls. Her cheeks were pink and her eyes were large and black.

She seemed full of life, health and energy as she walked among the plants. Giovanni thought she was as beautiful as the purple flowers in the marble vase. The old man said something to her. She nodded her head as she touched and smelled the flowers that her father had been so careful to avoid.

Several weeks later, Giovanni went to visit Pietro Baglioni, a friend of his father’s. Professor Baglioni taught medicine at the university. During the visit, Giovanni asked about Doctor Rappaccini. “He is a great scientist,” Professor Baglioni replied. “But he is also a dangerous man.”

The older man shook his head slowly. “Because Rappaccini cares more about science than he does about people. He has created many terrible poisons from the plants in his garden. He thinks he can cure sickness with these poisons.

It is true that several times he has cured a very sick person that everyone thought would die. But Rappaccini’s medicine has also killed many people. I think he would sacrifice any life, even his own, for one of his experiments.”

“But what about his daughter?” Giovanni said. “I’m sure he loves her.”

The old professor smiled at the young man. “So,” he said, “You have heard about Beatrice Rappaccini. People say she is very beautiful. But few men in Padua have ever seen her. She never leaves her father’s garden.”

Giovanni left professor Baglione’s house as the sun was setting. On his way home, he stopped at a flower shop where he bought some fresh flowers. He returned to his room and sat by the window.

Very little sunlight was left. The garden was quiet. The purple flowers on Giovanni’s favorite plant seemed to glow in the evening’s fading light.

Then someone came out of the doorway of the little brown house. It was Beatrice. She entered the garden and walked among the plants. She bent to touch the leaves of a plant or to smell a flower. Rappaccini’s daughter seemed to grow more beautiful with each step.

When she reached the purple plant, she buried her face in its flowers. Giovanni heard her say “Give me your breath, my sister. The ordinary air makes me weak. And give me one of your beautiful flowers.” Beatrice gently broke off one of the largest flowers. As she lifted it to put it in her dark hair, a few drops of liquid from the flower fell to the ground.

One of the drops landed on the head of a tiny lizard crawling near the feet of Beatrice. For a moment the small animal twisted violently. Then it moved no more. Beatrice did not seem surprised. She sighed and placed the flower in her hair.

Giovanni leaned out of the window so he could see her better. At this moment, a beautiful butterfly flew over the garden wall. It seemed to be attracted by Beatrice and flew once around her head. Then, the insect’s bright wings stopped and it fell to the ground dead. Beatrice shook her head sadly.

Suddenly, she looked up at Giovanni’s window. She saw the young man looking at her. Giovanni picked up the flowers he had bought and threw them down to her. “Young lady,” he said, “Wear these flowers as a gift from Giovanni Guasconti.”

“Thank you,” Beatrice answered. She picked up the flowers from the ground and quickly ran to the house. She stopped at the door for a moment to wave shyly to Giovanni. It seemed to him that his flowers were beginning to turn brown in her hands.

For many days, the young man stayed away from the window that looked out on Rappaccini’s garden. He wished he had not talked to Beatrice because now he felt under the power of her beauty.

He was a little afraid of her, too. He could not forget how the little lizard and the butterfly had died.

One day, while he was returning home from his classes, he met Professor Baglioni on the street.

“Well, Giovanni,” the old man said, “have you forgotten me?” Then he looked closely at the young man. “What is wrong, my friend? Your appearance has changed since the last time we met.” It was true. Giovanni had become very thin. His face was white, and his eyes seemed to burn with fever.

As they stood talking, a man dressed in a long black cape came down the street. He moved slowly, like a person in poor health. His face was yellow, but his eyes were sharp and black. It was the man Giovanni had seen in the garden. As he passed them, the old man nodded coldly to Professor Baglioni. But he looked at Giovanni with a great deal of interest.

“It’s Doctor Rappaccini!” Professor Baglioni whispered after the old man had passed them. “Has he ever seen your face before?”

Giovanni shook his head. “No,” he answered, “I don’t think so.”

Professor Baglioni looked worried. “I think he has seen you before. I know that cold look of his! He looks the same way when he examines an animal he has killed in one of his experiments. Giovanni, I will bet my life on it. You are the subject of one of Rappaccini’s experiments!”

Giovanni stepped away from the old man. “You are joking,” he said. “No, I am serious.” The professor took Giovanni’s arm. “Be careful, my young friend. You are in great danger.”

Giovanni pulled his arm away. “I must be going,” he said, “Good night.”

As Giovanni hurried to his room, he felt confused and a little frightened.

Signora Lisabetta was waiting for him outside his door. She knew he was interested in Beatrice. “I have good news for you,” she said. “I know where there is a secret entrance into Rappaccini’s garden.”

Giovanni could not believe his ears. “Where is it?” preguntó. “Show me the way.”

You have just heard part one of the story called "Rappaccini’s Daughter." It was written by Nathaniel Hawthorne and adapted for Special English by Dona de Sanctis. Your storyteller was Kay Gallant. Listen next week for the final part of our story. This is Shep O’Neal.


Marriages

Borgia was married for the first time before entering her teenage years. She was engaged to one nobleman and then another before her father had the਎ngagements਍issolved so that he could arrange for her to be married to Giovanni Sforza, 15 years her senior, who was Lord of Pesaro and Count of Catignola.਋orgia’s father, Cardinal Rodrigo Borgia, was named Pope Alexander VI in 1492, and਋orgia was married a year later.

Four years later,਋orgia&aposs marriage became less politically advantageous, and Pope Alexander VI sought to have it annulled under the pretense of the relationship never having been consummated. While annulment negotiations were ongoing between the Borgias and the Sforzas,਋orgia rested in a nearby convent. She had clearly consummated a relationship with some individual, however, because when annulment was officially granted on December 27, 1497,਋orgia was six months pregnant.

Reports of her pregnancy were initially refuted, but in March 1498 a son, Giovanni, was born in secret (he wouldn’t be publically revealed until three years later). The child&aposs paternity was never established, and Rome&aposs gossips later wondered whether he was the product of incest, or whether਋orgia was truly his mother. Two papal decrees were issued on the matter, the first stating that Giovanni was the illegitimate son of Cesare and the next stating that he was the illegitimate son of Pope Alexander.

In July 1498,਋orgia married Alfonso of Aragon, the 17-year-old Duke of Bisceglie and son of the late king of Naples, and they had a child together. Unfortunately for Alfonso, by 1500, Pope Alexander and਋orgia’s brother Cesare sought a new alliance with France, and਋orgia&aposs marriage to Alfonso was a major obstacle.

On July 15, 1500, Alfonso was stabbed several times, but he survived. On August 18, his luck ran out, when, as is generally believed, Cesare’s hired men to strangle Alfonso to death as he lay recovering from his previous stab wounds.

After Alfonso’s death,਋orgia&aposs father arranged for her to be married to Alfonso d&aposEste, Duke of Ferrara, in early 1502.਋orgia&aposs new husband was initially hesitant because of the Borgia reputation. The couple soon moved out of Rome to Ferrara, escaping the endless scheming of her father and brother, and the pair had several children (many of whom died young). With this marriage,਋orgia managed to rise above her family’s reputation, and she thrived in her new surroundings.


Marie Hilley Was A 'Master Of Deceit'

Wayne Manis, a former FBI special agent, remembers the investigation into Audrey Marie Hilley. "I've never had a case that was more devastating to a community or that more closely resembled the portrayal of evil that this case. Marie was a cunning and devious person, and she was a master of deceit," Manis said.

Audrey Marie Hilley always pushed her luck.

First, she murdered her husband and almost got away with it until she tried to kill her daughter. Then, she skipped out on bail and avoided capture for years, but she ultimately got busted when she faked her own death.

By the time she escaped prison in 1987, her luck ran out altogether.

Known as Marie by her friends, she was born Audrey Marie Frazier in 1933 and grew up in Anniston, Alabama. She married her high school sweetheart, Frank Hilley, in 1951 and gave birth to their son, Michael, a year later.

Marie had an eye for the finer things in life, and she rubbed elbows with several prominent families in Anniston, climbing up the small southern town’s social ladder.

“She was a lady that liked to spend a lot of money. She was very meticulous in her dress,” former FBI special agent David Steel told “Snapped,” airing Sundays a 6/5c sobre Oxígeno.

Marie gave birth to a daughter, Carol Hilley, in 1960. Unfortunately, the mother and daughter weren’t much alike, and their relationship suffered as a result.

“I couldn’t please her no matter what I did,” Carol told “Snapped.” “She didn’t like what I wore. She didn’t like how I thought. She didn’t like who I hung out with.”

In the mid-1970s, Frank was struck by a mysterious illness, which rendered him unable to work. Doctors were at a loss to explain his ailment.

“His face, it was real ashy-colored, and his eyes were, like, really blood red,” Carol recalled. “They took him on to the hospital, and within a day or two, he was dead.”

Doctors believed Frank had died of hepatitis, and he was buried without further inquiry. He left behind a $31,000 life insurance policy, a substantial amount of money in 1975, but Marie blew through it quickly.

While the Hilleys did their best to recover from the loss, a mysterious illness began to affect Carol in 1979. When Marie was helping Carol get ready for her senior prom, her daughter was overcome with nausea. Over the next week, she became so sick she couldn't walk and had to be hospitalized.

Some in the Hilley family thought Carol’s symptoms were eerily similar to those that killed her father. When Frank had been sick, Marie had volunteered to give him injections of medicine, which aroused some suspicion. The family soon learned Marie was doing the same for her daughter.

Michael contacted the hospital staff, who said they never authorized Marie to give his sister injections. He then informed the Anniston Police Department about the incident, and he was shocked to learn that his mother was already under investigation for writing bad checks.

Authorities arrested Marie for check fraud that fall, and Carol was moved to another hospital and given a toxicology test.

“They found such significant levels in Carol’s blood that there was no question she had been poisoned,” former FBI special agent Wayne Manis told “Snapped.” “There’s no other way you could get that much arsenic into your system.”

Detectives learned that Marie had recently taken out a $25,000 life insurance policy out on Carol, which designated her as the beneficiary, according to court documents. “Parents very rarely take out an insurance policy on their children. We all expect our children to outlive us,” Manis said.

Two weeks after Marie’s arrest, Frank’s body was exhumed for testing. When the toxicology report came back, it revealed abnormally high arsenic levels in his body, ranging anywhere from 10 to 100 times the average amount, according to court documents.

Frank’s sister, Freida Adcock, was convinced Frank had been murdered, and she went to Marie’s house to search for evidence. Inside a box in the cellar, she found a pill bottle and brought it to police, who tested it and found it contained arsenic, according to “Snapped.”

Marie was soon indicted for the attempted murder of Carol, and several months later, she was charged with Frank’s poisoning, according to court documents.

During the course of their investigation, authorities came to suspect Marie had poisoned numerous people throughout the years. “She poisoned relatives, neighbors, business associates … where Marie was, the sickness followed,” Manis told “Snapped.”

Two months after her initial arrest, Marie made bail. Her defense attorney put her up in a hotel, but on Nov. 18, 1979, she went missing. A note found in her hotel room said she was kidnapped and told her attorney not to follow her.

Police compared the note to samples of Marie’s handwriting and found it to be a match. A manhunt ensued, but she was nowhere to be found.

It seemed Marie would never answer for her crimes until January 1983, when authorities in Keene, New Hampshire began investigating a possible case of identity fraud.

A woman named Teri Martin claimed she was the identical twin sister of a local woman who had recently died, Robbi Homan. Investigators, however, suspected they were the same woman and believed that Martin had something to hide.

Robbi had moved to the area from Fort Lauderdale, Florida with her husband, John Homan, in 1980. Thanks to her charm, she made fast friends and was well-liked at her job.

In the summer of 1982, Robbi said she had to return to her home state of Texas to receive treatment for a rare blood disease and visit her twin sister, Teri Martin. Several months later, John received a phone call from Martin, saying his wife had died and that her body had been donated to science.

Martin said her sister’s last wish was for her to meet her husband and visit her home in New Hampshire. The woman who showed up to meet John looked exactly like his dead wife, except she had dyed blonde hair and was wearing different makeup.

Martin moved in with John and quickly settled into life in New Hampshire. She even visited the company where Robbi had worked, telling her manager and co-workers that Robbi had died. Suspicious, they contacted police, who began looking into the puzzling case.

When Martin placed an obituary for her sister in the local newspaper with information about her death, investigators attempted to corroborate the details — none of which were true.

“One by one, I was able to discount every single claim that was made within that obituary,” Sullivan County Sheriff Detective Barry Hunter told “Snapped.”

Investigators brought Martin in for questioning, and she quickly revealed her true identity. “We took her to the police department, and she says, ‘My name is Audrey Marie Hilley. I’m from Anniston, Alabama, and I’m wanted for some bad checks,’” former Vermont State Police Detective Mike LeClair told “Snapped.”

After running her name through an FBI database, authorities realized they were dealing with a murderer, and Marie was subsequently extradited back to Alabama.

John claimed he had no idea the woman he was living with was actually his dead wife, and he was further astonished to learn the truth about her past back in Alabama. Despite the evidence, John stood by Marie and continued to support her all throughout the trial.

Marie was found guilty on all charges in June 1983. She received a life sentence for the murder of Frank and an additional 20-year sentence for the attempted murder of Carol, according to the Associated Press.

Even as a prisoner, Marie worked her charms and earned a three-day pass in late February 1987. She spent the weekend with John at a boarding house in Anniston. On the day she was supposed to return to jail, she said she was going to visit her mother’s grave. Instead, she made a run for it.

Marie picked the wrong week to make her escape. Despite being in the Deep South, the weather was terrible, with frequent rain and low temperatures.

A few days later, Marie was spotted crawling across the porch of a house in rural Blue Mountain, Alabama, just north of Anniston.

“It seems she had just traveled for miles through mountainous terrain. She’s bleeding, she’s bruised, her clothing is torn from her body,” Manis told “Snapped.”

First responders arrived on the scene, but before they could reach the hospital, Marie died from hypothermia at the age of 53.

To learn more about the case, watch “Snapped” on Oxígeno.


Ver el vídeo: La hija de José José habló primero sobre envenenar a su padre.