Elecciones generales de 1970

Elecciones generales de 1970

Partidos politicos

Total de votos

%

Diputados

13,145,123

46.4

330

2,117,035

7.5

6

12,208,758

43.1

288

37,970

0.1

0

Cymru a cuadros

175,016

0.6

0

Partido Nacional Escocés

306,802

1.1

1

Partido Laborista Republicano

30,649

0.1

1


1970: una elección hace cincuenta años

Hace cincuenta años, en 1970, se celebraron elecciones generales en Pakistán. Fue la primera elección del país en sus veintitrés años de historia. Tendría ramificaciones que hoy forman parte de la narrativa política en nuestra parte del mundo. Es importante que, medio siglo después, viajemos de regreso a ese año, para recordar mejor todo lo que sucedió en los doce meses de un período emocionante en nuestro tiempo, para conocer mejor a las generaciones que nacieron después de esa elección y tras el surgimiento de Bangladesh con la historia de una fase definitoria en la evolución de nuestra historia nacional.

El año comenzó a través de los partidos políticos de Pakistán y rsquos que se pusieron manos a la obra de las campañas electorales tanto en el este como en el oeste de Pakistán. En el Este, la Liga Awami bajo el liderazgo de Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman hizo público que la elección se libraría sobre la base del Plan de Seis Puntos del partido y rsquos para la autonomía regional. De hecho, la elección sería un referéndum sobre los Seis Puntos. En Occidente, el panorama parecía algo confuso, con las diversas facciones de la Liga Musulmana, el Jamaat-e-Islami, el Partido Popular de Pakistán, el Partido Nacional Awami y otros partidos convirtiendo el campo en un asunto abarrotado.

Zulfikar Ali Bhutto, que formó el PPP en noviembre de 1967, más de un año después de dejar el gobierno del presidente Ayub Khan, hizo campaña con el lema del Islam, la democracia y el socialismo, aunque no se iba a dar mucha explicación académica al tema. él. El Jamaat insistió en que la estructura del estado es el Islam, un punto con el que casi ningún otro partido en Pakistán Occidental se opuso. El PAN, dirigido por Khan Abdul Wali Khan, siguió centrado en Baluchistán y la provincia de la frontera noroeste (hoy Khyber-Pakhtunkhwa). La Liga Musulmana de la Convención, debilitada tras la salida de Ayub Khan del poder en marzo de 1969, estaba dirigida por el político bengalí Fazlul Quader Chowdhury. El Consejo Musulmán era el feudo de Mian Mumtaz Daultana, mientras que Khan Abdul Qayyum Khan tenía su propia versión del partido, conocida como la Liga Musulmana (Qayyum).
El régimen de la ley marcial del presidente Agha Mohammad Yahya Khan decretó, en 1970, que la elección se basaría en la Orden del Marco Legal. Una disposición específica de la LFO fue que después de la votación, los representantes electos del pueblo tendrían 120 días para redactar una constitución para el país. Una vez hecho eso, la constitución pasaría al presidente, quien tendría la autoridad para aceptarla o rechazarla. En ese año, el régimen dio el paso bastante notable, frente a las demandas de los partidos políticos, de eliminar el sistema de Unidad Única en Pakistán Occidental (que se había impuesto a mediados de la década de 1950) y restaurar las antiguas provincias de Pakistán. Punjab, Sindh, PFNM y Baluchistán. La abolición de One Unit significó que los escaños en las asambleas nacionales y provinciales se asignarían sobre la base de un voto por un solo hombre en las cinco provincias, lo que fue una bendición para Pakistán Oriental, ya que era el hogar de la mayoría de la población de Pakistán y rsquos que tenía. 169 escaños en una asamblea nacional de 313 escaños.

Durante la campaña electoral, Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman realizó una gira relámpago por las ciudades de Karachi, Lahore, Quetta y Peshawar, en Pakistán occidental, entre finales de junio y principios de julio. En general, sin embargo, la Liga Awami se concentró en Pakistán Oriental y no parecía particularmente preocupada por sus perspectivas en Occidente. Bhutto y sus colegas del Partido People & rsquos no participaron en ninguna campaña en Pakistán Oriental. Moulana Abul A & rsquoala Moududi, jefe de Jamaat-e-Islami, no pudo dirigirse a una manifestación pública en Dhaka debido a la resistencia pública. En un momento de la campaña, la Liga Musulmana de la Convención y rsquos Khan Abdus Sabur, que se había desempeñado como ministro central de comunicaciones en la dispensación de Ayub, revelaron en público que había advertido al ex presidente de los peligros de instituir el caso de conspiración de Agartala, pero que había sido anulado. . La facción del NAP liderada por Moulana Abdul Hamid Khan Bhashani fue considerada un desafío significativo para la Liga Awami en Pakistán Oriental, pero cuando la Moulana decidió que su partido boicotearía las elecciones, se hizo bastante obvio que la Liga Awami tendría un buen desempeño. navegación. Sin embargo, durante la totalidad de la campaña electoral, la esperanza en Pakistán Occidental era que incluso si la Liga Awami obtuviera el mayor número de escaños, todos los demás partidos en coalición tendrían suficientes escaños para evitar que Bangabandhu formara el gobierno en el centro.

Qayyum Khan visitó Pakistán Oriental y, a su regreso a Pakistán Occidental, informó a las multitudes en sus mítines que no había absolutamente ningún apoyo para la Liga Awami entre los bengalíes. El Partido Demócrata de Pakistán, dirigido por el ex ministro principal Nurul Amin, libró una valiente batalla en el este. Tridiv Roy, el Chakma Raja, presentó una lucha muy similar. En medio de la campaña, Z.A. La caravana de Bhutto & rsquos fue atacada en la ciudad de Sanghar, en Sindh. Saltando de su vehículo, desnudó dramáticamente su pecho ante sus asaltantes invisibles, desafiándolos a dispararle. A.R.S. Doha, el único candidato bengalí de la Liga Awami en Pakistán Occidental, fue arrestado por el régimen acusado de pronunciar discursos incendiarios en público.

Las elecciones, programadas para octubre, fueron aplazadas por el régimen debido a las devastadoras inundaciones que azotaron Pakistán Oriental y reprogramadas para principios de diciembre. El 12 de noviembre, una fuerte tormenta ciclónica azotó las zonas costeras del este de Pakistán, dejando un rastro de destrucción que incluyó a un millón de bengalíes muertos. El hecho de que el gobierno central no tomara medidas de socorro inmediatas, y esto en un momento en que las agencias de ayuda extranjera y la Liga Awami se comprometieron a brindar socorro a los sobrevivientes, le valió un grado natural de oprobio de todos los sectores. El presidente Yahya Khan, en una visita a China en ese momento, sintió poca necesidad de acortar su viaje y regresar al país. Sin embargo, vino al este de Pakistán al final de la visita a China y realizó una gira por la región azotada por el ciclón. Demasiado tarde, demasiado poco.

Unos días antes de que el país acudiera a las urnas, Moulana Bhashani, por capricho, declaró la & lsquoindependencia & rsquo de Pakistán Oriental el 4 de diciembre. La declaración causó poca impresión en la mente del público.

El 7 de diciembre, los resultados de la votación dejaron a la gente en ambas alas de Pakistán asombrada más allá de toda medida. La Liga Awami, en el día y durante los días siguientes, terminó ganando en total 167 de los 169 escaños destinados a Pakistán Oriental. El Partido Bhutto & rsquos People & rsquos se desarrolló en Pakistán Occidental con 88 escaños. Entre los otros partidos, la Liga Musulmana Qayyum obtuvo 9 escaños, la Liga Musulmana del Consejo obtuvo 7 escaños, el Jamiat-e-Ulema-i-Islam (Grupo Hazarvi) obtuvo 7, el Markazi Jamiat-i-Ulema-i-Islam ( Thanvi Group) obtuvo 7 escaños, el Partido Nacional Awami de Wali Khan tuvo 7 escaños, el Jamaat-e-Islami aseguró 2 escaños, la Liga Musulmana de la Convención tuvo 2 escaños, el Partido Demócrata de Pakistán tuvo un solo escaño, este lo ganó Nurul Amin y los candidatos independientes que obtuvieron escaños fueron 14. En Mymensingh, Nurul Amin rechazó la ola de la Liga Awami para ganar su escaño en la asamblea nacional. En Chittagong Hill Tracts, Raja Tridiv Roy emergió triunfante. En efecto, la Liga Awami, con su clara mayoría en la asamblea nacional, estaba preparada para formar el primer gobierno democráticamente elegido de Pakistán. Se esperaba que el Partido Pueblo & rsquos fuera la oposición en la asamblea.
Hacia finales de mes, el 20 de diciembre, el presidente de APP, Z.A. Bhutto declaró en Lahore que sin la cooperación de su partido y rsquos no se podría enmarcar una constitución y no se podría formar un gobierno en el centro. Refiriéndose al triunfo de la Liga Awami, afirmó que "la mayoría por sí sola no cuenta en la política nacional". Dio a conocer que las claves del poder estaban en Punjab y Sindh, lo que fue una clara provocación para la mayoría de la Liga Awami.

Al día siguiente, 21 de diciembre, Tajuddin Ahmad, secretario general de la Liga Awami, en respuesta a la declaración de Bhutto & rsquos, declaró inequívocamente en Dhaka que el Punjab y Sindh ya no podían aspirar a ser & lsquobastions del poder & rsquo y que la Liga Awami era bastante competente para enmarcar la constitución y formar el gobierno central de Pakistán.

Cuando 1970 llegó a su fin, se hizo cada vez más claro que se estaban realizando esfuerzos en Pakistán Occidental para repudiar los resultados de las elecciones y evitar que la Liga Awami formara el primer gobierno electo de Pakistán en Islamabad.


El momento decisivo en las elecciones de 1970 que rompieron Pakistán

Las elecciones generales de 1970 fueron una feroz contienda entre dos partidos socialdemócratas: el Partido Popular de Pakistán de Zulfiqar Ali Bhutto, con sede en el oeste, y la Liga Awami de Sheikh Mujibur Rahman, con sede en el este.

Amzad Hossain con Sheikh Mujibur Rahman de Awami League, el 12 de noviembre de 1969. Foto: Shakil.iftekhar / CC BY-SA 4.0 / Wikimedia Commons

Las elecciones generales se celebraron en Pakistán el 7 de diciembre de 1970 - hoy hace 50 años - para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional. Fueron las primeras elecciones generales desde la independencia de Pakistán y, en última instancia, las únicas celebradas antes de la independencia de Bangladesh. La votación tuvo lugar en 300 distritos electorales, de los cuales 162 estaban en Pakistán Oriental y 138 en Pakistán Occidental.

Las elecciones fueron una feroz contienda entre dos partidos socialdemócratas: el Partido Popular de Pakistán (PPP) de Zulfiqar Ali Bhutto, con sede en el oeste, y la Liga Awami de Sheikh Mujibur Rahman, con sede en el este. La Liga Awami era el único partido importante en el ala este, mientras que en el ala oeste, el PPP se enfrentaba a la competencia de las facciones conservadoras de la Liga Musulmana, la más grande de las cuales era la Liga Musulmana (Qayyum), así como de partidos islamistas como el Jamaat-e-Islami (JI), Jamiat Ulema-e-Islam (JUI) y Jamiat Ulema-e-Pakistan (JUP).

El resultado fue una victoria para la Liga Awami, que obtuvo una mayoría absoluta de 160 escaños, todos ellos en Pakistán Oriental. El PPP obtuvo solo 81 escaños, todos en Pakistán Occidental.

En las elecciones provinciales celebradas diez días después, la Liga Awami volvió a dominar en Pakistán Oriental, mientras que el PPP ganó Punjab y Sindh. El Partido Nacional marxista Awami salió victorioso en la Provincia de la Frontera Noroeste y Baluchistán.

Inicialmente, la Asamblea Nacional no se inauguró porque el dictador militar Yahya Khan y el presidente del PPP, Zulfikar Ali Bhutto, no querían que un partido de Pakistán Oriental encabezara el gobierno federal. En cambio, Yahya nombró primer ministro al veterano político bengalí Nurul Amin y le pidió que llegara a un compromiso entre el PPP y la Liga Awami. Sin embargo, esta medida fracasó porque el retraso en la inauguración ya había causado un malestar significativo en Pakistán Oriental. La situación se convirtió en una guerra civil que condujo a la desintegración de Pakistán y la formación del estado independiente de Bangladesh. La asamblea finalmente se inauguró en 1972 después de que Yahya renunciara y entregara el poder a Bhutto. Bhutto se convirtió en primer ministro en 1973 después de que el cargo fuera recreado por una nueva constitución.

Zulfikar Ali Bhutto, 1971. Foto: Wikimedia Commons / CC BY-SA 3.0

La cita de Pakistán con la historia

La ironía es que la elección del 7 de diciembre, que condujo directamente a la desintegración de Pakistán, fue vista en ese momento como un gran e histórico día, en el que millones de paquistaníes usaron su derecho a votar y afirmar su soberanía.

Las elecciones a la Asamblea Nacional y el entusiasmo que generaron fueron un capítulo dorado en la historia de la lucha por la democracia en Pakistán. Hasta unos años antes, un dictador militar solía decir que la democracia no se adaptaba al temperamento de los paquistaníes.

Al votar de la forma en que lo hicieron, la gente proclamó que se había cansado del sistema político y social que prevalecía en ese momento en el país y quería cambiarlo lo antes posible. Respaldaron todos los lemas y partidos que defendían la revolución social. En contra de ellos estaban aquellos que afirmaban que el Islam estaba en peligro, o que la ideología de Pakistán estaba en peligro. Se emitieron fatuas de apostasía y herejía sobre el socialismo y sus partidarios y la elección de la Asamblea Nacional se presentó como una guerra entre el Islam y el mal. Se dijeron cosas extremadamente provocativas sobre los partidos de izquierda en los periódicos, en los sermones de las mezquitas, pero esta tormenta de propaganda no pudo influir en la gente. No fueron engañados por los islamistas porque sus experiencias diarias les habían hecho conscientes de que el demonio de la explotación se había puesto la ropa del islamismo.

Todos sabían que el único propósito de las elecciones de 1970 era diseñar una constitución democrática. Existía una gran posibilidad de que, de hecho, si se desarrollaba un compromiso entre la Liga Awami y el Partido del Pueblo, la constitución podría enmarcarse muy fácilmente en el período designado de cuatro meses.

Aproximadamente dos docenas de partidos políticos y religiosos participaron en las elecciones. Sus manifiestos enfatizaban una solución a los problemas políticos, económicos y sociales del país e hicieron promesas optimistas a la gente, pero los resultados de las elecciones mostraron que solo dos partidos, la Liga Awami y el PPP, estaban familiarizados con los hábitos y la disposición de los ciudadanos. la nación y fueron los que tuvieron el conocimiento del pulso de los sentimientos, emociones y deseos de la gente. El lema de ambos partidos era el socialismo. Por otro lado, los partidos que habían comenzado como pretendientes del sistema islámico para impugnar las elecciones no lograron identificarse con el estado de ánimo de la gente común.

El jeque Mujibur Rahman y la mayoría de sus camaradas habían estado ocupados en actividades políticas desde los mismos días del movimiento de Pakistán y su partido político era viejo y tenía experiencia, pero Bhutto y el Partido del Pueblo eran jóvenes. La organización sistemática del Partido del Pueblo era de apenas dos años en ese momento. En esta corta duración, la popularidad que alcanzó este partido, especialmente en Sindh y Punjab, fue asombrosa. Este partido había participado en las elecciones en condiciones muy desfavorables. La mayoría de los trabajadores del partido eran jóvenes e inexpertos, y los experimentados estaban en la cárcel.

Gabinete de Bengala Oriental, 1954. Foto: Wikimedia Commons / Dominio público

Grandes responsabilidades recayeron en el Partido Popular y la Liga Awami después de este éxito. Ya no eran partidos provinciales y Mujib y Bhutto no eran los líderes de una región sino de toda la nación. Ahora tenían que demostrar con su palabra y acción que eran elegibles para este puesto y los fideicomisarios de interés de la gente. Los problemas e intereses de la gente eran los mismos en todas partes, ya fuera en Sindh o en Bengala, Punjab, la entonces provincia de la frontera del noroeste y Baluchistán.

Esta victoria fue una gran prueba para el Partido Popular. Su victoria al menos iluminó la realidad de que la mayoría dominante del entonces Pakistán Occidental estaba a salvo de los prejuicios provinciales, el frenesí religioso, el sectarismo y las diferencias de casta. Pero el camino hacia el poder político es muy difícil y el PPP y Bhutto no hicieron lo que se necesitaba de ellos.

Se dice que Ravana de Lanka tenía mil manos y cuando una de sus manos se lesionó, comenzó a pelear con la otra. Del mismo modo, las clases acomodadas también tienen mil manos. No admiten la derrota fácilmente ni se alejan felizmente de su dominio político y económico. Es cierto que el pueblo los derrotó claramente en las elecciones de 1970, pero la riqueza no es una intoxicación que pueda quitar un veredicto electoral. La necesidad del momento era tener cuidado con este poder ilimitado del enemigo.

El sello de este poder económico de los ricos también se puede encontrar en las leyes nacionales y las instituciones de orden público de Pakistán, especialmente las militares, que se alinearon contra las demandas populares, ya sea el choque de la democracia y la dictadura, el conflicto del capital y el trabajo. , la lucha por los derechos ciudadanos, la reivindicación de aumentos salariales o derechos lingüísticos.

A veces se impuso la sección 144 para mantener la paz, a veces se declararon ilegales las huelgas al amparo de la industria básica, a veces se detuvo a las personas sin registrar un caso en su contra o sin presentarlas ante los tribunales por la seguridad de Pakistán, aunque no existía tal ley según la cual los quienes subieron los precios de las necesidades básicas recibieron el castigo adecuado. No existía tal ley según la cual se registrara un caso por no provisión de comodidades de medicina y tratamiento o para investigar a quienes mantuvieron a la nación ignorante o según la cual los hambrientos, sin hogar, desnudos y desempleados pudieran mover las cadenas de la corte. .

En resumen, la vida económica y social de Pakistán estaba en ese momento cautiva dentro de un triángulo. Un ángulo de este triángulo representaba el interés de las clases dominantes, el segundo, la ley y el tercero, el de la burocracia y el establecimiento. Todos estos tres ángulos estaban relacionados entre sí, además de ser ayudantes y apoyos entre sí. Ningún problema de la gente podría resolverse sin romper el poder de este triángulo.

La gran pregunta a la que se enfrentaban los vencedores de las elecciones de 1970 en Pakistán era cómo romper el poder de este triángulo. El electorado quería que la Liga Awami y el Partido del Pueblo actuaran honestamente sobre los principios socialistas de sus manifiestos mientras formulaban una nueva constitución que garantizara los derechos de todos.

Lamentablemente, todo esto no sirvió para nada, ya que la asamblea electa inicialmente no se reunió, ya que el dictador Yahya Khan y el PPP de Bhutto no querían que el partido mayoritario del este de Pakistán formara gobierno, como era su derecho. Esto provocó un gran malestar en Pakistán Oriental, que pronto se convirtió en el llamado a la independencia el 26 de marzo de 1971 y finalmente condujo a una guerra de independencia con Pakistán Oriental convirtiéndose en el estado independiente de Bangladesh.

La sesión de la asamblea finalmente se llevó a cabo cuando Khan renunció cuatro días después de que Pakistán se rindiera en Bangladesh y Bhutto asumió el mando. Bhutto se convirtió en Primer Ministro de Pakistán en 1973, después de que la nueva Constitución recreara el cargo.

La lección de las elecciones de 1970 que finalmente quebró Pakistán un año después y sus secuelas fue que la popularidad que se obtiene durante una excitación temporal sobre los hombros de la gente, es de hecho temporal y va y viene. Estos acontecimientos demostraron y siguen demostrando en Naya Pakistán 50 años después de que el liderazgo permanente y duradero es el que se mantiene firme en el camino recto de las ideas y la acción para la realización de los verdaderos intereses del pueblo y el remedio de sus problemas básicos.


Postludio: 2020

No se ha fijado la fecha exacta para las elecciones de 2020, aunque se rumorea que será en marzo, abril o mayo. Constitucionalmente debe realizarse antes del 1 de diciembre de 2020.

Si asumimos (hipotética y no científicamente) que la votación en las próximas elecciones generales es similar a la elección presidencial de 2019, y también asignamos los escaños que gana la UNF en la provincia del Norte y el distrito de Trincomalee a la TNA, y los del distrito de Batticaloa. para el SLMC, los “Asientos por partido” serían los siguientes:


Elecciones generales de 1970

La historia política de Pakistán desde 1947 hasta 1970 no fue testigo de elecciones generales. Por lo tanto, cuando el régimen de Yahya decidió celebrar las primeras elecciones generales sobre la base del sufragio de los adultos a nivel nacional, no solo se les pidió que crearan un nuevo mecanismo, sino que también se les exigió que establecieran una maquinaria electoral permanente. Se estableció una Comisión Electoral de tres miembros y se nombró al juez Abdus Sattar como el primer Comisionado Jefe de Elecciones de Pakistán.

La primera tarea ante la Comisión Electoral fue inscribir como votantes a todos los ciudadanos de Pakistán que tuvieran al menos 21 años de edad el 1 de octubre de 1969. Los padrones electorales se presentaron a las masas para su corrección el 16 de enero de 1970 y después de las enmiendas necesarias. , la lista final se publicó el 17 de marzo. El total de votantes registrados en el país fue de 56,941,500 de los cuales 31,211,220 eran del Ala Este, mientras que 25,730,280 del Ala Oeste. La Comisión Electoral también marcó los distritos electorales, de acuerdo con los escaños asignados para las Asambleas Nacional y Provincial en virtud de la Orden del Marco Jurídico de 1970. Se nombraron ciento noventa y nueve Oficiales Retornados para la Asamblea Nacional y 285 Oficiales Retornados para las Asambleas Provinciales .

En las elecciones participaron veinticuatro partidos políticos. Se les permitió comenzar sus campañas electorales a partir del 1 de enero de 1970. Las reuniones públicas de la Liga Awami en Bengala y el Partido Popular de Pakistán en Punjab y Sindh atrajeron a grandes multitudes. Awami League movilizó apoyo sobre la base de su Programa de Seis Puntos, que fue la atracción principal en el manifiesto del partido. Si bien la personalidad de Z. A. Bhutto, sus ideas socialistas y su lema de & # 8220Rotti, Kapra aur Makan & # 8221, que significa comida, ropa y refugio, fueron los factores que contribuyeron a la popularidad del Partido Popular de Pakistán. Los partidos de derecha levantaron consignas religiosas, mientras que los izquierdistas levantaron consignas basadas en ideas regionales y comunistas.


Gobierno en el exilio

El 17 de abril de 1971, en la aldea de Vaidyanathtala en el distrito de Meherpur. Bangladesh formó su primer gobierno, con Mujibnagar como la capital del Gobierno Provisional. El jeque Mujibur Rahman fue elegido presidente, pero como estaba en una cárcel de Pakistán. El vicepresidente Syed Nazrul Islam se convirtió en presidente interino. Otros miembros importantes del gobierno fueron:

  • Primer Ministro: Tajuddin Ahmed
  • Ministro de Relaciones Exteriores: Khandakar Mushtaq Ahamed
  • Ministro de Finanzas: Capitán (Retirado) Mansur Ali
  • Ministro del Interior: A.H.M. Qamruzzaman

Coronel Muhammed Ataul Ghani Osmani se convirtió en comandante en jefe del Mukti Bahini.

Profesor Yusuf Ali, Asamblea Nacional miembro de la Liga Awami, leyó una declaración declarando el 26 de marzo de 1971 como el Día de la Independencia. El presidente interino Syed Nazrul Islam y el primer ministro Tajuddin Ahmed hicieron un llamamiento a otros países para que reconozcan la independencia de Bangladesh.


Elecciones de 1970 y los seis puntos de Sheikh Mujib

En la triste ocasión del aniversario de la muerte de Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman, tendemos a retroceder en el tiempo y contemplar las circunstancias únicas que llevaron al inevitable nacimiento de Bangladesh. Entre las circunstancias únicas dignas de mención se encuentran el Movimiento Lingüístico de 1952, las protestas estudiantiles durante los años sesenta contra la explotación económica de Pakistán Occidental, el violento movimiento anti-Ayub de 1968-69 y el movimiento en apoyo de los Seis Puntos del Sheikh Mujibur Rahman de la Liga Awami para una mayor autonomía de Pakistán Oriental.
Pero el movimiento por la autonomía encontró un nuevo significado y dimensión después del devastador ciclón y marejada de 1970 que golpeó el cinturón costero del este de Pakistán y la demostrada apatía del gobierno militar del general Yahya Khan hacia la humanidad sufriente.
El ciclón que azotó el 12 de noviembre fue el más mortífero jamás registrado, que se cobró la vida de alrededor de 500.000 personas. Las feroces olas que venían del océano aplastaron todo a su paso en tierra. Se ha estimado que fue la sexta tormenta ciclónica de la temporada ciclónica de 1970 en el norte del Océano Índico, y también fue la más poderosa, alcanzando una fuerza equivalente a un huracán de categoría 3.
El gobierno paquistaní fue severamente criticado tanto por los líderes políticos locales en Pakistán Oriental como por los medios de comunicación internacionales por su mal manejo de las operaciones de socorro después del ciclón. El pueblo de Pakistán Oriental nunca olvidó ni perdonó a los gobernantes de Pakistán por su actitud colonial hacia ellos.
Fue el comienzo del fin de Pakistán Oriental como provincia de Pakistán y, naturalmente, las elecciones que siguieron allanaron el camino para la creación de Bangladesh.
A continuación se muestra una breve reseña de los resultados de las elecciones generales de 1970 celebradas simultáneamente en las dos alas del entonces Pakistán.
Las elecciones se llevaron a cabo bajo la supervisión del régimen militar del general Yahya Khan. Se suponía que las elecciones en Pakistán Oriental se realizarían en octubre de 1970, pero debido a las inundaciones de ese año se reprogramaron para diciembre y algunas para enero de 1971.
En total, veinticuatro partidos políticos participaron en las elecciones y hasta 1.957 candidatos presentaron documentos de nominación para competir por 300 escaños en la Asamblea Nacional. Pero el número se redujo a 1.579 después del escrutinio inicial y los retiros y estos candidatos finalmente impugnaron las elecciones. La Liga Awami ofreció 170 candidatos en las elecciones (de este número, 167 fueron para distritos electorales en Pakistán Oriental).
Jamaat-e-Islami ofreció 151 candidatos, el segundo número más alto. Por otro lado, el Partido Popular de Pakistán (PPP) presentó 120 candidatos, todos de Pakistán Occidental y ninguno de Pakistán Oriental. La PML (Convención) ofreció 124 candidatos, la PML (Consejo) 119 y la PML (Qayyum) 133.
Las elecciones transcurrieron de manera bastante pacífica en ambas ramas con un nivel relativamente alto de participación pública. La participación de votantes estimada fue de casi el 63 por ciento, siendo el número de votantes registrados en Pakistán Oriental 31.211.220 y en Pakistán Occidental 25.730.280.
En las elecciones de 1970, la Liga Awami ganó 167 de los 169 escaños de Pakistán Oriental en la Asamblea Nacional, pero ninguno de los 138 escaños de Pakistán Occidental. También obtuvo 288 de los 300 escaños de la asamblea provincial en Pakistán Oriental. La Liga Awami obtuvo así una abrumadora mayoría en la Asamblea Nacional de 313 escaños para formar un gobierno. Después de que se declararon los resultados, el general Yahya Khan dio la bienvenida al jeque Mujibur Rahman como el "futuro primer ministro de Pakistán". Pero Bhotto y algunos generales militares paquistaníes tenían otros planes en mente.

Los seis puntos de Mujib
Fue en 1966, en Lahore, cuando el jeque Mujibur Rahman anunció su histórico programa político y económico de seis puntos destinado a lograr una mayor autonomía de Pakistán Oriental. Entre las características más destacadas del programa de seis puntos se encuentran: el gobierno debe ser de carácter federal y los miembros de naturaleza parlamentaria deben ser elegidos mediante elecciones directas; la representación legislativa debe basarse en la población; el gobierno federal debe tener la responsabilidad principal de los asuntos exteriores y la defensa de cada ala. tener moneda propia y cuentas fiscales separadas, la tributación se haría a nivel provincial cada unidad federal para controlar su propia ganancia de divisas, cada unidad tendría el poder de levantar su propia milicia o fuerzas paramilitares.

Shahnoor Wahid es un editor asistente senior de The Daily Star.

Para conocer las últimas noticias, siga el canal de Google News de The Daily Star.

Manténgase actualizado sobre la marcha con la aplicación de noticias The Daily Star para Android y amp iOS. Haga clic aquí para descargarlo para su dispositivo.

La alerta de noticias Daily Star Breaking en su teléfono

Grameenphone:
Escriba START & ltspace & gt BR y envíe un SMS a 22222

Robi:
Escriba START & ltspace & gt BR y envíe un SMS a 2222

Banglalink:
Escriba START & ltspace & gt BR y envíe un SMS a 2225


Resultados de las elecciones generales de 1970

Se produce un momento difícil en el estudio cuando se llama apresuradamente a un pintor para aumentar el rango del swingómetro después de una subida inesperada a la derecha.

El exuberante Cliff Michelmore saltó al puesto de presentador de la noche de las elecciones para las elecciones generales de 1966 y 1970 después de la prematura muerte de Richard Dimbleby en 1965. Era un rostro familiar de televisión, habiendo presentado el programa de actualidad Tonight de 1957 a 1965.


La cuestión de la interpretación de la votación: la importancia del petróleo y la devolución

  • 39 Roger Levy, op. cit. , pag. 24.
  • 40 Ewen A. Cameron, Empalado sobre un cardo: Escocia desde 1880 (Edimburgo, Edinburgh University Pres (.)
  • 41 Véase, por ejemplo, Peter Lynch, op. cit ., pag. 123.

20 Más recientemente, los politólogos han insistido en otros factores. Hoy en día, se acepta en general que un factor clave en el surgimiento del nacionalismo escocés a principios y mediados de la década de 1970 fue la votación por cuestiones, en otras palabras, los votantes del SNP eran personas que estaban “ caracterizados por su clara preocupación por las cuestiones escocesas ”. 39 El enfoque del SNP en cuestiones específicamente escocesas hizo que fuera más capaz de " capitalizar las fallas de los principales partidos en política económica y la sensación generalizada de que Escocia estaba siendo descuidada . " 40 En particular, el pico electoral del SNP de 1973-74 se atribuye en gran medida a su decisión estratégica de centrarse en los dos temas escoceses del petróleo y la devolución. 41 Estas dos decisiones políticas trascendentales se examinarán sucesivamente.

  • 42 Gordon Wilson, SNP: Los años turbulentos 1960-1990 (Stirling, Scots Independent, 2009), pág. 87.
  • 43 Peter Lynch, op. cit ., pag. 120.
  • 44 Tam Dalyell, op. cit. , pag. 20.
  • 45 Ibídem ., pag. 7.
  • 46 Los primeros hallazgos importantes de petróleo en el Mar del Norte frente a las costas de Escocia fueron el campo Montrose, en 19 (.)
  • 47 Christopher Harvie, Escocia. Una breve historia (Oxford, Oxford University Press, 2014), pág. 208.

21 Comencemos por poner fin a un poderoso mito político: el mito de que el auge del nacionalismo escocés fue impulsado puramente por el petróleo. Incluso Gordon Wilson, responsable de la campaña petrolera dentro del SNP, " rechazar [s] la noción de que [era] el único responsable del rápido avance del SNP. ”42 Como han señalado todos los analistas políticos, el auge del SNP es anterior al descubrimiento de petróleo en el Mar del Norte de Escocia. Como hemos visto, los últimos años de la década de 1960 habían sido años de expansión espectacular para el SNP (provocada por la victoria de Hamilton en las elecciones parciales de 1967), tanto en términos de afiliación como en términos electorales. Incluso se podría argumentar que el surgimiento del SNP comenzó a principios de la década de 1960. Para el politólogo Peter Lynch, la década de 1960, no la de 1970, fue " la década en la que el SNP llegó como una fuerza política seria ”, Como lo demuestra su avance electoral así como su“ expansión organizativa espectacular en Escocia . " 43 Para Tam Dalyell, la elección parcial de Hamilton de 1967 fue sin duda un punto de inflexión (e incluso “ una de las pocas elecciones parciales en el 20 th siglo que realmente importó a largo plazo "44), pero cinco años antes de eso, la elección parcial de West Lothian de 1962 (en la que él mismo había sido el candidato laborista) también había sido" un momento crucial en el auge del nacionalismo escocés ”45 ya que el SNP había quedado en segundo lugar, lo que había sido una excelente actuación para el partido. Cualquiera que sea la fecha que se elija para marcar el inicio de la oleada del SNP, indudablemente comenzó antes del descubrimiento de petróleo en aguas escocesas (en 1969-1970 46) y antes de que el SNP lanzara su campaña petrolera (en septiembre de 1972). Es más, el petróleo del Mar del Norte solo se convirtió en un problema políticamente significativo después de que la guerra árabe-israelí de 1973 lo convirtiera en un recurso viable hasta entonces ". [d] Las perforaciones en el mar profundo, la lejanía y el mal tiempo [habían] creado condiciones fronterizas . " 47 Por lo tanto, el petróleo debe verse como un acelerador y no como el origen o la única causa de la buena suerte del SNP.

  • 48 Otro eslogan pegadizo era “ ¿Escoceses ricos o británicos pobres? ”.
  • 49 Roger Levy, op. cit. , p. 35.
  • 50 Gordon Wilson, op. cit ., p 87.
  • 51 Milton J. Esman, “Scottish nationalism, North Sea oil and the British response” (Waverley Papers, O (. )
  • 52 Neither can the rise of Scottish nationalism be attributed to “a sudden spread of nationalist senti (. )

22 However, it is undeniable that the scale of its success in the years 1973-74 had much to do with its oil campaign, encapsulated in the famous slogan “ It's Scotland's Oil ”. 48 The SNP's Glasgow Govan by-election victory of November 1973, for instance, came on the heels of the Arab-Israeli war which broke out in October and led to a quadrupling of oil prices. The oil campaign was significant in several respects. First, it was the SNP's “ first serious effort to diversify its campaigning appeal beyond the constitutional question . " 49 Secondly, oil was “ the gambit that brought international recognition to the SNP . " 50 Thirdly, and most significantly, the fact that Scotland now had at its disposal such a valuable resource as oil countered the main anti-independence argument, namely that Scotland could not survive economically outside of the UK. “ Not only could Scotland manage economically on its own, so the argument ran, but Scotland in control of offshore oil could become one of the most prosperous countries in the world, as affluent as its neighbour Norway . " 51 This did not lead to mass conversions to the cause of independence, and the rise of the SNP cannot be attributed to a rise in support for its defining issue, independence, to which the vast majority of Scottish people remained opposed. 52 However, by making the SNP's case more credible, oil made the SNP itself a more credible alternative.

  • 53 Though George Robertson was speaking of the devolution scheme of the 1990s, not that of the 1970s.
  • 54 SNP, SNP & You. Aims and Policy of the Scottish National Party (Scottish National Party, 1974, 4 th (. )
  • 55 SNP (Hamilton branch), flyer to join the SNP, February 1974.

23 The SNP's decision to support devolution (i.e. the creation of an autonomous Scottish assembly) as a first step on the road to Scottish independence was much more divisive than its decision to campaign on oil. Since its early years, the SNP's first aim had always been to achieve Scottish independence (or “self-government”), as indicated in the second article of the party's constitution. However, Labour's devolution proposals left the SNP with little choice but to take a stand on devolution. The problem was that many SNP members could not support a constitutional scheme that not only fell well short of independence, but that was also precisely intended to kill Scottish nationalism “ stone dead ”, as a senior Scottish Labour politician was later to say. 53 The SNP's position on devolution was therefore very ambiguous until the February 1974 election, when it started distributed flyers (based on the policy document SNP & You 54 ) explaining that provided a devolved Scottish assembly was “ democratically elected ”, the SNP would “accept it as a first step while continuing to urge that it should have power over the Scottish economy and Scotland’s oil ”. 55 However, many within the party at large and within the party leadership remained unconvinced. This became obvious in 1976, when, at its annual National Conference, the SNP adopted a resolution stating that:

  • 57 George Reid, House of Commons debates, Hansard , 14 December 1976, vol. 922, cols. 1354-1355.
  • 58 Donald Steward, House of Commons debates, Hansard , 22 February 1978, vol. 944, col. 1489.
  • 59 See Jack Brand, Duncan McLean and William Miller, op. cit .

24 Despite this lukewarm endorsement of devolution, the party remained officially committed to its adoption. Its MPs accordingly gave the first devolution bill (the Scotland and Wales Bill) “ a cautious welcome ”, on the grounds that “ although the [Scottish] Assembly [was] to be rammed into a constitutional straitjacket from the start, it still represent[ed] the greatest single transfer of responsibility back to the people of Scotland in the 269 years since the Act of Union . " 57 They also voted in favour of the second Scottish devolution bill, which was to become the Scotland Act 1978, despite what they saw as the “ blatantly anti-democratic rigging of the referendum ” on devolution. 58 The SNP then campaigned for a “Yes” vote in that referendum. According to an electoral study conducted in 1983, 59 the issue of devolution played a key part in the SNP's successes of 1974: the SNP being seen as the party of devolution, it reaped the benefits of the prominent place held by the issue in 1974. Devolution also greatly contributed to the party's popularity in the years 1976-1977, when the first devolution bill was debated in Parliament.


The union-management GM strike, 1970 - Jeremy Brecher

A brief history of the interesting national strike of the United Auto Workers union at General Motors, organised in conjunction with management to allow workers to blow off steam.

In the course of US strikes in the late 1960s and early 1970s, union and management officials at the bargaining table have often appeared as partners trying to devise a formula and a strategy which will get the workers back to work and keep them there. As the New York Times wrote of the July, 1971, telephone strike, "Union and management. . . were manifestly less concerned about any real differences between them than about how to fashion an agreement that would satisfy the inflated expectations of a restless union rank and file."1

The strike itself is sometimes actually part of the strategy to control the workers - albeit a costly one. A fascinating series of articles in the Wall Street Journal described "union-management cooperation" to get the workers back to work and build up the authority of the union in the course of the 1970 General Motors strike. According to the series, after U.A.W. President Reuther died suddenly, "G.M. had to consider the crisis at Solidarity House, the U.A.W.'s headquarters, and the problems of a new union president-problems that could influence U.A.W. control over the men in G.M. plants."2 G.M.'s "goal was union help to bolster productivity."3 From the union-management viewpoint, a strike was necessary for three reasons. First, a long strike would

help to wear down the expectations of members, expectations that in the current situation have been whetted by memories of recent good times and by the bite of inflation. This trimming of hopes eases the difficult task of getting members to ratify settlements leaders have negotiated. (More than one of every 10 agreements hammered out by union officials is rejected by union members.)4

As one U.A.W. official put it privately, "The guys go out on strike expecting the moon. But after a few weeks of mounting bills and the wife raising hell about his hanging around the house all day watching TV while she works, the average worker tends to soften his demands."5

Second, a long strike would "create an escape valve for the frustrations of workers bitter about what they consider intolerable working conditions imposed by companies' single-minded drive for greater production and profits."6

Third, a long strike would

foster union loyalty and pull together various rank-and-file factions by uniting them against a common enemy, and strengthen the position of union leaders, who must stand for re-election regularly by a membership that is constantly turning over and that is wary of leaders in general, union leaders included.7

The strike "permits union leaders to assert their manhood-at least in the eyes of their followers. It is the best way they have to demonstrate that they are 'tough' and thus to refute the assertion, common among workers, that the union's leaders are really in bed with management."8

But, the Journal points out, it is not only union leaders who recognize these functions of official strikes.

Surprisingly, among those who do understand the need for strikes to ease intra-union pressures are many company bargainers. . . . They are aware that union leaders may need such strikes to get contracts ratified and to get re-elected. In fact, some company bargainers figure strikes actually help stabilize fragmented unions and, by allowing workers to vent their "strike need," actually buy peace in future years.9

Unfortunately, from the union-management point of view, this approach nearly backfired in the General Motors strike. In order to generate pressure for settlement of "local issues," "top negotiators for both sides. . . indicated they won't return to serious bargaining on national issues until the bulk of the union's 155 local bargaining units reach agreement with G.M.,"10 Even though "company and union officials say they can reach a national agreement after settling local issues in about ten days. . . "11 Cooperation was so close that General Motors lent the U.A.W. $1O million to pay the medical insurance bills of the striking workers.12 Both sides want G.M. to be able to resume operations quickly after a national agreement is reached."13 But workers simply refused to agree to local settlements, raising the spectre of a long strike going out of union control and defeating its original purpose.

Both sides agree that if the strike had dragged on past Thanksgiving, it would have paved the way for an epic dispute continuing into the new year. Such a possibility could have tipped the scales within the U.A.W. from a "heroic struggles" strengthening of Mr. Woodcock to a messy strike beyond the control of the top leaders.14

To forestall this threat, top G.M. and U.A. W. negotiators went into secret talks to settle the national contract despite the unresolved local disputes. The contract did not fulfill G.M.'s dream of cutting labor costs by strengthening work discipline, but, wrote the Journal, the company received as "consolations" -

the knowledge that peace is probably assured when it next bargains with the U.A.W., in 1973, and perhaps for many years thereafter (at least over national contract issues) the prospect that the U.A.W. . . . emerged stronger and thus may be able to speak more confidently for its members who are younger, less loyal and increasingly distrustful of employer and union alike."15

Excerpted and slightly edited to make sense as a stand-alone text from Strike! - Jeremy Brecher.


Ver el vídeo: Historia de Colombia: las controvertidas elecciones de abril de 1970.