Día 89 de la Administración Obama - Historia

Día 89 de la Administración Obama - Historia

El Presidente asistió a las últimas sesiones de la Cumbre de las Américas. Según todos los informes, la cumbre fue un éxito.

Antes de partir y volar de regreso a Washington, el presidente celebró una conferencia de prensa. Transcripción


La eclosión diaria

Milton Friedman & # 8211 Una conversación sobre el salario mínimo GRATIS PARA ELEGIR

Oficina de Barack y Michelle Obama
CORREOS. Caja 91000
Washington, DC 20066

Le escribí más de 700 cartas mientras era presidente y las envié por correo a la Casa Blanca y también las publiqué en mi blog http://www.thedailyhatch.org. Recibí varias cartas de su personal y quería agradecerle por esas cartas.

Hay varias cuestiones planteadas en su libro que me gustaría discutir con usted, como la ley de salario mínimo, la prensa liberal, la causa del colapso financiero de 2007 y, especialmente, su punto de vista pro-aborto (lo que yo llamo) que Me opongo enérgicamente tanto por motivos religiosos como científicos. Dos de las cosas más impresionantes de su libro fueron su dedicación a la National Desayuno de oración (que habló en 8 veces y tu muchas visitas a los lados de los guerreros heridos !!

He estado leyendo tu autobiografía UNA TIERRA PROMETIDA y la he disfrutado.

Permítanme hacer algunos comentarios al respecto, y aquí está la primera cita suya sobre la que quiero comentar:

El sistema financiero estaba colapsando y se estaba llevando a la economía estadounidense.
A mi modo de ver, la combinación de globalización y nuevas tecnologías revolucionarias había estado alterando fundamentalmente la economía estadounidense durante al menos dos décadas…. En 2007, la economía estadounidense no solo estaba produciendo mayor desigualdad que casi cualquier otra nación rica, pero también entregando menor movilidad ascendente.
Creía que estos resultados no eran inevitables, sino que eran el resultado de decisiones políticas que se remontan a Ronald Reagan. Bajo la bandera de la libertad económica, una "sociedad de propiedad" fue la frase que utilizó el presidente Bush, los estadounidenses habían sido alimentados con una dieta constante. de recortes de impuestos para los ricos y vistos leyes de negociación colectiva ir sin hacer cumplir. Ha habido esfuerzos privatizar o cortar el red de seguridad social, y los presupuestos federales sistemáticamente habían invertido insuficientemente in todo, desde la educación infantil hasta la infraestructura. Todo esto más lejos desigualdad acelerada, lfamilias que están mal equipadas para navegar incluso en turbulencias económicas menores.
Estaba haciendo campaña para empujar al país en la dirección opuesta. No pensé que Estados Unidos pudiera hacer retroceder la automatización o cortar la cadena de suministro global (aunque sí pensé que podríamos negociar disposiciones laborales y ambientales más sólidas en nuestros acuerdos comerciales). Pero estaba seguro de que podríamos adaptar nuestras leyes e instituciones, tal como lo habíamos hecho en el pasado, para asegurarnos de que las personas que estén dispuestas a trabajar reciban un trato justo. En cada parada que hice, en cada ciudad y pueblo pequeño, mi mensaje fue el mismo. Prometí aumentar los impuestos a los estadounidenses de altos ingresos para pagar inversiones vitales en educación, investigación e infraestructura. Prometí fortalecer los sindicatos y aumentar el salario mínimo así como para brindar atención médica universal y hacer que la universidad sea más asequible.
Quería que la gente entendiera que había un precedente para una acción gubernamental audaz. FDR había salvado al capitalismo de sí mismo, sentando las bases para un boom posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Clinton, y no Reagan, fue responsable de la crisis de la burbuja inmobiliaria de 2008 debido a la compra de viviendas. subsidios! Eche un vistazo a esta cita del artículo a continuación:

La sórdida historia comienza en 1994, con el presidente Bill Clinton y sus socios nacionales en la propiedad de vivienda. Los políticos estadounidenses han buscado durante mucho tiempo ganar votos con subsidios para la compra de vivienda, pero Clinton llevó la estrategia a nuevos niveles. “Era inaudito que los reguladores se asociaran tan estrechamente con aquellos a quienes se les encargaba de vigilar”, observan los autores.

WALTER WILLIAMS FUE MUY CLARO EN SUS ESCRITOS QUE LA LEY DE SALARIO MÍNIMO ESCRIBIÓ NÚMEROS NEGROS DE DESEMPLEO PARA LOS JÓVENES.

Walter Williams falleció recientemente y aquí hay algunas palabras sobre él:

El estado, argumentó Williams, típicamente forzó a los negros a situaciones desesperadas, brindó un alivio ineficaz y luego culpó a las víctimas por no superar sus circunstancias, todo mientras consolidaba el poder en manos de la élite. Intervenciones aparentemente beneficiosas como como leyes de salario mínimo que tasaron a los negros no calificados fuera del Los mercados laborales, la vivienda pública en proyectos plagados de delincuencia y la escolarización obligatoria en terribles instituciones públicas fueron particularmente perniciosos porque venían envueltos en una retórica de beneficencia.


Obama, todo en el libre comercio

El presidente Obama se opuso al "libre comercio" (específicamente, el TLCAN) cuando se postuló para presidente en 2008. Hizo campaña para "renegociar" el acuerdo comercial más exitoso en la historia de Estados Unidos. El comercio con México se triplicó con el TLCAN. Al final, no renegoció el TLCAN. Continuó promoviendo un acuerdo comercial con Colombia negociado principalmente por el presidente George W. Bush.

Con sus negociaciones de Asociación Transpacífico (TPP) (con otros 11 países de la Cuenca del Pacífico), Obama ha invertido totalmente su posición de 2008. Ahora está a favor del libre comercio y la autoridad de vía rápida.

Es curioso cómo el mundo real hace que las campañas políticas parezcan tontas en comparación con la gobernanza real y la capacitación en el trabajo. Hombre de negocios, donald trump Donald Trump ¿Qué ola azul? Una mirada de cerca a Texas hoy cuenta una historia diferente Los demócratas llegan hasta el cable con el ex guardaespaldas de Manchin Trump investigado en la investigación de los fiscales de Nueva York: el informe MORE necesita aprender eso.

Hace más de 21 años, el 1 de enero de 1994, entró en vigor el TLCAN (entre Estados Unidos, Canadá y México). En su primer mes, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) contó 122 millones de estadounidenses trabajando. El desempleo fue del 6.7 por ciento para todos los hispanos, el desempleo fue del 10.2 por ciento y el desempleo de los negros fue del 12.6 por ciento.

Ese mismo día comenzó una revuelta de indios mayas en el sureño estado mexicano de Chiapas, siendo el TLCAN una excusa para los líderes comunistas de la revuelta. Se unieron a sus homólogos estadounidenses liberales / conservadores para oponerse al TLCAN a pesar de que Estados Unidos es el mercado más grande para el principal producto de Chiapas, el café. Después de un breve combate, el gobierno mexicano aisló a los rebeldes y la revuelta se redujo a la insignificancia.

El TLCAN fue negociado por el presidente George H.W. Bush usando la autoridad de vía rápida, que le permite al presidente negociar un acuerdo comercial y que el Congreso solo vote a favor o en contra, sin enmiendas permitidas. Ambas cámaras aprobaron el TLCAN en 1993 y el presidente Clinton lo convirtió en ley. El TLCAN contó con el apoyo sólido de casi todos los republicanos del Congreso y la mayoría de los demócratas de la Cámara se opusieron.

Se opusieron al TLCAN ultraconservadores como Pat Buchanan, un puñado de republicanos de la Cámara de Representantes como el (ahora ex) representante de California Duncan L. Hunter, y el saboteador electoral Ross Perot. A la izquierda estaban la AFL / CIO, Jesse Jackson, grupos liberales y una mayoría de miembros y senadores demócratas de la Cámara (para estos últimos, 17 de 34 votaron en contra, 16 votaron "a favor" y un senador no votó). Los medios de comunicación etiquetaron a la oposición como la "Coalición de Halloween". A pesar de la oposición de su base política, Clinton calificó el TLCAN como un "logro".

Cuando Clinton dejó el cargo el 20 de enero de 2001, estos fueron los números de BLS de empleos, desempleo y salarios semanales: Trabajando, 136 millones de personas, el desempleo fue del 4.2 por ciento para todos, el desempleo de los negros fue del 7.6 por ciento y el desempleo de los hispanos fue del 5.6 por ciento. Las ganancias semanales fueron de $ 480,89.

Clinton afirmó haber creado 20 millones de nuevos puestos de trabajo mientras era presidente. Los números de BLS nos muestran que 14 millones de personas más estaban trabajando seis años después de que el TLCAN entró en vigencia y que el desempleo de negros e hispanos se redujo casi a la mitad desde el 1 de enero de 1994.

Hablando objetivamente, el efecto del TLCAN en la economía ha sido mucho más positivo que negativo. Los opositores al TLCAN habían predicho que el cielo se derrumbaría y millones de puestos de trabajo desaparecerían.

"Vienen los mexicanos, vienen los mexicanos", fue el grito de guerra de los opositores Perot, Buchanan, Jackson, la AFL / CIO, Hunter (que se postuló brevemente para presidente), los mexicanos venían a robar empleos estadounidenses. Predijeron erróneamente que se perderían millones de puestos de trabajo por el "sonido de succión gigante" de Perot en México.

En el TLCAN, había una disposición que preveía ayuda y capacitación para cualquier trabajador estadounidense cuyo trabajo se perdiera en México o Canadá. Entre el 1 de enero de 1994 y el 2004, un gran total de 500.000 trabajadores estadounidenses presentaron reclamaciones en virtud de esa disposición del TLCAN: 50.000 al año. Compare eso con el aumento de 14 millones de puestos de trabajo documentado por BLS entre el 1 de enero de 1994 y enero de 2001. Esa es una ganancia neta de 13,7 millones de puestos de trabajo. Eso es 2,28 millones de nuevos puestos de trabajo al año. Las predicciones de los opositores al TLCAN estaban equivocadas.

En los argumentos actuales sobre la Asociación Transpacífica de Obama, vemos y escuchamos los mismos argumentos utilizados contra el TLCAN hace 22 años.

Por ejemplo, el empresario Trump (como Perot en 1993) en una campaña presidencial de imitación declara que México es el enemigo porque su industria automotriz está en auge. Ford, General Motors, Kia, Hyundai, Nissan, Audi y Mercedes-Benz han anunciado nuevas fábricas / instalaciones de fabricación de automóviles en México, creando cerca de 50,000 nuevos empleos mexicanos bien pagados, además de empleos auxiliares en toda la economía mexicana. Trump declara que el auge de México está en guerra con EE. UU.

México fabricó 2.9 millones de automóviles en 2014, y el 70 por ciento se destinó a Estados Unidos. Trump se verá sorprendido cuando se entere de que se espera que México exporte 5 millones de automóviles en 2020. ¿Setenta por ciento a Estados Unidos?

General Motors fabricó 678,388 autos en México en 2014 Nissan fabrica 600 autos por día en su planta mexicana de un año, empleando a 3,000. Casi todos los Volkswagen vendidos en los EE. UU. Se fabrican en México. Audi, Mercedes-Benz e Infiniti llegan a México. Una pregunta que Trump nunca se hace es: ¿Por qué está creciendo la industria automotriz en México? Respuesta: Los trabajadores automotrices mexicanos ganan el 20 por ciento de sus contrapartes de Detroit, tienen las mismas habilidades, trabajan notablemente más duro y tienen más robótica que los Detroit de ayer.

Por cada trabajador automotriz mexicano y trabajador de autopartes (México es el número 6 en el mundo en la fabricación de autopartes) más trabajos auxiliares, menos mexicanos vienen a los Estados Unidos en busca de trabajo. Además, eso significa muchos más visitantes mexicanos a Disneyland de California, el zoológico de San Diego y Sea World, así como las tiendas Neiman Marcus y una miríada de hoteles. Miles de millones de dólares de inversión extranjera están impulsando la ruptura masiva de las industrias de México que están contratando trabajadores tan rápido como solicitan. Eso da como resultado que los mexicanos que están de vacaciones en los Estados Unidos gasten miles de millones de dólares en bienes y servicios y cientos de miles de millones más en el comercio de buena fe.

Si tan solo personas como Trump supieran o reconocieran eso, no se opondrían a la Asociación Transpacífica del presidente Obama, que afectará a más del 25 por ciento del comercio mundial y traerá miles de millones de dólares en nuevos intercambios comerciales a Estados Unidos.

Esta pieza se ha corregido para reflejar el número real de países de la Asociación Transpacífica.

Contreras escribió anteriormente para Creators Syndicate y el New American News Service de The New York Times.


Barack Obama y Raúl Castro se encuentran en Panamá

Por primera vez en más de 50 años, los presidentes de Estados Unidos y Cuba se reunieron el 11 de abril de 2015. Barack Obama y Ra & # xFAl Castro, presidente de Cuba y hermano de Fidel Castro, con quien Estados Unidos rompió contactos diplomáticos. en 1961, se estrechó la mano y expresó su voluntad de dejar en el pasado una de las disputas diplomáticas de más alto perfil del mundo.

El presidente Dwight D. Eisenhower había cortado las relaciones diplomáticas con Cuba después de que la revolución liderada por Castro derrocó a un dictador respaldado por Estados Unidos e instaló un régimen que era amigo de la Unión Soviética. Durante las siguientes cinco décadas, Estados Unidos buscó aislar a Cuba económica y políticamente, aunque no logró que otras naciones se unieran a su embargo, logró paralizar gravemente el desarrollo económico de Cuba. Fidel Castro renunció a la presidencia en 2008, el mismo año en que Obama fue elegido. Al principio de su administración, Obama firmó leyes y órdenes ejecutivas que aliviaron el embargo estadounidense a Cuba y facilitaron el viaje de los estadounidenses a la isla. Asumiendo el cargo de su hermano, Ra & # xFAl Castro expresó su disposición a corresponder, y los dos se dieron la mano en un servicio conmemorativo a Nelson Mandela en 2013. Ese año, funcionarios de las dos naciones discutieron la normalización de las relaciones en conversaciones secretas facilitadas por el Papa Francisco I en Canadá y en el Vaticano.

En abril siguiente, Castro y Obama se conocieron, se dieron la mano y posaron juntos para fotografías en la Ciudad de Panamá, Panamá. Ambos líderes destacaron su deseo de trabajar juntos, pero advirtieron que su encuentro era solo el comienzo de lo que tendría que ser un diálogo largo. Poco tiempo después, la administración Obama eliminó a Cuba de su lista de patrocinadores estatales del terrorismo y la relación diplomática se restableció oficialmente en julio.


Obama, el "chico de Kansas", recuerda la historia familiar en un llamamiento para ampliar el cuidado infantil

LAWRENCE, Kan.— El presidente Obama llegó a la Universidad de Kansas el jueves para presentar sus nuevas políticas económicas, argumentando: “Por lo tanto, debemos asegurarnos de que todas las personas tengan las herramientas y el apoyo que necesitan para aprovechar esto. economía en crecimiento ".

Hablando ante una multitud entusiasta de más de 7,000, el presidente destacó sus conexiones familiares con el estado - "Soy un chico de Kansas" - y argumentó que el país necesita expandir el apoyo federal para los padres que trabajan. Obama ha propuesto expandir el cuidado infantil a más de 1 millón de niños durante la próxima década y ofrecer un crédito fiscal de hasta $ 3,000 por niño por año.

Obama recordó cómo su abuela Madelyn Dunham trabajaba en una línea de montaje en Wichita durante la Segunda Guerra Mundial cuando su madre era pequeña, y cómo la nación brindaba cuidado infantil a madres trabajadoras en todo el país en ese entonces.

"Ella era como Rosie la remachadora, Madelyn", dijo el presidente. "Entonces, este país proporcionó cuidado infantil universal porque entendieron que si las mujeres están trabajando, van a necesitar ayuda, ¿verdad?"

"Estos no son solo cosas agradables para tener, esto es imprescindible", dijo sobre los beneficios de cuidado infantil. "Así que el punto es que, si supiéramos cómo hacer esto en 1943 y '44, y aquí estamos en 2015, ¿cuál es el atraco?"

Al señalar que en 31 estados, el cuidado infantil de alta calidad cuesta más de un año de matrícula en una universidad estatal, el presidente recordó que él y su esposa lucharon para pagar el cuidado de sus hijas cuando eran más jóvenes.

"Por cierto, esto es personal para mí", dijo. “. . . Tratar de averiguar cómo administrar los costos de cuidado infantil fue extraordinario al mismo tiempo que está pagando préstamos estudiantiles. . . . No quiero que nadie sea pobre en la guardería ".

La presidenta fue presentada por Alyssa Cole, una estudiante de último año con especialización en historia y estudios africanos y afroamericanos, madre soltera de niños de 3, 4 y 7 años. Cole le escribió a Obama en 2013 sobre su lucha por equilibrar la educación con el trabajo y el cuidado. para sus hijos.

"Escribí la carta porque no quería elegir entre los tres", dijo Cole. “Hubo momentos en los que gasté todo mi sueldo en una semana de cuidado diurno, un ciclo que es imposible de mantener”.

En una llamada con los periodistas el jueves, la directora de política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, señaló que los subsidios federales están llegando a solo 1 de cada 6 niños elegibles; el programa actual se aplica a familias con ingresos por debajo del 200 por ciento de la línea de pobreza, o alrededor de $ 40,000 para una familia de tres. .

"Esto representa un tremendo aumento en el programa federal de subsidios para niños", dijo Muñoz, y agregó que ampliar el programa costaría $ 80 mil millones y se pagaría de los $ 320 mil millones en nuevos impuestos que el presidente ha propuesto imponer a las instituciones financieras ricas y grandes. .

El plan duplicaría el subsidio promedio en comparación con la ley actual, con algunas variaciones entre los estados, y casi duplicaría el número de niños atendidos de 1.4 millones a 2.6 millones.

Betsey Stevenson, miembro del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, dijo en la conferencia de prensa que el tipo de centros que aprovechó la abuela de Obama en la década de 1940 "atendía a casi 130.000 niños al año".

Stevenson agregó que estudios recientes han demostrado que los niños que asistían a esas guarderías tenían, como adultos, "más probabilidades de estar empleados [y] más probabilidades de estar trabajando que sus compañeros que no tenían acceso a estos centros", incluso en sus 50.

El viaje a Kansas, un día después de que Obama visitara Idaho por primera vez como presidente, es parte de un nuevo esfuerzo de la Casa Blanca para llegar a los estadounidenses conservadores.

“Este es el corazón. Esto es el medio del país ”, dijo un alto funcionario de la administración que habló bajo condición de anonimato para discutir el evento antes de que se llevara a cabo. "Las políticas de las que habla el presidente y los valores detrás de ellas se basan en el sentido común y deberían tener un gran atractivo".

En esta ciudad universitaria liberal, sin embargo, el presidente predicaba principalmente a los convertidos. Linda Zebley, investigadora jubilada de la Escuela de Bienestar Social de KU y demócrata registrada, dijo en una entrevista: "Simplemente lo amo".

"Creo que tiene razón al enfocarse en la clase media", dijo Zebley, que estaba sentada con su esposo, Steve Flynn. Pero agregó que muchos miembros de su familia que son del área son republicanos y siguen siendo escépticos de las políticas de Obama. "Así que no hablamos de política en la cena de Acción de Gracias".

Obama reconoció la postura conservadora del estado al hablar de cómo su madre, Stanley Ann Dunham, y sus padres procedían de aquí.

“Eso me ayudó en el caucus aquí en 2008”, dijo el presidente. “No me ayudó mucho en las elecciones generales. . . . Escucha, te amo, y podría haber ganado secciones de Lawrence. Eso es posible."

El presidente también apuntó al partidismo en Washington. Mientras los republicanos escucharon sus ideas políticas durante el discurso sobre el estado de la Unión el martes, "ya sabes, no recibí tantos aplausos de ellos como esperaba", dijo, riendo un poco.

"No se puede fingir que no hay nada que podamos hacer para ayudar a las familias de clase media a salir adelante", dijo. “. . . La respuesta simplemente no puede ser "no" a todo. . . . En algún momento tienes que decir 'sí' a algo ".

Refiriéndose al plan económico de Obama, Cory Fritz, portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, John A. Boehner (R-Ohio), dijo: “Todos los republicanos están a favor de aumentar el acceso a una educación asequible y de calidad, pero no necesitamos más políticas de arriba hacia abajo de Washington o nuevos aumentos de impuestos para las familias de ingresos medios que ahorran para la educación universitaria de sus hijos ".

Antes de pronunciar el discurso, Obama pasó por el Centro Comunitario Infantil de Lawrence, que comenzó en 1965 con una de las primeras subvenciones del programa Head Start. El presidente estaba ansioso por hablar con los niños, de 3 a 5 años, y les preguntó: "¿Están trabajando en sus cartas?".

Cuando un niño le preguntó su nombre, respondió: "Soy Barack".

"Te vi en mi TV", dijo otro, mientras que un tercero intervino: "Lo vi en las noticias".

"A veces he estado en las noticias", dijo el presidente.

Los niños del centro estaban leyendo el libro del Dr. Seuss “The Sneetches”, una parábola que advierte sobre los peligros de la discriminación.

“¿Son estos los Sneetches? ¿Los Sneetches del vientre de las estrellas? ¿Los Sneetches sin estrellas en "thars"? Esa es una de mis historias favoritas ”, dijo Obama. “De hecho, la mayoría de las cosas con las que me ocupo como presidente se resolverían si todos leyeran sobre los Sneetches. Porque hay algunas personas que piensan que son especiales porque tienen estrellas y otras que se sienten mal porque no las tienen ".


Proclamación presidencial: Día del Patriota y Día Nacional de Servicio y Recuerdo

A raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el pueblo estadounidense demostró que en tiempos de dificultades, los valores que nos definen no perduran simplemente, son más fuertes que nunca. Como nación, respondimos a una tragedia impensable con una gran cantidad de servicio y buena voluntad. En ese día oscuro, los socorristas se apresuraron a entrar en un Pentágono en llamas y subieron las escaleras de torres humeantes al borde del colapso, mientras los ciudadanos arriesgaban su propia salud y seguridad para evitar más angustias y destrucción. Como estadounidenses, nos unimos para ayudar a nuestro país a recuperarse y reconstruirse.

Hoy rendimos homenaje a los héroes desinteresados ​​y víctimas inocentes del 11 de septiembre de 2001 y reafirmamos el espíritu de patriotismo, servicio y unidad que sentimos en los días y meses siguientes. Al ofrecer nuestro tiempo y habilidades únicas como voluntarios, podemos enriquecer a las comunidades de nuestro país y, juntos, podemos fortalecer nuestra nación para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

En los próximos días, les pido a todos los estadounidenses que se unan para servir a sus comunidades y vecindarios en honor a las víctimas de los ataques del 11 de septiembre. Hoy y durante todo el año, decenas de estadounidenses responden al llamado de hacer del servicio una forma de vida, desde ayudar a las personas sin hogar hasta enseñar a los estudiantes desatendidos y brindar ayuda a las zonas de desastre. Animo a todos los estadounidenses a visitar Serve.gov, o Servir.gov para hispanohablantes, para obtener más información sobre las oportunidades de servicio en nuestro país.

A medida que nos unimos para servir causas más grandes que nosotros y honrar a los que perdimos, recordamos las formas en que las víctimas del 11 de septiembre siguen viviendo: en las personas que amaron, las vidas que tocaron y los actos valientes que inspiraron. En el Día de los Patriotas y el Día Nacional de Servicio y Recuerdo, nos comprometemos a continuar con su legado de coraje y compasión, y a avanzar juntos como un solo pueblo.

Mediante resolución conjunta aprobada el 18 de diciembre de 2001 (Ley Pública 107-89), el Congreso ha designado el 11 de septiembre de cada año como & quot; Día del Patriota & quot; y mediante la Ley Pública 111-13, aprobada el 21 de abril de 2009, el Congreso ha solicitado la celebración del 11 de septiembre como un & quot Día Nacional de Servicio y Recuerdo & quot; reconocido anualmente.

AHORA, POR LO TANTO, YO, BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos de América, por la presente proclamo el 11 de septiembre de 2011 como Día del Patriota y Día Nacional de Servicio y Recuerdo. Hago un llamado a todos los departamentos, agencias e instrumentalidades de los Estados Unidos para que exhiban la bandera de los Estados Unidos a media asta el Día de los Patriotas y el Día Nacional de Servicio y Recuerdo en honor a las personas que perdieron la vida el 11 de septiembre de 2001. Invito a los Gobernadores de los Estados Unidos y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico ya las organizaciones e individuos interesados ​​a sumarse a esta celebración. Hago un llamado al pueblo de los Estados Unidos a participar en el servicio comunitario en honor a aquellos que nuestra nación perdió, a observar este día con ceremonias y actividades apropiadas, incluidos los servicios de conmemoración, y a observar un momento de silencio a partir de las 8:46 a.m., hora del Este. Daylight Time para honrar a las víctimas inocentes que murieron como resultado de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL, firmo la presente este nueve de septiembre del año de Nuestro Señor dos mil once, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el doscientos treinta y seis.


Trabajos citados

Indyk, Martin S. y col. "Puntuación de Obama y la política exterior n. ° 8217: un pragmático progresista intenta doblar la historia". Relaciones Exteriores , vol. 91, no. 3, 2013, págs. 29–43. www.jstor.org/stable/23217964. Consultado el 6 de noviembre de 2016.

Lieberthal, Kenneth y Wang Jisi. & # 8220 Abordar la desconfianza estratégica entre Estados Unidos y China. & # 8221 Institución Brookings , Marzo de 2012, https://www.brookings.edu/wp-content/uploads/2016/06/0330_china_lieberthal.pdf. Consultado el 6 de noviembre de 2016.

Rudd, Kevin. & # 8220 Más allá del pivote: una nueva hoja de ruta para las relaciones entre Estados Unidos y China. & # 8221 Relaciones Exteriores , vol 92, no 2, 2013, págs. 9-15, https://www.foreignaffairs.com/articles/china/2013-02-11/beyond-pivot. Consultado el 6 de noviembre de 2016.

Ross, Robert S. & # 8220 El problema con el pivote. & # 8221 Relaciones Exteriores , vol. 91, no. 6, noviembre / diciembre de 2012, págs. 70-82. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=82763798&site=ehost-live.

Tong, James. "China's Rise". POL SCI 159A Government and Politics of China: Chinese Revolution and Age of Mao Zedong, Universidad de California, Los Ángeles, 7 de marzo de 2015, Asuntos Públicos, Los Ángeles, IN. Conferencia.

Wang, Chi. Obama & # 8217s Challenge to China: The Pivot to Asia. Ashgate Publishing, 2015.


Для показа рекламных объявлений Etsy по интересам используются технические решения сторонний иймом.

Мы привлекаем к этому партнеров по маркетингу и рекламе (которые могут располагать собрасполагать собрасполагать собрасполагать собранолагать собранений имимиме). Отказ не означает прекращения демонстрации рекламы Etsy или изменений в алгоритмах персонализации Etsy, но может привести к тому, что реклама будет повторяться чаще и станет менее актуальной. Подробнее в нашей Политике в отношении файлов Cookie и схожих технологий.


Robert Kuttner y Michael Hudson sobre la administración de Obama y el paquete de estímulo económico de $ 789 mil millones y los planes de recuperación bancaria de $ 2.5 billones

Tanto la Cámara como el Senado votarán hoy sobre el paquete de estímulo económico de 789.000 millones de dólares. La votación sigue a semanas de disputas políticas que culminaron en una legislación de compromiso aprobada el miércoles. El tamaño final del paquete es menor de lo que aprobaron originalmente la Cámara y el Senado y mucho menor de lo que muchos economistas dicen que es necesario. Pero todavía marca el programa de rescate económico más grande del país desde que Franklin Roosevelt lanzó el New Deal. [incluye transcripción urgente]

Historia relacionada

Historia 19 de marzo de 2020 Joseph Stiglitz: Trump & # 8217s & # 8220Trickle-Down & # 8221 Los planes económicos no son suficientes para enfrentar el desafío del coronavirus
Temas
Huéspedes
Transcripción

JUAN GONZALEZ: Tanto la Cámara como el Senado votarán hoy sobre el paquete de estímulo económico de 789.000 millones de dólares. La votación sigue a semanas de disputas políticas que culminaron en una legislación de compromiso aprobada el miércoles. El tamaño final del paquete es menor de lo que aprobaron originalmente la Cámara y el Senado y mucho menor de lo que muchos economistas dicen que es necesario. Pero todavía marca el programa de rescate económico más grande del país desde que Franklin Delano Roosevelt lanzó el New Deal.

El proyecto de ley final incluye $ 507 mil millones en programas de gastos y $ 282 mil millones en desgravaciones fiscales. El senador independiente Joseph Lieberman lo elogió como un logro bipartidista.

JUAN GONZALEZ: Los demócratas de la Cámara han criticado que la legislación final se parezca más a la medida menos costosa aprobada por el Senado. Se recortaron $ 20 mil millones en fondos para la educación, junto con $ 30 mil millones para los gobiernos estatales para evitar reducciones en los servicios sociales para los pobres y desempleados. Pero se conservaron algunos impulsos clave para los programas sociales, incluida una asignación de $ 20 mil millones para cupones de alimentos.

La mayoría de los legisladores republicanos se han opuesto al estímulo. La división partidista se extendió a la Casa Blanca el jueves, cuando el senador Judd Gregg de New Hampshire retiró su nominación como secretario de Comercio. El republicano Gregg citó lo que llamó “conflictos irresolubles” con el plan de estímulo económico.

SEN. JUDD GREGG: Bueno, quiero comenzar agradeciendo al Presidente por considerarme para el puesto de Secretario de Comercio. Este fue realmente un gran honor, y sentí que podía aportar algunas cosas muy positivas e instructivas a esta administración y estaba ansioso por hacerlo. Sin embargo, a medida que avanzamos en el camino desde que se hizo la nominación, me quedó claro que, como saben, he sido mi propia persona durante treinta años. He sido gobernador y he sido congresista, he sido senador, he tomado mis propias decisiones, he defendido lo que creo. Sabes que soy un conservador fiscal, como todo el mundo sabe, bastante fuerte .

JUAN GONZALEZ: Gregg es la segunda elección del Departamento de Comercio de Obama en retirarse de la nominación, después del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson.

Mientras tanto, es probable que haya más ayuda federal para el sistema bancario del país en el horizonte. En un nuevo informe, el economista de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, estima que las empresas financieras podrían perder hasta 3,6 billones de dólares en préstamos con problemas y activos devaluados. Haciéndose eco de otros economistas, Roubini concluye que el sistema bancario estadounidense es "efectivamente insolvente".

AMY GOODMAN: Para obtener más información sobre la economía, ahora se nos unen dos invitados. Aquí, en el estudio de la estación de bomberos, Michael Hudson, profesor de investigación distinguido de la Universidad de Missouri, Kansas City. Ex economista de Wall Street, es autor de muchos libros, entre ellos Superimperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense. Su último artículo, & # 8220Obama & # 8217s Awful Financial Recovery Plan. & # 8221 está en línea en counterpunch.org.

Junto a nosotros desde Washington, D.C., Robert Kuttner, periodista y economista, cofundador y coeditor de La perspectiva americana revista, así como Distinguished Senior Fellow en el think tank Demos. Su último libro se llama Obama & # 8217s Challenge: Estados Unidos & # 8217s crisis económica y el poder de una presidencia transformadora.

Michael Hudson, comencemos contigo aquí en Nueva York. ¿Por qué cree que el plan de recuperación financiera de Obama es "terrible"?

MICHAEL HUDSON: Porque no conduce a la recuperación en absoluto. Ahora es hasta $ 12 billones. Es un regalo a los bancos, a los acreedores, sin un solo centavo para la reducción real de la deuda. Y había pensado que al menos medio punto porcentual, $ 50 mil millones, iba a ser para amortizar a los deudores hipotecarios en problemas, pero resulta que no se amortizará ni un centavo de la deuda hipotecaria. Cuando los bancos hayan prestado más dinero del que debe una hipoteca, con un 38 por ciento, el gobierno va a crear su propia deuda para compensar la diferencia, por lo que la deuda seguirá creciendo exponencialmente, y va mucho más allá del límite. capacidad de pago de la economía. Si la gente tiene que pagar la cantidad de deuda que tiene ahora, no habrá dinero para comprar bienes y servicios, las empresas no venderán tanto, invertirán menos, contratarán menos y lo harán continuar reduciendo el tamaño.

Y lo que ha sucedido es que esta es la mayor transferencia de riqueza realmente en la historia de Estados Unidos. Ha duplicado la deuda estadounidense. El paralelo más cercano en el que puedo pensar es la conquista de Inglaterra por Guillermo el Conquistador. Llegó con una banda militar, conquistó la tierra e impuso impuestos sobre toda la tierra, basándose todo en el Domesday Book, lo que sería la renta que podría exprimirse. En este caso, la estafa no ha sido militar. Los banqueros han hecho operaciones con información privilegiada para que el gobierno les otorgue o les garantice $ 12 billones de préstamos incobrables que han hecho, muchos de ellos fraudulentos.

And then they’re trying to blame the poor for all this, as if the poor are somehow exploiting the rich by taking out more loans than they can pay. Yesterday, Senator McCain said &mdash he warned that all of this debt was going to be paid by the future generation, and we’re exploiting them. But that’s not how to think of it at all. When you have a debt that goes to a future generation, you have taxpayers paying to bondholders, just like in the nineteenth century you had the western states paying to the eastern states. So what you’ve done is given $12 trillion to the richest one percent &mdash or ten percent of the population, and you’ve indebted the economy and the government to them for the next hundred years. You’ve created a new class of ruling families.

And Obama has &mdash by doing this, he’s broken with every president in history. Whenever the debts have exceeded the ability to pay, they’ve been written down to the ability to pay, either through bankruptcy or through conscious government write-down. But instead of writing down the debts, he says the creditors are not going to lose money, despite what Mr. Roubini said. They may have lost money, but they will be made whole by the government. And that’s crazy. That’s why every economic chart you see, there will be a gradual rise and then a sudden collapse. Everything is turned into a vertical fall. Prices, international shipping, employment, profits, they’ve all hit a wall. And there’s no way that the economy can recover when people have to pay interest and amortization instead of buying goods and services, or companies will have to pay their junk bond holders instead of investing in new equipment.

JUAN GONZALEZ: Let me ask Robert Kuttner &mdash I don’t know if your analysis is as pessimistic of the recovery package. But also, I’d like to ask you why, if everyone agrees that the heart of the original trigger for this crisis was the mortgage crisis, is the &mdash the helping out of homeowners continues to be pushed back in the response to it?

ROBERT KUTTNER : Well, my analysis is somewhat different from Mr. Hudson’s analysis. I don’t think this adds up to $12 trillion, and we can have a little debate about that. But I do think that the plan does not go nearly far enough and, in some respects, is just completely wrongheaded.

I think you have to divide what needs to be done into three areas. Number one, we need to refinance mortgages directly so that aid goes directly to homeowners, and the banks and the bondholders who profited from these Mafia loans take the hit, and homeowners stay in their homes. That’s what Roosevelt did in the ’30s with the Home Owners’ Loan Corporation, where the government refinanced mortgages directly. So that’s the first big problem. They haven’t done anything, and the approach they’re taking, when they do get around to it, is wrong, because it bails out bondholders and bankers rather than homeowners.

Secondly, the stimulus is too small by about a factor of three. Just to take one example, state and local governments are going to be out of revenues to the tune of $400 to $500 billion over the next two years. The money in the stimulus package, about $140 billion. So, you know, these are layoffs of teachers and police and fire and cuts in programs that are completely needless. All the government has to do is write a check, and state and local services can continue.

The biggest problem of all is the Geithner plan to try and bring hedge funds and private equity companies with loans from the Federal Reserve as a way of propping up banks. It’s resuscitating the same system that got us into this mess. It’s totally wrongheaded. All of the economists who I respect, from Joe Stiglitz to Paul Krugman to Nouriel Roubini, all argue that, sooner or later, we’re going to have to nationalize the banks, clean out the bad assets, make the bad actors take a hit, replace corrupt management, and clean the slate so that we start out with new &mdash with viable banks that can get the credit system operating again. And the longer we defer that with more pyramid schemes financed by the Fed or the Treasury or the taxpayers, the deeper the hole is.

You asked the question, why we’re not doing it right. The problem is political. On the one hand, Obama has hired a lot of Bob Rubin’s protégés, who aren’t even advocating the right policy. On the other hand, the Republicans are stonewalling him across the board. And so people like Susan Collins, senator from Maine, who are pretty conservative get to block this thing. The only way to end this blockage is for Obama to go to the country and to become a lot more radical, because the times demand radical solutions.

AMY GOODMAN: We’re talking to economists Robert Kuttner and, here in New York, Michael Hudson. We’ll be back with them in a minute.

AMY GOODMAN: Our guests are two economists. Robert Kuttner joins us from Washington, D.C. His latest book is Obama’s Challenge: America’s Economic Crisis and the Power of a Transformative Presidency. Michael Hudson is also with us. He’s here in New York. He has also written many books. His latest article, though, is “Obama’s Awful Financial Recovery Plan.” Juan?

JUAN GONZALEZ: Yeah, Michael Hudson, I’d like to ask you &mdash- Robert Kuttner just mentioned the whole issue of the Obama administration attempting to bring in private equity firms to help bail out the system. But isn’t part of the problem of these private equity funds, hedge funds, that they are even less transparent than your average corporation, which at least is filing SEC reports and has boards of directors and has to respond to shareholders to some degree? These are even more of the problem of lack of transparency that we’ve had in the financial system generally.

MICHAEL HUDSON : Well, AIG insurance company has been given $135 billion by the US government to pay hedge fund bets that it was on the wrong side of. Now, to invest in a hedge fund, you have to sign a document with the Securities and Exchange Commission saying you have over a million dollars to lose, and you can lose all your money, and it’s not going to affect your life, that you can take the risk, and you’ll be OK if you lose it all. That’s what you have to do to get a hedge fund.

These are the people who Obama is rescuing, not the people who have less than a million dollars and who really have risked their life in buying the houses, the homes, and losing their jobs. He’s protecting the people who could lose all their money, and they’d function, and not protecting the people who actually need help. That’s the irony of all this.

And it’s almost unprecedented that someone who was elected with an overwhelming mandate for change should then feel that he has to depend on Republicans, whereas you had George Bush come in with maybe a half a percentage point victory and say he has a mandate to make the most sweeping changes in history. There’s a complete disconnect there.

AMY GOODMAN: So how does he get it passed in the Senate then?

MICHAEL HUDSON : How did -&mdash

AMY GOODMAN: How would he get his plan passed in the Senate then, if he doesn’t bring some Republicans on board?

MICHAEL HUDSON : A president is able to use a bully pulpit. He had a lot of public &mdash enormous public support. He could have gone to the people, like Roosevelt did, and said, “Here is my plan, and I’m going to protect the workers and American industry who are productive. I’m not going to support the extractive sector.” And instead, he talked as if he was supporting labor, he talked as if he was supporting industry, but all the money he’s been given &mdash has been given to essentially Wall Street and, as Mr. Kuttner said, to Mr. Rubin’s protégés.

And if you want to see a kind of scenario where this is leading, you can look at what Mr. Rubin did in Russia and the Baltic countries and the post-Soviet economies. Right now, they’re all broke, and there’s no visible means of support. And in a way, you could say that countries like Latvia represent a foretaste of what we will be moving towards if the program isn’t drastically inverted to help the actual economy instead of the financial claims on the economy. Finance is extracting the income from the economy, not producing it, and they’re the people who are getting the benefit and getting the guarantees.

AMY GOODMAN: What’s a zombie bank?

MICHAEL HUDSON : Well, it’s very funny. A zombie bank is supposed to be a bank that has negative equity. And the word “zombie” comes basically from parasitology. Everybody &mdash people often say the financial sector is a parasite extracting. But a parasite does more than that. It doesn’t just take nourishment from the host it takes over the host’s brain, so the host thinks it’s actually part of the host’s body and, in fact, it’s its child, and it nurtures it. And the financial sector represents itself as being part of the economy. Mr. Geithner, two days ago, said that we can’t have a recovery of the economy without making the banks healthy and whole and profitable. And that’s just the wrong thing.

We can’t have a recovery in the economy until we let the banks take the losses and we let the hedge funds essentially take their losses. There was no need to give $135 billion to AIG , which yesterday was raided by Britain’s office of serious crimes for financial fraud, when the US government refused to move against it for fraud. It’s paying the fraudsters instead of paying the victims, and then it’s blaming the victims as if somehow the bank’s a zombie instead of the bank turning the economy into a zombie economy run by insiders in Washington giving themselves what Bloomberg Financial said was $9 trillion two months ago and two days ago an added two-and-a-half trillion, which, to me, makes up $12 trillion, rounding off.

JUAN GONZALEZ: Robert Kuttner, I’d like to ask you &mdash a couple of days ago, the top bankers in the country testified before Congress. I was struck that there was a similar type of testimony conducted by the top bankers in Britain recently before Parliament. The difference was that all of the British bankers are basically out of jobs. They were testifying after losing their jobs, whereas the American bankers, except for John Thain at Merrill Lynch, most of them still have their jobs. Your sense of how the banking CEOs are being dealt with in this country?

ROBERT KUTTNER : Well, they’re being coddled. I mean, if you look at Citigroup, the Treasury has put in $45 billion of direct equity capital into Citigroup. It’s guaranteed another $306 billion of toxic assets. You can buy all of Citigroup for about $25 billion. So the taxpayers effectively own it. What the government ought to do is exercise the rights of ownership, go in there, put a majority of public appointees on the board, get rid of existing management. I think in the case of Citigroup, the best thing you could do is break it up, because it is a zombie bank in the sense of it being insolvent. And most of the large banks are insolvent. Their debts exceed their capital. And what Geithner is doing, he’s trying to just disguise this by one more effort to double down using the same kind of financial razzle dazzle that got us into this trouble. So it would be much cleaner to put these banks into receivership.

And if that sounds radical, it is radical, but it’s important to keep in mind that the FDIC , which is the one agency that’s behaved responsibly in this whole mess, the FDIC does this every day of the week. If a bank that has FDIC insurance goes bust, the FDIC goes in, they shut the thing down, they fire incumbent management, the shareholders lose everything, they take it over as a publicly owned bank. The biggest case of this was a bank called IndyMac in California, one of the worst of the subprime malefactors. And the FDIC went in, and they took it over. They put 150 people in to run it. And now they’re gradually selling it back to private owners. So you could do this with the biggest banks, and I think you need to do it with the biggest banks. It does nothing but defer the day of reckoning and dig the hole deeper to pretend that an insolvent bank can somehow be kept on life supports with more and more infusions of taxpayer money.

AMY GOODMAN: Economist Michael Hudson?

MICHAEL HUDSON : Mr. Kuttner is quite right to single out Citibank and the large banks. What the newspapers call a subprime problem is really a big bank problem. Almost all of this negative equity is concentrated in four or five, maybe ten, of the very biggest banks.

And what have they done with the bailout money? They’ve gone and bought the small and healthy banks, infecting the small healthy banks with their philosophy of salesmanship. Now, on the way over here, at Heathrow Airport, they had the British investigation in Parliament on the BBC television in the lounge. And it turned out that the heads of every one of these British banks who were fired were salesmen. None of them were bankers. They were into just selling. And when I was on Wall Street, that was my experience. They had stopped doing research. They had stopped doing analysis. And what they wanted were people who could sell bonds and sell mutual funds. And the whole idea has turned into salesmanship.

For Citibank, their practice for years was what they called stretching the envelope. And what that means is breaking the law and daring the government to try to move against it, by saying, “If you move against this, if you close us down or prosecute us for stretching the envelope,” such as when Citibank bought &mdash merged with the insurance company in violation of the Glass-Steagall Act, “then we’ll bring the whole economy down in a crisis.” And they’re holding the economy hostage in order to extract this money from the government. That’s the real problem. That’s what frightens the senators, and I’m sure that’s what frightens Mr. Obama, that these guys are threatening to wreck the economy if we don’t give them everything they want.

JUAN GONZALEZ: And, Robert Kuttner, from the perspective of ordinary Americans who are dealing with not only losses of jobs and the situation with the &mdash so many homes now worth less than the mortgages that are out on them, I was struck recently by some of these major banks increasing the interest rates on their credit cards. Now, here you have interest rates in the United States at an all-time low, yet banks like Citibank are charging 21 percent interest on the credit card. They’re increasing the interest rates. How can ordinary Americans have an impact on trying to get the leaders in Washington and the Obama administration to change some course now in this &mdash in their efforts to develop a rescue package?

ROBERT KUTTNER : Well, ordinary Americans should be kicking and screaming. There should be ceilings on what banks can charge on credit cards, like they were in the old days when you had usury laws.

You know, banking, done properly, is very simple. Someone applies for a loan a loan officer assesses the credit worthiness of that borrower, puts an interest rate on the loan. And the banking system is almost like a public utility. It’s not a big drain on the real economy. It supplies capital and credit to the real economy. And when you get these exaggerated, convoluted schemes that are bets on bets on bets, you create the kind of leverage that then comes crashing down when you have something like subprime. So I think the historic task of this administration is a radical simplification of the banking system so that the banking system doesn’t need to charge 23 and 30 percent on credit cards to try and recoup the loss that it made gambling on subprime bonds.

AMY GOODMAN: I want to ask about the stimulus package. It’s supposed to be voted on today. It is the nation’s largest economic rescue program since FDR . Is it big enough? And talk about the Judd Gregg, as well, Michael Hudson, the [inaudible] &mdash-

MICHAEL HUDSON : Well, in any rescue program, the first question is, who’s being rescued? And who’s being rescued are apparently the very wealthy, not the people who one would think is being rescued. And then, how are they being rescued? They’re being rescued by making the lower income brackets pay to the higher income brackets. So this sort of turns everything, the usual Progressive Era idea, upside-down. It’s a regressive idea. And it almost makes you wonder whether America is becoming a failed economy. Mr. Kuttner was right, quite right, when he said you have to transform banking. And if you don’t transform banking along the lines that he and I seem to agree on, then the economy will fail. It’s that serious.

AMY GOODMAN: Robert Kuttner, your response to the economic stimulus plan? Do you think it’s big enough?

ROBERT KUTTNER : I think it’s important that Mr. Hudson and I and your listeners and viewers keep straight the difference between the banking rescue and the stimulus package, which are two very different pieces of legislation. I think it was a real political blunder to put them forward in the same week, because people tend to confuse them.

The banking rescue put forward by Mr. Geithner is a complete disaster. The problem with the stimulus package is not that it helps the wrong people. For the most part, it helps the right people. But it’s too small by a factor of about two-thirds, because the stimulus package is about two-and-a-half percent of GDP per year for two years. The economy is declining at the rate of about five percent of GDP . I mentioned before the state and local government figures, where state and local government is out about three times the revenue that the stimulus package is going to replace. So I think some of the things in the stimulus package are absolutely admirable: down payments on high-speed rail, on clean energy, on infrastructure repair, on food stamps, on unemployment compensation, on public health. But the problem is, even though $789 billion is a huge amount of money, given the scale of this collapse, it’s too small to do the job.

And I think in order to have any effect of any significance, they’re going to have to come back again by April, May, June, maybe as part of the budget process, and put even more money into it. And it is going to take an incredible persuasion job by the chief executive to persuade the American people that you need to spend another trillion, another trillion and a half. And you need to recapitalize the banks, but to do it right, by nationalizing them, but that’s going to take more money, too. And if you think of the controversy that he faced in getting a $789 billion package through Congress, imagine what’s going to happen when he comes back and says, “By the way, we need another trillion and a half.” And he has to be damn sure that that money doesn’t go to bankers, that it goes to ordinary Americans.

AMY GOODMAN: What about Judd Gregg? What’s the politics of this, Robert Kuttner?

ROBERT KUTTNER : Well, this was a miscalculation, a blunder. I think it’s an example of Obama’s excessive tendency to bend over backwards to be bipartisan. And, you know, sometimes when you bend over backwards, things happen that you can’t repeat in family broadcasting. And I think that’s what the Republicans are doing to Mr. Obama. So he’s going to have to do this with Democrats, and he’s going to have to make it embarrassing for Republicans to block him.

Republican senators and congressmen have people -&mdash and congresswomen have people in their districts who are hurting, too, just as much as Democratic legislators have people who are hurting. If he goes to the country, the way he did in Elkhart the other day or the way he did in Peoria, and spins out a narrative that ties the suffering of ordinary people to the failed policies that we need to reverse, he can really move public opinion. And he’s got to resolve to do that, and he’s got to think much bigger.


Obama Attacks Trump by Stretching the Truth About His Own Administration

Former President Barack Obama took a shot at his successor, President Donald Trump, on Wednesday while touting his own administration’s handling of the swine flu pandemic.

In an appearance on the Crooked Media “Pod Save America” podcast, Obama engaged in some revisionist history while discussing his and Democratic presidential nominee Joe Biden’s handling of the 2009-2010 H1N1 pandemic.

Obama told the podcast’s host — his former speechwriter, Jon Favreau — that minority and young voters should avoid voting for the president’s re-election.

In his appeal to these voters, Obama favorably compared his administration’s handling of the H1N1 outbreak with Trump’s handling of the coronavirus pandemic.

“Well, let’s take some examples just from this year. We know that COVID-19 disproportionately affects minorities. So those voters you just described, they’ve got a member of their family who may have been killed by COVID or disabled by COVID,” he said, according to a transcript of the podcast.

The former president then blamed Trump for job losses that followed the pandemic response of local and state governments, which included prolonged shutdowns in some areas of the country.

“One thing we know is that just basic competence can end up saving lives,” Obama said. “And so, you know, one thing I would say to anybody who’s skeptical about what government can do generally is to just take the example of when we were in office.”

He added, “You might not have been happy with everything I did, all my policy choices. I didn’t eliminate poverty in America. But when we had a pandemic or the threat of pandemic, we had competent people in place who would deal with it.

“And that’s an example of the kind of thing that government can do and we’ve seen it do. And that, I think, is important.”

Of course, as Vice President Mike Pence pointed out during last week’s vice presidential debate with Biden’s running mate, Sen. Kamala Harris of California, the swine flu pandemic was arguably mishandled, as tens of millions of Americans were infected.

Vice President @Mike_Pence: We know what failure looks like and it’s how the Obama-Biden administration handled Swine Flu#VPDebate pic.twitter.com/CVzIGmXHsr

— Team Trump (Text VOTE to 88022) (@TeamTrump) October 8, 2020

Pence said, “Sixty million Americans contracted the swine flu.”

“[Biden’s] own chief of staff Ron Klain would say last year that it was pure luck, that they did ‘everything possible wrong.’ And we learned from that,” the vice president said.

Indeed, according to NBC News, Klain did say in May 2019 at a biosecurity summit, “We did every possible thing wrong — 60 million Americans got H1N1.”

“It is purely a fortuity that this isn’t one of the great mass casualty events in American history,” he said. “It had nothing to do with us doing anything right. It just had to do with luck.”

Of course, the novel coronavirus gripping the globe is much more severe than the H1N1 virus strain.

The Centers for Disease Control and Prevention’s data on the swine flu pandemic seems to side with Pence, Klain and other critics of the Obama administration’s handling of the public health crisis.

The CDC noted, “From April 12, 2009 to April 10, 2010, CDC estimated there were 60.8 million cases (range: 43.3-89.3 million), 274,304 hospitalizations (range: 195,086-402,719), and 12,469 deaths (range: 8868-18,306) in the United States due to the (H1N1)pdm09 virus.”

Despite a “complex, multi-faceted and long-term” response that lasted longer than a year, per the CDC, tens of millions of Americans were stricken ill, and the virus caused 12,469 deaths in the U.S. despite being mild in comparison with COVID-19.

An estimated 7.9 million Americans have contracted the coronavirus as of Thursday, according to Johns Hopkins University, which pales next to the nearly 61 million U.S. cases of H1N1 from 2009 to 2010.

Verdad y exactitud

Estamos comprometidos con la verdad y la precisión en todo nuestro periodismo. Lea nuestros estándares editoriales.


Ver el vídeo: Cómo era México en 1985?